LOS LÍMITES DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y LA ISLAMOFOBIA

 

La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, en su artículo 19, establece que la libertad de expresión reúne los siguientes rasgos:

*El derecho que tiene todo individuo a la libertad de opinión y de expresión)

*El derecho a no ser molestado a causa de sus opiniones.

  *El derecho de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

La “Convención Americana sobre Derechos Humanos” o “Pacto de San José de Costa Rica” de 1969, en el Artículo 13, sobre la libertad de pensamiento y expresión, señala que este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideraciones de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección y gusto. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar sujeto a previa censura, sino a responsabilidades ulteriores.

La libertad de expresión, según establece la jurisprudencia del Tribunal Constitucional en su Sentencia 235/2007, de 7 de noviembre, es la “libre manifestación de creencias, juicios o valoraciones subjetivas”, y comprende, según las Sentencias 6/2000, de 17 de enero y 108/2008, de 22 de septiembre, “junto a la mera expresión de juicios de valor, la crítica de la conducta de otro, aun cuando la misma sea desabrida y pueda molestar, inquietar o disgustar a quien se dirige”, pues “así lo requieren el pluralismo, la tolerancia y el espíritu de apertura, sin los cuales no existe sociedad democrática”.

En el caso concreto del islam, podemos ver cómo existen gran cantidad de canciones, dibujos y artículos que de manera constante hacen referencia al mismo desarrollando un lenguaje y un discurso claramente islamofobo.

Ninguna o casi ninguna de estas manifestaciones que podrían ser calificadas como islamófobas ha merecido la atención y el reproche de la judicatura, en gran parte porque este tipo de manifestaciones se solapan en una crítica a los grupos mal llamados yihadistas, que con sus crímenes manchan constantemente la imagen del islam, del mismo modo que grupos cristianos, como el Ku Kux Klan, han cometido crímenes de odio en nombre de la presunta raza blanca y de un cristianismo que es incompatible con los preceptos bíblicos.

El hecho de que existan grupos fanáticos que, desviados del islam, cometan crímenes atroces, ya sea contra personas laicas, (como los atentados de París), contra personas cristianas, (como los recientes en Niger y Nigeria), o contra los propios musulmanes, (como ocurre en gran parte de los países de mayoría musulmana), no puede ser un motivo para articular un lenguaje islamóbofo, contra toda una comunidad, que en su inmensa mayoría vive alejada del mal llamado terrorismo yihadista o que es víctima del mismo. Identificar terrorismo con islam, es el mismo error que identificar ETA con vasco, o nazi con alemán.

Sobre el lenguaje del odio, la Audiencia Provincial de Barcelona, (Sección Décima), en su Sentencia de 18 de septiembre del 2.009, hizo constar en su Fundamento de Derecho Tercero lo siguiente:

F.D. 3. …Lo que es objeto de castigo no es la expresión en sí de unas ideas, por execrables que sean, sino cuando esta expresión se hace de modo y circunstancias que suponen una provocación a la discriminación, infringiendo el valor constitucional de la no discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquiera otra condición o circunstancia personal o social contenido en el artículo 14 de la Constitución. También cuando tienden a provocar el odio o la violencia, sea física o moral. Es lo que el Tribunal Constitucional en su STC 176/1995 (Caso Makoki) define como “lenguaje del odio”, aquel que contiene “una densa carga de hostilidad que incita a veces directa y otras subliminalmente a la violencia por la vía de la vejación.”

En su artículo 13.5 de la “Convención Americana sobre Derechos Humanos” “Pacto de San José de Costa Rica”, se establece que estará prohibida toda propaganda y toda apología del odio religioso que constituyan incitaciones a la violencia.

La Sentencia del Tribunal Constitucional Español 214/1991, de 11 de noviembre, señala que … ni la libertad ideológica (art. 16 C.E.) ni la libertad de expresión (art. 20.1 C.E.) comprenden el derecho a efectuar manifestaciones, expresiones o campañas de carácter racista o xenófobo, puesto que, tal como dispone el art. 20.4, no existen derechos ilimitados … El odio y el desprecio a todo un pueblo o a una etnia (a cualquier pueblo o a cualquier etnia) son incompatibles con el respeto a la dignidad humana…

El Art. 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, contempla la posibilidad de establecer ciertos límites a estas libertades, siempre que estén previstos por la ley, además de constituir medidas necesarias en una sociedad democrática para la seguridad nacional, la integridad territorial, la defensa del orden, la prevención del delito, la protección de la salud o de la moral, la protección de la reputación o de los derechos ajenos, impedir la divulgación de las informaciones confidenciales o para garantizar la autoridad y la imparcialidad del poder judicial.

El Tribunal Constitucional ha afirmado en sus Sentencias 6 /1088, 171, 172/1990, 6/1988, 105/1990, 171 y 172/1990, 214/1991 y 223/1992, que no es información ni noticia aquella narración de hechos que defrauda el interés colectivo o que carece de un fin informativo, como los rumores, insidias, insultos y vilipendios.

En el mismo sentido el Tribunal Constitucional en sus sentencias 81/1983, 51/1985, 6/1988, 14371991 y 42/1995, señala que no se les otorgara protección constitucional a las narraciones falsas o tendenciosas, las realizadas con fin de infamar, las que revelan la intimidad de las personas o las que vulneran principios y bienes jurídicos como la buena fe, la seguridad del Estado o el buen funcionamiento de las instituciones públicas.

El Tribunal Constitucional, considera también un límite a la libertad de expresión, la dignidad de ciertos colectivos, victimas de genocidio o persecución, y así lo muestra en sus sentencias 214/1991, (derecho al honor de una víctima del holocausto), 51/1985, (víctimas del nazismo) 176/1995 y 46/1998. También considera el tribunal Constitucional como un límite a la libertad de expresión la seguridad exterior e interior del Estado, el respeto a la autoridad e imparcialidad de los órganos judiciales y los actos de los mismos jueces.

Las Sentencias del Tribunal Constitucional 29/09 de 26 de enero y 144/1998, de 30 de junio requieren a quien se exprese libremente, “específico deber de diligencia en la búsqueda de la verdad de la noticia y en la comprobación de la información difundida, de tal manera que lo que se transmita como hechos o noticias haya sido objeto de previo contraste con datos objetivos o con fuentes informativas de solvencia.”

La Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia del Consejo de Europa (CERI) en su Recomendación de política general nº 5 sobre la lucha contra la intolerancia y las discriminaciones hacia los musulmanes ha manifestado literalmente:

Que las comunidades musulmanas sufren prejuicios que “pueden manifestarse de diferentes formas, concretamente mediante actitudes negativas generales, pero también, en diversos grados, mediante discriminaciones y mediante la violencia y el acoso”.

Según la Recomendación de política general nº 7, el racismo puede definirse como “la creencia de que un motivo como la raza, el color,

la lengua, la religión, la nacionalidad o el origen nacional o étnico justifica el desprecio hacia una persona o un grupo de personas o la idea de superioridad de una persona o de un grupo de personas”.

Para combatir la ola islamófoba es necesario no mezclar el islam con el terrorismo, acabar con los prejuicios de quienes de manera maliciosa los difunden sembrando el odio y la confusión, y aceptar que islam y modernidad no son incompatibles, que un islam democrático es posible, y que aquellos que atentan contra la paz y la convivencia se desvían del islam y de cualquier norma humana.

 


Musulmanes contra el terrorismo

Después del horror, la tragedia y la barbarie del atentado de Barcelona con 15 muertos y un centenar de heridos, la comunidad musulmana salió a la calle y venció a los terroristas que querían secuestrar el islam, y a los islamófobos que querían fomentar el odio contra ellos criminalizándoles por lo que no habían hecho, ni eran responsables. Las banderas de España y de Catalunya recorrieron plazas, pueblos y ciudades, llevadas de las manos de musulmanes, para dejar claro que no son terroristas y están al lado de las víctimas. Hemos visto los rostros de mujeres musulmanas llorando de dolor por lo ocurrido. Hemos leído las cartas emotivas que chicas musulmanas escribían a los periódicos condenando el monstruoso crimen. Hemos escuchado el lamento llenos de rabia de jóvenes musulmanes que se indignaban y gritaban contra los asesinos.

Los musulmanes han salido a la calle y han hablado con su voz. Han dejado claro que un grupo de salvajes con el cerebro lavado por un pseudo-iman fanático, no saben nada del islam, ni los representan, y la inmensa mayoría del pueblo Español, lejos de culpabilizar a los musulmanes, ha señalado con el dedo acusador como responsables a los que financian a los terroristas.

El verdadero islam, nos habla de paz, de misericordia y de amor. Se cuenta que el Profeta de Allah, (saw), dijo:

“Tened misericordia con aquellos que están en la Tierra para que Aquel que está en el cielo sea misericordioso con vosotros” ( At-Tirmidhi). “Dios no mostrará misericordia a quien no es misericordioso con la gente.” (Sahih Al-Bujari).

España y Catalunya se han encontrado de repente con dos millones de vecinos musulmanes, que lloraban con ellos por cada muerto y cada herido. Barcelona nos ha arrancado el corazón a todos y nos ha dejo helados, con el alma fría y los ojos sedientos de lagrimas.

Cuando aun estaban sobre La Rambla, los cuerpos sin vida de los inocentes asesinados, la extrema derecha, ya sacaba a pasear su locura, para atacar mezquitas y llenar algunas ciudades con pintadas cargadas de odio, y de histeria, pero unos pocos centenares de exaltados, tampoco representan a España, ni a Catalunya.

Estamos con las víctimas, con los niños que no jugaran nunca más con sus padres, con las parejas rotas, con los amores que se han marchado. Estamos con Barcelona, y la amamos más que nunca. Allah, en su Sagrado Corán nos ofrece esperanza y nos dice:

“Observa, pues, la Misericordia de Dios, y como Él vivifica la tierra luego de la sequía; ciertamente Él resucitará a los muertos…” (Corán 30:50).

 

ÁNGEL ÁLVAREZ HERNÁNDEZ

(Es autor de ambos artículos)

PODEMOS RESPECTO A LAS PSEUDOTERAPIAS

Vivimos en una sociedad altamente tecnificada. Los productos de la ciencia moderna se encuentran integrados en nuestra rutina diaria hasta tal extremo que, a menudo, no somos conscientes de ello. Los grandes beneficios que ha traído el progreso científico a nuestras sociedades han venido acompañados también de incertidumbres. Defender la ciencia hoy no pasa tanto por glosar y defender los primeros como por encontrar formas democráticas y consensuadas de enfrentar las segundas. Para ello debemos, por una parte, aumentar la cultura científica de la sociedad mediante planes de acción en el largo plazo. Por otra parte, debemos incentivar la creación de espacios de deliberación ciudadana que, solo desde la reflexión profunda y la información contrastada, asuman que las decisiones científicas son algo que incumbe a toda la ciudadanía y que es irresponsable dejarlo únicamente en manos de expertos y políticos.

La ciencia vive hoy bajo una doble amenaza. La primera es que la distancia que la separa de la población es a veces tan grande que busca en otros lugares formas de conocimiento que sean más accesibles y amables, en forma de las pseudociencias y las pseudomedicinas. La segunda amenaza es la conversión de la ciencia en un mercado, proceso que se inicia tras la Segunda Guerra Mundial, y que está generando un reguero de malas prácticas que desprestigian a toda la ciencia cuando se hacen públicas. La ciencia no es un mercado, y los intentos de la política neoliberal por convertirla en un producto más de sus juegos financieros pueden acabar de forma desastrosa para toda nuestra sociedad. Defender la ciencia, hoy, es enfrentarse a esta doble tenaza.

Este peligro resulta especialmente grave en el caso de las pseudoterapias, que se aprovechan del sufrimiento de los enfermos y cuidadores, así como de la necesidad de tener una esperanza en situaciones límite. Aquí cabe, sin embargo, señalar una diferencia fundamental entre lo que es la enfermedad y su tratamiento y lo que es la experiencia por parte del paciente de su enfermedad. Mientras que la primera sería un elemento objetivo y medible, la segunda es subjetiva y escapa a toda medición. Además, no necesariamente existe una correlación entre la una y la otra: se puede mejorar de la enfermedad, pero la experiencia del paciente puede ser de total abandono y depresión. Esta experiencia, y no el avance objetivo de la enfermedad, es la causa que nos empuja a buscar el consuelo de las pseudoterapias. Los pacientes no buscan tanto una píldora milagrosa como la atención que muchas veces el médico del Sistema Público Nacional de Salud no puede proporcionarle.

Desde el Área de Políticas Científicas e I+D+i del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos expresamos nuestra total oposición al empleo de terapias cuya validez no ha sido testada científicamente, y nos oponemos rotundamente a su financiación por parte del Estado. Pero también creemos que el actual auge de las pseudociencias en general, y de la pseudoterapias en el campo de la salud en particular, se debe, principalmente, a una demanda insatisfecha de los pacientes y sus familias, que reclaman al médico que no sólo trate su enfermedad, sino también que cuide de su experiencia de la misma. Por eso también defendemos la inclusión de elementos de las humanidades médicas en la formación y en la práctica de la profesión, en la tradición más ilustrada de la medicina. Debemos promover el uso de la medicina narrativa y de la escucha atenta, el cuidado respecto a la excesiva medicalización, el seguimiento individualizado de los pacientes, sobre todo de aquellos especialmente vulnerables (ancianos, niños, etc.)… Todo ello está resumido bajo la etiqueta de «humanización de la medicina», un proceso en el que nuestras Universidades públicas deben desempeñar un papel fundamental. Obviamente, esta formación debe ir acompañada del correspondiente aumento de financiación del Sistema Público Nacional de Salud. Una asistencia de calidad es imposible con unos ratios médico/paciente en atención primaria que no han hecho más que empeorar en los últimos años.

Como consecuencia de las anteriores reflexiones, desde el área de Políticas Científicas e I+D+i exponemos lo siguiente:

  1. Reivindicamos el papel fundamental del progreso científico y tecnológico en el bienestar de la población en las sociedades modernas.

  2. Reconocemos la responsabilidad de los poderes públicos en la promoción de la cultura científica y la información veraz. Resulta imprescindible para que la ciudadanía pueda defenderse de los bulos y las estafas, así como tomar decisiones con el mejor de los criterios posibles.

  3. Asimismo, reconocemos que corresponde a las autoridades atajar la difusión de determinadas desinformaciones, como en los casos de publicidad engañosa, el uso de espacios públicos por parte de quienes promocionan sus pseudoterapias o la legitimación que, en ocasiones, buscan estas pseudociencias tratando de incorporarse a la oferta formativa de nuestras universidades públicas.

  4. Es particularmente importante velar por el imprescindible bien social que supone nuestro Sistema Público Nacional de Salud. Apostar por su calidad implica apostar por aquellos tratamientos basados en la evidencia y rechazar a aquellos que no han demostrado su eficacia mediante criterios científicos. Pero también se debe apostar por incrementar su capacidad de atender las necesidades subjetivas de los pacientes, en un proceso de “humanización de la medicina”. Esto debe ir acompañado, de forma inevitable, por una mejora de la financiación de la Sanidad Pública, especialmente en atención primaria.

  5. No puede olvidarse que los avances científicos y técnicos también plantean desafíos y, en ocasiones, conllevan consecuencias indeseadas. La solución en este caso pasa por utilizar la política como una herramienta que posibilite que los beneficios de la ciencia alcancen a toda la sociedad, de modo que no existan perdedores como consecuencias del desarrollo tecnológico.

  6. Finalmente, para lograr los objetivos anteriores, apostamos por un sistema de investigación público fuerte, con una financiación apropiada, una administración eficaz y cuyos frutos redunden en beneficio de todo el pueblo.

9 de septiembre de 2017
Área de Políticas Científicas e I+D+i de Podemos

EL TURISMO, COMO MONOCULTIVO ECONÓMICO

“Todas las desgracias del hombre se derivan del hecho de no ser capaz de estar tranquilamente sentado en su casa.”

 ( Blaise Pascal)

 

El turismo en este país siempre ha sido contemplado por los poderes políticos y los empresarios como la panacea ante el fracaso competitivo de casi todos los demás sectores económicos. Las sucesivas crisis acabaron con una industria potente, la burbuja inmobiliaria estalló, los bancos son rescatados… ¡pero Sol tenemos para aburrir! al menos en el sur. El turismo significa una entrada de dinero contante y sonante, mucho dinero, llegando hoy hasta el 19% del PIB.

Sin embargo el sector turístico siempre ha sido regido por un capitalismo salvaje y depredador, estando unido a un expansionismo constante y alocado, carente de planificación. Se han destruido las costas, los paisajes, se ha degradado la naturaleza, y sólo se piensa en el máximo lucro posible con el menor costo posible. Esta actividad claramente insostenible, sin embargo, siempre ha sido sostenida y glorificada por sus beneficiarios, los políticos y los empresarios, y eso nos ha llevado con el tiempo a esta gran prostitución socioeconómica, que somete a personas, territorios y valores culturales a unos intereses antisociales y perniciosos.

Pues bien, ahora nos encontramos con una ¿sorpresiva? reacción de una buena parte de la ciudadanía contra este turismo que sufrimos. La reacción contra los  abusos y excesos del turismo ha tardado décadas, pero al fin ha llegado con fuerza en este verano del 2017. Iniciada en Barcelona y Donostia, pronto se ha extendido a muchos más puntos turísticos. Se denuncia, entre otras cosas, la insostenibilidad del sistema, y la agresión contra la ciudadanía que supone esta invasión turística sin control, cuyas cotas de deformación y estupidez, hace necesario actuar contra ellas.

No es Turismofobia, es protesta ciudadana

Ante esta protesta en crecimiento, políticos y empresarios ponen el grito en el cielo y hablan de Turismofobia, un concepto inventado por los empresarios de turismo y recogido por los medios y la política caduca. La intención de esos sectores pasa por trasladar la culpa de la situación a las personas y organizaciones ciudadanas y eximir de toda responsabilidad a cualquier otra parte implicada (gobiernos de todos los niveles, empresarios, medios…) Así, se pretende dotar de normalidad a las consecuencias nocivas del turismo y se localiza el problema sólo en los supuestos transfóbicos. En el fondo subsiste, como siempre, el miedo de los poderosos ante la rebelión ciudadana, que amenaza claramente sus intereses– Pero no es turismofobia, es un cambio de mentalidad ciudadana con respecto al turismo. Por primera vez, de forma  organizada, se cuestionan los beneficios turísticos, en contraposición a  efectos perniciosos que ya está produciendo a distintos niveles.

 

 

No es Turismofobia, es protesta ciudadana

Ante esta protesta en crecimiento, políticos y empresarios ponen el grito en el cielo y hablan de Turismofobia, un concepto inventado por los empresarios de turismo y recogido por los medios y la política caduca. La intención de esos sectores pasa por trasladar la culpa de la situación a las personas y organizaciones ciudadanas y eximir de toda responsabilidad a cualquier otra parte implicada (gobiernos de todos los niveles, empresarios, medios…) Así, se pretende dotar de normalidad a las consecuencias nocivas del turismo y se localiza el problema sólo en los supuestos transfóbicos. En el fondo subsiste, como siempre, el miedo de los poderosos ante la rebelión ciudadana, que amenaza claramente sus intereses- Pero no es turismofobia, es un cambio de mentalidad ciudadana con respecto al turismo. Por primera vez, de forma  organizada, se cuestionan los beneficios turísticos, en contraposición a  efectos perniciosos que ya está produciendo a distintos niveles.

Caracterización del fenómeno turístico y su carga ideológica

“Turismo es hoy sinónimo de globalización, mercantilización de recursos y personas, consumo desaforado e irresponsabilidad medioambiental en todos los niveles. (…)

El turismo es un fenómeno relativamente reciente en la historia, y su aspecto masivo sólo se revela a partir de los años 60. Si en sus primeros momentos su impacto fue soportable, pronto, el capitalismo convirtió al viajero en turista, el turista es el viajero degradado al límite. El turista es un observador, un fotógrafo, ve las diferencias culturales pero casi nunca será partícipe de ellas. Observa pero no actúa. Ve el viaje como algo esporádico y ajeno a su realidad, contempla lo que le rodea como si estuviera detrás de un cristal, como si estuviera en un museo o en un zoo.

El sector contempla el turismo como un desplazamiento masivo de personas desde sus lugares de origen hasta otro por un período de tiempo limitado. Durante ese tiempo el negocio del turismo ofrece a esa masa humana la satisfacción de sus necesidades de ocio. Ahora bien, cuando esas necesidades ya se encuentran cubiertas desde hace años por la oferta existente, llega un momento en que el sector turístico no puede continuar su crecimiento por ese camino. Por eso hay que asumir su estancamiento, o bien hay que buscar otras propuestas  que ofertar a un número mayor y diferente de turistas, los de menor poder adquisitivo, los llamados “mochileros”, o los de los  del “todo incluido” que vienen facturados por los “vuelos low cost”. Tienen menor poder adquisitivo, pero son muchos más, por lo que generan beneficios por su número.

El precio a pagar ha sido la creciente degradación del turismo, algo previsible desde el principio, pero que nadie ha querido ver en su justo momento, y ahora nos estalla en nuestra cara, como ciudadanos.

Caracterización del fenómeno turístico y su carga ideológica

 “Turismo es hoy sinónimo de globalización, mercantilización de recursos y personas, consumo desaforado e irresponsabilidad medioambiental en todos los niveles. (…)

El turismo es un fenómeno relativamente reciente en la historia, y su aspecto masivo sólo se revela a partir de los años 60. Si en sus primeros momentos su impacto fue soportable, pronto, el capitalismo convirtió al viajero en turista, el turista es el viajero degradado al límite. El turista es un observador, un fotógrafo, ve las diferencias culturales pero casi nunca será partícipe de ellas. Observa pero no actúa. Ve el viaje como algo esporádico y ajeno a su realidad, contempla lo que le rodea como si estuviera detrás de un cristal, como si estuviera en un museo o en un zoo.

El sector contempla el turismo como un desplazamiento masivo de personas desde sus lugares de origen hasta otro por un período de tiempo limitado. Durante ese tiempo el negocio del turismo ofrece a esa masa humana la satisfacción de sus necesidades de ocio. Ahora bien, cuando esas necesidades ya se encuentran cubiertas desde hace años por la oferta existente, llega un momento en que el sector turístico no puede continuar su crecimiento por ese camino. Por eso hay que asumir su estancamiento, o bien hay que buscar otras propuestas  que ofertar a un número mayor y diferente de turistas, los de menor poder adquisitivo, los llamados “mochileros”, o los de los  del “todo incluido” que vienen facturados por los “vuelos low cost”. Tienen menor poder adquisitivo, pero son muchos más, por lo que generan beneficios por su número.

El precio a pagar ha sido la creciente degradación del turismo, algo previsible desde el principio, pero que nadie ha querido ver en su justo momento, y ahora nos estalla en nuestra cara, como ciudadanos.

Por otra parte, y centrándonos en este país, el turismo siempre ha sido fenómeno de capitalismo salvaje, mercantilización de recursos y personas, consumo desaforado de recursos y energías e irresponsabilidad medioambiental a todos los niveles. Desde los comienzos en el franquismo, el turismo ha sido nido de toda corrupción participando estrechamente con el sector inmobiliario en todas las irregularidades. El modelo se basó desde un principio en la especulación, la corrupción y el máximo beneficio, y se fomentó en la población una relación de servidumbre hacia el turista, presentado como única salvación para poder sobrevivir. Para ello se divulgó un folklore irreal, de cartón piedra, un servilismo hacia el turista, unos precios competitivos y una degradación y masificación masivas. Parecería que para los diversos gobiernos no estaba muy equivocada la definición de “un país de putas y camareros”.

BARCELONA 2016 07 09 Barcelona Mani en la Barceloneta contra turisme massiu Fotografia de JOAN CORTADELLAS

El turismo siempre ha venido apostando por un modelo desigual, injusto y depredador. Además siempre se ha usado para canalizar la actividad de otros sectores y prácticas, como la especulación inmobiliaria, las diversas corrupciones a todos los niveles, las constructoras, etc. En este modelo, los habitantes son figurantes y mano de obra barata y el país una simple marca.

En definitiva el sector turístico es todo un ejemplo de explotación neoliberal para el beneficio casi exclusivo de poderosos empresarios.

La mentira de la riqueza del turismo trasladada a la sociedad

Sí, el turismo es gran negocio… pero sólo para un sector restringido, para unos pocos. El sector del turismo no sólo consume ingentes cantidades de recursos naturales y energía, sino que además los gobiernos tienen que gastar en una red de infraestructuras y servicios. Se dedican grandes recursos  públicos, para una actividad privada, cuyos beneficios  ni llegan a repartirse equitativamente y mucho menos repercuten en la sociedad, o lo hacen en una parte mínima.

Cuando se habla de los aproximados 100.000 puestos de trabajo, no se habla de su estacionalidad, su precariedad y sus sueldos de miseria. La riqueza invertida aquí es ínfima con respecto a los desmedidos lucros del sector.

Por lo demás el turismo, al contrario de lo que se divulga, empobrece a las ciudades donde se desarrolla. El dinero que se gastan los turistas no se queda en las zonas turísticas, salvo una exigua parte. El dinero generado no compensa a los habitantes de las zonas turísticas, pues va a manos privadas, a los grandes grupos hoteleros y a los empresarios hosteleros, que financian su expansión a costa de precarizar los empleos y pagar salarios de miseria. Así se comprende, por ejemplo, que los destinos turísticos más famosos como Torrevieja, Fuengirola, Benalmádena y Benidorm estén entre los municipios más pobres de todo el estado. Y cuanto más crece el turismo, menos dinero repercute en la sociedad en general.   Además, la industria masiva del turismo ha logrado que sus costos y daños de todo tipo ya hayan alcanzado los beneficios.

Gentrificación. Turistificación y destrucción de entornos ciudadanos

Teóricamente la gentrificación es un proceso mediante el cual los pobres son desplazados de sus barrios céntricos o típicos porque el mercado los rehabilita, para destinarlos a los más pudientes. Así, tras décadas viviendo en edificios, muchas veces degradados , en distritos y barrios ignorados por la inversión pública y privada, sus calles se reforman así como sus inmuebles y sus alquileres son cada vez más caros. Y en el caso de los propietarios, la mayoría de las veces no pueden costear dichas  reformas, sus comercios tradicionales pronto se arruinan ante la competencia de actividades centradas en el turismo. Así que más pronto que tarde se tienen que ir, y son sustituidos por clase media alta y rica. La gentrificación es una clara representación de la denominada” lucha de clases y la segregación”.

Mucha gente sabe o es testigo de multitud de ejemplos de gentrificación en la casi totalidad de las grandes ciudades. Pero ahora estamos asistiendo a una turistificación bastante similar en el proceso. Como este verano decía un cartel en un barrio de Barcelona: “Bienvenido turista, el alquiler de apartamentos turísticos en este barrio destruye el tejido socio-cultural de esta zona y promueve la especulación. En consecuencia muchos de nuestros vecinos se ven obligados a abandonar el barrio. Disfruta de tu estancia.”  No es ya que una comunidad popular sea sustituida por otra más rica, sino que es reemplazada por una comunidad de turistas de paso, oleada tras oleada. La gentrificación substituye una comunidad por otra, sustituye poblaciones, la turistificación las elimina.

Como dice la Plataforma de Vecinos de la Parte Vieja de Donostia: “¿Cuánto tiempo podrá resistir el barrio un uso mercantil tan intensivo sin poner en peligro su cohesión social, su identidad histórica y cultural, la salud y la calidad de vida de sus habitantes?”.  La inquietud está justificada, como en otros tantos barrios, en otras tantas ciudades. El constante aumento de los alquileres, y la enorme concentración de pisos turísticos, terminan por expulsar a los habitantes y convertir el barrio en una especie de parque temático. Además la desaparición paulatina de los comercios locales y su reemplazo por tiendas de suvenires y restaurantes caros ponen en jaque la vida ciudadana.

En este contexto el auge de plataformas de apartamentos turísticos como la Airbnb, con sus instrumentos de mercantilización salvaje, agravan mucho la situación.  Y en este tema de los apartamentos turísticos, por un lado asistimos a escasos y tímidos intentos de los políticos para paliar el problema. Las limitaciones que se imponen, sólo pretenden “limpiar” el sector, tenerlo más o menos controlado, y eso lo hacen por la presión de las grandes cadenas hoteleras. Pero en realidad, no van a querer poner coto a esos apartamentos; en este sentido, muchas medidas vienen fracasando por la oposición del sector y por la escasa convicción de los políticos. Ahora bien, detrás de las protestas de los hoteles contra los apartamentos, se esconde un recelo a perder beneficios y muchas prebendas, un querer quedarse con todo el lucro que generan sus precios a todas luces abusivos. La mercantilización de los apartamentos turísticos debe ser frenada y regulada drásticamente, pero tampoco podemos prohibir el alquiler de habitaciones a turistas, que de otra forma no podrían pagar los altos precios de los hoteles, eso sí debidamente acreditados y formalizados.

Turismo y degradación medioambiental

La mayor parte de la expansión turística en España se concentró en las costas, sobre todo en el Mediterráneo. Y una buena parte de la construcción descontrolada que ocasionó la burbuja inmobiliaria, fue de naturaleza turística y ubicada en las costas. La peor parte se la lleva la costa mediterránea, urbanizada en un 43% y considerada oficialmente como la costa más fea y degradada de todo el Mediterráneo.

Ya hace tiempo que las Naciones Unidas denunciaron que el turismo masivo es una de las principales amenazas mundiales al medio ambiente. Como ejemplo, los vuelos “low cost” y los grandes cruceros son dos de los modos de transporte más contaminantes.

Hoteles, urbanizaciones, campos de golf, consumen enormes cantidades de agua y energía de un modo totalmente insostenible, además de la contaminación de capas freáticas, destrucción paisajística, apertura abusiva de pistas forestales, ocupación mercantilista de casi cada punto que pueda tener algún interés turístico.

De hecho, muchos destinos van siendo abandonados por su degradación tan irreversible que ya no son objeto de atracción turística. Sin embargo ese costo nunca se repercute en los grandes grupos que operan en el sector.

 

Turismo, un sistema basado en la explotación laboral

En el sector turístico las condiciones sociales y laborales nunca fueron muy buenas, pero en los últimos tiempos han ido degradándose hasta niveles indescriptibles, con trabajos rondando la esclavitud laboral, con salarios de mierda, horarios inhumanos y malos tratos frecuentes.

En el país del turismo donde el 40% de la población no puede permitirse ni una semana de vacaciones, el salario medio en la hostelería, es un 40% inferior al salario medio general.  La famosa “competitividad turística” no es más que un eufemismo de supe explotación laboral, de hecho las cotas de precariedad son alarmantes, el turismo se convierte así en una muestra más de la globalización de la explotación, es la expresión de cómo el capitalismo siempre encuentra nuevas formas de expandirse a niveles cada vez más profundos. Esto es, siempre se inventan nuevos procesos para la explotación de siempre.

Los principales abusos laborales en el sector del turismo, son los siguientes:

– La “media jornada ficticia” sin duda es el fenómeno estrella. Básicamente consiste en que se firma un contrato temporal por 4 horas de media, se cotiza sólo por eso, y se trabaja el triple en realidad. Estamos hablando de pinches, cocineros, camareros de barra y de terraza que reciben entre 500 a 700 euros por mes por jornadas inhumanas de 12 horas. Estos contratos se han multiplicado desde el inicio de la crisis, ante el desinterés más absoluto de los inspectores del Ministerio de Empleo. Es más, la propia patronal empresarial viene solicitando la posibilidad de legal de transformar contratos por jornadas completas en contratos de media jornada.

– Los “falsos autónomos” son aquellos que  son despedidos o presionados para dejar la plantilla, para acabar haciendo el mismo trabajo pero pagándose ellos su propia Seguridad Social.

. Los “fijos discontinuos”, eufemismo para decir que el empleado es despedido, sobre todo al comienzo del verano, y es vuelto a contratar en condiciones mucho peores, en la línea de 4 horas cotizadas y jornadas de 10 a 12 horas.

– Por último, los “empleos sin contrato alguno” más numerosos de lo que parece, con pagos en negro y ningún tipo de derechos.

– Y el caso sangrante de las “camareras de piso”, las que limpian las habitaciones de los hoteles, una versión moderna de la esclavitud.  En esta feminización de la pobreza, estas mujeres cobran entre 1,50 a 2,00 euros por habitación, lo que las obliga a trabajar jornadas de 12 horas, cargando pesos, forzando posturas, y muchas de ellas no librando ni un fin de semanas en 5 meses.  Las camareras de piso son el colectivo más castigado por la explotación laboral en el sector turístico, que a su costa y el del resto de personal explotado en la hostelería, vive uno de sus mejores momentos lucrativos. Esta vergonzosa explotación está relacionada con la externalización de servicios que realizan las cadenas hoteleras.

Ante este panorama, los 981 inspectores y 897 subinspectores del Ministerio de Empleo se limitan a inspecciones aleatorias, escasas sanciones y poco más. Como dicen algunos de ellos: “Nos tienen haciendo inspecciones a chiringuitos y mercadillos, en lugar de ir por los restaurantes y hoteles, donde son muy comunes las medias jornadas ficticias.” El propio Ministerio reconoce que la hostelería es el sector productivo con más falsos contratos y con más abusos de todo tipo. En realidad planea la sospecha de que hay instrucciones para molestar lo menos posible al turismo… mientras miles de personas sufren día a día la más brutal precariedad.

Según opiniones de los Sindicatos del sector, este año 2017 ha sido la temporada más precaria y con más abusos de todo tipo de que se tiene noticia. Y en ella, además de las pésimas condiciones económicas, las ilegalidades y las jornadas extenuantes, rebrota con fuerza los malos tratos hacia las personas empleadas. Parece ser que en tiempos de crisis, suele surgir lo mejor y lo peor de las personas, y según multitud de testimonios en muchos medios, el comportamiento de una gran parte de los jefes y propietarios de negocios turísticos, muestra la peor faceta de esas personas.  En efecto, muchos jefes, endeudados hasta las cejas, y sumergidos en una feroz competencia, sólo viven para ver dinero en todo lo que les rodea, no ven a las personas. Y en ese proceso de degradación ética y moral cometen todo tipo de excesos: hostigan constantemente hasta la locura, vigilan y ponen mala cara hasta cuando los camareros comen. Con una educación autoritaria e inquisitorial, insultan constantemente, siempre a gritos, humillaciones, lenguajes racistas y sexistas, todo les parece mal, parece que gozan ejerciendo su tiranía patética. Y lo peor que ese ambiente de maldad y crueldad, se traslada bastantes veces entre los propios trabajadores. Obligados a competir entre ellos para sobrevivir, retroalimentan la crueldad de trato recibido entre ellos mismos.bajo el capitalismo todo es negocio.

No hay opción de sostenibilidad ni resistencia bajo las reglas de juego del mercado, por mucho que se cacaree la pretendida responsabilidad empresarial como un mantra de solidaridad y justicia social.

La necesidad de una regulación y cambio de paradigma

En definitiva, todo un proceso neocolonial al servicio de los intereses de las clases pudientes del norte global. Donde el incremento anual de turistas internacionales es celebrado estúpidamente por los políticos de turno como un éxito económico sin igual, ignorando que tal crecimiento no puede ser indefinido, hasta el infinito. Ignorando que hablar de ‘capacidad de carga’ o ‘capacidad de acogida’ turística una vez que ésta ha sido ampliamente superada ya no es una solución sino otro problema más.

Gestionar la capacidad de carga es como regular el flujo de agua con un grifo, abriendo más o menos la llave para regular la cantidad de agua que queremos. Pero una vez que se ha inundado la casa, de nada sirve abrir o cerrar el grifo, pues está roto. Así, gestionar la masificación turística exige medidas al mismo nivel que la gestión de una inundación, medidas de emergencia y evacuación.

Hasta ahora todos los intentos han sido tímidos e inoperantes. Por ello es necesario un debate en profundidad, una revisión del modelo turístico radicalmente diferente del actual. Cunden ejemplos de buenas prácticas en ese sentido: prohibición de apartamentos turísticos en los centros urbanos y lugares de interés turístico; tasas a los turistas; preferencia de los locales en los transportes públicos; poner coto a los vuelos “low cost” y a los grandes cruceros. Todo eso pasa, según las circunstancias de cada localidad, en muchas ocasiones por limitar el número de turistas que visitan los centros urbanos, por ejemplo; ya se hace en bastantes lugares y esta medida aumenta.

También se habla de primar al “turismo de calidad”, o sea el que más gasta, pero va en contra del derecho a hacer turismo de las clases menos favorecidas económicamente; no creemos que se trate de primar a la “Visa Platinum”, sino de diversificar ofertas y controlar afluencias excesivas.

Con tantos ingresos millonarios del turismo, ya es hora de usarlos para reordenar el sector y dignificar las condiciones laborales de las personas. Es hora de buscar también otras fuentes de ingresos y no caer en una especie de monocultivo del turismo. No se trata de ser sólo el lugar de diversión de medio mundo.

 

EQUIPO DE REDACCIÓN DEL FORO AMETZAGAÑA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LAS CRISIS DE LA CRISIS

“ Ellos, los ricos, nos laminarían entre los cilindros de un trapiche, nos destilarían en la pila de un alambique, nos carbonizarían en un horno de quemar metales, si de nuestro residuo pudieran extraer un solo miligramo de oro. Ellos, como tierra maldita, reciben la semilla y beben el agua, sin producir jamás el fruto.”

 ( Lima, 1885.- Manuel González Prada)

Casi todo el  mundo lleva años y años sumergido en una profunda crisis económica y sistémica. Lo que los políticos calificaban en el 2008 como una crisis coyuntural del capitalismo, se transformó en una crisis estructural que ha venido para quedarse para mucho, mucho tiempo. Para ello, veremos altos y bajos, pero un camino continuo de crisis.

 

En este marco nos hemos ido acostumbrando al uso de la palabra crisis, en singular, refiriéndonos únicamente a la crisis económica. Sin embargo, sufrimos una serie de crisis encadenadas,: así tenemos las crisis, política, social, educativa, de valores, de civilización, además de la climática, medioambiental, energética, alimentaria, etc.

El poder siempre ha pretendido ocultar todas las crisis supuestamente ocultas, hacer como si no existiesen. Prefieren sembrar el miedo paralizante a ser víctima de la crisis económica y olvidar las demás. Así se pretende que las personas se aíslen unas de otras y de la comunidad, se inmovilizan y ello asegura la continuación del poder. Y eso, porque al poder, al sistema, no le interesa que las personas se den cuenta de la real dimensión de las crisis, del sistema capitalista en su conjunto.

Veamos sólo algunos ejemplos de las crisis de esta crisis.

 

Crisis estructural económica y financiera.

 

El sistema capitalista neoliberal, especialmente desde su proceso de globalización, se presenta como el único posible, siendo todo lo demás algo irreal e irrealizable. Sin embargo, este modelo ya ha demostrado hace tiempo su insostenibilidad y su intrínseca injusticia social. Desde sus comienzos se ha basado en la desigualdad como motor indispensable de su desarrollo.

Los paradigmas de producir más para crecer más hace tiempo demostraron su fracaso. El sistema actual consume recursos sin límites, aumenta sin cesar la miseria y las desigualdades y defiende un llamado “desarrollo sostenible” que ni es un verdadero desarrollo y desde luego no es sostenible. En este contexto, los poderes neoliberales que son conscientes de la finitud del sistema, intenta seguir mintiendo y mintiéndose. Hablan de ecología cuando han quebrado el equilibrio medioambiental. Hablan de políticas de reciclaje, cuando sólo se trata de un paliativo sino se entra en un proceso de decrecimiento y descenso del consumo. Hablan de “desarrollo sostenible”, cuando este concepto es un oxímoron, una contradicción en sí misma; si se trata del actual modelo de desarrollo, de crecimiento, no es sostenible.

Se nos habla de la actual crisis económica global, se nos alerta del crecimiento de los totalitarismos, pero se porfía en el mismo sistema que lo hace posible. Y ocultan que hay más crisis que la económica que nos presentan como única culpable del desastre. Se olvidan de la crisis medio ambiental, del fin de los recursos naturales, de la feminización de la pobreza, de la continuación del expolio del Sur. No mencionan la marginación, exclusión y opresión de las poblaciones inmigrantes en el Norte, a las que se les impone una especie de nazismo modernizado, lo que algunos autores han dado en llamar “darwinismo social militarizado”.

Y pese a esta realidad, los diversos gobiernos se niegan a reconocer que se han convertido en meros gestores de los intereses económicos nacionales e internacionales. Y lo peor es que, incluso las izquierdas y los sindicatos llevan décadas aplicando las recetas capitalistas, mejorandolas en lo social pero sin tocar el sistema, al que contribuyen a limpiar su imagen y a legitimar en la práctica.

Para cualquier tipo de análisis o diagnóstico hay que partir de la base, como lo hacen autores como Arcadi Oliveres y Carlos Taibo, de que a diferencia de otras crisis del capitalismo, la crisis actual ha llegado para quedarse. Y ello porque no se trata de una crisis coyuntural, sino estructural y sistémica. Todo el sistema capitalista está en crisis en todos sus niveles: económico, financiero, estructural, político, social, cultural, de valores, ecológico, etc. Y por lo tanto las posibles soluciones no pueden constituir una regulación del sistema, sino un sistema nuevo que, por primera vez, tenga su centro en el ser humano y no en el dinero y los mercados.

Desde las diversas instancias del poder se habla de ir hacia un capitalismo regulado, como si fuera la solución. El problema es el capitalismo en sí mismo, regulado o no. Igualmente es un error distinguir entre neoliberalismo y globalización y sus abusos, porque estos sistemas en sí mismos son un abuso.

Para concluir, se trata de que el capitalismo no tiene salida para esta crisis, y que la única respuesta posible es salir de este sistema. Hay que abandonar este modelo capitalista de mercado, recuperar el poder de los pueblos sobre el capital, y situar a la persona en el centro del debate. En definitiva, o se plantea un nuevo modelo de sociedad, y se entra en una política de decrecimiento consecuente, racional y paulatina, o no habrá más remedio que acabar con el sistema de mala manera, corriendo y en medio del desastre total.

 

Crisis climática, medioambiental y energética

 

Ya hace un tiempo el impacto destructivo de la actividad humana superó la capacidad de recarga de la Tierra. La destrucción imparable de todo tipo de bosques, el expolio y contaminación de los mares, las emisiones de CO2 a la atmósfera, etc., han desencadenado  el llamado “cambio climático”. Por ejemplo, el hecho de que cada año se destruyen 15 millones de Hectáreas de bosques, precisamente en los lugares donde la Naturaleza recicla el carbono, ha determinado el caos en los regímenes de lluvias. La desertización avanza en toda la Tierra, por ejemplo, según el “Informe Nicholas Stern”, los llamados “refugiados climáticos” son bastantes más que los desplazados por los conflictos y por la pobreza. Se calcula que en una década estos refugiados climáticos alcanzarán alrededor de los 200 millones de personas. El ciclo infernal de sequías e inundaciones arrasa periódicamente grandes extensiones del planeta.  Por ejemplo, a este ritmo en poco tiempo países como Bangla Desh perderán hasta el 15% de su población.

En cuanto a las emisiones de CO2, si en el período de 1990 al 2004 pasó del 26,7% al 49,0%, las proyecciones alertan de una constante subida. Se destaca además que los más ricos son los que más contaminan, por ejemplo los USA emiten aproximadamente 20.000 toneladas de CO2 por año, frente a las 10.000 toneladas de la Unión Europea. Pero estos dos grandes culpables no están sólos, el modelo China, se perfila como mucho más destructivo, emitiendo más o menos unas 40.000 toneladas de CO2 por año, el doble que USA.

En este marco, según el GIEC-Grupo Internacional de Expertos del Clima, que trabaja para las NN UU, habría sólo un espacio de tiempo de unos 15 años para adoptar drásticas medidas de reducción de las emisiones… lo que dado los sucesivos fracasos de todas las Cumbres sobre el Clima, presenta un panorama absolutamente pesimista.

El desarrollismo agrava este panorama con su explotación sistemáticas de las energías no renovables. En los últimos 50 años se ha consumido el 70% de las reservas petrolíferas mundiales, e incluso algunas de las aparentemente progresistas soluciones se revelan enormemente dañinas; es el caso de los Biocombustibles que arrasan la tierra y empobrecen aún más a los campesinos, parece ser que se prefiere alimentar los vehículos antes que a las personas. La producción de agroenergía, es la solución típicamente capitalista y falsa; el conjunto del ciclo de los agrocombustibles, revela que es todavía más perjudicial que la energía fósil y mineral. Además se trata de algo totalmente insostenible, por ejemplo, para producir 1 litro de etanol, hacen falta 3.000 litros de agua. También están surgiendo “mares muertos”, como el Golfo de México, totalmente contaminado por los restos de agrocombustibles que descienden por el Mississipí, ocurriendo lo mismo en Brasil, India, etc. Además, cada vez más se roban tierras a la agricultura para dedicarla a los biocombustibles, y de seguir así las cosas, en 15 años, centenas de millares de Has se detrairán de la producción de alimentos. Para el Capital todo esto son “externalizaciones” y “daños colaterales”.

En este cuadro hay que ser realistas, ya en 1986 se atravesó la línea de no retorno de la Naturaleza. Aquello que se destruyó ya no se recuperará jamás, se vive a costa de las futuras generaciones. Todas las cumbres y acuerdos son papel mojado, se ponen parches pero no se ataca la raíz del problema: el modelo de desarrollo, se intenta disminuir un poco el despilfarro en vez de ir cerrando el grifo. Es como un barco que se va a estrellar contra la costa y que en vez de cambiar de dirección sólo disminuye la velocidad un poco.

 

Crisis alimentaria

 

El problema de las sucesivas crisis alimentarias deriva del hecho de que el derecho humano a la alimentación deja de ser un derecho, al considerarse el alimento como un negocio. El 90% de los principales alimentos a nivel mundial están en manos de no más de una docena de transnacionales. Ellas, deliberadamente, condenan a muerte por hambre a millones de personas, al especular, almacenar y retirar alimentos. La Tierra tiene suficientes alimentos para todo el mundo, pero el comercio inmoral de la alimentación hace imposible su acesso a una enorme capa de la población mundial. Y el agua están tan mal distribuida como los alimentos, así tenemos un consumo de 550 litros por persona y día (incluyendo gastos con regadíos, etc) en USA; 350 litros de media en la UE, y 8 litros en África Subsahariana.

A nivel planetario los gobiernos apuestan por la paulatina destrucción de la agricultura campesina, tanto en el Norte como en el Sur. La agricultura extensiva y la agroindustria destruyen la tierra, el medio ambiente y las culturas campesinas. Asistimos desde hace décadas a una verdadera Contrarreforma Agraria: expulsión de campesinos de sus tierras, empleo masivo de agrotóxicos, privatización del agua, etc.

En el 2008 la FAO ( Fondo de Naciones Unidas para la Alimentación) demostró que para combatir eficazmente contra el hambre hasta erradicarla, los países del Norte deberían poner en común una cantidad anual de 50.000 millones de dólares, como un fondo de emergencia. Los países ricos se negaron rotundamente, prometiendo quizás unos ínfimos 8.000 millones. Sin embargo, esos mismos países, tres meses después, rescataron a los Bancos culpables de la crisis con 2 billones 700.000 millones de dólares, es decir 54 veces más de lo que pedía la FAO. Y para el 2013 ya habían dado a los bancos 4 billones 600.000 millones, 92 veces más que lo que pedía la FAO.

No existió ni existe ninguna voluntad para acabar con el hambre, pues muchas empresas transnacionales viven del hambre, especulando con los alimentos y manejando ese inmenso poder concentrado en no más de una docena de empresas en el mundo. Esas empresas de forma calculada y premeditada determinan cuantos miles de personas irán a morir de hambre cada año por sus políticas inhumanas. Son unas entidades que cometen genocidios año tras año, y nadie hace nada contra ellas.

 

Crisis Sanitaria

 

El afán de convertir todo en negocio recae también sobre la Salud vista como generadora de inmensos lucros, y no como un servicio social. Y si en los países del Norte se ofrecen servicios sanitarios decentes, en el Sur la salud no es un derecho, sino un privilegio.

En el foco de todo están las grandes empresas farmacéuticas transnacionales, así como las privatizaciones sanitarias y la implantación de conceptos de lucro empresarial también en la salud pública. Por ejemplo, tenemos el gran fraude de la gripe A donde cada vez existen más pruebas de que todo fue un  montaje, una farsa para dar salida al medicamento Tamiflou, es decir se crea una falsa pandemia para no perder lucro farmacéutico. El principal beneficiario de este delito, al poseer la patente del medicamento, fue Donald Ramsey, el ministro de Defensa de la era Bush.Otro ejemplo es el SIDA, que se trata en los países ricos y se abandona en los países pobres. El 60% de los millones de afectados en el mundo están en el África Subsahariana, y de ellos sólo 1 millón recibe tratamiento, 24 millones se mueren sin ninguna asistencia. Las culpables de este verdadero genocidio son, una vez más, las farmaceúticas y su desmedido afán de lucro. Los tratamientos antiSIDA no son caros de producir, pero por la Ley de Patentes se venden carísimos en los países empobrecidos y en exclusiva durante 20 años; sólo a partir de entonces se permitirán los genéricos, pero aquí también hay trampa, las farmaceúticas modifican algún aspecto del producto, dicen que es una patente nueva y siguen lucrándose y agravando el genocidio sanitario.Como ejemplo ilustrativo del grado de inhumanidad de la industria farmacéutica mundial y sus aliados, tenemos el caso de la India. Allí, durante mucho tiempo, la ley sólo permitía una duración de exclusividad de 8 años a las patentes, y además el Estado fabricaba y vendía a precio bajo los medicamentos contra el SIDA. Como reacción, dos grandes compañías farmaceúticas, la británica GRAXCO/SMITH/KLINE, (el 2º mayor laboratorio mundial) y la alemana BOHERHNGIYER INGELHEIM ( el 3º mayor laboratorio mundial) demandaron al gobierno de la India, y aunque perdieron el juicio, lanzaron otra batalla. Presionaron a la OMC-Organización Mundial del Comercio, verdadera esclava y cómplice de las multinacionales, para doblegar a la India y obligarla a ampliar el tiempo de vigencia de las patentes. Para ello, la OMC no dudó en amenazar, chantajear, presionar y represaliar a la India, que al final se tuvo que rendir y dejar en 20 años el plazo de las patentes. El director de la OMC de entonces, fue recompensado con la dirección de la BP (British Petroleum). Sólo añadir que la farmaceútica alemana citada, realiza desde hace décadas todo tipo de pruebas y ensayos sin ningún tipo de reglamento en Rwanda, y a ella se refería la trama de la película “El Jardinero Fiel”. Igualmente todo el asunto de la India figura en la obra “Los crímenes de la industria farmaceútica” de Teresa Forcades.

Reflexiones

 

En definitiva, existen muchas crisis dentro de la crisis, porque lo ha colapsado es la madre de todas las crisis: el capitalismo.  Estamos en un punto en el que lo antiguo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer.  Nunca en la Historia al acabar un sistema, ya estaba listo el sistema sustituto, se hizo poco a poco.

La experiencia ha demostrado sobradamente que no se pueden buscar soluciones dentro del sistema capitalista, porque él es el problema y nunca va a poder ser la solución.  Por lo tanto, no es cuestión de reformas, sino de la búsqueda de otro sistema, pasando antes por cambios radicales, y eso paso por adoptar nuevos parámetros y alternativas al sistema. Eso pasa por un nuevo tipo de relación con la tierra, respetuoso y no depredador; se trata de producir lo suficiente para la vida humana, de todos los humanos, no para alimentar mercados internacionales ni buscar lucros desmesurados. Los bienes comunes de la humanidad no pueden ser objeto de comercialización. Todo ello pasa por la adopción de la política del Decrecimiento, por un nuevo tipo de Economía de los Cuidados, como ya definen las asociaciones feministas, por nuevas organizaciones internacionales y una nueva ética social solidaria.

En definitiva, existen formas de salir del capitalismo,  construyendo a cada paso. Ya se está haciendo en todo el mundo, cada cambio logrado puede parecer modesto, pero cada uno de ellos tiene una carga revolucionaria, y todos juntos es una REVOLUCIÓN.

 

 

EQUIPO DE REDACCIÓN del FORO AMETZAGAÑA

REFUGIADOS : LA VERGÜENZA DE EUROPA

“Desde siempre, las mariposas, las golondrinas y los flamencos vuelan huyendo del frio, años tras año, y nadan las ballenas en busca de otros mares y los salmones y las truchas en busca de sus ríos. Viajan millones de kilómetros, por los libres caminos del aire y del agua. Por lo contrario, no son libres, los caminos del éxodo humano. En inmensas caravanas, marchan los fugitivos de la vida imposible. Viajan desde el sur al norte y desde el sol naciente hasta el poniente. Les robaron su lugar en el mundo. Fueron despojados de sus trabajos y de sus tierras. Muchos huyen de guerras, y otros muchos huyen de los salarios exterminados y los ingresos arrasados. Los náufragos de la globalización, peregrinan inventando caminos, queriendo casa, llamando a las puertas, esas puertas que se abren mágicamente al paso del dinero, y se cierran contra sus narices. Algunos consiguen pasar. Otros son cadáveres que el mar entrega a las orillas prohibidas, o cuerpos sin nombre que yacen bajo tierra, en ese otro mundo a donde querían llegar…” (Eduardo Galeano.- “Bocas del Tiempo” )

 

Si por algo se viene significando esta Crisis de los Refugiados, conocida también como “La Madre de Todas las Crisis”, es por colocar a Europa delante de su rostro más cruel. La época que estamos padeciendo es una de las más miserables de la reciente historia europea. Ante la llegada de las personas refugiadas, la reacción de los estados europeos y de las instituciones de la Unión Europea (UE), se ha demostrado incapaz de articular medidas inspiradas en sus principios fundacionales de solidaridad y respeto a los derechos humanos. La credibilidad europea se ha deteriorado hasta quedar herida de muerte.

 

La llamada Crisis de los Refugiados y la actuación de la UE en ella, ha supuesto y supone la ruptura (creemos muchos que para siempre) de todos los principios de solidaridad que Europa ha ido construyendo a lo largo de las décadas pasadas y que se ha demostrado que eran papel mojado, meras e hipócritas declaraciones de intenciones que se han abandonado ante el miedo suscitado por los refugiados. Y la cuestión no tiene arreglo, por dos razones; porque los motivos del éxodo hacia Europa no van a remitir y porque los estados miembros de la UE van a seguir chocando entre sí.  La UE fracasó en sus políticas de inmigración, en ninguna parte se ha conseguido una verdadera sociedad intercultural. Este problema estructural ha quedado bien de manifiesto cuando la crisis de los refugiados ha dejado al descubierto la falta de una política común en materia de inmigración y refugio.     

1.- La responsabilidad europea ante las causas de la crisis

 

Aunque la UE se declara amnésica e irresponsable de sus actuaciones en los países del Sur, subsiste el hecho de que contribuyó y sigue contribuyendo en gran manera en las guerras desestabilizadoras de toda la región de donde proceden la mayoría de las personas refugiadas. En efecto, junto con USA y Rusia, viene alimentando el islamismo radical como freno de los nacionalistas árabes, luego se ha tenido que enfrentar a sus “monstruos creados”. Alimenta todas las guerras con fondos y el comercio de armamento, además de intervenir directamente con sus bombardeos y devastaciones.

Europa y USA han venido interviniendo a raíz de las “primaveras árabes” en muchos países de Oriente Medio, destruyendo y arrasando todo, y convirtiendo países con graves deficiencias democráticas, en estados fallidos o totalmente desestabilizados. El caos y la destrucción actual es fruto, en una gran parte, de los países occidentales.

Europa de la mano de USA ha intervenido o interviene en Afganistán, Irak, Libia y Siria desestabilizando toda la región. Como resultado millones de refugiados se han tenido que desplazar o en sus propios países o en países de la zona, y , con el tiempo, alrededor de 1 millón ha llegado a Europa. La UE se enfrenta, como fruto de su política invasora de países, con la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial. La Europa colonizadora y neo colonizadoras, la que robó y explotó, la que continúa haciéndolo, la que a través de sus guerras que alimenta, extiende la muerte y la miseria en otros países, esa Europa es justo que ahora pague las consecuencias de sus acciones. Ahora la llegada de los refugiados ha hecho reventar por las costuras todo el entramado europeo, al tiempo que ha fomentado el racismo y el auge de partidos totalitarios y xenófobos.

 

2.- Una visión numérica sobre el fenómeno de los refugiados

 

Se estima una cifra actual de entre 60 a 65 millones de refugiados a nivel mundial. De ese total mundial se calcula que el 86% se desplaza dentro de África, siendo el resto en otras zonas. Sólo una ínfima parte del total llega a Europa, con una cifra entre 1.000.000 a 1.350.000 personas, más o menos el 0,2% de la población europea.

En la zona de Oriente Medio, los conflictos enquistados ya han producido desde 2010, un total de 4.800.000 refugiados que se encuentran viviendo en 5 países (Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto). La distribución es la siguiente, aproximadamente.

 

  • Turquía: 2.700.000 (datos 2016)
  • Líbano: 1.000.000 ( 1 por cada 5 habitantes)
  • Jordania: 655.000 ( el 10% de la población del país).
  • Irak: 3.100.000 ya preexistentes más 225.000 refugiados de Siria.

Ni los ricos países árabes del Golfo, ni Rusia, han acogido a ningún refugiado.

De estas cifras de refugiados, según datos del 2016, las personas desplazadas dentro de Siria suman 8.700.000, A ello hay que aludir a unas 75.000 personas llevan años atrapadas en la frontera entre Siria y Jordania. En 2016, el 26,2% de las personas que cruzaron el Mediterráneo eran de Siria.

Como dato esclarecedor, desde hace 17 años, se calcula que han muerto en la travesía de los desplazados : 35.000 personas, siendo que sólo en 2016 y en lo que va de 2017 se calcula que una cifra aproximada de 5.000 muertos en el Mediterráneo.

Estas cifras arrojan varias visiones:

En primer lugar que el alarmismo sobre las cifras de la “invasión” de los refugiados, se habla incluso de otra “invasión de los bárbaros”, no se corresponde con la verdad. Se trata de una gran mentira, utilizada conscientemente para manipular a la opinión pública. El millón más o menos largo de refugiados en suelo europeo, no representa ninguna imposibilidad económica para Europa, son cifras perfectamente asumibles.

En segundo lugar, las cifras no ocultan la realidad de la muerte, el sufrimiento y el éxodo de millones de refugiados, expulsados de sus vidas tanto por sus gobernantes como por la nefasta actuación de los países occidentales.

3.- Resumen de hitos cronológicos en la cuestión de los refugiados

De cara al análisis de la cuestión, existen unas fechas que son hitos en el tema. Así según datos de la Coordinadora de ONGD,s de Euskadi, tenemos:

Abril 2015.  Primera gran alarma. En el Mediterráneo mueren 1.000 personas en una sola semana.

Septiembre 2015. Unas 400.000 personas solicitan asilo en la UE. Europa responde con una expedición militar y policial con el objetivo de controlar las fronteras y ejercer presión sobre el flujo de refugiados.

En las mismas fechas, la sociedad civil europea se pone en pie. Gran parte de la ciudadanía de la UE da la bienvenida a inmigrantes y refugiados, y exige a los gobiernos que cumplen con las leyes nacionales e internacionales sobre Migración y Refugio.

Febrero 2016. El naufragio de Europa. De las 160.000 personas que la UE se comprometió a recoger, apenas 400 han sido reubicadas.

Marzo 2016. El Tratado de la Vergüenza. Europa “subcontrata” la gestión de la crisis migratoria y de refugio a Turquía, por 6.000 millones de euros. Luego hará lo mismo con otros países como Libia, Marruecos, Mauritania, Mali, Senegal, Kenia…

Septiembre 2016. Se celebra por primera vez en la historia, una Cumbre de Naciones Unidas sobre Migración y Refugio. Acaba lastimosamente en fracaso total, sin alcanzar ningún acuerdo vinculante sobre el tema.

Octubre 2016. Las ONGs y otras asociaciones de la sociedad civil se levantan en Europa contra la vergüenza de la UE. Se producen movilizaciones, protestas, exigencias, se crean asociaciones, plataformas, se envían personas a los campos de refugiados, al salvamento en el mar, etc.

Junio 2017. En toda Europa se lanzan campañas como “Venid, ya”; “Bienvenidos Refugiados”, etc., al tiempo que se presione a los gobiernos para que cumplan los compromisos adquiridos en el tema de refugiados.

 

4.- Actuaciones de la UE en la crisis de los refugiados

En un comienzo y en cierta forma presionados por la sociedad civil ante el drama de los refugiados, la UE con la Alemania de Merkel al frente pareció que se decidía por la acogida a los refugiados, pero, rápidamente, al constatarse el volumen de llegadas, las alarmas sociales creadas y la presión de las derechas europeas, se optó por actuar con mano dura reprimiendo y cerrando la “Fortaleza Europa”.

Asistimos, una vez más, al fracaso total de la UE a la hora de gestionar una crisis grave como es la de los refugiados, la mayor a las puertas de Europa, hay otros éxodos más graves pero están lejos y no importan. Cuando fruto de sus políticas llega la crisis de los refugiados, la UE, desorientada ha sido incapaz de actuar como colectividad, cada país lo hace por su cuenta llevando al actual desastre total.

Por ejemplo, el intento de la UE de imponer la “Responsabilidad Compartida de los Refugiados” a cada país, resultó papel mojado; no sólo no tiene ninguna cobertura legal, sino que queda probado que los estados no quieren sujetarse a ninguna ley. No sólo eso, sino que ante la masiva llegada de personas, cada país ha ido cerrando fronteras, y Grecia, víctima de la UE, y, en menor medida, Italia, han sido obligada a convertirse en verdugos y carceleros.

En Europa ya no hay ni lugar para la vergüenza. Pasados los primeros momentos, para la UE los refugiados son una mercancía molesta que hay que confinar y a ser posible expulsar. En este contexto se explican las atroces palabras de Jan Jambon, el Ministro del Interior de Bélgica, cuando expresa: “Devuélvanlos al mar. Vayan en contra de la ley, me temo que no me importa si los hunden, los quiero devueltos…”

 

5.-Reasentamientos y Reubicaciones versus Campos de Detención

Cuando fracasó la política de Merkel que pasaba por facilitar el flujo de los refugiados una vez llegados a Europa, se impuso en primer lugar el entorpecimiento de los desplazamientos, y luego el paulatino cierre de fronteras. De esta forma, sólo los primeros que llegaron fueron reubicados en varios países europeos; la mayoría quedó en el Sur, sobre todo en Grecia, Macedonia, Balcanes e Italia. El siguiente paso fue el internamiento en Campos de Refugiados, en pésimas condiciones. La última crueldad ha sido el paulatino sistema de Campos de Detención, verdaderos campos de concentración, donde ya se hacinan unas 44.000 personas.

Como resultado de esta política inhumana, tenemos los más de 300.000 menores de edad no acompañados que deambulan, sospechándose que miles de ellos y ellas cayeron en manos de las mafias de tráfico de personas. Además muchos menores no acompañados son detenidos por la policía en los campos para su posterior traslado a no se sabe dónde. En muchas ocasiones, se confisca sus bienes, dinero, etc. a los refugiados, según los países, a fin de sufragar los gastos que tienen con ellos. Igualmente casi el 100% de las mujeres refugiadas han recibido algún tipo de abuso. Y las condiciones miserables en los campos se agravan cada año, no llegando a una total catástrofe humanitaria debido, en gran medida, a las acciones de solidaridad con los refugiados que se dan en cada país.

Por último mencionar cómo las fuerzas de seguridad de cada país se han ido plegando a una política injusta y represora. Y esta “docilidad” con los gobiernos ha llegado a instituciones internacionales como el ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) que por medio de denuncias y audiovisuales en gran cantidad, colaboró activamente con las fuerzas de seguridad en Grecia, engañando a los refugiados para sacarlos de los campos de refugio y llevarlos a otros peores o a los actuales centros de detención.

 

6.- Leyes confusas y contrapuestas. Violación e incumplimiento de leyes

Si los llamados “inmigrantes económicos” llegaron y llegan a una Europa en la que la mayoría de sus estados, no ha ratificado ni trasladado a sus leyes el Convenio Internacional de los Derechos de los Trabajadores Inmigrantes, los refugiados se encuentran con una maraña de leyes que les perjudican, y con la consciente violación e incumplimiento de aquellas leyes que les podrían beneficiar.

La crisis de los refugiados ha sorprendido a Europa con una legislación inadecuada, sin un plan coherente y sin medios preparados. A ello se une la nula voluntad de los estados europeos para actuar como UE, así asistimos al permanente conflicto entre Estados y UE, con enfrentamientos graves, caso Hungría y Polonia. Queda claro que nadie va a aceptar un política común ante los hechos. Así, una vez más, la UE demuestra su incapacidad e incompetencia, así como su falta de voluntad política.

Además, se constata, desde hace tiempo, una colisión de regímenes jurídicos diferentes, cuando no contrapuestos. Como ejemplo, tenemos el caso de España con una Ley de Extranjería que se opone en muchos aspectos al Derecho Internacional de Asilo y Refugio. Lo mismo ocurre en los demás estados europeos, donde en la realidad, prima la legislación nacional sobre la europea e internacional, especialmente en asuntos considerados como de “seguridad nacional”. En este contexto, ningún país europeo está cumpliendo la Convención Internacional de Refugiados. Lo más grave es que la UE, sin casi disimulo, está violando e incumpliendo deliberadamente tantos sus propias leyes sobre asilo y refugio, como las internacionales del mismo ámbito.

Por otro lado toda la carga legal del Derecho de Asilo en Europa, el Convenio de Refugiados, etc., está obsoleta, con graves deficiencias y amputaciones por parte de la UE. Y aunque existen corrientes a favor de un cambio legal para mejorar el trato a los refugiados, la realidad actual lo desaconseja, ya que vista la actual correlación de fuerzas y la filosofía de la UE, si se produjese el cambio, sería a peor.

6.1.- El fracaso de los Programas de Asilo, Reasentamiento y Reubicación

En el tema de los refugiados, el marco jurídico y de actuación está pensado, en primer lugar para rechazar el mayor número posible de solicitudes de asilo, y después aplicar medidas de reasentamiento y reubicación.

REASENTAMIENTO: Es un programa que se viene aplicando en Europa desde mediados del siglo XX, su finalidad es integrar a los refugiados en sus nuevas sociedades de acogida. Se aplica después de su paso por los campos de refugiados y cuando se ha aceptado su solicitud de asilo. En este caso la protección a los refugiados es duradera.

REUBICACIÓN: Es una medida creada en la actual crisis., en mayo del 2015. Se trata de trasladar obligatoriamente a refugiados de un país ya saturado o con problemas varios con los refugiados y llevarlos a países con capacidad de para acogerles. Se trata de una solución de emergencia y su carácter autoritario y su celeridad violan por el camino muchos de los derechos de las personas refugiadas.

Las llamadas Plazas de Reasentamiento sólo representan el 4,7% del total de los refugiados en los países citados de Oriente Medio. Alemania se comprometió a reasentar 43.431 refugiados, representando el 46% del total de la UE. Los demás países de la UE se comprometieron a reasentar 51.205 personas.

El problema es que ningún estado ha cumplido con sus compromisos, siendo los reasentados en la UE unos 16.000 y reubicados unos 21.000. En el caso de España que se comprometió a acoger unas 15.000 personas, ha reasentado hasta la fecha a 418 refugiados y reubicado a 886. Se calcula que con el actual ritmo la total reubicación y reasentamiento llevará 3 siglos.

Además, la UE multiplica las barreras y trampas legales de todo tipo. Así según el Convenio de Dublín III y IV, se prohíbe la anterior medida  de solicitar asilo en las embajadas europeas en los países de origen de los refugiados. Ahora sólo se puede presentar la solicitud ee asilo en el primer país europeo a donde llegue la persona refugiada. A partir de ese momento, según el artículo 3 de Dublín IV el país donde se presenta la solicitud es el responsable. En este contexto, la UE trata de imponer el Protocolo e Responsabilidad Compartida con los Refugiados, que marca un cupo de refugiados a cada país que lo negocia. El acuerdo, en principio obliga a que todos los países europeos tengan que participar en el reparto de refugiados. Sólo cuando se sobrepasa el 50% de la capacidad de acogida de los estados, la UE interviene con los programas de reubicación. Pero la realidad es que casi todos los estados incumplen sus obligaciones, no existe voluntad política para ello, y en ocasiones no se teme al enfrentamiento con la UE. Por otro lado el convenio no tiene fuerza legal coercitiva en caso de incumplimiento, y de intentarlo su efectividad es muy dudosa. Incluso dentro de Dublín IV, en su Artículo 37, permite no aceptar compromiso con el sistema europeo de asilo, si se paga una especie de multa.

Entre otras barreras, en el Artículo 44 del Reglamento de Cualificación de Dublín IV, cada vez que un refugiado cambia de país de acogida, voluntariamente o forzado, todos sus trámites vuelven al punto cero, no valen para nada los años y trámites anteriores. Tampoco se permite un nuevo proceso acelerado. Además el solicitante que está en otro país diferente del primero al que llegó y solicitó el asilo, se le niega cualquier ayuda, condenando a la miseria. Se trata de una violación total de derechos y una grave situación de indefensión.

En esta línea de violación de derechos, la UE se dedica a detectar a las personas que puede expulsar, no a las que puede ayudar. Por ejemplo, antes que empiece la tramitación del asilo se comprueban todos los aspectos de la persona, a través de  Sistema HOTSPOT que implica al FRONTEX ( misiones militares de represión de la migración y el refugio en las fronteras exteriores de la UE), a la EUROPOL ( con sus sistema de control de personas Echantillon) y al EUROJUST ( Sistema Jurídico de la UE). A la menor sospecha se deniega el asilo.

Como resultado además de ralentizar hasta el infinito los reasentamientos y reubicaciones, la idea es aprobar sólo un mínimo de solicitudes de asilo. Así se expulsa constantemente a centenares de refugiados, a Turquía y otros países.

7.- La externalización de fronteras y represión de la migración y el refugio a nivel internacional.

 

La “Fortaleza Europa” no se limita a blindar sus fronteras y a violar los derechos de las personas inmigrantes y refugiadas en territorio europeo… va mucho más allá. Trata de atacar en las zonas de origen de los desplazamientos para frenarlos en lo posible, es decir llevar las fronteras de Europa hasta el sur del Mediterráneo, y más allá. Es lo que se llama “externalización de fronteras”.

 

El objetivo es impedir que vengan refugiados e inmigrantes, y para eso se patrullan las fronteras europeas, se vigila el Mediterráneo y hasta se opera en aguas y costas de países no europeos. Por último, se chantajea a países del Sur, para que actúen como “países gendarmes”, como policías que hacen el trabajo más sucio para la UE.

 

7.1.- La militarización de las fronteras

Desde 2015 se redoblan los esfuerzos para bloquear los caminos de acceso a Europa y para impermeabilizar las fronteras de los países miembros de la UE. Siempre existió un fuerte vínculo entre represión y fronteras, en 2013 dio inicio a todo este control para detectar y perseguir personas inmigrantes, con un coste de 1.000 millones de euros, y aunque fue rechazado, se volvió a ello en 2016, con éxito. Actualmente el control de fronteras cuenta con más de 5.000 millones de euros, cifra que en breve se va a duplicar.

En esta Europa policial, destaca el Sistema de Información de Shengen, con su programa informático “Echantillon” para unas fronteras inteligentes, con sus huellas antropométricas y todo tipo de vigilancia. Centralizando las tareas en la EUROPOL, se prohíbe viajar libremente, se designan zonas de residencia obligatorias, se procede a la busca y captura de las personas que exceden su tiempo de estancia.

Además este control de fronteras es un negocio para muchas empresas en las que se subcontratan partes importantes de este control. Estas empresas privadas actúan en amplias zonas con el objetivo de mantener lejos a los refugiados. Y entre ellas destaca el grupo empresarial español INBRA.

En esta militarización de fronteras, destaca el FRONTEX, es decir, la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores de la UE. Es decir, el equipo especial de fuerzas armadas (terrestres, áreas y navales)

Este último grupo llamado Guardia Europea de Fronteras y Costas, puede intervenir en las fronteras de cualquier país de la UE, aún en contra de su voluntad, e incluso en las fronteras de países que no son miembros de la UE, como en Libia, etc., violando impunemente su soberanía. No obstante en el primer caso se encuentra con rechazos frontales, como el caso de Hungría que amenaza con actuar con violencia contra el FRONTEX. Como siempre la UE va más allá de lo que puede abarcar.

El FRONTEX es una más de las estructuras totalitarias y antidemocráticas de la UE, una estructura criminal que viola leyes y derechos humanos, que con su cierre de fronteras y sus injerencias en países crea unas fronteras sin derechos, fuera de cualquier control. Ni el Parlamento Europeo tiene nada que decir en esta externacionalización de fronteras. La UE no facilita información sobre estas medidas, todo se trata de ocultar, se priva a la ciudadanía de acceder a un debate.

 

7.2.- Presiones, acuerdos y chantajes con países extracomunitarios

 

El Acuerdo UE-Turquía es, sin duda, el ejemplo más claro de la degradación moral europea en su afán de combatir contra los flujos migratorios y de refugiados. Con un pago de 6.000 millones de euros, liberados en parcelas, la UE no duda en aliarse con Turquía, cuyas violaciones de todo tipo de derechos es notoria. Cuando se actúa como UE ante el desbordamiento de refugiados fuera de Grecia, se lanza el Tratado con Turquía vulnerando las leyes internacionales y las propias. Ante la gravedad de la crisis la UE se alía con el país que tiene la llave de la espita para cerrar o abrir el éxodo, y para ello no ha dudado en violar todos los derechos humanos, los propios principios de solidaridad y caer en la total ilegalidad. Asistimos a una Europa hipócrita e inmoral. Y además esa inmoralidad no puede frenar el problema, mientras continúen las guerras seguirán llegando refugiados. Además el Tratado ilegal con Turquía hace aguas por todas partes ante las crecientes contrapartidas exigidas por el gobierno dictatorial de Erdogan, lo que lleva a abrir otras puertas de entrada como la de Italia. El coladero no tiene final.

Por último, la UE ejerce todo su poder e influencia para chantajear a otros países a fin de que actúen como gendarmes reprimiendo la inmigración y los desplazamientos de refugiados. Por ejemplo, en Noviembre de 2015 se realizó la Cumbre de La Vallet (Malta) entre la UE y los países africanos; se llegó al llamado Acuerdo Compact que condiciona la Ayuda al Desarrollo, la Cooperación al Desarrollo y la Ayuda Humanitaria. A los países africanos a la aceptación de encargarse de reprimir los movimientos migratorios. Se destinan 2.800.000 euros para los gastos de vigilancia y represión, siendo que la liberación de las ayudas al desarrollo estará sujeta al cumplimiento de las exigencias de la UE. Es una inmoralidad mayúscula y un flagrante delito de estafa con fondos que nunca estuvieron destinados para esta vergüenza.

Para la UE nunca falta dinero para formar a guardacostas en Libia, para financiar campañas de desprestigio y criminalización de las ONG que ayudan a los refugiados, que resultan ser testigos incómodos de la nefasta actuación de la UE.

Se establecen así convenios con países como Turquía, Libia, Marruecos, Mauritania, Níger, Mali, Senegal, Sudán, Eritrea, Etiopía, Kenia, etc. A la UE no le importa que en Libia se dispare a los náufragos, o que existan ya más de 50 campos de concentración con denuncias diarias de torturas, ni que Italia amplíe sus bases militares entre Libia y Chad, o que Francia refuerce su presencia militar en Mali… parece ser que todo vale en esta guerra que ha declarado la UE.

Para esta lucha, la UE se alía con países casi dictatoriales como Turquía donde mira hacia otro lado con el tema de las violaciones turcas de los derechos humanos, o, como en el Acuerdo de Jartum, la UE hace caso omiso y paraliza el proceso de investigación del genocidio en Dargur, en Sudán del Sur.

 

Reflexiones compartidas

 

Europa ha venido utilizando hasta la saciedad el discurso de ser la región más libre y democrática del mundo. Arropada en el discurso de Defensora Universal de los Derechos Humanos, se arroga ser una civilización superior a todas las demás. Mientras las cosas fueron más o menos bien, el discurso se sostuvo, pero crisis tras crisis se ha demostrado su absoluta falsedad. Asistimos a un resurgimiento de todo tipo de nazismos y fascismos, al miedo al otro no europeo. Para ese otro, para esos otros, se viola la libertad de circulación y residencia, se aplastan los derechos humanos más básicos, se resucitan verdaderos campos de prisioneros, se chantajea a los estados miembros para que blinden sus fronteras y se buscan alianzas con países extra europeos para que ejerzan de gendarmes represores.

Para la UE, los Derechos Humanos son sólo para los europeos, y eso con matices. En efecto, en una Europa insolidaria con su propia gente llevamos tiempo asistiendo a un creciente recorte de las libertades, a una deriva autoritaria también con los europeos. Las reformas laborales impulsadas por la UE han hundido económicamente a las clases trabajadoras y a los pensionistas. Además se implantan leyes que restringen los derechos humanos de la ciudadanía para evitar o entorpecer la protesta social.

ONGI ETORRI ERREFUXIATUAK-DONOSTIA

Fuentes:

ACNUR / Informes CEAR / OCAA- Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios / OIM – Organización Internacional para las Migraciones / Revista MUGAK / Rebelión / Kaos en la Red/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL LAZO AZUL en el País Vasco: una aproximación desde la historia oral veinte años después

Irene MORENO BIBILONI

Universidad del País Vasco-Euskal Herriko Univertsitatea

El siguiente trabajo tiene como objetivo fundamental realizar un acercamiento a las campañas del lazo azul que se dieron en los años noventa en el País Vasco propiciadas por la Coordinadora Gesto por la Paz de Euskal Herria, en tanto que iniciativa social novedosa ante la violencia terrorista en el País Vasco. Partimos de la hipótesis de la importancia de los movimientos sociales, en este caso el pacifista, para comprender la historia reciente del País Vasco y la evolución de la actitud frente a ETA.

La clave para este acercamiento ha sido el estudio de los sentimientos y las emociones como elemento a tener en cuenta en el comportamiento colectivo, más allá de los aspectos racionales que han venido destacando las teorías clásicas de la movilización social.

Propongo para este análisis una metodología basada en la historia oral, para tratar de centrar la atención en lo que la emoción genera en relación a la acción colectiva y la movilización ciudadana.

Así pues, a las fuentes hemerográficas y documentales se han sumado las orales, a través del análisis de entrevistas semiestructuradas a integrantes de Gesto por la Paz, para reconstruir y comprender qué suponía significarse públicamente contra la violencia política.

lazo-azul-Pincha para visualizar el DOCUMENTO COMPLETO

EL TRILEMA DE PODEMOS.

Podemos se encuentra ante un triple dilema en el nuevo escenario político que se ha abierto tras la llegada a la Secretaria General de Pedro Sánchez y ante la convocatoria del referéndum unilateral de independencia por parte de la Generalitat para el próximo septiembre u octubre de este año. Podemos se enfrenta al dilema de su relación con el PSOE donde se disputa la hegemonía en la izquierda, de su posición frente a la cuestión nacional y de sus problemas de organización y programa. La resolución de estos tres dilemas, o su fracaso, marcaran el futuro de la formación morada y de la izquierda radical en España. Analicémoslos uno a uno.

  1. Frente a la cuestión nacional Podemos ha tenido un mensaje que le ha sido dificultoso colocar en el electorado. Mientras en 2015 se dirimían unas elecciones autonómicas “plebiscitarias” en la que todos los partidos se posicionaban entre el “sí” y el “no” a la independencia, Catalunya Si que es Pot (ICV, Podem, EUIA, etc.) lanzaba un mensaje lleno de ambigüedades y silencios sonoros, que provocó un resultado decepcionante. Se ha hecho hincapié en querer un referéndum para poder ejercer el “derecho a decidir” (eufemismo que significa “derecho de autodeterminación”), pero más allá de fórmulas vagas sobre la “Plurinacionalidad” no se ha realizado ninguna propuesta sobre qué se ofrecerá a los catalanes para que se queden.

Esta ambigüedad tiene un recorrido corto. Los famosos “significantes vacíos” no son válidos cuando las opciones se reducen a respuestas binarias. Hay que mojarse. Este debate ha sido demasiadas veces aplazado dentro de Unidos Podemos, atados en la dinámica de intentar contentar a independentistas y nacionalistas a la vez que se contenta a los federalistas y unionistas, cuestión que será imposible llegado a un punto de no retorno donde una no decantación por alguna opción podrá arrastrar a perder a los dos electorados. Para añadir más confusión Podem Cataluña ha decidido apoyar el referéndum unilateral en contra de la posición de Podemos a nivel Estatal y de los Comunes de Colau (que quieren un referéndum con garantías y pactado), lo que lleva a contradicciones muy graves en el seno de la izquierda radical. Podem a fin de cuentas está dirigido por Revolta, un grupo similar a IA en el resto del Estado, que tiene su agenda propia más cercana a la CUP que a los federalistas, que actúa con espíritu de marginalidad y de grupúsculo. La dirección de Albano, aunque él está en contra de la independencia, desconoce que la mayor parte del voto que recibe la confluencia catalana proviene del sector más obrerista, federalista, autonomista, charnego, etc., de Cataluña, donde los independentistas son minorías. La gran fuerza de la posición de Podemos en Cataluña es que parecía que podía resolver el problema nacional uniéndolo a la cuestión social y democrática y no entregándose a las posiciones más cercanas a ERC, gran beneficiaria de este proceso, y del PDECAT, gran perdedor de este proceso.

La fuerza de la posición de Podemos en Cataluña es que parecía que podía resolver el problema nacional uniéndolo a la cuestión social y democrática y no entregándose a las posiciones más cercanas a ERC, gran beneficiaria de este proceso, y del PDECAT, gran perdedor de este proceso.

Sin un mensaje claro, sin un proyecto federal plurinacional, sin una propuesta acompañada de una gran pedagogía, Podemos puede perder numerosos votos ya sea en el interior de Cataluña y/o en el resto del Estado, alejándolo de cualquier posibilidad de ser hegemónico en la izquierda. Vamos a un choque de trenes entre el Estado central y la Generalitat, choque buscado por el PP y los independentistas, y si se produce y no estamos preparados la agenda social saltará por la ventana y quedaremos reducidos a un debate identitario donde la izquierda tiene las de perder. No sólo es necesario tener una Secretaria de Plurinacionalidad sino que hay que saber qué hacer con ella y dotarla de contenido que por ahora está ausente.

  1. Respecto al dilema de la relación con el PSOE, Unidos Podemos está reviviendo debates de la época de Anguita, y los miedos a ser subalternos en este proceso de “nueva Transición” que está viviendo el país. Creo sinceramente que no se ha hecho un análisis serio de lo que ha significado la victoria de Pedro Sánchez, aupado por una mayoría de la militancia frente al aparato. Se han hecho muchos análisis que buscan la “profecía autocumplida” de que todo es un timo y de que el PSOE sigue igual que hace unos meses.

Como en ningún proceso de cambio se produce una renovación completa de una organización, sino un proceso dialéctico entre lo viejo y lo nuevo, habrá que observar qué significa el nuevo PSOE  y qué deudas del pasado arrastra. Pero eso no se verá a corto plazo, habrá que estar atentos a la dirección que coja la nueva Ejecutiva socialista y a las numerosas contradicciones a las que se enfrenta.

Sin embargo, podemos señalar una serie de novedades que son interesantes y que marcarán probablemente el futuro del PSOE: La derrota del aparato apoyado por la vieja plana del PSOE es una novedad que no ocurre desde Borrell. La gran movilización de la militancia a favor de Sánchez y contra el aparato es otra novedad, y más teniendo en cuenta de que una parte no menor de la movilización es un “sí” crítico a Sánchez, que puede retirarle el apoyo si este se escora hacia la derecha o se pega demasiado al aparato. De hecho, Sánchez tendrá un juego complejo entre tener que pactar con una parte del Aparato del partido, que tiene conexiones con el poder real en España, y de mantener el apoyo de las Bases que lo auparon, si pierde el apoyo de las últimas Sánchez caerá  ya que “Roma no paga a traidores” y el Aparato le ajustará las cuentas. Otro factor es la renovación, por lo menos parcial, tanto del proyecto socialdemócrata, con todas sus contradicciones, como la llegada de viejos y nuevos dirigentes del ala izquierda a la Ejecutiva (como Borrell, Narbona o Perelló) desplazando la mediocridad del zapaterismo o a los dirigentes derechizados del felipismo.

Sánchez tendrá un juego complejo entre tener que pactar con una parte del Aparato del partido, que tiene conexiones con el poder real en España, y de mantener el apoyo de las Bases que lo auparon, si pierde el apoyo de las últimas Sánchez caerá  ya que “Roma no paga a traidores” y el Aparato le ajustará las cuentas.

Estas novedades creo que dificultan la posibilidad de que Sánchez se vea tentado a jugar un papel a lo Craxi en nuestro país, lo que le va a obligar a ir más lejos de lo que el Aparato del PSOE está dispuesto a aceptar. Aunque Sánchez no es Corbyn, ni de lejos, tiene la legitimidad tanto en el partido como en la sociedad por ser una de esas figuras que es maltratada que luego vuelve a lo Conde de Montecristo para vengarse. Esta legitimidad de mártir de la izquierda, sea real o imaginaria, le impide ser atacado de forma directa sin recibir una reprobación de la gente como hace que se le perdonen “los pecados” anteriores.

Sánchez está jugando bien sus cartas, por un lado mantiene cierta equidistancia entre C´S y Podemos, de manera que  no se entrega a Iglesias sabiendo que los dos son competidores por la hegemonía de la izquierda, y juega un papel de “outsider” mientras sus oponentes están enfangados en la política parlamentaria que le puede resultar muy beneficioso. Ha hecho otra jugada muy inteligente que ha sido reunirse con las dos grandes centrales sindicales (CCOO y UGT) para establecer una alianza, centrales que estaban hace unos meses dispuestas a pactar con Unidos Podemos ante la deriva de la Gestora del PSOE y que Unidos Podemos no ha sabido aprovechar.

Hegemonía de la izquierda

En el panorama actual hay una lucha explicitada por la hegemonía de la izquierda en este país, y aunque Podemos ha jugado en la última reunión bien sus cartas ya que ha mostrado voluntad de acuerdo, se le puede volver en contra si no sabe gestionar bien los tiempos, si no logra construir un buen proyecto de país y logra que quede explicitado la voluntad de ir a un frente común con el PSOE para derribar al PP y conformar un gobierno de progreso. El sorpasso es muy complicado que se dé en las circunstancias actuales, donde el PSOE repunta y recupera parte de su electorado y donde su Secretario General aparece como nuevo. Sólo se podría dar en el caso de realizar una política inteligente y de hilar fino en el Parlamento, demostrando la voluntad de pactar y pactando cuestiones comunes, mientras se fortalece la organización, se interlocuta con los sindicatos, se restablecen líneas de comunicación con los movimientos sociales y se construye un programa y un proyecto de país. Los grandes trasvases de votos desde el PSOE a Podemos, salvo giro inexplicado de la nueva dirección, se han acabado, el gran campo casi inexplorado que tiene Unidos Podemos ahora no es pelearse “por un  puñado de votos” que vengan de los socialistas, sino trabajar en la parte de la población que está excluida de la política y no se siente representada, así como en los nuevos votantes y abstencionistas. Si la lucha entre los dos partidos es demasiado explícita puede acabar abocando a muchos años de gobierno conservador en España.

  1. El último dilema de Podemos es organizativo. Podemos es un partido aluvión, donde mucha gente se ilusionó en un comienzo pero ha ido abandonando el partido al ser muy centralista. Los choques entre las diversas familias, los giros inexplicados, etc., han llevado a una bajada constante de la participación en los procesos internos de Podemos lo que debería de llevar a una reflexión que no se ha realizado por parte de la Ejecutiva actual. Es necesario descentralizar efectivamente Podemos y repartir el poder para que este no resida en su mayoría en cargos orgánicos y públicos, ya que condena a la organización a ser el “partido de notables” que describía Weber, y a tener una escasa implantación en el conjunto de la sociedad que puede amenazar con quebrar el partido con un par de reveses electorales. Hay que pasar a una militancia más clásica y menos basada en el clickactivismo y las redes sociales (aunque estas no hay que abandonarlas si hay que complementarlas con procedimientos más clásicos).

Podemos logrará recuperar parte de los desilusionados con el partido cuando este poder se reparta, cuando haya un discurso coherente y un programa realizable desgranado en medidas que den esperanza a muchas personas que vieron con simpatía la aparición de la formación morada. Hacen falta menos estridencias y más propuestas, más seriedad y rigurosidad, no puede ser, por ejemplo, que Podemos no tenga un modelo laboral alternativo más allá de querer eliminar las dos contrarreformas laborales del PSOE y del PP, necesita ser más radical (de ir a la raíz) en estos asuntos. La radicalidad no puede estar centrada en lo discursivo mientras se es profundamente conservador en lo programático, la fórmula ganadora es al revés, radical en lo programático y moderado en lo discursivo.

Es necesario construir un Podemos más fuerte, más descentralizado, más democrático, con un proyecto sólido y enraizado en la sociedad, para que sea un partido útil para una mayoría social, un partido, por consiguiente, que pueda impulsar la transformación social que necesita este país.

Podemos necesita coordinar los territorios de mejor manera, saliendo de la lógica de la competitividad neoliberal en los procesos internos, para intentar salir reforzados de los procesos internos asumiendo a las listas derrotadas como unos compañeros que tienen que aportar. Hay que recuperar a miles de personas que vinieron a Podemos sin pedir nada a cambio a trabajar de forma desinteresada por el cambio social, no nos sobran estos nos sobran los oportunistas que se han colado. De hecho, Podemos debe de solventar los graves problemas surgidos en Cataluña y Galicia, donde las últimas decisiones que se han tomado en las confluencias han dejado fuera de la Ejecutiva de En Marea a Podemos y a IU en Galicia, y de la confluencia a Podem en Cataluña, donde Madrid ha intentado introducir a Podem directamente bajo el ala de Colau desdibujando el proyecto  con vocación estatal.

La dirección de Podemos debe de ser más plural. No se puede aspirar a gobernar un país con un pequeño grupo de personas, por muy válidos que sean. Es necesario integrar a distintas sensibilidades dentro de nuestra Ejecutiva. Sobre todos aquellos/as que puedan aportar en aspectos significativos dentro de la organización (por ejemplo los que provienen de los sindicatos) y construir una Ejecutiva inclusiva en vez de excluyente. No se puede fiar todo a la suerte de que el Secretario General y su equipo acierten siempre, porque si fracasan se hunde el proyecto con ellos.

Es necesario construir un Podemos más fuerte, más descentralizado, más democrático, con un proyecto sólido y enraizado en la sociedad, para que sea un partido útil para una mayoría social, un partido, por consiguiente, que pueda impulsar la transformación social que necesita este país. No nos equivoquemos compañeros y compañeras, no tendremos otra oportunidad.

“Al amigo, camarada y maestro Manolo Monereo, siempre en la lucha.”

Pedro Gonzalez de Molina

 

“La MAREA BÁSICA, contra el paro y la precariedad”.

“De lo que se trata es de cambiar de paradigmas. Algo a lo que se resisten tenazmente economistas, instituciones públicas y fuerzas políticas que siguen encadenadas a los marcos obsoletos de políticas fracasadas”.

Víctor Ríos: “Se podrá apreciar que quienes narran sus vivencias de lucha no son académicos ni profesionales de la escritura: son los hombres y mujeres que padecen las injusticias y la marginación en sus carnes. Algunos de ellos, con buena pluma y alma de poeta y todos con un corazón enorme y una gran densidad de sentimientos fraternales y solidarios que van aflorando según relatan sus experiencias”.

Realizado por diversos colectivos que se han agrupado en torno a la “Marea Básica” para promover la Renta Básica como respuesta al paro y a la precariedad de todo tipo. Campamentos Dignidad de Extremadura, Parados en Movimiento de Valladolid, Sillas del Hambre de Valencia, Movimiento de parados en Catalunya, grupos de Madrid, Fuenlabrada, Cierzo Rojo de Zaragoza, ARENCI de León. Y esperamos que cada vez haya más que formen una marea de derechos y libertad que inunde nuestra sociedad desolada por la corrupción y la pobreza.

No es un libro de teoría, que la hay y mucha, sino eminentemente de contar qué es lo que se ha realizado, qué acciones hemos emprendido, las que generalmente no salen en los medios, pero que han logrado hacer de la idea de la Renta Básica algo imparable, cuando toda información ha sido en contra, cuando los partidos políticos han usado el nombre para desvirtuar y tergiversar lo que es. Por eso lo cuentan de primera mano. Y a su manera y desde sus respectivos puntos de vistas, a veces no siempre coincidentes, pero enriqueciendo el debate, especialmente sobre qué hacer.

Es un libro que hace patente, y visible, por primera vez un hecho histórico silenciado. El 22M. La mayor manifestación sin precedente en la Historia moderna de España, con cuatro millones de personas en las calles de la capital, tomada por la policía, y con pancartas por doquier exigiendo y reclamando la Renta Básica, se silenció con la muerte de quien fue presidente de la nación, Adolfo Suárez, que llevaba en coma varios meses. A nivel informativo como si no hubiera existido. Y referencias únicas en los telediarios, radio y prensa de un acto violento al final al margen de los organizadores, sin que las noticias sacasen vistas panorámicas, ni se contase cuáles fueron las reivindicaciones que se plantearon: Pan, techo, trabajo e igualdad. Con la Renta Básica como telón de fondo. Con este libro sale a la palestra una lucha que se ha querido silenciar y narra mucho de lo que se ha realizado por la Renta Básica.

Confluyeron las columnas que iniciaron las Marchas de la Dignidad desde Asturies, Galicia, Catalunya, Extremadura, Andalucía, País Valenciá y demás lugares que se fueron incorporando. Andando hasta Madrid, informando en los pueblos y ciudades al descanso de cada etapa.

La Renta Básica no es sólo algo teórico, sino que es un objetivo y medio al mismo tiempo del movimiento social al día de hoy, que descubre y hace visible el modelo económico actual basado en la corrupción. Es el punto de apoyo para un cambio radical, de raíz, de este modelo económico que nos ha puesto al borde del abismo y del que no hay salida si no es con una transformación drástica. Es algo de lo que explica el libro.

Los partidos políticos han seguido sendas ajenas a las necesidades de los pobres, de los que lo son con empleos precarios y de los que no tienen ni siquiera una oportunidad laboral.

Dibujo de Víctor V. Marcos Bartolomé

Desde la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) por la Renta Básica, a las Sillas del Hambre, los Belenes del Hambre como campaña navideña, los intentos de ocupar alguna iglesia para que la sociedad tome conciencia de que hay pobres entre tanto consumo y lujos, las manifestaciones, encuentros, charlas, y la iniciativa de hacer que se cumpla la Carta Social Europea, que establece que ningún ciudadano cobre prestación alguna o pensión no contributiva por debajo del umbral de la pobreza. En España todas ellas son muy por debajo del mismo. Se han movilizado grupos, colectivos, asociaciones, y cuenta este libro lo hecho para hacer más, para contar con la acción y complicidad del lector y de aquellos que necesiten un empujón para salir a las calles a la vez que romper el pesimismo, eso no saber qué hacer o “es que nadie se mueve” y demás desencantos. Y es un acicate para muchas iniciativas que se están llevando en diferentes localidades, llevadas a cabo por asociaciones, por personas que animan con su ejemplo.

Es un libro de acción y de conciencia, que queremos difundir y que sirva para sufragar gastos de campañas venideras para sembrar solidaridad y respuesta social a los abusos de Poder. Hacer visible lo que han ocultado con la política del espectáculo frente a la acción en las calles. Es un libro que quiere y pretende contar contigo.

Edita: El Viejo Topo.

Prólogo de Víctor Ríos

*MERITOCRACIA Y EMPRENDIMIENTO: ANÁLISIS DE DOS GRANDES MENTIRAS DEL CAPITALISMO.

LA MENTIRA DE QUIENES DICEN QUE TODOS TENEMOS LAS MISMAS POSIBILIDADES.

  • El 90% de los niños/as que nacen en hogares pobres, mueren pobres. Por más capaces que sean.
  • Más del 90% de los niños/as que nacen en hogares ricos, mueren ricos. Por más estúpidos que sean.Por lo tanto el MÉRITO NO ES UN VALOR.( Joseph Eugene Stiglitz, Nobel de Economía, en su libro: “El precio de la desigualdad.” )

 

Uno de los mantras que el capitalismo repite, es el de la MERITOCRACIA, teóricamente entendida como un sistema de ascensión social basado en el mérito. Esto es, las posiciones sociales jerarquizadas son conquistadas con base al merecimiento, en virtud, del talento, educación, competencia o aptitud específica para un determinado puesto. En resumen: talento más esfuerzo.

Es decir, meritocracia -según los poderosos- es una ideología que defiende la idea de que si uno se esfuerza lo suficiente, va a conseguir las mismas cosas que los demás, independientemente de su condición económica, clase social y red de relaciones.

Estamos ante una de las mayores farsas que intenta vender el capitalismo neoliberal. Los capitalistas afirman descaradamente, que los hijos de los pobres tienen las mismas oportunidades que los hijos de los ricos para escoger su profesión y tener éxito. Es sólo esforzarse, dicen. Pero, en realidad, la ideología de la meritocracia esconde, por detrás de una aparente y aceptable “ética del merecimiento”, una perversa justificación de la opresión y la desigualdad.

En efecto, en una sociedad de condiciones desiguales, pautada por lógicas mercantiles y formada por personas con condiciones desiguales, el merecimiento no deja de ser una falsedad manipulada por los ricos y poderosos. La meritocracia escamotea las verdaderas  relaciones de poder; los poderes económicos y políticos están detrás de los criterios de evaluación de los desempeños, y esos criterios siempre obedecen a los intereses dominantes, y se imponen a la mayoría de excluidos.  Así detrás de esta cortina de humo de la meritocracia está toda la estructura del poder que miente sobre la supuesta igualdad de oportunidades y el valor del mérito. Nada más ilusorio que la meritocracia, nada más peligroso, pues la peor política es aquella que despolitiza, y el peor poder, el más difícil de enfrentar y de combatir, es aquel que se niega a sí mismo, que se oculta para no ser visto. La meritocracia es una ideología que instituye la desigualdad social con fundamentos aparentemente racionales, e intenta justificar por una supuesta razón toda forma de dominación. Así, la dominación y el poder se ocultan bajo ropajes supuestamente científicos y una aparente naturalidad, para que los dominados acepten la dominación como algo inevitable.

Por todo ello, resulta evidente que es imposible hablar de igualdad de oportunidades, entre otras razones, porque ningún país está dispuesto a asimilar las consecuencias que acarrearía el desmantelamiento total del actual tejido social desigual que exigiría una estricta y real meritocracia. Así, toda referencia a la meritocracia se hace dentro de una sociedad que la imposibilita. Este concepto es utilizado por el poder para sostener que los de arriba están ahí porque lo merecen, mientras que los de abajo simplemente no tienen el talento suficiente y por lo tanto se merecen su destino. Es decir, la meritocracia se usa para justificar la desigualdad y la exclusión social, definiéndolas como merecidas. ¡ Darwinismo en estado puro!

Además, entre los objetivos de esta farsa de la meritocracia, está el hacernos creer que el éxito sólo depende del esfuerzo y los talentos individuales, lo que significa que la responsabilidad del éxito o el fracaso reside total y únicamente en el indivíduo. A los que fracasan en alcanzar el éxito, se les juzga como si fuera sólo culpa suya, se les tilda de perdedores, se les hace sentirse humillados, culpables y avergonzados.

Sin embargo resulta evidente que eso es una enorme mentira; la meritocracia no existe, nunca existió y nunca podrá existir en el actual tipo de sociedad. El poder inventa una escala de superioridad, partiendo de la idea de que el éxito sólo depende de las ganas, el talento y el esfuerzo, olvidando intencionadamente las diferencias económicas y sociales en el desarrollo de las personas. No se puede igualar a las personas que no tienen las mismas oportunidades. ¿Cuál es el mérito de un niño o niña que nacieron el mismo día en una familia rica o en una pobre? Podríamos preguntar ¿cuál es el mérito que ha hecho un niño que nació el mismo día y a la misma hora en una familia adinerada de Manhatan, respecto de un mismo niño, a la misma hora, pero en Rhuanda, Mozambique o Timor oriental? Con el correr del tiempo, quizás el primero se transforme en un empresario exitoso, mientras que el otro tenga que caminar kilómetros todos los días para conseguir un poco de agua. ¿Cuál es el mérito que hacen esos niños nacidos en la misma hora, pero en lugares y circunstancias diferentes?

El éxito no lo determina el mérito, sino la familia donde uno nace, la riqueza, la educación de élite recibida, las conexiones y relaciones interpersonales determinas en gran parte por el origen social del individuo, su riqueza, su poder. En este sentido, la evidente incompetencia de muchos de los que están arriba, muestra que el mérito tiene poco que ver con que estén donde están. Son sus conexiones y redes de intereses, su poder económico, sus enchufes y chanchullos lo que les permite trepar.

La utilización de esta falsa meritocracia, es lo que permite a las élites existir, permanecer y reproducirse, sin ninguna justificación o responsabilidad hacia los demás. No son mejores que la gente normal, sólo tienen menos escrúpulos y han nacido con una flor en el culo. Casi todos son peores que los de abajo, se enriquecen no por sus méritos, sino a costa de explotar a los demás. Los de arriba necesitan gente pobre,  cuanto más ricos y poderosos son, más pobre tiene que ser la gente que pisan.  Los ricos viven de la pobreza ajena, de la sociedad injusta y desigual. Por eso, aquellos que han sido favorecidos desde la cuna, defienden un sistema injusto y discriminatorio.

Por último, ¿de qué “éxito” se nos habla? ; Para el sistema es el mercado el que determina lo que es éxito y lo que es mérito. Para el capitalismo éxito es lo que se juzga valioso para la perpetuación del orden establecido, ese orden define también el mérito. Quien dice meritocracia quiere decir oligarquía.

Sin embargo, no tiene sentido establecer el valor de una persona por los diplomas que posee, y mucho menos por las relaciones que mantiene con el poder. Y no existe una sola noción de éxito, es más para cada vez más personas éxito pasa por actuar fuera o contra el sistema, por redefinir todas las relaciones sociales, por ejercer la economía de los cuidados de la vida.

En este contexto, felizmente tenemos que una de las consecuencias de la enorme crisis estructural actual, es la pérdida absoluta de confianza en las élites del poder, sean éstas financieras, económicas, mediáticas o políticas. La mayoría de la gente que solía creer que los que mandan son mejores, ya no lo cree; cada vez más y más gente cuestiona que las élites que mandan estén allí debido a sus méritos. Por otra parte, la evidente incompetencia de los que mandan, muestra que el mérito no tiene nada que ver en la posición que ostentan.

Por ello resulta lógico que la mayoría de la ciudadanía rechace el sistema y que esta toma de conciencia lleve a una situación en la que la falta de credibilidad de la ideología de la meritocracia provoca el deseo de eliminarla. El rey está desnudo, al poder hay que mostrarlo como lo que es: la mera defensa de intereses particulares para el enriquecimiento de élites que han trepado hasta arriba a costa de todos los demás.

EMPRENDIMIENTO: UN EJEMPLO DE LA MENTIRA DE LA MERITOCRACIA.

Otra de las falacias más utilizadas por el capitalismo en nuestro país es el del EMPRENDIMIENTO. Llevamos años sufriendo campañas continuas y cansinas que tratan de convencer que todos debemos ser emprendedores. Debemos tener iniciativa individual, crear nuestra propia empresa, ascender en la escala social, ser ricos… a cualquier precio. Así se lanzan slogans como “La crisis es el mejor momento para emprender”; “Si no encuentras empleo, conviértete en emprendedor”; “Capitaliza el desempleo y conviértete en emprendedor de éxito”. Todas estas tonterías llevan tiempo escuchándose con insistencia, sin ningún tipo de pudor o vergüenza.

Tertulianos, medios, políticos, empresas, etc., todos estos emisarios del corrupto sistema son verdaderos terroristas de la palabra. No es que sean ignorantes, sino que manipulan el mito del emprendimiento, de forma consciente y desde la indecencia de quien se sabe impostor.

Trasfondo oculto del emprendimiento.

 La campaña capitalista ensalzando el emprendimiento se da en un contexto que hace que la mayoría de las iniciativas fracasen en un corto plazo, las iniciativas se dan en un entorno que hace casi imposible el éxito. Pero por encima de todo, se trata de un sistema perverso que actúa contra la sociedad.

Veamos: Por un lado, ser emprendedor se refiere a ser empresario, lo que se presenta como bueno, en contraposición al trabajador. Se presenta al emprendedor-empresario como el éxito, aunque no se diga nunca en qué condiciones se lleva adelante la idea, ni quien gana y quien pierde. Como recoge un reciente artículo de GARA, el escritor Owen Jones relata que “el objetivo central del poder es acabar con la clase obrera como fuerza política y económica en la sociedad, reemplazándola por un conjunto de individuos emprendedores que compiten entre sí por su propio interés.”

Dentro de este objetivo de disolver los lazos entre ciudadanía política, responsabilidad ética y colectividad, el sistema pretende un arquetipo de emprendedor joven, triunfante e insolidario. Se pretende que los emprendedores sean consumistas, narcisistas y adictos a la adulación y el éxito individual. Se busca potenciar un emprendedor osado, competitivo y egoísta. Capaz de pasar por encima de todo y de todos, con el único interés de lograr su fin de triunfar. Rechaza la acción colectiva, y no le interesa en absoluto el bien común.

El poder, las empresas y los medios potencian este prototipo de sujeto individualista, capitalista feroz y ejemplo de la economía de mercado. Y por otro lado, debe ser una persona sumisa con el sistema no cuestionando ningún abuso  y buscando su hueco dentro. Para ello los emprendedores deben abandonar cualquier tipo de responsabilidad ética o social.

Pero en este contexto, ellos son también abandonados por el sistema. Lo que se vende es la idea de que los poderes no son responsables del más que probable fracaso del emprendimiento. Dentro de la acepción de ¡allá cada cual!, sólo existen las buenas y malas decisiones personales. Se pretende inculcar además, que la culpa del paro, la miseria y la destrucción de derechos es de los trabajadores, de los que fracasaron según la óptica capitalista. El sistema capitalista está libre de responsabilidades, si el emprendedor fracasa es que no valía, la culpabilidad es sólo suya. Así se exime de culpa al Estado neoliberal.

Como resultado,  el poder tiene un ejército de sumisos emprendedores que son la mejor defensa del orden establecido.

 

Razones del fracaso del emprendimiento.

La dura realidad económica.

 

Partamos de la base de que el 70% de los emprendedores fracasan y desaparecen al cabo de 2 años como máximo. Se da mucho el caso de personas que terminan aguantando hasta el plazo de 2 a 3 años, estando en la ruina, para al menos no tener que devolver la subvención que consumieron hace tiempo. Por el camino, se endeudaron más que cuando empezaron.

Estas personas ponen lo poco que tienen encima de la mesa para poder sobrevivir, muchos a los que no les llegan las exiguas subvenciones se empeñan en créditos en los que involucran a familiares. Así malviven siempre al borde de la ruina total y encima agradecidos por las migajas que les da el sistema, “porque tal y como están las cosas ya es mucho”. En el colmo de la ceguera social, asumen que quien les niega un trabajo digno es, para colmo, un estado generoso que premia a los emprendedores… hasta que fracasan.

Sin duda, muchos somos testigos de bares, tiendas, comercios, talleres, etc., que abren y cierran de manera constante. El camino de la ilusión del emprendedor, ejemplo de hombre y mujer triunfadores, termina en la mayoría de las veces en un amargo calvario. En efecto, cuando en la gran mayoría de los casos un emprendedor se hunde, no sólo pierde él, también aquellos que lo ayudaron con su dinero y esfuerzo. Pero eso, al Estado le trae sin cuidado y a los bancos no les importa nada, pues un emprendimiento fallido puede ser el comienzo de un buen desahucio.

Realmente resultan lamentables tantas personas ilusionadas con emprender, derrotados antes de empezar, engañados con pseudo éxitos de corta duración.

Además, en el terreno práctico tenemos una legislación tributaria rapaz que ahoga y se modifica cada 3 meses; unas escasas ayudas que se consumen rápidamente; unos impuestos que hacen que más del 50% de lo que se factura se vaya para Hacienda, asumiendo todos los gastos con el otro 50%. Igualmente siempre aparecen nuevas trabas legales y administrativas de todo tipo, así como nuevas obligaciones que suelen ocupar más de la mitad del tiempo del emprendedor o bien tiene que pagar caros profesionales externos.  Que se lo pregunten a tantos y tantos emprendedores que no han podido hacer frente al pago del alquiler del local en el que arriesgan todos sus ahorros, consumidos por un IVA del 21%, facturas de la luz abusivas, cuotas de autónomos carísimas, todo tipo de impuestos y tarifas que siempre se equivocan a favor de las empresas e instituciones.

Por otra parte la reglamentación del emprendimiento es pésima, hecha para desincentivar, carece de flexibilidad, no tiene en cuenta los ingresos del autónomo, y hace pagar lo mismo con beneficios o pérdidas, con lo que obliga muchas veces a entrar en la economía sumergida para sobrevivir.

 

Falta de preparación.

 

“Sé tu propio jefe”; “Cabalga sobre tus sueños”; “Sé el dueño de tu destino”, memeces como estas se coleccionan en los medios, ocultando una realidad desastrosa. Se presenta el triunfo en el emprendimiento como algo fácil. Sin embargo la acepción actual de emprendedor dista mucho de lo que debería ser.

Para empezar, la mayoría de los emprendedores no tienen vocación ni preparación para ello. Lo hacen obligados, porque creen que no tienen otra salida, no por vocación empresarial. ¿Qué cultura del emprendimiento es esta que sólo nace cuando los ciudadanos están asfixiados? Se empeñan en llamar emprendimiento a iniciativas que no reúnen los factores necesarios para esa denominación. Poner en marcha un negocio no es suficiente para decir que uno es emprendedor.

Y es que el emprendimiento ni siquiera define bien sus objetivos, se enseña mal y se trata de imponer a la fuerza. Ese concepto de emprender “porque no hay otra cosa”, “porque algo habrá que hacer”, construye proyectos sin más ambiciones que sobrevivir un tiempo.  La mayoría de los proyectos no se fundamentan en la realidad, por lo que acaban fracasando ante el desconocimiento de la verdadera demanda y ante la falta de preparación empresarial.

El falso mensaje de que hay infinidad de posibilidades para los emprendedores, mata el emprendimiento. Porque el emprendimiento tal y como es no representa ninguna solución, ni con él se corregirá la crisis ni se creará empleo.

El actual sistema está caduco, y como no se buscan nuevas estrategias, el mundo del emprendimiento está condenado al fracaso.

Por todo ello,  la llamada “cultura del emprendimiento” ha acabado por no cuajar en este país. El ambiente desincentiva la actividad emprendedora, y eso porque el sistema favorece sólo a las grandes empresas y a los defraudadores, empresarios sin escrúpulos, tramposos, a los que sólo hacen negocios mediante apaños, cambalaches, sobornos, corruptelas e intercambio de favores con el poder político. El sistema catapulta a personajes muy bien relacionados con el poder, que reciben el nombre de empresarios… sin serlo realmente. Es imposible promover aquello en lo que no se cree, y nuestro país nunca ha tenido fe ni confianza en el emprendimiento.

 

A modo de conclusiones:

 

La crisis se llevó por delante muchas cosas, y la tímida recuperación se logra a base de destruir todo tipo de derechos laborales, obligar a empleos de miseria que no dejan salir de la pobreza y aumentar constantemente las bolsas de miseria y exclusión social. En este contexto, los políticos conciben la farsa del emprendimiento como un intento de engañar a la población, especialmente a la juventud, y ganar tiempo impulsando el balón en una huída hacia delante.

Así reina una auténtica demagogia desde las administraciones, incitando a emprender cuando saben que no hay condiciones ni mercado para ello. En momentos de crisis, con el consumo bajo mínimos, con la continuidad de destrucción de empleo, con empleos de miseria, el emprendimiento está condenado al fracaso, salvo excepciones.

No obstante, los políticos, tan vacíos de ideas eficaces, optan por evadir su responsabilidad empujando a todos a emprender. Resulta curioso que la mayoría de los políticos que animan tan irresponsablemente a emprender, no hayan emprendido en su vida, aparte de subir a codazos en sus partidos, enchufarse en empresas y corromperse hasta la médula. Por ejemplo, detrás de la farsa del emprendimiento se oculta un gran negocio de empresas, consultoras, gabinetes, etc., que supuestamente enseñan y orientan a los emprendedores. En la práctica la mayor parte de las ayudas oficiales acaban recayendo en manos de los mismos grupos empresariales de siempre, y gestionadas por la misma gente que lleva años y años controlando el cotarro.

En este marco los llamamientos públicos al emprendimiento no sólo resultan inútiles, sino contraproducentes. Y parecen una burla al darse dentro de un entorno que desincentiva y condena al fracaso y la ruina. Resulta irresponsable empujar hacia la trampa del emprendimiento a gentes no preparadas, con el sólo propósito de recortar desesperadamente las listas de parados, aunque sea temporalmente, y maquillar el fracaso de los gobiernos a la hora de ofrecer salidas laborales, así como de paso, sangrar a estas personas con trabas de todo tipo, escasas ayudas e impuestos confiscatorios y abusivos.

Lo que se pretende desde el poder, dado el fracaso económico y el desastre social, es mantener a la gente, sobre todo a los jóvenes, entretenida, ilusionada… y engañada. Se trata de ir ganando tiempo y para ello se incentiva la dependencia con el sistema, el individualismo más insolidario y que los emprendedores continúen deambulando sin mirada crítica y con actitud de sumisión hacia los que dominan.

AMETZAGAINAKO ZIRKULUA

(ALBERTO MARTINEZ LOPEZ)