Razones y Argumentos del Movimiento de Pensionistas de Bizkaia

El Movimiento de Pensionistas de Bizkaia hemos elaborado la presente tabla reivindicativa tratando de consensuar desde las diferentes posiciones ideológicas que lo integran unos acuerdos básicos que fortalezcan nuestro movimiento para seguir movilizándonos hasta conseguir nuestros objetivos.

Es una propuesta abierta que queremos trabajar con el resto de asociaciones de pensionistas de la CAV y Navarra con los que compartimos estrategias y reivindicaciones básicas y proponemos sea una herramienta para unir fuerzas con movimientos de pensionistas del Estado que, desde la pluralidad y el respeto a nuestra independencia, compartan las cuestiones básicas de la propuesta.

Queremos destacar que nuestra principal fortaleza ha sido y debe seguir siendo la unidad y el consenso desde la pluralidad, la diversidad y la autonomía respecto a cualquier opción política o sindical. No es extraño por tanto que lunes tras lunes sigamos gritando que gobierne quien gobierne las pensiones se defienden.

Hemos conseguido algunas victorias, pero ni se han consolidado ni garantizan el sistema público de pensiones y unas pensiones dignas; por ello, para potenciar el movimiento tenemos que ampliar los marcos de colaboración y movilización con todas las personas afectadas por la consecución de nuestros objetivos.

Somos conscientes de que sólo la implicación de mas sectores sociales con nuestra lucha podremos dar la vuelta a la situación; por ello proponemos que las reivindicaciones que hemos acordado sean el punto de encuentro con, jóvenes, mujeres, trabajadoras y trabajadores en activo, personas desempleadas, autónomos y las asociaciones que los representan.

Esta tabla reivindicativa no es ningún dogma; es un instrumento que hay que seguir enriqueciendo para que todas las personas que hoy y en el futuro formen parte de este movimiento se puedan sentir plenamente identificadas y comprometidas.

Bizkaiko Pentsionisten Mugimenduak honako errebindikazio-taula prestatu du, parte hartzen duten jarrera ideologiko anitzak kontuan hartuta, oinarrizko akordioak adosten saiatzeko, gure mugimendua indartuko dutenak, mobilizatzen jarraitzeko gure helburuak lortu arte.

Proposamen irekia da; EAE eta Nafarroako pentsionisten elkarteekin landu nahi duguna, estrategia eta oinarrizko errebindikazio berberak baitauzkagu. Halaber, aniztasun eta gure independentziaren errespetutik, proposamenaren oinarrizko arloetan partaide diren Estatuko pentsionisten mugimenduekin bat egiteko tresnatzat proposatzen dugu.

Nabarmendu nahi dugu gure indar nagusienak pluraltasun eta aniztasunaren batasuna eta kontsentsua izan direla. Baita aukera politiko edo sindikalekiko autonomia ere. Horrela izaten jarraitu behar du. Ez da arraroa beraz, astelehenero gure oihua hauxe izatea: gobernuan dagoena dagoela, guk pentsioak defendituko ditugu.

Garaipen batzuk lortu ditugu, baina ez dira sendotu, ez dute Pentsioen Sistema Publikoa bermatzen, ez eta pentsio duina ere. Horregatik, mugimendua indartzeko, gure helburuen lorpenarekin ukituak diren pertsona guztiekin, mobilizazio eta kolaborazio markoak zabaldu behar ditugu.

Badakigu, egoerari buelta emateko, gizartearen sektore gehiagok gure borrokan parte hartzea, ezinbestekoa dela. Horregatik, adostu ditugun akordioak, gazte, emakume, langile, langabetu, autonomo eta ordezkatzen dituzten elkarteekin lotunea izatea proposatzen dugu.

Errebindikazio-taula hau ez da dogma bat, aberastu behar dugun tresna bat baizik. Horrela, gaur egun eta etorkizunean partaide diren edo izango diren pertsonak, guztiz identifikatuta eta konprometituta senti daitezen.

AQUÍ DOCUMENTOS:

 

Bizkaiko Pentsionisten Mugimenduak honako errebindikazio

Razones y Argumentos

 

DONOSTIA DEFENDATUZ

 

MOVIMIENTOS SOCIALES Y ASOCIACIONES CREAN UNA COORDINADORA PARA UNIFICAR LA DENUNCIA CONTRA LA POLÍTICA URBANÍSTICA MUNICIPAL DE DONOSTIA.

<DONOSTIA DEFENDATUZ> bajo el slogan <por un urbanismo legal, participativo y sostenible> es una coordinadora de carácter apartidista formada por organizaciones, entidades y movimientos sociales a la que nos une la preocupación y defensa de la ciudad. Como resultado de la reunión en asambleas para coordinar acciones y unificar criterios, el movimiento DONOSTIA DEFENDATUZ ha sido fundado por Dendartean, Ondare-SS, Uliako Auzo Elkartea, Bizilagunekin, Belartza 2 Gelditu, Satorralaia y grupos naturalistas como Haritzalde. DONOSTIA DEFENDATUZ nace dando voz a las pequeñas luchas locales y con la ambición de integrar a todos aquellos movimientos igualmente activos y en desacuerdo con la mala gestión municipal.

Pese a estar conformada por asociaciones de naturaleza muy diferente, DONOSTIA DEFENDATUZ nace bajo la necesidad de la unidad de acción ante un problema común: la agresiva política urbanística municipal del gobierno de Donostia q ha ocasionado tanta indignación entre ciudadanos y colectivos. DONOSTIA DEFENDATUZ echa a andar a raíz de la reciente multiplicación de polémicas con actuaciones de urbanismo municipal como la pasante del metro, la previsión de creación de nuevas grandes macro superficies comerciales en la periferia de Donostia, la destrucción y artificialización de suelo verde, la tala masiva de arbolado en la ciudad, el proyecto de urbanización de los viveros de Ulia, la desprotección y derribo continuado de inmuebles característicos y singulares o la incesante apertura de hoteles entre otros.

Para DONOSTIA DEFENDATUZ estos son sólo algunos ejemplos de lo que consideramos un problema endémico y no puntual; un resultado indisociable de las políticas municipales que de manera sistemática favorecen a grandes intereses económicos como promotores, grandes superficies y cadenas por medio de las cuales el Ayuntamiento de Donostia persigue financiación de sus arcas a cualquier precio.

En DONOSTIA DEFENDATUZ creemos que actualmente el urbanismo municipal está en manos de la iniciativa privada, construyendo un modelo de ciudad para el negocio en lugar de una ciudad para vivir, velando por el interés general de los donostiarras. Bajo una ambigüedad normativa y valiéndose una falta de transparencia, se están aprobando modificaciones del Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad que atentan y destruyen el pequeño comercio, patrimonio arquitectónico y ambiental en Donostia.

La coordinadora que acaba de arrancar tiene como objetivo poner el foco y denunciar estas decisiones políticas y actuaciones urbanísticas para que el debate llegue a la calle. Para ello el nuevo movimiento común DONOSTIA DEFENDATUZtrabajará en la difusión de la problemática a los ciudadanos por medio de la celebración de asambleas informativas, mesas redondas y propuestas solidarias de acción.

DONOSTIAKO UDALAREN HIRIGINTZA POLITIKAREN KONTRAKO SALAKETA BATERATZEKO KOORDINADORA BAT SORTU DUTE HAINBAT HERRI MUGIMENDU ETA ELKARTEK:

“DONOSTIA DEFENDATUZ” izenarekin, hiriaren defentsan kezka berdintsuak partekatzen
ditugun zenbait talde eta herri-mugimenduk <hirigintza garbi, partehartzaile eta jasangarri baten aldeko> koordinadora ez-alderdikoi bat sortzea erabaki dugu.

Ekintzak koordinatzeko eta irizpideak bateratzeko asmoz egin ditun bileren ondorik, DONOSTIA DEFENDATUZ mugimendua sortu dugu Dendartean, Ondare-SS, Satorralaia, Uliako Auzo Elkartea, Bizilagunekin, Belartza 2 Gelditu plataforma eta Haritzalde talde naturalistak. DONOSTIA DEFENDATUZ udalaren kudeaketa txarraren kontra diharduten mugimendu guztiak biltzeko eta borroka lokal txikiei ahotsa emateko asmoz sortu da.

Izaera anitzeko taldez osatua bada ere, DONOSTIA DEFENDATUZ baterako ekintza bultzatzeko sortu da, komunean dugun arazo bati aurre egiteko: Donostiako udal gobernuak daraman hirigintza politika erasokorra da arazo amankomun hori, herritarren eta taldeen artean haserrea pizten duena. DONOSTIA DEFENDATUZ hirigintzaren arloan iharduera polemikoak pilatzen ari direla ikusita sortu da, hala nola Metroaren pasantea, Donostiako periferian merkatalgune handi gehiago eraikitzeko egitasmoak, lurraren suntsiketa eta artifizializazioa, hiriko arboladien mozketa masiboa, Uliako mintegien auzo-parkea urbanizatzeko propiektua, ezaugarri eta balio berezia duten eraikinak etengabe babesik gabe utzi eta eraistea, edota hotel berriak mugagabe hedatzea, besteak beste.

DONOSTIA DEFENDATUZ en iritziz, iharduera polemiko horiek denak hirian bizi dugun arazo endemiko eta ez-puntual baten islada eta ondorio dira: hots, interes ekonomiko handiei, promotoreei eta merkataritzako kate handiei sistematikoki mesede egiten dieten Donostiako Udaletxearen politiken ondorio dira –udaleko diru kutxa edozein preziotan finantzatze aldera. Ondorioz, udalaren hirigintza politika ekimen pribatuaren esku dagoela uste dugu DONOSTIA DEFENDATUZ en, bizitzeko hiri baten ordez negoziorako hiri eredu bat eraikitzen ari delarik, donostiarren interes orokorraren kaltetan. Gardentasun-faltaz eta araudien anbiguotasunaz baliatuz, Donostiako komertzio txikiari, ondare arkitektonikoari eta inguruneari eraso egiten ditenen iharduera suntsitzaileak sustatu eta hirgintzako Plan Orokorraren aldaketak onartzen dira.

Sortu berri dugun koordinadora honen helburua iharduera urbanistiko eta erabaki politiko horiek nabarmentzea eta salatzea izango da beraz, eztabaida kalera zabal dadin. Hortarako, batzar informatiboak, mahainguruak eta elkartasunezko ekintzak egingo ditu DONOSTIA DEFENDATUZ mugimenduak, problematika hauek herritarrengana helarazteko.

CLAVES PARA ENTENDER LA SITUACIÓN DE VENEZUELA.

 

 

Contaba Eduardo Galeano que le preguntó a un hombre del pueblo venezolano que por qué votaba a Chávez; la respuesta fue: ” Porque no quiero volverme invisible nunca más.”

América del Sur, en este año del 2019, con excepción hecha de Bolivia, Venezuela y Surinam, està en manos de la derecha. Derecha que no es cualquier derecha, conservadora y republicana. Es una derecha extremista, radical y agresiva, absolutamente complaciente con el imperio del norte, del que se siente vasalla.

Hace apenas unos pocos años las cosas eran muy diferentes, con la mayoría de los países con gobiernos progresistas o de izquierda, la Década de Oro como la llamó Rafael Correa. Cuando nació la CELAC que buscaba agrupar a todos los países de Latinoamérica y El Caribe, sin distingos ideológicos, para iniciar una era de cooperación y solidaridad que permitiera que la región tuviera voz propia. Dejando al pasado la historia de sometimiento y dependencia con relación a USA, que ejercía su control indiscutible. Aquel esfuerzo, que tanta esperanza levantó, ha sido bloqueado. El imperio ha vuelto a imponer su dominio con la complicidad de las oligarquías nacionales ayudadas por los graves errores cometidos por los sectores de izquierda y progresistas.
Hoy Venezuela sufre un brutal asedio encabezado por el imperio y secundado por el bloque de países gobernados por la extrema derecha, con Brasil, Colombia, Argentina y Chile como los más destacados. Ese es el Grupo de Lima, diseñado para atacar a Venezuela. Ahí como socios menores está Costa Rica, con el resto de paìses dependientes y sumisos de Centro América.
Ya no hay recato alguno, nos tienen alineados y comprometidos con el imperio y la extrema derecha continental.
Como dice Natalia Andújar:
“Hay mucha gente que dice que no entiende cómo los países democráticos pueden aceptar la imposición de Guaidó. No sé de qué se sorprenden. Esto es una constante en la historia de los países occidentales: primero fueron a evangelizar a “los salvajes”, luego a liberarlos del yugo de la esclavitud que ellos mismos habían instaurado. Más tarde fueron a salvar a las pobres mujeres y a protegernos de armas que solo existieron en sus propias fábricas. Ahora ya no utilizan ningún subterfugio: si tienes petróleo yo te digo quién tiene que dirigir tu país para que yo me beneficie. Yo de lo que me sorprendo es de que la gente sea tan ignorante o ciega. Esa es la democracia y las luces que siempre hemos exportado, mediante la violencia.”

Venezuela antes de Chaves
Durante el período anterior al chavismo, conocido como “Pacto de Punto Fijo” (1958 a 1989), Venezuela estaba totalmente subordinada a los intereses de EUA. Durante más de tres décadas estuvo dirigida por su retrógrada oligarquía local, subordinada a los intereses de las élites extranjeras. Ese período se caracterizó por una intensa corrupción a todos los niveles, por una miserable explotación, por la desigualdad social, la dependencia externa y por el abuso del poder. Cuando el petróleo pasó a ser la principal, y casi única, actividad económica del país, la burguesía venezolana se dedicó a la importación y a la exportación. Se apropiaba de los recursos del petróleo, importaba bienes y vendía esos bienes en el mercado interno. Se la conocía como burguesía compradora, una clase social que jamás estuvo comprometida con el desarrollo del país, limitándose a ser una entidad parasitaria de las rentas del petróleo, recibiendo esas rentas de formas legales e ilegales por medio de una enorme corrupción sistémica  y generalizada.
Todo ello llevó a que el modelo estallase. Con la revuelta popular conocida como el “Caracazo” se llegó a la derrota del Pacto de Punto Fijo. A pesar de la brutal represión que provocó centenares de muertos según el Gobierno, millares según otras fuentes, el modelo se hundió. El “Caracazo” fue la reacción del pueblo contra las injusticias provocadas por el modelo político y económico neoliberal implantado en el país. Venezuela se encontraba con un desempleo del 30%, con 3.500.000 niños en la pobreza más absoluta, con el 83% de la población privada de los servicios sociales más básicos, y con el 70% viviendo en miseria total.
La reacción, tras varios avatares, llegó de la mano de las Fuerzas Armadas, por medio del golpe que dio Hugo Chávez.

El legado del chavismo
Hugo Chávez buscó valorizar el legado histórico de Venezuela, volviendo a las raíces de Simón Bolívar “El Libertador” y sus luchas de liberación. Igualmente se basó en Simón Rodríguez, el educador y su sueño de crear una república de hombres y mujeres libres y verdaderamente ciudadanos, con una participación activa en los procesos de transformación política. Y también se fijó en el ejemplo de Ezequiel Zamora “General del pueblo soberano”, uno de los peores enemigos de la oligarquía venezolana de la época, él retomó la lucha de Bolívar por la distribución de la tierra y la dignificación de los campesinos.
A lo largo de casi 20 años de gobierno, primero con Chávez y luego con Maduro, el chavismo ha conseguido 23 victorias electorales, basadas en las transformaciones políticas, económicas y sociales logradas. Los indicadores socioeconómicos de Venezuela mejoraron mucho durante ese período: disminuyó la desigualdad social, aumentó el desarrollo humano y de forma constante el país fue mejorando. A través de las llamadas “Misiones” se llevaron los servicios sociales, la educación, el trabajo y la dignidad a amplios sectores de la población que jamás fueron ayudados en nada por los diversos gobiernos parásitos de la burguesía.
Precisamente esa burguesía se posicionó desde un principio en enemiga mortal del chavismo. Cuando Chaves interrumpió el proceso del parasitismo de las rentas del petróleo, cerrando los canales de trasvase de dinero a la oligarquía, ésta respondió con una oposición tremendamente rabiosa, con un odio incombustible.
Tras décadas y décadas de expolio y corrupción capitalista y abandono de las clases populares, las medidas de Chávez y la ayuda del precio del petróleo, lograron, a través de las llamadas “Misiones”, por primera vez en la historia del país llevar adelante un programa asistencias humanitario a gran escala. Los excedentes de las rentas petrolíferas siempre fueron destinados por la oligarquía venezolana a hacer más ricos a los ricos y más pobres aún a los más pobres. Chávez invirtió el sistema, pero es importante señalar que -al igual que Lula en Brasil-, en Venezuela, pese a la retórica bolivariana, nunca se instauró ni la revolución ni el socialismo. Chávez se limitó a aliviar a las clases populares explotadas durante siglos de abandono, pero, aunque cerró el grifo de las rentas del petróleo, no pudo tocar las enormes fortunas ya amasadas. Cierto que era muy difícil revertir esa situación, y ni siquiera veinte años de chavismo lograron cambiar sustancialmente esa brecha económica.
No obstante el chavismo construyó una mayoría sólida a lo largo de los años, siendo que la crisis económica afectó profundamente al régimen. A eso se añadió en 2015, la pérdida de la mayoría en la Asamblea Nacional, tras lo cual el chavismo mantiene una mayoría relativa. Sin embargo, llevando en cuenta las sanciones internacionales, la presión mediática, los sabotajes, la guerra económica y todas las demás presiones, considerando todas las medidas de desestabilización a las que fueron sometidos los gobiernos de Chávez y siguen perjudicando a Maduro, que más de la mitad del país siga apoyando al chavismo es un activo político extraordinario.

La sed de sangre de la oligarquía venezolana.
Otra vez se puede establecer un paralelismo con las ofensivas burguesas contra los gobiernos de Lula y Dilma en Brasil. A pesar de no haber sido llevada a cabo ninguna revolución, el mero hecho de sentirse amenazada en sus privilegios, despertó una verdadera sed de sangre y venganza en los sectores oligárquicos venezolanos.
El problema no era el socialismo, porque no hubo ni hay socialismo de ningún tipo en Venezuela. Oportunidades para los negocios e incluso para la corrupción no han faltado en absoluto, ni con Chávez ni, especialmente, con Maduro. De hecho, surgió una llamada “boliburguesía” que, vestida de rojo y aliada a sectores chavistas, continuaron saqueando el país, aunque con ciertas dificultades.
El problema tampoco es la ineficiencia económica o la corrupción chavista, porque ambos bandos, la burguesía y el chavismo son ineficientes y corruptos. La ineficiencia económica se dio antes de Chávez, con él y con Maduro. Nadie quiso ni supo “sembrar el petróleo”, es decir, utilizar esas rentas para diversificar la economía e industrializar el país. Siempre se siguió en una economía dependiente, de monocultivo del petróleo. En cuanto a la corrupción siempre fue y es endémica en el país.
El problema de fondo de Venezuela, es que por parte de la oligarquía hay sed de sangre, sed de venganza, porque no son capaces de asimilar emocionalmente la humillación que durante más de dos décadas le ha supuesto a la oligarquía que el chavismo haya dado la palabra a los más pobres del país. El problema para la burguesía y el capitalismo, es que durante veinte años, unos millones de desarrapados muy pobres han ganado las elecciones y han pretendido ser ciudadanos de una república, con un protagonismo político con el que jamás habían soñado. Esta ha sido la gran anomalía venezolana: que durante veinte años ganaron las elecciones los más pobres.. Las élites venezolanas no podían dar crédito: una marea de millones de desheredados que, en una gran mayoría, antes de Chávez, ni siquiera estaban censados, les ganaban electoralmente una y otra vez.
Esa gente nunca había existido, era tan invisible en Caracas como invisible nos resulta a los europeos el océano de miseria que se extiende al otro lado de la valla de Melilla. La fractura social era del mismo tenor. Había muros suficientemente altos para mantenerlos al margen. Las alambradas que separan a Europa del tercer mundo, atravesaban (y atraviesan) todo el interior de Venezuela, separando barrios, blindando avenidas, fortificando residencias adineradas. La diferencia es que ese tercer mundo interior, aunque no votaba, podía votar, y de pronto empezó a hacerlo y a ganar elecciones, eligiendo una y otra vez a un presidente al que la oligarquía calificaba de negro o de mono. Para la parte más adinerada de la población venezolana, esa es la pesadilla en la que llevan viviendo desde hace veinte años.
Los pobres no han ganado mucho, y están empezando a perder gran parte de lo que ganaron por los errores del chavismo y por los ataques internos y externos. Lo que no han perdido es el orgullo y la dignidad de saber que han tenido y tienen la palabra, que por primera vez han sido y son ciudadanos, aunque sean pobres. A eso es a lo que se aferran los que siguen defendiendo el chavismo, incluso cuando reconocen que se ha acabado en fracaso, no pueden olvidar que en el curso de esos acontecimientos, se les dio la palabra con dignidad.
Este sentimiento popular es el que tanto cuesta revertir políticamente, y es lo que despierta tanta sed de sangre y venganza en la oposición venezolana.

La ofensiva capitalista contra Venezuela
A estas alturas no es ninguna novedad que el único interés que tiene el capitalismo para presionar y amenazar al régimen de Maduro es el deseo de apoderarse de las riquezas del país. Estados Unidos utiliza a títeres como Guaidó para que la oposición mantenga el país en crisis perpetua, mientras los estadounidenses ayudados por países como Brasil, Colombia y varios otros, amenazan con la invasión militar y actúan con bloqueos y sanciones económicas.
Los ataques contra Venezuela no tienen absolutamente nada que ver ni con la democracia ni con los derechos humanos. Son un conjunto de intereses políticos, sociales y, sobre todo, económicos los que actúan contra Venezuela. Las reservas de petróleo venezolanas son las mayores del mundo, y además el país posee la cuarta mayor reserva de oro del mundo, la sexta mayor reserva de gas y la novena mayor reserva de agua dulce. Con sólo estos datos ya es posible imaginar lo que está en juego.
Para los Estados Unidos hay poderosas razones para doblegar Venezuela. La primera razón, incluso más allá de la intención de apropiarse de sus riquezas, son las cuestiones geoestratégicas. En efecto si Estados Unidos se queda con las reservas de petróleo y demás hidrocarburos, priva de ellos a China, su principal competidor mundial.
La segunda razón pasa porque la cuenca del Caribe es el punto intocable de una estrategia de defensa y ataque de Washington. Nada ni nadie, excepto Cuba, puede desafiar esta hegemonía estadounidense. Cualquier disidencia, debe ser eliminada, de un modo u otro.
La tercera razón consiste en los poderes populares, como en Venezuela. Estados Unidos puede negociar con cualquier poder estatal, porque esos poderes siguen lógicas similares y pueden ser incluso chantajeados. Pero cuando se enfrenta a poderes populares, desde abajo, como en el caso venezolano, se ve amenazado, no sabe cómo actuar, ya que en la práctica hace demasiado tiempo que la democracia está prostituida en Estados Unidos. Este problema de no saber relacionarse con poderes populares, como Cuba o Venezuela, es el más difícil de abordar para los estadounidenses. Y es porque, a pesar de la crisis, el chavismo conserva dos características fundamentales: su capacidad de pensar y actuar de forma estratégica, y su capacidad para identificar y conocer a su principal enemigo, el imperialismo norteamericano. No es en vano que Venezuela sigue resistiendo mientras tantos gobiernos progresistas latinoamericanos han sido derrocados.
En esta ofensiva, la estrategia diseñada por los EE UU, pasa por la institución de un gobierno títere de la oposición anti Maduro a partir del único foro controlado por la derecha, que es la Asamblea Nacional. La tesis pasa con que ese gobierno pueda funcionar para dividir a las Fuerzas Armadas, para entonces abrir paso al llamado “apoyo internacional”, algo que viene fracasando una y otra vez, sin visos de triunfos en un futuro próximo. Además ese pretendido apoyo internacional no es tan grande como Estados Unidos quiere hacer creer, por ejemplo, sólo 16 de los 34 países de la OEA y sólo 3 gobiernos de los 15 de la Comunidad del Caribe se han alineado con Guaidó, y tampoco se cuenta con el apoyo de la ONU.
Igualmente han fracasado los intentos de la falsa “ayuda humanitaria”, un intento de forzar las defensas del gobierno venezolano, un arma de guerra disfrazada de ayuda. La firme actuación chavista con el apoyo de la Cruz Roja Internacional y de las Naciones Unidas, también ha hecho fracasar esta tentativa.
Las varias facetas del ataque capitalista contra Venezuela, ya fueron explicadas en septiembre del 2018 en un informe de las Naciones Unidas. Sus conclusiones se posicionan contra la versión norteamericana y de sus aliados, de que Venezuela es un estado fallido por sus propios errores. El informe marca claramente las responsabilidades del gobierno de Maduro en la crisis actual, pero sostiene que una causa fundamental se debe a la guerra económica emprendida por EE UU y sus aliados europeos y americanos contra Venezuela.
Así el informe señala varios frentes contra el gobierno chavista.
Por un lado la existencia de una verdadera guerra no convencional contra Venezuela, una guerra fundamentalmente económica, con bloqueos, incautaciones de capitales venezolanos en el exterior y sanciones. Pero también es una guerra acompañada de chantajes a otros países, amenazas de invasión militar, etc.
También se señalan las acciones de sabotaje fronterizo y dentro de Venezuela, alentando y financiando el robo de recursos públicos, alimentos y medicamentos y su posterior reventa en el mercado negro. Especialmente graves son las acciones de la oposición con el sabotaje generalizado de bienes públicos, con incendios provocados en edificios públicos, autobuses, ambulancias, hospitales y otras instituciones. Además de la destrucción de los tendidos eléctricos y líneas telefónicas, el empleo de milicias paramilitares en zonas fronterizas y otros actos violentos equivalentes al terrorismo.
Igualmente, se está utilizando una campaña internacional para la demonización de Venezuela. Para desacreditar al gobierno venezolano a fin de forzar un cambio de régimen, y con el apoyo de la casi totalidad de los medios de comunicación globales, se miente, se difama y se manipula. Por ejemplo, se aumentan de forma excesiva las violaciones en el ámbito de los derechos humanos para que un derrocamiento violento parezca aceptable.
Asimismo se utiliza la emigración venezolana a otros países para atacar al gobierno chavista, cuando, según las Naciones Unidas, “puede demostrarse que las medidas coercitivas unilaterales y los bloqueos financieros han agravado la crisis económica y generado desempleo y emigración a Colombia, Brasil y Ecuador, entre otros países.”

A modo de conclusiones
La oposición venezolana es de derechas y de extrema derecha, son los mismos oligarcas de siempre, resentidos contra el chavismo y con sed de venganza contra las clases populares. Son partidos, como Acción Democrática que, cuando gobernaron cometieron matanzas masivas de trabajadores, como en el Caracazo. Fueron golpistas contra Chaves, y siguieron siendo golpistas contra Maduro. Llevan tiempo intentando derribar al gobierno legítimo utilizando todo tipo de violencia, financiados y dirigidos por Estados Unidos.
No obstante, pese al desastre económico y a la podredumbre del gobierno de Maduro, los partidos opositores siguen siendo minoritarios. El autoproclamado “presidente” golpista, Juan Guaidó, representa sólo un partido de extrema derecha, títere de los Estados Unidos, y apoyado por fascistas como Bolsonaro, Macri, Duque y Netanyahu.
Ante esta situación, los chavistas estrechan filas de forma acrítica en torno a Maduro, en nombre de la defensa de la soberanía. Ante los ataques internos y externos, gana el cerrar filas y se sospecha de cualquier forma de análisis crítico de la situación.
No obstante, ni el desastre económico, ni la incapacidad de Maduro pueden justificar poner en un mismo plano a una burguesía de extrema derecha y al imperialismo norteamericano, junto con el régimen venezolano y las clases populares. Las agresiones contra un país no pueden equipararse a la defensa contra ellas.
Como decía Trotsky, hay que derrotar primero al imperialismo capitalista y a las derechas reaccionarias locales, y después hay que proceder a hacer perder el poder de forma democrática al gobierno incapaz y opresor, como el de Maduro. En resumen, Estados Unidos quiere derribar al gobierno venezolano para instaurar la derecha de infausto recuerdo y convertir al país en una colonia. Por eso hay que derrotar esa amenaza interna y externa, para luego abogar por otro gobierno nacional.
Para finalizar, señalar que no es gratis tomar parte en el conflicto de Venezuela, hagas lo que hagas y digas lo que digas siempre estarás equivocado para alguien.
Si aceptas a Guaidó y su proyecto estás apoyando una guerra de la mano de EEUU, y viendo como acaban o siguen esas guerras que lideró o lidera EEUU solo veo la destrucción de Venezuela…
Si aceptas a Maduro y sus formas, seguirán las carencias, las quejas y los problemas, nada mejorará y el pueblo seguirá pasando penurias injustas…., a menos que una vez eliminada la amenaza contra Venezuela, le llegue el turno de pagar al gobierno venezolano actual.
Habrá otra vía y seguro que algunas vías más para que en Venezuela se recupere el bienestar que puede disfrutar como nación afortunada en riquezas que es, aunque viendo los tres actores principales no es de esperar un final feliz….

LAS IGLESIAS EVANGÉLICAS EN AMÉRICA LATINA La base religiosa del ascenso de las derechas y del fascismo.

 

 La religión es vista por la gente común como verdadera,

por los sabios como falsa, y por los gobernantes como útil.

Lucius Annaeus Seneca

 

RedUNE-IBEROAMERICA

http://www.redune.org.es

ALBERTO MARTINEZ LOPEZ

JUANTXO DOMINGUEZ

Introducción

 

En América Latina hasta hace poco el cristianismo se asociaba con el catolicismo. La Iglesia católica tuvo prácticamente el monopolio de la religión hasta la década de los ochenta. Al catolicismo sólo lo desafiaban el anticlericalismo y el ateísmo. Hasta ahora.

Hoy en día los evangélicos constituyen casi el 20% de la población en América latina, y en algunos países centroamericanos, están cerca de ser la mayoría. El tsunami evangélico que recorre toda América Latina, lejos de amainar gana cada día más adeptos a su causa y, a medida que se van celebrando elecciones generales, consigue un mayor número de diputados en los parlamentos. Estas sedes son las que busca este credo para moralizar la política, proteger la familia y los valores cristianos.

Los grupos evangélicos son un nuevo y potente actor en la vida pública latinoamericana y se han propagado en cada país logrando una gran influencia. Su poder crece día a día como contraataque a los movimientos feministas, a las minorías sexuales y a la identidad de género, con un discurso conservador, autoritario y retrógrado. El evangelismo explota políticamente su gran despliegue mediático, gracias a sus propias emisoras, canales de televisión y redes sociales, que deja en desventaja a los demás candidatos del sistema político, ayudadas de una gran capacidad económica ligado al aporte de sus feligreses y a sus turbios negocios de blanqueo de capitales. Por ello el evangelismo crece y alimenta a la ultraderecha impulsando su agenda conservadora, a través de candidatos propios o entregando su apoyo a quienes promuevan sus principios, definiendo el resultado de las elecciones y presionando en la toma de decisiones.

 

¿Cómo ha sido la expansión territorial de los grupos evangélicos?

 

La presencia evangélica en América Latina ya representa más del 20% en total. En México son más del 10%, en Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Argentina y Panamá son alrededor del 15%, en Brasil, Costa Rica y Puerto Rico se llega al 20% y en algunos países centroamericanos, como Guatemala, Honduras y Nicaragua, se supera el 40%.

 En Colombia el poder creciente del evangelismo se hizo particularmente patente a raíz del resultado negativo del plebiscito sobre los acuerdos de paz con las FARC en Colombia, celebrado en octubre de 2016, y más recientemente con motivo de las elecciones celebradas en México y Brasil, la segunda y la primera economías del subcontinente respectivamente.

En el Chile de Pinochet (1973-1990), los evangélicos habían depositado grandes esperanzas y confiaban en que ese país se convirtiera en el primero de mayoría evangélica en América Latina, pero el crecimiento de ese credo se ralentizó ante el avance de la increencia. Los evangélicos se aliaron en 2017 con dos candidatos de la derecha, Sebastián Piñera y JoséAntonio Kant, y el actual presidente Piñera se apoya en asesores evangélicos. No obstante, en Chile no han logrado influir ni en la toma de decisiones ni en las políticas públicas. Pero están creciendo poco a poco y hay que mirarlos con recelo.

En Guatemala, el movimiento evangélico llegó al poder en 1991 de la mano del presidente Jorge Serrano Elías, miembro de la Misión Cristiana Elim, mientras que en el Perú se vio potenciado con la primera elección de Fujimori, cuyo segundo vicepresidente, Carlos García y García (1990-92), era un pastor baptista que llegó a ser presidente del Concilio Nacional Evangélico del Perú (CONEP), la federación evangélica del país.En Centroamérica, la zona de América Latina donde hay mayor número de evangélicos, Guatemala tiene un presidente evangélico desde enero de 2016, el actor, escritor, productor y director, además de político, Jimmy Morales. Las nuevas iglesias

guatemaltecas reclutan a la población indígena y los lugares de este culto proliferan también en Honduras, El Salvador, e incluso en Cuba, a pesar de que allí hay también católicos que practican la santería, el culto afroamericano. En las elecciones de Costa Rica del 4 de febrero de 2018, el candidato evangélico, periodista y cantante, Fabricio Alvarado Muñoz, del conservador partido de Restauración Nacional, no salió finalmente elegido en la segunda vuelta de los comicios, pero sí fue el ganador en la primera, después de que se hiciera viral su discurso «con mis hijos no te metas», en contra del matrimonio igualitario, el aborto y la ideología de género.

En México, el conocido ex alcalde de Ciudad de México y líder izquierdista Andrés Manuel López Obrador, AMLO, como se le conoce popularmente en el país, logró un contundente triunfo electoral en las elecciones generales del pasado 1 de julio, las terceras a las que concurría este candidato, después de que su formación política, el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), llegara a un pacto de coalición con el Partido de Encuentro Social (PES), el primero de carácter confesional de la democracia mexicana y brazo político de las iglesias evangelistas del país. Se trata de una agrupación conservadora que se autodenomina «el Partido de la Familia» y que se muestra abiertamente contraria a la interrupción del embarazo y al matrimonio entre personas del mismo sexo, por lo que López Obrador evitó pronunciarse a este respecto durante toda la campaña.

Incluso en el caso de Venezuela, ya en su tiempo Hugo Chávez estableció estrechos vínculos con los evangélicos, ayudado por sus invocaciones a Cristo en sus discursos. Y Nicolás Maduro suele aparecer en actos rodeado de evangélicos, aunque pese a que hay evangélicos en todos los partidos, más allá de los acercamientos de Lula y Chávez, están más cerca de las derechas.

El caso más paradigmático de participación de evangélicos en la política se ha dado, no obstante, en Brasil, donde este movimiento tiene una presencia destacada a nivel local y recientemente ha ampliado su representación en el Congreso Nacional, a raíz de los buenos resultados obtenidos en las elecciones generales que se celebraron el pasado 7 de octubre. «Hasta ahora los evangélicos, si bien eran poderosos, sólo habían sacado músculo para vetar leyes. Ahora, gracias al control sobre el presidente y a sus 91 parlamentarios en el Congreso —antes eran 78 de los 513 los que sintonizaban con su credo—, podrán proponer también su legislación» .

En los últimos comicios locales, celebrados en 2016, el apoyo de la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD), la mayor congregación evangélica de Brasil, fundada por el hoy poderoso obispo Edir Macedo, fue clave para la elección de su sobrino Marcelo Crivella como alcalde de Rio de Janeiro, la segunda ciudad del país más poblada después de São Paulo. El nuevo edil diseñó un recorte de fondos para el carnaval, la marcha del orgullo gay y los cultos afrobrasileños como el Candomblé o la Umbanda.

Por lo que se refiere a las elecciones generales, el colectivo evangélico había apoyado en el pasado reciente al ex presidente Lula da Silva y su formación política, el Partido del Trabajo (PT), pero ya en 2016 su distanciamiento de los petistas se hizo evidente cuando la conocida «bancada de la Biblia» en el Congreso apoyó el impeachment contra la heredera de Lula en la presidencia, Dilma Russeff. En consecuencia, en las elecciones de 2018, los evangélicos solicitaron a sus seguidores el voto para el candidato de la derecha, el capitán en la reserva del Ejército de Brasil, Jair Bolsonaro, al que encuentran próximo a sus tesis, tanto políticas, a favor del orden y la seguridad y en contra de la corrupción, como religiosas. Aunque de tradición católica, «Bolsonaro se casó en

terceras nupcias, en 2013, con Michelle, miembro de la Iglesia Bautista Actitud, donde es intérprete de señas para sordos, en una ceremonia oficiada por el conocido pastor brasileño Silas Malafaia, líder del ministerio pentecostal “Victoria en Cristo”, vinculado a la Asamblea de Dios. Dos años después, Bolsonaro pidió ser bautizado por otro pastor pentecostal en aguas del Rio Jordán, en Israel» .

Los evangélicos brasileños tienen mucho dinero y crecen con más fuerza donde hay más pobres. Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE), cuentan con unos 42 millones de fieles y una feria de negocios, “ExpoCristo”, que ofrece desde la actuación de cantantes de gospel hasta biblias o camisetas con la palabra fe. Estos pastores han creado sus propias compañías constructoras para edificar sus megaiglesias, entre las que destaca especialmente el templo de la Iglesia Universal en São Paulo, una réplica del de Salomón según las descripciones bíblicas, que costó 320 millones de dólares» y tiene capacidad para albergar a 10 000 fieles. No es extraño, ya que estas iglesias predican un «evangelio de la prosperidad» que asegura, en consonancia con las tesis de Calvino en Ginebra, que la riqueza material es una señal manifiesta del favor divino. Según ellos, Dios da, pero para aumentar su benevolencia y recibir sus favores es necesario formar parte de la iglesia correcta, y entregarle al pastor el diezmo cada mes y rezar.

Al empezar, los pentecostales y evangélicos importantes tienen un templo, luego una radio, un canal de TV y una discográfica y cada actividad va alimentando una nueva, con lo que aumentan su notoriedad. El pastor Malafaia es dueño de una discográfica la Central Gospel Music, en un país en el que de los 20 álbumes más vendidos,  corresponden a cantantes religiosos, algunos de ellos católicos, pero en su mayoría evangélicos. Por lo que se refiere a la denominación neopentecostal, IUDR, «la Universal» como se la conoce coloquialmente, controlada como ya se ha indicado por el obispo Macedo, por ejemplo, es un imperio que tiene millones de seguidores y posee Rede Record, la segunda cadena de TV del país –la cual puso a disposición de Bolsonaro para su campaña–, regenta, además, dos editoriales, una agencia de turismo y una compañía de seguros y tiene capacidad de distribuir gratuitamente en la calle la Folha Universal, un semanario de calidad con una tirada de 1 800 000 ejemplares .

En los templos, los pastores ponen un micrófono en lugar de un crucifijo y desde allí apelan a la parte emocional de las personas, a las que ofrecen abrazos y consejos, y han desarrollado una industria. Alrededor de este credo existe todo un mercado que invita y motiva a través de la música y la moda en el vestir, como la que presenta la exitosa marca Joyaly, en la que hay reglas de decoro pero al mismo tiempo se aporta estilismo de inspiración en las colecciones europeas que adaptan a las exigencias de culto.

Las iglesias evangélicas tienen mayor o menor aceptación según el carisma y el trabajo de sus pastores, quienes visitan distintos sectores, del mismo modo que lo haría una empresa comercial; dada la amplia oferta con la que cuentan, la gente siempre termina encontrando una a su gusto. Así, existe una iglesia para hinchas del futbol, la «Iglesia de los Atletas de Cristo», otra destinada a los surfistas, el «Templo Bola de Nieve», y hasta una de heavy metal (Crash Church), y los seguidores de la Iglesia Universal tienen hasta una milicia denominada los «Gladiadores del Altar» cuyo lema es «hacer que el infierno tiemble». Hay quien dice que la composición del Congreso brasileño es fiel reflejo de la sociedad a la que representa, debido a los cambios que se han ido produciendo en la misma. Los partidos tradicionales se agotaron porque no han sabido aportar soluciones eficaces ni frenar la corrupción y la inseguridad ciudadana. La falta de liderazgo y la necesidad de certezas en un mundo cambiante produjeron el descontento social y político de algunos sectores a los que les cuesta aceptar los cambios en términos de moral social que propugna la ola de reformas progresistas, y los evangélicos se ofrecieron com herramienta para llenar ese vacío.

¿Cómo han adquirido tanto poder político los grupos evangélicos?

 Características del cristianismo evangélico

El evangelismo que nació y fue impulsado en Estados Unidos, pronto se independizó hasta cierto punto de la influencia norteamericana. Creció mucho en y pronto se adaptó a las mentalidades populares latinoamericanas, al vehicular las tradiciones chamánicas reformuladas con prácticas de curación por la fe o taumaturgas. Su rápido crecimiento se produjo en detrimento de la iglesia católica y se ha debido a la confluencia de diversos factores.

En primer lugar, los problemas económicos de América Latina en la segunda mitad del siglo XX, derivados del modelo de sustitución de importaciones, sumados a la globalización, aceleraron una urbanización desordenada de la población que afianzó la marginalidad y el desamparo de muchas familias, en un momento en el que la iglesia católica se encontraba politizada y sin recursos materiales y humanos para atender a las multitudes que empezaban a poblar las periferias urbanas, un vacío que fue hábilmente llenado por los pastores evangélicos. A ello hay que unir la influencia creciente de los medios masivos de comunicación, que han facilitado el acceso de los ciudadanos a nuevas ideas y creencias.

En segundo lugar, el éxito de esta doctrina exógena y su visible aceptación entre la población latinoamericana se debe al hecho de que las iglesias evangélicas han mostrado una mejor capacidad de adaptación que la iglesia católica, tanto en su mensaje como en sus ritos, y han consolidado una oferta religiosa más emotiva y participativa queque la católica, así como una alternativa para aquellos que no encontraban refugio en las creencias tradicionales. Estas comunidades nacen en respuesta a la miseria y a la precariedad de las masas urbanas, que se organizan en torno a un «pastor» con poca formación religiosa, «autoproclamado» y hábil en el manejo de los negocios religiosos.

Históricamente, los partidos de derecha en América Latina tendían a gravitar hacia la Iglesia católica y a desdeñar al protestantism, mientras que los evangélicos se mantenían al margen de la política. Ya no es así, y los partidos de derecha y los evangélicos están niendo fuerzas. Y una de las razones de que los políticos derechistas están abrazando el evangelismo es porque estos grupos están resolviendo la desventaja política más importante que los de derechas tienen en América Latina, a saber, su falta de arrastre entre los votantes que no pertenecen a las élites sociales. Los partidos de derechas obtenían su electorado principal entre las clases sociales altas y eso los hacía electoralmente débiles.

Los evangélicos están cambiando ese escenario, pues están consiguiendo votantes entre gente de todas las clases sociales, y principalmente entre los más desfavorecidos. Están logrando convertir a los partidos de derecha en partidos del pueblo.

Existen varios factores que explican la imparable ola del triunfo de los evangélicos y, por ende, de las derechas más totalitarias en América Latina.

Por un lado, los fieles que profesan los cultos evangélicos son fanáticos, acríticos y muy disciplinados. La voz de sus pastores es no sólo una referencia, sino que es seguida de forma ciega, incluso a la hora de votar. Con independencia del perfil de los candidatos, prima su filiación o la recomendación de los responsables evangélicos. Y el voto evangélico, un bien deseado por casi todos los candidatos, es un bien a conseguir.

 

La “Teología de la Prosperidad”.

Por otro lado, la “teología de la prosperidad” resulta muy atractiva para miles de personas. Bien lejos de cualquier idea de solidaridad, esa teología establece que “ser rico no sólo es bueno, sino que está en los planes divinos y es una meta a alcanzar”. Se establece una relación directa entre la comunión con el Dios evangélico y el bienestar material, y tiene como terreno fértil la mayor individualización e identificación con el consumo de los sectores populares. Y, al mismo tiempo, estas iglesias reconstruyen ·comunidades imaginadas” que pueden traducirse en solidaridades efectivas, eso sí, sólo para ellas y sus alíados políticos.

El cristianismo evangélico y el pentecostalismo se caracterizan por la devoción popular, el énfasis en los carismas, las prácticas de curación y el desarrollo de redes de ayuda mutua que educan, impulsan y cuidan a los fieles. En las comunidades evangélicas se tejen redes de solidaridad especialmente útiles en situaciones de crisis, las cuales son en cambio escasas en las parroquias católicas. Las iglesias evangélicas garantizan a sus creyentes una especie de protección y confianza fraternal frente a las tragedias de la violencia, la droga, el subempleo y el sida  .

Las comunidades pentecostales y evangélicas ofrecen a sus fieles milagros en salud y bienestar, especialmente curaciones y prosperidad económica. Estos milagros representan una esperanza mágica a problemas propios de las sociedades latinoamericanas, sociedades pobres y desiguales, donde el Estado no ofrece protección ni garantiza los servicios básicos a los sectores más vulnerables. Para los evangélicos «Dios es alguien que garantiza un empleo, cura una enfermedad, protege de la desgracia, proporciona seguridad, alguien que desarrolla una teología del éxito social denominada “teología de la prosperidad”»

Las iglesias evangélicas están llenas de personas que ven con frecuencia a los maestros del evangelio de la prosperidad por televisión, quienes les enseñan a considerar a Dios como una especie de forma de lograr el éxito personal y como un medio para alcanzar la prosperidad material. Este es un escenario común: el predicador, muy refinado, amigable y motivador, pide dinero para apoyar a su ministerio; a cambio, él promete la oración a favor de los donantes, así como una bendición financiera de parte de Dios. A continuación, los espectadores envían dinero porque aprecian la enseñanza positiva y porque les vendría bien un poco más de dinero para pagar sus cuentas. Sin embargo, cuando no se produce un aumento de ingresos, los consumidores del mensaje de la prosperidad, a menudo, se critican a sí mismos, porque piensan que la falla está en su propia falta de fe o, se decepcionan y se enfadan con Dios. Sin duda, este escenario se repite con frecuencia, puesto que un número significativo de cristianos se ven influidos por el evangelio de la prosperidad.

Según este nuevo evangelio, si los creyentes repiten confesiones positivas, enfocan sus pensamientos y generan suficiente fe, Dios hará descender bendiciones sobre sus vidas. Este nuevo evangelio afirma que Dios desea e incluso promete que los creyentes vivirán una vida saludable y económicamente próspera. Este es el mensaje central de lo que se conoce como el “evangelio de la prosperidad”. Esta filosofía promete no solo la buena salud con el pensamiento correcto, sino también la prosperidad económica y el éxito personal. Ya sea que el tema esté relacionado con la salud o las riquezas, el método es el mismo: controle los pensamientos y el éxito se materializará. Visualice y medite sobre las riquezas y, finalmente, la prosperidad vendrá.

 

El entendimiento con la Iglesia católica.

Otro factor determinante más allá de las alianzas con los partidos de derecha, es que los grupos evangélicos latinoamericanos han hecho una cierta “paz” con los sectores más conservadores de la Iglesia católica. Por lo menos en cuanto al tema de la sexualidad y la familia, los pastores y los sacerdotes han encontrado un terreno común. Y el más importante de estos terrenos, es la común oposición a lo que han definido como “ideología de género”. Este término es utilizado para oponerse a cualquier esfuerzo por promover la diversidad sexual y de género. Así, cuando los expertos argumentan que la diversidad sexual es real y la identidad de género es un constructor, el clero evangélico y católico dice que se trata de una ideología “marxista y feminista”. Utilizan este concepto de “ideología de género” porque, a su juicio, les da derecho a protegerse de la exposición de esas ideas. La supuesta ideología de género les permite encubrir su homofobia y su misoginia. Así, el nuevo lema cristiano: “Con mis hijos no te metas” es una de los resultados de esta colaboración entre evangélicos y católicos. En definitiva, uno de los factores de esta “tregua entre religiones” es que mientras los evangélicos acordaron adoptar la fuerte condena de la Iglesia católica al aborto y al feminismo, el catolicismo ha adoptado la condena de los evangélicos a la diversidad sexual.

Además, ante la decreciente influencia de la Iglesia católica en la política y en la sociedad, una alianza con los evangélicos parece el antídoto perfecto contra su declive. Aunque esa apuesta lleve a los católicos a pagar el precio de un mayor conservadurismo para reavivar el poder cristiano en Latinoamérica.

El evangelismo está transformando a los partidos y posiblemente a la Iglesia católica. En cuanto a los partidos, se concebían a sí mismos como el freno esencial de la región en contra del populismo, pero ahora se han dado cuenta de que unirse a los evangélicos genera emoción entre esos votantes, y la emoción equivale al poder.

 

La alineación con las derechas en el mundo.

Por último la cuestión evangelista tiene también consecuencias geopolíticas con el apoyo a los gobiernos más reaccionarios de la derecha, sobre todo con los Estados Unidos de Trump, el Israel de Netanyahu, la Hungría de Orban y la Italia de Salvini.  Los evangelistas desean fortalecer su alianza con todos esos poderes, y para ello cuentan con el total apoyo de EE UU, donde los evangélicos estadounidenses instruyen a sus contrapartes latinoamericanas sobre cómo coquetear con los partidos e ir alcanzando poco a poco el poder. Hay muy pocos grupos que tengan vínculos externos tan sólidos.

Conclusiones.

En definitiva, el movimiento evangélico tiene cada vez más fuerza y probablemente seguirá creciendo tanto en adeptos como en poder, sobre todo si continua en la región la ola de gobiernos de corte conservador que ya se da en Chile, Guatemala, Colombia, Costa Rica y que se dará en Brasil a partir del 1 de enero de 2019, los cuales propugnan tesis próximas a las que habitualmente defienden los pentecostales. Estos últimos se muestran, y en eso coinciden con la iglesia católica, contrarios al aborto, al movimiento LGTBI 20 y se oponen a que se impartan las enseñanzas de la ideología de género en las escuelas, por entender que ponen en peligro la esencia de la familia tradicional.  Resultan reveladoras las palabras del pastor Ronny Chaves en Costa Rica: “Estamos en guerra, estamos a la ofensiva. La Iglesia por mucho tiempo ha estado metida en una cueva esperando a ver qué hace el enemigo, pero hoy está a la ofensiva, entiendo que es tiempo de reconquistar el territorio, tiempo de tomar posición en los lugares del Gobierno, de la educación, de la economía.”

Por todo ello, el ascenso de los grupos evangélicos es inquietante porque están alimentando una nueva forma de populismo conservador. A los partidos reaccionarios les están dando votantes que no pertenecen a las élites, pero estos electores son muy intransigentes en asuntos relacionados con la sexualidad, la familia y las costumbres, lo que genera enfrentamiento social. Cualquier religión con spiraciones y ambiciones políticas se opone a los ideales y fundamentos de la democracia. Y en este sentido, los evangélicos suponen un riesgo para el desarrollo de una sociedad moderna y pluralista, porque forman parte de una avanzada contra los nuevos tiempos y procesos. Son enemigos intolerantes contra el feminismo, el matrimonio igualitario, el aborto, la identidad de género y los derechos de las minorías LGTBI, coartando libertades e imponiendo su visión retrógrada y conservadora. Y a esta amenaza se une su apuesta por una política autoritaria, su postura contra las conquistas sociales populares, y su culto al dinero y a la sociedad de los ricos.

Fuentes.

Diario digital “Brasil de Fato”

Instituto de Estudiso Estratégicos.- Maria Luisa Pastor Gómez

Instituto Brasileiro de Geografía y Estadística (IBGE)

Centro Estratégico Latinoamericano de  Geopolítica (CELAG)

 

*Se ha gestado un eje Trump/Netanyahu/Bolsonaro, uno de cuyos pegamentos teogeopolíticos principales es el ‘evangelismo sionista’, continuación de la misma Santa Alianza paleobíblica de los ‘cristianos sionistas’ asentados en el ‘cinturón bíblico’, bastión electoral del presidente Trump y su supremacismo blanco, aliado al supremacismo sionista…

NETANYAHU, GRAN ALIADO DE BOLSONARO Y LOS ‘EVANGELISTAS SIONISTAS’.

 

*José Saramago se refirió a este grupo en estos términos: “… es una cuadrilla que se dedica a la extorsión y al robo” (Jornal Do Brasil, 30 enero 1996)… La estrategia en todas partes, es siempre alquilar edificios y luego comprarlos (ex cines, ex fábricas, etc.). Alquilan estadios y los llenan tanto en Brasil como en Miami. Luego de su gran crecimiento en Brasil y Estados Unidos, se expandió hacia Canadá, México, América Central y el Caribe.

“Pare de Sufrir” siguen repitiendo en la secta: Iglesia Universal del Reino de Dios

 

*Documentación exclusiva a la que tuvo acceso REALPOLITIK muestra un tramado de ilícitos en el que aparecen vinculados varios miembros de la familia del intendente de Junín por Cambiemos y apoderados de la Iglesia Cristiana Bíblica. Todos se hicieron millonarios a través de negociados en torno a la obra pública y los emprendimientos inmobiliarios.

Presidente de Argentina Mauricio Macri y sus relaciones con la Iglesia Cristiana Biblica

 

Es muy habitual que las grandes organizaciones coercitivas o sectas creen subgrupos o movimientos con otros nombres y fachadas para engañar y captar gente desprevenida.En este caso “Pare de sufrir” tiene un grupo llamado “Fuerza Joven Universal” compuesto jóvenes desde  menores de edad entre los 15 años en adelante, hasta jóvenes adultos.

La organización utiliza intereses comunes para captar a los jóvenes, y los reúne no sólo para divertirse y encontrar un espacio donde pueden expresarse y capacitarse por medio de diversas actividades como canto, teatro, baile, entre otros programas de trabajo sino también un lugar donde los enfocan en su propio yo y al mismo tiempo los manipulan para que encuentren una pertenencia al puro estilo fascista con sus marcas claras.

FJU ( Fuerza Juvenil Universal) Secta Peligrosa

 

Los grupos evangélicos son un nuevo actor en la vida política latinoamericana y se han propagado sagazmente en cada país logrando una inédita influencia, ganando terreno al monopolio que había ostentado el catolicismo desde hace siglos. Su poder crece día a día como contracara al avance de los movimientos feministas, de las minorías sexuales e identidad de género, con un discurso conservador, autoritario y totalizador.

La crisis de de los partidos ha ayudado al incremento de las instituciones religiosas neopentecostales y a que estas puedan entrar fácilmente en el tejido social y actuar desde ahí como “salvadores” de la fe, la vida y la política.

El peligro de las iglesias evangélicas en la política latinoamericana

 

En los últimos días circula en las redes sociales vídeos y fotografías de una nueva iniciativa puesta en marcha por la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD) en Brasil, los “Gladiadores del Altar”.

Un “ejército” de jóvenes varones, desfilan a paso militar, formando delante de la plataforma donde un pastor les da su bendición. Uno de los líderes pregunta: “Gladiadores, ¿qué quieren?”, ante lo que responden gritando: “¡El altar, el altar, el altar!”.

Iglesia Pare de Sufrir prepara en Brasil “un ejército para matar ateos y gays” Afirma el diputado Jean Wyllys que el “fundamentalismo cristiano en Brasil amenaza las libertades individuales

 

Miguel Pastorino, profesor de filosofía y ciencias de la religión en la Universidad Católica, visitó Informativo Sarandí para analizar el impulso que las religiones evangélicas y neopentecostales están teniendo sobre la política y los gobiernos de la región.

“Entender este fenómeno obliga a salir del esquema izquierda-derecha, porque el mundo evangélico y neopentecostal busca poder, participación en decisiones políticas, pero ellos siguen al candidato que les va a dar un lugar o que apoya su agenda moral. No apuntan a la agenda ideológica política”, explicó.

Escucha la entrevista.

Religión y política, el avance del mundo evangélico y neopentecostal

 

Los movimientos revolucionarios en América Central eran una preocupación creciente para Washington, que no se podía permitir otro Óscar Romero. Es precisamente en América Central donde puede observarse un crecimiento inusitado del porcentaje de protestantes. En El Salvador se pasó de un 15% en 1996 a un 31% de evangélicos en 2013. Los casos de Honduras y Guatemala son aún más pronunciados: en ambos países el porcentaje supera hoy el 40%. Fuera de Centroamérica, encontramos que Brasil es el país con mayor número de evangélicos, aunque los protestantes no llegan al 30% —una cifra por encima de los 42 millones—.

La gran marcha de la Iglesia evangélica en América Latina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Opinión sobre la sostenibilidad de la Seguridad Social

El análisis y diagnóstico de la sostenibilidad de la Seguridad Social está entre las responsabilidades de la AIReF “En el caso de que, en aplicación de lo previsto en el artículo 11.5 de la L.O. 2/2012 se previese que las Administraciones de la Seguridad Social incurrieran en déficit estructural, la Autoridad Independiente de
Responsabilidad Fiscal podrá elaborar una Opinión, que se emitirá en el plazo de un mes desde que se constatase dicha circunstancia.”

Más allá de su obligación legal, la AIReF entiende que la situación de déficit estructural existente en la Seguridad Social genera incertidumbre con costes reales para la economía.

El continuo goteo de noticias referidas al déficit de la Seguridad Social implica:

• dudas sobre su sostenibilidad (“quiebra del sistema”)

• desvío del foco de atención de los problemas de largo plazo derivados del envejecimiento poblacional.

• distorsiones en la toma de decisiones de los agentes económicos Pensionistas: Niveles de ahorro y consumo no óptimos Cotizantes: Desafección que reduce los incentivos a cotizar y decisiones sobre el momento de la jubilación.

Es necesario reducir esta fuente de incertidumbre y centrarse en afrontar los riesgos de largo plazo

Las previsiones y propuestas de la AIReF deben entenderse como un input informado para la toma de decisiones en el marco del diálogo social y del Pacto de Toledo.

AQUÍ PUEDES VISUALIZAR EL DOCUMENTO DE:AUTORIDAD INDEPENDIENTE RESPONSABILIDAD FISCAL

Opinión sobre la sostenibilidad de la Seguridad Social

 

Las EPSV no son la solución. ¡Pensiones públicas suficientes!

Las reivindicaciones básicas del movimiento pensionista se pueden reducir en: ninguna pensión por debajo de los 1.080 €, la defensa de un sistema público de pensiones, actualización anual en base  al IPC de todas las pensiones y la retirada del factor de sostenibilidad.

El próximo 15 de enero se cumplirá un año desde que el movimiento pensionista ocupó por primera vez las calles. En aquel momento, pocos -por no decir nadie– sospechaban del recorrido de este movimiento y de su capacidad para poner sus reivindicaciones en la agenda política.

Estas reivindicaciones buscan acabar con la pobreza originada por los recortes que se han producido en la última década en el sistema de pensiones. A riesgo de ser tachados de simplista, las reivindicaciones básicas del movimiento pensionista se pueden reducir en: ninguna pensión por debajo de los 1.080 €; la defensa de un sistema público de pensiones; actualización anual en base  al IPC de todas las pensiones; y la retirada del factor de sostenibilidad.

Al gobierno Vasco siempre le han gustado las EPSV. Ante estas peticiones, el Gobierno Vasco, con el PNV a la cabeza, ha propuesto la universalización de los planes de pensiones privados como solución a la problemática de las pensiones. Otro dirigente del PNV, en este caso Unai Rementería, lanzó su posición favorable a extender las EPSV a través de que una parte de los salarios, concretamente un 6%, de las personas asalariadas se destine a complementar las pensiones públicas. Por último, el PNV ha llevado esta propuesta al Pacto de Toledo, ámbito donde ha tenido una buena acogida.

Sin embargo, esta actitud del PNV y del Gobierno Vasco no es nueva, ya que las EPSV fueron reguladas por primera vez en el año 1983. Desde entonces en la Comunidad Autónoma Vasca han acumulado 24.700 millones de euros (cifra que supone un 33,7% del PIB, al tiempo que en el Estado español esta cifra apenas llega a un 9,5% del PIB). A partir de entonces se ha implementado y extendido el modelo de las EPSV ligadas al empleo en grandes sectores como por ejemplo son Elkarkidetza (para el funcionariado municipal y foral), Itzarri (para el funcionariado del Gobierno Vasco) o Geroa (que comenzó para los y las trabajadoras a las que se les aplica el convenio del metal de Gipuzkoa y luego se extendió a muchos de los grandes convenios provinciales de Gipuzkoa).

A pesar de todos estos datos, 35 años después vemos que esta alternativa no ha resuelto el problema de la dignificación de las pensiones. A quienes exponen las EPSV como solución al problema se les olvida que este modelo favorece sobre todo a aquellas personas que tienen los salarios más altos. Basta observar el dato de que solo el 25% de las personas que declaran ingresos inferiores a 30.000€ abren una EPSV, frente al 63% entre quienes declaran ingresos superiores.

De igual manera, se les olvida que cerca del 60% de las EPSV corresponde al modelo individual, es decir, no vinculado al empleo. En la mayoría de los casos seducidos por las beneficiosas condiciones que ponen los bancos al realizar un préstamo hipotecario o por la ventajosa política fiscal con la que se incentivan. Con estos datos cabría preguntarse si esa cantidad sería igual sin la beneficiosa política fiscal que tienen las EPSV o si sería igual si los bancos y las cajas de ahorro no premiarán la constitución de EPSV al realizar una hipoteca.

No podemos olvidar que los bancos y las compañías aseguradoras son las máximas beneficiarias de estos productos financieros. Hay que señalar que sólo un 16% de este dinero se invierte en la CAV, el resto se destina al mercado financiero y especulativo sin ningún tipo  de control ético.

Hay otras alternativas. ESK siempre ha mantenido una posición contraria a la figura de las EPSV vinculadas al empleo. Nos opusimos en su día a Elkarkidetza, a Itzarri o a Geroa, ya entonces veíamos el lado perverso e insolidario de los planes de pensiones privados. Mientras algunos sindicatos corrían a estar en los consejos de administración, desde ESK se interpuso una demanda judicial reclamando las aportaciones a las EPSV como salario diferido, desgraciadamente los juzgados no nos dieron la razón. Hoy en día sería un buen momento para que el conjunto de las organizaciones sindicales hiciera una reflexión y saliera de esos consejos de administración, finalizando así una legitimación tacita de las EPSV.

Desde ESK pensamos que las pensiones complementarias privadas suponen un ataque al modelo de pensiones públicas ya que lo único que pretenden es crear una barrera de contención para seguir recortando el modelo público de pensiones. Igualmente, al no ser las EPSV universalizables, siempre van a primar a las capas más pudientes de la sociedad generando más desigualad y pobreza.

Es primordial el hecho de garantizar un sistema de pensiones público, universal y digno. Y ello está en manos de nuestros gobernantes. Es cuestión de voluntad política. De igual manera que en su momento realizaron políticas fiscales premiando la creación de EPSV (por tanto, a los sectores más favorecidos de la sociedad), pueden implementar políticas fiscales que permitan un mayor y mejor reparto de la riqueza, al tiempo que se pueden instaurar medidas presupuestarias que garanticen unas pensiones públicas dignas. Nunca ha habido tanta riqueza como ahora, el problema no viene de que no haya dinero, sino de su reparto.

De igual forma, hay que acabar con las medidas que favorecen unos menores ingresos en las cotizaciones a la Seguridad Social como son las bonificaciones empresariales o las tarifas planas, así como destopar las cotizaciones de los salarios más altos.

Otro ámbito donde es necesario actuar para garantizar un modelo público es el mundo laboral, ya que difícilmente se van a poder garantizar las pensiones futuras con las cotizaciones del actual modelo laboral. Es perentorio acabar con la actual precariedad y temporalidad que caracteriza las relaciones laborales y, robándoles la reivindicación al movimiento de   pensionistas, exigir un SMI de 1.200€ que conlleve unas cotizaciones suficientes para apuntalar el sistema público de pensiones.

Todo ello permitiría garantizar un sistema público y universal de pensiones dignas y no obligaría a recurrir a alternativas que priman a los sectores más favorecidos de la sociedad.

“DERECHO A UNAS PENSIONES DIGNAS POR ENFERMEDAD ”(Manifiesto de Jóvenes Pensionistas)

INTRODUCCIÓN.

Este documento es el reflejo de las necesidades más cruciales que presenta el colectivo de pensionistas por incapacidad permanente (IP), y de aquellos enfermos con limitaciones funcionales a quienes el INSS les ha denegado una IP o se la ha revocado, menoscabando sus derechos. Exigimos que, como pacientes y ciudadanos, deben ser escuchados y respetados sus derechos por lasinstitucionescompetentes.

Es por ello,  que este manifiesto pretende que estos puntos sean tenidos en cuenta en posteriores tomas de decisiones y actuaciones de los diferentes Sistemas de Salud, Seguridad Social, Ministerios y resto de administraciones pertinentes, quedando establecida como referente en la línea de trabajo que pretende desempeñar esta Plataforma.

DEFINICIÓN.

 

JÓVENES PENSIONISTAS.

 

Desde Jóvenes Pensionistas pretendemos defender los derechos como ciudadanos y pacientes de los pensionistas por enfermedad o accidente y de todas aquellas personas que están luchando por conseguirlo.Todos sus integrantes somos afectados por distintas enfermedades crónicas y/o degenerativas y hemos decidido consolidar nuestro trabajo a través de esta organización.

Pretendemos que sea una Plataforma plural, participativa e integradora, donde se siga una línea de trabajo apolítica, de respeto mutuo y donde sumar sea la prioridad de todos y todas sus integrantes.Nuestro trabajo está apoyado en las bases de la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones.

La Plataforma de Jóvenes Pensionistas desea desempeñar su labor en varios ámbitos, por lo que solicitamos a las instituciones pertinentes que colaboren con los propósitos que, a continuación, les procedemos a mostrar; siendo éstos los puntos más importantes para la mayoría de afectados por pensiones por enfermedad que reconocen como sus derechos legítimos:

 

  • Que exista información y visibilidad sobre nuestro colectivo, y el apoyo y recursos necesarios para los pensionistas con incapacidades laborales.
  • Movilizar y concienciar a la sociedad sobre nuestra situación.
  • Por otro lado, atención adecuada en Sanidad y Servicios Sociales.

Es por ello, que desde nuestra organización estamos trabajando en los últimos meses para conseguir que los pensionistas jóvenes -con limitaciones físicas, psicológicas y funcionales- seamos visibles socialmente y exista concienciación sobre los mismos, ya que por nuestra condición tenemos menos posibilidades de realizar movilizaciones y actos públicos, quedando en muchos casos en un segundo plano. Somos un sector amplio de la población que merece ser escuchado y que reivindica que sus derechos fundamentales sean respetados, con el único objetivo de tener una vida digna.

¿QUÉ ES LA INCAPACIDAD PERMANENTE?

La Incapacidad Permanente es una prestación económica que trata de cubrir la pérdida de ingresos que sufre un trabajador cuando por enfermedad o accidente ve reducida o anulada su capacidad laboral.

Para muchas personas la incapacidad permanente constituye no sólo una cuantía económica, sino su única forma de sobrevivir padeciendo una enfermedad crónica o degenerativa e invalidante.

Sobre estas estadísticas, los datos del año 2016 apuntan que en España existían 940.000 personas con incapacidades permanentes reconocidas (no hay cifras oficiales acerca de las que siguen procesos de reclamación judicial por parte de los enfermos afectados), es decir, el 10% de los pensionistas.

Los grados de incapacidad se estiman en función de las reducciones anatómicas o funcionales sufridas por los trabajadores, siempre que disminuyan o anulen su capacidad laboral. Dependiendo del grado de incapacidad que se solicite, se exigen unos requisitos generales y de cotización.

 

  • Incapacidad Parcial para la profesión habitual:  es la situación del trabajador, que como consecuencia de haber padecido una lesión o enfermedad, tiene una disminución en su capacidad laboral superior al 33 %, pero no le impide la realización de las labores fundamentales de su trabajo habitual. La cuantía de la prestación consiste en una indemnización a tanto alzado (24 mensualidades de la base reguladora que sirvió para el cálculo de la incapacidad temporal).
  • Incapacidad Total para la profesión habitual: es la situación del trabajador que tras haber sufrido una enfermedad o lesión, está incapacitado para las tareas fundamentales de su profesión habitual, es decir, inhabilita al trabajador para su profesión habitual pero puede dedicarse a otra distinta. La prestación equivale a una pensión de cuantía igual al 55% de la base reguladora. Se incrementa a una cantidad del 75% de esa base al cumplir 55 años.
  • Incapacidad Absoluta para todo trabajo: es la situación del trabajador que tras haber sufrido una lesión o enfermedad, ésta le impide la realización de todo tipo de trabajo o profesión. La prestación equivale a una pensión del 100% de la base reguladora.
  • Gran invalidez: es la situación del trabajador que, tras haber sufrido una enfermedad o lesión, ésta no sólo le impide la realización del trabajo, sino que además le impide la realización de la mayor parte de las actividades de la vida diaria necesitando de la ayuda de una tercera persona. La prestación equivale a la pensión según lo establecido en los apartados anteriores, más un complemento destinado a que el afectado pueda remunerar a la persona que le atienda.
  • REIVINDICACIONES:
  • INCAPACIDADES PERMANENTES.

Las patologías crónicas o degenerativas y determinados accidentes hacen que la calidad de vida de los afectados se vea mermada sustancialmente. Las capacidades familiares, sociales y laborales van variando conforme la enfermedad progresa y/o se sufren niveles de mayor gravedad. A todo ello, se suman las enfermedades asociadas a estas patología (comorbilidades) y sus secuelas correspondientes. Los criterios de valoración, tanto en las evaluaciones para la incapacidad laboral del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o del Instituto Catalán de Evaluaciones Médicas (ICAM) -a través del Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI)-, como de los Servicios de Valoración de Discapacidades, deben reconocer en sus baremos todas estas enfermedades limitantes.

Valoraciones en Incapacidades Permanentes:

Basándose en la objetividad de los informes pertenecientes a la historia clínica del paciente (atención primaria, especializada y hospitalaria) y redactados por los facultativos que atienden con regularidad a estos enfermos y, por ende, conocedores de sus casos con precisión solicitamos que:

-El informe de síntesis, realizado por el médico evaluador del INSS, se apoye fundamentalmente en hechos objetivos y probados (diagnósticos, pruebas, tratamientos, efectos adversos…), dando la debida validez a los mismos.

-El EVI (Equipo de Valoración de Incapacidades) tendrá en cuenta de manera prioritaria estos informes, incrementando y mejorando así su efectividad en la valoración de incapacidad permanentes, siendo éstas más justas que en la actualidad.

Por otro lado, también solicitamos que se cumplan los siguientes puntos:

  • Permitir asistir con acompañamiento durante las valoraciones del INSS o ICAM.
  • Identificación del médico evaluador (mediante chapa identificativa).
  • Reembolso de gastos de transporte.

Pensiones permanentes no revisables:

En caso de patologías declaradas con anterioridad como incapacitantes laboralmente, consideramos que si no existen expectativas de mejora de forma sostenida en el tiempo, no deberían realizarse revisiones periódicas en las incapacidades permanentes totales. En muchos casos la población afectada por las limitaciones propias de su enfermedad o por accidente (laboral o no) suelen someterse a tratamientos no curativos -paliativos, para prevenir y evitar complicaciones y riesgos, inmunosupresores, biológicos, rehabilitadores, etc-, ya que no existe cura o terapia que mejore su calidad de vida hasta el punto de poder reincorporarse al mercado laboral.

Esta situación, en la que muchos pensionistas ven retirada su incapacidad permanente, lleva a una situación de empeoramiento progresivo de sus dolencias, tanto físicas como psicológicas, agravando, más si cabe, su ya maltrecha situación de salud.

Para ello es necesario la actualización de baremos y clasificaciones de determinadas enfermedades y lesiones que, según las recientes investigaciones, tienen un claro componente crónico y/o irreversible.

 

ELIMINACIÓN DEL COPAGO FARMACÉUTICO.

Desde la Plataforma de Jóvenes Pensionistas estamos a favor de la eliminación del copago farmacéutico en pensiones que estén por debajo del sueldo mínimo interprofesional (SMI). Además, creemos muy necesario mencionar que muchos pensionistas por enfermedad ven incrementados sus gastos en medicaciones y productos sanitarios debido a la existencia del RD 16/2012, del que hablaremos en el siguiente punto. Estos gastos suelen resultar desorbitados si las necesidades del individuo son superiores, derivadas de sus lesiones o patologías. Por ello, somos conscientes que existe una descompensación entre personas con cuantías similares en sus pensiones, por tener diferentes necesidades sanitarias y gastos en fármacos.

 

  • Derogación del RD 16/2012.

El Real Decreto 16/2012 deja desfinanciada del Sistema de Seguridad Social mucha medicación y productos sanitarios, necesarios para mejorar nuestras patologías o lesiones crónicas.

Este RD se llevó a cabo como medida extraordinaria ante las reiteradas “situaciones de descoordinación entre los servicios de salud autonómicos lo que se traduce en la aparición de considerables diferencias en las prestaciones y en los servicios a los que acceden los pacientes en las distintas comunidades autónomas .” Estas decisiones también están basadas según el propio decreto en “la realidad socioeconómica y la propia falta de rigor y énfasis en la eficiencia del sistema han conducido al Sistema Nacional de Salud a una situación de grave dificultad económica sin precedentes desde su creación”.

Dado que muchas de las condiciones económicas y del Sistema de Salud que cita el RD ya no presentan un carácter de urgencia, pedimos que el mismo sea derogado y mejore el acceso a las medicaciones y productos sanitarios de muchos pensionistas en situación de vulnerabilidad que son, potencialmente, las personas de avanzada edad y enfermos crónicos.

 

SANIDAD PÚBLICA, UNIVERSAL Y DE CALIDAD.

El acceso a una atención sanitaria pública es indispensable para la ciudadanía, mayormente si se trata de personas que padecen alguna enfermedad o lesión crónica o degenerativa. La sanidad pública es uno de los grandes pilares para que la población mantenga unas condiciones de vida dignas. Éste es un derecho fundamental que también apoyan la mayoría de profesionales de la salud y que desde que fueron aplicadas determinadas políticas en los  últimos años, se ha llegado a una situación de pérdida de calidad y privatización de servicios básicos.

Dado que existe una necesidad tan crucial para tantos millones de personas, desde Jóvenes Pensionistas apostamos por un sistema de calidad, universal y que llegue a toda la población por igual.

Hoy en día las competencias en sanidad están segmentadas por CCAA, haciendo que los centros sanitarios -ya sean hospitalarios, centros de especialidades o de atención primaria-, no cuenten con un acceso equitativo e integral en todos los casos, con la particularidad de no poder ser atendido en determinados servicios según el lugar de residencia. Esto se traduce en problemáticas tales como no poder acceder a unidades de referencia  especializadas, terapias, tratamientos, etc. Estos inconvenientes también se trasladan a la falta de accesibilidad para obtener fármacos o productos sanitarios entre comunidades autónomas.

Por ello es crucial disponer de una Sanidad Pública, Universal y de Calidad en todo el territorio nacional para poder atender de forma íntegra, coordinada y con garantías a las personas de todas las CCAA sin excepción y cubrir sus necesidades sin diferenciación de ningún tipo.

Equipos Sanitarios Multidisciplinares.

La formación de equipos multidisciplinares es la pieza fundamental para que la atención integral de los pacientes crónicos sea una realidad. Para que dichos equipos funcionen y otorguen un servicio de calidad a los pacientes, exigimos que terapias y especialidades como la fisioterapia, psicología o acceso a salud bucodental, sean parte de esas terapias multidisciplinares.

La diversidad de especialistas que deberán formar este equipo dependerá de las necesidades de cada paciente, aludiendo también a la amplia sintomatología y dificultad de diagnóstico en determinadas enfermedades/ lesiones, para las que algunos casos deberán ser derivados a Unidades de Referencia.

Así los derechos como pacientes se verían cubiertos, pero también se crearían otros beneficios como:

  • Abordar esta enfermedad de manera integrada entre las diferentes especialidades clínicas.
  • Minimizar los posibles errores de diagnóstico.
  • Aumentar la calidad en el servicio prestado.
  • Ahorro de costes sanitarios.

Cuando esto sucede, como la mayor parte de enfermedades con secuelas crónicas o degenerativas que requieren un seguimiento continuado a lo largo del proceso y pueden afectar a aspectos físicos, psíquicos y sociales, su manejo también corresponde a atención  primaria. Sus servicios deben ser integrados, coordinados y longitudinales.

ELIMINACIÓN DE LA BRECHA DE GÉNERO EN PENSIONES.

La brecha de género referente a las pensiones que existe en nuestro país tiene su base en la precariedad del empleo que frecuentemente desempeñan las mujeres, desde labores no cotizadas al sistema de Seguridad Social -señoras del hogar, cuidado de menores-, determinados vetos en distintas profesiones, menor porcentaje en puestos de responsabilidad, hasta los no remunerados -como cuidado de familiares o tareas del hogar-.

Todas estas cuestiones nos han llevado durante décadas al deterioro de las pensiones que corresponden a las mujeres, por ser claramente inferiores a la de los hombres.

Caben destacar también las amplias diferencias que existen entre géneros respecto a las pensiones por incapacidad. La media en varones asciende a 991, 52 euros mientras que en mujeres es de  815,90 euros (datos de 2016). Esta diferencia entre ambos condena a muchas mujeres a tener una situación más elevada de riesgo de exclusión respecto a la otra mitad de la población.

 

SUBIDA DEL SMI Y DE LAS PENSIONES SEGÚN IPC REAL.

 

Desde nuestra plataforma nos hemos comprometido en la lucha conjunta, con otros colectivos de pensionistas, para conseguir la subida del sueldo mínimo interprofesional (SMI) a 1.080 euros y, a su vez, crear unos criterios básicos para la necesaria subida de las pensiones.

Es por ello, que instamos al Sistema de Seguridad Social, al Gobierno y a todas las instituciones pertinentes a que lleven a cabo las recomendaciones del Pacto de Toledo respecto a una subida del IPC real (y no estimado), recuperar las pérdidas de poder adquisitivo que se vienen llevando a cabo desde las políticas implantadas a este respecto desde 2.011 y equiparar las pensiones al coste real de la vida y servicios básicos, y así  garantizar una correcta puesta en marcha de protocolos que salvaguarden los derechos fundamentales de estos pensionistas y puedan acceder a tener una vida digna.

 

  • LEY DE CRONICIDAD.

 

Los pensionistas por incapacidad permanente y el colectivo de enfermos crónicos en general son un sector muy amplio de la población que requieren múltiples servicios y atenciones especiales. En concreto, queremos prestar especial atención a todas aquellas personas que presentan algún tipo de vulnerabilidad, tanto en el sector económico, sanitario o social.

Pretendemos que todos ellos puedan tener una vida digna, cubriendo sus necesidades básicas, ya no sólo con la subida de las pensiones más bajas, sino a través de otras ayudas.

Es por ello que los Servicios Sociales se deberían de hacer cargo de las situaciones de desprotección, exclusión social y laboral que experimentan muchas de estos ciudadanos y sus familias, ya que éste no sólo es un problema enfocado a los afectados directos, sino también a menores bajo su tutela o familiares a cargo.

Para ello la Plataforma de Jóvenes Pensionistas insiste en la aprobación y aplicación de la Ley de Cronicidad , como protección integral socio-económica para evitar situaciones de desamparo que llevan a muchos ciudadanos en esta situación a sobrevivir en pésimas condiciones y tener un gran riesgo de empeoramiento en sus condiciones de salud y en su calidad de vida, ya que muchas de estas personas no cobran ningún tipo de prestación pública, ya sea por haber sido rechazadas sus solicitudes de incapacidad permanente, no llegar al 65% de en su valoración de discapacidad o no acceder a las cuantías correspondientes que la Ley de Dependencia estipula para todos aquellos que presentan discapacidades funcionales que impiden realizar sus actividades diarias sin ayuda de terceros.

 

APLICACIÓN DE LA LEY DE DEPENDENCIA Y LEY DE ACCESIBILIDAD:

 

Ley de Dependencia:

Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, más conocida como Ley de Dependencia, entró en vigor en el año 2007. Esta ley creó el Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD). Se trata de un conjunto de servicios y prestaciones económicas destinadas a la atención y protección de personas dependientes, que son todos aquellos que por enfermedad, accidente o envejecimiento, presenten una discapacidad funcional para llevar a cabo actividades de la vida diaria, necesitando asistencia para desempeñar dichas funciones básicas.

La ley dice que gracias al SAAD se garantiza la atención a la dependencia por parte de los Servicios Sociales Públicos en todo el estado.

A mediados del año 2018 había 1.730.000 solicitantes, de los cuales se habían resuelto 1,6 solicitudes. De ellas, 1,27 millones de personas son beneficiarias con grado reconocido de dependencia y derecho a prestación, frente a 330.248 que no tienen grado reconocido.

Sin embargo, las CCAA obligadas a hacer frente a estos servicios no reciben de los Presupuestos Generales del Estado las asignaciones de fondos necesarios para su sostenimiento, situación que está empeorando de forma progresiva el estado de bienestar de este sector de la ciudadanía.

Por eso solicitamos que sean destinados los presupuestos necesarios para que dicha ley pueda ser cumplida en su totalidad y así poder ayudar a mejorar la calidad de vida de estas personas, sus familiares y cuidadores.

 

Ley de accesibilidad.

Desde 1.982 la legislación española ha ido incluyendo diversas leyes y normativas donde poco a poco se iban integrando determinados derechos de las personas con discapacidad. Es a partir de la Ley 51/2003, de 2 de diciembre, de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad de las personas con discapacidad, también llamada Ley de Accesibilidad, cuando realmente se unifican estos derechos.

Su fin primordial es establecer medidas que  garanticen el derecho a la autonomía personal y a la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad (recogido en la Constitución Española, Artículos 9.2, 10, 14 y 49).

Esta normativa se basa en los siguientes puntos: no discriminación, acción positiva y accesibilidad universal, y cita: “Se entiende por igualdad de oportunidades la ausencia de discriminación que tenga su causa en una discapacidad y la adopción de medidas de acción positiva orientadas a evitar o compensar las desventajas de una persona con discapacidad para participar en la vida política, económica, cultural y social”. Su ámbito de aplicación comprende: Telecomunicaciones y sociedad de la información / Espacios públicos urbanizados, infraestructuras y edificación / Transportes / Bienes y servicios a disposición del público / Relaciones con las Administraciones públicas.

Desde nuestra plataforma venimos utilizando la denuncia pública para dar visibilidad a todos los casos en los que esta ley no se lleva a cabo. Abogamos por la integración real y no sesgada de todas las personas con diversidad funcional en todos los ámbitos e instamos a las administraciones competentes a solucionar los problemas que en relación con la información, los espacios públicos o con disposición al público siguen sin aplicarse.

 

SUPRESIÓN DE DESCUENTOS SALARIALES.

 

Mantenerse en el mercado laboral sufriendo problemas crónicos o degenerativos incapacitantes en la salud es una tarea complicada. Además de tener amplias dificultades para conseguir un puesto adaptado a esas limitaciones, la precariedad de los empleos, la menor oportunidad de formarse y la inaccesibilidad a determinadas profesiones, según las limitaciones o grado de discapacidad de cada individuo, hay que tener muy en cuenta las constantes revisiones médicas, pruebas clínicas, tratamientos, hospitalización y/o incapacidades temporales (bajas médicas) por la aparición de nuevas patologías, lesiones, síntomas, empeoramiento de las ya existentes o recaída. Esto lleva al trabajador a la pérdida constante de parte de su salario por sus problemas de salud.

Es imprescindible que tal sector de la población no vea mermado su poder adquisitivo por estas cuestiones y se lleve a cabo la supresión de los descuentos salariales por incapacidad temporal o recaída, que bien parecen un “castigo” a estas personas en forma de sanción económica.

 

VIVIENDA ASEQUIBLE Y ACCESIBLE.

Partiendo en este punto del Artículo 47 de la Constitución Española donde cita “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación”, es imprescindible mencionar el deterioro que ha sufrido el mercado inmobiliario tras el estallido de la crisis económica y la burbuja inmobiliaria en el año 2.007. La llamada estafa hipotecaria, la banca y a la complicidad de los diferentes gobiernos e instituciones nos han llevado a tener una situación insostenible respecto a la accesibilidad a una vivienda que sea habitable y asequible.

La situación general es lamentable, pero lo es más si cabe para personas con bajos recursos económicos que perciben pensiones mínimas y están en riesgo de exclusión por diferentes causas, entre ellas su falta de salud. Muchas de estas personas cuentan además con problemas de diversidad funcional, por lo que los alojamientos también deben estar adaptados a sus necesidades, libres de barreras arquitectónicas y estructurales.

Es crucial poder dar acceso a este sector de la población a viviendas públicas con las que no tengan que sobreendeudarse, ofrezcan los servicios y suministros básicos necesarios y les garantice una residencia que ofrezca estabilidad y seguridad a los ciudadanos que las demanden.

DESCUENTOS EN TRANSPORTE.

Las ventajas económicas relativas al transporte público en las diferentes Autonomías y municipios, suelen estar ligadas a unos requisitos que estipulan que sólo se ejercen determinados descuentos a pensionistas por jubilación, mayores de 55, 60 o 65 años. La coordinación entre comunidades y servicios de transportes públicos sería crucial para poder ejercer las actuaciones pertinentes que permitan a otros pensionistas acceder a esas rebajas.

El acceso a un transporte adaptado a la diversidad funcional y a las bajas cuantías que perciben prácticamente la mitad de los pensionistas por enfermedad, facilitaría la movilidad de los ciudadanos pertenecientes a este colectivo.

De esa manera, se podría avanzar en el campo de la integración en varios terrenos esenciales (sanitario, educativo, laboral, social…) para mejorar la accesibilidad y desplazamientos a cualquier punto de su entorno u otro destino, mejorando así su calidad de vida.

 

                                                                                                             5 de Noviembre de 2.018

                                       

 

EL MOVIMIENTO DE PENSIONISTAS, FENÓMENO SINGULAR DE LARGO ALCANCE


Luis Alejos Escarpe

Sociólogo y pensionista.

kalejos@hotmail.com                                                              

La defensa del sistema público de pensiones aporta aspectos tan novedosos que constituye un fenómeno singular. Destacan en particular el plano organizativo, los escenarios donde se desarrolla y la prolongada duración del conflicto. Para encontrar experiencias con alguna similitud habría que remontarse al movimiento obrero durante el periodo franquista y la Transición. No es casual que quienes dinamizan esa lucha estuviesen entonces en plena juventud y se comprometiesen en diversas causas. Las movilizaciones de pensionistas constituyen un acontecimiento social digno de estudio. Su problemática ya ha sido tratada en cursos de verano universitarios. Este artículo analiza sus orígenes y trayectoria con un enfoque sociológico, sin pretender abarcar aspectos que atañen a la política, al derecho y la economía. Términos clave: pensionistas, reivindicaciones, concentraciones,

“No veo por ningún lado la crisis de las pensiones” Miren Etxezarreta

Hain alderdi berrien erakarpena egiten du Pentsio-sistema publikoaren defentsak, ezen fenomeno bitxi bihurtu baita. Haren antolaketa, agertokia eta gatazkaren luzaroko irau pena azpimarratzekoak dira. Antzeko esperientziak aurkitzeko Francoren eta trantsizioaren denboraldietan egondako langile-mugimenduraino atzera egin beharko genuke. Gaur egun borroka hau burutzen dutenak, lehen aipatutako garaian gaztetxoak ziren, kausa desberdinetan arduratuta zeudenak, beraz, eskarmentu handiko partaideak ditugu. Pentsiodun-mobilizazioak garrantzi handiko gertaera sozial baten parte dira; hortaz, ikertuta izateko merezidunak. Unibertsitateko udakurtsoetan jadanik proble-matika honi buruz mintzatu da. Artikulu honetan ikuspegi soziologiko batetik fenomeno honen hasiera eta jarduera aztertuko dira, politikari, zuzenbideari eta ekonomiari dagozkien aldeak jorratzeko asmorik gabe. Gako-hitzak: Pentsiodunak, aldarrikapenak, kontzentrazioak, antolaketa

1. Consideraciones previas.

Dado que las movilizaciones de pensionistas constituyen un fenómeno reciente e inesperado, sin antecedentes ni episodios anteriores, no es posible documentarlo ni contrastarlo con otras fuentes. Tan solo cabe verificar si merece la consideración de movimiento social. Sin ser previsible que estallase el conflicto, al tratarse de un colectivo disperso y sin trayectoria reivindicativa, quienes se dedican a estudiar la problemática de las pensiones públicas sí venían destacando la posibilidad de esas acciones colectivas. Veamos algunos ejemplos:
La reforma de las pensiones ha pasado sigilosa por encima de la sociedad española, sin que apenas se haya expresado el conflicto social latente en ella, pese a que todos los sondéos reflejaban un fuerte rechazo a algunas de sus medidas más conocidas. A ello ha contribuido, sin duda, el apoyo que ha recibido de las dos principales centrales sindicales, que no ha convencido pero si ha desactivado posibles respuestas, pero también el contexto de crisis en que se ha producido el rápido cambio legislativo. (Sáenz, 2011:162)
Ante la dureza que supone la propuesta actual (reforma de 2013), que además viene cuando justo se están experimentando las de la reforma de 2011, es posible que la opinión pública reaccione con más fuerza, pero todavía no se percibe una actitud de resistencia, rechazo y actuación como serían necesarias para por lo menos intentar frenar este nuevo y amplio ataque. (Etxezarreta 2013:56)
Una característica sorprendente de estas reformas es que, a pesar de conllevar reducciones drásticas de las pensiones, se han realizado sin demasiadas protestas de los sindicatos y agentes sociales. Quizá sea porque las reformas se han hecho en medio de una crisis o quizá porque los efectos son de largo plazo. Pero la realidad es que las reformas han sido aceptadas sin casi oposición (Zubiri, 2015:260).

2. Movimiento social de pensionistas.

No resulta fácil datar el nacimiento de la mayoría de los movimientos sociales, sea el feminista, el ecologista o el antimilitarista. Sin embargo, el movimiento de pensionistas surge un día concreto, a una hora determinada, en un lugar preciso, respondiendo a una cita: “lunes 15 de enero de 2018, a las 12 del mediodía, en el Ayuntamiento de Bilbao, defenderemos nuestras pensiones. Pásalo”. Este escueto texto u otro similar es el mensaje que circuló a modo de convocatoria por las redes sociales, logrando reunir a varios cientos de personas, sin brecha digital en la edad madura.
Fue un acto improvisado, no autorizado. Entre quienes asistieron nadie ha podido precisar cómo se promovió. Intervinieron varias personas que, sin utilizar megáfono, insistieron en la necesidad de pasar la voz para volver a concentrarse el lunes siguiente. Una semana después la concentración estaba autorizada, se disponía de megafonía y acudió un millar de personas. En fechas sucesivas la participación siguió creciendo, hasta alcanzar una cifra que ronda las 5.000 personas. Mientras esas escenas se desarrollaban en Bilbao, lo mismo ocurría frente a los ayuntamientos de Barakaldo, Santurtzi, Basauri y muchas otras localidades de Bizkaia.
El escenario de las concentraciones de pensionistas no resultó del agrado del Alcalde de Bilbao: “le “incomoda” que se manifiesten semanalmente junto al Ayuntamiento “teniendo a la Delegación de Gobierno como eje” de sus protestas” (Europa Press 12/03/2018). Puede que el Sr. Aburto haya cambiado de opinión. Las concentraciones de pensionistas han convertido en un símbolo la fachada del ayuntamiento y la escultural esfera ovoide de Oteiza que cada lunes destaca sobre la muchedumbre.

2.1. ¿El activismo de los pensionistas es un movimiento social?.

Despejaremos las dudas basándonos en sus características:
Un movimiento social es una forma colectiva de acción (reclamar pensiones dignas), y la existencia de una acción colectiva implica la preexistencia de un conflicto (pérdida del poder adquisitivo de las pensiones)”. “Surge, pues, porque existen carencias organizativas (los pensionistas no se sienten representados por los sindicatos)”. Creen que los problemas, a favor de cuya solución ha decidido movilizarse, deben solucionarse de forma participativa, igualitaria y cooperativa (concentraciones, manifestaciones). (Ibarra, Grau 2000:02)
Los tres rasgos que conforman esos marcos, potencialmente impulsores de una decisión de movilización, son los siguientes. Sentimiento de que algo injusto está ocurriendo y de que hay alguien culpable de esa injusticia (gobierno); sentimiento de que esa injusticia recae sobre un colectivo con el que el individuo se siente solidario, de que existe un “nosotros”, una identidad colectiva (pensionistas), violada por esos “otros” culpables; y finalmente, sentimiento de que es posible, en una movilización colectiva, vencer –juntos- esa injusticia(concentraciones). (Ibarra, Grau, 2000:03)
Las movilizaciones de pensionistas poseen los elementos definitorios de cualquier movimiento social, volveremos a corroborarlo en referencia al perfil de los activistas y al modelo organizativo de dicho movimiento.

3. El asociacionismo en el colectivo de pensionistas.

Hay multitud de asociaciones de pensionistas, la mayoría son asistenciales. Hasta el inicio de las movilizaciones del año en curso, si exceptuamos las agrupaciones de pensionistas promovidas por sindicatos, apenas había plataformas reivindicativas.
Siendo características esenciales de las asociaciones de pensionistas la pluralidad y la dispersión, existe interacción y reciprocidad entre movilizaciones a nivel estatal y en Euskadi. Dos ejemplos lo evidencian: en el País Vasco se asumió el llamamiento promovido por la Coordinadora Estatal (COESPE) el 5 de mayo, y viceversa, la COESPE apoyó la movilización impulsada desde Euskadi tres semanas después, el 26 del mismo mes. Ocurre otro tanto con la manifestación promovida por asociaciones del País Vasco y Navarra para el 15 de diciembre, la COESPE convocará el mismo día en el conjunto del Estado.


3.1. Asociacionismo de ámbito estatal.

Al margen de los sindicatos, dos organismos sin vinculación orgánica agrupan a la generalidad de las asociaciones reivindicativas representativas:
Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones (COESPE)
Se crea en 2016, está constituida por unas 200 plataformas de pensionistas de todas las Comunidades Autónomas. Se han integrado en ella asociaciones como la catalana Marea Pensionista o sectores del movimiento Yayoflautas, surgido del 15-M. Tiene carácter apartidista y asindical, funcionamiento asambleario, autonomía territorial. El factor aglutinador de esa red asociativa es su tabla reivindicativa.
Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones (MERP)
Principal reivindicación: “Las pensiones públicas deben elevarse en nuestra Carta Magna a la categoría de derecho fundamental, prohibiendo su privatización y la pérdida de poder adquisitivo.” Destaca por su alcance mediático y el apoyo de personalidades de diversos ámbitos. Agrupa 250 colectivos, incluyendo sindicatos y partidos políticos.

3.2. Asociacionismo en Euskadi y Navarra.

En las comunidades autónomas del País Vasco y de Navarra el asociacionismo reivindicativo es más amplio y está más consolidado que en el Estado. Se caracteriza por la dispersión, no coincide con el modelo unitario de Bizkaia. Hay unidad de acción, aunque no agrupa a todas las plataformas. Se convocan reuniones periódicas para
analizar la situación y planificar movilizaciones coordinadas, suelen ser manifestaciones simultáneas en las cuatro capitales.

4. Movimiento de Pensionistas de Bizkaia (MPB).

Se cimenta sobre las concentraciones y funciona como equipo de trabajo. Integrado al comienzo por unas 30 personas, en la actualidad se ha duplicado. Se reúne cada semana, en general los miércoles, casi siempre en el centro cívico La Bolsa de Bilbao. Programa y coordina acciones, elabora y difunde declaraciones, informando de todo ello en las concentraciones locales y a través de la prensa.
Dicho equipo se constituyó de forma espontánea, lo mismo que surgió el movimiento de pensionistas. Se participa a nivel personal, sin ser preciso formar parte de una asociación. Basta acudir a las concentraciones de cualquier población. Otra función del MPB es zanjar diferencias de todo tipo: personales, organizativas o ideológicas, para que no se trasladen a las concentraciones. Este problema afecta sobre todo a Bilbao, no se suele dar en el resto de municipios de Bizkaia.

4.1. Asociaciones integradas en el MPB.

En Bizkaia, como en Euskadi y el conjunto del Estado, abundan las asociaciones de pensionistas, sobre todo de carácter asistencial y cultural. Tan solo en Bilbao hay 53. En proporción a su número, son pocas las asociaciones que participan en actividades reivindicativas. Dado que las organizaciones sindicales suelen tener federaciones o secciones de pensionistas, sorprende que ELA, sindicato mayoritario en todos los territorios de Euskadi, apoye las movilizaciones sin considerar necesario mantener una representación directa en el MPB.
Nagusiak: es la asociación mayoritaria, más veterana y menos ideologizada. De hecho es un organismo asistencial institucional que se suma a la acción reivindicativa. Agrupa 138 asociaciones de todos los municipios de Bizkaia, declarando 50.000 asociados.
Pentsionistak Martxan: promovido por la izquierda abertzale, es el grupo más estructurado y activo. Insiste en la acción unitaria en el conjunto del País Vasco y Navarra. Sus aspiraciones soberanistas son compatibles con el apoyo a reivindicaciones y movilizaciones de ámbito estatal.
Coordinadora de Pensionistas de Bizkaia: pertenece a la Coordinadora Estatal (COESPE). Varias plataformas municipales de Bizkaia forman parte de ella. Su principal objetivo es la defensa del sistema público de pensiones. Su seña de identidad en el País Vasco es la oposición a la proliferación de las EPSV de empleo.
Personas Jubiladas de Bizkaia (PJB): surge en Bilbao. Dado su carácter local, al comienzo la prensa identificaba al MPB con PJB. Utilizando vínculos orgánicos se ha entrevistado con delegaciones de Podemos y del PSOE. Estuvo adscrita a la Coordinadora Estatal (COESPE), desvinculándose posteriormente.
Movimiento 15-M: agrupa a pensionistas que participaron en el Movimiento 15-M.
Asociación de Jubilados y Pensionistas por la Democracia de Bizkaia, vinculada a la Federación de Jubilados y Pensionistas de CCOO.
Unión de Pensionistas y Jubilados de UGT (UPJ – UGT)
En la mayoría de las plataformas y coordinadoras de pueblos no hay incidencia directa de las asociaciones, ese rasgo destaca sobre todo en Bilbao.

4.2. Ámbito territorial del MPB.

Listado no exhaustivo de poblaciones representadas en el MPB:
Bilbao, Barakaldo, Basauri, Sestao, Portugalete, Santurtzi, Trapagaran, Sopuerta, Ortuella, Abanto y Zierbena, Getxo, Leioa, Erandio, Sopela, Galdakao, Zornotza, Durango, Yurreta, Berriz, Ermua, Zaldibar, Zornotza…Otras poblaciones donde se realizan concentraciones sin participar en las reuniones del MPB: Mungia, Gernika, Bermeo, Balmaseda, Lekeitio, Derio …

4.3. Modelo organizativo del MPB.

El Movimiento de Pensionistas de Bizkaia es un equipo de coordinación dedicado a planificar y gestionar acciones reivindicativas. Dado que la lucha surge de forma espontánea y se expande de la misma manera, el MPB constituye un movimiento social de base, coordinado a nivel horizontal, con autonomía municipal. Es unitario y plural, integra a personas de sensibilidad nacionalista y estatal, gente afín a los sindicatos o que los rechazan. Se respeta la igualdad, en la representación tienen prioridad las mujeres. Hay sensibilidad hacia la problemática lingüística, se procura que haya intervenciones en euskera y que los documentos sean bilingües. No existe estructura vertical, no hay portavoces oficiales. Las portavocías son rotatorias, se eligen en cada acto. No hay liderazgos individuales, las movilizaciones se secundan porque las convocatorias llevan la firma del MPB.
La participación en ese grupo de coordinación es voluntaria e individual, sin ser preciso pertenecer a ninguna asociación. No hay delegaciones de plataformas ni de asociaciones, quienes lo integran carecen de representatividad formal. Al no ser posible establecer criterios de proporcionalidad, las decisiones relevantes se toman por unanimidad, tras arduos debates. Hay estabilidad en la participación, aunque la asistencia fluctúa entre 40 y 60 personas. La representación más numerosa procede de Bilbao, siendo la más ideologizada y plural. Las delegaciones de los pueblos resultan más homogéneas. Las características básicas del MPB son: composición plural, autonomía local, liderazgo compartido y decisiones por consenso.
Conforme corresponde a un fenómeno social que surge y se expande de forma espontánea, el MPB carece de estructura orgánica. Sin embargo, está coordinado y tiene normas de funcionamiento basadas en el modelo asambleario.
los movimientos tienen una notable capacidad de informalidad organizativa, métodos no convencionales, redes preexistentes disponibles para canalizar fácilmente las tensiones emergentes. (Ibarra, Grau 2000:04)

5. Unidad en la diversidad.

La composición del Movimiento de Pensionistas de Bizkaia además de plural es muy compleja. Tanto, que para describir sus características es preciso basarse, a falta de fuentes documentales precisas, en analizar comportamientos. Insistimos en que la incorporación al MPB y a las diversas plataformas o asociaciones que lo integran es voluntaria e individual. No siendo posible cuantificar la representatividad de sus componentes, ni el liderazgo de sus miembros. Para acercarse a la realidad hay que observar lo que acontece cada lunes en las concentraciones (sobre todo en la de Bilbao) y los miércoles en la asamblea abierta donde se coordinan las actividades.

5.1. Dilemas internos.

El primer escollo que surgió al crearse el MPB como equipo coordinador de la lucha fue la presencia de sindicatos (UGT y CCOO). Se zanjó aceptando, no sin recelos, su integración. Después apareció el protagonismo personal. Se compite por ir en la pancarta, leer comunicados o intervenir en ruedas de prensa. En los plenos la mayoría de las discusiones están motivadas por la imagen ante los medios de comunicación. Ocurre en Bilbao porque la prensa está concentrada en la capital.
Un punto de fricción es el posicionamiento respecto a los planes de pensiones de empleo (EPSV), implantados en la administración pública vasca y en amplios sectores industriales de Gipuzkoa. En la promoción y gestión de las EPSV están implicados los cuatro sindicatos mayoritarios. En el MPB se ha conseguido llegar a un acuerdo para reclamar que se supriman las bonificaciones fiscales.
La puesta en marcha de la mesa de concertación puede reavivar el conflicto sindical, si quedan fuera los sindicatos de ámbito autonómico. Se puede llegar a cuestionar la legitimidad para negociar sin representar al conjunto de los pensionistas y careciendo de la capacidad de movilización que tienen las plataformas. Está por ver si CCOO y UGT defienden en la negociación las reivindicaciones que ahora asumen o toleran: demanda de 1.080 € de pensión mínima, derogación de la reforma laboral del PP (2013) y también la que ellos firmaron con el anterior gobierno del PSOE (2011).
Otro motivo de disenso es la “caja única de las pensiones”. Pentsionistak Martxan reclama un sistema de pensiones propio en Hego Euskal Herria. El problema se neutraliza obviando el modelo de pensiones en la plataforma reivindicativa. Si no se respeta ese acuerdo tácito hay tensiones. El manifiesto conjunto de asociaciones de Navarra y de Euskadi hecho público el 18/10/18 declara: “… en relación con las Instituciones Vascas, no se libera por Ley su capacidad para ejercer competencias a la hora de decidir su techo de gasto y dignificar las pensiones a las que el Estado renuncia”. Tal posicionamiento motivó una ardua polémica. Algunas plataformas se negaron a difundirlo. Hechos de ese tipo ponen a prueba el frágil equilibrio del MPB.

5.2. La cuestión del liderazgo.

Toda organización, aunque tenga una estructura mínima, como los movimientos sociales, tiende a la jerarquización. Está ocurriendo entre quienes integran el MPB, pese a carecer de representatividad formal, dado que no se ha efectuado ningún nombramiento o designación. Queda dicho que ni siquiera hay portavoces oficiales. En las concentraciones de Bilbao un elemento tan material como el control de la megafonía es un instrumento de poder que determina el orden y la duración de las intervenciones, facilitando además el acceso a los medios de comunicación. Esas circunstancias establecen un rango, una jerarquía, aunque el liderazgo sea colectivo. Las movilizaciones se secundan porque las convoca el MPB, no se responde al llamamiento de nadie con cualidades carismáticas.

5.3. Perfil de activista de movimientos sociales.

Ese individuo que siente solidariamente la injusticia y que cree que a través de una movilización colectiva y solidaria es posible eliminarla (Ibarra, Grau 2000:04).
Además de la conciencia social intervienen otros elementos: la militancia política, la simpatía ideológica e incluso el afán de protagonismo personal. Quienes integran el MPB son conscientes de que si se exteriorizasen los conflictos internos se disolverían las concentraciones. Uno de los cometidos de las reuniones es ejercer la función de “tanque de tormentas” para evitar catástrofes.

6 El MPB y las organizaciones sindicales.

La relación entre las organizaciones sindicales y los movimientos sociales, antaño el obrero, ahora el de pensionistas, siempre ha sido de mutuo recelo. Esa desconfianza se basa sobre todo en la defensa de las reivindicaciones. Parte de las aspiraciones que motivan un conflicto llegan a la mesa de negociación a través de los sindicatos. Son demandas maximalistas que se recortan en los acuerdos establecidos entre gobierno, patronal y sindicatos. Puede ocurrir con la consigna de la pensión mínima de 1.080 € que cohesiona y moviliza al colectivo de pensionistas.
Uno de los elementos que explican el éxito del MPB es la pluralidad lograda integrando sindicatos. Aunque solo participan UGT y CCOO, cabe interpretar que Pensionistak Martxan representa a LAB, sorprendiendo la ausencia de ELA, que no considera necesaria su presencia directa en el MPB. Sin embargo, apoya todas las
movilizaciones. Lo evidencia su comunicado del 16 de febrero de 2018: “ELA llama a participar en las movilizaciones convocadas por las plataformas de pensionistas”.
Los sindicatos tienen menor capacidad de movilización que el MPB. Estando activo el movimiento social, no es probable que tomen iniciativas propias sobre pensiones. En Bizkaia, por exigencia expresa de la gente que participa en las movilizaciones, se excluyen símbolos y pancartas con distintivos de organizaciones. Los sindicatos secundan las convocatorias del MPB, dejando al margen las diferencias que provocan su división. Pero la capacidad de interlocución es competencia sindical. Si negocian en exclusiva las organizaciones sindicales de ámbito estatal, se puede reavivar la confrontación, afectando al colectivo de pensionistas.

7. El MPB y los partidos políticos

Como cualquier movimiento social, El MPB es apartidista, pese a que se difundan rumores interesados de lo contrario. Ni en las concentraciones ni en las reuniones se interviene nunca en nombre de ningún partido. No obstante, las personas que participan en las tareas organizativas tienen una ideología definida y hasta militancia política. No podría ser de otra forma, dada la personalidad del activista de movimientos sociales: “… casi siempre esta sensibilidad especial se ha sedimentado a través de una práctica previa”. (Ibarra, Grau 2000:04).
En las concentraciones se aprecia confusión al no diferenciar el apartidismo del apoliticismo. En las manifestaciones se puede gritar: “Rajoy dimisión” o “Ni un día más de gobierno del PP”, pero no declarar lo evidente: reivindicar pensiones dignas es hacer política. Cabe distinguir la política social de la partidista, pero intentar hacerlo ante una multitud entraña el riesgo de la incomprensión, sobre todo habiendo gente presta a promover un abucheo si se pronuncia esa palabra proscrita.
Desconciertan tales reacciones mientras se corean consignas de inequívoco alcance político: “Si nos roban las pensiones, lo pagarán en las elecciones”. Esta proclama lleva a suponer que las movilizaciones proseguirán hasta mayo del 2019. Conforme se vaya acercando la cita con las urnas, se reclamará a los partidos que incluyan en sus programas electorales las reivindicaciones de los pensionistas, aunque no es probable que se llegue a orientar el voto en una dirección concreta.
Entretanto surgen partidos dispuestos a competir por los votos de nueve millones de pensionistas. El Partido de Jubilados y Pensionistas de España (PJPE) reclama dejar de abonar el IRPF. No es una medida para quienes cobran las pensiones más bajas, pues no dan para pagar impuestos. Tarjeta de presentación de Tercera Edad en Acción, que reniega de las movilizaciones en la calle: “Somos expertos en la gestión, por nuestras actividades empresariales”. Tanta demanda por el voto pensionista recuerda el título de la última película de Buñuel: “Ese oscuro objeto del deseo”, aunque tiene un indudable interés sociológico y político.

8 Reivindicaciones del movimiento de pensionistas.

“Las soluciones a los problemas económicos son políticas, nunca económicas”
 Juan Torres                                                                                                                                                                                                                    
Las reivindicaciones fundamentales coinciden en todos los territorios. El detonador de las movilizaciones fue la oposición al incremento del 0,25%, establecido por el Gobierno del PP como “índice de revalorización de las pensiones”. Calculado mediante una compleja fórmula, permitiría al gobierno de turno aplicar la subida preferida. El rechazo del 0,25% parece más que justificado.
La propuesta de un aumento del 0,25% de suelo no es más que un intento de enmascarar la reducción del valor real de las pensiones para manipular a la opinión pública y facilitar la aceptación del nuevo sistema. (Etxezarreta 2013:53)
La alternativa al 0,25 % viene siendo desde el principio la revalorización anual de las pensiones en función del Índice de Precios al Consumo (IPC) real. Por eso, la mejora incluida en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018 fue declarada insuficiente y no afectó a la participación en las movilizaciones. La propuesta del Gobierno del PSOE de aplicar el IPC real en 2019 tampoco ha convencido, sigue sin estar garantizada por ley o en la Constitución. Como además se reclama una pensión mínima de 1.080 €, cabe suponer que las movilizaciones proseguirán, confiando en que en la negociación tripartita (gobierno, patronal, sindicatos) o en vísperas de las elecciones de mayo de 2019, haya un compromiso de subida lineal que reduzca las desigualdades entre pensiones bajas y altas.
El colectivo de pensionistas lleva la iniciativa en el plano reivindicativo, de tal modo que ni el anterior gobierno ni el actual consiguen solucionar el conflicto. Entretanto, desde los sectores económicos, políticos y mediáticos que compiten por desprestigiar esa lucha, se acusa a los pensionistas de insolidaridad, al estar planteando, entre otras reclamaciones, pensiones superiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI).
Si se aprobasen los PGE del 2019 con 900 € de SMI, las plataformas de pensionistas deberían valorar esta disyuntiva:
a) seguir demandando los 1.080 € como una reivindicación irrenunciable e impostergable,
b) reclamar la equiparación con el SMI, uniendo ambas causas para que avancen al unísono.
También se debería valorar si tiene sentido que los pensionistas reclamen un SMI de 1.200 €, en vez de hacerlo la gente afectada. En cualquier caso, al menos en teoría, la alternativa pasa por:
si se desea evitar un empobrecimiento generalizado de los jubilados futuros, se debe pasar de un sistema como el actual en el que los ingresos determinan los gastos a otro en el que sean los gastos los que determinen los ingresos necesarios.(Zubiri,2015:260)

8.1 Posicionamientos sobre la reivindicación de 1.080 € y las EPSV.

El artículo 23 de la Carta Social Europea (creada en 1961, revisada en 1996) ampara el derecho de las personas de edad avanzada a la protección social. Interpretando dicha declaración respecto al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), se estima que la pensión mínima en el Estado español debería ser de 1.080 € mensuales. Esa demanda, proclamada el año 2016, antes de comenzar el conflicto actual, se ha convertido en todos los territorios en el elemento aglutinador que sustituye al rechazo del 0,25%. De la fase de autodefensa se ha pasado a la ofensiva con una demanda difícil de asumir por cualquier gobierno. No obstante, algo se mueve en ese sentido cuando el 21/10/2018 un titular de Europa Press anunciaba: “El Pacto de Toledo pide indicadores a la Seguridad Social para calcular mejor la pensión mínima”.
Las demandas de los pensionistas se convirtieron en moneda de cambio entre PP y PNV durante la negociación de los PGE de 2018. Algo similar ocurre entre PNV y EH Bildu al negociar los presupuestos del País Vasco para el 2019. En ese sentido, la agencia Europa Press recogía el 20 de octubre de 2018 la siguiente valoración:
El PNV cree “complicado” que pueda haber un acuerdo con EH Bildu sobre los Presupuestos vascos después de que la coalición soberanista haya pedido una inversión de 350 millones de euros para complementar las pensiones, cuando éstas no son competencia del Gobierno Vasco. Tras considerar que una “subida generalizada” debe reclamarla a Pedro Sánchez, ha asegurado que acceder a la exigencia de la coalición soberanista, supondría someter a los vascos a una doble tributación.
La demanda de EH Bildu está basada en los 1080 € de pensión mínima que reclaman los pensionistas, mientras que el PNV la cuestiona, conforme proclamaba el titular de Noticias de Gipuzkoa el 8 de mayo: “Urkullu no ve viable las pensiones mínimas de 1.080 euros”. Es un asunto de mayor alcance que la materia presupuestaria, pues ambas formaciones, nacionalistas moderados y radicales, incluyen en sus planes soberanistas un sistema de pensiones propio. El modelo del PNV son las Entidades de Previsión Social Voluntaria (EPSV). Se trata de planes de pensiones de empleo que son productos financieros. La alternativa de EH Bildu no está definida, se limitan a reclamar el complemento hasta 1080 € en los presupuestos del País Vasco.
La demanda de EH Bildu llega al movimiento de pensionistas a través del documento publicado el 18/10/18 por asociaciones de Euskadi y de Navarra: “Reclamamos a los Gobiernos de Gasteiz e Iruña un reparto justo de la riqueza existente y que reconozcan una Pensión Mínima de 1080 €”. Es una medida que no figura en la tabla reivindicativa del MPB. Caso de llevarse a efecto, supondría un agravio comparativo respecto a otros colectivos sociales con percepciones de RGI inferiores.
El PNV niega la viabilidad de la pensión mínima de 1080 €. También cuestiona el incremento de la cotización máxima que el Gobierno central estudia aplicar para aumentar la recaudación. Es una medida que sin llegar al “destope” (suprimir el límite superior de las cotizaciones) afecta a los sueldos altos.

8.2. Plataforma reivindicativa básica del MPB.

*Revalorización de las pensiones según el IPC real, garantizada por ley
*Reducir las desigualdades y la brecha de género, pensión mínima 1.080 €
*Derogación de reformas laborales lesivas para las pensiones actuales y futuras
*Integración de las trabajadoras de hogar en el régimen general de la Seguridad Social
*Suprimir las desgravaciones de los planes de pensiones de empleo (EPSV)
*Suprimir la penalización de las jubilaciones anticipadas no voluntarias

9. Defensa del bien común.

El Sistema Público de Pensiones es un modelo de reparto basado en la solidaridad intergeneracional e interterritorial. Constituye un mecanismo de redistribución de rentas. El método es válido, fallan las fuentes de financiación, la distribución de los recursos disponibles y la gestión. Resulta imprescindible incrementar los ingresos procedentes de las cotizaciones, dignificando las retribuciones y las condiciones laborales de trabajadores y trabajadoras en activo. Dejando esas materias para quienes analizan la legislación y la regulación del mercado de trabajo, vayamos a ese modelo colectivo. Con un sistema de financiación individual no cabe imaginar que se pueda alcanzar la cohesión social lograda por el movimiento de pensionistas.
La lucha en defensa de pensiones dignas se basa en las claves del Sistema Público de Pensiones: bien común repartido de forma solidaria. El modelo establece una causa única. Es preciso mostrar sus insuficiencias y defender sus potencialidades de forma conjunta. La distribución debe ser equitativa, por eso se reivindica una pensión mínima que reduzca las diferencias entre pensiones altas y bajas, entre hombres y mujeres. Solidaridad en el colectivo de pensionistas, también con las generaciones futuras, reclamando la derogación de las reformas laborales de 2011 y 2013. Solidaridad con otras causas: conflictos laborales, recortes sociales, desigualdad…
El PNV aspira a generalizar en Euskadi un modelo de pensiones mixto, dual. Así lo anunció el 26/07/18 un titular del diario Deia: “Remetería aboga por impulsar una EPSV para todos los trabajadores de Bizkaia”. Tal proyecto no favorece al sistema público de pensiones ni beneficiaría al conjunto de los pensionistas. Se intensificaría lo que ocurre en la actualidad: parte de las retribuciones salariales dejan de cotizar a la Seguridad Social y se detraen recursos de las haciendas públicas a través de las desgravaciones fiscales. Los sindicatos que han contribuido a implantar las EPSV parece que ahora cambian de actitud. Cabe interpretarlo del comunicado de ELA
publicado el 06/08/2018: “Tras el supuesto impulso a las EPSV hay un intento de rebajar la fiscalidad a las rentas más altas”.
Los fondos de pensiones no convencen a la Ministra Magdalena Valerio. Es lo que se deduce de las declaraciones recogidas por la agencia Europa Press el 27/08/18 en la inauguración de los cursos de la Universidad de Verano de Baeza:
Este Gobierno apuesta por un sistema público de pensiones fuerte porque la inmensa mayoría de los trabajadores de este país no pueden confiar su suerte a tener una pensión en un futuro digna con un fondo de pensiones. Eso sería tomarles el pelo si tenemos en cuenta el nivel salarial.

10. Rejuvenecer en la edad tardía.

En las concentraciones se ha dicho: “la lucha nos rejuvenece, alarga nuestra esperanza de vida”. Esa expresión es fruto del sentimiento de pertenencia a un colectivo muy amplio, de millones de personas, que han llegado sentirse socialmente excluidas. Cuando tanta gente comparte un proyecto y aspiraciones en un lugar determinado, ese espacio adquiere carácter simbólico. Participar como sujeto activo, como protagonistas, en movilizaciones multitudinarias. Sentir el reconocimiento de gentes que pertenecen a generaciones más jóvenes. Sincerarse con quienes están alrededor en la concentración. Poder exponer casos particulares ante una cámara de televisión. Salir de la soledad que tantas veces acompaña a las personas de mayor edad. Compartir espacio físico, inquietudes, sentimientos, tiene efecto terapéutico, contribuye a mejorar la calidad de vida. La experiencia de los pensionistas constituye un fenómeno digno de estudio en dinámica de grupos y en psicología social.
Es la generación que sufrió la represión y las miserias del franquismo, conquistando las libertades y los derechos que hoy tenemos. Se trata de la gente que impulsó los movimientos sociales: obrero, estudiantil, ecologista, feminista o vecinal. Es un colectivo que en su juventud tuvo que soportar las penurias del trabajo asalariado en la industria o el campo, con tareas penosas y horarios cuartelarios. En el movimiento de pensionistas se daban las condiciones precisas para pasar de la sumisión a la indignación y a la acción directa: disciplina, tenacidad, experiencia y, por supuesto, tiempo libre. Si sorprendió el estallido del conflicto, no debería extrañar la capacidad para organizar el proceso reivindicativo. Es una experiencia para sentirse útil que favorece la autoestima. Un ejercicio físico y mental que fortalece y vivifica.

11. De las coordinadoras de fábricas al movimiento de pensionistas.

No abundan los fenómenos sociales con las características del movimiento de pensionistas desarrollado en Bizkaia. En duración guarda similitud con la “Huelga de Bandas” (1966) que duró 163 días y con la huelga de las trabajadoras de residencias (2017), 370 jornadas de paro indefinido. Ambas luchas tuvieron lugar en Bizkaia. En
el aspecto organizativo, no en el origen ni en las características del conflicto, el ejemplo más parecido es el de las coordinadoras obreras del periodo de la “transición política”. El sindicato CCOO nació en aquella época como movimiento de base que posteriormente se transformó en organización piramidal.
El caso más significativo, en cuanto a la forma de estructurarse, no en otros aspectos, es la Coordinadora de Fábricas de Bizkaia (CFB) (septiembre de 1976). Surgió como respuesta solidaria a un asesinato policial que tuvo lugar en Hondarribia (Gipuzkoa). Adoptó la forma de movimiento asambleario, agrupando a 240 representantes de 150 empresas, con una plantilla global de 100.000 trabajadores. En el plazo de dos semanas la CFB convocó y se secundaron 5 huelgas generales. El Gobernador Civil reconoció su capacidad de interlocución, autorizando tres concentraciones. A Sestao acudieron 40.000 personas, 15.000 en Erandio, 5.000 a Basauri. Se logró liberar a los obreros detenidos durante las manifestaciones.
El modelo organizativo era similar al del MPB: concentraciones, equipos de coordinación, capacidad de movilización, liderazgo colectivo. La CFB fue un ensayo de democracia directa en un sistema político sin libertades. Las asambleas de fábrica eran decisorias, en ellas se elegían las delegaciones y se votaban a mano alzada las propuestas de movilización.
La CFB se diluyó al acabar el conflicto que la había motivado, pese a que algunos sectores intentaron mantenerla sin las condiciones de las que surgió. Algo similar podría ocurrir con el MPB, si se pretendiese darle continuidad cuando concluya el conflicto. El modelo de las coordinadoras obreras no desapareció con la disolución de la CFB y la legalización de las organizaciones sindicales (abril 1977), se expandió por las zonas fabriles y durante varios años, hasta la consolidación de los sindicatos, coexistían ambos sistemas de representación en una misma empresa.
Caso notable de cohabitación fue Coordinadora de Representantes de Trabajadores de AESA (septiembre 1977), constituida al anunciarse la reconversión que una década después culminaría con el cierre de varios astilleros, entre ellos Euskalduna (junio 1988). Dicha coordinadora, reconocida por la dirección de la empresa pública Astilleros Españoles SA, recibida en los ministerios afectados por el conflicto, estaba formada por 26 delegados pertenecientes a 10 centros de trabajo, con plantilla global de 20.000 trabajadores (8.000 en Bizkaia). Para conocer detalles de esos episodios del movimiento obrero consultar en bibliografía los trabajos de Luis Alejos.

12. El conflicto continúa, la lucha sigue.

El 18 de octubre de 2018 diversas plataformas de pensionistas del País Vasco y de Navarra reunidas en Vitoria /Gasteiz, acordaron convocar manifestaciones en las cuatro capitales el sábado 15 de diciembre, en vísperas de las festividades navideñas. En Bizkaia en esa fecha se cumplirán 11 meses de concentraciones semanales y será la séptima manifestación que se celebre en el mismo periodo de tiempo, destacando la movilización multitudinaria e intergeneracional que el 17 de mayo concentró en Bilbao a 115.000 personas, bloqueando las calles y plazas de la ciudad.
Las movilizaciones promovidas a escala estatal los días 24 y 27 de octubre por la red No + Precariedad, integrada por un centenar de colectivos, han logrado una participación notable. Esa confluencia de movimientos sociales, apoyada por algunos sindicatos y partidos de izquierda, saca a la calle el extenso y grave dilema de las desigualdades sociales, sintetizadas en cuatro reivindicaciones básicas: redistribuir riqueza, conquistar derechos, recuperar el planeta, vida digna. Son hechos que evidencian el auge de los movimientos sociales, en particular el de pensionistas, ampliamente representado en la manifestación del sábado 27 en Madrid.
Resulta paradójico que un siglo después de implantarse en el Estado español el Retiro Obrero Obligatorio (1919) que estableció la edad de jubilación a los 65 años, los y las pensionistas tengan que reclamar que se respete, entre otros derechos, la edad de jubilación instaurada hace 100 años. Aquél histórico acontecimiento tuvo lugar en una época convulsa, con un gobierno conservador, en un país que todavía negaba el voto a las mujeres. Tras el cambio de gobierno de junio de 2018, la Coordinadora Estatal (COESPE) impulsó una consigna que se ha convertido en patrimonio de todas las movilizaciones de pensionistas y que marca el rumbo de futuros acontecimientos: “Gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden”.
Las concentraciones se mantienen en el País Vasco y se generalizan en el conjunto del Estado. Bizkaia seguirá como referente, salvo que surjan conflictos internos por cualquiera de los motivos citados. Cabe suponer que proseguirán las movilizaciones hasta las elecciones de mayo del 2019 y que entretanto el Gobierno central hará algún gesto satisfactorio. Esa fecha de referencia pondrá a prueba el compromiso de los partidos políticos con las reivindicaciones del movimiento de pensionistas.

13. Claves del conflicto.

1) Las concentraciones de Bilbao comenzaron el 15 de enero mediante convocatoria anónima. El MPB, grupo que coordina las acciones, surge de las concentraciones.
2) El detonador de las movilizaciones fue el 0,25%, convertido en referente símbolo. Previsiblemente, a ningún gobierno se le ocurriría volver a implantarlo.
3) La inclusión en los PGE de la mejora de las pensiones en base al IPC real no tiene efecto desmovilizador. La alternativa al 0,25% es la pensión mínima de 1.080 €.
4) El PNV, fuerza hegemónica en la CAV, niega la viabilidad de la pensión mínima de 1.080 €. Su alternativa son las EPSV, incluidas en su proyecto soberanista.
5) Paradoja: donde mayor es el nivel de combatividad y de renta, se implantan planes privados de empleo (EPSV), considerados amenaza al sistema público de pensiones.
6) Las concentraciones de Bizkaia, el modelo organizativo del MPB, son un referente, tienen efecto llamada para el colectivo de pensionistas del conjunto del Estado.
7) Las movilizaciones podrían sucumbir por: a) protagonismo personal, b) desacuerdo sobre caja única de pensiones, a) pacto sindical que anule la demanda de 1.080 €.
8) El movimiento de pensionistas aspira a seguir activo en las elecciones de 2019. Es previsible que el Gobierno haga algún gesto previo sobre pensiones mínimas.
9) El soporte del MPB son las concentraciones, sin ellas perdería legitimidad. No cabe descartar que al acabar las movilizaciones haya intentos de mantenerlo.
10) Sugerencia para proyecto de investigación: analizar las claves de este movimiento social, espontáneo, descentralizado y plural, no supeditado a partidos ni sindicatos.

Publicaciones citadas en el texto.

Etxezarreta, Miren (2013), “Las pensiones públicas en cuestión”, Laberinto, nº 40
Ibarra, Pedro y Grau, Elena (2000), Anuario de Movimientos sociales. Una mirada sobre la red, Icaria Editorial y Getiko Fundazioa, Barcelona, 9-26
Sáenz, Luis María (2011),“Pensiones, capitalismo y desigualdad”, Lan Harremanak , 24, 139-164
Zubiri, Ignacio (2015) “Cómo reformar las reformas de las pensiones… y el coste de no hacerlo”, Lan Harremanak , 33, 259-287
Otras fuentes documentales
Alejos, Luis (1977), “Las luchas de septiembre del 76 en Vizcaya”, El Cárabo
Alejos, Luis (2017), La amnistía del 77 y el movimiento obrero, Pensamiento Crítico
Alejos, Luis (2018), seis artículos de opinión sobre pensiones, eldiarionorte.es
De la Fuente, Mikel, diversos artículos sobre pensiones, Viento Sur
Etxezarreta, Miren, Iglesias Fernández, José, Idoate, Elena, Junyent, Joan (2009),
Sin pensiones públicas, qué futuro? Seminario Economía Crítica, Icaria, Barcelona
Navarro, Vicenç, Torres, Juan, Garzón, Alberto (2010), ¿Están en peligro las pensiones públicas? Manu Robles-Arangiz Institutua
Portas, Mª Victoria (2017), La sostenibilidad de las pensiones: ¿problema de mercado o problema político? Foro Ametzagaña
Ruiz Cabezuelo, José Manuel (2015), Tesis doctoral Evolución de la pensión de jubilación: presente y futuro, Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de Elche
Cursos de verano 2018
Baeza: El futuro de las pensiones a debate: retos y apuntes para sus sostenibilidad https://cursosdeverano.unia.es/item/el-futuro-de-las-pensiones-a-debate-retos-y-alternativas-para-su-sostenibilidad.html
Donostia / San Sebastián: La sostenibilidad del actual sistema de pensiones https://www.uik.eus/es/la-sostenibilidad-del-actual-sistema-de-pensiones#panel2

COESPE | El embrollo de las Pensiones [Completo] from COESPE on Vimeo.

Datos Pensiones Diciembre-2018

 

 

 

 

BRASIL. Del gobierno del Partido de los Trabajadores AL TRIUNFO DEL FASCISMO(DOSSIER)

 

 

“Nunca creí que poner un plato de comida en la mesa del pobre, fuese a causar tanto odio contra mí. “

 

(ex-presidente Lula da Silva)

 

INTRODUCCIÓN

 

En Brasil, los resultados de las elecciones del pasado 7 de Octubre, en una primera vuelta, y que han culminado el 28 de Octubre en la segunda vuelta, con la imparable ascensión del fascismo encarnado en Jair Bolsonaro, ha situado al país en el centro del interés informativo, aumentando el foco de atención para entender qué ocurre allí y que ha pasado para que una extrema derecha de corte fascista haya ganado con más de la mitad de los votos. Como se suele decir, es normal que en una demcoracia se pierdan unas elecciones, lo que no debería ser normal es que una democracia se pierda en una elección.

Ya se preveía el triunfo fascista en la primera vuelta, pero no que su apoyo llegase a más del 56% de los votantes. .¿Que está ocurriendo para que el pueblo brasileño vote como lo ha hecho?

Brasil está atravesando una situación crítica y excepcional. Después de años de gobiernos del PT que desarrollaron una decidida apuesta social nunca vista en la historia del país, se enfrenta ahora a la vuelta del fascismo más cruel y a la amenaza de la vuelta a la dictadura militar. Esto ha sido precedido por una larga operación de acoso y derribo del PT, en las personas del Lula da Silva y Dilma Roussef.  Para ello la totalidad del Poder Judicial y de los medios se ha utilizado desde las derechas para un golpe de estado que escenificó el miserable del presidente Temer.

Se desalojó de la presidencia a Dilma Roussef tras una vergonzosa ofensiva judicial y mediática con la reaccionaria y derechista Rede Globo al frente. Luego se encarceló a Lula, sin ningún tipo de prueba, en un claro ejemplo de ilegalidad jurídica, sólo para impedirle competir en las elecciones.

A ello se unió un claro posicionamiento golpista de las Fuerzas Armadas brasileñas, amenazando con la vuelta a la dictadura militar de tan infausto y sangriento recuerdo. Como dijo el alíado del fascista Bolsonaro, el general Antonio Hamilton Mourao: “… O las instituciones solucionan el problema político o entonces nosotros tendremos que imponer una intervención militar..” Otros generales como el general Eduardo Vilas Boas apoyan esa vuelta a la dictadura. Todo ello dentro de los exabruptos de Bolsonaro, el llamado “Hitler brasileiro” que alaba la dictadura miliytar, a sus torturadores y a sus asesinos, muchos de ellos a su lado hoy día.

Brasil fue destruido por el gobierno Temer, hasta el punto de anular la casi totalidad de las conquistas sociales de la época del PT, y volver al país a una recesión brutal, a la ruina económica, a  la entrega de las riquezas naturales y energéticas a manos extranjeras y a un clima de exasperación social.

El centro político se ha evaporado, ya sólo quedan izquierda y fascismo. La población brasileña ya sólo se decanta por extremos. Por ello, hemos asistido al triunfo total de Bolsonaro, siendo que el candidato alternativo del PT, Haddad,  se ha quedado muchos puntos detrás.

En este contexto, creo necesario intentar una aproximación a la radiografía de esta situación intentando examinarla y analizarla.

LOS GOBIERNOS DE LULA Y DILMA. UNA REVOLUCIÓN SOCIAL CON LUCES Y SOMBRAS.

 

Durante 13 años, los gobiernos de Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva promovieron una serie de avances políticos, económicos y sociales en beneficio del pueblo brasileño. Entre 2003 y 2016 con el Partido de los Trabajadores (PT), el país experimentó una evolución económica y una verdadera revolución social que jamás había ocurrido a lo largo de toda la historia de Brasil.

 

Logros de los Gobiernos del Partido de los Trabajadores.

 

Desde el año 2003 con la llegada de Lula al poder, más de 40 millones de brasileños consiguieron salir de la pobreza, hecho nunca ocurrido en la historia del país. Además se registró un crecimiento de las clases medias gracias al aumento de los puestos de trabajo. Y al mismo tiempo Brasil, con la segunda mayor deuda externa del mundo, pagó toda ella y pasó a ser la décima potencia mundial.

También hubo avances en la reforma del sistema político y electoral, con la intención de promover la participación popular, la descentralización de los servicios públicos y el planteamiento de una mejor distribución de la renta petrolera.

En 2010, Lula dejó sus egundo mandato con un 7,5 de crecimiento económico y un salario mínimo 54% mayor que el de su primer Gobierno. Su sucesora, Dilma Rousseff amplió los planes sociales, generó más de 5,4 millones de puestos de trabajo y aumentó más el salario mínimo.

 

Planes Sociales

 

A Luiz Inácio Lula da Silva no se le olvidó nunca lo que hizo el primer día de su gestión como presidente de Brasil fue reunir a todos sus ministros, subirlos a un avión y llevarlos a los lugares más pobres del país. Quería que el presidente del Banco Central o su ministro de Hacienda “vieran a ese país que no se queja, que no hace manifestaciones, pero que está ahí, que es real y verdadero.

Da Silva conocía muy bien esos sectores. Salió de una de esas zonas donde es común que los niños vayan a la cama sin comer o pasen un domingo sin almuerzo. “Conocí el pan por primera vez a los 7 años –recordó el ex mandatario–. Hasta esa edad, el café que me tomaba por la mañana era con harina de yuca. Sé que es la desesperación de una madre que está delante de un fogón sin gas y sin lo más elemental para hacer una comida para la familia”.

Durante su visita al país, el ex presidente de Brasil compartió no sólo su historia de vida, sino los resultados de su política social que sacó a 28.000.000 de brasileros de la pobreza  (sólo en su primer mandato)y que redujo drásticamente los niveles de desnutrición y desescolarización de los niños y jóvenes de su país.

Los Gobiernos del PT actuaron en el plano social con una serie de planes estructurados y sostenidos a lo largo del tiempo. Así se llevaron a cabo:

MINHA CASA, MINHA VIDA / FARMÁCIA POPULAR / AGRICULTURA FAMILIAR / MAIS MÉDICOS / LUZ PARA TODOS / ÁGUA PARA TODOS / PROUNI / FIES (Fondo de Financiación para los Estudiantes de Estudios Superiores) / FOME ZERO ( Combate contra el Hambre) / BOLSA FAMILIA ( transferencia de renta a las familias ) …

 

El programa BOLSA FAMILIA fue significativo, otorgando ayuda financiera directa a familias de bajos recursos, además de brindar educación infantil gratuita. Benefició a más de 11 millones de familias, con más de 44 millones de personas. El éxito impulsó el plan hacia naciones como Paraguay, Bolivia y Ecuador junto a ocho países africanos que firmaron acuerdos de cooperación con el gobierno brasileño para adaptar el modelo a sus realidades. Luiz Inácio Lula da Silva implantó varias estrategias clave para lograr los resultados. Una fue bancarizar la población pobre: en un año 45’000.000 de brasileros tenían cuentas bancarias activas, y esto ayudó a hacer viable la segunda estrategia: no dejarles a intermediarios la administración ni la entrega de estos recursos públicos.  Como dijo el ex-presidente: “No creo que deba existir la figura del intermediario, porque la mitad del dinero se queda con él. En Brasil las personas que reciben beneficios del gobierno no tienen contacto con intermediarios. Reciben una tarjeta magnética con la que puede ir al banco y sacar el dinero. Eso es sagrado”, recalcó el ex presidente.

Como expresó Lula en su día:  “..Equipos del gobierno viajaron a lugares remotos en donde encontraron habitantes que ni siquiera tenían actas de nacimiento; eran ciudadanos que no existían. Ellos son hoy beneficiarios del programa bolsa familia, que entrega tarjetas a las mujeres del hogar para que cuenten con el dinero para la alimentación y la educación de su familia. Son 13 millones de tarjetas. Las personas van al banco y no les deben favores a alcaldes ni a gobernadores ni al presidente. Me decían que estaba desperdiciando el dinero, que estaba creando vagabundos que no trabajaban. Había personas que criticaban que los pobres compraran lápices o zapatos para los niños y no comida. Eso es fácil decirlo para alguien que los tiene, pero no para los que nunca lo han tenido. Quienes nunca han pasado hambre ni necesidades no saben qué son 80 dólares en manos de una madre de familia”.

El programa FOME ZERO ( HAMBRE CERO) se desarrolló íntimamente ligado al de BOLSA FAMILIA y a otros 34 programas interrelacionados, con el objetivo de acabar con la miseria extrema y con el hambre que alcanzaba a más de 34 millones de personas. Implantado en 2003 con el decidido apoyo de las Naciones Unidas a través de la FAO, llevó a la creación de un Ministerio específico, el Ministerio de Desarrollo Social y Combate contra el Hambre). Entre algunas de sus medidas destacaron:

El reparto de alimentos y distribución de suplementos vitamínicos y minerales en un plan de choque, junto con la implantación de restaurantes de bajo costo y la construcción de canales y sistemas de agua en las zonas más áridas

Otras medidas complementarias fueron: la ayuda directa a las familias por medio de las tarjetas del programa BOLSA FAMILIA; el apoyo a la agricultura familiar por ayudas directas, capacitación y microcréditos;  la educación y capacitación en alimentos saludables

A medio y largo plazo el programa arrojó resultados espectaculares con más del 82,4% de mejoras en la alimentación y erradicación del hambre. Y sin duda el apoyo económico directo a las familias fue el instrumento fundamental, significando la mayor transferencia de efectivos jamás realizada en el mundo.

Por otra parte, el plan habitacional “Mi Casa, Mi Vida”, surgido en 2009, supuso la entrega de viviendas a hogares cuyos ingresos no sumaban más de tres salarios mínimos mensuales. ha generado cerca de dos millones de empleos.

Asimismo, el programa “Más Médicos“, impulsado en 2013 por Rousseff, contó con cerca de 20.000 profesionales de la salud, de los que aproximadamente 12.000 son médicos cubanos que velaron por el cuidado de la salud de más de 63 millones de personas, distribuidas en cuatro mil municipios y 34 distritos sanitarios especiales indígenas.

Al aumentar el salario mínimo un 62% en cinco años hizo aumentar el consumo nacional siete veces más, con el consiguiente impulso económico que benefició a todo el país. Ese crecimiento permitió, como se ha dicho, saldar la deuda externa del país.

En definitiva la verdadera revolución social que supuso la acción de los gobiernos del PT, trajo no sólo beneficios tangibles, sino también una aumento de la dignidad, siendo que los pobres fueron tratados, por primera vez, como ciudadanos de pleno derecho.  Millones de estudiantes antes sin recursos pudieron alcanzar estudios superiores, mucha gente pudo comprar su casa, viajar de avión, dar estudios a sus hijos, tener un empleo….

Sombras de la gestión del PT

Uno de los empresarios brasileños más corruptos, Marcelo Odebrecht, resumió de forma magistral el error fundamental de Lula cuando expresó: “Lula hizo todo por los pobres, pero nunca quiso molestar a los de arriba.” En los planos políticos y económicos Lula estuvo lejos de ser un presidente revolucionario, jamás renegó del capitalismo, ni siquiera del nefasto capitalismo neoliberal y salvaje. Sólo pretendió utilizar parte de las riquezas del modelo capitalista para ocuparse de las masas más desfavorecidas, contando que eso no importaría a las élites sociales y económicas. Por eso se limitó a una política distributiva que, aunque extremadamente importante, no rompió con la lógica neoliberal. Además su política no pasó por el fortalecimiento de las organizaciones de la clase obrera, sino que se ocupó sólo de los individuos aislados, negando así la lucha de clases y alentando una desmovilización de las bases del PT y del tejido asociativo del país.

Lula imaginó que un muy poco sacrificio de las clases medias y altas y en una situación económica realmente favorable, sería posible distribuir los ingresos para ayudar a los más pobres sin contradecir los intereses de los grandes capitalistas. Y ocurrió justo lo contrario.

A este error de juicio sobre las élites brasileñas, se sumó el hecho de que el lulismo se enfocó en la conciliación de clases y al hacerlo, negó el principio de la lucha de clases, que es el núcleo de la identidad ideológica de cualquier partido que desee estar a la izquierda. Eso provocó una fractura entre las cúpulas y las bases del PT que se fue agravando, especialmente en los tiempos de Dilma Rousseff.

A todo ello se sumaron los diversos errores y malas praxis del PT. Quienes en el curso de los últimos años han abandonado el PT lo han hecho, entre varios motivos, por frustración y desencanto. Los petistas en las elecciones municipales de 2016 salieron como los grandes perdedores, y los grandes escándalos de corrupción como el caso “Lava Jato”, aceleraron el menoscabo de confianza de la población frente a un gobierno que, desde sus primeros años, habló e hizo mucho por los trabajadores, pero gobernaba junto  los empresarios y para beneficio de éstos. Muchos de los políticos que llegaron al poder con el PT han estado vinculados a los grupos empresariales y financieros. No se puede ocultar la exitosa gestión de Lula en el ámbito social, pero no es menos cierto que el PT gobernó guiándose por las fórmulas impuestas por el Fondo Monetario Internacional y beneficiando a las poderosas élites económicas brasileñas.

En su primer gobierno, Lula se aprovechó del aumento de la demanda mundial de materias primas para pagar toda la deuda con el FMI en 2005, elevando el crecimiento económico y convirtiendo a Brasil en una de las mayores economías del planeta. No obstante persistieron debilidades no explicitadas, como el mantenimiento del mismo orden capitalista y neoliberal de siempre, la fracasada política de conciliación de clases y la creciente desmovilización y falta de formación de los votantes del PT, cada vez más clientes y beneficiarios de una política distributiva y no agentes de un proceso de transformación social.

Al mismo tiempo, Lula comenzó a hacer concesiones a la burguesía, como la contrarreforma de la previdencia social de los funcionarios públicos,  o la ley de tercerización que fragilizó los derechos laborales. Pero cuando la derecha le exigió que implantara medidas más profundas, como la Reforma Laboral que luego impulsó Temer y que acabó con los derechos de los trabajadores, Lula se negó, no podía realizar medidas tan injustas. Así que el bloque burgués y el gran capital apostaron entonces por la confrontación y la destrucción institucional del PT.

En la segunda fase del PT, el huevo de la serpiente fascista comenzó a incubarse en 2010 cuando Dilma Roussef sucede a Lula en la jefatura del estado. Se trató de una elección que fue aceptada por el PT pero que no entusiasmó ni a las bases ni a los electores. Dilma, autoritaria y muy lejos del carisma de Lula, recibió una herencia razonable de éxito económico. Además, no tardaron en presentarse los nubarrones de la crisis que no fue bien administrada, y el PT comenzó a perder votos y acumular desencanto en sus filas y en la población en general.

En las elecciones de 2014 Dilma sólo ganó por la mínima, con sólo un 51,58% de los votos. Para entonces la clase media blanca y las clases altas ya habían iniciado su rebelión contra el PT. El estallido de los escándalos de corrupción que no se supieron atajar ni aclarar, como el caso de la nefasta gestión y altos índices de corrupción del Mundial de Fútbol, minaron mucho la popularidad del gobierno. En 2014, Rousseff lanzó un plan de ajuste neoliberal por temor al avance de la burguesía capitalista brasileña, y para ello, se rodeó de un gabinete con gente de derechas. Y comenzó una política de todo tipo de recortes en inversiones públicas, con graves consecuencias en áreas como el medio ambiente, la educación y la salud, al tiempo que se devaluó la moneda y se redujeron los salarios y el consumo. Se alcanzaron los 12 millones de parados y una deuda pública del 78,4% del Producto Interno Bruto. Esto fue agravado con un clima de resentimiento de una parte de la población con la deriva del PT, se sentía que éste había jugado con la confianza del pueblo, con sus expectativas y con sus anhelos de un cambio real y profundo. Y, con lo que se encontraban era con un partido con una ética no tan diferente en la práctica de la de la derecha.

Así que con una Dilma debilitada y un gobierno desprestigiado se levantó la veda para tumbar a una presidenta que, a juicio de la derecha, reunía las condiciones para su expulsión: ser mujer y ser de izquierdas.

El golpe institucional del 2016, se abrió alentado por la prensa de derechas (casi toda ella) y encontró terreno propicio en las clases medias y altas urbanas, blancas y del Sur del país, fundamentalmente las clases medias carioca y paulista. Esta clase media, que se había beneficiado del crecimiento económico de los tiempos de Lula, no estaba dispuesta a aceptar que se había acabado la fiesta y se revolvió tanto contra el gobierno como contra los sectores que lo apoyaban. Se desató el siempre larvado odio contra el pobre, se multiplicaron los actos de racismo, xenofobia e intolerancia.

De eso a la caída de Dilma no faltó mucho. El golpe se consumó, a la cabeza de Michel Temer su propio vice-presidente, cuando Dilma fue condenada por haber hecho un cambio contable en una partida de los presupuestos del estado, práctica habitual en Brasil al menos desde 1990 sin que nunca nadie dijera nada. No fue condenada por corrupción, aunque estaba rodeada de oleadas de escándalos que por entonces ya afectaban incluso al entorno de Lula, su mentor.Imagen relacionada

LAS ÉLITES BRASILEÑAS Y SU ODIO CONTRA EL PUEBLO COMO ELEMENTO CLAVE DEL ÉXITO DEL FASCISMO.

 

“Nosotros tenemos una de las élites más opulentas,

antisociales y conservadoras del mundo”

( Darcy Ribeiro)

Lula sólo pretendió utilizar parte de las riquezas del modelo capitalista para ocuparse de las masas más desfavorecidas, contando que eso no importaría a las élites sociales y económicas. Lula imaginó que con un poco de sacrificio de las clases medias y altas y en una situación económica realmente favorable, sería posible distribuir los ingresos para ayudar a los más pobres sin contradecir los intereses de los grandes capitalistas. Y ocurrió justo lo contrario.

Sin embargo, los ricos fueron más ricos con Lula. Especialmente las industrias de exportación y los grandes propietarios latifundistas se enriquecieron aún más con la apuesta de exportación de materias primas por los gobiernos del PT.

Tampoco tuvo mucho que ver con la corrupción, el PT fue el partido menos corrupto de la larga historia de la corrupción brasileña.

Entonces, ¿por qué las élites brasileñas odian a Lula? El odio a Lula es arcaico, hunde sus raíces en los viejos valores aristocráticos y burgueses. Después de una década de PT mucha gente creyó ingenuamente que las élites habían cambiado, no lo hicieron, no cambiaron, no mejoraron, siguen iguales que siempre. Lula, ingenuamente, concedió un margen de generosidad a las élites, nunca imaginó que esas personas pudieran ser tan bajas y tan ruines. El problema es que Brasil tiene una clase media y alta de las más egoístas, insolidarias e insensibles del mundo. Además son élites imbuidas de sus privilegios que considera sagrados y no están dispuestas a perder ni unas migajas de su poder.

Estas poderosas élites jamás han creído en el pueblo, al que han matado, pisoteado, robado y humillado, y a quien siempre le han negado la libertad y la justicia. Nadie de estas clases sociales ha querido jamás acercarse a la gente, nunca han querido saber lo que el pueblo sufría, o con lo que soñaba, lo que deseaban del mundo, lo que podían ofrecer. Nadie de las clases privilegiadas preguntó nunca nada al pueblo. Y es que estas personas no conocen a la gente del pueblo en absoluto. Hablan en nombre del pueblo, un pueblo al que desconocen por completo y que nunca les dio autoridad para hablar por él.

Las élites brasileñas consideran a las personas que no son de su clase como si fueran extraños, para ellos todo el país es mero populacho. Creen que todo el país les pertenece, detestan al pueblo y sobre todo a los pobres de una manera visceral. Tienen vergüenza de las personas humildes y de todo lo que se refiere a ellas. En el fondo tienen vergüenza de ser brasileños, se consideran europeos desterrados, y no soportan ni siquiera la lengua que hablan. Son extranjeros en Brasil, porque nunca se conformaron con nacer y vivir allí. Representan, como decía el cantor Chico Buarque, esa clase social que vive de cara al mar y de espaldas al Brasil.

Por eso el simple hecho de que los pobres puedan ganar alguna cosa, molesta a los rentistas, a los parásitos ricos que no trabajaron en su vida, a los poderosos. Porque las élites brasileñas tienen miedo y asco del pobre, de los negros, de los indios, de los diferentes; por eso cuando con Lula los pobres comenzaron a poder consumir, el hecho de tenerlos tan de cerca, viajando de avión con los ricos, rozando con ellos en espacios de consumo, de ocio, produce un profundo asco y rechazo a toda esa gente. Porque para esas clases sociales el pobre solo puede gemir de dolor, en su sadismo inmoral no consiguen aceptar el gozo del pobre. La tragedia de Brasil es esa clase social forjada en la esclavitud, acostumbrada a mandar y ordenar e históricamente comprometida con la reacción y el atraso. La burguesía y las clases altas están atravesadas por un hilo de sangre que se llama odio de clase, heredado de la esclavitud y del orden colonial en el que prosperó.

La clase media veía a los pobres, “fuera de su lugar”, codo a codo con los poderosos en muchos espacios. Gracias a las ayudas estatales, los pobres podían viajar en avión, podían ahorrar algún dinero y entrar en lugares antes vedados. La clase media sentía que estaba pagando con sus impuestos que los pobres invadieran aeropuertos, centros comerciales y cafeterías. Cuando la empleada doméstica comenzó a usar el mismo perfume que la patrona, aunque lo hubiese adquirido a plazos; cuando el hijo del portero comienza a estudiar en la universidad, cuando todo eso ocurre el régimen de distinción de ser “superior” de la clase media se venía abajo. Y hasta ahí no estaba dispuesta a llegar.

Así comenzó la sublevación y la crítica enfurecida hacia unos programas sociales que para los ricos sólo servían para mantener vagos y delincuentes a cuenta de “su” dinero. Y esta campaña de odio se cebó, en primer lugar en Lula. Es nordestino, de la región más pobre del país, trabajador manual, el hombre del pueblo que se atrevió osadamente a gobernar. Con su “alma de pobre”, Lula nunc fue aceptado por la burguesía, los poderosos no aceptan sentar en la mesa con un plebeyo. En un país en el que la política siempre fue asunto a ser tratado por las élites, entre oligarcas, Lula representa el radicalismo, aunque demostró no serlo, pero siempre se encaró como un peligro y una afrenta para las clases medias.

Estas reacciones de las clases medias y altas, no tienen que ver con un fascismo clásico, la mayor parte de los que han votado a Bolsonaro, ni saben lo que es fascismo, se trata de odio, de un odio al pobre de hace siglos, es el odio de una élite arcaica que goza con la distinción, con sentirse superior. Es la tragedia de una sociedad de modernización incompleta, forjada durante la esclavitud y controlada por élites atrasadas y criminales.

Fue con este tipo de gentuza que Lula creyó que podía gobernar sin problemas, creyó que esas clases sociales podrían ceder un poco de sus privilegios, aunque fuese solo un poco. Fue un error, un tremendo error. La caída de Dilma y la condena de Lula abrieron las compuertas de un odio macizo, colonial y genocida de los de arriba, y ese odio de los poderosos cuenta con el apoyo de casi la mitad de la población, como las viejas y depauperadas clases medias bajas, la porción de pobres que ascendieron algunos peldaños en la escala social y todos aquellos que sueñan con emular a los más ricos. Estos pobres odian al resto de los pobres porque sienten la precariedad sobre sus cabezas.

 

EL BRASIL POST-GOLPE. EL REACCIONARISMO DEL GOBIERNO TEMER

 

“ ¡Qué época tan terrible ésta en la que unos idiotas

gobiernan a unos ciegos ! “

( William Shakespeare)

 

El conocido como “golpe institucional” contra Dilma tuvo sus raíces en el miedo que las élites colonialistas brasileñas sintieron al ver amenazado su sistema oligárquico de mantenimiento de sus privilegios. A pesar de todos sus errores el PT alentó por primera vez en la historia brasileña un Estado de Ciudadanos, un decidido combate a las desigualdades y una ascensión popular. Por eso se dio el golpe al mando de Michel Temer, quien fue vicepresidente en el gobierno de Dilma.  El proceso de soberanía popular fue roto por una gran conjunción de fuerzas. En primer lugar se utilizó para ello al Parlamento, compuesto en su mayoría por los peores ejemplares de políticos representantes de partidos que jamás se comprometieron con el pueblo. Se arquitecto así un golpe institucional bien articulado entre los políticos y el poder judicial. Además se contó con la alianza de toda la derecha y de grupos directamente fascistas, así como con casi toda la clase empresarial y financiera y las fuerzas armadas.  Finalmente todos estos grupos contaron con unos medios de comunicación irresponsables, reaccionarios y corruptos que ayudaron con su poder a paralizar el proceso democrático y hacer retroceder al país a los períodos más tenebrosos de su historia.

Así el golpe contra Dilma se basó en argumentos de machismo, militarismo, criminalización de los movimientos sociales, aversión a la diversidad, odio a los pobres y exaltación del racismo, demostrando el objetivo visceral de desmontar los mecanismos de ascensión social de los más pobres.

El golpe fue el triunfo de personas reaccionarias y toscas, que alimentan una gran cadena de corrupción y prácticas mafiosas escondidas detrás de los latifundios, la religión, los militares y los jueces. Gentuza que incentiva la violencia y la tortura, exaltan la ignorancia y la hipocresía. Prostituidos por el poder no reconocen la voluntad popular. El golpe paró la democracia brasileña y comenzó el saqueo del país. 

Al frente de toda esta ignominia, estuvo Michel Temer quien fue vicepresidente del gobierno de Dilma. Nunca un presidente brasileño ha tenido más bajos índices de popularidad. Incompetente, rencoroso, esclavos de los poderosos, sólo se ha venido significando por ir acabando con todo lo que de positivo tuvieron los gobiernos petistas. Ha alentado la corrupción más generalizada, incluida la suya propia, ha desmantelado toda conquista social, ha hundido aún más la economía del país y ha convertido a Brasil en un paria en la escena mundial.

Para todo ello cuenta con la mayor degradación vista en los poderes del estado, como el Poder Judicial, la Policía, los Medios de Comunicación y las Fuerzas Armadas. La derecha brasileña muestra con Temer su sucia cara sin disfraces. Con su dominio en el Congreso de Diputados más de derechas y corrupto que el país ha tenido, ha contado con la inestimable complicidad de los medios de comunicación, sobre todo de la poderosa y golpista Rede Globo, que ya sin tapujos se presta a destruir todo vestigio de democracia y promover un gobierno antidemocrático, antipopular y antinacional.

Y fue precisamente para que el golpe institucional contra Dilma cerrase cualquier atisbo de esperanza para el PT por lo que el poder decidió encarcelar al propio Lula, a fin de evitar su concurrencia a las elecciones. Los jueces, casi todos ellos cómplices de la derecha, encerraron a Lula sin ningún tipo de prueba, sólo para apartar su gran carisma de la arena electoral. ¿Como el STF-Supremo Tribunal Federal se va a pronunciar sobre cualquier tema, si no sólo calló sino que ayudó al golpe y ha venido prestando todo su apoyo a todas las brutales ilegalidades que la derecha practica todos los días? ¿De qué sirve una Justicia que no ha impedido el crimen contra la democracia perpetrado en el Congreso? Sobornados por un Congreso cuya mayoría está corrompida con pruebas, los jueces, desde la primera instancia a la corte suprema, son sin duda los mayores traidores al país.

Así con el silencio y el apoyo del Poder Judicial, los medios con la Rede Globo al frente, se dedican a “fabricar” la opinión pública a favor de los golpistas de derechas. Salvo honrosas excepciones los medios mienten, manipulan, calumnian, tergiversan y dan todo su apoyo a la derecha.

Con Temer al frente se ha ido entregando el país a las grandes corporaciones transnacionales, privatizando todo lo privatizable y recortando todo lo recortable. Y Temer, un impostor, no podría haber asumido la presidencia sin la complicidad de todos los actores mencionados. Temer derrotado cuatro veces seguidas en las elecciones, sólo viene imponiendo su programa destructor porque la democracia brasileña fue herida de muerte por el golpe institucional.

Temer lanzó una ofensiva legal que destruyó las principales conquistas y derechos de los trabajadores, a través de su reforma laboral y medidas de jubilación. Se prohíbe el aumento del gastos en educación, salud y vivienda para 20 años. Impone que las reglas del trabajo sean firmadas sólo por los trabajadores y los patrones. Se promulgan leyes para vender libremente tierras y recursos al capital extranjero, especialmente grave en la ya devastada Amazonia.

No obstante el desgaste de Temer ha sido galopante, llegando a defraudar a todos los que armaron el golpe. Su inutilidad absoluta agravó sus nefastas políticas.  La recesión no sólo continuó sino que se agravó considerablemente. El aumento de los salarios de los funcionarios leales y de los jueces y la multiplicación de cargos en el Congreso, lanzó una voz de alarma a la economía. El déficit fiscal se disparó.

La producción industrial registró una caída del 6%, el desempleo aumentó rápidamente, la gestión de Temer no ha podido ser más desastrosa.

Además todo el período Temer ha sido una constante y sostenida protesta social contra el gobierno golpista. Decenas de fuerzas sindicales, estudiantiles y campesinas con el poderoso MST-Movimiento de los Sin Tierra al frente, organizaron el Frente Brasil Popular, una verdadera pesadilla para Temer, todo ello unido a un aislamiento internacional de él propio y de su gobierno. Los silbidos, insultos y abucheos que recibió Temer en la inauguración de los Juegos Olímpicos en el estadio Maracaná de Río de Janeiro y su renuncia posterior a participar en la ceremonia de cierre, fue un ejemplo de la casi nula popularidad de un presidente títere.

Al final, con un gobierno Temer fracasado, cuestionado nacional e internacionalmente, era hora del relevo. Los actores del golpe se volvieron, ahora, a la versión violenta, populista y atemorizante, se volvieron al fascismo representado por Bolsonaro.

 

 

EL TRIUNFO DEL FASCISMO EN BRASIL JAIR BOLSONARO, EL “HITLER BRASILEÑO”

 

“ Ningún gobierno lucha en contra del fascismo para destruirlo.

Cuando la burguesía ve que el poder se le escapa de sus manos,

alza el fascismo para mantener sus privilegios. “

 

Cuando quedó probado para las élites que Temer es un perfecto inútil, se sucedieron presiones de todo tipo para buscar alguien mucho más radical, alguien capaz de reunir esfuerzos de todo lo peor de las clases poderosas. Y ese ha sido Jair Bolsonaro, un personajillo hasta hoy sin ninguna importancia ni trayectoria política digna de mención. Este tipo, ex militar, ex católico y ex casi todo, no es más que un parásito que jamás hizo nada digno en su vida, No obstante, sí que vio por donde iban los sentimientos de la irritada clase media en la época del golpe contra Dilma, y se subió al carro con todo el apoyo del evangelismo y de sectores católicos de extrema derecha. Como colofón se dirigió a una excrecencia parlamentaria, el PSL (Partido Social Liberal), el PSL, un partido de alquiler, fue el único que aceptó la estrafalaria plataforma de Bolsonaro con su discurso contra los pobres, negros, mujeres, indígenas y homosexuales. Y lo que pudo parecer ridículo ha acabado convirtiéndose en una realidad trágica.

Bolsonaro, como la mayoría de sus seguidores no es un fascista, sólo adopta sus formas y ropajes. No entiende mucho mas allá de sus impulsos e intereses, le falta ideología, le falta el proceso intelectual y doctrinal que lleva a un proyecto como el fascismo. Bolsonaro es un gorila militar, un dictador con sueños de gloria. Y para ello no le faltan recursos, su discurso simplista, ofensivo y machista enamora a sus seguidores que se sienten identificados con su culto a la violencia y al terror y con sus mentiras fáciles de digerir. Racista, xenófobo, homofóbico, misógeno, machista, ultraconservador, con sus alabanzas a la dictadura militar, a la tortura y al asesinato de los opositores, pronto cautivó al gran capital, a las clases medias y a las Fuerzas Armadas. Son estos sectores los que sí son fascistas y saben cómo utilizar sus herramientas sociales.

Su partido, cuenta con civiles y militares que cansados de la inutilidad y supuesta “tibieza” de Temer, han decidido ir a por todas. Se trata de gente, como se ha dicho, admiradores de la sangriento dictadura militar (1964-1985), que reprimió, asesinó, torturó e hizo “desaparecer” a miles de brasileños. El mismo Bolsonaro no duda en decir: “¡ Sí, estoy a favor de una dictadura militar! ¡Nunca resolveremos los graves problemas nacionales con esta democracia irresponsable!” Se trata de la misma persona que dice que: “… el error de la dictadura militar es que torturó en vez de matar unas 30.000 personas como en Argentina!”

El nuevo presidente de Brasil, es un defensor abierto de todos los sectores más ricos, del gran capital, de lo peor de las élites brasileñas. Desprecia a las mujeres, está en contra del feminismo, es partidario de la mano dura con el pueblo y sobre todo los jóvenes, y, por encima de todo, odia a los negros ( “esa raza que no sirve ni para procrear”) y a todos los pobres del país.

Entre sus planes está el destruir todo progresismo en la educación, mantener a las personas con los salarios más bajos posibles, entregar aún más el país y sus recursos, como la Amazonia, a las multinacionales. No va a reconocer ningún territorio indígena, y piensa armar a todos los pistoleros de los terratenientes dando vía libre para asesinar indígenas.

Y, sin embargo, más del 56 de los votantes lo han apoyado, y entre ellos hay millones de pobres, de campesinos empobrecidos, de negros que viven en las favelas y los barrios pobres, mujeres a pesar de su misoginia, y mujeres no sólo de sectores acomodados.

¿A qué se deben estos apoyos “contra natura”?

Se explican muchos apoyos, en primer lugar, debido a la lógica del discurso fascista con ideas simples, simplistas, nada elaboradas y dirigidas a las emociones y sentimientos más básicos del individuo, como el miedo, el odio, el egoísmo y la envidia. Bolsonaro es un indigente intelectual, incapaz de salir airado de ningún debate, y por eso se niega a entrar en los para él peligrosos terrenos de la dialéctica. Por eso se ciñe a la clásica retórica fascista, utilizando también herramientas más recientes como los “fake nes” y culminando con aquello de que “ si se repite una mentira las veces suficientes, acabará por convertirse en verdad”.

En segundo lugar, tras el triunfo de Bolsonaro están las élites brasileñas, está una millonaria inversión, el apoyo de todos los sectores reaccionarios, los sectores empresariales y financieros, los grandes grupos mediáticos y la mayoría de las iglesias evangélicas y pentecostales, siendo que estas  iglesias se ven representadas en la idea de la vuelta de la mujer a la familia tradicional y al recorte de sus libertades conquistadas.

La enorme ofensiva fascista dotada de estas armas, no comenzó con el período electoral, sino que viene desde hace mucho tiempo atrás. El triunfo fascista es simple y dolorosamente el resultado de una manipulación política que los grupos de poder ejercen sobre un pueblo, como el brasileño, con escasa educación, menos información y poca conciencia política, factores presentes en al menos cerca de la mitad de la población.

También hay que señalar la inercia y desinterés de una gran parte de la intelectualidad. Los intelectuales de los sectores de la derecha tradicional miran con repugnancia a Bolsonaro pero se van a guardar mucho de oponerse a la marea fascista. Y los de la izquierda llevan décadas hablando de lo divino y lo humano sin concretar nada, y son conscientes de su gran parte de culpa por sus políticas tibias y posibilistas, con su apuesta por ir despacito para no alarmar a los mercados y a las clases medias.

En cuanto a la adhesión a Bolsonaro de las masas de pobres, negros, mujeres y homosexuales, el análisis debe pasar por varios puntos. Veamos, años y años de desencanto con el PT ha hecho cundir un clima de desesperación, asco y resentimiento. Con el tejido económico y social destruido se abre espacio para todas las formas de oscurantismo e irracionalidades entre las masas populares. No olvidemos que el miedo es la cuna del fascismo, es su sustento; no es casual, por ejemplo, que las políticas austericidas vigentes en Europa han estimulado el avance de las fuerzas fascistas.

Otro de los factores que explican el triunfo de Bolsonaro, es el modelo brutal y competitivo de la sociedad actual, especialmente duro en las grandes ciudades. Cuando desde el poder se fomenta una sociedad individualizada es difícil cultivar la solidaridad; lo que se fomenta es un mundo ferozmente competitivo, con una moral que admite cualquier comportamiento para sobrevivir y ascender. La violencia en la competencia social brasileña se convierte cada vez más como un culto a la violencia como medio de vida, la brutalidad es valorada, en uno mismo y en el poder. Y sin embargo si asistimos a una sociedad crecientemente violenta, los que apoyan a Bolsonaro también se quejan, de forma paradójica, de esta clima de violencia que también les victimiza a ellos. El clima de violencia e inestabilidad, con más de 60.000 asesinatos anuales, produce una sensación cierta de miedo, de estar en peligro… y de exigencia al poder para usar la violencia… contra la violencia. En esta línea Bolsonaro ha sabido qué prometer en cada momento, con sus ofertas para que todo brasileño tenga un arma, su culto a la milicia y su apoyo a la represión sin control. Así se explica su política de apoyo sin reservas al accionar de la policía y los militares en la represión de la delincuencia, y su frase: “El policía, entra, resuelve el problema y si mata 10, 15 o 20 con 10 o 30 tiros a cada uno, él tiene que ser condecorado y no procesado.”

Por último hay que tener en cuenta un largo proceso de “fascistización” de las masas, introduciendo conceptos totalitarios, fomentando la intolerancia y las soluciones violentas. Curiosamente eso no ocurrió con la implantación de la dictadura militar en 1964, con un Estado fascista pero que no logró diseminar esa cultura fascista. Sin embargo esta ve si se ha logrado, y ha sido producto de las políticas del Estado liderado por Temer, y el apoyo de organizaciones privadas de la burguesía, el monopolio de los medios de comunicación y la poderosa fuerza de las iglesias evangelistas y pentecostales. Y este proceso también ha creado entre los sectores pobres y desfavorecidos, así como en la burguesía y la clase media un tipo de persona corresponsable del auge del fascismo. Por que con todo lo que se informado, con todo lo que se ha descubierto, no es sostenible que todas las personas que han aupado al fascismo lo hayan hecho por inocencia o ignorancia. Mucho de los que defienden y han votado a Bolsonaro, está de acuerdo con todas sus barbaries fascistas. Cuando alguien defiende a un político machista, misógeno, homofóbico, racista y violento, está diciendo más sobre él mismo que sobre su candidato. Lamentablemente son millones de personas brasileñas a favor del odio, la violencia y el racismo.

Todos los aspectos que explican el apoyo popular a Bolsonaro, se alían a una especie de “culto a la personalidad”, y a la necesidad sentida de un hombre fuerte que venga a solucionarlo todo. Bolsonaro, como catalizador del odio al PT, amplificó la rabia y dio voz al discurso de la intolerancia, atribuyendo todos los males a los “rojos” del PT. “Rojos” o “Comunistas” son expresiones utilizadas como sinónimo de bandidos y gente peligrosa. Todos los que no piensen como él son el “mal absoluto”, y como dice “hay que fusilar a los del PT”.

Por todo lo expuesto, Brasil vive una noche de tinieblas. Se ha elegido un presidente que es una amenaza mortal contra la democracia, los derechos humanos, los derechos de la mujer, los derechos de los trabajadores, la educación, la cultura, el arte, la filosofía y el libre pensamiento.

Como decía el escritor alemán Bertold Brecht refiriéndose al nazismo de Hitler:

“ Por más que el mundo se mantuvo en pie y paró al bastardo,

la perra de la que nació está en celo otra vez. “

 

BRASIL. ¿Y DESPUÉS DE LAS ELECCIONES?

 

Es normal que en una democracia se pierdan unas elecciones. Lo preocupante es que en unas elecciones se pierda una democracia.

 

¿ Y ahora qué? La pregunta inquieta en todo el mundo, pero resuena especialmente en cada rincón desde México hasta Argentina.. La incógnita por el futuro del mayor país y la mayor economía de América Latina se instala en todas las sedes de gobierno a nivel mundial, mientras miles de organizaciones políticas y sociales intentan anticipar las consecuencias de lo que ha ocurrido.

En estas elecciones, por primera vez los partidos tradicionales, como la derecha y el centroderecha carecieron de oportunidades electorales. Todo se ha reducido a una disputa final entre el fascista Bolsonaro y el heredero de Lula en el PT, Haddad.

Si el fascismo representado por Bolsonaro ha vencido las elecciones, no hay que olvidar que eso representa un gran triunfo del capitalismo más salvaje y depredador.  El ascenso de la extrema derecha en tantos países también quiere decir que el sistema de dominación capitalista necesita periódicamente de ajustes de choque. Esos ajustes siempre van dirigidos contra los más débiles y vulnerables, culpándolos de todo mal social y de tod decadencia económica. En realidad, ningún gobierno combate de verdad al fascismo, lo mantienen en reserva hasta que ante cualquier mínimo avance de las clases populares, lo sacan del armario para garantizar el lucro de sus robos y sus privilegios. El fascismo sólo es la faceta más siniestra y cobarde del capitalismo, pero es el capitalismo el monstruo, más allá de la máscara que use.

En Brasil y a nivel mundial los grandes capitalistas se frotan las manos ante el  triunfo del fascismo brasileño. Si ellos están contentos ya sabemos que las amarguras las cargarán los trabajadores y el pueblo. Malos vientos y peores pronósticos se ciernen sobre Brasil, que está a punto de vivir una de sus más negras noches.

Y si en Brasil el capital utiliza el fascismo de Bolsonaro, también pone en sus manos el poder dictatorial de los militares golpistas, casi todos ellos, pues jamás se hizo una purga de las Fuerzas Armadas. Los militares son servidores de los intereses económicos de las poderosas megaempresas nacionales y trasnacionales, quienes a su vez son los patrones de la oficialidad de las fuerzas armadas, cuestión de la cual ya nadie duda.

Cualquiera que sea el desenlace inmediato de la más dura crisis que el país ha vivido, Brasil no saldrá igual, nunca más será el mismo que fue. La crisis del PT y principalmente la devastación producida por la derecha han destruido la credibilidad de todo el sistema político, ha liquidado la legitimidad del Congreso, ha acabado con el respeto al Poder Judicial. Y el pueblo que votó por políticas progresistas sabe ahora que no basta con votar y ganar para que el mandato presidencial sea respetado por las poderosas élites brasileñas. El sueño idealizado de la democracia brasileña no sobrevivirá, al menos no como hasta ahora. O bien Brasil construye una democracia sólida, para lo cual el Congreso actual, estas Fuerzas Armadas, esta Justicia y este monopolio de los medios de comunicación no podrán seguir existiendo como hasta ahora, o el país deja realmente de vivir en democracia. Si la derecha fascista y el gran capital triunfan y logran asentar su gobierno, habrán enterrado por mucho tiempo cualquier señal de democracia en Brasil.

No obstante, la resistencia contra Bolsonaro y todo lo que representa no debe acabar. Se acaba sólo cuando se termina, y que la democracia haya sido derrotada en Brasil no tiene por qué significar el fin de la lucha por la resistencia. Sí, más de la mitad de los votantes han apoyado al fascismo y al odio, pero tenemos prácticamente otra mitad que no lo ha hecho. Ahora bien, es necesario reconocer la realidad para intentar cambiarla, y resulta indispensable una reflexión crítica de los numerosos errores de la izquierda en Brasil. Hay que reconocer que el PT no intentó cambiar el sistema de opresión capitalista, sino sólo hacerlo más llevadero practicando una política distribuidora, muy importante, pero que no fue a la raíz. No sólo en Brasil, sino en muchas partes el auge de la extrema derecha tiene que ver con que los partidos llamados “de centro” y los de izquierda llevan muchos años bailando amistosamente con los fascistas, compadreando con ellos y comprendiendo sus excesos. En aras de no molestar al mercado y no asustar a las clases medias y poderosas, se considera a la extrema derecha como un elemento legítimo insertado en la democracia. Y sin embargo eso es una política suicida, como decía el cantautor argentino Facundo Cabral: “… me gusta la gente que al pan llaman pan, vino al vino, y enemigo al enemigo”. Esta aseveración siempre fue muy bien recogida por el MST (Movimiento de los Campesinos Sin Tierra de Brasil) cuando expresa: “Ellos (la derecha) no son nuestros adversarios políticos, son nuestros enemigos, y nuestro triunfo significa su derrota, y nuestra supervivencia implica su desaparición.” Y como la historia no se cansa de repetir una y otra vez, o la izquierda es radical y rupturista, o no es izquierda.

Sólo una decidida reacción popular contra el fascismo es el camino.  No es hora de lamentarse ni de entregar la victoria sin oponerse al fascismo. Es la hora de resistir, de luchar, de no aceptar la derrota y ni mucho menos legitimar la opresión. Es hora de resistir, con la desobediencia civil masiva, con el boicot a cualquier acción del gobierno, con la lucha en todas sus formas. Recordemos que si un Estado usa la violencia para oprimir, está enseñado al pueblo a utilizar la violencia para defenderse. Si el gobierno de Bolsonaro cumple sus amenazas de utilización de la violencia, no se puede cuestionar que sus víctimas en un momento determinado, deciden hacer todo el uso de su fuerza para defenderse.

Si el golpismo triunfante hace suso de la violencia, será necesario hacer que pague duramente el precio de su actuación. Es necesario luchar para que sus proyectos fracasen, que sus vidas se vuelvan insoportables, que sientan el miedo en sus nucas, que su banda de ladrones se víctima de la ingobernabilidad. Sólo la articulación de muchas luchas y resistencias podrá conseguir que esta gentuza sea derrotada, derribada, execradas y juzgada por crímenes contra la humanidad y la democracia.

ALBERTO MARTINEZ

Miembro del Foro Ametzagaña

Gran conocedor de la politica y sociedad brasileña

 

Fuentes para este trabajo:

 

Nicolás Cabrera, periodista de Nueva Sociedad (Argentina).

Esther Solano. Socióloga y profesora de la Universidad Federal de Sao Paulo. Obra: “O ódio como politica: as direitas no Brasil”.

Nils Castro. Periódico digital “Rebelión”.

Ariel Goldstein. Docente de libechi. Periodista y escritor. Diario “La Jornada”

Artículos del diario digital “Brasil, de Fato”

Páginas web del MST (Movimento dos Sem Terra)