Bulos y desinformación durante la crisis de Covid-19: una pandemia mundial.

Bill Gates en una charla TED en 2015 vaticinaba una catástrofe mundial. No se refería a una amenaza de misiles, sino de microbios, es decir, la aparición de un posible virus altamente infeccioso que, al igual que la gripe española de 1920, acabaría originando una pandemia mundial.
‘No estamos preparados para una próxima pandemia’. Tal y como predijo Bill Gates, un nuevo coronavirus Sars-Cov2 apareció en diciembre de 2019 en la provincia china de Wuhan. Desde aquel momento, los contagios por coronavirus COVID-19 no han dejado de aumentar, al igual que la marea de bulos, rumores y teorías conspirativas aparejadas al virus. Una de las más conocidas durante las primeras semanas de la epidemia fue sobre la posibilidad de que el COVID-19 fuera creado por el ser humano con un fin específico. Las redes sociales fueron el escenario perfecto para la propagación de aquella teoría, acusando a Bill Gates de crear y tener la patente de este nuevo coronavirus.
El 31 de enero de 2020, la plataforma antibulos Newtral.es publicó en su página web que la noticia sobre la supuesta implicación de Bill Gates en la creación del virus es ‘Fake’: ‘No hay pruebas de que Bill Gates sea el propietario de la patente de la nueva cepa de coronavirus’, explicaba la organización, tras haber contrastado la noticia a través de diversas fuentes y hechos.
Este es un ejemplo real de lo que está significando esta crisis, tanto sanitaria como informativa. El 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud declara al nuevo virus Covid-19 como una pandemia mundial. Una pandemia que se caracteriza por contagios masivos de los que estamos siendo testigos, causando la muerte de millones de personas en el mundo, y un aislamiento social con el fin de contraer y vencer al virus. Médicos y enfermeros en todo el mundo luchan por acabar con esta crisis sanitaria. El periodismo, por su parte, lucha contra otra pandemia, no menos peligrosa: la desinformación.

Este aislamiento social y confinamiento al que se ven sometidos millones de ciudadanos en el mundo trae consigo una enorme necesidad en la población de estar continuamente informada sobre esta nueva crisis que nos acontece.
Nemesio Rodríguez, presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) explica con este dato la enorme necesidad de la población de estar continuamente informados en este momento tan excepcional como es el Estado de Alarma decretado por el gobierno el 14 de marzo de 2020 con el fin de frenar el avance del virus: “Hay hambre de información, como lo demuestra el hecho de que la comparecencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para explicar las medidas del estado de alarma fue seguida por 18 millones de espectadores (un 80,9% de cuota), la emisión más vista de la historia del país”.
Esta hiperconexión no se produce exclusivamente hacia los medios tradicionales y las fuentes institucionales, pues las redes sociales juegan de igual forma un papel esencial en las sociedades actuales. En la actual crisis de Covid-19 en el mundo, estas redes sociales estarían provocando lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido como ‘Infodemia’, y que se refiere a la sobreabundancia de información falsa y su rápida propagación en personas y medios.
Comprendemos, por tanto, la necesidad de analizar con detenimiento el contexto sanitario, político y social actual, pues ahí encontraremos la razón por la que las informaciones falsas han adquirido un enorme protagonismo en nuestras vidas, para luego comprobar si existe algún método contra esta nueva realidad que se impone en las sociedades de todo el mundo y que resulta tan perjudicial para los ciudadanos.

Este trabajo de investigación denominado: “Bulos y desinformación durante la crisis de Covid-19: una pandemia mundial” ha sido estudiado a raíz de las siguientes hipótesis:

1.-Posibilidad de relacionar la difusión masiva de bulos con el auge cada vez mayor de las redes sociales, el descrédito actual del periodismo y la aparición de una nueva pandemia mundial.

2.-Manejo y difusión de información errónea o poco contrastada por parte de diferentes gobiernos en la actual crisis sanitaria y su posible consecuencia desinformativa, repercutiendo de forma negativa en la población.

3.-Necesidad de diferenciar entre la comunicación en las redes sociales y el verdadero periodismo, así como la necesidad de éste de recuperar la credibilidad con el fin de combatir la desinformación actual con información contrastada, rigurosa y veraz.

La presente investigación tiene como objetivos abordar la aparición de una nueva pandemia mundial que está cambiando la vida de millones de personas en todo el mundo y que trae consigo una innumerable cantidad de bulos que viajan a través de las redes sociales y cuya consecuencia más inmediata es la desinformación de la población.
En primer lugar, es necesario conocer más a fondo los principales términos a los que nos vamos a referir en el desarrollo de esta investigación. Así pues, se ha comenzado por contextualizar el término ‘fake news’ debido a la popularidad que ha adquirido este término en los últimos años a raíz, sobre todo, de la utilización de este concepto por parte del presidente de Estados Unidos, Donnald Trump desde el año 2016.
Trataremos, además, de comprender en este primer acercamiento contextual el término ‘desinformación’, ya que su uso es aconsejado por autores como Rodríguez Pérez (2019) en un intento de ser más precisos, debido a la ambigüedad del término ‘fake news’ y su utilización como arma política. En este apartado también nos acercaremos al concepto de posverdad, al considerar que está íntimamente relacionado con la aparición de bulos y el intento de destruir a adversarios mediante un discurso político basado en emociones e informaciones falseadas.
En segundo lugar, pretendemos contextualizar la aparición de este nuevo virus en diciembre de 2019 y su posterior propagación mundial hasta llegar a ser considerado en marzo de 2020 como una nueva pandemia mundial. Igualmente, explicaremos el importante papel que han jugado las redes sociales en la difusión de los bulos provocados por el desconocimiento del nuevo virus.
En tercer lugar, y para finalizar la aproximación teórica, observaremos la situación actual en la que se encuentra el periodismo y los medios de comunicación, y su posible relación en el aumento del uso de redes sociales por parte de los ciudadanos debido al descrédito y desconfianza en el periodismo actual.
Por otro lado, se ha realizado un estudio con el objetivo de analizar la posibilidad de que diferentes gobiernos en el mundo sean causantes de generar desinformación en la población durante esta crisis sanitaria mundial, tomando como ejemplos principales a los gobiernos de Estados Unidos y China debido al protagonismo que estas dos superpotencias están alcanzando en esta crisis sanitaria mundial. El estudio seguiría con otro apartado cuyo objetivo principal es el de estudiar los efectos que esta desinformación tendría para la salud de los ciudadanos, así como para la salud democrática de la sociedad en general.
La tercera investigación se trataría de un análisis sobre las características principales de veinte bulos altamente viralizados durante esta crisis sanitaria y que resultan perjudiciales para la salud de las personas. Para ello, se ha observado cada bulo individualmente y se han buscado las características comunes de cada uno de ellos, además de examinar cuáles son los principales objetivos de propagación de estos bulos y comprobar si este tipo de informaciones tienen alguna relación con los elementos que caracterizan teóricamente al periodismo.
Por último, observaremos el intento de plataformas como WhatsApp, Facebook y los periodistas ‘fact-checkers’ por contrarrestar la enorme cantidad de bulos durante esta crisis de Covid-19 para estudiar si es un método efectivo contra la desinformación.

Nieves Estévez Delgado

TRABAJO FIN DE GRADO (Universidad de Sevilla)

La fábrica española de ‘fake news’

Alerta Digital, La Tribuna de Cartagena o Mediterráneo Digital son ejemplos de medios de comunicación españoles señalados por difundir noticias falsas.

Tras algunos de estos diarios se esconden personajes estrechamente ligados a la extrema derecha española.

AQUI TIENES EL DOCUMENTO COMPLETO

bulos-y-desinformacion-durante-la-crisis-de-__covid-19_-una-pandemia-mundial-per_estevezdelgado_tfg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s