COVID 19: Una respuesta comunitaria para una pandemia social – Manifiesto Completo

Desde el Observatorio de Salud Comunitaria (1) invitamos a políticos y gestores de los sistemas sanitarios a escuchar y entender que algo importante se está olvidando en el abordaje de la pandemia. El abordaje predominante es resultado de un sistema sanitario centrado en la enfermedad, con un enfoque biomédico y hospitalocentrista que olvida la promoción de salud y la participación comunitaria en salud. No se tiene en cuenta algo tan fundamental como es la influencia que los determinantes sociales y las condiciones de vida de cada población y territorio están teniendo en el desarrollo de la pandemia.

Es conocida la desigual incidencia de la pandemia en los distintos territorios y grupos de población, determinada fundamentalmente por las condiciones de vida, laborales y socio familiares, en estrecha relación con el nivel socioeconómico. La información sobre la evolución de la pandemia se centra fundamentalmente en el número de nuevos casos, ingresos hospitalarios y defunciones limitándose a constatar las diferencias geográficas por ciudades y barrios sin entrar a analizar sus causas. Se concibe a la ciudadanía como mera destinataria de normas y consejos con una llamada a la responsabilidad individual para su cumplimiento y a la culpabilización del “otro” cuando esto no ocurre, llegando a estigmatizar a grupos de población bien definidos (jóvenes, inmigrantes, barrios obreros,…).

Existen otras formas complementarias de orientar las acciones que, de llevarse a cabo, serían eficaces para disminuir los contagios y aplanar la curva, así como para atender mejor a los grupos más vulnerables. Dictar normas y dar consejos no es suficiente para cambiar las conductas de las personas. Para ello, es imprescindible conocer y entender los contextos de las poblaciones y territorios que determinan sus condiciones de vida y con ello sus conductas. Es necesario mejorar esas condiciones laborales y sociofamiliares que permitan comportamientos saludables para frenar los contagios.

Dada la emergencia, es imprescindible adoptar acciones concretas con carácter urgente adaptadas a las muy distintas necesidades de territorios y grupos de población. Sería eficaz dar protagonismo a la ciudadanía y sus organizaciones permitiendo su empoderamiento, entendiendo que forman parte de la solución y no del problema. Existen muchos ejemplos en los que asociaciones y redes ciudadanas han sido fundamentales para dar soporte a grupos vulnerables a los que la pandemia está castigando duramente.

Es posible otro enfoque para el abordaje de la pandemia, un enfoque salutogénico centrado en la salud comunitaria, el empoderamiento y la participación activa de la ciudadanía. Un enfoque que disminuiría contagios y aplanaría la curva. El presente manifiesto hace propuestas concretas para hacerlo posible.


(1) El Observatorio de Salud Comunitaria Covid 19 es un grupo multiprofesional plural y diverso que en el seno de la Alianza de Salud Comunitaria debate y reflexiona sobre una posible orientación salutogénica desde el ámbito de la salud comunitaria en el abordaje de una emergencia sanitaria generada por la pandemia Covid-19, observando distintas experiencias desarrolladas en España.

Propuestas

 

1. Visibilizando a los invisibles. Las condiciones de vida influyen en la desigual distribución del virus.

Las distintas medidas deben adaptarse a la comunidad a la que se dirigen, sin disociar la salud de lo social y con especial enfoque a los grupos más vulnerables. Las personas vulnerables y que sufren desigualdad (personas refugiadas y personas migrantes, las personas socialmente aisladas, las personas sin hogar, las personas mayores en residencias, las personas con enfermedad mental y las mujeres y niñas y niños en riesgo de violencia de género) se verán más negativamente afectadas por el COVID-19. El afrontamiento de la pandemia no es solo una estrategia sanitaria, implica una intervención conjunta de toda la sociedad, en la que se aprenda a convivir con la covid, diseñando nuevas formas de proteger a las personas más vulnerables, promoviendo la educación y el desarrollo social de la infancia y juventud, mejorando la calidad de vida, la interacción social y los cuidados personales.

Los gobiernos y autoridades deben utilizar un enfoque sistemático para reducir las inequidades sanitarias actuando sobre los determinantes sociales de la salud. Es necesario promover, desde el inicio, un diálogo local entre las comunidades, las instituciones y los servicios públicos (atención primaria de salud, salud pública, servicios sociales, educación, asociaciones, comunidad y otros) para trabajar con la información precisa y adaptada a cada circunstancia y contexto; un diálogo a través de canales normalizados, a todos los niveles y a lo largo de toda la respuesta, para facilitar la participación activa de las personas afectadas en el proceso, movilizando acciones, recursos y activos para la salud, sin dejar a nadie atrás. Una sociedad solidaria que fomenta la equidad y la inclusión es la mejor forma de afrontamiento de la pandemia.

 

Propuesta

Asignación de recursos económicos, humanos y materiales potenciando los servicios públicos en función de las necesidades adaptadas a cada circunstancia y contexto, con especial énfasis en los grupos vulnerables y con un enfoque para reducir las inequidades en salud.

 

2. Reivindicación del papel de la comunidad en el aplanamiento de la curva. Integrando la mirada a lo individual en su contexto comunitario.

Organismos internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) o el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) señalan que las redes comunitarias son esenciales para el manejo de la crisis social y sanitaria del COVID19. Estas redes disminuyen tanto la transmisión de la infección como el impacto social asociado. Además facilitan una comunicación bilateral, hacen accesible el conocimiento, detectan necesidades y promueven mecanismos de cooperación aumentando el alcance de las intervenciones, abarcando a toda la población de una forma más eficaz. La prevención comunitaria de la covid es clave ya que las comunidades pueden facilitar la reciprocidad y la ayuda mutua. Las medidas preventivas y la distancia física no significan distancia social.

La resiliencia comunitaria es la capacidad de hacer frente a situaciones de emergencia y poder recuperarse, como en el caso de una pandemia. Tiene relación con el conocimiento local, las redes y relaciones comunitarias, la gobernanza y liderazgo, los recursos y activos para la salud, la organización y el desarrollo comunitario.

Las instituciones tienen que contar más con la participación de estas redes a la hora de diseñar e implementar acciones ya que son las que conocen el territorio y son reconocidas por quienes viven en él. Y a su vez el gobierno debe potenciar los servicios públicos que son la principal protección colectiva de la población con criterios de equidad, no hacerlo es cuestionable. 

Además, lo colectivo y la participación tienen efecto sobre el empoderamiento de la población y sobre el manejo de las condiciones de vida. Se debe huir de soluciones individuales y patologizantes de los procesos. Una situación de emergencia social precisa implementar una salida grupal y comunitaria que busque la elaboración colectiva de los traumas asociados y de los procesos personales de adaptación.

 

Propuesta

Identificar y reconocer las redes comunitarias que deben participar en el diseño e implementación de acciones en cada territorio, así como asignar recursos y herramientas que faciliten los procesos que lo permitan.

 

3. Cuidando la narrativa. No culpabilizar, señalar ni estigmatizar sino promover la salud.

La información sobre la pandemia provoca infodemia, un exceso de información en la que se incluyen bulos o rumores que ocasiona confusión y dificultad para encontrar orientación y fuentes de información fiables. Además, la actual estrategia de comunicación de la epidemia busca con frecuencia fomentar el miedo e identificar culpables, señalando a los colectivos en quienes la sociedad puede descargar la responsabilidad de la situación actual. Estas generalizaciones fomentan la estigmatización de determinados grupos sociales y dificultan las medidas de prevención de la covid. Las estrategias de comunicación del riesgo deben contar con las visiones y valores de la comunidad, favoreciendo una comunicación que facilite el sentido de la eficacia y la seguridad en las formas de prevención. Las estrategias de prevención de covid y de promoción de la salud deben contar con la participación de representantes de los grupos destinatarios tanto en el diseño como en la implementación. El cambio de narrativa en la comunicación debe ser útil a la prevención, fomentando la responsabilidad social y la resiliencia comunitaria. Los medios de comunicación tienen que huir de la información espectáculo que provoca miedo y bloqueo para comunicar mensajes desde tonos y estilos que faciliten la información crítica y la prevención. La ciudadanía cuando usa las redes sociales debe ser crítica con las informaciones falsamente novedosas y llamativas que envuelven los bulos y ser conscientes de la información que se comparte para no alimentar rumores y desinformaciones.

 

Propuesta

Cambiar la orientación de la información y recomendaciones a la ciudadanía por los organismos públicos y medios de comunicación huyendo de la estigmatización fomentando la culpa hacia “el otro”. Informar sobre los determinantes sociales y las condiciones de vida que dificultan de forma muy desigual el seguir las recomendaciones de prevención. Desarrollar políticas de promoción de salud con participación de ciudadanos y organizaciones.

 

4. Reorientando el sistema sanitario hacia la atención primaria, puerta de entrada a la comunidad.

Los centros de salud son el elemento central del sistema sanitario para la prevención y mitigación de la covid. Además de ser el eje de la detección precoz de casos , la atención primaria es la puerta de entrada para la implicación de la comunidad. La atención comunitaria desde el centro de salud supone generar un diálogo con los diferentes centros y servicios existentes en un territorio para aumentar la responsabilidad social y la resiliencia comunitaria. El reconocimiento de los recursos y activos comunitarios permite adaptar las medidas preventivas al contexto de cada territorio y fomentar un entorno seguro para la salud física, social y mental de las comunidades. El centro de salud puede fomentar el empoderamiento personal, comunitario y organizativo, elementos fundamentales de la responsabilidad comunitaria.

 

Propuesta

Revertir la tendencia hospitalocentrista en la asignación de presupuestos y aumentar la inversión finalista destinada a Atención Primaria adaptando la asignación de recursos humanos, materiales y económicos en función de las necesidades y la complejidad de cada territorio, haciendo posible los cambios estructurales y organizativos que permitan a los centros de salud volver a poner el foco en las comunidades.

 

5. La salud pública creando sinergias entre sociedad y sistema sanitario.

La salud pública elabora las estrategias de respuesta a la covid que sirven de puente entre la sociedad y el sistema sanitario. La inteligencia de salud pública debe combinar la epidemiología del virus y la epidemiología social. La afectación de la sociedad está mediatizada por los determinantes sociales de la salud. Las actuaciones de salud pública tienen que ser transversales e inclusivas dentro del sistema sanitario y dinamizadoras de los recursos y activos de la sociedad y las diferentes comunidades.

Esto no es una estrategia de guerra en la que hay que buscar culpables, sino una estrategia de desarrollo social que fomente las capacidades de los servicios públicos y las capacidades para la salud y el empoderamiento de los diferentes grupos sociales de nuestra sociedad. La salud y el bienestar tienen que estar incluidos en todas las políticas (educación, servicios sociales, movilidad, urbanismo, medio ambiente,…) y en los diferentes territorios.

Salud pública tiene que facilitar herramientas, formación y apoyo técnico a los procesos que fomentan la participación, la equidad y el diseño colaborativo. La vigilancia y la promoción de la salud de los servicios de salud pública en coordinación con la Atención Primaria mejoran la adaptación y la efectividad en los diferentes territorios. Desde Salud pública se debe articular la cooperación entre los diferentes servicios públicos, especialmente los centros educativos, los servicios sanitarios, los servicios sociales y otros servicios municipales. Los ayuntamientos tienen un papel clave en la salud comunitaria y prevención de la covid.

 

Propuesta

Dotar de los recursos económicos, humanos y tecnológicos suficientes para que puedan existir espacios de trabajo y cooperación efectivos entre los servicios de salud pública, los ayuntamientos y atención primaria. Retomar de forma efectiva los consejos de salud como espacios comunitarios de especial relevancia en la vida comunitaria de los barrios.

Aumentar la inversión en servicios de salud pública que los hagan potentes y efectivos, fomentando contrataciones y condiciones laborales atractivas para crear servicios que puedan dar respuesta a las necesidades de cada territorio con un mayor enfoque en epidemiología social y estrategias de promoción de la salud.

 
 

 

APOYO BIBLIOGRÁFICO

 

Experiencias comunitarias que visibilizan la operatividad del Manifiesto COVID-19

1.- Visibilizando a los invisibles. Las condiciones de vida influyen en la desigual distribución del virus.

  • ACISGRU (Asociación cordobesa para la inserción social de la población gitana rumana). Colectivo que durante la crisis del coronavirus ha organizado una estrategia para el no abandono de las poblaciones que viven en los asentamientos rumanos.
  • Atención a mujeres prostituidas. O´Cambalache. Huesca. Red Aragonesa de Proyectos de Promoción de Salud (RAPPS).
  • Liberad a Wi-fi. La Red Aragonesa de Entidades Sociales para la Inclusión (RAESI), ha creado la iniciativa con la finalidad de abrir la Wi-fi de forma segura a familias que no tienen acceso a internet. La RAESI está formada por 53 entidades que trabajan con diferentes grupos en situación de vulnerabilidad. Se ocupa de generar un espacio para el apoyo y el trabajo común entre las distintas entidades.
  • Universidad Popular Cuarto Mundo: Un espacio de expresión y escuela de pensamiento a partir de la experiencia de las personas en situación de extrema pobreza que durante los meses de confinamiento ha promovido la toma en consideración de la experiencia vital de estas personas y de su medio social.
  • Concurso de Webseries. V edición del Festival de Cine Inclusivo de Vigo. Las webseries seleccionadas fueron: «Enfermedades raras», «Indetectables», «Amor superdotado», «#Sitcom» e «Hasta la vista!».

2.- Reivindicación del papel de la comunidad en el aplanamiento de la curva. Integrando la mirada a lo individual en su contexto comunitario.

  • Axúdoche?: Red vecinal en Santiago de Compostela donde voluntarios se ofrecen a hacer la compra, ir a la farmacia, gestionar el transporte a los servicios médicos, bajar la basura, solucionar dudas o simplemente conversar.
  • Batera. Red solidaria vecinal (Vitoria). Plataforma de apoyo que conecta voluntariado y personas con necesidades. Creó también recursos en YouTube durante el confinamiento: apoyo psicológico, recomendaciones de salud (ejercicios para personas mayores) manualidades (confección mascarillas, atuendos para fiestas patronales, etc.).
  • Encuentro comunitario en salud y Red de Apoyo de Las Fuentes. Fundación El Tranvía.
  • Plataforma RMI Tu Derecho, denuncia los bloqueos en la tramitación del IMV y el desaguisado de la RMI madrileña. Como ejemplo representativo de su lucha en estos meses señalamos el manifiesto «Yo, Antonia García».
  • Somos Tribu, Red de apoyo mutuo que se crea en el barrio de Vallecas a raíz del confinamiento.
  • Red de Apoyo y cuidados Delicias. Los vecinos se organizan para hacer la compra a ancianos, proporcionar información o, simplemente, charlar por teléfono con quienes necesiten sentirse un poco más acompañados.
  • Red de apoyo mutuo de Sevilla (RAMUCA) es una agrupación de Redes de Apoyo Mutuo surgidas en Sevilla a raíz de la crisis del Coronavirus.

3.- Cuidando la narrativa. No culpabilizar, señalar ni estigmatizar sino promover la salud.

  • Actívate. Programa de activación para personas mayores durante el confinamiento. Comarca Andorra Sierra de Arcos.
  • Utebo en red sin virus. Plataforma impulsada por el Ayuntamiento de Utebo, en el marco del Plan Municipal de Salud. En esta plataforma trabajan de forma conjunta el ayuntamiento, el Centro de Salud, la Parroquia, Cáritas, asociaciones de pensionistas, de mujeres, de vecinos, de solidaridad y grupos de voluntariado social… La finalidad es organizar la red social para trasmitir información fiable, detectar población vulnerable y coordinar la disponibilidad del voluntariado.

4.- Reorientando el sistema sanitario hacia la atención primaria, puerta de entrada a la comunidad.

  • Centro de Salud de Rebolería y la Red de Apoyo Madalena. En este vídeo nos cuentan la importancia de la red de Apoyo Madalena y el papel que juega el centro de salud.
  • Consejo de Salud y Red de Apoyo El Gancho. En este vídeo nos cuentan la importancia de la red de Apoyo El Gancho y el papel que juega el Consejo de Salud como espacio comunitario aglutinador de organizaciones sociales, vecinales, de la administración y el propio centro de salud San Pablo.
  • Salubrizate-COVID. Salubrízate es un grupo de intervención comunitaria de Ourense en el que participa el centro de salud. Durante el confinamiento movieron distintas iniciativas. Una de ellas fue difundir píldoras informativas dedicadas a la gente mayor.

5.- La salud pública creando sinergias entre sociedad y sistema sanitario.

LAS PSEUDOCIENCIAS MATAN (Manifiesto internacional contra las pseudoterapias)

2.750 expertos de 44 países firman el primer Manifiesto Internacional contra las Pseudociencias.

 

Algunos de los firmantes del manifiesto tienen una amplia trayectoria científica, médica y mediática, como es el caso del médico y experto en pseudoterapias Edzard Ernst; el director adjunto del Institut de Génomique Fonctionnelle de Lyon, François Leulier; el médico y antiguo vicepresidente del Senado de Bélgica, Louis Ide; o el activista indio y refugiado internacional por su defensa del pensamiento crítico, Sanal Edamaruku.

Los expertos de este manifiesto alertan de que las pseudoterapias matan. Algo todavía más evidente en tiempos de pandemia, donde la sustitución de medidas sanitarias y la proliferación de falsos tratamientos por culpa de prácticas pseudocientíficas, le ha costado la vida o ha producido intoxicaciones alrededor de todo el mundo.

El manifiesto inicialmente habla sobre la directiva europea 2001/83/CE, que permite la venta de productos homeopáticos como si fueran medicamentos. De este modo, una de las peticiones de los expertos que firman el manifiesto es la eliminación de las normas que permiten vender azúcar como si fuera un medicamento. Pero el manifiesto va mucho más allá, insistiendo en la necesidad de crear leyes que impidan la venta de estafas como si se trataran de tratamientos.

A pesar de que los firmantes se centran en la directiva europea, el manifiesto también tiene una vocación internacional. Y es que como alertan los organizadores, las pseudoterapias creadas y legitimadas en Europa causan muertes en el resto de países del mundo, y del mismo modo otras pseudoterapias creadas fuera de Europa producen muertes en Europa. Como alertan los expertos del manifiesto, entre los cuales hay cientos que pertenecen a países externos a la Unión Europea, las pseudoterapias son un fenómeno global que afecta a todos los ciudadanos del mundo.

 

 

Seamos claros: las pseudociencias matan. Y no solo eso, sino que son practicadas con impunidad gracias a leyes europeas que las protegen.

Matan a miles de personas, con nombres y apellidos. Como Francesco Bonifaz, de 7 años, a quien su médico le dio homeopatía en lugar de antibióticos. Murió en Italia [1]. Como Mario Rodríguez, de 21 años, que fue tratado con vitaminas para su cáncer. Murió en España [2]. Como Jacqueline Alderslade, de 55 años, cuyo homeópata le dijo que dejara su medicación para el asma. Murió en Irlanda [3]. Como Cameron Ayres, de 6 meses, cuyos padres no quisieron darle “medicina científica”.

Murió en Inglaterra [4]. Como Victoria Waymouth, de 57 años, a ella le recetaron un medicamento homeopático para tratar sus problemas cardíacos. Murió en Francia [5]. Como Sofía Balyaykina, de 25 años, que tenía un cáncer curable con quimioterapia, pero le recomendaron un “tratamiento alternativo” de picaduras de mosquitos. Murió en Rusia [6]. Como Erling Møllehave, de 71 años, en su caso un acupuntor le atravesó su pecho con una aguja y dañó su pulmón. Murió en Dinamarca [7]. Como Michaela Jakubczyk-Eckert, de 40 años, cuyo terapéuta le recomendó la Nueva Medicina Germánica para tratar su cáncer de pecho. Murió en Alemania [8]. Como Sylvia Millecam, de 45 años, su sanadora de la Nueva Era le prometió curar su cáncer. Murió en los Países Bajos [9].

 

 

La directiva europea 2001/83/CE ha permitido —y aún permite— que cientos de miles de ciudadanos europeos sean engañados a diario [10]. Se les ha ofrecido a importantes lobbies la posibilidad de redefinir qué es un medicamento, y ahora venden azúcar a personas enfermas y les hacen creer que puede curarles o mejorar su salud. Esto ha ocasionado muertes, y lo seguirá haciendo, hasta que Europa admita una realidad indiscutible: el conocimiento científico no puede doblegarse ante los intereses económicos de unos cuantos, máxime si eso implica engañar a pacientes y vulnerar sus derechos.

Europa se enfrenta a otros problemas de salud pública muy serios. La medicalización excesiva de la población, la generación de bacterias multirresistentes o los problemas de financiación de los sistemas públicos de sanidad ya son demasiado graves como para añadir, además, la presencia de gurús, falsos médicos o incluso médicos titulados que dicen poder curar el cáncer (o cualquier otra enfermedad) manipulando chakras, comiendo azúcar o aplicando “frecuencias cuánticas”. Europa no solo debe detener el fomento de la homeopatía, sino que debe luchar de forma activa por erradicar las estafas de salud pública que implican las más de 150 pseudoterapias presentes en nuestro territorio. La vida de miles de ciudadanos depende de ello. De hecho, según estudios recientes [11], el 25.9% de los europeos han utilizado pseudoterapias en el último año, es decir, 192 millones de pacientes engañados.

Existe la creencia de que hay un conflicto entre la libertad de elección de un tratamiento médico y la eliminación de pseudoterapias, pero no es cierto. Según el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, toda persona tiene derecho a la asistencia médica. Mentir a los enfermos para venderles productos inservibles que pueden matarlos incumple el derecho de los ciudadanos a recibir información veraz sobre su salud. Así que, aunque un ciudadano tiene derecho a renunciar a un tratamiento médico estando correctamente informado, también es cierto que nadie tiene derecho a mentirle para obtener lucro económico a costa de su vida. Solo en un mundo donde consideráramos que mentir a un enfermo para obtener su dinero fuera ético, podríamos permitir que se siguiera vendiendo homeopatía —o cualquier otra pseudoterapia— a los ciudadanos.

 

El peligro de las pseudociencias no solo está en la sustitución de tratamientos efectivos por otros engañosos. Además, existe un obvio retraso en la atención terapéutica en todos aquellos enfermos que, ante los primeros signos de una enfermedad, reciben productos falsos en lugar de medicamentos. Muchas veces, cuando llegan a la medicina, ya es demasiado tarde. También, varias de estas prácticas tienen efectos graves por sí mismas y pueden producir daños, e incluso la muerte, debido a sus efectos secundarios.

Muchos pseudoterapeutas argumentan que las prácticas de “la otra medicina” también tienen efectos secundarios, y es verdad. Pero la diferencia es que las pseudoterapias no pueden curar o mejorar una enfermedad, asumiendo el paciente un riesgo a cambio de promesas que, con todo el peso de la evidencia científica, son un engaño. Mentir a un enfermo no es otro tipo de medicina, es mentir a un enfermo.

Cada país tiene que enfrentarse al problema de las pseudoterapias a su modo. Sin embargo, no es admisible que las leyes europeas amparen la tergiversación de la realidad científica para que miles de ciudadanos sean engañados, e incluso mueran.

Así pues, los firmantes de este manifiesto declaran que:
1. El conocimiento científico es incompatible con los postulados de las pseudoterapias, como el caso de la homeopatía.

2. Las leyes europeas que protegen y amparan la homeopatía son inadmisibles en una sociedad científico-tecnológica que respeta el derecho de los pacientes a no ser engañados.

3. La homeopatía es la pseudoterapia más conocida, pero no es la única, ni tampoco la más peligrosa. Otras como la acupuntura, el reiki, la Nueva Medicina Germánica, el biomagnetismo, la iridología, la terapia ortomolecular y un largo etcétera, están ganando terreno y causando víctimas.

4. Hay que tomar medidas para frenar las pseudoterapias porque no son inocuas y producen miles de afectados.

5. Europa debe trabajar en la dirección de crear leyes que ayuden a detener este problema.

 

Nota de la redacción:

Este manifiesto es una  iniciativa organizada con la ayuda de miles de personas  residentes en más de treinta países en todo el mundo .Así como asociaciones científicas o escépticas de más de veinte países.

Organizaciones promotoras  que coordinan el Manifiesto:

– La Asociación para Proteger a los Enfermos de las Terapias Pseudocientíficas: APETP – España

– Asociación de Farmacéuticos a favor de la evidencia científica – España

– Collectif Fakemed – Francia

– Comunidad Céptica Portuguesa: COMCEPT – Portugal

– Sociedad del Buen Pensamiento – Reino Unido

– RedUNE -Red de Prevención Sectaria y del Abuso de Debilidad- España

– Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico: ARP-SAPC- España

– Círculo Escéptico de España – España

– Healthwatch España – Reino Unido

– Skeptica – Dinamarca

Aquí firmantes y en diversos idiomas

Manifiesto Internacional contra las Pseudoterapias

Para más información o para contactar con algunos de los organizadores en todo el mundo, puede contactar con Fernando Cervera Rodríguez en: fernando.cervera.87@gmail.com

 

Las asociaciones de familiares en residencias, no son importantes para el lehendakari.

 

Desde las Asociaciones de familiares de residentes y dependientes afincados en residencias de carácter público y concertado, nos gustaría agradecerle el acto conmemorativo en recuerdo de todas las victimas que han fallecido a consecuencia del COVID.

Así mismo, nos gustaría afearle, al mismo tiempo, el no haber invitado a ninguna Asociación de familiares, representante de esas personas que han sido víctimas del antedicho virus.

Queremos pensar que ha sido un descuido administrativo y no un acto político premeditado.

Usted definió este acto el pasado 27 de mayo de los corrientes como “un acto solemne de despedida social e institucional”; hemos constatado que lo referente al hecho y, representación social, no se ha tenido en cuenta, y sobre todo si nos fijamos en el sufrimiento que ha acarreado las decisiones tomadas por la administración, tanto foral como autónoma en lo concerniente al acompañamiento y despedida de los familiares fallecidos.

Nos parece que hubiese sido todo un detalle que los representantes de los familiares y personas mayores hubiesen estado representados en dicho acto conmemorativo.

Este tipo de actuaciones son las que dan pie a reafirmar el tremendo despropósito que esta administración está teniendo en su gestión, no solo con los trabajadores del sector, sino con las personas directamente implicadas y sus familiares. Nos solidarizamos con el espíritu del acto, pero también somos críticos con los modos de operar y de actuar. Nos parece correcto que, de algún modo, esta administración ahuyente sus demonios en lo referido al recuerdo, pero nos gustaría que se celebrase este recuerdo de manera permanente y no como un acto aislado.

Todo este asunto no solo tiene como repercusión los fallecidos, sino también, la secuela psicológica que queda en los que hemos perdido a esos familiares sin poder despedirnos de una manera humana y con la carga correspondiente de duelo que ello conlleva.

Con todo lo dicho creemos que está más que reflejado nuestro sentir en relación con este acto institucional. Esperamos que sirva, tanto el acto como la propia contrición de este, para que todos nos demos cuenta de la sinrazón que nos ha promovido y nos ha llevado a comportarnos como seres nada “humanos”.

Babestu Bizkai , Babestu Gasteiz ,Gipuzkoako Senideak.

Egoitza publiko eta itunduetan bizi diren egoiliarren eta mendekoen familietatik, eskerrak eman nahi dizkizugu COVID delakoaren ondorioz hil diren biktima guztien oroitzapenezko ekitaldiagatik.

Halaber, aipatutako birusaren biktima izan diren pertsona horien ordezkari den senitartekoen elkarterik gonbidatu ez izana, aurpegiratu nahi genizuke.

Pentsatu nahi dugu akats administratiboa izan dela, eta ez aldez aurretik pentsatutako egintza politikoa.

Joan den maiatzaren 27an, ekitaldi hau “agur ekitaldi sozial eta instituzional solemne” gisa definitu zenuen; egiaztatu dugunez, gertakariari eta gizarte-ordezkaritzari dagokionean ez da kontuan hartu, batez ere, administrazioak, foralak zein autonomoak, hildako senideei laguntzeari eta agurrari buruz hartutako erabakiek eragin duten sufrimenduari erreparatzen badiogu.

Gure ustez, senide eta adinekoen ordezkariak oroipen-ekitaldi horretan ordezkatuta egotea oparia izango zen.

Horrelako jarduteko moduek, berresten dute administrazio hau bere kudeaketan erakusten ari den zentzugabekeria izugarria, ez bakarrik sektoreko langileekiko, baita zuzenean inplikatutako pertsonekin eta haien senideekiko ere.

Ekitaldiaren espirituarekin solidarizatzen gara, baina era berean kritikoak gara jarduteko moduekin. Zuzena iruditzen zaigu administrazio honek nolabait bere mamuak uxatzea oroitzapenari dagokionez, baina gustatuko litzaiguke oroitzapen hau modu iraunkorrean ospatzea, eta ez ekintza isolatu gisa.

Gai honen guztiaren ondorioak ez dira hildakoak bakarrik, ondorio psikologikoak ere hor daude; izan ere, senide horiek galdu ditugu, eta ezin izan ditugu behar bezala agurtu, horrek dakarren dolu-zamarekin.

Esandakoarekin guztiarekin, uste dugu islatuta dagoela gure sentimendua ekitaldi instituzional honi dagokionez. Espero dugu balio izatea, bai ekintzak, bai haren kontrizioak berak, guztiok ohar gaitezen, horrelako modu ez gizatiarrean jokatzera era bultzatu gaituen zentzugabekeriaz,

Babestu Bizkai , Babestu Gasteiz , Gipuzkoako Senideak.

 

NECESIDADES VITALES DE LA ENFERMERÍA GIPUZKOANA

Tal y como el Consejo General de Enfermería ha recogido a nivel nacional, en el ámbito de Euskadi, cabe decir que el Sistema Sanitario está cronificando problemas estructurales y organizativos que repercuten negativamente tanto en la atención que se ofrece a los ciudadanos como en sus profesionales.

Un sistema sanitario que ha funcionado razonablemente bien en años pasados no ofrece, en estos momentos, una respuesta adecuada a las necesidades actuales y futuras de sus usuarios en función de factores tan importantes a tener en cuenta como el envejecimiento poblacional, el aumento de la cronicidad o la atención a la dependencia.

Hoy sabemos que se está produciendo un aumento de la demanda de servicios sanitarios, porque se vive más y con mejor salud, por el tratamiento de las enfermedades crónicas en los propios hogares, y porque el denominado tradicionalmente “cuidador principal” centrado en la mujer decrece conforme esta adquiere el papel social y laboral que le corresponde. Ello se traduce en una menor capacidad de las familias a la hora de cuidar a los enfermos, con lo que se demandan más servicios especializados.

Tal y como se establece en la Estrategia para el abordaje de la cronicidad en el sistema Nacional de Salud, es preciso “orientar la organización de los servicios hacia la mejora de la salud de la población y sus determinantes, la prevención de las condiciones de salud y limitaciones en la actividad de carácter crónico y su atención integral.

Ello facilitará un cambio de enfoque en el Sistema Sanitario de Euskadi que pasará de estar centrado en la enfermedad a orientarse hacia las personas, hacia la atención de las necesidades de la población en su conjunto y de cada individuo en particular, de manera que la asistencia sanitaria resulte adecuada y eficiente, se garantice la continuidad en los cuidados, se adapte a la evolución de la enfermedad en el paciente y favorezca su autonomía personal”.

Entendemos que resulta necesario coordinar los recursos existentes hacia un nuevo modelo sanitario orientado al paciente, donde el centro sea la persona y la atención sea integral y continua.

Un nuevo modelo que, además de acercar y mejorar la atención y cuidados a las personas, en un modelo profundamente medicalizado como lo es el nuestro, ahorraría gastos innecesarios al sistema sanitario, suponiendo, por tanto, una inversión más rentable tanto en términos sociales como económicos.

Tenemos el convencimiento, además, de que en este nuevo modelo organizativo y asistencial la profesión enfermera puede y debe convertirse, sin lugar a dudas, en una pieza fundamental por sus conocimientos, habilidades, actitudes y juicio profesional a la hora de promover, mantener y mejorar la salud integral y el bienestar de los ciudadanos a lo largo de toda su vida en un clima humano y humanizador.

En este Sistema Sanitario, insistimos, marcadamente “medicalizado” en comparación con nuestro entorno europeo se hace necesario transitar ahora de un paradigma basado en el “curar” a uno nuevo centrado en el “cuidar”.

Para colaborar en la consecución de este cambio del modelo sanitario, la profesión enfermera debe también cambiar para mejorar sus competencias.

Los y las profesionales de Enfermería van a ser el verdadero motor de cambio si desde las administraciones públicas se apuesta de forma decidida por su desarrollo profesional y laboral.

Por ello, creemos imprescindibles una serie de medidas prioritarias como firmes defensores del mantenimiento y mejora de una sanidad pública, universal y de calidad.

1. PRESCRIPCIÓN ENFERMERA

Tras la aprobación del Real Decreto 1302/2015, por el que se modifica el RD 954/2015, por el que se regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los enfermeros, se hace imprescindible que el Gobierno Vasco culmine el proceso de acreditación de toda la profesión enfermera.

2. ADECUACIÓN A LOS RATIOS EUROPEOS

Adecuar las plantillas a la ratio de los países de nuestro entorno para ofrecer una atención sanitaria de calidad. España se encuentra a la cola de Europa en número de enfermeras por habitante (5,3%, frente al 9,1% de media). Eso significa que, a día de hoy, en España se necesitarían 142.000 enfermeras más para adecuarnos a la media europea. Paradójicamente la proporción de médicos y enfermeras que trabajan en los sistemas públicos nacionales europeos es del 30% y del 70% respectivamente frente al 42% y 58% en nuestro país.

Según los datos oficiales del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y el Instituto para el Desarrollo e integración de la sanidad (IDIS) el número de enfermeros en el Sistema Sanitario español es el siguiente:

SANIDAD PÚBLICA

HOSPITALARIA            ATENCIÓN PRIMARIA            URGENCIAS/EMERGENCIAS

141.132                           29.662                                    2.964

TOTAL 175.594 (incluye 1.836 EIR)

Fuente: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Recursos Asistenciales. Informe anual del SNS 2018. (Publicado el 18 de diciembre de 2019).

SANIDAD PRIVADA

HOSPITALARIA                          EXTRAHOSPITALARIA

24.942                                        45.136
TOTAL 70.078

Fuente: Instituto para el desarrollo e integración de la sanidad (IDIS). Sanidad Privada. Aportando Valor. Análisis de situación 2019.

Anualmente el número de nuevos egresados se sitúa en torno a los 10.000.

Es preciso comentar que el colectivo enfermero ha sido el más castigado, dentro del ámbito sanitario durante los años de crisis económica. Las políticas de austeridad presupuestaria recayeron, sin que se haya llevado a cabo recuperación alguna, principalmente en esta profesión, provocando un aumento de la pérdida de puestos de trabajo.

3. RECONOCIMIENTO DEFINITIVO Y REAL DE LAS  ESPECIALIDADES DE ENFERMERÍA

La profesión de Enfermería y la sociedad en su conjunto llevamos más de treinta años aguardando una regulación y un desarrollo efectivo de este importante elemento de desarrollo profesional y garantía de seguridad para nuestros pacientes. A estas alturas no hay razón alguna para que, todo ese eterno proceso.llegue a su consolidación definitiva.

Promover la creación de la categoría de enfermero especialista en Osakidetza, así como impulsar la progresiva implantación de puestos de trabajo específicos para el enfermero especialista.

*Realización urgente de la prueba de evaluación de la competencia de la especialidad de Enfermería Familiar y Comunitaria aún pendiente desde hace 14 años que se aprobó el nuevo Real Decreto de Especialidades de Enfermería y 15 años después de que, el 9 de diciembre de 2003, el Partido Socialista presentara una Proposición No de Ley, urgiendo a la implantación inmediata de la Especialidad de Enfermería Comunitaria. Así como analizar la posibilidad de ampliar las oportunidades para aquellos que a día de hoy cumplen con los requisitos de acceso por la vía extraordinaria para esta especialidad.

*Llevar a cabo un profundo análisis de la especialidad de Enfermería de Cuidados Médico-quirúrgicos, ya que tras 15 años desde la aprobación del RD de especialidades seguimos sin una solución clara. Situación de la creación de las categorías de Enfermero Especialista en la CCAA:

4. NUEVOS ROLES Y MAYORES COMPETENCIAS

Apostar por una mayor presencia del colectivo en nuevos sectores y ámbitos de actuación profesional (atención sociosanitaria, educación…), y asumir nuevas competencias enfermeras dentro del Sistema Vasco de Salud al objeto de ahorrar costes y mejorar su eficacia y eficiencia.

Estos espacios profesionales están relacionados con:

a) A quien se cuida y la naturaleza del cuidar, como cuidados paliativos;

b) El cambio de enfoque en la atención: de rehabilitadora a preventiva como la enfermera/o de empresa;

c) Prácticas emergentes que dan respuesta a problemas sanitarios, como la enfermera higienista, la enfermera de enlace Hospital – Asistencia Primaria y la enfermera escolar.

El incremento de la competencia profesional enfermera, derivado de la nueva formación de grado junto con el desarrollo de las especialidades enfermeras y los programas de postgrado y doctorado posibilitan el desarrollo de nuevas competencias “emergentes” mucho más eficaces y eficientes en tiempos como el actual de profunda crisis y necesidad de adoptar medidas conducentes a la sostenibilidad de nuestro Sistema Nacional de Salud.

La enfermera de enlace/gestora de casos es una práctica reciente. Su trabajo consiste en dar soporte, y facilitar recursos a los usuarios del Sistema Sanitario público cuando proceden de la Asistencia hospitalaria, y su estado de salud requiere la atención en Asistencia Primaria.

La enfermera/o en empresas (Enfermería del Trabajo) es una forma de ejercicio tradicional y especializado, que aumenta progresivamente.

En las empresas la atención sanitaria cambia de orientación en los últimos años. Tradicionalmente se basa en la atención a los problemas de salud reales de las personas.

La enfermera higienista es un espacio profesional emergente, en el ámbito hospitalario. Empieza al final de la década de los años ochenta. Se conocen con el nombre de “enfermera de control de infecciones”. El ámbito de trabajo es el Hospital y su objetivo consiste en reducir el nivel de infecciones nosocomiales.

La enfermera escolar. En la actualidad nos enfrentamos, dentro de la comunidad escolar, a nuevos problemas de salud difíciles de abordar sin la ayuda de profesionales de la salud. La integración de niños y niñas con enfermedades como espina bífida, asma, diabetes, procesos epilépticos o determinadas alergias, además del ya conocido aumento del consumo de algunas drogas, el incremento del porcentaje de obesidad infantil y el crecimiento de los embarazos no deseados e infecciones de transmisión genital en la población juvenil e infantil son sólo algunos de ellos.

Por tanto, los niños y adolescentes de hoy en día tienen necesidades en materia de salud que no pueden ser cubiertas por padres o profesores sin la ayuda de profesionales de la salud.

Por otro lado, los niños y niñas con enfermedades y discapacidades crónicas deben ser integrados y atendidos en sus necesidades de salud, por lo que requieren una serie de cuidados y atenciones en la escuela, lugar donde pasan la mayor parte del día.

Al igual que ocurre en muchos otros países, la enfermera escolar debería estar integrada en la escuela. Esto garantizaría la planificación, puesta en marcha, supervisión y evaluación de los programas de salud escolar. La presencia de enfermeras/os en los centros educativos, tanto de educación especial, integración u ordinarias, se hace necesaria para el desarrollo de los objetivos educativos de los alumnos, no solo como personal imprescindible para aportar la asistencia y asesoramiento con respecto al alumnado con necesidades sanitarias específicas, sino también como perfil más adecuado para dirigir y desarrollar programas de educación para la salud.

La enfermera de cuidados domiciliarios. Rol básico para promover la función de la enfermera, en el contexto de los cuidados a domicilio, cono profesional de salud encargada de la evaluación del paciente y de la delegación y supervisión del trabajador de salud no acreditado cuando proceda.

El papel de la enfermería en el apoyo a los autocuidados y en el acompañamiento en el proceso de empoderamiento de las personas es incuestionable, sobre todo por su perfil clínico y de educadores con funciones de preparación y entrenamiento del paciente y las personas cuidadoras.

De igual forma, los profesionales de enfermería de Atención Primaria han de coordinar los procesos de atención de las personas que precisan Atención Domiciliaria, es decir, aquellas personas que no pueden acudir a un centro sanitario en demanda de servicios por razones de enfermedad, discapacidad física o psíquica, transitoria o permanente, así como por condicionantes sociofamiliares.

El domicilio es el mejor lugar donde este grupo de pacientes puede mantener el control de su cuidado y la permanencia en su entorno mejora su bienestar y calidad de vida.

5. UN EJERCICIO PROFESIONAL EN BUENAS  CONDICIONES,  DIGNO Y SEGURO

Mejorar las condiciones del trabajo para que los profesionales puedan sentirse reconocidos, motivados y seguros.

Algunas de las iniciativas necesarias para mejorar esta situación serían:

 aumentar la seguridad en el trabajo,

mejorar la conciliación de la vida laboral y personal, (turnos de trabajo)

 mejora de la formación,

 impulso a la investigación y

 diseño de un itinerario profesional que permita la mejora progresiva de las condiciones laborales.

mejoras retributivas, que dignifiquen el salario

 estabilidad en el empleo a través de contratos de larga duración: interinos y/o fijos.

6. LAS ENFERMERAS EN LA ATENCIÓN A LA CRONICIDAD/REFORMA DE LA ATENCIÓN PRIMARIA DE  SALUD.

En base a la evidencia científica así como al plan estratégico elaborado por Osakidetza, el Colegio Oficial de Enfermería de Gipuzkoa considera el papel de la enfermera familiar y comunitaria como fundamental para la prevención de enfermedades crónicas a través de la educación para la salud a pacientes, familias y comunidades, la promoción de hábitos de vida saludable como el ejercicio físico y una dieta equilibrada, así como el empoderamiento de pacientes para el automanejo de enfermedades crónicas tales como la diabetes, cardiopatías, cáncer, EPOC, etc. Por ello, el Colegio apuesta por que se adopten, entre otras las siguientes acciones para contribuir a la calidad, eficiencia y sostenibilidad en salud:

1. Aumentar el número de enfermeras para mejorar la calidad y eficiencia para la atención a las personas con procesos crónicos, tal y como apunta la Comisión Europea.

2. Potenciar el trabajo de las enfermeras especialistas en enfermería familiar y comunitaria para asumir y asegurar la coordinación y la continuidad de la atención en el sistema de salud.

3. Involucrar a la enfermería en los planes de acción para abordar la atención a la cronicidad.

4. Impulsar el trabajo multidisciplinar para una atención centrada en el paciente y en su empoderamiento en salud, al considerarse que el trabajo multidisplinar se asocia con mejores resultados para el paciente, reducción de costes y mayor satisfacción del paciente y de los profesionales de la salud.

5. Hacer partícipe a los Colegios de Enfermería de Euskadi en cuantas acciones y grupos de trabajo se impulsen desde el Departamento de Salud en esta materia.

7. IMPULSO DE LAS ENFERMERAS EN EL ÁREA DE  GESTIÓN CLÍNICA

En los últimos veinte años la enfermería en España ha evolucionado hasta convertirse en una profesión universitaria que está regulada por ley, con definición, plena autonomía técnica y científica, capacidad para prescribir medicamentos y productos sanitarios, así como plenas responsabilidades– las inherentes a su trabajo – y un cuerpo de doctrina propio.

Hoy podemos afirmar que la enfermería española es la más avanzada del mundo gracias a una excelente regulación tanto en el ámbito académico: (con el Grado, las Especialidades, el Máster y Doctorado…), como en el ámbito profesional (disponemos de competencias propias, taxonomía enfermera, autonomía en el ejercicio, prescripción de medicamentos, entre otras…).

El artículo 4 de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias establece con claridad cuáles son las funciones que han de desarrollar los profesionales sanitarios y entre ellas, cita expresamente, la asistencia, la investigación, la docencia, la gestión clínica, la prevención y la información y educación sanitaria.

Competencias, pues, de TODOS los profesionales sanitarios y, muy especialmente, de médicos y enfermeros, para que juntos, como lo venimos haciendo y trabajando en equipo inter y multidisciplinar, contribuyamos eficazmente a lo que esencialmente nos une a ambas profesiones:

La protección de la salud, la garantía de seguridad de nuestros pacientes, la calidad de los servicios sanitarios y su sostenibilidad, verdadero reto en un momento difícil como el que vivimos.

En este nuevo modelo las viejas polémicas en torno a quien debe “llevar la batuta” han de quedar atrás por cuanto nadie tiene duda al respecto de que lo haga aquel que mejor capacitación tenga para ese quehacer en cuestión es decir aquel que sea capaz de aunar y aprovechar todas las capacidades de unos y otros en bien del paciente/cliente.

¿Acaso alguien podría plantearse con un mínimo rigor intelectual que todo esto no puede hacerlo un enfermero, que además de su grado puede ser master y doctor?

Desde el Colegio de Enfermería de Gipuzkoa, tenemos claro que no hay otro camino que volcar todo nuestro esfuerzo y apoyo en una doble defensa: la defensa del rol enfermero en la gestión clínica una vez ha sido convenientemente definido y aceptado por todos; y la defensa a ultranza del papel que vienen realizando nuestros compañeros enfermeros y enfermeras que a día de hoy ya están desarrollando esta función.

Porque en la actualidad estos compañeros están viendo peligrar sus puestos de trabajo por la oposición acérrima de organizaciones corporativistas y trasnochadas que no aceptan la evolución de la enfermería a favor de la seguridad del paciente y la calidad y excelencia.

8. LA CAMPAÑA “NURSING NOW”

Nursing Now es una campaña global de tres años realizada en colaboración con el Consejo Internacional de Enfermeras y la Organización Mundial de la Salud.

Se trata de una Campaña Mundial para abogar por más enfermeras en posiciones de liderazgo y para ayudar a las enfermeras a lograr la influencia que merecen. Tiene como objetivo mejorar la salud a nivel mundial al elevar el perfil y el estatus de las enfermeras en todo el mundo.

Las enfermeras serán una parte clave de la solución a los desafíos de salud actuales, si se implementan, valoran e incluyen correctamente en la toma de decisiones de salud.

Como profesionales de la salud más cercanos a las comunidades, las enfermeras promueven la buena salud y previenen enfermedades, además de brindar atención a nivel comunitario.

Las enfermeras están en el corazón de la mayoría de los equipos de salud: apoyan y supervisan a los trabajadores de salud de la comunidad y se vinculan con atención más especializada cuando es necesario.

Pero podrían estar haciendo mucho más: los estudios han demostrado que cuando las enfermeras reciben competencias acordes con su capacitación y tienen un mayor alcance para expandir sus funciones, ofrecen resultados impresionantes para los pacientes.

Maximizar este potencial será vital para lograr el objetivo de la Cobertura Universal de Salud, asegurando que todos, en todas partes, tengan acceso a servicios de salud esenciales de calidad, un derecho humano fundamental.

Es muy importante seguir contando con el apoyo expreso del Departamento de Salud en cuantas acciones se lleven a cabo.

9. RECLASIFICACIÓN EN GRUPO A1

Promover la reclasificación como subgrupo A1 de los enfermeros por cumplir el requisito de titulación y concurriendo el nivel de responsabilidad exigido a este subgrupo en conformidad con la LOPS.

Abordar la reclasificación de las categorías profesionales del personal estatutario de los servicios de salud y del procedimiento de su actualización, lo establecido en el EBEP (art, 76 en relación con D,T. tercera) incorporando también una norma transitoria que tenga en cuenta los nuevos nomenclátor para avanzar en la creación de las categorías correspondientes al grado universitario y a las correspondientes al de enfermero especialista, así como la nueva adecuación de las plantillas.

10. Modificación de la LOPS y de la Ley del  Medicamento

Desde el Colegio de Enfermería, se insta a promover una proposición de ley de reforma de la ley 44/2003, de 21 de noviembre, de Ordenación de las profesiones sanitarias, y del texto refundido de la ley de Garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, Aprobado por el real decreto legislativo 1/2015, de 24 de julio.

En este sentido, planteamos un análisis junto al Ministerio de Sanidad para llevar a cabo una actualización de la LOPS por cuanto no se adapta a la realidad de actual ámbito académico de las titulaciones de los profesionales sanitarios (antiguos Licenciados y Diplomados, hoy ya Graduados). Igualmente, tras la trasposición de la Directiva Europa 55/2013, a través del RD 581/2017, se hace preciso una nueva definición de la profesión enfermera que contemple las actuaciones independientes, entre ellas la del diagnóstico enfermero.

Asimismo, en relación con lo anterior, es preciso avanzar en el ámbito competencial de las enfermeras en materia de prescripción de medicamentos y productos sanitarios, incorporándose al mismo nivel que al resto de profesionales sanitarios que, a día de hoy, tienen reconocida la competencia profesional en este ámbito.

Derecho a la buena muerte en tiempos de pandemia.

La crisis sanitaria provocada por el COVID-19 ha tensado las estructuras de nuestro Sistema Nacional de Salud en todas las fases de la asistencia, también en la de la muerte. El reconocimiento al desempeño de los profesionales sanitarios en el marco de esta pandemia es unánime y las iniciativas vecinales y la responsabilidad colectiva dan cuenta de la capacidad de la ciudadanía para responder a una emergencia con solidaridad y creatividad. Caben, sin embargo, algunas consideraciones con respecto a la gestión de la última fase de la vida, que deberíamos afrontar también en base a esos mismos valores. El hecho traumático de que el virus esté acortando miles de vidas, a veces de forma inesperada, no excusa la necesidad de abordar la situación con la responsabilidad que cabe esperar de una sociedad madura. El final de una vida digna es una muerte digna, y debemos intentar preservar este principio, incluso en estas complicadas circunstancias. 

Si bien la ciudadanía ha aceptado la suspensión temporal de algunos derechos durante el Estado de Alarma, de los cuales el de la libertad de movimiento sería el máximo exponente, entendemos que un Estado responsable debe minimizar, tanto como sea posible, la regresión en esta materia. Por ello, consideramos oportuno recordar que la capacidad de decisión sobre la propia vida y el acompañamiento familiar forman parte de los derechos de lo/las pacientes y deberían ser garantizados en la medida de lo posible. Es necesario que la ciudadanía tenga presentes sus derechos para que valore las diferentes alternativas y solicite la aplicación de las que considere oportunas; que lo/las profesionales ayuden a hacerlas posibles; y que las instituciones garanticen los derechos del paciente previamente mencionados.

Tomar la decisión de renunciar a un determinado tratamiento parece más fácil cuando existe un diagnóstico claro de sufrir un proceso terminal con un deterioro de la salud tan grave que nos impida ser independientes. En el caso del Covid-19, al no ser necesariamente irreversible, las decisiones al final de la vida son mucho más complejas. Sin embargo, cabe señalar que el consentimiento informado es el fundamento de la relación asistencial y que, por tanto, también en esta difícil situación, es necesario hacer un esfuerzo por respetar el derecho a la información, a la elección entre las distintas opciones clínicas, al alivio del sufrimiento y a una muerte digna en compañía de seres queridos. Antes de la toma de decisiones, es muy importante, y un imperativo legal, preguntar a cada persona sobre sus valores y su voluntad, que deberá ser respetada en la medida de lo posible.

Las medidas de aislamiento estricto para los y las pacientes de coronavirus están provocando situaciones de desconsuelo al final de la vida que podrían mitigarse, como de hecho se está haciendo en algunos casos, como mínimo garantizando la comunicación telemática. Más allá de eso, y siendo conscientes de la dificultad, debemos tender a garantizar también el acompañamiento de al menos un familiar o persona de confianza, con las medidas de protección pertinentes, en los casos en los que la enfermedad se haga irreversible. En este sentido, celebramos las propuestas por parte de asociaciones profesionales, como la SEMFYC  o la SECPAL, así como la puesta en marcha de protocolos desde las instituciones, e instamos a las Comunidades Autónomas que aún no lo han hecho a tomar medidas para garantizar una muerte digna.

Las decisiones al final de la vida no se improvisan, obedecen a unos valores y un concepto de dignidad sobre los que cada persona debe reflexionar, compartir con su entorno y con los profesionales, fundamentalmente de atención primaria. Para afrontar la muerte y planificar las decisiones al final de la vida, la mejor herramienta es el testamento vital, también conocido como documento de instrucciones previas o de voluntades anticipadas. Por ello, solicitamos al Ministerio de Sanidad y a las Comunidades Autónomas que refuercen a la atención primaria en la difusión y firma del testamento vital.

Desde DMD instamos además a las autoridades competentes -Ministerio de Sanidad y Consejerías de Sanidad autonómicas- a garantizar unos cuidados paliativos, tanto en el domicilio como en hospitales y residencias, que  faciliten una muerte digna y sin sufrimiento, tanto a las personas que deseen permanecer en su domicilio, como a las que estén ingresadas, acompañadas de sus seres queridos. Por último, entendemos que los ritos funerarios deberían ser considerados actividades esenciales, de manera que se permitiera una despedida más humana y acorde con nuestra cultura.

Contacta con DMD-DHE Euskadi

Contacta con nosotros si tienes ganas de colaborar en impulsar los valores de la asociación y ayudarnos a organizar actividades de difusión en Euskadi.

 +34 635 73 81 31
 dmdeuskadi@derechoamorir.org

Ongi hiltzeko eskubidea pandemia garaietan

COVID-19k eragin duen osasun-krisiak ia muturreraino eraman ditu Osasun Sistema Nazionalaren egiturak, ematen duen arretaren fase guztietan, baita heriotzaren fasean ere. Larrialdi-egoerei elkartasunez eta sormen handiz erantzuteko ahalmena erakutsi du gure gizarteak; horren isla dira, batetik, pandemia honen aurrean osasun alorreko langileen jarduera txalotzeko aho batezko jarrera, eta bestetik, herritarren ekimenak zein ardura kolektiboa. Alabaina, bada zer esanik bizitzaren azken unea kudeatzeko moduari buruz, gure ustean, balio horien berberen arabera ekin behar baikenioke horri ere. Birusa milaka pertsonaren bizitza errotik moztea ez da aitzaki, benetan egoera traumatikoa izan arren, gizarte heldu bati eskatu dakiokeen erantzukizunez ez jokatzeko. Bizitza duinaren amaiera heriotza duina da, betiere printzipio hori lehenesten saiatu beharko genuke, baita egoera zailenetan ere, oraingokoetan esaterako.

Alarma-egoerak iraun bitartean herritarrek zenbait eskubideren (eta horien artean gailena, mugimendu-askatasunaren) etena onartu duen arren, gure ustean arduraz eta erantzukizunez jokatu nahi duten estatuek halako gaietan atzerakada ahalik eta gehien murriztu beharko lukete. Horren guztiaren aurrean, uste dugu garrantzitsua dela gogoratzea norbere bizitzari eta senideen laguntzari buruzko erabakiak hartzeko ahalmena pazienteen eskubide direla, eta bermatu egin beharko liratekeela, ahal bezainbeste. Garrantzitsua da: herritarrek beren eskubideak aldarrikatzea, aurrean izan ditzaketen aukerak aztertu eta egokienak eskatu ditzaten; profesionalek herritarren aukera horiek gauzatzen ahalik eta gehien laguntzea; eta erakundeek pazienteen eskubideak errespetatuko direla bermatzea.

Errazagoa dirudi tratamendu jakin bati uko egitea diagnostiko argi batek adierazten duenean gaixoa prozesu terminal batean dagoela, osasunaren gainbehera nabarmena dela, mendekotasun-egoerara eramateraino. COVID-19ren kasua ez da hori: ez denez nahitaez atzeraezina, bizitzaren amaierari buruzko erabakiak askoz konplexuagoak dira. Alabaina, jakin behar da baimen informatua dela asistentzia-harremanaren oinarri, eta, horrenbestez, ahalegina egin behar dela, baita egoera zail honetan ere, honako eskubide hauek errespetatzeko: informazioa jasotzekoa, aukera klinikoen artean erabaki ahal izatekoa, sufrimendua arintzeko, eta duintasunez hiltzekoa, pertsona kuttunen alboan.

Erabakiak hartu aurretik, oso garrantzitsua da –eta hala agintzen du, gainera, legeak– pertsona orori bere balio eta borondateei buruz galdetzea, zein, bestalde, errespetatu egin beharko diren ahal bezainbeste.

Koronabirusak jotako gaixoei ezarritako isolamendu-neurri zorrotzek atsekabe egoerak eragitez dizkiete bizitzaren amaieran; egoera horiek arindu egin litezke –eta kasu batzuetan horrela egiten da–, gutxienez ere komunikazio telematikoa bermatuz gero. Horrez gain –eta aintzat hartuta neurriaren zailtasuna–, gaixotasuna itzulezinezko bihurtzen den kasuetan gaixoak gutxienez senideren edo konfiantza osoko pertsonaren baten laguntza izatea bermatu beharko genuke, edo hori bermatzera jo beharko genuke. Ildo horri jarraiki, pozik hartzen ditugu zenbait elkargo profesionalek (horien artean daude SEMFYCen eta SECPALenak) bideratu dituzten proposamenak, bai eta erakundeek abian jarritako protokoloak ere, eta heriotza duina bermatzeko neurriak hartzeko eskatzen diegu oraindik egin ez duten autonomia-erkidegoei.

Bizitzaren amaierako erabakiak ez dira bat-batean asmatzen, norberak sakon hausnartu, eta senide, lagun hurko eta profesionalekin (batez ere lehen mailako arretakoekin) konpartitu beharreko balioei eta duintasunaren kontzeptuari erantzuten diote. Heriotzari aurre egiteko eta bizitzaren amaierako erabakiak planifikatzeko tresnarik hoberena Bizi-testamentua da, zein ezagutzen baita Aurretiazko Borondateen Dokumentu izenarekin ere. Horregatik guztiagatik, Bizi-testamentua ezagutarazten eta egiten laguntzeko lehen mailako arretan eman beharreko arta indartzeko eskatzen diegu Osasun Ministerioari eta autonomia-erkidegoei.

Horrez gain, DMD-DHEktik zainketa aringarriak bermatzeko, nola gaixoaren etxebizitzan, hala ospitale eta egoitzetan eskatzen diegu eskumenak dituzuen erakundeei –hots, Osasun Ministerioari eta autonomia-erkidegoetako osasun sailei–, heriotza duina eta sufrimendurik gabea izan ahal dezaten, eta pertsona kuttunek lagunduta, ohiko etxebizitzan egon nahi dutenei zein ingresatuta daudenei. Azkenik, uste dugu hileta errituak oinarrizko jardueratzat jo beharko liratekeela, hartara zendu direnei agurra modu gertuagoan ematea baimentzeko, gure kultur ereduan ohi bezala.

Marta Barandiaran (Heriotza Duinerako Eskubidea): “Lege hau oso murriztailea iruditzen zaigu; hala ere, pauso bat da”

Joan den astean eman zuen lehen pausoa Madrilgo Kongresuak estatu espainiarrean eutanasia arautzeko. Marta Barandiaran Forcada ‘Heriotza Duinerako Eskubidea’ plataformako kideak adierazi digu eurentzat legea motz geratzen dela, “aurrerapauso” bat dela onartu digun arren.

CoviDecisiones al final de la vida. En tiempos de Pandemia.

images88

images88

 

MUERTE DIGNA Y CORONAVIRUS.

Vivimos tiempos difíciles y muy desconcertantes. Muchas personas tenemos claro que preferimos una muerte digna a padecer un proceso terminal que nos provoque un sufrimiento físico o psíquico intolerable. Pero en muchos casos el Covid-19 no es irreversible. Al ser potencialmente curable, la incertidumbre es mayor y las decisiones al final de la vida son más difíciles de tomar.

Si me infecto de Coronavirus, ¿voy a morir?

Si acepto ingresar en un hospital, ¿acabaré en una UCI?

¿Me puedo negar?

Si lo hago, ¿moriré sola?

¿Podré morir en casa?

Algunas personas mayores, incluso con patologías previas, se recuperan del Covid-19 gracias a la asistencia hospitalaria. Otras expresan que bajo ningún concepto están dispuestas a ingresar en un hospital. Todas las medidas deben contar con tu permiso (consentimiento informado), y en cualquier momento podrás rechazar un tratamiento, si esa es tu decisión. Por eso, te planteamos algunas cuestiones que te ayuden a reflexionar y a enfrentarte al Covid-19 para que, en cualquiera de los escenarios, se respete tu voluntad.

SI ENFERMAS POR COVID-19,TENDRÁS QUE DECIDIR SI:

INGRESAS EN UN HOSPITAL: para probar todas las opciones que ofrece la sanidad e intentar superar la enfermedad, sabiendo que puedes estar semanas en una UCI y finalmente superar la enfermedad o morir en soledad.

TE QUEDAS EN CASA: asumiendo el riesgo de empeorar y morir en casa, con unos cuidados paliativos (en el caso de que estén disponibles) y la compañía de tus seres queridos.

PERMANECES EN LA RESIDENCIA: con unos cuidados paliativos (en el caso de que estén disponibles). Si tu situación se agrava, asegúrate de que te garantizan una buena muerte y en algunos casos, el acompañamiento de al menos una persona de tu confianza.

172e7e8a-7277-47c3-8053-ed109af10c70

¿CÓMO PUEDES PREPARARTE?

SI DECIDES INGRESAR EN UN HOSPITAL

1.Si tu enfermedad se agrava, en caso de que no desees ingresar en la UCI, comunica al personal sanitario si deseas que alivien tu sufrimiento mediante una sedación paliativa, profunda y mantenida hasta tu fallecimiento.

2.Nombra a alguna persona para que esté al tanto del proceso y, si ella está dispuesta y esa es tu voluntad, le permitan que te acompañe.

3.Si no se permite el acompañamiento, comunícate con las personas que desees por teléfono o videollamada (no olvides el móvil y el cargador).

4.Comparte tus decisiones y tus preguntas con el/la médico de referencia y el equipo de enfermería.

SI DECIDES QUEDARTE EN CASA

1.Comparte tu reflexión con las personas que conviven contigo o las que te van a cuidar (sin al menos un/una cuidador/a no podrás quedarte en casa).

2.Habla con tu equipo de atención primaria, explícale tus deseos y concreta cómo pueden ayudarte.

3.Pregunta cómo puedes acceder a un equipo de cuidados paliativos, por si lo vieras conveniente. En ese caso, concierta una visita y comparte tus deseos con ese equipo.

4.Deja claras tus preferencias: quedarte en tu casa, asumiendo el riesgo de fallecimiento, en compañía de las personas que tú quieras, con una asistencia que alivie tu sufrimiento hasta el final.

SI DECIDES PERMANECER EN UNA RESIDENCIA

1.Si tu enfermedad se agrava, en caso de que no desees ingresar en la UCI, comunica al personal sanitario si deseas que alivien tu sufrimiento mediante una sedación paliativa, profunda y mantenida hasta tu fallecimiento.

2.Nombra a alguna persona para que esté al tanto del proceso y, si ella está dispuesta y esa es tu voluntad, le permitan que te acompañe.

3.Si no se permite el acompañamiento, comunícate con las personas que desees por teléfono o videollamada.

4.Comparte tus decisiones y tus preguntas con el/la médico de referencia y el equipo de enfermería.

7f83a519-d56a-4a15-b23c-0c7c365c2573 - copia

TESTAMENTO VITAL
(documento de instrucciones previas o voluntades anticipadas)

Es el documento en el que se deja por escrito qué tratamientos deseas y cuáles rechazas cuando tu situación médica sea irreversible y hayas perdido la capacidad de tomar decisiones. Se hace para evitar que se tomen medidas que prolonguen tu vida cuando ya no tienes opciones realistas de mejorar. Su objetivo es evitar la obstinación terapéutica, lograr que alivien tu sufrimiento con todas las medidas disponibles (incluida la sedación paliativa) y eviten prolongar el proceso de morir.

SI TIENES TESTAMENTO VITAL

Es recomendable que compartas tus reflexiones sobre qué harías en caso de enfermar por Coronavirus, con tu representante, para que si hace falta haga de mediador con el personal sanitario y se respete tu voluntad. Si quieres dejar constancia, puedes adjuntar una manifestación de voluntad según el modelo adjunto en el anexo.

SI NO TIENES TESTAMENTO VITAL

*Si estás ingresado/a en un hospital puedes otorgar tu testamento vital en el Servicio de Atención al Paciente.

*Si estás en casa, probablemente no podrás otorgar tu testamento vital hasta después del confinamiento. Puedes dejar por escrito, en un documento privado, una manifestación de voluntad sobre los tratamientos que deseas recibir (ver modelo adjunto en el anexo)

Es difícil formalizar un testamento vital durante el confinamiento. Para que tenga validez, el documento debe estar firmado ante el/la representante y tres testigos (dos en Aragón y Valencia) o ante el/la funcionario/a del registro, en este momento cerrado.
El documento de manifestación de voluntad que proponemos no cumple los requisitos legales del testamento vital. Expresa con claridad tus decisiones y demuestra que son el resultado de una reflexión seria e informada sobre las consecuencias del Covid. Si la persona enferma y se puede expresar por sí misma, este documento respalda que sus decisiones no son improvisadas, ni están interferidas por el miedo o los síntomas de enfermedad. En el caso (menos probable) de que su lucidez se vea comprometida por la enfermedad, autoriza al representante a solicitar que se respete la voluntad expresada en el documento.

Una vez pasado el Estado de Alarma, DMD recomienda a todas las personas que registren su testamento vital, según regule su Comunidad Autónoma. Puedes informarte en la web de DMD

https://derechoamorir.org/testamento-vital/

Si deseas saber qué medidas se están tomando para garantizar una muerte digna consulta este post donde recogemos todos los protocolos existentes.

https://derechoamorir.org/2020/04/15/covid-19-listado-de-iniciativas-para-facilitar-el-acompanamiento-al-final-de-la-vida/

77772be0-aaec-4702-a6c6-a21f8df6de00

SÍNTOMAS DE LA ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS Y CUIDADOS INTENSIVOS

Para la mayoría de las personas afectadas, el coronavirus provoca un catarro leve o con fiebre y tos de 2 o 3 días, que no requiere ir al hospital. En los casos graves la fiebre dura más días y aparece dificultad respiratoria, es decir, fatiga al levantarse y hacer tareas cotidianas, como síntoma de una neumonía. A veces, provoca diarrea y vómitos.

La mayoría de los casos graves se dan en personas mayores de 60 años, con otras enfermedades como hipertensión arterial, enfermedad respiratoria crónica o asma, diabetes, enfermedad cardiovascular u otras.

Cuando las pruebas de imagen confirman una lesión aguda pulmonar bilateral con baja saturación de oxígeno (no se respira bien) es necesario ingresar a esa persona en una UCI para recibir oxigenoterapia intensa tras ser intubada y conectada a un respirador artificial, con el fin de darle tiempo a su cuerpo para que reaccione a la infección.

Está indicado el ingreso en la UCI a toda persona, con independencia de su edad, cuando hay expectativas de resolución del proceso con buena calidad de vida y funcionalidad. Muchas morirán durante el ingreso en UCI, aún con los mejores cuidados. Otras pueden fallecer tiempo después del alta, o quedar con graves secuelas.

Todas las personas con enfermedad grave que no son ingresadas en UCI deben recibir, como es habitual, tratamiento paliativo, que incluye soporte emocional, control de los síntomas, acompañamiento y sedación paliativa.

 

DOCUMENTO COMPLETO PARA DESCARGAR:

GUIA COVIDECISIONESDMD con Testamento Vital

 

 

 

 

MANIFIESTO DE LA COMUNIDAD CIENTÍFICA Y ACADÉMICA VASCA


 

Más de 300 profesionales del entorno académico vasco piden apostar por la economía

ecológica en Euskal Herria tras la COVID-19.

“Por una economía ecológica en la Euskal Herria Post-COVID” es el título del manifiesto que han suscrito 345 profesores/as e investigadores/as de 25 universidades y centros de investigación, entre ellos, EHU-UPV, UPNA-NUP, Universidad de PAU (BaionaBurdeos), Mondragon Unibertsitatea, Deusto, BC3, Stanford o Cambridge.
Proponen cinco líneas de actuación prioritarias para transformar el modelo de desarrollo tras la crisis de la COVID-19

 

345 profesionales de la academia han abogado por una salida ecológica a la crisis generada por la COVID. Sostienen que esta crisis concurre con otras de largo recorrido, como la crisis climática o la dramática pérdida de biodiversidad y que la única salida posible pasa por respetar los límites del Planeta. Este nutrido y diverso grupo de profesionales, adscrit@s a 25 universidades y centros de investigación (EHU-UPV, Mondragón Unibertsiatea, Deusto, UPNA, Univerisdad de PAU- Baiona- Burdeos, BC3- Basque Center for Climate Change, Stanford, Cambridge etc.) afirma sentir “el deber de aportar a la sociedad nuestra visión sobre la situación actual, así como de apuntar algunas líneas de actuación que eviten repetir graves errores cometidos en el pasado y poder así encarar mejor la construcción de un nuevo futuro”.

Quienes firman el manifiesto “Por una economía ecológica en la Euskal Herria Post- COVID” provienen de más de 100 especialidades académicas diferentes. Afirman querer fomentar un amplio debate social, a partir del manifiesto publicado, sobre los ejes para conseguir un futuro sostenible e inclusivo en Euskal Herria. Reconocen haberse inspirado en una iniciativa similar avalada por 170 profesionales de la academia en los Países Bajos. Todas las personas que apoyan el manifiesto coinciden en que una salida real a las actuales crisis, “va a depender de nuestra capacidad de resiliencia y transformación, tanto a nivel individual como colectivo”. Aseguran además que “nos encontramos ante una encrucijada histórica que nos obliga a elegir entre seguir por el camino errado o cambiar de rumbo”.

Para abordar ese cambio de rumbo, en su opinión, se debe impulsar una transformación hacia una economía ecológica basada en cinco líneas de acción prioritarias:

1.-Abandonar el modelo de desarrollo centrado en el crecimiento agregado del Producto Interior Bruto (PIB), diferenciando los sectores productivos que pueden crecer y por tanto necesitan inversión (por ejemplo los sectores públicos esenciales como educación, salud, energía y materiales sostenibles), de otros sectores que deben decrecer debido a su insostenibilidad o a su papel en el impulso excesivo del consumo no-esencial (especialmente asociados al uso de los combustibles de origen fósil o nuclear, minería, etc). Esto también requiere sustituir el PIB como indicador central por otros indicadores basados en sistemas integrados de contabilidad ambiental y económica, y aquellos que tienen por objeto marcar una senda de desarrollo sostenible, teniendo en cuenta los impactos sociales y ambientales del crecimiento económico sobre el bienestar humano y del planeta en su sentido más amplio, y así puedan orientarnos hacia un futuro de sostenibilidad de la vida.

2.-Fomentar, desde las instituciones públicas, políticas de producción, consumo e inversión que tengan en cuenta los límites ecológicos y eviten generar una deuda injusta e inasumible para las generaciones futuras. A su vez, en el marco del establecimiento de una renta básica universal, se ha de desarrollar un sistema de cuidados donde las personas estén en el centro, reconociendo nuestra vulnerabilidad e interdependencia. Partiendo de ahí, el modelo económico debe ir dirigido a asegurar la provisión de bienes y servicios esenciales por parte del tejido productivo que aseguren la salud y bienestar de la población, basando la resiliencia en la proximidad, la apuesta por lo público y el bien común, minimizando la dependencia respecto al mercado global, volátil y especulativo, que en gran parte depende de estrategias de deslocalización de la producción de estos bienes y servicios esenciales. Se trata de extender el concepto de km 0 y materializarlo.

3.-Diseñar e implementar una fiscalidad ambiental progresiva para desincentivar la sobreexplotación de los recursos naturales y a su vez hacer frente a la crisis climática y a la degradación de los ecosistemas. Este también será un instrumento estratégico para financiar la transición ecológica que necesariamente requiere inversión en ciencia y tecnología. Como país económicamente avanzado, en parte debido a la deuda ecológica histórica que hemos contraído, tenemos que colocarnos a la cabeza de Europa en las políticas reales de desarrollo sostenible, poniendo en el centro de toda acción política la crisis climática.

4.-Abandonar el modelo de movilidad basado en grandes infraestructuras y modos de transporte insostenibles, que generan grandes costes ambientales, económicos y sociales. Se debe imponer una moratoria a las grandes inversiones en infraestructuras para priorizar los servicios esenciales que se requieren tanto en este momento como en el futuro. Es imprescindible diseñar un nuevo modelo de movilidad que sea significativamente menos agresivo con el medio ambiente y de menor derroche energético, con un peso mayor de la movilidad no motorizada y del transporte público y centrado en la creación de redes de cercanía.

5.-Transformar el sistema agrícola y alimentario con el objetivo de avanzar en la soberanía alimentaria basada en la agroecología que asegura la conservación de la biodiversidad, la producción de alimentos sostenibles y locales, basados en condiciones de trabajo dignas; esto requiere una ordenación del territorio y la relocalización de las cadenas globales de producción y distribución de alimentos que impulsen la relación de cercanía entre productores y consumidores y donde la biodiversidad, el agua y el entorno natural estén en equilibrio con los núcleos poblacionales y sus procesos de urbanización y ruralización. Así mismo, respetar, proteger y garantizar el derecho a una alimentación saludable y nutritiva adecuadas, particularmente en contextos de crisis como el actual.

Quienes firman el manifiesto proveniente de la academia consideran que el modelo de desarrollo que hemos conocido es “depredador de la naturaleza y genera crecientes desequilibrios ambientales con graves costes sociales”. Otra debilidad del actual modelo es, a su entender, “la necesidad de mantener un crecimiento económico continuado para lograr una frágil estabilidad social, aun a costa de profundizar en las crisis socioambientales derivadas del cambio climático y la pérdida de la biodiversidad”. Incluso, recuerdan que “la comunidad científica lleva décadas advirtiendo que la pérdida de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas son el germen perfecto para la expansión de multitud de virus en el futuro”. Por ello, consideran que “cuidar de la biodiversidad es un seguro de vida para nuestra sociedad y, por tanto, una inversión estratégica, en vez de un gasto”.

Por todo ello, abogan por una visión integral acompañada por una acción “urgente y drástica” para planificar un mundo post-COVID-19 basado en la economía ecológica, también en Euskal Herria. “No nos podemos quedar atrás. Sería un error estratégico de costes incalculables. Como personas comprometidas con el futuro socio- ecológico de Euskal Herria, creemos que estas pautas conducirán a una sociedad más sostenible y equitativa, basada en valores positivos de respeto hacia la naturaleza y todas las personas. Es la mejor inversión para el futuro de las generaciones venideras”, han añadido.

En la página web http://euskalherriapostcovid19.eus/ se puede acceder al manifiesto completo y al listado de las personas firmantes. El proceso para sumar adhesiones sigue abierto y se puede realizar a través de la web.

 

EUSKAL KOMUNITATE ZIENTIFIKO ETA

AKADEMIKOAREN MANIFESTUA

 

Euskal Herriko etorkizun sozio-ekologikoarekin konprometituta gauden pertsonak garenez, uste dugu jarraibide horiek gizarte iraunkorragoa eta bidezkoagoa ekarriko dutela, balio positiboetan oinarrituta natura eta pertsona guztiak errespetatzeko pentsatuak daudelako

COVID-19aren ondorioetatik osatzeko aukera, bai norbanako zein talde gisa, gure erresilientziaren eta eraldatzeko gaitasunaren araberakoa izango da. Bidegurutze historiko batean aurrean gaude: bide oker beretik jarraitu edo norabidea aldatu.

Gaur egun bizi dugun krisia aukera paregabea da jendartearengan balio positiboak sustatzeko, hala nola elkartasuna edo elkar-zaintza; ezinbesteko dohainak dira beharrezkoa dugun eraldaketa lortzeko bidean.

Gaur egun, inoiz baino gehiago, hurbiltasunean oinarritutako funtsezko ondasun eta zerbitzuen horniduraren printzipioaren zehaztasunak gure jardueren lurraldekotzea lehenestera garamatza, gobernatzeko modu berrien bidez. Horien artean, tokian-tokiko ekosistemak klima krisira egokitzeko oinarri bihurtzen dira; maila globalean deskarbonizazioa mitigazioari lotuta dagoen bezala.

Euskal Herriko etorkizun sozio-ekologikoarekin konprometituta gauden pertsonak garenez, uste dugu jarraibide horiek gizarte iraunkorragoa eta bidezkoagoa ekarriko dutela, balio positiboetan oinarrituta natura eta pertsona guztiak errespetatzeko pentsatuta daudelako. Etorkizuneko belaunaldientzat inbertsiorik onena dela sinetsita gaude, egoera zailei aurre egin beharko baitiete. Uste dugu, gainera, proposatutako oinarriak gaur egungo eredu jasanezinaren alternatiba direla, eta, beraz, lehenbailehen Auzolanean lan egin behar dugula etorkizun berri bat eraikitzeko, ziurgabetasunak kudeatzen ikasiz. Euskal Herrian aukera berriak irekitzeko une egokia da. Gizarte- eta lurralde-eragile eta -taldeei, Euskal Herriko lurralde guztietako ordezkari instituzionalei eta, oro har, Euskal jendarte osoari eskatzen diegu aukera hau pasatzen ez uztea.

GIPUZKOAKO SENIDEAK Exige a las instituciones mayor prevención y reconocimiento laboral ,de los profesionales de las residencias.

Nos causa estupor leer los datos de los muertos e infectados. Así mismo, nos impacta darnos cuenta que, efectivamente, vivimos en un país de notarios; todo el mundo sabe y analiza los datos, pero nadie actúa de manera coherente en la prevención.

Parece que ahora es el momento de empezar a poner negro sobre blanco, datos y comentarios inquisitivos sobre cómo se ha llevado la gestión de la pandemia.

No sabemos si pensar que empezamos a barruntar las próximas elecciones. Esto hace que, ese pacto no escrito de no agresión vaya diluyéndose cual azucarillo.

Parece que ya es el momento de dejar de ser buen ciudadano y comenzar a empujar pidiendo explicaciones. Curiosamente, estaría mucho mejor haberlas pedido con antelación y ahora hablar de números mucho menores de ausentes.

Quizás se debería haber exigido una mayor profesionalidad y un mayor nivel de seriedad a la hora de aplicar medidas preventivas en las áreas que, sabiendo de su valentía, no podemos más que aceptar que para eso están preparados, tanto en conocimientos como en material, eso sí ,escaso.

Peor lo han llevado y lo llevan las residencias de mayores y dependientes, donde las trabajadoras tienen una formación suficiente para el trato humano con los residentes, pero no están preparadas para afrontar una situación tan crítica como la que estamos viviendo. Esto sí que es encomiable y digno de alabanza. Sin conocimientos técnicos, ni material, ni recursos humanos suficientes, desarrollan una labor que alguien debería de agradecer, por ejemplo, con un buen convenio colectivo donde se reconozca su trabajo y dedicación.

Es fácil hacer análisis desde la distancia y sobre todo desde los datos. Lo que realmente denota y hace al ser humano digno es la capacidad de anteponerse a las desgracias tomando medidas arriesgadas para paliar males mayores. Tomar riesgos en aras de un bien común, es más
dignificante que gastarse la pasta en coladeros asiáticos.

Tenemos y teníamos base suficiente para el autoabastecimiento, pero no, es mejor traer y comprar allí donde se manejan comisiones y primas por volumen, sin discutir precio. Total, pagamos a “escote”.

Ahora sí, ahora es el momento de exigir a los demás que hagan aquello que nosotros, los políticos, no hemos querido hacer. Apelamos a la responsabilidad, justo eso que al ciudadano “normal” le sobra. Queremos que todos hagan el trabajo por el cual nos pagan y, por cierto,
demasiado bien para el resultado.

Dice el dicho que una vez muerto el perro se acabó la rabia. Pues bien, aquí todavía el perro está vivito y coleando, pero, parece que ya nos lo hemos cargado.

Ya solo pensamos en la recuperación económica. Esa recuperación que otros no van poder vivir por su ausencia, debida a la repercusión económica en la que nos han ido metiendo de manera progresiva y sin distinción de colores políticos.

Ahora es el momento de hacer memoria y pensar si, hubiésemos hecho esto o lo otro. Pero lo triste es que, en cuanto se pase la situación y volvamos a la bien definida normalidad, el sistema nos espera con fuerza y ganas para recuperar todo lo que ha perdido y no está dispuesto a asumir.

Recuperar lo perdido, es imposible. No tenemos el don de devolver a la vida las vidas perdidas. Es por esto que desde Gipuzkoako Senideak hacemos un llamamiento para que, como venimos denunciando, sin éxito desde nuestros comienzos, nos replanteemos el tipo de sociedad que queremos para, no solo, nuestros mayores sino también para todos los ciudadanos.

Se nos llena la boca de solidaridad, pero es un concepto muy mal entendido, o lo que es peor, nos han inculcado una acepción que no es la correcta.

Somos como animales que solo piensan en sí mismos, no tienen empatía. Estamos esperando el más pequeño resquicio para comportarnos como auténticos egocéntricos.

Hay más gente que ve la oportunidad que los que ven la necesidad de aprender de lo acontecido.

En absoluto estamos ciegos a la realidad de la situación. Sabemos que hay mucha gente que es solidaria, pero también sabemos que esa gente no es el número suficiente para además de ejercer exigir responsabilidades a quienes tienen por contrato esa obligación.

Es interesante como se contabilizan los datos de muertos, infectados, sancionados, apercibidos, controlados, detenidos, etc., etc.

Pero quién ha pensado en las personas que han tenido y tienen que pasar un trago amargo sin la compañía de los suyos. Que ocurre, no podemos pensar que a lo mejor los suyos están dispuestos a arriesgarse a tener ese contacto y acompañar hasta el último momento.

Claro, el riesgo de contagio es real. Sí, pero no sería tan efectivo si tuviésemos los materiales aislantes y preventivos necesarios para poder hacer esos acompañamientos de forma segura.

En fin, que vamos a decir, si no ha sido así ni en los centros médicos. Seguimos siendo individuos que nos mueve el marketing facial. Es muy importante la imagen que proyecto, más allá del resultado de mis actos. Necesito notoriedad, puesto que eso capta votos.

El resultado de mis actos siempre está circundado por el contexto, quien no lo entiende como yo, es porque lo saca de contexto. Y así, hasta el infinito.

Ahora se piden y se van a pedir, mesas y comités de análisis. Ahora se van a ver las cosas que se han hecho mal y se van a pedir explicaciones. Por cierto, unas explicaciones que para algunos ya, llegan tarde. Pero no importa, constituiremos comisiones y grupos de estudio y análisis para alimentar a los propios y ajenos.

Resumiendo, a buenas horas mangas verdes. Queremos ser positivos y esperamos que de todo esto alguien haya aprendido la lección. Una lección que nos está costando mucho sufrimiento, y el que nos queda por delante.

Volveremos a oír auténticos alegatos filosóficos en los discursos preelectorales, justamente, todo aquello que sabemos los ciudadanos normales, que se va a incumplir en el momento de la toma de posesión.

Pero, no nos queda otra, si no participamos no somos buenos ciudadanos, si nos quejamos, hacemos ruido disonante, si exigimos, no es el momento adecuado, si lo hacemos con antelación en previsión de cuestiones futuras, no estamos capacitados o lo que es peor, somos comparsas de mentes superiores, y así, sin fin hasta terminar

 

Desde la Asociación Gipuzkoako Senideak queremos poner de manifiesto los siguientes asuntos que nos parecen, en este momento, cuestiones de máximo interés, no solo por ser situaciones que se plantean diariamente, sino porque llevamos mucho tiempo denunciando dichas cuestiones con nulo interés por parte de la Diputación Foral de Gipuzkoa. Al igual vamos viendo cómo, en función del interés que emanan las situaciones manifestadas, y sobre todo el impacto que generan en la opinión pública, esta Diputación va dando golpes de timón haciendo propias las acciones que no dejan de ser denuncias no atendidas y lo que es peor, desatendidas en forma y momento.

Digamos por adelantado que, nos parece bien que, aunque tarde, se tomen medidas en aras de corregir la enorme falta de planificación y conocimiento en materia tan delicada y, a la vista, tan gravosa.

Como decimos al comienzo de este escrito, nos es de interés puntualizar ciertos aspectos que, además de actuales, tienen un sesgo de futuro tremendamente inquietante.

Uno de los aspectos a los que nos referimos es, que todavía no se ha hecho, ni se han satisfecho, los prometidos test a los residentes y trabajadoras, a todas, de manera masiva.

Hoy en día, seguimos sin protocolos unificados que sean base referencial para el manejo de situaciones en las residencias y que ayuden a tener claro cuales han de ser los pasos previos en el desarrollo de la gestión de dichas residencias con respecto a los residentes.

Por otro lado, vemos con preocupación el desarrollo de las plantillas de trabajadoras. Nos gustaría creer y poder confiar en que el descenso del número de internos debido al fallecimiento de los mismos no va a llevar implícito la minoración de plantillas, por la aplicación de las maravillosas ratios. Ya que además en la situación de aislamiento se requiere más personal para poder movilizar a las personas con más frecuencia.

Igualmente, de lo que no podemos abstraernos es que, después del estado de alarma y la consiguiente vuelta a la “normalidad”, nos aguarda agazapada una huelga laboral que ahora está subyacente a la espera de que todos aportemos lo que podamos en aras de conseguir
doblegar a la pandemia, pero claro, la gente no es amnésica, y lógicamente se retomaran los pulsos de la antedicha normalidad y volveremos al caos que anteriormente vivíamos y que ahora se verá agravado por todo el rastro que dejará esta pandemia.

Debemos anteponernos e ir proponiendo soluciones, más allá de hablar de que hay que abordar el sistema, que sí, pero el hoy y el ahora es apremiante.

Si en esta pandemia hemos padecido y padecemos todos estos despropósitos de gestión y discursos que faltan a la verdad, a tenor de, no solo, lo que nosotros como Gipuzkoako Senideak venimos denunciando con intensidad y sin dejar de aportar el granito que entendemos, debemos aportar, aunque en la mayoría de las ocasiones no se nos ha tenido en consideración, no nos podemos imaginar el descalabro en el que nos vamos a encontrar, si tomando como “verdad” lo que la Diputación ha dicho, por activa y por pasiva, en cuanto a la puesta a disposición de todos sus recursos y capacidades en aras de la buena llevanza de estas residencias en la pandemia, ¿Qué va a ocurrir cuando esto se termine?

La vuelta a una normalidad que nos ha a hacer retomar viejas modalidades de actuación, y, que  como siempre, los paganos van a ser los residentes y sus familias.

Es deber de esta Diputación poner al servicio de las personas usuarias de estas residencias, verdaderamente, todos sus recursos y más, si fuese necesario, dejando de lado una actitud totalmente empresarial y liberal en la gestión del patrimonio de los guipuzcoanos.

Es labor y deber, de la Diputación Foral de Gipuzkoa, el velar por los intereses de los guipuzcoanos que, además, no se pueden valer por sí mismos, y, a los cuales fiscaliza sus patrimonios para fijar cuotas de abono. No puede ser que se siga interfiriendo en la gestión privada de las empresas explotadoras, debido a que, es la Diputación el órgano que debe de enjugar los excesos de coste que deberían asumir, las empresas explotadoras, por una gestión, en ocasiones, nefasta.

Contacto/Harremanetarako: asociaciongipuzkoakosenideak@gmail.com

Las asociaciones vascas de familiares en Residencias ante la actual situación por el Coronavirus

AL GOBIERNO VASCO
Desde las asociaciones de familiares, Gipuzkoako Senideak, Babestu Bizkaia y Babestu Araba, a fecha de hoy y reiterando aquello que llevamos mucho tiempo reclamando, tanto por activa como por pasiva, a través de los medios de comunicación y directamente ante el departamentos de Política Social de las Diputaciones Forales, así como, pudiendo constatar que solo se realizan declaraciones tendentes a limpiar la imagen de estos entes públicos en lo que a repercusión mediática se refiere, y, cansados de tener que marcar el paso allí donde se debería de imponer el sentido común, y una adecuada gestión pública, mediante este escrito, queremos hacer llegar esta queja y exigencia al departamento del Gobierno Vasco que corresponda para ver si de esta manera cambia el modo de proceder de la administración, bien sea desde el Gobierno Vasco como organismo regulador de los Servicios Sociales o desde las Diputaciones Forales, principales titulares de los servicios.

Apelamos al Gobierno de la Comunidad Autónoma para intentar hacerle entender lo necesario que es aglutinar y homogenizar, protocolos de actuaciones eficaces en, justamente esos lugares tan vulnerables y críticos, las residencias de mayores y dependientes de carácter público.

Las Asociaciones de familiares, exigimos que la administración actúe en lo concerniente a las siguientes exigencias, actuación que demandamos con carácter inmediato, dada la repercusión que esta situación tiene en las residencias, de mayores y dependientes, de los tres territorios.

Exigimos la inmediata puesta en acción de las siguientes medidas:

• Test urgentes para personal y usuarias.
• Abastecimiento a todas las residencias del material necesario para la protección de trabajadoras. No admitiendo la individual actuación por parte de los centros.
• Adopción de medidas de desinfección de las instalaciones
• Formación adecuada a las trabajadoras sobre el seguimiento de los protocolos y activación inmediata de controles de inspección para velar por el cumplimiento de los mismos.
• Incrementar la atención sociosanitaria en todos los centros mediante la contratación de, médicos, enfermeras y auxiliares.
• Medicalizar las residencias para evitar los traslados y sobre todo la falta de atención técnica necesaria para llevar a buen fin el confinamiento de los residentes.
• Facilitar la comunicación mediante videoconferencia de acorde a las posibilidades de cada usuaria. No sirve de nada que se adquieran aparatos técnicos si luego no se les acompaña ni se les supervisa en su utilización.
• Actualizar los protocolos de actuación y e implantar medidas preventivas en materia de salud laboral eficaces, al objeto de evitar la propagación del virus y de proteger adecuadamente a las personas trabajadoras y usuarias.

Por último, reiteramos nuestra exigencia en protocolizar de manera homogénea y general los comportamientos y maneras de actuar de todas las residencias de la tercera edad en la CAV. Así mismo queremos recordar que, por mucho que se aísle a los mayores, si no se provee de material adecuado y de las pruebas necesarias, de acceso a las residencias, a las trabajadoras, el peligro de contagio estará siempre presente, de fuera hacia adentro.

ENTIDADES QUE NOS APOYAN:
Asociaciones Vecinales:
Zazpigarren Alaba, Judimendikoak, Erreka Txiki, Betiko Gasteiz, Errota Zaharra, Bost
Urki, Gasteiz Txiki, Uribe Nogales, Aranako, Ipar Arriaga, Gure Uuzune, Kaleartean,
Zabalgana Batuz, Hegoaldekoak, Adurtzakoak, San Martín.

Asociaciones de Pensionistas:

 

Otros Grupos Sociales:
Elkartzen, Bilgune Feminista, Ikasle Abertzaleak, Askapena, Eginaren Eginez, Arabako
SOS Arrazakeria, Asamblea de Parados,

Sindicatos:

 

 

 

Eusko Jaurlaritzari
Gaur egun, Gipuzkoako Senideak, Babestu Bizkaia eta Babestu Araba senitartekoen elkarteetatik, komunikabideen bidez eta zuzenean Foru Aldundietako Gizarte Politikako departamentuen aurrean, aktiboki nahiz pasiboki denbora luzez erreklamatzen ari garena errepikatzera gatoz, eta egiaztatzen ari gara erakunde publikoek beraien irudia garbitzeko adierazpenak baino ez direla egiten ari, oihartzun mediatiko dagokionez, eta
Zentzu komuna eta kudeaketa publiko egokia inposatu beharko liratekeen unean, urratsa markatzen. Idazki honen bidez, kexa eta eskakizun hori dagokion Eusko Jaurlaritzako sailari helarazi nahi diogu, horrela administrazioaren jokabidea aldatzen den ikusteko, bai Eusko Jaurlaritzatik, Gizarte Zerbitzuen erakunde arautzaile gisa, bai foru-aldundietatik, azken horien titular nagusiak baitira Autonomia Erkidegoko Gobernuari eskatzen diogu uler dezan zein beharrezkoa den jarduera-protokolo eraginkorrak biltzea eta homogeneizatzea, hain kalteberak eta kritikoak diren leku horietan, hau da, adinekoen eta mendekotasun dutenen egoitzetan. Senitartekoen elkarteok eskatzen dugu, egoera horrek hiru foru-lurraldeko adinekoen eta mendekoen egoitzetan duen eragina dela eta. Honako neurri hauek berehala abiarazteko eskatzen dugu:

• Langileentzako eta erabiltzaileentzako premiazko testa.

• Egoitza guztietara langileak babesteko beharrezko materialaz hornitzea. Ezin da onartu egoitza bakoitza bere kasa jardutea.

• Instalazioak desinfektatzeko neurriak hartzea.

• Langileei prestakuntza egokia ematea protokoloen jarraipenari buruz eta ikuskapen-kontrolak berehala aktibatzea, kontrol horiek betetzen direla ziurtatzeko.

• Zentro guztietan arreta soziosanitarioa areagotzea, medikuak, erizainak eta laguntzaileak kontratatuz.

• Egoitzak medikalizatzea, lekualdatzeak eta, batez ere, egoiliarren konfinamendua behar bezala bideratzeko behar den arreta teknikorik eza saihesteko.

• Erabiltzaile bakoitzaren gaitasun eta aukeren araberako bideokonferentzia bidezko komunikazioa erraztea. Ez du ezertarako balio aparatu teknikoak eskuratzeak, gero ez
badira erabiltzen eta ez bada erabiltzen direla, gainbegiratzen.

• Lan-osasunaren arloko jarduera-protokoloak eguneratzea eta prebentzio-neurri eraginkorrak ezartzea, birusaren hedapena saihesteko eta langileak eta erabiltzaileak behar bezala babesteko.

 

Azkenik, EAEko hirugarren adinekoen egoitza guztien portaerak eta jarduteko moduak modu homogeneoan eta orokorrean protokolizatzeko gure eskakizuna berresten dugu. Era berean, gogorarazi nahi dugu adinekoak isolatu arren, material egokiaz eta beharrezko probaz hornitzen ez badira, egoitzetarako langileen sarrera-irteeren ondorioz, kutsatzeko arriskua beti egongo dela presente, kanpotik barrurantz batez ere.