Rompe la ola y la rebelión internacional ante la amenaza de catástrofe climática global.

17700502-db60-470b-8434-91c9b3392f7f

7 de Octubre de 2019, Madrid Una ola de movilización ciudadana pacífica recorre de nuevo el planeta: en ciudades como Madrid, Londres, Buenos Aires, Nueva York, Auckland, París, Berlín, Praga o Melbourne la sociedad civil está saliendo a la calle para exigir un giro decisivo ante la situación de emergencia ecológica. Reclama democracia para la Tierra, es decir, una defensa urgente de nuestros bienes comunes, necesarios para la vida.

En línea con esta ola de movilización social, cientos de personas han tomado las calles esta mañana en Madrid para rebelarse ante la inacción climática de los gobiernos. En línea con esta ola de movilización social, cientos de personas han tomado las calles esta mañana en Madrid para rebelarse ante la inacción climática de los gobiernos. Desde las 9:00 de la mañana más de un millar de activistas tienen ocupada la zona de Nuevos Ministerios, en el centro de Madrid. Existen dos frentes de acción. Por un lado varios centenares de activistas han ocupado un puente de la calle Joaquín Costa que se eleva por encima del Paseo de la Castellana, en las inmediaciones de Nuevos Ministerios. Muy cerca de allí otros cientos de activistas han improvisado una acampada frente al Ministerio para la Transición Ecológica.

Durante el último año han surgido diferentes expresiones de activismo climático por todo el mundo, con protestas multitudinarias en defensa de la vida y del planeta en su conjunto. Estas movilizaciones internacionales han sido la clave para la aprobación de las declaraciones de emergencia climática por los gobiernos de países como Irlanda, Reino Unido o Francia. Han contribuido a una toma de conciencia mundial inédita de la gravedad de la situación ambiental del planeta.

2b6c7ac8-7ec2-4e16-9f63-efcf49efd548

Necesitamos todas las soluciones, y todas a la vez

Frente al colapso del que advierte la comunidad científica, urge tomar medidas inmediatas antes de llegar a un punto de no retorno. Cada vez más, personas de todo el mundo están reclamando de forma pacífica y democrática, en las calles y en las plazas, que se pase de la declaración a la acción. Este es también el lema que reza en la pancarta principal que han desplegado hoy los activistas en Madrid.

El informe del Grupo de Expertos para el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) alertó en octubre de 2018 sobre la urgencia de acometer acciones drásticas para reducir las emisiones de manera inmediata si queremos mantenernos en un aumento de temperatura del 1,5 ºC. Un año después las medidas para esta transición ecosocial siguen muy lejos de ponerse en marcha.

Defender nuestros bienes comunes entre todas y todos

Este levantamiento pacífico pretende empujar en nuestro país los cambios necesarios que reclama toda la sociedad, de manera intergeneracional, apartidista y diversa.

Acciones como la de hoy 7 de octubre, convocadas a nivel global y secundadas por 2020 Rebelión por el Clima y Extinction Rebellion Spain, están planteadas con un claro carácter reivindicativo, festivo y fundamentalmente pacífico. Su pretensión es hacer uso de la calle como el espacio público por antonomasia donde ejercer la libertad de expresión y la lucha por la defensa del futuro del planeta. Mediante estos gestos se pretende lograr una llamada de atención al resto de la ciudadanía para que se sume y participe a la defensa democrática de los bienes comunes, como lo son los ecosistemas y el medio ambiente.

Extinction Rebellion Spain y 2020 Rebelión por el Clima consideran que el factor de cambio más potente es el movimiento civil con una amplia ola de movilización colectiva, pacífica y en defensa de un derecho a la vida que es de todas las personas.

La alianza entre el movimiento y la plataforma defienden una movilización ciudadana que impulse el abandono de la actual senda suicida. 2020 Rebelión por el Clima y Extinction Rebellion Spain reclaman un profundo cambio de sistema basado en:

  1. Declaración de emergencia climática. Que se declare la emergencia climática pero de forma efectiva, con políticas acordes a lo marcado por la ciencia y recursos económicos suficientes para abordarlas.
  2. Verdad. Que se diga la verdad a la ciudadanía respecto a la crítica situación climática y ecológica que vive el planeta y la responsabilidad del crecimiento económico en la degradación ecológica actual.
  3. Actuación inmediata. Reducciones drásticas de emisiones en el menor tiempo posible, en línea con lo planteado por la comunidad científica.
  4. Democracia real. Puesta en marcha de instrumentos ciudadanos participativos de supervisión y garantía del cumplimiento de las medidas.
  5. Justicia climática. Que la justicia climática se ponga en el centro de toda acción, para evitar que los que menos han contribuido al problema y los sectores más vulnerables sean los que más sufran los efectos.

61dbfa6b-acd7-443f-ab1d-19c3cbdcf3e6

El cumplimiento de las mismas involucra la acción real de los gobiernos y la participación directa de la ciudadanía en las tomas de decisiones necesarias como respuesta a una crisis climática que avanza inexorablemente. La legítima defensa de los bienes comunes debe fundar la democracia real y abrirse a nuevos modos de participación colectiva. De igual manera la reducción inmediata de emisiones de gases efecto invernadero a la atmósfera, con el fin de alcanzar el 0 % neto cuanto antes. Esta realidad implica la declaración de emergencia climática a nivel mundial y la consecuente activación de los protocolos necesarios para lograr dicho objetivo. Por último, resulta necesaria la aplicación de una justicia climática que garantice una vida digna a todas las personas, al resto de especies que habitan la Tierra, y el derecho a la vida de las generaciones futuras.

Extinction Rebellion Spain y 2020 Rebelión por el Clima consideran que existe una urgencia absoluta de no legar un planeta moribundo a las generaciones más jóvenes y futuras y reclaman de manera pacífica una protección de la vida.

Asimismo, entienden que todos los aspectos más disfuncionales de la sociedad están vinculados entre sí por un sistema socioeconómico que explota a las personas y la naturaleza. Por ello, piden activar palancas contra una economía suicida y llaman por la vida a la movilización civil, coordinada y masiva, frente al sistema que está llevando al planeta al borde del abismo.


Material de foto y vídeo disponible próximamente aquí.

BELLAS ARTES Y FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIAN

1555066788_885624_1555262224_noticia_normal_recorte1

Con motivo de la celebración en estas fechas de la 67 edición del Festival Internacional de Cine de Sebastián, la coordinadora formada por organizaciones, asociaciones y movimientos vecinales en defensa de un urbanismo legal, participativo y sostenible en Donostia, denuncia la hipocresía del ayuntamiento de la ciudad en materia de cultura y cine.

La ciudad de Donostia no es sólo conocida en el mundo del cine por la proyección internacional de su festival internacional. Donostia tiene reservado un capítulo único y especial en la historia del séptimo arte, al albergar el cinematógrafo más antiguo de toda España: el PALACIO BELLAS ARTES.

Más allá de ser un icono monumental de la arquitectura romántica que distingue a la ciudad de Donostia, este cinematógrafo construido en 1914 constituye una pieza fundamental del patrimonio histórico europeo a preservar. Su importancia trasciende las fronteras de la ciudad y así lo estima el ICOMOS ISC20C -órgano asesor de la UNESCO para la declaración de Bienes Patrimonio de la Humanidad del siglo XX -.

Desde el año 2013 existe un Plan de Derribo amenazando la desaparición del Bellas Artes.

Ante la inminente tramitación de una nueva licencia de derribo, el ICOMOS ha vuelto a hacer llegar una nueva carta a las autoridades estatales, autonómicas y locales en recientes fechas, insistiendo en la necesidad de preservación y declararlo bien cultural del patrimonio histórico de protección especial, en sintonía con la recientemente aprobada ley 9/2019 de 9 de mayo de patrimonio cultural vasco y la reciente alerta internacional lanzada con el objetivo de preservarlo.

Contra todo criterio arquitectónico, cultural y asemejando la importancia de esta joya del patrimonio a cualquier otro edificio de la trama urbana, el Ayuntamiento de Donostia excluyó el Bellas Artes de la escasa y limitada lista de edificios que han de ser íntegramente conservados. Esta dudosa decisión municipal permitió que un icónico edificio que forma parte del paisaje urbano e historia de todos los donostiarras haya quedado absolutamente desprotegido ante los actuales planes de derribo en manos privadas. La S.A.D.E. propietaria del inmueble, parece perseguir la demolición del histórico Bellas Artes para recalificar el céntrico solar a uso residencial y promover la construcción de viviendas.

El año 2015 fue un año nefasto para el cinematógrafo Bellas Artes. Pese a la única protección urbanística municipal circunscrita al mantenimiento del chaflán de su fachada en la confluencia de las calles Urbieta y Prim y la majestuosa cúpula que lo coronaba, el Ayuntamiento de Donostia permitió el derribo uno de los dos únicos elementos protegidos del edificio. En base a la aparición de una supuesta grieta, una vez más una dudosa resolución municipal antecedió la decapitación de un bien patrimonial de manera irreversible.

Aun ya sin la voluminosa y característica cúpula, el Bellas Artes sigue siendo una de las estructuras históricas más magníficas que quedan en pie en la ciudad, un hito de modernidad para la época y un símbolo de la historia del cine.

El Bellas Artes ha de ser ÍNTEGRAMENTE protegido y conservado como bien cultural de protección especial del patrimonio histórico vasco no sólo por historia, tipología, estética y ubicación, sino por las peculiaridades que las desprotegidas entrañas del cinematógrafo más antiguo de España alberga, como su amplia y luminosa sala de ensayos justo sobre un bonito patio de butacas.

El Bellas Artes ha de ser una insignia de la ciudad del cine. Un elemento irrenunciable en una ciudad con sello cinematográfico. No se puede promover una falsa cultura del séptimo arte renunciando y dilapidando a su vez, los orígenes e historia del cine que nuestra ciudad tiene la suerte y privilegio de albergar y el deber de preservar. PROTEJAMOS EL BELLAS ARTES. NO AL DERRIBO.1555066788_885624_1555252035_sumario_normal

ARTE EDERREN JAUREGIA ETA DONOSTIAKO ZINEMALDIA

Donostiako Nazioarteko 67. Zinemaldia dela eta, hirigintza garbi, jasaingarri eta partehartzaile baten defentsan hainbat elkarte eta herri mugimenduek eratu duten koordinaguneak, Donostiako udalek duen hipokresia salatu nahi du kultura eta zinemaren arloan.

Donostiako hiria ez da zinemaren munduan ezaguna bakarrik bertako nazioarteko zinemaldiak duen proiekzioagatik. Donostiak badu zazpigarren artea delakoaren historian atal berezi eta ezaugarri bat: hiriak Espainiako zinematografo zaharrena du gordeleku: ARTE EDERREN JAUREGIA.

Donostiako arkitektura erromantikoko ikono monumentala ezezik, 1914 urtean eraikitako zinematografo hau europear ondare historikoa osatzen duen babestu beharreko pieza bat da. Bere garrantziak hiriko mugak gainditzen ditu eta horrelala estimatzen UNESCOk XX mendeko gizadiaren ondareak deklaratzeko aholkulari duen ICOMOS ISC20C –ek.

2013 urtetik Arte Ederren Jauregiaren desagerpena mehatxatzen duen Eraiste Plana dago udaletxean.

Eraistenerako baimen berri baten berehalako tramitazioaren aurrean, ICOMOSek gutun berri bat helarazi die udal, euskal erkide eta estatuko agintariei. Nazioartean eraikina babesteko zabaldu den alerta gogoratuz, euskal historiaren babes bereziko ondare-ondasun izendatua izan dadin eskatzen da maiatzaren 9an aprobatu zen euskal ondare kulturalaren legea oinarri hartuz.

Zentzuzko arkitektura nahiz kultura irizpide guztien kontran eta ondarearen bitxi hau hiri-bilbeko edozein eraikineren ezaugarrietara kidetuz, Donostiako udalak Arte Ederren Jauregia osoki babestuta izan behar diren eraikinen zerrenda murritzetik kanpo utzi zuen. Zalantza osoko udal erabaki honek, donostiar guztien hiri paisaia eta historia osatzen duen eraikin ikoniko bat babesik gabe esku pribatuetan erortzea bideratu du. Eraikinaren jabe den S.A.D.E-k, Arte Ederrak eraikin historikoaren eraistea lortzen saiatzen ari da hiri zentruko orube errekalifikatu eta honetan etxebizitzak eraikitzeko, antza.

2015koa, urte ezin okerragoa izan zen Arte Ederren Jauregiarentzako. Bere Prim eta Urbieta kaleen arteko etxe-aurreko txaflan eta kupula dotoreak eraikin osoko udalak babespean jarritako bi elementu bakarrak baziren ere, Donostiako Udalak bigarrengoaren eraistea baimendu zuen. Pitzadura baten agerpena sustatuta, berriro ere, zalantza handiko udal erabaki batek aurre izan zuen ondare-ondasun baten burugabetze itzulezina esku pribatuen eskuetan.

Kupula ezaugarria gabe ere Arte Ederren Jauregia hirian zutik geratzen diren estruktura historiko bikainetariokoa dugu, garaiko modernitatearen mugarria eta zinemaren historioaren sinboloa.

Arte Ederren Jauregia OSOKI babestuta izan behar du, babes bereziko euskal kultura ondare-ondasuna izandatuta izanik ez bakarrik bere historia, tipología, estetika eta kokapenagatik, baizik eta estatuko zinematografo zaharrena barruan babesgabeaben dituen bereizitasunagatik, bere saio areto zabal eta argiagatik eta butaka patio ederra adibide.

Arte Ederren Jauregia zinema hiriaren entseina izan behar du, ukaezineko elementua zigilu zinematografikoa duen hiri batean. Ezin da zazpigarren artearen inguruko kultura faltsua sustatu, zinemaren historiaren jatorriei uko egin eta hauek eralgiz, gure hiriak baitu hauek edukiaz, babestu beharreko pribilegio eta betebeharra. BABES DEZAGUN ARTE EDERREN JAUREGIA. EZ ERAITEARI.

LA COORDINADORA DONOSTIA DEFENDATUZ HA LLAMADO A LA MOVILIZACIÓN PARA SOLICITAR LA PROTECCIÓN DEL PALACIO DE BELLAS ARTES Y PROTESTAR POR SU DERRIBO EL SÁBADO 28 DE SEPTIEMBRE A LAS 20:00H FRENTE AL KURSAAL.

DONOSTIA DEFENDATUZ ARTE DERERREN JAUREGIARE ERAISKETAREN KONTRA ETA HONEN BABESA ESKATZEKO ALDARRIKAPEN PROTESTA HIRITARRA DEITU DU IRAILAK 28 LARUNBATA, KURSAAL AURREAN ARRATSALDEKO 20:00- TAN.

11 de Septiembre de 1973 (Recordando a Chile).

El golpe de Estado en Chile del 11 de septiembre de 1973 fue una acción militar llevada a cabo por cúpulas de las Fuerzas Armadas de Chile de la Marina, Fuerza Aérea y el Ejército, en conjunto con Carabineros para derrocar al gobierno de la Unidad Popular que encabezaba el presidente Salvador Allende.

Salvador Allende había asumido en 1970 como Presidente de Chile y la posibilidad de ser objeto de un golpe se había asomado mucho antes en el marco de la denominada “Guerra Fría”. El gobierno de Estados Unidos, dirigido por el presidente Richard Nixon y su secretario de Estado Henry Kissinger, influyeron decisivamente en grupos políticos, empresariales y militares opositores a Allende, financiando y apoyando activamente la realización de un golpe de Estado. ​ Dentro de estas acciones se encuentran el asesinato del general René Schneider y el Tanquetazo, una sublevación militar el 29 de junio de 1973.

El empresario que encabezó los enlaces con los servicios de inteligencia de Estados Unidos para la planificación del golpe de Estado, fue Agustín Edwards Eastman, propietario de la empresa periodística El Mercurio S.A.P., que publica los diarios chilenos El Mercurio y La Segunda, entre otros. Las acciones de conspiración en Chile incluyeron medidas para la desestabilización del gobierno, campañas comunicacionales, la polarización del país, la promoción de la violencia civil, sabotajes, entre otras.

Si bien otros países sudamericanos vivieron también feroces dictaduras militares como Bolivia, Brasil, Uruguay y Argentina, la de Chile tuvo la característica de instaurar un grotesco laboratorio del modelo neoliberal, desarrollándose a su vez el saqueo del país, otorgando amplios beneficios y privilegios a un grupo económico oligárquico instalándolos en la cúspide del poder, y cogobernando con los sectores militares golpistas, estatus logrado a través de múltiples actos de crueldad, persecución, asesinatos, masacres, , torturas y exilio de un amplio sector de la población.

Parte importante de este estatus y de los privilegios otorgados a la oligarquía durante la dictadura militar se mantienen en el presente al interior del Estado chileno y por razones legales, fácticas y también de corrupción, han sido parte importante de las negociaciones y sumisiones de los diversos gobiernos en el denominado retorno al periodo democrático, donde los grupos económicos luego del saqueo y control de recursos, bienes y servicios durante el régimen que encabezó Augusto Pinochet Ugarte y la Junta Militar (11 de septiembre de 1973 al 11 de marzo de 1990), que mantenía numerosas restricciones comerciales con países democráticos en el mundo, lograron durante los gobiernos de la Concertación abrir caminos a la exportación por medio de numerosos tratados internacionales de Libre Comercio, siendo el gobierno de Ricardo Lagos el que más contribuyó en ese sentido, inflándose la fortuna a nivel mundial de grupos como Angelini, Matte, Paulmann, Luksic, Piñera, entre otros.

Durante la dictadura militar las aguas del país se mercantilizan a fines privados y se inicia un periodo de amplias privatizaciones, comenzando un proceso de expansión del extractivismo (minerías, forestales, celulosas, pesca, otros) y la sobre explotación de los territorios para el lucro de estos grupos.

El dictador Augusto Pinochet Ugarte murió el 10 de diciembre del 2006 con una gran fortuna que estaría relacionado con el saqueo y favores concedidos a intereses empresariales. Por su parte, el empresario conspirador del golpe, Agustín Edwards, murió el 24 de abril del 2017.

Antecedentes de la masacre

Con el golpe de estado se declara el Estado de Sitio en todo Chile y se prorroga hasta 1987. Esto significó la sustracción de la justicia y el traspaso a jurisdicción militar de tiempo de guerra el conocimiento y decisión de las causas por infracción a las normas de dicho Estado de Sitio.

Bajo esta excusa el gobierno de Pinochet se dedicó a hacer detenciones arbitrarias. Se calcula en más de 250.000 detenciones las realizadas los primeros días del golpe.

Ejecuciones sin previo aviso, desapariciones y muertos en falsos enfrentamientos, se volvieron prácticas habituales. Diversos testimonios han dado cuenta de la existencia en ese periodo de la delación entre vecinos y colegas fomentada por la Junta Militar.

A comienzos de la dictadura se disolvió el Congreso Nacional y el Tribunal Constitucional, los partidos de izquierda fueron considerados ilegales y disueltos. Otros partidos fueron considerados en receso, mientras que los Registros Electorales se incineraron y se cesaron las funciones de Alcaldes y Regidores.

Si bien, no existe unanimidad respecto al número real de víctimas de las violaciones a los derechos humanos en Chile durante ese periodo, el número que se ha dado bajo el comando de Augusto Pinochet, se estima en 40.280 personas, entre asesinados, desaparecidos y torturados. El dato consta en el informe oficial en 2011 de la Comisión Asesora para la Calificación de Presos, Desaparecidos, Ejecutados Políticos y Víctimas de Prisión Política y Tortura

Entre 1990 y 1991, la Comisión de Verdad y Reconciliación -más conocida como Comisión Rettig- reunió miles de testimonios y documentos sobre los muertos y desaparecidos. Su trabajo fue completado entre 2003 y 2004 por la Comisión sobre Prisión Política y Tortura -más conocida como Comisión Valech-, que conoció los relatos de las víctimas y los métodos que utilizaron los militares y agentes de la dictadura.

La Comisión Rettig estimó en 2.279 el número de muertos o desaparecidos, pero un tercer grupo de trabajo, la Comisión de Reparación y Justicia, añadió una nueva lista de 899 crímenes, que elevó la cifra final de víctimas a 3.197.

A su vez, en el informe elaborado por las Fuerzas Armadas, entregado a una Mesa de Diálogo cívico-militar que se reunió entre 1999 y 2001, figuraron 200 nombres de detenidos desaparecidos. Todos ellos fueron lanzados al Pacífico, a los ríos y los lagos de Chile o sepultados en lugares ignorados, sobre un total de 1.198 hombres y mujeres, publicaba laverdad.es.

Las principales cifras de estos informes arrojan que un 46 % aproximado de las víctimas asesinadas no tenía afiliación política y la mayoría de los ejecutados militantes, eran integrantes del Partido Socialista, del Movimiento de Izquierda Revolucionaria y del Partido Comunista. Los sindicatos también sufrieron parecida suerte. Estos fueron unos de los principales blancos de la oleada inicial.

Por su parte, al menos 150 religiosos fueron obligados a salir del país en los primeros compases de la dictadura. Las iglesias formaron grupos pro- defensa de los Derechos Humanos (Comité Pro-Paz) y su actuación en ocasiones llegó a enfurecer al propio gobierno.

Al final en 1975 está organización comandada por el Cardenal Silva es cerrada adoptando como motivo principal que es una organización por la cual los marxistas – leninistas crean problemas que perturban la tranquilidad nacional. En sus años de vida esta organización denuncio más de 6900 casos de persecución política además se asesoraron más de 6900 casos de exoneraciones.

Las persecuciones de religiosos se sucedieron y hubo muertes y torturas de sacerdotes laicos así como incendios de capillas. En 1974 los sacerdotes españoles Antonio Llido y Gerardo Poblete murieron a consecuencia de las torturas. El comité Pro-Paz del Cardenal Silva fue sustituido por la Vicaría de la Solidaridad creada por la Archidiócesis. Su labor de asesoramiento y de denuncias condujo a la persecución de los que trabajaban en ella.

Ante esto hubo grandes ejecuciones y secuestros masivos en el mundo del campesinado y comunitario. La persecución de dirigentes rurales iba paralela al desmantelamiento de la reforma agraria, traspasando tierras de campesinos y comunidades a intereses empresariales.

Se estima en más de 171 las personas de origen Mapuche que fueron ejecutadas o desaparecidas, según informe que encabezó el historiador Hernán Curiñir, señalando: “Existe el caso de una lactante menor de 1 año y una señora de 73 años asesinadas por agentes del estado”.

Los Principales órganos de “inteligencia” que actuaron en esta política del terror eran: El Servicio de Inteligencia Militar. (S.I.M.), Servicio de Inteligencia Naval. (S.I.N.), El Servicio de Inteligencia de Carabineros. (S.I.CAR.), El servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea. (S.I.F.A.), La dirección Nacional de Inteligencia. (DI.NA.), El Comando Conjunto, La Central Nacional de Informaciones. (C.N.I.), La Dirección de Comunicaciones de Carabineros. (DI.COM.CAR), Comando de Vengadores de Mártires. (CO.VE.MA.). Varios de agentes de inteligencia post dictadura formaron empresas de seguridad, como Osepar, que colaboraron con empresas forestales chilenas, tema que fue atendido por un Grupo de Trabajo de la ONU sobre Mercenarios y Guardias Privados y que presentó su Informe de Mision a Chile, ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Marzo de 2008.

Antecedentes del saqueo

No es posible desprender el golpe de Estado con los principales grupos económicos beneficiados de la dictadura militar, como tampoco la fortuna del dictador. Según el autor del Libro “Pinochet, el gran comisionista”, la riqueza del dictador superó los 29 millones de dólares, pero hay voces que dicen que esta suma es muchísimo mayor: departamentos en Valparaíso, Reñaca, Iquique, Santiago, propiedades en el Molocotón, Parcelas en Quintero, autos, entre otros. ¿Fortunas propias que se ganan en una carrera militar y de servicio a la “patria”?

725 era el número de compañías en manos del Estado al momento del golpe de estado del 11 de septiembre de 1973. La mayor parte fue a parar a manos de grupos económicos altamente concentrado cuya mayoría surgieron y se consolidaron en los primeros años de la dictadura. Al menos se perdieron 2.500 millones de dólares, en cifras de la época, solamente en la transferencia a manos privadas de las 30 empresas más grandes. Estos montos, de acuerdo al porcentaje del PIB, corresponderían hoy a unos 6.000 millones de dólares, según señalaba un informe de diputados que fueron opositores a la dictadura y que recabaron información.

Varias de estas empresas recayeron en amistades cercanas e incluso parientes, como el yerno del dictador, con la empresa Soquimich que significó 261,9 millones de dólares menos que su valor real. Corfo, además, dejó de percibir 184 millones de dólares por la venta de la azucarera estatal Iansa. La generadora de electricidad Endesa representó una pérdida de 895,6 millones de dólares, otra generadora del mismo rubro, Chilgener (hoy Gener) de 171,1 millones de dólares, la distribuidora Chilectra de 96,4 millones de dólares y el Banco de Chile de 66,9 millones de dólares, dicta el informe parlamentario. Asimismo, se enajenaron 15.000 propiedades inmuebles de bienes nacionales, de los cuales 11.000 fueron a parar directamente a manos de privados. “Estamos hablando de cerca de ocho millones de hectáreas que estaban en manos del Estado, cerca de 20% se mantuvo en poder de campesinos, pero el resto fue transferido a otros privados”, explicaba el diputado Carlos Montes sobre este informe.

Por otra parte, más de 600 empresas privadas fueron cerradas durante la dictadura militar tendiente a privilegiar el monopolio sobre ciertas actividades a favor de grupos aliados o también llamados co gobernantes. Cierre de medios de comunicación, empresas de servicio, energía, entre otras. Finalmente, la imposición del modelo neoliberal impuso marcadamente una pirámide, la que post dictadura fue administrada por los gobiernos de la concertación y que arrojó, por ejemplo, que grupos o personas como “Luksic, Angelini, Matte, Paulmann y Piñera, gane lo mismo que un millón de chilenos” con fortunas acumuladas de manera absolutamente inmoral, en gran parte a costa de la depredación de industrias extractivas, energéticas o la banca.

La estatal Endesa pasó a privatizarse y allí, los intereses de varios grupos económicos-políticos alineados con la dictadura pasaron a su vez a vincularse con la transnacional matriz en España. La misma, recibió el control de más del 80 % de las aguas de Chile. COPEC, el holding petrolero, conexa con empresas como Forestal Arauco y Celulosa Celco, pasó a las manos del empresario italiano Angelini. Grandes extensiones de tierras, muchas de las cuales eran de la reforma agraria de campesinos y comunidades, son traspasadas a favor de los grupos forestales, incluido los Matte con CMPC. Asimismo, con el cierre de numerosos medios de comunicación, Agustín Edwards se queda prácticamente con un monopolio, controlando la prensa escrita a través de El Mercurio y sus diarios conexos nacionales y regionales, convirtiéndose en el instrumento comunicacional de la dictadura y recibiendo fortunas de arcas públicas a costa del avisaje estatal. También, se puede señalar el paso de concesiones mineras a numerosas empresas extranjeras, entre numerosos otros casos relacionados al saqueo del país.

La salida del dictador

Pactos y diversos acuerdos establecidos entre militares, sectores político – empresariales de la ultra derecha chilena y la Concertación por la democracia habrían generado la salida pacífica del dictador Pinochet en 1990 a tal extremo, que los gobiernos “democráticos” terminaron administrando el modelo económico de la dictadura y continuaron con los beneficios para los grupos económicos privilegiados por el régimen militar.

Cabe señalar que el empresario y militante de la derecha, Sebastián Piñera, quien fue presidente de Chile entre los años 2010 al 2014, durante la campaña de 1988 del Sí y el No sobre la continuidad del Gobierno de Pinochet apareció manifestando su opción por el NO, tratando de vestirse en la gesta “democrática”. Era evidente que así sería para los grupos privilegiados por la dictadura. El modelo ya había sido impuesto, los monopolios y oligopolios ya habían sido instalados y mantener a Pinochet a la cabeza del estado era inviable ya que los distintos países calificados de “democráticos” y respetuosos de los derechos humanos no podían establecer relaciones comerciales – diplomáticas con una dictadura militar, la que además tenía una larga lista de denuncias por masacres y violaciones sistemáticas de derechos humanos, entonces, había que “sacar al dictador”, en pacto, para que luego los diversos tratados comerciales se pudiesen liberar.

Cabe mencionar que Piñera, durante la dictadura militar, no solamente fue privilegiado, sino además obtuvo diversos niveles de proteccionismo. Documentos desclasificados de la CIA en Estados Unidos muestran no sólo el nivel de influencia y relación de su persona con la dictadura o a través de su hermano como ministro de Estado o de su padre, que le dieron ventajas en sus proyecciones empresariales, sino además incluye una gestión de lobby del Embajador de Estados Unidos James Theberge con el Presidente de la Corte Suprema para ir en su favor e incluso, la de una operación de inteligencia que lo sacó del país mientras tenía orden de detención, sin perjuicio de que la investigación judicial concluyó con la condena de dos de los implicados en la estafa al Banco de Talca, mencionados también en los documentos, quienes pasaron una respetable temporada tras las rejas.

Esto explica el rol fundamental que tuvo Piñera para pedir el retorno del dictador que se encontraba en Inglaterra detenido por acciones de la justicia internacional, bajo las peticiones del Juez español Baltazar Garzón por delitos de lesa humanidad. Piñera decía que “No somos colonia de nadie”.

Finalmente, Pinochet retornó a Chile y murió postrado, claudicado, sancionado moralmente, pero bajo una impunidad política y judicial otorgada por el pacto “Militar – político – empresarial”, cuya herencia se manifiesta en el presente en las estratosféricas fortunas de grupos económicos, una Constitución Política fáctica que sigue vigente y amplias redes de corrupción entre sectores empresariales con políticos.

 

Alfredo Seguel, Mapuexpress / Resumen Latinoamericano

 

 

CUENTOS DE CIENCIA FICCIÓN

DWyRz8gWkAATWv6

“La mayor parte de los relatos históricos distraen la atención de las secretas influencias que se hallan detrás de los grandes acontecimientos”.

La redacción de la historia es principalmente un proceso de diversión. Diversión para los vencedores que ven su triunfo en aplastar al adversario, a quien potencialmente han convertido en su enemigo o ha sido tomado como tal. La mayor parte de los relatos históricos distraen la atención de las secretas influencias que se hallan detrás de los grandes acontecimientos. Y en una sociedad democrática estas secretas influencias o son desveladas, o erosionan, hasta la corrupción total, los principios democráticos en que se ha constituido la sociedad.
Y esto es lo que acabamos de ver en estos días atrás en el Parlamento de España. O la ciencia ficción se ha apoderado de las mentes de cuantos formamos la expectación de los medios de comunicación o la ciencia ficción ya no es sólo un género literario, sino algo más: un estado de conciencia en que los poderes fácticos nos quieren sumergir hasta ahogar la capacidad de análisis de la realidad que nos envuelve con su relato.

Han pasado los años, pero cuando un PSOE, aún no contaminado por el poder, por la corrupción e implementado en su inmensa mayoría por militantes de clase obrera, declaraba en Suresnes (1974) la República Federal que integraría a todos los pueblos de España y que se enmarcaba dentro de la lucha de clases. Las manifestaciones de Don. Felipe González en el “Correo de Andalucía” secuestrado el 19 de octubre han quedado absolutamente en el tintero, en la memoria de lo que fue, de lo que pudo ser y no fue. Pero el sustrato socialista, abandonado por muchos de ellos, queda aún impregnado en la clase trabajadora que siempre ha visto en la lucha de clases el instrumento indispensable para fortalecer la democracia, los principios de igualdad, de justicia y de solidaridad. Hoy ponemos en duda que un partido que se declara republicano, pero no ejerce la república, que tiene una estructura federal (aparentemente) y no pone encima de la mesa los plazos temporales y las estructuras necesarias para llevarlo a cabo…; un partido que dice representa a la clase obrera y cuyos dirigentes se han aburguesado en lo personal y, esto es aún más terrible, en lo ideológico [reticentes a la derogación laboral,partidarios del Pacto de Toledo, privatizaciones de las empresas públicas… y un larguísimo etc.] que puestos en un lista agotaría la paciencia del lector.

Decía Luis María Ansón: “Sánchez no quiere a Iglesias en el consejo de ministros porque por cultura política, dialéctica argumentativa dentro del consejo de ministros se lo comería con patas fritas a las finas hierbas…”.

Todos los argumentos del PSOE para alejar a UP del gobierno de España resultan pueriles rabietas de quien se cree el dueño de la pelota y no quiere dejar jugar a quien puede discutirle el balón. Las sesiones de investidura no han sido tales, han sido la preparación de una nuevas elecciones fiando que la culpabilidad, atribuida y demonizada a Podemos, surtirá sus efectos positivos para el que fue nombrado Presidente sin haber tenido nunca experiencia de gobierno, ni de gestión presupuestaria [ha gobernado con los presupuestos prorrogados] y apoyado por un PSOE que le comió la arena bajo sus pies hace tres años. ¿Coherencia? ¡Alucinaciones de ciencia ficción! ¿La apelación al programa y a las sillas? El programa estaba hecho porque el pacto sobre los presupuestos estaba firmado, y fue la incapacidad del Sr. Sánchez de ampliar el apoyo necesario para aprobarlo lo que nos condujo a las elecciones [pensando que podría lograr una mayoría que el pueblo le ha negado].¿Las sillas? El Presidente las había fijado con el nombramiento de ministros y las competencias que administraban; dividirlas en partes, dejar de dotarlas presupuestariamente, y vetar al líder de quien deseas que te acompañe en el gobierno, más que una estrategia de pacto es una estrategia de ruptura.
Me pregunto si la capacidad de lectura de los dirigentes del PSOE es buena o si deberían pasar por las ópticas para graduales la vista.

Hemos oído, perplejos, que quieren un nuevo Estatuto de los Trabajadores [cuatro años de negociación y una legislatura sin derogación laboral…] que las pensiones deben ser “aseguradas” en un nuevo Pacto de Toledo: [miles de pancartas en todas las ciudades de
España gritando: ¡NO AL PACTO DE TOLEDO! ¡IPC y PENSIONES EN LOS PRESUPUESTOS GENRALES DE ESTADO! ¿Qué parte de la pancarta no leyeron? ¿Es que va a tener mayor fuerza democrática la deuda de su partido que los millones de pensionistas esgrimiendo en la calle sus reivindicaciones?
A veces nos preguntamos el porqué estamos en la calle. La respuesta nos la están dando ellos mismos al proponer en acción o en omisión políticas antisociales. Si el principal problema de España es el paro y la precariedad laboral, entrad de lleno a solucionarlo, no esperéis más. Si el reto territorial es la propuesta de ruptura catalana, la solución federal aprobada en Suresnes, y con la que todo el partido, en las federaciones y en el exilio, aprobaron puede ser la solución y lo sabéis.

Por eso y por muchas cosas más nos vais a tener en las calles enfrentados a las políticas neoliberales, no sólo heredadas del PP, sino defendidas por vosotros aquí, en Europa y en los foros internacionales económicos y políticos. No merecéis ser llamados “socialistas” porque habéis perdido la esencia con la que surgió el movimiento obrero al que ahora despreciáis y sumís en la precariedad, en la enfermedad, en la corrupción institucional porque se os esperaba como adalides antifranquistas [no solo por la tumba del dictador] y de las instituciones que de él surgieron, pero ni lo hicisteis en los dos gobiernos que el pueblo os concedió, ni tenéis intenciones de hacerlo. Dejad paso a quienes sí tienen arrojo y no están contaminados ni por el aburguesamiento ideológico, ni por los intereses partidistas. Aprended a vivir de la ideología social y no ataquéis más a la sociedad que, equivocadamente, pero con grandes dosis de renovación, aún confía en que el PSOE sea una partido de la clase trabajadora.

Prudenci Vidal Marcos
Miembro de La Marea Pensionista

HACIA UNA MEMORIA COMPARTIDA -Andoain.

photo5830193830173979614

INFORME SOBRE CONCULCACIONES DE DERECHOS HUMANOS Y

ACCIONES VIOLENTAS OCURRIDAS ENTRE 1956 Y 2018

La verdad no es una sola, hay tantas versiones de ella como personas existen.

Hirokazu Kore-Eda

Los hechos no dejan de existir por el hecho de que se les ignore.

Aldous Huxley

Una llamada a cerrar heridas y reconstruir puentes tras el final del terrorismo. La violencia fue un error colosal. La de ETA y su entorno, la de otros grupos parapoliciales que se gestaron en las cloacas del Estado y la de las Fuerzas de Seguridad.

Rosa Lluch,hija del ex ministro socialista Ernest Lluch asesinado por ETA en 2000

No es lo mismo justificar que intentar comprender lo queha pasado y contextualizarlo.

Adriana Faranda

He aprendido que una vida no vale nada, pero también que nada vale una vida.

André Malraux

La paz no es una firma, sino todo un proceso social de cambio de mentalidades.

Alejandra Gaviria

 

Memorias en plural. “Hay muchos tipos de memoria –escribe Reyes Mate-. Y no me refiero tanto a las memorias subjetivas, que hay tantas como individuos que recuerdan”. Menciona Reyes ,por ejemplo, que la historia tiene su propia idea de la memoria, y parafrasea a Primo Levi cuando dice que tal vez se debería separar el acontecimiento, el hecho y la verdad. Nos recuerda que Levi “distingue entre hechos, que pueden ser conocidos, y eventos que escapan al conocimiento, pero que tienen lugar”. Y continúa: “propio del conocimiento es el juicio o la intencionalidad”, ya que “las cosas son vistas con la misma luz que proyecta el sujeto”, es decir, como lo hacemos cada una de las personas que estamos leyendo estas líneas.

Para Levi la verdad “es revelación, la presencia de lo ocultado. No es lo que nosotros hacemos presente, sino lo que se nos hace presente”, recuerda Reyes. Y aquí está el reto que tenemosdelante, en concreto en Andoain.

Imanol Zubero, por su parte, recuerda a John Berger cuando expresa que: “La memoria entraña un acto de redención. Lo que se recuerda ha sido salvado de la nada. Lo que se olvida ha quedado abandonado”. Y añade Zubero: “Hagamos memoria de las víctimas. De todas las víctimas, en su compleja diversidad

Por nuestra parte, el marco básico sobre el que se construye este informe está basado en uno de los principios universales del Derecho Internacional en relación a los Derechos Humanos: “A igual conculcación de derechos humanos corresponde el mismo derecho a verdad, justicia y reparación”, en aplicación del principio de no discriminación.

¿Qué se le debe pedir a un trabajo local sobre memoria compartida? Básicamente, que recoja el mayor número posible de conculcaciones de derechos humanos y hechos violentos sucedidos en la localidad o a personas de la localidad, y que reúna una muestra de testimonios representativa de la pluralidad de posiciones e ideologías existentes en el pueblo, estén o no estén incluidas las mismas entre las formaciones políticas municipales actuales. Ese trabajo, además, metodológicamente debe ordenarse de manera que no se mezclen casuísticas y tiene que buscar la rigurosidad y el respeto a la memoria y a la dignidad de las personas en todas sus facetas.

No debe excluirse nada ni a nadie. Por eso es importante que la decisión de realizar este informe esté tomada por unanimidad desde el conjunto de los grupos municipales que forman parte de la Mesa de Convivencia del Ayuntamiento de Andoain.

 

Tampoco deben quedar fuera otras voces, repetimos. Así lo explicita para este informe Asun Guerra Alonso, ex juntera y ex concejala del PP en Andoain y Urnieta, y en estos momentos ausente de la representación municipal:

Yo creo que mi testimonio, ya no solo como Ma Asunción Guerra, sino al fin y al cabo represento y estoy aquí por pertenecer a un partido, creo que sí que es importante que figure en este libro si al final queremos que sea un relato de memoria real. Si queremos que sea real tenemos que estar todos. Me puede gustar más o menos lo que salga de otros, pero evidentemente si faltamos en ese relato una parte yo creo que la memoria no es completa.

De hecho, por eso estoy aquí, tuve mis dudas, pero consulté, me dijeron que me daban plena libertad para venir o no venir y bueno, lo que al final medité y pensé fue eso: que si no estamos faltaría, yo creo, una parte muy-muy importante de la memoria de Andoain. Aquí estamos.

Y lo anterior vale para todos los casos. Podemos decir que, tanto entre las víctimas entrevistadas como en el conjunto de los testimonios recogidos, aunque con matices por supuesto, es bien vista esta labor de caminar hacia memorias colectivas, incluyentes y compartidas.

Esta labor local, bajando a lo cercano, donde se sufre y conoce mejor lo sucedido, supone un acopio de “verdades” (en plural) que debe ayudar a:

– una revisión crítica y autocrítica de lo sucedido,

– esclarecimientos de hechos no clarificados y

– reconocimientos y reparaciones aún no satisfechas.

Ello facilitará la convivencia presente y futura en el pueblo. Sabemos que este proceso tiene sus tiempos, pero los mismos no pueden dilatarse en demasía ya que supondría aumentar injustamente las heridas y los agravios. Las experiencias locales pueden ayudar, como lo prueba Errenteria, por citar una referencia a dónde mirar.

La asociación pro Derechos Humanos Argituz, en su informe “El tiempo es ahora. ¿Es posible una memoria incluyente en el ámbito local?”, publicado en 2012 y coordinado por Carlos Martin Beristain, esbozó cinco puntos que considera intrínsecos para restablecer una memoria incluyente:

1.-Que recoja los diferentes hechos de conculcaciones de derechos humanos y una critica moral básica de las mismas.

2.-Que muestre respeto por el dolor y dignidad de las víctimas causada por distintos perpetradores o que se consideran del “otro lado” o con las que no se ha sentido cercanía política.

3.-Que afronte las ambivalencias o diferentes cuestionamientos o efectos negativos que genera una memoria incluyente sin utilizarlos “contra los otros”.

4.-Que reconozca los límites que pueda tener, pero se focalice en su contribución a la restauración de la convivencia.

5.-Que asiente en una base común de respeto por los derechos humanos más allá de las diferencias políticas.

Aquí puedes visualizar el informe o descargartelo:

Memoria_Erderaz

BRASIL. Del gobierno del Partido de los Trabajadores AL TRIUNFO DEL FASCISMO(DOSSIER)

 

 

“Nunca creí que poner un plato de comida en la mesa del pobre, fuese a causar tanto odio contra mí. “

 

(ex-presidente Lula da Silva)

 

INTRODUCCIÓN

 

En Brasil, los resultados de las elecciones del pasado 7 de Octubre, en una primera vuelta, y que han culminado el 28 de Octubre en la segunda vuelta, con la imparable ascensión del fascismo encarnado en Jair Bolsonaro, ha situado al país en el centro del interés informativo, aumentando el foco de atención para entender qué ocurre allí y que ha pasado para que una extrema derecha de corte fascista haya ganado con más de la mitad de los votos. Como se suele decir, es normal que en una demcoracia se pierdan unas elecciones, lo que no debería ser normal es que una democracia se pierda en una elección.

Ya se preveía el triunfo fascista en la primera vuelta, pero no que su apoyo llegase a más del 56% de los votantes. .¿Que está ocurriendo para que el pueblo brasileño vote como lo ha hecho?

Brasil está atravesando una situación crítica y excepcional. Después de años de gobiernos del PT que desarrollaron una decidida apuesta social nunca vista en la historia del país, se enfrenta ahora a la vuelta del fascismo más cruel y a la amenaza de la vuelta a la dictadura militar. Esto ha sido precedido por una larga operación de acoso y derribo del PT, en las personas del Lula da Silva y Dilma Roussef.  Para ello la totalidad del Poder Judicial y de los medios se ha utilizado desde las derechas para un golpe de estado que escenificó el miserable del presidente Temer.

Se desalojó de la presidencia a Dilma Roussef tras una vergonzosa ofensiva judicial y mediática con la reaccionaria y derechista Rede Globo al frente. Luego se encarceló a Lula, sin ningún tipo de prueba, en un claro ejemplo de ilegalidad jurídica, sólo para impedirle competir en las elecciones.

A ello se unió un claro posicionamiento golpista de las Fuerzas Armadas brasileñas, amenazando con la vuelta a la dictadura militar de tan infausto y sangriento recuerdo. Como dijo el alíado del fascista Bolsonaro, el general Antonio Hamilton Mourao: “… O las instituciones solucionan el problema político o entonces nosotros tendremos que imponer una intervención militar..” Otros generales como el general Eduardo Vilas Boas apoyan esa vuelta a la dictadura. Todo ello dentro de los exabruptos de Bolsonaro, el llamado “Hitler brasileiro” que alaba la dictadura miliytar, a sus torturadores y a sus asesinos, muchos de ellos a su lado hoy día.

Brasil fue destruido por el gobierno Temer, hasta el punto de anular la casi totalidad de las conquistas sociales de la época del PT, y volver al país a una recesión brutal, a la ruina económica, a  la entrega de las riquezas naturales y energéticas a manos extranjeras y a un clima de exasperación social.

El centro político se ha evaporado, ya sólo quedan izquierda y fascismo. La población brasileña ya sólo se decanta por extremos. Por ello, hemos asistido al triunfo total de Bolsonaro, siendo que el candidato alternativo del PT, Haddad,  se ha quedado muchos puntos detrás.

En este contexto, creo necesario intentar una aproximación a la radiografía de esta situación intentando examinarla y analizarla.

LOS GOBIERNOS DE LULA Y DILMA. UNA REVOLUCIÓN SOCIAL CON LUCES Y SOMBRAS.

 

Durante 13 años, los gobiernos de Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva promovieron una serie de avances políticos, económicos y sociales en beneficio del pueblo brasileño. Entre 2003 y 2016 con el Partido de los Trabajadores (PT), el país experimentó una evolución económica y una verdadera revolución social que jamás había ocurrido a lo largo de toda la historia de Brasil.

 

Logros de los Gobiernos del Partido de los Trabajadores.

 

Desde el año 2003 con la llegada de Lula al poder, más de 40 millones de brasileños consiguieron salir de la pobreza, hecho nunca ocurrido en la historia del país. Además se registró un crecimiento de las clases medias gracias al aumento de los puestos de trabajo. Y al mismo tiempo Brasil, con la segunda mayor deuda externa del mundo, pagó toda ella y pasó a ser la décima potencia mundial.

También hubo avances en la reforma del sistema político y electoral, con la intención de promover la participación popular, la descentralización de los servicios públicos y el planteamiento de una mejor distribución de la renta petrolera.

En 2010, Lula dejó sus egundo mandato con un 7,5 de crecimiento económico y un salario mínimo 54% mayor que el de su primer Gobierno. Su sucesora, Dilma Rousseff amplió los planes sociales, generó más de 5,4 millones de puestos de trabajo y aumentó más el salario mínimo.

 

Planes Sociales

 

A Luiz Inácio Lula da Silva no se le olvidó nunca lo que hizo el primer día de su gestión como presidente de Brasil fue reunir a todos sus ministros, subirlos a un avión y llevarlos a los lugares más pobres del país. Quería que el presidente del Banco Central o su ministro de Hacienda “vieran a ese país que no se queja, que no hace manifestaciones, pero que está ahí, que es real y verdadero.

Da Silva conocía muy bien esos sectores. Salió de una de esas zonas donde es común que los niños vayan a la cama sin comer o pasen un domingo sin almuerzo. “Conocí el pan por primera vez a los 7 años –recordó el ex mandatario–. Hasta esa edad, el café que me tomaba por la mañana era con harina de yuca. Sé que es la desesperación de una madre que está delante de un fogón sin gas y sin lo más elemental para hacer una comida para la familia”.

Durante su visita al país, el ex presidente de Brasil compartió no sólo su historia de vida, sino los resultados de su política social que sacó a 28.000.000 de brasileros de la pobreza  (sólo en su primer mandato)y que redujo drásticamente los niveles de desnutrición y desescolarización de los niños y jóvenes de su país.

Los Gobiernos del PT actuaron en el plano social con una serie de planes estructurados y sostenidos a lo largo del tiempo. Así se llevaron a cabo:

MINHA CASA, MINHA VIDA / FARMÁCIA POPULAR / AGRICULTURA FAMILIAR / MAIS MÉDICOS / LUZ PARA TODOS / ÁGUA PARA TODOS / PROUNI / FIES (Fondo de Financiación para los Estudiantes de Estudios Superiores) / FOME ZERO ( Combate contra el Hambre) / BOLSA FAMILIA ( transferencia de renta a las familias ) …

 

El programa BOLSA FAMILIA fue significativo, otorgando ayuda financiera directa a familias de bajos recursos, además de brindar educación infantil gratuita. Benefició a más de 11 millones de familias, con más de 44 millones de personas. El éxito impulsó el plan hacia naciones como Paraguay, Bolivia y Ecuador junto a ocho países africanos que firmaron acuerdos de cooperación con el gobierno brasileño para adaptar el modelo a sus realidades. Luiz Inácio Lula da Silva implantó varias estrategias clave para lograr los resultados. Una fue bancarizar la población pobre: en un año 45’000.000 de brasileros tenían cuentas bancarias activas, y esto ayudó a hacer viable la segunda estrategia: no dejarles a intermediarios la administración ni la entrega de estos recursos públicos.  Como dijo el ex-presidente: “No creo que deba existir la figura del intermediario, porque la mitad del dinero se queda con él. En Brasil las personas que reciben beneficios del gobierno no tienen contacto con intermediarios. Reciben una tarjeta magnética con la que puede ir al banco y sacar el dinero. Eso es sagrado”, recalcó el ex presidente.

Como expresó Lula en su día:  “..Equipos del gobierno viajaron a lugares remotos en donde encontraron habitantes que ni siquiera tenían actas de nacimiento; eran ciudadanos que no existían. Ellos son hoy beneficiarios del programa bolsa familia, que entrega tarjetas a las mujeres del hogar para que cuenten con el dinero para la alimentación y la educación de su familia. Son 13 millones de tarjetas. Las personas van al banco y no les deben favores a alcaldes ni a gobernadores ni al presidente. Me decían que estaba desperdiciando el dinero, que estaba creando vagabundos que no trabajaban. Había personas que criticaban que los pobres compraran lápices o zapatos para los niños y no comida. Eso es fácil decirlo para alguien que los tiene, pero no para los que nunca lo han tenido. Quienes nunca han pasado hambre ni necesidades no saben qué son 80 dólares en manos de una madre de familia”.

El programa FOME ZERO ( HAMBRE CERO) se desarrolló íntimamente ligado al de BOLSA FAMILIA y a otros 34 programas interrelacionados, con el objetivo de acabar con la miseria extrema y con el hambre que alcanzaba a más de 34 millones de personas. Implantado en 2003 con el decidido apoyo de las Naciones Unidas a través de la FAO, llevó a la creación de un Ministerio específico, el Ministerio de Desarrollo Social y Combate contra el Hambre). Entre algunas de sus medidas destacaron:

El reparto de alimentos y distribución de suplementos vitamínicos y minerales en un plan de choque, junto con la implantación de restaurantes de bajo costo y la construcción de canales y sistemas de agua en las zonas más áridas

Otras medidas complementarias fueron: la ayuda directa a las familias por medio de las tarjetas del programa BOLSA FAMILIA; el apoyo a la agricultura familiar por ayudas directas, capacitación y microcréditos;  la educación y capacitación en alimentos saludables

A medio y largo plazo el programa arrojó resultados espectaculares con más del 82,4% de mejoras en la alimentación y erradicación del hambre. Y sin duda el apoyo económico directo a las familias fue el instrumento fundamental, significando la mayor transferencia de efectivos jamás realizada en el mundo.

Por otra parte, el plan habitacional “Mi Casa, Mi Vida”, surgido en 2009, supuso la entrega de viviendas a hogares cuyos ingresos no sumaban más de tres salarios mínimos mensuales. ha generado cerca de dos millones de empleos.

Asimismo, el programa “Más Médicos“, impulsado en 2013 por Rousseff, contó con cerca de 20.000 profesionales de la salud, de los que aproximadamente 12.000 son médicos cubanos que velaron por el cuidado de la salud de más de 63 millones de personas, distribuidas en cuatro mil municipios y 34 distritos sanitarios especiales indígenas.

Al aumentar el salario mínimo un 62% en cinco años hizo aumentar el consumo nacional siete veces más, con el consiguiente impulso económico que benefició a todo el país. Ese crecimiento permitió, como se ha dicho, saldar la deuda externa del país.

En definitiva la verdadera revolución social que supuso la acción de los gobiernos del PT, trajo no sólo beneficios tangibles, sino también una aumento de la dignidad, siendo que los pobres fueron tratados, por primera vez, como ciudadanos de pleno derecho.  Millones de estudiantes antes sin recursos pudieron alcanzar estudios superiores, mucha gente pudo comprar su casa, viajar de avión, dar estudios a sus hijos, tener un empleo….

Sombras de la gestión del PT

Uno de los empresarios brasileños más corruptos, Marcelo Odebrecht, resumió de forma magistral el error fundamental de Lula cuando expresó: “Lula hizo todo por los pobres, pero nunca quiso molestar a los de arriba.” En los planos políticos y económicos Lula estuvo lejos de ser un presidente revolucionario, jamás renegó del capitalismo, ni siquiera del nefasto capitalismo neoliberal y salvaje. Sólo pretendió utilizar parte de las riquezas del modelo capitalista para ocuparse de las masas más desfavorecidas, contando que eso no importaría a las élites sociales y económicas. Por eso se limitó a una política distributiva que, aunque extremadamente importante, no rompió con la lógica neoliberal. Además su política no pasó por el fortalecimiento de las organizaciones de la clase obrera, sino que se ocupó sólo de los individuos aislados, negando así la lucha de clases y alentando una desmovilización de las bases del PT y del tejido asociativo del país.

Lula imaginó que un muy poco sacrificio de las clases medias y altas y en una situación económica realmente favorable, sería posible distribuir los ingresos para ayudar a los más pobres sin contradecir los intereses de los grandes capitalistas. Y ocurrió justo lo contrario.

A este error de juicio sobre las élites brasileñas, se sumó el hecho de que el lulismo se enfocó en la conciliación de clases y al hacerlo, negó el principio de la lucha de clases, que es el núcleo de la identidad ideológica de cualquier partido que desee estar a la izquierda. Eso provocó una fractura entre las cúpulas y las bases del PT que se fue agravando, especialmente en los tiempos de Dilma Rousseff.

A todo ello se sumaron los diversos errores y malas praxis del PT. Quienes en el curso de los últimos años han abandonado el PT lo han hecho, entre varios motivos, por frustración y desencanto. Los petistas en las elecciones municipales de 2016 salieron como los grandes perdedores, y los grandes escándalos de corrupción como el caso “Lava Jato”, aceleraron el menoscabo de confianza de la población frente a un gobierno que, desde sus primeros años, habló e hizo mucho por los trabajadores, pero gobernaba junto  los empresarios y para beneficio de éstos. Muchos de los políticos que llegaron al poder con el PT han estado vinculados a los grupos empresariales y financieros. No se puede ocultar la exitosa gestión de Lula en el ámbito social, pero no es menos cierto que el PT gobernó guiándose por las fórmulas impuestas por el Fondo Monetario Internacional y beneficiando a las poderosas élites económicas brasileñas.

En su primer gobierno, Lula se aprovechó del aumento de la demanda mundial de materias primas para pagar toda la deuda con el FMI en 2005, elevando el crecimiento económico y convirtiendo a Brasil en una de las mayores economías del planeta. No obstante persistieron debilidades no explicitadas, como el mantenimiento del mismo orden capitalista y neoliberal de siempre, la fracasada política de conciliación de clases y la creciente desmovilización y falta de formación de los votantes del PT, cada vez más clientes y beneficiarios de una política distributiva y no agentes de un proceso de transformación social.

Al mismo tiempo, Lula comenzó a hacer concesiones a la burguesía, como la contrarreforma de la previdencia social de los funcionarios públicos,  o la ley de tercerización que fragilizó los derechos laborales. Pero cuando la derecha le exigió que implantara medidas más profundas, como la Reforma Laboral que luego impulsó Temer y que acabó con los derechos de los trabajadores, Lula se negó, no podía realizar medidas tan injustas. Así que el bloque burgués y el gran capital apostaron entonces por la confrontación y la destrucción institucional del PT.

En la segunda fase del PT, el huevo de la serpiente fascista comenzó a incubarse en 2010 cuando Dilma Roussef sucede a Lula en la jefatura del estado. Se trató de una elección que fue aceptada por el PT pero que no entusiasmó ni a las bases ni a los electores. Dilma, autoritaria y muy lejos del carisma de Lula, recibió una herencia razonable de éxito económico. Además, no tardaron en presentarse los nubarrones de la crisis que no fue bien administrada, y el PT comenzó a perder votos y acumular desencanto en sus filas y en la población en general.

En las elecciones de 2014 Dilma sólo ganó por la mínima, con sólo un 51,58% de los votos. Para entonces la clase media blanca y las clases altas ya habían iniciado su rebelión contra el PT. El estallido de los escándalos de corrupción que no se supieron atajar ni aclarar, como el caso de la nefasta gestión y altos índices de corrupción del Mundial de Fútbol, minaron mucho la popularidad del gobierno. En 2014, Rousseff lanzó un plan de ajuste neoliberal por temor al avance de la burguesía capitalista brasileña, y para ello, se rodeó de un gabinete con gente de derechas. Y comenzó una política de todo tipo de recortes en inversiones públicas, con graves consecuencias en áreas como el medio ambiente, la educación y la salud, al tiempo que se devaluó la moneda y se redujeron los salarios y el consumo. Se alcanzaron los 12 millones de parados y una deuda pública del 78,4% del Producto Interno Bruto. Esto fue agravado con un clima de resentimiento de una parte de la población con la deriva del PT, se sentía que éste había jugado con la confianza del pueblo, con sus expectativas y con sus anhelos de un cambio real y profundo. Y, con lo que se encontraban era con un partido con una ética no tan diferente en la práctica de la de la derecha.

Así que con una Dilma debilitada y un gobierno desprestigiado se levantó la veda para tumbar a una presidenta que, a juicio de la derecha, reunía las condiciones para su expulsión: ser mujer y ser de izquierdas.

El golpe institucional del 2016, se abrió alentado por la prensa de derechas (casi toda ella) y encontró terreno propicio en las clases medias y altas urbanas, blancas y del Sur del país, fundamentalmente las clases medias carioca y paulista. Esta clase media, que se había beneficiado del crecimiento económico de los tiempos de Lula, no estaba dispuesta a aceptar que se había acabado la fiesta y se revolvió tanto contra el gobierno como contra los sectores que lo apoyaban. Se desató el siempre larvado odio contra el pobre, se multiplicaron los actos de racismo, xenofobia e intolerancia.

De eso a la caída de Dilma no faltó mucho. El golpe se consumó, a la cabeza de Michel Temer su propio vice-presidente, cuando Dilma fue condenada por haber hecho un cambio contable en una partida de los presupuestos del estado, práctica habitual en Brasil al menos desde 1990 sin que nunca nadie dijera nada. No fue condenada por corrupción, aunque estaba rodeada de oleadas de escándalos que por entonces ya afectaban incluso al entorno de Lula, su mentor.Imagen relacionada

LAS ÉLITES BRASILEÑAS Y SU ODIO CONTRA EL PUEBLO COMO ELEMENTO CLAVE DEL ÉXITO DEL FASCISMO.

 

“Nosotros tenemos una de las élites más opulentas,

antisociales y conservadoras del mundo”

( Darcy Ribeiro)

Lula sólo pretendió utilizar parte de las riquezas del modelo capitalista para ocuparse de las masas más desfavorecidas, contando que eso no importaría a las élites sociales y económicas. Lula imaginó que con un poco de sacrificio de las clases medias y altas y en una situación económica realmente favorable, sería posible distribuir los ingresos para ayudar a los más pobres sin contradecir los intereses de los grandes capitalistas. Y ocurrió justo lo contrario.

Sin embargo, los ricos fueron más ricos con Lula. Especialmente las industrias de exportación y los grandes propietarios latifundistas se enriquecieron aún más con la apuesta de exportación de materias primas por los gobiernos del PT.

Tampoco tuvo mucho que ver con la corrupción, el PT fue el partido menos corrupto de la larga historia de la corrupción brasileña.

Entonces, ¿por qué las élites brasileñas odian a Lula? El odio a Lula es arcaico, hunde sus raíces en los viejos valores aristocráticos y burgueses. Después de una década de PT mucha gente creyó ingenuamente que las élites habían cambiado, no lo hicieron, no cambiaron, no mejoraron, siguen iguales que siempre. Lula, ingenuamente, concedió un margen de generosidad a las élites, nunca imaginó que esas personas pudieran ser tan bajas y tan ruines. El problema es que Brasil tiene una clase media y alta de las más egoístas, insolidarias e insensibles del mundo. Además son élites imbuidas de sus privilegios que considera sagrados y no están dispuestas a perder ni unas migajas de su poder.

Estas poderosas élites jamás han creído en el pueblo, al que han matado, pisoteado, robado y humillado, y a quien siempre le han negado la libertad y la justicia. Nadie de estas clases sociales ha querido jamás acercarse a la gente, nunca han querido saber lo que el pueblo sufría, o con lo que soñaba, lo que deseaban del mundo, lo que podían ofrecer. Nadie de las clases privilegiadas preguntó nunca nada al pueblo. Y es que estas personas no conocen a la gente del pueblo en absoluto. Hablan en nombre del pueblo, un pueblo al que desconocen por completo y que nunca les dio autoridad para hablar por él.

Las élites brasileñas consideran a las personas que no son de su clase como si fueran extraños, para ellos todo el país es mero populacho. Creen que todo el país les pertenece, detestan al pueblo y sobre todo a los pobres de una manera visceral. Tienen vergüenza de las personas humildes y de todo lo que se refiere a ellas. En el fondo tienen vergüenza de ser brasileños, se consideran europeos desterrados, y no soportan ni siquiera la lengua que hablan. Son extranjeros en Brasil, porque nunca se conformaron con nacer y vivir allí. Representan, como decía el cantor Chico Buarque, esa clase social que vive de cara al mar y de espaldas al Brasil.

Por eso el simple hecho de que los pobres puedan ganar alguna cosa, molesta a los rentistas, a los parásitos ricos que no trabajaron en su vida, a los poderosos. Porque las élites brasileñas tienen miedo y asco del pobre, de los negros, de los indios, de los diferentes; por eso cuando con Lula los pobres comenzaron a poder consumir, el hecho de tenerlos tan de cerca, viajando de avión con los ricos, rozando con ellos en espacios de consumo, de ocio, produce un profundo asco y rechazo a toda esa gente. Porque para esas clases sociales el pobre solo puede gemir de dolor, en su sadismo inmoral no consiguen aceptar el gozo del pobre. La tragedia de Brasil es esa clase social forjada en la esclavitud, acostumbrada a mandar y ordenar e históricamente comprometida con la reacción y el atraso. La burguesía y las clases altas están atravesadas por un hilo de sangre que se llama odio de clase, heredado de la esclavitud y del orden colonial en el que prosperó.

La clase media veía a los pobres, “fuera de su lugar”, codo a codo con los poderosos en muchos espacios. Gracias a las ayudas estatales, los pobres podían viajar en avión, podían ahorrar algún dinero y entrar en lugares antes vedados. La clase media sentía que estaba pagando con sus impuestos que los pobres invadieran aeropuertos, centros comerciales y cafeterías. Cuando la empleada doméstica comenzó a usar el mismo perfume que la patrona, aunque lo hubiese adquirido a plazos; cuando el hijo del portero comienza a estudiar en la universidad, cuando todo eso ocurre el régimen de distinción de ser “superior” de la clase media se venía abajo. Y hasta ahí no estaba dispuesta a llegar.

Así comenzó la sublevación y la crítica enfurecida hacia unos programas sociales que para los ricos sólo servían para mantener vagos y delincuentes a cuenta de “su” dinero. Y esta campaña de odio se cebó, en primer lugar en Lula. Es nordestino, de la región más pobre del país, trabajador manual, el hombre del pueblo que se atrevió osadamente a gobernar. Con su “alma de pobre”, Lula nunc fue aceptado por la burguesía, los poderosos no aceptan sentar en la mesa con un plebeyo. En un país en el que la política siempre fue asunto a ser tratado por las élites, entre oligarcas, Lula representa el radicalismo, aunque demostró no serlo, pero siempre se encaró como un peligro y una afrenta para las clases medias.

Estas reacciones de las clases medias y altas, no tienen que ver con un fascismo clásico, la mayor parte de los que han votado a Bolsonaro, ni saben lo que es fascismo, se trata de odio, de un odio al pobre de hace siglos, es el odio de una élite arcaica que goza con la distinción, con sentirse superior. Es la tragedia de una sociedad de modernización incompleta, forjada durante la esclavitud y controlada por élites atrasadas y criminales.

Fue con este tipo de gentuza que Lula creyó que podía gobernar sin problemas, creyó que esas clases sociales podrían ceder un poco de sus privilegios, aunque fuese solo un poco. Fue un error, un tremendo error. La caída de Dilma y la condena de Lula abrieron las compuertas de un odio macizo, colonial y genocida de los de arriba, y ese odio de los poderosos cuenta con el apoyo de casi la mitad de la población, como las viejas y depauperadas clases medias bajas, la porción de pobres que ascendieron algunos peldaños en la escala social y todos aquellos que sueñan con emular a los más ricos. Estos pobres odian al resto de los pobres porque sienten la precariedad sobre sus cabezas.

 

EL BRASIL POST-GOLPE. EL REACCIONARISMO DEL GOBIERNO TEMER

 

“ ¡Qué época tan terrible ésta en la que unos idiotas

gobiernan a unos ciegos ! “

( William Shakespeare)

 

El conocido como “golpe institucional” contra Dilma tuvo sus raíces en el miedo que las élites colonialistas brasileñas sintieron al ver amenazado su sistema oligárquico de mantenimiento de sus privilegios. A pesar de todos sus errores el PT alentó por primera vez en la historia brasileña un Estado de Ciudadanos, un decidido combate a las desigualdades y una ascensión popular. Por eso se dio el golpe al mando de Michel Temer, quien fue vicepresidente en el gobierno de Dilma.  El proceso de soberanía popular fue roto por una gran conjunción de fuerzas. En primer lugar se utilizó para ello al Parlamento, compuesto en su mayoría por los peores ejemplares de políticos representantes de partidos que jamás se comprometieron con el pueblo. Se arquitecto así un golpe institucional bien articulado entre los políticos y el poder judicial. Además se contó con la alianza de toda la derecha y de grupos directamente fascistas, así como con casi toda la clase empresarial y financiera y las fuerzas armadas.  Finalmente todos estos grupos contaron con unos medios de comunicación irresponsables, reaccionarios y corruptos que ayudaron con su poder a paralizar el proceso democrático y hacer retroceder al país a los períodos más tenebrosos de su historia.

Así el golpe contra Dilma se basó en argumentos de machismo, militarismo, criminalización de los movimientos sociales, aversión a la diversidad, odio a los pobres y exaltación del racismo, demostrando el objetivo visceral de desmontar los mecanismos de ascensión social de los más pobres.

El golpe fue el triunfo de personas reaccionarias y toscas, que alimentan una gran cadena de corrupción y prácticas mafiosas escondidas detrás de los latifundios, la religión, los militares y los jueces. Gentuza que incentiva la violencia y la tortura, exaltan la ignorancia y la hipocresía. Prostituidos por el poder no reconocen la voluntad popular. El golpe paró la democracia brasileña y comenzó el saqueo del país. 

Al frente de toda esta ignominia, estuvo Michel Temer quien fue vicepresidente del gobierno de Dilma. Nunca un presidente brasileño ha tenido más bajos índices de popularidad. Incompetente, rencoroso, esclavos de los poderosos, sólo se ha venido significando por ir acabando con todo lo que de positivo tuvieron los gobiernos petistas. Ha alentado la corrupción más generalizada, incluida la suya propia, ha desmantelado toda conquista social, ha hundido aún más la economía del país y ha convertido a Brasil en un paria en la escena mundial.

Para todo ello cuenta con la mayor degradación vista en los poderes del estado, como el Poder Judicial, la Policía, los Medios de Comunicación y las Fuerzas Armadas. La derecha brasileña muestra con Temer su sucia cara sin disfraces. Con su dominio en el Congreso de Diputados más de derechas y corrupto que el país ha tenido, ha contado con la inestimable complicidad de los medios de comunicación, sobre todo de la poderosa y golpista Rede Globo, que ya sin tapujos se presta a destruir todo vestigio de democracia y promover un gobierno antidemocrático, antipopular y antinacional.

Y fue precisamente para que el golpe institucional contra Dilma cerrase cualquier atisbo de esperanza para el PT por lo que el poder decidió encarcelar al propio Lula, a fin de evitar su concurrencia a las elecciones. Los jueces, casi todos ellos cómplices de la derecha, encerraron a Lula sin ningún tipo de prueba, sólo para apartar su gran carisma de la arena electoral. ¿Como el STF-Supremo Tribunal Federal se va a pronunciar sobre cualquier tema, si no sólo calló sino que ayudó al golpe y ha venido prestando todo su apoyo a todas las brutales ilegalidades que la derecha practica todos los días? ¿De qué sirve una Justicia que no ha impedido el crimen contra la democracia perpetrado en el Congreso? Sobornados por un Congreso cuya mayoría está corrompida con pruebas, los jueces, desde la primera instancia a la corte suprema, son sin duda los mayores traidores al país.

Así con el silencio y el apoyo del Poder Judicial, los medios con la Rede Globo al frente, se dedican a “fabricar” la opinión pública a favor de los golpistas de derechas. Salvo honrosas excepciones los medios mienten, manipulan, calumnian, tergiversan y dan todo su apoyo a la derecha.

Con Temer al frente se ha ido entregando el país a las grandes corporaciones transnacionales, privatizando todo lo privatizable y recortando todo lo recortable. Y Temer, un impostor, no podría haber asumido la presidencia sin la complicidad de todos los actores mencionados. Temer derrotado cuatro veces seguidas en las elecciones, sólo viene imponiendo su programa destructor porque la democracia brasileña fue herida de muerte por el golpe institucional.

Temer lanzó una ofensiva legal que destruyó las principales conquistas y derechos de los trabajadores, a través de su reforma laboral y medidas de jubilación. Se prohíbe el aumento del gastos en educación, salud y vivienda para 20 años. Impone que las reglas del trabajo sean firmadas sólo por los trabajadores y los patrones. Se promulgan leyes para vender libremente tierras y recursos al capital extranjero, especialmente grave en la ya devastada Amazonia.

No obstante el desgaste de Temer ha sido galopante, llegando a defraudar a todos los que armaron el golpe. Su inutilidad absoluta agravó sus nefastas políticas.  La recesión no sólo continuó sino que se agravó considerablemente. El aumento de los salarios de los funcionarios leales y de los jueces y la multiplicación de cargos en el Congreso, lanzó una voz de alarma a la economía. El déficit fiscal se disparó.

La producción industrial registró una caída del 6%, el desempleo aumentó rápidamente, la gestión de Temer no ha podido ser más desastrosa.

Además todo el período Temer ha sido una constante y sostenida protesta social contra el gobierno golpista. Decenas de fuerzas sindicales, estudiantiles y campesinas con el poderoso MST-Movimiento de los Sin Tierra al frente, organizaron el Frente Brasil Popular, una verdadera pesadilla para Temer, todo ello unido a un aislamiento internacional de él propio y de su gobierno. Los silbidos, insultos y abucheos que recibió Temer en la inauguración de los Juegos Olímpicos en el estadio Maracaná de Río de Janeiro y su renuncia posterior a participar en la ceremonia de cierre, fue un ejemplo de la casi nula popularidad de un presidente títere.

Al final, con un gobierno Temer fracasado, cuestionado nacional e internacionalmente, era hora del relevo. Los actores del golpe se volvieron, ahora, a la versión violenta, populista y atemorizante, se volvieron al fascismo representado por Bolsonaro.

 

 

EL TRIUNFO DEL FASCISMO EN BRASIL JAIR BOLSONARO, EL “HITLER BRASILEÑO”

 

“ Ningún gobierno lucha en contra del fascismo para destruirlo.

Cuando la burguesía ve que el poder se le escapa de sus manos,

alza el fascismo para mantener sus privilegios. “

 

Cuando quedó probado para las élites que Temer es un perfecto inútil, se sucedieron presiones de todo tipo para buscar alguien mucho más radical, alguien capaz de reunir esfuerzos de todo lo peor de las clases poderosas. Y ese ha sido Jair Bolsonaro, un personajillo hasta hoy sin ninguna importancia ni trayectoria política digna de mención. Este tipo, ex militar, ex católico y ex casi todo, no es más que un parásito que jamás hizo nada digno en su vida, No obstante, sí que vio por donde iban los sentimientos de la irritada clase media en la época del golpe contra Dilma, y se subió al carro con todo el apoyo del evangelismo y de sectores católicos de extrema derecha. Como colofón se dirigió a una excrecencia parlamentaria, el PSL (Partido Social Liberal), el PSL, un partido de alquiler, fue el único que aceptó la estrafalaria plataforma de Bolsonaro con su discurso contra los pobres, negros, mujeres, indígenas y homosexuales. Y lo que pudo parecer ridículo ha acabado convirtiéndose en una realidad trágica.

Bolsonaro, como la mayoría de sus seguidores no es un fascista, sólo adopta sus formas y ropajes. No entiende mucho mas allá de sus impulsos e intereses, le falta ideología, le falta el proceso intelectual y doctrinal que lleva a un proyecto como el fascismo. Bolsonaro es un gorila militar, un dictador con sueños de gloria. Y para ello no le faltan recursos, su discurso simplista, ofensivo y machista enamora a sus seguidores que se sienten identificados con su culto a la violencia y al terror y con sus mentiras fáciles de digerir. Racista, xenófobo, homofóbico, misógeno, machista, ultraconservador, con sus alabanzas a la dictadura militar, a la tortura y al asesinato de los opositores, pronto cautivó al gran capital, a las clases medias y a las Fuerzas Armadas. Son estos sectores los que sí son fascistas y saben cómo utilizar sus herramientas sociales.

Su partido, cuenta con civiles y militares que cansados de la inutilidad y supuesta “tibieza” de Temer, han decidido ir a por todas. Se trata de gente, como se ha dicho, admiradores de la sangriento dictadura militar (1964-1985), que reprimió, asesinó, torturó e hizo “desaparecer” a miles de brasileños. El mismo Bolsonaro no duda en decir: “¡ Sí, estoy a favor de una dictadura militar! ¡Nunca resolveremos los graves problemas nacionales con esta democracia irresponsable!” Se trata de la misma persona que dice que: “… el error de la dictadura militar es que torturó en vez de matar unas 30.000 personas como en Argentina!”

El nuevo presidente de Brasil, es un defensor abierto de todos los sectores más ricos, del gran capital, de lo peor de las élites brasileñas. Desprecia a las mujeres, está en contra del feminismo, es partidario de la mano dura con el pueblo y sobre todo los jóvenes, y, por encima de todo, odia a los negros ( “esa raza que no sirve ni para procrear”) y a todos los pobres del país.

Entre sus planes está el destruir todo progresismo en la educación, mantener a las personas con los salarios más bajos posibles, entregar aún más el país y sus recursos, como la Amazonia, a las multinacionales. No va a reconocer ningún territorio indígena, y piensa armar a todos los pistoleros de los terratenientes dando vía libre para asesinar indígenas.

Y, sin embargo, más del 56 de los votantes lo han apoyado, y entre ellos hay millones de pobres, de campesinos empobrecidos, de negros que viven en las favelas y los barrios pobres, mujeres a pesar de su misoginia, y mujeres no sólo de sectores acomodados.

¿A qué se deben estos apoyos “contra natura”?

Se explican muchos apoyos, en primer lugar, debido a la lógica del discurso fascista con ideas simples, simplistas, nada elaboradas y dirigidas a las emociones y sentimientos más básicos del individuo, como el miedo, el odio, el egoísmo y la envidia. Bolsonaro es un indigente intelectual, incapaz de salir airado de ningún debate, y por eso se niega a entrar en los para él peligrosos terrenos de la dialéctica. Por eso se ciñe a la clásica retórica fascista, utilizando también herramientas más recientes como los “fake nes” y culminando con aquello de que “ si se repite una mentira las veces suficientes, acabará por convertirse en verdad”.

En segundo lugar, tras el triunfo de Bolsonaro están las élites brasileñas, está una millonaria inversión, el apoyo de todos los sectores reaccionarios, los sectores empresariales y financieros, los grandes grupos mediáticos y la mayoría de las iglesias evangélicas y pentecostales, siendo que estas  iglesias se ven representadas en la idea de la vuelta de la mujer a la familia tradicional y al recorte de sus libertades conquistadas.

La enorme ofensiva fascista dotada de estas armas, no comenzó con el período electoral, sino que viene desde hace mucho tiempo atrás. El triunfo fascista es simple y dolorosamente el resultado de una manipulación política que los grupos de poder ejercen sobre un pueblo, como el brasileño, con escasa educación, menos información y poca conciencia política, factores presentes en al menos cerca de la mitad de la población.

También hay que señalar la inercia y desinterés de una gran parte de la intelectualidad. Los intelectuales de los sectores de la derecha tradicional miran con repugnancia a Bolsonaro pero se van a guardar mucho de oponerse a la marea fascista. Y los de la izquierda llevan décadas hablando de lo divino y lo humano sin concretar nada, y son conscientes de su gran parte de culpa por sus políticas tibias y posibilistas, con su apuesta por ir despacito para no alarmar a los mercados y a las clases medias.

En cuanto a la adhesión a Bolsonaro de las masas de pobres, negros, mujeres y homosexuales, el análisis debe pasar por varios puntos. Veamos, años y años de desencanto con el PT ha hecho cundir un clima de desesperación, asco y resentimiento. Con el tejido económico y social destruido se abre espacio para todas las formas de oscurantismo e irracionalidades entre las masas populares. No olvidemos que el miedo es la cuna del fascismo, es su sustento; no es casual, por ejemplo, que las políticas austericidas vigentes en Europa han estimulado el avance de las fuerzas fascistas.

Otro de los factores que explican el triunfo de Bolsonaro, es el modelo brutal y competitivo de la sociedad actual, especialmente duro en las grandes ciudades. Cuando desde el poder se fomenta una sociedad individualizada es difícil cultivar la solidaridad; lo que se fomenta es un mundo ferozmente competitivo, con una moral que admite cualquier comportamiento para sobrevivir y ascender. La violencia en la competencia social brasileña se convierte cada vez más como un culto a la violencia como medio de vida, la brutalidad es valorada, en uno mismo y en el poder. Y sin embargo si asistimos a una sociedad crecientemente violenta, los que apoyan a Bolsonaro también se quejan, de forma paradójica, de esta clima de violencia que también les victimiza a ellos. El clima de violencia e inestabilidad, con más de 60.000 asesinatos anuales, produce una sensación cierta de miedo, de estar en peligro… y de exigencia al poder para usar la violencia… contra la violencia. En esta línea Bolsonaro ha sabido qué prometer en cada momento, con sus ofertas para que todo brasileño tenga un arma, su culto a la milicia y su apoyo a la represión sin control. Así se explica su política de apoyo sin reservas al accionar de la policía y los militares en la represión de la delincuencia, y su frase: “El policía, entra, resuelve el problema y si mata 10, 15 o 20 con 10 o 30 tiros a cada uno, él tiene que ser condecorado y no procesado.”

Por último hay que tener en cuenta un largo proceso de “fascistización” de las masas, introduciendo conceptos totalitarios, fomentando la intolerancia y las soluciones violentas. Curiosamente eso no ocurrió con la implantación de la dictadura militar en 1964, con un Estado fascista pero que no logró diseminar esa cultura fascista. Sin embargo esta ve si se ha logrado, y ha sido producto de las políticas del Estado liderado por Temer, y el apoyo de organizaciones privadas de la burguesía, el monopolio de los medios de comunicación y la poderosa fuerza de las iglesias evangelistas y pentecostales. Y este proceso también ha creado entre los sectores pobres y desfavorecidos, así como en la burguesía y la clase media un tipo de persona corresponsable del auge del fascismo. Por que con todo lo que se informado, con todo lo que se ha descubierto, no es sostenible que todas las personas que han aupado al fascismo lo hayan hecho por inocencia o ignorancia. Mucho de los que defienden y han votado a Bolsonaro, está de acuerdo con todas sus barbaries fascistas. Cuando alguien defiende a un político machista, misógeno, homofóbico, racista y violento, está diciendo más sobre él mismo que sobre su candidato. Lamentablemente son millones de personas brasileñas a favor del odio, la violencia y el racismo.

Todos los aspectos que explican el apoyo popular a Bolsonaro, se alían a una especie de “culto a la personalidad”, y a la necesidad sentida de un hombre fuerte que venga a solucionarlo todo. Bolsonaro, como catalizador del odio al PT, amplificó la rabia y dio voz al discurso de la intolerancia, atribuyendo todos los males a los “rojos” del PT. “Rojos” o “Comunistas” son expresiones utilizadas como sinónimo de bandidos y gente peligrosa. Todos los que no piensen como él son el “mal absoluto”, y como dice “hay que fusilar a los del PT”.

Por todo lo expuesto, Brasil vive una noche de tinieblas. Se ha elegido un presidente que es una amenaza mortal contra la democracia, los derechos humanos, los derechos de la mujer, los derechos de los trabajadores, la educación, la cultura, el arte, la filosofía y el libre pensamiento.

Como decía el escritor alemán Bertold Brecht refiriéndose al nazismo de Hitler:

“ Por más que el mundo se mantuvo en pie y paró al bastardo,

la perra de la que nació está en celo otra vez. “

 

BRASIL. ¿Y DESPUÉS DE LAS ELECCIONES?

 

Es normal que en una democracia se pierdan unas elecciones. Lo preocupante es que en unas elecciones se pierda una democracia.

 

¿ Y ahora qué? La pregunta inquieta en todo el mundo, pero resuena especialmente en cada rincón desde México hasta Argentina.. La incógnita por el futuro del mayor país y la mayor economía de América Latina se instala en todas las sedes de gobierno a nivel mundial, mientras miles de organizaciones políticas y sociales intentan anticipar las consecuencias de lo que ha ocurrido.

En estas elecciones, por primera vez los partidos tradicionales, como la derecha y el centroderecha carecieron de oportunidades electorales. Todo se ha reducido a una disputa final entre el fascista Bolsonaro y el heredero de Lula en el PT, Haddad.

Si el fascismo representado por Bolsonaro ha vencido las elecciones, no hay que olvidar que eso representa un gran triunfo del capitalismo más salvaje y depredador.  El ascenso de la extrema derecha en tantos países también quiere decir que el sistema de dominación capitalista necesita periódicamente de ajustes de choque. Esos ajustes siempre van dirigidos contra los más débiles y vulnerables, culpándolos de todo mal social y de tod decadencia económica. En realidad, ningún gobierno combate de verdad al fascismo, lo mantienen en reserva hasta que ante cualquier mínimo avance de las clases populares, lo sacan del armario para garantizar el lucro de sus robos y sus privilegios. El fascismo sólo es la faceta más siniestra y cobarde del capitalismo, pero es el capitalismo el monstruo, más allá de la máscara que use.

En Brasil y a nivel mundial los grandes capitalistas se frotan las manos ante el  triunfo del fascismo brasileño. Si ellos están contentos ya sabemos que las amarguras las cargarán los trabajadores y el pueblo. Malos vientos y peores pronósticos se ciernen sobre Brasil, que está a punto de vivir una de sus más negras noches.

Y si en Brasil el capital utiliza el fascismo de Bolsonaro, también pone en sus manos el poder dictatorial de los militares golpistas, casi todos ellos, pues jamás se hizo una purga de las Fuerzas Armadas. Los militares son servidores de los intereses económicos de las poderosas megaempresas nacionales y trasnacionales, quienes a su vez son los patrones de la oficialidad de las fuerzas armadas, cuestión de la cual ya nadie duda.

Cualquiera que sea el desenlace inmediato de la más dura crisis que el país ha vivido, Brasil no saldrá igual, nunca más será el mismo que fue. La crisis del PT y principalmente la devastación producida por la derecha han destruido la credibilidad de todo el sistema político, ha liquidado la legitimidad del Congreso, ha acabado con el respeto al Poder Judicial. Y el pueblo que votó por políticas progresistas sabe ahora que no basta con votar y ganar para que el mandato presidencial sea respetado por las poderosas élites brasileñas. El sueño idealizado de la democracia brasileña no sobrevivirá, al menos no como hasta ahora. O bien Brasil construye una democracia sólida, para lo cual el Congreso actual, estas Fuerzas Armadas, esta Justicia y este monopolio de los medios de comunicación no podrán seguir existiendo como hasta ahora, o el país deja realmente de vivir en democracia. Si la derecha fascista y el gran capital triunfan y logran asentar su gobierno, habrán enterrado por mucho tiempo cualquier señal de democracia en Brasil.

No obstante, la resistencia contra Bolsonaro y todo lo que representa no debe acabar. Se acaba sólo cuando se termina, y que la democracia haya sido derrotada en Brasil no tiene por qué significar el fin de la lucha por la resistencia. Sí, más de la mitad de los votantes han apoyado al fascismo y al odio, pero tenemos prácticamente otra mitad que no lo ha hecho. Ahora bien, es necesario reconocer la realidad para intentar cambiarla, y resulta indispensable una reflexión crítica de los numerosos errores de la izquierda en Brasil. Hay que reconocer que el PT no intentó cambiar el sistema de opresión capitalista, sino sólo hacerlo más llevadero practicando una política distribuidora, muy importante, pero que no fue a la raíz. No sólo en Brasil, sino en muchas partes el auge de la extrema derecha tiene que ver con que los partidos llamados “de centro” y los de izquierda llevan muchos años bailando amistosamente con los fascistas, compadreando con ellos y comprendiendo sus excesos. En aras de no molestar al mercado y no asustar a las clases medias y poderosas, se considera a la extrema derecha como un elemento legítimo insertado en la democracia. Y sin embargo eso es una política suicida, como decía el cantautor argentino Facundo Cabral: “… me gusta la gente que al pan llaman pan, vino al vino, y enemigo al enemigo”. Esta aseveración siempre fue muy bien recogida por el MST (Movimiento de los Campesinos Sin Tierra de Brasil) cuando expresa: “Ellos (la derecha) no son nuestros adversarios políticos, son nuestros enemigos, y nuestro triunfo significa su derrota, y nuestra supervivencia implica su desaparición.” Y como la historia no se cansa de repetir una y otra vez, o la izquierda es radical y rupturista, o no es izquierda.

Sólo una decidida reacción popular contra el fascismo es el camino.  No es hora de lamentarse ni de entregar la victoria sin oponerse al fascismo. Es la hora de resistir, de luchar, de no aceptar la derrota y ni mucho menos legitimar la opresión. Es hora de resistir, con la desobediencia civil masiva, con el boicot a cualquier acción del gobierno, con la lucha en todas sus formas. Recordemos que si un Estado usa la violencia para oprimir, está enseñado al pueblo a utilizar la violencia para defenderse. Si el gobierno de Bolsonaro cumple sus amenazas de utilización de la violencia, no se puede cuestionar que sus víctimas en un momento determinado, deciden hacer todo el uso de su fuerza para defenderse.

Si el golpismo triunfante hace suso de la violencia, será necesario hacer que pague duramente el precio de su actuación. Es necesario luchar para que sus proyectos fracasen, que sus vidas se vuelvan insoportables, que sientan el miedo en sus nucas, que su banda de ladrones se víctima de la ingobernabilidad. Sólo la articulación de muchas luchas y resistencias podrá conseguir que esta gentuza sea derrotada, derribada, execradas y juzgada por crímenes contra la humanidad y la democracia.

ALBERTO MARTINEZ

Miembro del Foro Ametzagaña

Gran conocedor de la politica y sociedad brasileña

 

Fuentes para este trabajo:

 

Nicolás Cabrera, periodista de Nueva Sociedad (Argentina).

Esther Solano. Socióloga y profesora de la Universidad Federal de Sao Paulo. Obra: “O ódio como politica: as direitas no Brasil”.

Nils Castro. Periódico digital “Rebelión”.

Ariel Goldstein. Docente de libechi. Periodista y escritor. Diario “La Jornada”

Artículos del diario digital “Brasil, de Fato”

Páginas web del MST (Movimento dos Sem Terra)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valoración por la Coordinadora Estatal sobre los Presupuestos Generales del Estado 2018 Subidas de un 3%, 1.5% o 1%

Si se aprueban los Presupuesto Generales del Estado (PGE) con las revalorizaciones propuestas por el Gobierno, todas las pensiones públicas habrán perdido poder adquisitivo en el periodo que comienza en 2011 con el incremento de las pensiones mínimas un 1% y la congelación del resto de pensiones.

Así la pérdida acumulada en el periodo 2011-2018, es tanto  mayor cuanto más nos alejamos de las pensiones mínimas, siendo para estas de un 0,9% y continuando con un 3,4 % para las pensiones inferiores a los 700 € hasta alcanzar el 5,65% para las pensiones superiores a 1.000 €.

En 2018 la pérdida de una pensión que en 2011 era de 1000€ será de 791€/anuales.

AQUÍ TIENES EL DOCUMENTO PARA VISUALIZAR.

Valoracion PGE. Subida

GUERRAS DE FRONTERA LOS FABRICANTES Y VENDEDORES DE ARMAS QUE SE BENEFICIAN DE LA TRAGEDIA DE LOS REFUGIADOS EN EUROPA (Mark Akkerman)

RESUMEN:

La crisis de refugiados a la que se enfrenta Europa ha causado consternación en los pasillos del poder y ha calentado el debate en las calles. Ha puesto de manifiesto una fractura de todo el proyecto europeo, ya que los Gobiernos no han logrado ponerse de acuerdo ni tan siquiera con el reparto de unos pocos refugiados.

En cambio, no han parado de culparse los unos a los otros. Los partidos de extrema derecha han aumentado su popularidad entre las comunidades afectadas por el impacto de la austeridad, culpando de la recesión económica a un chivo expiatorio muy oportuno en vez del poderoso sector bancario. Y los que más están sufriendo son los refugiados, que están huyendo de una terrible situación de violencia y adversidad para terminar atrapados entre fronteras o entre países, y empujados a optar por rutas aún más peligrosas para llegar a zonas seguras.

Sin embargo, hay un grupo de intereses que solo se ha beneficiado de la crisis de los refugiados y, en particular, de la inversión que ha desembolsado la Unión Europea para ‘asegurar’ sus fronteras. Se trata de las compañías de defensa y seguridad que proporcionan el equipo a los guardias fronterizos, la tecnología de vigilancia para monitorizar las fronteras y la infraestructura tecnológica para realizar el seguimiento de los movimientos de población.

Este informe arroja luz sobre esos actores que se están aprovechando de la seguridad fronteriza, analizando quiénes son y qué servicios prestan, cómo influyen en las políticas europeas y se benefician de ellas, y qué fondos reciben de los contribuyentes. El informe muestra que, lejos de ser beneficiarias pasivas de la generosidad europea, estas empresas están fomentando activamente una creciente ‘segurización’ de las fronteras europeas y están dispuestas a proporcionar tecnologías cada vez más severas para ello.

Lo más perverso de todo es que también demuestra que algunos de los beneficiarios de los contratos de seguridad en las fronteras son algunos de los mayores vendedores de armas a la región de Oriente Medio y el Norte de África, alimentando el conflicto que es la causa de muchos de los refugiados. En otras palabras: las compañías que están creando la crisis después se benefician de ella.

Además, han recibido el apoyo de los Estados europeos que les han otorgado las licencias necesarias para exportar armas y, después, les han concedido contratos de seguridad fronteriza para hacer frente a las consecuencias. Sus acciones también se deben entender en el marco de una respuesta a la crisis de los refugiados por parte de la UE cada vez más militarizada.

La Comisión Europea, blandiendo el estandarte de la ‘lucha contra la inmigración clandestina’, prevé transformar su agencia de seguridad fronteriza, Frontex, en una Agencia Europea de Guardia Costera y Fronteriza más poderosa. Esta controlaría las iniciativas de seguridad fronteriza de los Estados miembros y desempeñaría un papel más activo como vigilante de las fronteras, entre otras cosas mediante la adquisición de su propio equipamiento. Esta agencia cuenta con el respaldo de EUROSUR, un sistema de la UE que conecta los sistemas de vigilancia y supervisión de la seguridad fronteriza entre los Estados miembros y terceros Estados.

La militarización de la seguridad fronteriza también se refleja en los objetivos militares de la ‘Fuerza Naval de la UE – Operación Mediterránea Sofía’ (EUNAVFOR MED), así como el uso del ejército en muchas fronteras, como las de Hungría, Croacia, Macedonia y Eslovenia. Las misiones navales de la OTAN en el Mediterráneo ya están colaborando de forma activa con la seguridad fronteriza de la UE. Mientras tanto, a los países que no forman parte de la UE se los está abocando a asumir el papel de fronteras de avanzada para tratar de impedir que los refugiados lleguen a las fronteras de la UE. Los recientes acuerdos migratorios entre la UE y Turquía, que han recibido duras críticas de las organizaciones de derechos humanos, deniegan a los refugiados el acceso a Europa y han dado lugar a más violencia contra ellos.

El informe muestra que:

• El mercado de la seguridad fronteriza está en pleno auge. Se estima en unos 15.000 millones de euros en 2015 y se prevé que aumente hasta superar los 29.000 millones de euros anuales en 2022.

• El negocio de las armas, en particular las ventas a Oriente Medio y al Norte de África, de donde proceden la mayoría de los refugiados que huyen, también está en pleno auge. Las exportaciones globales de armas a Oriente Medio han aumentado en un 61% entre 2006-2010 y 2011-2015. Entre 2005 y 2014, los Estados miembros de la UE otorgaron licencias de exportación de armas a Oriente Medio y al Norte de África por un valor de más de 82.000 millones de euros.

• La respuesta normativa europea a los refugiados, que se ha centrado en los traficantes y el fortalecimiento de las fronteras exteriores (incluido en países fuera de la UE), ha dado lugar un gran aumento del presupuesto que beneficia a estas empresas.

– La financiación total de la UE para medidas de seguridad en las fronteras a través de sus principales programas de financiación es de 4.500 millones de euros entre 2004 y 2020.

– El presupuesto de Frontex, la principal agencia de control de fronteras, aumentó un 3688% entre 2005 y 2016 (de 6,3 millones de euros a 238,7 millones de euros).

– A los nuevos Estados miembros de la UE se les ha exigido que refuercen las fronteras como condición para adherirse a la Unión, creando nuevos mercados con los que generar lucro. El equipamiento adquirido o actualizado con dinero del Fondo para las Fronteras Exteriores incluye 545 sistemas de vigilancia de fronteras, 22.347 elementos para la vigilancia de fronteras y 212.881 elementos para el control fronterizo.

– Algunos de los permisos de venta de armas a Oriente Medio y al Norte de África también tiene por objeto el control fronterizo. En 2015, por ejemplo, el Gobierno holandés concedió una licencia de exportación de 34 millones de euros a Thales Nederland para la entrega de sistemas de radar y C3 a Egipto, a pesar de los informes de violaciones de derechos humanos en el país.

• La industria europea de seguridad fronteriza está dominada por grandes empresas de armas, las cuales han expandido o ampliado sus divisiones de seguridad, así como una serie de empresas de tecnología y especializadas en seguridad más pequeñas. El gigante de armas italiano Finmeccanica identificó “los sistemas de control de fronteras y de seguridad” como uno de los principales impulsores del aumento de pedidos e ingresos.

• Entre los grandes actores del complejo europeo de seguridad fronteriza se encuentran también compañías que fabrican armas como Airbus, Finmeccanica, Thales y Safran, así como el gigante de la tecnología Indra. Finmeccanica y Airbus han sido las principales beneficiarias de contratos europeos destinados a reforzar las fronteras. Airbus es, además, el principal beneficiario de los contratos de financiación para investigación en seguridad.

• Finmeccanica, Thales y Airbus, actores destacados del negocio de la seguridad en la UE, son también tres de los cuatro principales comerciantes de armas europeos, y están vendiendo a países de Oriente Medio y el Norte de África. Sus ingresos totales en 2015 ascendieron a 95.000 millones de euros.

• Las compañías israelíes son las únicas no europeas que reciben fondos de investigación (gracias a un acuerdo de 1996 entre Israel y le UE) y también han participado en el refuerzo de las fronteras de Bulgaria y Hungría, además de promover su experiencia con el muro de separación de Cisjordania y la frontera de Gaza con Egipto. La firma israelí BTec Electronic Security Systems, seleccionada por Frontex para participar en abril de 2014 en su taller sobre ‘Sensores y plataformas en vigilancia de fronteras’, alardeó en su solicitud de fondos de que sus “tecnologías, soluciones y productos están instalados en la frontera israelo-palestina”.

• La industria de las armas y de la seguridad ayuda a determinar las políticas europeas de seguridad fronteriza a través de grupos de presión, su interacción regular con las instituciones de la UE especializadas en fronteras y su papel determinante en la política de investigación. La Organización Europea para la Seguridad (EOS), de la que forman parte Thales, Finmeccanica y Airbus, ha estado muy activa defendiendo el incremento de la seguridad fronteriza. Muchas de sus propuestas, como la de crear una agencia paneuropea de seguridad fronteriza, han terminado materializándose en políticas reales (véase, por ejemplo, la transformación de Frontex en la Agencia Europea de Guardia Costera y Fronteriza, EBCG). Además, las jornadas bianuales que organiza Frontex/EBCG con la industria y la participación de esta en mesas redondas especiales sobre seguridad y ferias especializadas en armas y seguridad aseguran una comunicación frecuente y una afinidad natural para la cooperación.

• La industria de las armas y la seguridad ha conseguido captar 316 millones de euros de financiación destinados a la investigación en temas de seguridad, estableciendo la agenda para la investigación, desarrollándola y, después, muchas veces, beneficiándose de los contratos resultantes. Desde 2002, la UE ha financiado 56 proyectos en el campo de la seguridad y el control de fronteras. En conjunto, las pruebas revelan una creciente confluencia de intereses entre los líderes políticos europeos que buscan militarizar las fronteras y los principales contratistas de defensa y seguridad que proporcionan los servicios. Pero esta no es solo una cuestión de conflictos de interés o de que algunos actores se estén beneficiando con la crisis, sino que también atañe a la dirección que está adoptando Europa en este momento crítico. Hace más de medio siglo, el entonces presidente estadounidense Eisenhower advirtió de los peligros del complejo militar-industrial, cuyo poder podría “amenazar nuestras libertades y procesos democráticos”. Hoy en día tenemos un complejo militar-de seguridad-industrial aún más potente, que utiliza tecnologías que apuntan hacia el exterior y el interior, y que en estos momentos se están dirigiendo contra algunas de las personas más vulnerables y desesperadas del planeta. Permitir que este complejo escape a todo examen representa una amenaza para la democracia y para una Europa construida sobre los ideales de la cooperación y la paz. Como dijo Eisenhower: “Por el largo camino de la historia que aún se ha de escribir… este mundo nuestro, que cada vez se vuelve más pequeño, debe evitar convertirse en una comunidad de horribles temores y odio, y ser, en cambio, una orgullosa alianza de confianza y respeto mutuo.

AQUI ABAJO TIENES LA DOCUMENTACIÓN COMPLETA:

guerras-de-frontera-web

50 COSAS QUE PUEDES HACER POR EL MEDIO AMBIENTE QUE HABITAS

14729115_10211045255594106_3870323971050724284_n

Como podréis imaginar todo se reduce a una cuestión de EDUCACIÓN y de HÁBITOS sanos y menos sanos. No es esencial que yo lo diga, basta con mirar como tenemos a la MADRE TIERRA para hacernos una idea.

Nos hemos olvidado de nosotros mismos, nos hemos apartado de los ritmos de la MADRE NATURALEZA y el resultado habla por si solo.

Obviamente la situación se podría reconducir, pero para ello cada uno de nosotros tendría que poner de su parte. Pues las cosas por si solas NO van a cambiar. Si nosotros no nos unimos como hermanos y hermanas en un esfuerzo común, pronto sucederá aquello que ya nos anunciaban nuestros hermanos los pieles rojas de Norte América

Sólo cuando hayáis cortado el último árbol,

Sólo cuando hayáis envenenado el último río,

Sólo cuando hayáis pescado el último pez,

Sólo entonces os daréis cuenta que el dinero NO es comestible.

Sin más dilación vamos a pasar a relatar lo que este libro nos dice, pues nos explica cual es la situación actual y que se puede hacer.

 

50 cosas simples que los NIÑOS (y los ADULTOS también) pueden hacer para SALVAR LA MADRE TIERRA.

NOTA DE AGRADECIMIENTO:

Un compañero de Podemos Donostia,nos envio este Documento.MUCHAS GRACIAS amigo.