CUENTOS DE CIENCIA FICCIÓN

DWyRz8gWkAATWv6

“La mayor parte de los relatos históricos distraen la atención de las secretas influencias que se hallan detrás de los grandes acontecimientos”.

La redacción de la historia es principalmente un proceso de diversión. Diversión para los vencedores que ven su triunfo en aplastar al adversario, a quien potencialmente han convertido en su enemigo o ha sido tomado como tal. La mayor parte de los relatos históricos distraen la atención de las secretas influencias que se hallan detrás de los grandes acontecimientos. Y en una sociedad democrática estas secretas influencias o son desveladas, o erosionan, hasta la corrupción total, los principios democráticos en que se ha constituido la sociedad.
Y esto es lo que acabamos de ver en estos días atrás en el Parlamento de España. O la ciencia ficción se ha apoderado de las mentes de cuantos formamos la expectación de los medios de comunicación o la ciencia ficción ya no es sólo un género literario, sino algo más: un estado de conciencia en que los poderes fácticos nos quieren sumergir hasta ahogar la capacidad de análisis de la realidad que nos envuelve con su relato.

Han pasado los años, pero cuando un PSOE, aún no contaminado por el poder, por la corrupción e implementado en su inmensa mayoría por militantes de clase obrera, declaraba en Suresnes (1974) la República Federal que integraría a todos los pueblos de España y que se enmarcaba dentro de la lucha de clases. Las manifestaciones de Don. Felipe González en el “Correo de Andalucía” secuestrado el 19 de octubre han quedado absolutamente en el tintero, en la memoria de lo que fue, de lo que pudo ser y no fue. Pero el sustrato socialista, abandonado por muchos de ellos, queda aún impregnado en la clase trabajadora que siempre ha visto en la lucha de clases el instrumento indispensable para fortalecer la democracia, los principios de igualdad, de justicia y de solidaridad. Hoy ponemos en duda que un partido que se declara republicano, pero no ejerce la república, que tiene una estructura federal (aparentemente) y no pone encima de la mesa los plazos temporales y las estructuras necesarias para llevarlo a cabo…; un partido que dice representa a la clase obrera y cuyos dirigentes se han aburguesado en lo personal y, esto es aún más terrible, en lo ideológico [reticentes a la derogación laboral,partidarios del Pacto de Toledo, privatizaciones de las empresas públicas… y un larguísimo etc.] que puestos en un lista agotaría la paciencia del lector.

Decía Luis María Ansón: “Sánchez no quiere a Iglesias en el consejo de ministros porque por cultura política, dialéctica argumentativa dentro del consejo de ministros se lo comería con patas fritas a las finas hierbas…”.

Todos los argumentos del PSOE para alejar a UP del gobierno de España resultan pueriles rabietas de quien se cree el dueño de la pelota y no quiere dejar jugar a quien puede discutirle el balón. Las sesiones de investidura no han sido tales, han sido la preparación de una nuevas elecciones fiando que la culpabilidad, atribuida y demonizada a Podemos, surtirá sus efectos positivos para el que fue nombrado Presidente sin haber tenido nunca experiencia de gobierno, ni de gestión presupuestaria [ha gobernado con los presupuestos prorrogados] y apoyado por un PSOE que le comió la arena bajo sus pies hace tres años. ¿Coherencia? ¡Alucinaciones de ciencia ficción! ¿La apelación al programa y a las sillas? El programa estaba hecho porque el pacto sobre los presupuestos estaba firmado, y fue la incapacidad del Sr. Sánchez de ampliar el apoyo necesario para aprobarlo lo que nos condujo a las elecciones [pensando que podría lograr una mayoría que el pueblo le ha negado].¿Las sillas? El Presidente las había fijado con el nombramiento de ministros y las competencias que administraban; dividirlas en partes, dejar de dotarlas presupuestariamente, y vetar al líder de quien deseas que te acompañe en el gobierno, más que una estrategia de pacto es una estrategia de ruptura.
Me pregunto si la capacidad de lectura de los dirigentes del PSOE es buena o si deberían pasar por las ópticas para graduales la vista.

Hemos oído, perplejos, que quieren un nuevo Estatuto de los Trabajadores [cuatro años de negociación y una legislatura sin derogación laboral…] que las pensiones deben ser “aseguradas” en un nuevo Pacto de Toledo: [miles de pancartas en todas las ciudades de
España gritando: ¡NO AL PACTO DE TOLEDO! ¡IPC y PENSIONES EN LOS PRESUPUESTOS GENRALES DE ESTADO! ¿Qué parte de la pancarta no leyeron? ¿Es que va a tener mayor fuerza democrática la deuda de su partido que los millones de pensionistas esgrimiendo en la calle sus reivindicaciones?
A veces nos preguntamos el porqué estamos en la calle. La respuesta nos la están dando ellos mismos al proponer en acción o en omisión políticas antisociales. Si el principal problema de España es el paro y la precariedad laboral, entrad de lleno a solucionarlo, no esperéis más. Si el reto territorial es la propuesta de ruptura catalana, la solución federal aprobada en Suresnes, y con la que todo el partido, en las federaciones y en el exilio, aprobaron puede ser la solución y lo sabéis.

Por eso y por muchas cosas más nos vais a tener en las calles enfrentados a las políticas neoliberales, no sólo heredadas del PP, sino defendidas por vosotros aquí, en Europa y en los foros internacionales económicos y políticos. No merecéis ser llamados “socialistas” porque habéis perdido la esencia con la que surgió el movimiento obrero al que ahora despreciáis y sumís en la precariedad, en la enfermedad, en la corrupción institucional porque se os esperaba como adalides antifranquistas [no solo por la tumba del dictador] y de las instituciones que de él surgieron, pero ni lo hicisteis en los dos gobiernos que el pueblo os concedió, ni tenéis intenciones de hacerlo. Dejad paso a quienes sí tienen arrojo y no están contaminados ni por el aburguesamiento ideológico, ni por los intereses partidistas. Aprended a vivir de la ideología social y no ataquéis más a la sociedad que, equivocadamente, pero con grandes dosis de renovación, aún confía en que el PSOE sea una partido de la clase trabajadora.

Prudenci Vidal Marcos
Miembro de La Marea Pensionista

IMPULSAR EL CAMBIO,El MOMENTO ES AHORA.

cambiar-de-habitos-e1442873472713

Han pasado más de diez años desde el comienzo de la crisis. Una crisis dura, con enormes costes sociales y económicos. De ella y de la aplicación de unas políticas y reformas regresivas se han derivado sus efectos. Elevados niveles de desigualdad y de pobreza. Precariedad laboral a ultranza. Devaluación salarial concentrada en los trabajadores de la mitad inferior de la distribución. Servicios públicos al límite de sus posibilidades por los recortes realizados. Impuestos cada vez menos centrados en los más ricos, más regresivos.

Estas situaciones no desaparecen –y aun se acrecientan- con el crecimiento económico y del empleo. Mientras las rentas salariales no han recuperado todavía los niveles reales previos a la crisis, los beneficios de las empresas (no financieras y sin autónomos) son 38.000 millones de euros mayores a precios constantes que en 2008. Y 11.000 millones más, los dividendos que reparten a los accionistas.

Más de diez años después de iniciada la crisis se constatan las consecuencias de las políticas adoptadas: la renta media real es hoy en España la misma que hace 10 años, pero, mientras el 1% más rico ha aumentado su renta un 21%, el 40% más pobre ha perdido lo que los demás han ganado.

Son solo algunas muestras de la situación, pero hay datos a centenares.

Los efectos no desaparecen con el crecimiento porque se han devastado las estructuras que garantizan el reparto y la redistribución. Si se siguen haciendo las mismas cosas se obtendrán, agudizados, los mismos resultados. Esa es la cuestión.

Es hora de las políticas de cambio. Y hay que actuar en muchos órdenes, pero estratégicamente en tres:

  • el mercado de trabajo,
  • el sistema fiscal,
  • y la regulación de los mercados, en particular, del mercado de la energía y de la vivienda.

Solo políticas decididas y firmes, y necesariamente en los tres ámbitos, pueden revertir la situación y favorecer y hacer más ‘resiliente’ la economía, y recomponer la cohesión y la justicia social. Es la hora. El momento político en el que España debe decidir cómo debe ser su futuro, qué sociedad queremos.

El problema fundamental no es la composición del Gobierno sino qué políticas debemos realizar en los próximos años. En estos años se van a poner, o no, las bases de un futuro diferente, mejor.

  • Si no se adoptan las reformas necesarias, simplemente se consolidarán los regresivos cambios de estructuras que realizó la derecha, cuyas consecuencias económicas y sociales han dañado a la mayoría de los ciudadanos.
  • Si no aumentan las inversiones públicas y los gastos sociales al menos en 7 puntos del PIB que nos separan de la zona euro, quedaremos descolgados del progreso europeo.

Esa es la disyuntiva. Las fuerzas progresistas tienen ante sí esa responsabilidad. Los programas de los partidos evidencian amplias coincidencias que reflejan la madurez de la sociedad sobre los cambios necesarios. Los ciudadanos reclaman y esperan un acuerdo a largo plazo que aporte concreción y estabilidad al cambio. Se tienen que expresar las políticas que van a transformar nuestro país y aproximarlo a los niveles de bienestar y justicia de los países más avanzados.

Los tres ámbitos estratégicos de la política económica en este momento deben ser definidos sin ambages, con total claridad.

  • Si no se reduce drásticamente la precariedad del empleo, se estabiliza el mercado de trabajo y se restablece la vinculación de los salarios con la productividad no mejorará el reparto de la renta para los asalariados.
  • Si no se aumentan la justicia fiscal y los gastos públicos garantizando que los más favorecidos, ciudadanos y empresas, paguen más de acuerdo con sus altos ingresos, no aumentará la redistribución, no se reforzará el bienestar de la mayoría de los ciudadanos porque los recursos seguirán sin alcanzar y no se reducirá la elevadísima e indigna desigualdad social.
  • Y si no se abordan decididamente las reformas regulatorias que requieren los mercados, la transición energética y la vivienda –reforma del mercado de la electricidad; creación de parques públicos de viviendas en alquiler, entre otros- no se conseguirá el impulso económico, de inversión, de cambio de modelo productivo y de competitividad que España, y en particular su población más joven, necesita.

Al contrario, los ciudadanos y las empresas correrán con los costes y todos perderemos el tren del futuro. Los intereses particulares de muchos grupos económicos y políticos no pueden ni deben parar esta triple transformación que necesariamente debe iniciarse y progresar con claridad durante los próximos cuatro años.

Economistas Frente a la Crisis 
10 julio 2019

EL ACTIVISMO POLITICO DEL MOVIMIENTO DE PENSIONISTAS

 

Cualquier conflicto social tiene carácter político. Sin embargo, cuando se mira la política de forma despectiva, la reacción es negarlo. Visto desde la política profesional pasa lo contrario, se tiende a descalificar los conflictos sociales catalogándolos de políticos. En ambos casos, negando o rechazando la realidad, que siempre es política, se cuestiona su validez como cauce reivindicativo. Para zanjar el dilema basta separar, diferenciar, la política social de la política partidista. Analicemos ambos aspectos desde la perspectiva del movimiento de pensionistas.

El conflicto surge en Barakaldo y Bilbao el 15 de enero de 2018, de forma espontánea y simultánea, mediante convocatoria anónima. Desde la primera concentración ante los respectivos ayuntamientos, el término política se convirtió en una expresión proscrita, junto a sindicatos y partidos. Hacer una referencia en ese sentido, salvo que fuese para descalificar o desautorizar, acarreaba un sonoro abucheo. Entretanto, desde la dirección de algunos partidos, se intentó desautorizar a quienes coordinan las movilizaciones, recordando su trayectoria política. Como si fuese normal llegar al activismo social sin pasado militante.

Se trata de un conflicto social permanente, año y medio de duración, sin fecha de caducidad. Con el paso del tiempo, unas y otras posiciones se han moderado. Ya se puede informar en las concentraciones de las gestiones de los partidos, incluso en positivo, aunque nadie se atreva a declarar que las iniciativas del movimiento de pensionistas son políticas. De la misma forma, los partidos que recelaban de ese fenómeno inusual e incontrolado, reconocen su capacidad de movilización, alaban la moderación, e incluso asumen parte de las reivindicaciones. A todo ello contribuye el arraigo popular logrado, e incluso cierta simpatía institucional, expresada con la concesión de galardones o dando protagonismo en actos festivos.

La política actúa en el organismo social como el colesterol en el cuerpo humano. Tienen dos componentes complementarios. Hay una política colectiva, transversal, basada en el interés general, necesaria para convivir en sociedad. La otra política, la partidista, está diseñada para encauzar las demandas ciudadanas de forma equilibrada. Pero tiene contraindicaciones. Si no se regula de forma adecuada, produce trastornos que pueden provocar atrofia muscular en el organismo social, e incluso infartos de extrema gravedad.

El mayor riesgo que acecha a cualquier iniciativa social es caer en la órbita de una estrategia política definida. En el colectivo de pensionistas se dan intentos de parasitación o utilización partidista, cuestionados desde el interior del propio movimiento. Un fenómeno tan plural, con equilibrio de fuerzas inestable, enraizado en la actividad política, requiere asumir códigos de conducta que no comprometan la continuidad del proyecto compartido. Aunque una de las consignas más coreadas ha sido: “Si nos roban las pensiones, lo pagarán en las elecciones”, en las campañas electorales se ha respetado la neutralidad, evitando posicionamientos públicos a favor o en contra de cualquier partido. Las intervenciones en uno u otro sentido eran a nivel personal, sin condicionar lo acordado.

El alcance político del movimiento de pensionistas constituye una constante del conflicto. Las movilizaciones se convocan en el contexto de acontecimientos destacados: negociación de los Presupuestos Generales del Estado y de comunidades autónomas, constitución de un nuevo gobierno o campañas electorales. Es una dinámica reivindicativa con resultados favorables. Actuando como grupo de presión, el colectivo de pensionistas se convierte en actor político, logrando modificar los PGE para garantizar el mantenimiento del poder adquisitivo durante dos años y evitando la entrada en vigor de medidas desfavorables. El eco de consignas como: “Rajoy, dimisión”, “Ni un día más de gobierno del PP”, retumbó en la moción de censura que llevó al cambio de gobierno. Si en vísperas de la constitución de un nuevo gobierno, en las concentraciones se sigue gritando: “Gobierne quien gobierne, las pensiones públicas se defienden”, significa que el movimiento de pensionistas, sin dejar de ser apartidista reclama, a través de sus propias reivindicaciones, un reparto equitativo de la riqueza.

Ofensiva contra las pensiones desde la política institucional

Las pensiones no se habrían convertido en problema político si el empleo no fuese el principal dilema de la política económica. Desde altas instancias del Estado se arremete contra las pensiones, en vez de hacer propuestas viables para acabar con la precarización del empleo, que merma los ingresos por cotizaciones a la Seguridad Social y la recaudación de Hacienda. Sus catastróficas declaraciones favorecen el “cuanto peor mejor”, lema de la banca y de las aseguradoras para intentar sustituir las pensiones públicas con planes privados. Sus productos financieros tienen para las rentas bajas un efecto comparable al de las hipotecas basura.

Hay Informes oficiales que inspiran titulares tenebrosos: “El Tribunal de Cuentas certifica que la Seguridad Social está en quiebra tras perder 100.000 millones desde 2010”. Al Gobierno le toca responder con mensajes tranquilizadores: “Magdalena Valerio niega que la Seguridad Social esté en quiebra”. Tiene razón la Ministra al aclarar que el Sistema Público de Pensiones (SPP) no tiene un “gasto excesivo” sino “déficit de ingresos”. Por tanto, el propio Tribunal de Cuentas reclama al Gobierno complementar las pensiones con cargo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE), no con “préstamos” que agigantan la deuda. La situación resulta paradójica: en vez de establecer transferencias corrientes, el Gobierno concede créditos a fondo perdido al único estamento social que, además de crear riqueza y pagar impuestos, estando activo cotiza para su pensión de jubilación. El colmo del absurdo es que a Valerio tenga que justificar el desatino de las decisiones que toma en el Consejo de Ministras.

La institución estatal que más arremete contra las pensiones públicas es el Banco de España. Sus presidentes, denominados curiosamente gobernadores, en vez de reclamar a la banca los 67.000 millones que costó su rescate, se dedican a profetizar catástrofes si sube el SMI o no se recortan las pensiones. Las propuestas de tan preclaros prohombres en su defensa de las pensiones privadas rozan el esperpento: reclaman medidas urgentes ante la amenaza que supone el creciente peso electoral del colectivo de pensionistas, mientras aconsejan a los pensionistas con vivienda en propiedad contratar hipotecas inversas para poder ahorrar. La Ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, ha tenido que responder a las últimas ocurrencias del actual gobernador del Banco de España aclarando, entre otras cuestiones, que quien “no llega a fin de mes, no puede ahorrar”.

Promesas incumplidas en materia de pensiones

La Ministra Valerio posee las cualidades precisas para gestionar la Seguridad Social con acierto: conoce la institución y es firme defensora del Sistema Público de Pensiones. Asociaciones de pensionistas y sindicatos confiaron en que enmendaría de inmediato los entuertos provocados por su predecesora, Fátima Báñez. No ha ido más allá de las promesas, limitándose a aplicar los aspectos positivos de los acuerdos presupuestarios PP – PNV. Va dando largas a la toma de decisiones trascendentales, complicando su resolución, en vez de facilitarla.

Si a quien gobierna no le inquietan las movilizaciones de pensionistas, no atenderá sus reivindicaciones

Congelación encubierta de las pensiones mediante el denominado “factor de revalorización”. Se comprometió a suprimirlo, estableciendo el incremento de las pensiones en base al IPC. Ahora pretende reanimar el Pacto de Toledo para eludir la responsabilidad de eliminarlo. Es una medida urgente, en 2020 volvería a entrar en vigor el fatídico 0,25% que provocó el inicio de las movilizaciones. Sustitución progresiva de las pensiones públicas por privadas con el “factor de sostenibilidad”. Para evitar derogarlo propone renovar del Estatuto de los Trabajadores. Esa medida, paralizada por el acuerdo PP – PNV, comenzaría a aplicarse en 2023.

La clase política y las pensiones

En las campañas electorales todos los partidos han hecho ofertas generosas a los pensionistas. Las de las tres derechas resultaban absurdas o no tenían credibilidad: “El Partido Popular garantizará todas las pensiones públicas y los recursos para seguir subiéndolas, con un aumento de entre un 2% y un 15% para las pensiones de las madres trabajadoras con hijos.” Las promesas de Pedro Sánchez bastarían para satisfacer las principales demandas y paralizar las movilizaciones, pero arrastran el estigma de las promesas incumplidas.

En las elecciones de 28 de abril, el voto de mayores de 60 años, que ya representa el 30% del electorado activo, basculó desde el PP hacia el PSOE, favoreciendo al triunfo de Sánchez. Se cumplía así, en parte, la consigna: “Si nos roban las pensiones, lo pagarán en las elecciones”. Es un voto que sigue favoreciendo al gobierno de turno y mantiene la preferencia por el bipartidismo. El creciente protagonismo electoral y político de las personas de mayor edad no se ha traducido en una mayor representación institucional, al contrario, en la anterior legislatura había 23 congresistas mayores de 65 años, en la actual 10. En cualquier caso, la victoria de Sánchez ha creado expectativas favorables a la mejora de las pensiones, lo cual afecta a la afluencia a las concentraciones, aunque la participación sigue siendo satisfactoria. Es un dato que resultará reversible, si Sánchez no cumple sus promesas y defrauda a quienes creen que los programas electorales son un contrato con la sociedad.

Las ofertas electorales del PSOE relacionadas con las pensiones tropiezan con su práctica institucional. Durante su breve mandato el Gobierno de Sánchez ha utilizado la fórmula del decreto – ley para impulsar (por exigencia de Unidas Podemos) mejoras de carácter laboral y social, como la subida del SMI a 900 euros, mientras que en materia de pensiones no hay ningún avance significativo. Se ha limitado a aplicar los acuerdos presupuestarios heredados del Gobierno de Rajoy. En el Parlamento Europeo el PSOE facilitó con su abstención el 4 de abril la aprobación del Producto Paneuropeo de Pensiones Individuales (PEPP). Es una decisión que favorece la implantación en el espacio comunitario de productos financieros vinculados a planes de pensiones privados, en beneficio de la banca y detrimento de las pensiones públicas.

Deshojando la margarita política

Dos meses después de las elecciones generales del 28 de abril, Sánchez decide iniciar las consultas para formar un nuevo gobierno. El periodo de inactividad ha sido utilizado por los poderes en la sombra del Ibex 35, los grupos que controlan la prensa en papel y la patronal CEOE, para presionar al previsible futuro presidente, reclamando un gobierno PSOE – C’s, en oposición al acuerdo de izquierdas con Unidas Podemos. El equipo de Iglesias ha reaccionado a esa ofensiva promoviendo encuentros con diversos movimientos sociales y sindicatos, que se han mostrado favorables a la alternativa de un gobierno de progreso que refuerce las políticas sociales y medioambientales. En la ronda de consultas participó el 28 de junio la Coordinadora Estatal de Pensionistas (COESPE), que veía así reconocida su representatividad y capacidad de movilización en el conjunto del país. En la entrevista se constató la coincidencia en las reivindicaciones y la necesidad de controlar las actuaciones del futuro ejecutivo, mediante un gobierno de cooperación u otra experiencia similar.

Parece difícil conciliar las posiciones de PSOE y UP. Tal vez el PNV contribuya a desbloquear la situación al declarar que ve factible una coalición entre Sánchez e Iglesias, mientras reclama participar en la elaboración del programa de gobierno. Recordemos que el PNV es un partido pragmático, capaz de llegar a acuerdos con la derecha o la izquierda. Precisamente, la mejora de las pensiones de 2018 y 2019 fue el resultado de un compromiso presupuestario entre PP y PNV. Siendo el PNV un referente para el soberanismo catalán, no resulta aventurado imaginar que pueda prosperar el gobierno de cooperación, evitando la repetición en noviembre de unas elecciones que todos los partidos temen. Coincidiría con la ofensiva que el movimiento de pensionistas anuncia para el otoño.

Hablando del PNV y volviendo a las consignas. A veces los partidos interpretan de forma inadecuada los mensajes que se corean en las manifestaciones. “PNV, mójate”, por ejemplo, es valorado como una ofensa. Cabe otro significado: supone reconocer su legitimidad, su capacidad de interlocución. Carecería de lógica reclamar la intervención de un partido sin poder institucional. El sentido de la realidad que caracteriza al PNV debería llevarle a esa conclusión, en vez de interpretarlo como afrenta.

Las movilizaciones proseguirán, siempre en clave política

Transcurrido año y medio desde el inicio de las concentraciones de pensionistas, sin obtener respuesta satisfactoria a las principales demandas, hay motivos para advertir que se agota la paciencia. En 2018 y 2019 no se ha perdido poder adquisitivo, pero el futuro es tan incierto como al comienzo. El comportamiento reivindicativo del movimiento de pensionistas resulta tan modélico y civilizado, que obtiene galardones y es distinguido con pregones festivos. En Bilbao se ha convertido en atracción turística, como el museo Guggenheim. Tanto éxito plantea un dilema: si a quien gobierna no le inquietan las movilizaciones de pensionistas, no atenderá sus reivindicaciones. Por eso en las concentraciones se reclaman actuaciones más contundentes, que no tienen que ser ilegales. Dado que sus mayores fortalezas son la unidad y la acción multitudinaria, se pueden emprender iniciativas pacíficas que tengan repercusión social y preocupen a quienes gobiernan. A partir del 22 de julio, o en noviembre si hay que ir a las urnas, Pedro Sánchez volverá a tener la potestad de zanjar el conflicto. Entretanto, el movimiento de pensionistas seguirá actuando como grupo de presión y sujeto político.

Luis Alejos

(Sociólogo y pensionista)

BREVE ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN DESPUÉS DEL CICLO ELECTORAL.


Unas  líneas preliminares para dar a conocer los inicios de nuestra COESPE, ya que es probable que muchas compañeras lo desconozcan.

COESPE nace el 10 de septiembre de 2016 en los jardines del Paseo del Prado de Madrid, con un acta fundacional de lo que se ha convertido en un movimiento que sin duda se analizará en el futuro por universidades e historiadores, debido a sus logros y sus fracasos, pero sobre todo por su inquebrantable trayectoria.

Nueve CCAA estábamos presentes ese día en la fundación de COESPE. Allí estaba Canarias, Valencia, Galicia, Murcia, Madrid, Andalucía, Catalunya, Asturias y Cantabria representados.

Aunque es justo reconocer que tres movimientos sociales formaban la parte esencial del núcleo fundador de COESPE en sus inicios, Marea Pensionista de Catalunya, Modepen de Galicia, y el movimiento pensionista de Tenerife.

Ahora que hemos situado el movimiento, vayamos a los objetivos del mismo. Estos objetivos los tenemos aprobados y fijados en nuestros documentos de la III Asamblea, por tanto aquí hablaremos de los básicos.

El primero y fundamental es la salvaguarda de nuestro Sistema Público de Pensiones, en adelante (SPP) gravemente amenazado por el capitalismo y las políticas neo-liberales que todo lo invaden, pero es que también son objetivos prioritarios nuestros, toda la defensa de lo público; Sanidad, Dependencia; Educación y todo aquello que contribuya a la consecución de una sociedad igualitaria y justa. Nuestro objetivo por excelencia podría resumirse en una frase (LO PÚBLICO PRIMERO)

Y por esto era necesario poner estas primeras líneas, porque saber de dónde venimos y hacia dónde vamos, nos va a permitir afrontar el futuro
en mejores condiciones.

Hemos pasado unos meses de trabajo muy duros, desde la III Asamblea prácticamente no paramos, y no hemos podido parar porque además de las movilizaciones, hemos atravesado un ciclo electoral completo, del que además del inmenso trabajo, nos ha dejado algunas conclusiones que ya intuíamos o sabíamos, pero que ahora después de los debates con los políticos tenemos aún más claras.

La primera conclusión es que el capitalismo con su globalización se extiende a toda velocidad, abarca todos los ámbitos de nuestra vida, y ese afán depredador por privatizarlo todo va a ser muy difícil de frenar, seguramente habremos de conformarnos con establecer un muro de contención, que retarde lo más posible el sufrimiento que creará en unos años.

La segunda conclusión es que la inmensa mayoría de los políticos se han entregado de lleno en brazos de ese capitalismo, y por tanto ellos no van ni tan siquiera a intentar frenarlo, están demasiado preocupados con sus hermosas poltronas de poder y suculentos sueldos, que nosotros les pagamos.

La primera y la segunda conclusión nos llevan a la tercera: nunca debimos dejar la lucha en las calles, nunca debimos dejar de pelear por nuestros derechos, y nunca debimos aceptar el pacto del 78 y su transición nefasta.

Por lo tanto, la conclusión final es que nunca más hemos de dejar las calles, o estaremos condenando a las generaciones que nos siguen, a vivir en una sociedad que nosotros nunca habríamos aceptado.

Tres son igualmente los tristes argumentos principales de los políticos para no actuar o dedicarse a vivir su situación de privilegio, más que a proteger la vida y los derechos de sus conciudadanos/as.

Además del sacro santo “lo privado funciona mejor y es más eficiente” algo que no se sostiene se explique de la forma que se explique, ya que si algo público no funciona ¿Por qué habría de tener interés lo privado en ello?

PRIMER ARGUMENTO DE LOS POLÍTICOS EN LOS DEBATES.

Uno de los argumentos más manoseados, y que ha quedado patente en estos encuentros es cuando nos dice que: devolver al Ayuntamiento este o el otro servicio es muy caro; una residencia de ancianos es muy cara; un hospital es muy caro; volver re-municipalizar algo es muy caro…. Todo lo que sea facilitar la vida de sus conciudadanos es muy caro, pero no dicen, no quieren hablar, de lo caro que resulta todo el entramado político Administrativo e Institucional que estamos pagando nosotros, en algunos casos con Administraciones obsoletas y duplicadas o triplicadas, excesivamente burocratizadas donde el ciudadano no es nada más que un número para para ellos, y un voto cuando hay elecciones.

Y ese es el verdadero problema, que los políticos sean del partido que sean y tengan la ideología que tengan. Se han entregado por completo a la tesis de los economistas neo-liberales, por diferentes motivos (la mayoría no se sostienen) como: no se puede hacer nada; dejemos que el mercado lo regule; tienen su problema solucionado, hacemos lo que podemos…., y si alguien se acerca demasiado a ellos, para exigir que cumplan con su trabajo, su policía les protege, porque no nos confundamos, es su policía, no la nuestra.

Porque vamos a ver, hemos de tenerlo muy claro, el trabajo de los economistas es ordenar la economía de forma que todos/as los ciudadanos se puedan beneficiar de lo que produce un país y de distribuirlo de una forma equitativa.

Y el trabajo de los políticos es legislar, aprobar leyes y reglamentos para que eso se cumpla. Art. 128 de nuestra CE.

1- Toda la riqueza del país en sus diversas formas, y sea la que sea su titularidad, está subordinada al interés general.

2- Se reconoce la iniciativa pública en la actividad económica. Mediante una Ley, determinados recursos o servicios esenciales podrán ser reservados al sector público, especialmente en caso de monopolio; podrá ser acordada, también, la intervención de empresas, cuando lo exija el interés general.
Y que decimos nosotros sobre esto?.Cuando un servicio público se privatiza, se externaliza, o se gestiona de una forma privada y opaca a los ojos de los ciudadanos ya deja de ser útil y solidario para la sociedad, podrá ser rentable para unos pocos privilegiados que se lucran con ello, pero no es en absoluto rentable para el conjunto social del país, ya que los servicios que presta tienden a degradarse rápidamente.

No se pueden ceder edificios, locales y posesiones públicas, para que se haga negocio, eso además de robar a la ciudadanía es incentivar la economía especulativa, hacer ricos y poderosos a los que no ponen ni arriesgan absolutamente nada para hacer negocio.

La gestión privada de servicios públicos, solo hace que engordar al capitalismo, ya que sin arriesgar nada el que lo gestiona obtiene pingües beneficios. Cuando esto pasa, el gestor trata por todos los medios de aumentar sus plusvalías, y lo hace despidiendo trabajadores/as y disminuyendo la plantilla, reduciendo sus condiciones laborales, de salarios y contratación, y dejando que las propias condiciones generales de las instalaciones se degraden, ya que al no ser de su propiedad no invierte en su mantenimiento. Todas estas medidas influyen en que se produzcan accidentes de trabajo, y más bajas laborales, lo que a su vez origina más coste a la Administración, o lo que es lo mismo, a la sociedad en su conjunto.

Por contra, lo público tiende a aportar beneficios a la sociedad, ya que las condiciones laborales son mejores, los salarios son seguros y mejores, permiten a estos trabajadores planificar su futuro, de inversión, de familia, de estabilidad… la plantilla sin estar sobre dimensionada, suele estar más ajustada a las necesidades de los servicios que presta, por lo que también se reducen los gastos en accidentes o bajas laborales descritos anteriormente. También es una inversión segura de futuro para la sociedad, pues hace que aumenten las cotizaciones sociales, lo que redunda en el futuro de las pensiones, a la vez que hace aumentar el consumo interno, que a su vez hace aumentar la contratación, y disminuir el desempleo. Lo único que necesita lo público, es una buena gestión con una clara delimitación en la asunción de responsabilidades, de derechos y de deberes, por parte de todos los trabajadores y gestores.

Si nuestros políticos, todos, pero sobre todo los que dicen ser progresistas y de izquierdas asumieran estos postulados, toda la sociedad en su conjunto se beneficiaría con ello.

SEGUNDO ARGUMENTO DE LOS POLÍTICOS EN LOS DEBATES.

Segundo argumento que utilizan a diario, para quitarse sus posibles responsabilidades de encima: Esto que me pedís no es competencia de esta Administración, es competencia de tal o cual Administración.

Pues bien a los ciudadanos no nos importa mucho de quien es competencia un derecho o un servicio que se le ha de prestar, el ciudadano paga sus impuestos a una Administración, y es está Administración que los recibe, la responsable de prestar los servicios o ofrecer ese derecho, la Administración que sea receptora de la petición de un ciudadano/a, habría de tener la obligación de acompañar al ciudadano en todo el recorrido de esa petición hasta que esta se haya cumplido en su totalidad, sea competencia del nivel administrativo que sea.

A su vez el ciudadano, ha de ser consciente de que una sociedad moderna, dispone de unos niveles administrativos determinados, y puede ofrecer derechos y servicios si todos/as pagamos los impuestos que nos corresponde, cada uno en función de su capacidad, pero también ha de saber exigir a la Administración que los impuestos sean equitativos, y que sirvan para ofrecer servicios y derechos, no para robarnos, o rescatar bancos, autopistas, eléctricas y todas esas cosas.

TERCER ARGUMENTO DE LOS POLÍTICOS EN LOS DEBATES.

Cuando se les pide que implementen políticas sociales para los mayores ya que es un colectivo muy desfavorecido, en transporte, dentistas, podólogos, vivienda, asistencia, dependencia y ayudas diversas te dicen:

Ya tienen la tarjeta rosa para el trasporte, y muchas ayudas en la mayoría de temas y servicios que nos proponéis.

Pero la realidad cuál es? La realidad es que para acceder a este tipo de ayudas se toma como referencia el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples, en adelante (IPREM), que está situado en los 537,84 euros por mes, 6.454,03 si es por 12 pagas o 7.519 si es por 14 pagas.

De tal manera, que si tenemos dos pensionistas con pensiones de 650 euros, o algo más, se les considerara ricos, y no podrán acceder a esas ayudas por sobrepasar dicho indicador, ya que la renta que se pide para tener derecho es la renta de la unidad familiar. Y esto sirve para la práctica totalidad de las ayudas.

En una palabra, tenemos unos 2,400.000 pensionistas, y cientos de miles de parados, que no solo se encuentran por debajo del umbral de la pobreza, sino que además han de pagar por unos servicios, que en la mayoría de los casos los Señores políticos no pagan.

Que pedimos desde COESPE: Estamos pidiendo que el indicador para la obtención de esos servicios, sea el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), situado actualmente en 900 euros y que dicho indicador suba a la par que lo haga el propio SMI.

Nos parece algo tan evidente, que no se habría de tener que pedir, pues si una persona como dice la Carta Social Europea, necesita un mínimo de 1.084 euros, es de justicia que todo lo que se encuentre por debajo, tenga la posibilidad de ayudas públicas.

¿QUE NOS ESPERA AHORA, DESPUÉS DE LAS ELECCIONES? LA MOCHILA AUSTRIACA.

Todas las noticias parecen indicar que después de la constitución del nuevo Gobierno, una vez más pintaran bastos para la clase social de este país, más aun, después de unos resultados electorales, que a dichas clases sociales les han sido del todo desfavorables, ya que han favorecido y mucho al PSOE, un partido que hace décadas que se ha desentendido de realizar políticas, que favorezcan a la ciudanía, para entregarse en brazos de la oligarquía financiera y del IBEX 35.

Parece ser, que no son (Fake News) noticias falsas, que Pedro Sánchez pocos días después de ganar las Elecciones Generales, entrego una propuesta al Consejo Europeo recogida en un documento con el título Programa de Estabilidad 2.019- 2.022, las líneas económicas del futuro gobierno. Y en paralelo también se envió otro documento denominado Programa Nacional de Reformas, esto es, las leyes y decretos que piensa aprobar el ejecutivo.

En dichos documentos se definen las líneas fundamentales y concreciones, sobre; relaciones laborales, recortes, previsión del déficit público, y como no, pensiones, de la que hablaremos en seguida.

Es la nueva hoja de ruta del nuevo gobierno, que sin duda se pondrá en marcha con la bendición de la Comisión Europea. Nuestros país, conviene no olvidarlo, perdió su soberanía cunado Zapatero y las derechas, estatales y nacionalistas, modificaron el Art. 135 de la CE para asegurar el pago de la deuda.

Simplificando, son tres los grandes bloques que se han propuesto a Bruselas: las grandes magnitudes económicas y el control del gasto, las pensiones y, especialmente los compromisos legislativos. El gobierno (no formado aun) se compromete entre otras cosas a mantener el SMI en torno a los 1.000 euros, se impondrá la mochila austriaca, y se simplificaran los contratos de trabajo dejándolos en tres modelos (acercándose con ello a la propuesta de Ciudadanos y su contrato único). Esta es la hoja de ruta que Pedro Sánchez ha enviado a la Comisión Europea. Evidentemente faltan concreciones en algunos casos, aunque hay propuestas que ya se han ejecutado.

¿A qué se ha comprometido Pedro Sánchez con Bruselas?

Pedro Sánchez pretende que hasta el 2.022 las pensiones crezcan de acuerdo con el IPC, ya que nuestra presión en la calle hobligo a incluir esta medida. Esta es según el nuevo ejecutivo la frontera; a partir de ahí la revalorización será solo del 0,25 %. Es decir se volvería a aplicar la reforma de Rajoy y su Índice de Revalorización, o más bien de pobreza. Recordar que dicha reforma no ha sido derogada.

¿QUE ES LA MOCHILA AUSTRIACA?

El otro gran tema que Pedro Sánchez ha propuesto a la Comisión Europea es la aplicación a partir de 2.020, y de forma progresiva, de la denominada “mochila austriaca”. Un plan de Pensiones Privado que se cobra de forma diferida, como decía María Dolores de Cospedal cuando hablaba del finiquito de Bárcenas.

La mochila austriaca tiene cuatro grandes objetivos. El primero reducir el costo de las pensiones futuras; una parte será cubierta por el Estado y otra por los planes de pensiones privados generados por la “mochila”. El segundo, reducir hasta hacer desaparecer las indemnizaciones por despido (como el despido ya es libre, además se consigue que también sea gratis). El tercero, refinanciar a la banca con 144.000 millones de euros, que es el monto actual de las pensiones públicas en nuestro país (se crean así las bases futuras, para la apropiación privada de los recursos producidos por las pensiones públicas). El cuarto sería conseguir que las empresas no tengan que hacer ningún tipo de aportación a la Seguridad Social (ya no sería necesario favorecerles con tarifas planas, ni otras medidas impopulares). La propuesta enviada a Bruselas ya dibuja el compromiso del PSOE con el Plan Europeo de Pensiones Individuales (PePP).

Breve Historia de la mochila austriaca.

Hemos de decir que no es ningún invento, ni siquiera es original. Es una copia, como su nombre indica del método adoptado en Austria. Hemos de hacer una salvedad: la economía española no se parece en nada a la del país centroeuropeo, ni en empleo (el paro en Austria es de un 4’8% pleno empleo – ; nosotros 16% de paro), ni en precariedad (ellos 9,2%; nosotros 30%, ni en riqueza (son el doble de ricos que nosotros, medido en PIB), ni en sueldos (su salario mínimo es el doble que el nuestro). La mochila fue instaurada en Austria en el año 2.003.

En que consiste esta mochila austriaca?

De forma simple; es una especie de plan de pensiones privado que acompaña al trabajador a lo largo de su vida laboral. Está asociada al contrato único que propone Ciudadanos. La empresa en vez de pagar el despido aporta un 1,53% mensual del salario bruto del trabajador a un fondo de capitalización. Este dinero se acumula independientemente del contrato que se tenga. El trabajador dispone de ese dinero en el momento en que es despedido (por lo que elimina la indemnización por despido), también si desea crear su propia empresa, o dejar el trabajo. Llegado el día sirve para complementar su pensión de jubilación; incluso se podrá heredar. En Austria se suprimieron inmediatamente las indemnizaciones por despido.

Pongamos un ejemplo: Según la propuesta del PSOE enviada a Bruselas por Pedro Sánchez, un trabajador que cobrara 1.000 euros/mes dedicaría 15,3 euros mensuales. (183,6 anuales) a dicha “mochila austriaca”; esa cantidad se acumularía y serviría para cubrir su despido. Evidentemente, la derecha y la patronal están que saltan de contentos. La CEOE se ha apresurado a explicar sus propuestas sobre el tema en un documento titulado “Estudiar la implantación del fondo de despido similar al modelo Austriaco”. Insistimos: en Austria la aplicación de este método implica que, para obtener la el equivalente a la indemnización por haber trabajado 25 años, ahora necesitan 37, es decir 12 años más. Todo ello dependiendo de la rentabilidad de los fondos de capitalización donde se haya invertido el dinero, sea como mínimo de un 6% anual; cosa más que improbable en la situación actual. Esto se pretende llevarlo a la Comisión del Pacto de Toledo, pacto que tienen intención de resucitar.

Esto es obvio que nos hace cuestionarnos varias interrogantes: ¿Se Implementará? ¿Quién pagará, trabajadores o empresarios? ¿Cuánto se pagaría? Como decimos, es una propuesta seria y que es más que probable veremos pronto hecha realidad. Es una propuesta que una vez dejado atrás la vorágine electoral, se apresta a desarrollar las propuestas de los sectores financieros. La participación, o no, de Unidas Podemos en los futuros gobiernos estatales o autonómicos, tendrá una importancia relevante, pero los resultados electorales fueron poco favorables.

En Austria es el patrono el que paga ese 1,53%. En nuestro país no está definido, la presión de los poderosos ha llevado a declaraciones de algunos ministros sobre la inconveniencia de aumentar la presión fiscal sobre las empresas, lo que nos deja solo un posible donante; el propio trabajador.

La segunda cuestión es aún más compleja. En Austria con un salario mínimo que ronda los 2.000 euros, el aporte a la mochila, la realiza el empleador y es de 1,53% del salario bruto. En España, teniendo en cuenta que nuestro SMI es la mitad o menos, para igualar esa cantidad “ahorrada” se habría de aportar entre el 3 y el 5% del salario.

Lo más preocupante de todo esto, es que la única cuestión que ha quedado bien definida, es quien se responsabiliza de la gestión: evidentemente las entidades privadas. Pero como hemos dicho muchas veces, la situación de la banca española y europea está en una situación muy crítica y se ha de hacer lo que sea para salvarla, y eso los ciudadanos españoles lo saben muy bien; hipotecas suelo, preferentes, timos por aquí y por allá… Recordemos que la “mochila austriaca” se constituirá como Planes de pensiones de capitalización privados. Las entidades financieras no se hacen responsables de la rentabilidad de esos fondos, por tanto: si la inversión da un resultado negativo y los fondos pierden, el Estado se hará cargo del 100% (si tiene dinero, claro) con lo que el riesgo para las entidades financieras es igual a 0. Si esto ocurre, los trabajadores pagaran dos veces. Una cuando se les retiene esa cantidad, y la segunda, vía impuestos porque, en caso de quiebra el Estado cubrirá ese “agujero” con los impuestos recaudados. De nuevo nos engañan, para que llenemos sus arcas a costa de nuestras pensiones futuras.

Consecuencias para el empleo.

Nos venderán que se mejora el contrato fijo que se propone, pero… ¿Qué más da si pueden despedir gratis, y en cualquier momento? En realidad lo que hace es facilitar mucho más el despido, al dejar de existir las indemnizaciones. Las empresas podrán despedir sin coste. Se ataca ferozmente la negociación de los convenios, la antigüedad o cualquier derecho conseguido hasta ese momento. En España tenemos tres millones de parados, un 30% de paro juvenil, todo un ejército de reserva lo suficientemente grande para cubrir la rotación laboral, que además crecerá en el futuro inmediato, con la implantación de la robótica a todos los niveles. Las empresas necesitan aún más flexibilidad y peores condiciones de contratación para asegurar su tasa de beneficios.

Consecuencias para las jubilaciones .

Cuando nuestros hijos lleguen a la edad de jubilación, podrán recuperar el capital acumulado en la mochila (si han tenido suerte de trabajar todos esos años), pero se pueden encontrar con tres desagradables sorpresas:

La primera. Suponiendo que el banco, caja o entidad que haya gestionado su dinero no haya quebrado (estamos hablando de muchos años), no recibirá todo lo aportado, el saldo final se verá reducido por los costes que aplique el banco en la gestión de esos fondos. Además, como la rentabilidad en bolsa es negativa (la mayoría de los planes de pensiones privados actualmente dan perdidas), nos encontraríamos, con que nuestra hucha en lugar de crecer, se ha reducido.

Segundo. En la actualidad las indemnizaciones por despido están exentas de tributación. La “mochila” en cambio es un fondo de capitalización, sobre el que se habrán de pagar impuestos en su momento. En la actualidad la retención de IRPF es la siguiente:

De 0 a 12.450€ se paga un 19%

De 12.451€ a 20.200 se paga un 24%

Y así sucesivamente.

Repetimos: Estamos frente a un Plan privado de pensiones. Esta propuesta vendrá a complementar otra de la UE aprobada con alevosía,
nocturnidad y premeditación, el denominado Plan pan-Europeo de pensiones individuales (PePP).

Un ejemplo:

Trabajador que cotizó 35 años, acumulo en su mochila: 11.245,5€

El banco cobra una comisión del 0,85% (renta fija) Rescata: 9524,94€

Si lo retira todo, el Estado le aplica el 19% de retención. Rescata: 7.715€

O bien diferirlo, una pensión dos años de 161€ al mes.

¿Perdemos o ganamos?

Ejemplos de la aplicación del modelo propuesto por el PSOE.

El nuevo método implica continuas pérdidas para los trabajadores respecto a la situación actual. En caso de contratos temporales, la perdida por la indemnización no cobrada sería del 45,9%, en caso de despido y suponiendo 35 años cotizados, las perdidas fluctuarían entre el 36,6% y el 81,9%.

Trabajador con contrato temporal (12 días/año)

En la actualidad: contrato indemnización 300€

De seis meses:

Con la mochila recibe 137,7€

Perdida a cargo del trabajador:………………………….45,9%

Causa del despido: indemnización.

Trabajador con Cont. Indefinido, 35 años cotizados, despido improcedente: 62.136,99€ Cont. Fomento de la contratación indef.

Despido obj. Improcedente. 35.506,85€

Despido por causas objetivas 17.753,42€
En todos los casos la mochila acumularía…….11.245,50€

El trabajador pierde del 36,66% al 81,90%

Que hace la denominada izquierda? Pero sobre todo, ¿Cómo es posible que aguantemos tanto?

Domiciano Sandoval

(Es Coordinador de la Marea Pensionista de Cataluña y coportavoz de la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones-COESPE)


Barcelona, junio de 2019

 

 

 

LAS IGLESIAS EVANGÉLICAS EN AMÉRICA LATINA La base religiosa del ascenso de las derechas y del fascismo.

 

 La religión es vista por la gente común como verdadera,

por los sabios como falsa, y por los gobernantes como útil.

Lucius Annaeus Seneca

 

RedUNE-IBEROAMERICA

http://www.redune.org.es

ALBERTO MARTINEZ LOPEZ

JUANTXO DOMINGUEZ

Introducción

 

En América Latina hasta hace poco el cristianismo se asociaba con el catolicismo. La Iglesia católica tuvo prácticamente el monopolio de la religión hasta la década de los ochenta. Al catolicismo sólo lo desafiaban el anticlericalismo y el ateísmo. Hasta ahora.

Hoy en día los evangélicos constituyen casi el 20% de la población en América latina, y en algunos países centroamericanos, están cerca de ser la mayoría. El tsunami evangélico que recorre toda América Latina, lejos de amainar gana cada día más adeptos a su causa y, a medida que se van celebrando elecciones generales, consigue un mayor número de diputados en los parlamentos. Estas sedes son las que busca este credo para moralizar la política, proteger la familia y los valores cristianos.

Los grupos evangélicos son un nuevo y potente actor en la vida pública latinoamericana y se han propagado en cada país logrando una gran influencia. Su poder crece día a día como contraataque a los movimientos feministas, a las minorías sexuales y a la identidad de género, con un discurso conservador, autoritario y retrógrado. El evangelismo explota políticamente su gran despliegue mediático, gracias a sus propias emisoras, canales de televisión y redes sociales, que deja en desventaja a los demás candidatos del sistema político, ayudadas de una gran capacidad económica ligado al aporte de sus feligreses y a sus turbios negocios de blanqueo de capitales. Por ello el evangelismo crece y alimenta a la ultraderecha impulsando su agenda conservadora, a través de candidatos propios o entregando su apoyo a quienes promuevan sus principios, definiendo el resultado de las elecciones y presionando en la toma de decisiones.

 

¿Cómo ha sido la expansión territorial de los grupos evangélicos?

 

La presencia evangélica en América Latina ya representa más del 20% en total. En México son más del 10%, en Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Argentina y Panamá son alrededor del 15%, en Brasil, Costa Rica y Puerto Rico se llega al 20% y en algunos países centroamericanos, como Guatemala, Honduras y Nicaragua, se supera el 40%.

 En Colombia el poder creciente del evangelismo se hizo particularmente patente a raíz del resultado negativo del plebiscito sobre los acuerdos de paz con las FARC en Colombia, celebrado en octubre de 2016, y más recientemente con motivo de las elecciones celebradas en México y Brasil, la segunda y la primera economías del subcontinente respectivamente.

En el Chile de Pinochet (1973-1990), los evangélicos habían depositado grandes esperanzas y confiaban en que ese país se convirtiera en el primero de mayoría evangélica en América Latina, pero el crecimiento de ese credo se ralentizó ante el avance de la increencia. Los evangélicos se aliaron en 2017 con dos candidatos de la derecha, Sebastián Piñera y JoséAntonio Kant, y el actual presidente Piñera se apoya en asesores evangélicos. No obstante, en Chile no han logrado influir ni en la toma de decisiones ni en las políticas públicas. Pero están creciendo poco a poco y hay que mirarlos con recelo.

En Guatemala, el movimiento evangélico llegó al poder en 1991 de la mano del presidente Jorge Serrano Elías, miembro de la Misión Cristiana Elim, mientras que en el Perú se vio potenciado con la primera elección de Fujimori, cuyo segundo vicepresidente, Carlos García y García (1990-92), era un pastor baptista que llegó a ser presidente del Concilio Nacional Evangélico del Perú (CONEP), la federación evangélica del país.En Centroamérica, la zona de América Latina donde hay mayor número de evangélicos, Guatemala tiene un presidente evangélico desde enero de 2016, el actor, escritor, productor y director, además de político, Jimmy Morales. Las nuevas iglesias

guatemaltecas reclutan a la población indígena y los lugares de este culto proliferan también en Honduras, El Salvador, e incluso en Cuba, a pesar de que allí hay también católicos que practican la santería, el culto afroamericano. En las elecciones de Costa Rica del 4 de febrero de 2018, el candidato evangélico, periodista y cantante, Fabricio Alvarado Muñoz, del conservador partido de Restauración Nacional, no salió finalmente elegido en la segunda vuelta de los comicios, pero sí fue el ganador en la primera, después de que se hiciera viral su discurso «con mis hijos no te metas», en contra del matrimonio igualitario, el aborto y la ideología de género.

En México, el conocido ex alcalde de Ciudad de México y líder izquierdista Andrés Manuel López Obrador, AMLO, como se le conoce popularmente en el país, logró un contundente triunfo electoral en las elecciones generales del pasado 1 de julio, las terceras a las que concurría este candidato, después de que su formación política, el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), llegara a un pacto de coalición con el Partido de Encuentro Social (PES), el primero de carácter confesional de la democracia mexicana y brazo político de las iglesias evangelistas del país. Se trata de una agrupación conservadora que se autodenomina «el Partido de la Familia» y que se muestra abiertamente contraria a la interrupción del embarazo y al matrimonio entre personas del mismo sexo, por lo que López Obrador evitó pronunciarse a este respecto durante toda la campaña.

Incluso en el caso de Venezuela, ya en su tiempo Hugo Chávez estableció estrechos vínculos con los evangélicos, ayudado por sus invocaciones a Cristo en sus discursos. Y Nicolás Maduro suele aparecer en actos rodeado de evangélicos, aunque pese a que hay evangélicos en todos los partidos, más allá de los acercamientos de Lula y Chávez, están más cerca de las derechas.

El caso más paradigmático de participación de evangélicos en la política se ha dado, no obstante, en Brasil, donde este movimiento tiene una presencia destacada a nivel local y recientemente ha ampliado su representación en el Congreso Nacional, a raíz de los buenos resultados obtenidos en las elecciones generales que se celebraron el pasado 7 de octubre. «Hasta ahora los evangélicos, si bien eran poderosos, sólo habían sacado músculo para vetar leyes. Ahora, gracias al control sobre el presidente y a sus 91 parlamentarios en el Congreso —antes eran 78 de los 513 los que sintonizaban con su credo—, podrán proponer también su legislación» .

En los últimos comicios locales, celebrados en 2016, el apoyo de la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD), la mayor congregación evangélica de Brasil, fundada por el hoy poderoso obispo Edir Macedo, fue clave para la elección de su sobrino Marcelo Crivella como alcalde de Rio de Janeiro, la segunda ciudad del país más poblada después de São Paulo. El nuevo edil diseñó un recorte de fondos para el carnaval, la marcha del orgullo gay y los cultos afrobrasileños como el Candomblé o la Umbanda.

Por lo que se refiere a las elecciones generales, el colectivo evangélico había apoyado en el pasado reciente al ex presidente Lula da Silva y su formación política, el Partido del Trabajo (PT), pero ya en 2016 su distanciamiento de los petistas se hizo evidente cuando la conocida «bancada de la Biblia» en el Congreso apoyó el impeachment contra la heredera de Lula en la presidencia, Dilma Russeff. En consecuencia, en las elecciones de 2018, los evangélicos solicitaron a sus seguidores el voto para el candidato de la derecha, el capitán en la reserva del Ejército de Brasil, Jair Bolsonaro, al que encuentran próximo a sus tesis, tanto políticas, a favor del orden y la seguridad y en contra de la corrupción, como religiosas. Aunque de tradición católica, «Bolsonaro se casó en

terceras nupcias, en 2013, con Michelle, miembro de la Iglesia Bautista Actitud, donde es intérprete de señas para sordos, en una ceremonia oficiada por el conocido pastor brasileño Silas Malafaia, líder del ministerio pentecostal “Victoria en Cristo”, vinculado a la Asamblea de Dios. Dos años después, Bolsonaro pidió ser bautizado por otro pastor pentecostal en aguas del Rio Jordán, en Israel» .

Los evangélicos brasileños tienen mucho dinero y crecen con más fuerza donde hay más pobres. Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE), cuentan con unos 42 millones de fieles y una feria de negocios, “ExpoCristo”, que ofrece desde la actuación de cantantes de gospel hasta biblias o camisetas con la palabra fe. Estos pastores han creado sus propias compañías constructoras para edificar sus megaiglesias, entre las que destaca especialmente el templo de la Iglesia Universal en São Paulo, una réplica del de Salomón según las descripciones bíblicas, que costó 320 millones de dólares» y tiene capacidad para albergar a 10 000 fieles. No es extraño, ya que estas iglesias predican un «evangelio de la prosperidad» que asegura, en consonancia con las tesis de Calvino en Ginebra, que la riqueza material es una señal manifiesta del favor divino. Según ellos, Dios da, pero para aumentar su benevolencia y recibir sus favores es necesario formar parte de la iglesia correcta, y entregarle al pastor el diezmo cada mes y rezar.

Al empezar, los pentecostales y evangélicos importantes tienen un templo, luego una radio, un canal de TV y una discográfica y cada actividad va alimentando una nueva, con lo que aumentan su notoriedad. El pastor Malafaia es dueño de una discográfica la Central Gospel Music, en un país en el que de los 20 álbumes más vendidos,  corresponden a cantantes religiosos, algunos de ellos católicos, pero en su mayoría evangélicos. Por lo que se refiere a la denominación neopentecostal, IUDR, «la Universal» como se la conoce coloquialmente, controlada como ya se ha indicado por el obispo Macedo, por ejemplo, es un imperio que tiene millones de seguidores y posee Rede Record, la segunda cadena de TV del país –la cual puso a disposición de Bolsonaro para su campaña–, regenta, además, dos editoriales, una agencia de turismo y una compañía de seguros y tiene capacidad de distribuir gratuitamente en la calle la Folha Universal, un semanario de calidad con una tirada de 1 800 000 ejemplares .

En los templos, los pastores ponen un micrófono en lugar de un crucifijo y desde allí apelan a la parte emocional de las personas, a las que ofrecen abrazos y consejos, y han desarrollado una industria. Alrededor de este credo existe todo un mercado que invita y motiva a través de la música y la moda en el vestir, como la que presenta la exitosa marca Joyaly, en la que hay reglas de decoro pero al mismo tiempo se aporta estilismo de inspiración en las colecciones europeas que adaptan a las exigencias de culto.

Las iglesias evangélicas tienen mayor o menor aceptación según el carisma y el trabajo de sus pastores, quienes visitan distintos sectores, del mismo modo que lo haría una empresa comercial; dada la amplia oferta con la que cuentan, la gente siempre termina encontrando una a su gusto. Así, existe una iglesia para hinchas del futbol, la «Iglesia de los Atletas de Cristo», otra destinada a los surfistas, el «Templo Bola de Nieve», y hasta una de heavy metal (Crash Church), y los seguidores de la Iglesia Universal tienen hasta una milicia denominada los «Gladiadores del Altar» cuyo lema es «hacer que el infierno tiemble». Hay quien dice que la composición del Congreso brasileño es fiel reflejo de la sociedad a la que representa, debido a los cambios que se han ido produciendo en la misma. Los partidos tradicionales se agotaron porque no han sabido aportar soluciones eficaces ni frenar la corrupción y la inseguridad ciudadana. La falta de liderazgo y la necesidad de certezas en un mundo cambiante produjeron el descontento social y político de algunos sectores a los que les cuesta aceptar los cambios en términos de moral social que propugna la ola de reformas progresistas, y los evangélicos se ofrecieron com herramienta para llenar ese vacío.

¿Cómo han adquirido tanto poder político los grupos evangélicos?

 Características del cristianismo evangélico

El evangelismo que nació y fue impulsado en Estados Unidos, pronto se independizó hasta cierto punto de la influencia norteamericana. Creció mucho en y pronto se adaptó a las mentalidades populares latinoamericanas, al vehicular las tradiciones chamánicas reformuladas con prácticas de curación por la fe o taumaturgas. Su rápido crecimiento se produjo en detrimento de la iglesia católica y se ha debido a la confluencia de diversos factores.

En primer lugar, los problemas económicos de América Latina en la segunda mitad del siglo XX, derivados del modelo de sustitución de importaciones, sumados a la globalización, aceleraron una urbanización desordenada de la población que afianzó la marginalidad y el desamparo de muchas familias, en un momento en el que la iglesia católica se encontraba politizada y sin recursos materiales y humanos para atender a las multitudes que empezaban a poblar las periferias urbanas, un vacío que fue hábilmente llenado por los pastores evangélicos. A ello hay que unir la influencia creciente de los medios masivos de comunicación, que han facilitado el acceso de los ciudadanos a nuevas ideas y creencias.

En segundo lugar, el éxito de esta doctrina exógena y su visible aceptación entre la población latinoamericana se debe al hecho de que las iglesias evangélicas han mostrado una mejor capacidad de adaptación que la iglesia católica, tanto en su mensaje como en sus ritos, y han consolidado una oferta religiosa más emotiva y participativa queque la católica, así como una alternativa para aquellos que no encontraban refugio en las creencias tradicionales. Estas comunidades nacen en respuesta a la miseria y a la precariedad de las masas urbanas, que se organizan en torno a un «pastor» con poca formación religiosa, «autoproclamado» y hábil en el manejo de los negocios religiosos.

Históricamente, los partidos de derecha en América Latina tendían a gravitar hacia la Iglesia católica y a desdeñar al protestantism, mientras que los evangélicos se mantenían al margen de la política. Ya no es así, y los partidos de derecha y los evangélicos están niendo fuerzas. Y una de las razones de que los políticos derechistas están abrazando el evangelismo es porque estos grupos están resolviendo la desventaja política más importante que los de derechas tienen en América Latina, a saber, su falta de arrastre entre los votantes que no pertenecen a las élites sociales. Los partidos de derechas obtenían su electorado principal entre las clases sociales altas y eso los hacía electoralmente débiles.

Los evangélicos están cambiando ese escenario, pues están consiguiendo votantes entre gente de todas las clases sociales, y principalmente entre los más desfavorecidos. Están logrando convertir a los partidos de derecha en partidos del pueblo.

Existen varios factores que explican la imparable ola del triunfo de los evangélicos y, por ende, de las derechas más totalitarias en América Latina.

Por un lado, los fieles que profesan los cultos evangélicos son fanáticos, acríticos y muy disciplinados. La voz de sus pastores es no sólo una referencia, sino que es seguida de forma ciega, incluso a la hora de votar. Con independencia del perfil de los candidatos, prima su filiación o la recomendación de los responsables evangélicos. Y el voto evangélico, un bien deseado por casi todos los candidatos, es un bien a conseguir.

 

La “Teología de la Prosperidad”.

Por otro lado, la “teología de la prosperidad” resulta muy atractiva para miles de personas. Bien lejos de cualquier idea de solidaridad, esa teología establece que “ser rico no sólo es bueno, sino que está en los planes divinos y es una meta a alcanzar”. Se establece una relación directa entre la comunión con el Dios evangélico y el bienestar material, y tiene como terreno fértil la mayor individualización e identificación con el consumo de los sectores populares. Y, al mismo tiempo, estas iglesias reconstruyen ·comunidades imaginadas” que pueden traducirse en solidaridades efectivas, eso sí, sólo para ellas y sus alíados políticos.

El cristianismo evangélico y el pentecostalismo se caracterizan por la devoción popular, el énfasis en los carismas, las prácticas de curación y el desarrollo de redes de ayuda mutua que educan, impulsan y cuidan a los fieles. En las comunidades evangélicas se tejen redes de solidaridad especialmente útiles en situaciones de crisis, las cuales son en cambio escasas en las parroquias católicas. Las iglesias evangélicas garantizan a sus creyentes una especie de protección y confianza fraternal frente a las tragedias de la violencia, la droga, el subempleo y el sida  .

Las comunidades pentecostales y evangélicas ofrecen a sus fieles milagros en salud y bienestar, especialmente curaciones y prosperidad económica. Estos milagros representan una esperanza mágica a problemas propios de las sociedades latinoamericanas, sociedades pobres y desiguales, donde el Estado no ofrece protección ni garantiza los servicios básicos a los sectores más vulnerables. Para los evangélicos «Dios es alguien que garantiza un empleo, cura una enfermedad, protege de la desgracia, proporciona seguridad, alguien que desarrolla una teología del éxito social denominada “teología de la prosperidad”»

Las iglesias evangélicas están llenas de personas que ven con frecuencia a los maestros del evangelio de la prosperidad por televisión, quienes les enseñan a considerar a Dios como una especie de forma de lograr el éxito personal y como un medio para alcanzar la prosperidad material. Este es un escenario común: el predicador, muy refinado, amigable y motivador, pide dinero para apoyar a su ministerio; a cambio, él promete la oración a favor de los donantes, así como una bendición financiera de parte de Dios. A continuación, los espectadores envían dinero porque aprecian la enseñanza positiva y porque les vendría bien un poco más de dinero para pagar sus cuentas. Sin embargo, cuando no se produce un aumento de ingresos, los consumidores del mensaje de la prosperidad, a menudo, se critican a sí mismos, porque piensan que la falla está en su propia falta de fe o, se decepcionan y se enfadan con Dios. Sin duda, este escenario se repite con frecuencia, puesto que un número significativo de cristianos se ven influidos por el evangelio de la prosperidad.

Según este nuevo evangelio, si los creyentes repiten confesiones positivas, enfocan sus pensamientos y generan suficiente fe, Dios hará descender bendiciones sobre sus vidas. Este nuevo evangelio afirma que Dios desea e incluso promete que los creyentes vivirán una vida saludable y económicamente próspera. Este es el mensaje central de lo que se conoce como el “evangelio de la prosperidad”. Esta filosofía promete no solo la buena salud con el pensamiento correcto, sino también la prosperidad económica y el éxito personal. Ya sea que el tema esté relacionado con la salud o las riquezas, el método es el mismo: controle los pensamientos y el éxito se materializará. Visualice y medite sobre las riquezas y, finalmente, la prosperidad vendrá.

 

El entendimiento con la Iglesia católica.

Otro factor determinante más allá de las alianzas con los partidos de derecha, es que los grupos evangélicos latinoamericanos han hecho una cierta “paz” con los sectores más conservadores de la Iglesia católica. Por lo menos en cuanto al tema de la sexualidad y la familia, los pastores y los sacerdotes han encontrado un terreno común. Y el más importante de estos terrenos, es la común oposición a lo que han definido como “ideología de género”. Este término es utilizado para oponerse a cualquier esfuerzo por promover la diversidad sexual y de género. Así, cuando los expertos argumentan que la diversidad sexual es real y la identidad de género es un constructor, el clero evangélico y católico dice que se trata de una ideología “marxista y feminista”. Utilizan este concepto de “ideología de género” porque, a su juicio, les da derecho a protegerse de la exposición de esas ideas. La supuesta ideología de género les permite encubrir su homofobia y su misoginia. Así, el nuevo lema cristiano: “Con mis hijos no te metas” es una de los resultados de esta colaboración entre evangélicos y católicos. En definitiva, uno de los factores de esta “tregua entre religiones” es que mientras los evangélicos acordaron adoptar la fuerte condena de la Iglesia católica al aborto y al feminismo, el catolicismo ha adoptado la condena de los evangélicos a la diversidad sexual.

Además, ante la decreciente influencia de la Iglesia católica en la política y en la sociedad, una alianza con los evangélicos parece el antídoto perfecto contra su declive. Aunque esa apuesta lleve a los católicos a pagar el precio de un mayor conservadurismo para reavivar el poder cristiano en Latinoamérica.

El evangelismo está transformando a los partidos y posiblemente a la Iglesia católica. En cuanto a los partidos, se concebían a sí mismos como el freno esencial de la región en contra del populismo, pero ahora se han dado cuenta de que unirse a los evangélicos genera emoción entre esos votantes, y la emoción equivale al poder.

 

La alineación con las derechas en el mundo.

Por último la cuestión evangelista tiene también consecuencias geopolíticas con el apoyo a los gobiernos más reaccionarios de la derecha, sobre todo con los Estados Unidos de Trump, el Israel de Netanyahu, la Hungría de Orban y la Italia de Salvini.  Los evangelistas desean fortalecer su alianza con todos esos poderes, y para ello cuentan con el total apoyo de EE UU, donde los evangélicos estadounidenses instruyen a sus contrapartes latinoamericanas sobre cómo coquetear con los partidos e ir alcanzando poco a poco el poder. Hay muy pocos grupos que tengan vínculos externos tan sólidos.

Conclusiones.

En definitiva, el movimiento evangélico tiene cada vez más fuerza y probablemente seguirá creciendo tanto en adeptos como en poder, sobre todo si continua en la región la ola de gobiernos de corte conservador que ya se da en Chile, Guatemala, Colombia, Costa Rica y que se dará en Brasil a partir del 1 de enero de 2019, los cuales propugnan tesis próximas a las que habitualmente defienden los pentecostales. Estos últimos se muestran, y en eso coinciden con la iglesia católica, contrarios al aborto, al movimiento LGTBI 20 y se oponen a que se impartan las enseñanzas de la ideología de género en las escuelas, por entender que ponen en peligro la esencia de la familia tradicional.  Resultan reveladoras las palabras del pastor Ronny Chaves en Costa Rica: “Estamos en guerra, estamos a la ofensiva. La Iglesia por mucho tiempo ha estado metida en una cueva esperando a ver qué hace el enemigo, pero hoy está a la ofensiva, entiendo que es tiempo de reconquistar el territorio, tiempo de tomar posición en los lugares del Gobierno, de la educación, de la economía.”

Por todo ello, el ascenso de los grupos evangélicos es inquietante porque están alimentando una nueva forma de populismo conservador. A los partidos reaccionarios les están dando votantes que no pertenecen a las élites, pero estos electores son muy intransigentes en asuntos relacionados con la sexualidad, la familia y las costumbres, lo que genera enfrentamiento social. Cualquier religión con spiraciones y ambiciones políticas se opone a los ideales y fundamentos de la democracia. Y en este sentido, los evangélicos suponen un riesgo para el desarrollo de una sociedad moderna y pluralista, porque forman parte de una avanzada contra los nuevos tiempos y procesos. Son enemigos intolerantes contra el feminismo, el matrimonio igualitario, el aborto, la identidad de género y los derechos de las minorías LGTBI, coartando libertades e imponiendo su visión retrógrada y conservadora. Y a esta amenaza se une su apuesta por una política autoritaria, su postura contra las conquistas sociales populares, y su culto al dinero y a la sociedad de los ricos.

Fuentes.

Diario digital “Brasil de Fato”

Instituto de Estudiso Estratégicos.- Maria Luisa Pastor Gómez

Instituto Brasileiro de Geografía y Estadística (IBGE)

Centro Estratégico Latinoamericano de  Geopolítica (CELAG)

 

*Se ha gestado un eje Trump/Netanyahu/Bolsonaro, uno de cuyos pegamentos teogeopolíticos principales es el ‘evangelismo sionista’, continuación de la misma Santa Alianza paleobíblica de los ‘cristianos sionistas’ asentados en el ‘cinturón bíblico’, bastión electoral del presidente Trump y su supremacismo blanco, aliado al supremacismo sionista…

NETANYAHU, GRAN ALIADO DE BOLSONARO Y LOS ‘EVANGELISTAS SIONISTAS’.

 

*José Saramago se refirió a este grupo en estos términos: “… es una cuadrilla que se dedica a la extorsión y al robo” (Jornal Do Brasil, 30 enero 1996)… La estrategia en todas partes, es siempre alquilar edificios y luego comprarlos (ex cines, ex fábricas, etc.). Alquilan estadios y los llenan tanto en Brasil como en Miami. Luego de su gran crecimiento en Brasil y Estados Unidos, se expandió hacia Canadá, México, América Central y el Caribe.

“Pare de Sufrir” siguen repitiendo en la secta: Iglesia Universal del Reino de Dios

 

*Documentación exclusiva a la que tuvo acceso REALPOLITIK muestra un tramado de ilícitos en el que aparecen vinculados varios miembros de la familia del intendente de Junín por Cambiemos y apoderados de la Iglesia Cristiana Bíblica. Todos se hicieron millonarios a través de negociados en torno a la obra pública y los emprendimientos inmobiliarios.

Presidente de Argentina Mauricio Macri y sus relaciones con la Iglesia Cristiana Biblica

 

Es muy habitual que las grandes organizaciones coercitivas o sectas creen subgrupos o movimientos con otros nombres y fachadas para engañar y captar gente desprevenida.En este caso “Pare de sufrir” tiene un grupo llamado “Fuerza Joven Universal” compuesto jóvenes desde  menores de edad entre los 15 años en adelante, hasta jóvenes adultos.

La organización utiliza intereses comunes para captar a los jóvenes, y los reúne no sólo para divertirse y encontrar un espacio donde pueden expresarse y capacitarse por medio de diversas actividades como canto, teatro, baile, entre otros programas de trabajo sino también un lugar donde los enfocan en su propio yo y al mismo tiempo los manipulan para que encuentren una pertenencia al puro estilo fascista con sus marcas claras.

FJU ( Fuerza Juvenil Universal) Secta Peligrosa

 

Los grupos evangélicos son un nuevo actor en la vida política latinoamericana y se han propagado sagazmente en cada país logrando una inédita influencia, ganando terreno al monopolio que había ostentado el catolicismo desde hace siglos. Su poder crece día a día como contracara al avance de los movimientos feministas, de las minorías sexuales e identidad de género, con un discurso conservador, autoritario y totalizador.

La crisis de de los partidos ha ayudado al incremento de las instituciones religiosas neopentecostales y a que estas puedan entrar fácilmente en el tejido social y actuar desde ahí como “salvadores” de la fe, la vida y la política.

El peligro de las iglesias evangélicas en la política latinoamericana

 

En los últimos días circula en las redes sociales vídeos y fotografías de una nueva iniciativa puesta en marcha por la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD) en Brasil, los “Gladiadores del Altar”.

Un “ejército” de jóvenes varones, desfilan a paso militar, formando delante de la plataforma donde un pastor les da su bendición. Uno de los líderes pregunta: “Gladiadores, ¿qué quieren?”, ante lo que responden gritando: “¡El altar, el altar, el altar!”.

Iglesia Pare de Sufrir prepara en Brasil “un ejército para matar ateos y gays” Afirma el diputado Jean Wyllys que el “fundamentalismo cristiano en Brasil amenaza las libertades individuales

 

Miguel Pastorino, profesor de filosofía y ciencias de la religión en la Universidad Católica, visitó Informativo Sarandí para analizar el impulso que las religiones evangélicas y neopentecostales están teniendo sobre la política y los gobiernos de la región.

“Entender este fenómeno obliga a salir del esquema izquierda-derecha, porque el mundo evangélico y neopentecostal busca poder, participación en decisiones políticas, pero ellos siguen al candidato que les va a dar un lugar o que apoya su agenda moral. No apuntan a la agenda ideológica política”, explicó.

Escucha la entrevista.

Religión y política, el avance del mundo evangélico y neopentecostal

 

Los movimientos revolucionarios en América Central eran una preocupación creciente para Washington, que no se podía permitir otro Óscar Romero. Es precisamente en América Central donde puede observarse un crecimiento inusitado del porcentaje de protestantes. En El Salvador se pasó de un 15% en 1996 a un 31% de evangélicos en 2013. Los casos de Honduras y Guatemala son aún más pronunciados: en ambos países el porcentaje supera hoy el 40%. Fuera de Centroamérica, encontramos que Brasil es el país con mayor número de evangélicos, aunque los protestantes no llegan al 30% —una cifra por encima de los 42 millones—.

La gran marcha de la Iglesia evangélica en América Latina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Opinión sobre la sostenibilidad de la Seguridad Social

El análisis y diagnóstico de la sostenibilidad de la Seguridad Social está entre las responsabilidades de la AIReF “En el caso de que, en aplicación de lo previsto en el artículo 11.5 de la L.O. 2/2012 se previese que las Administraciones de la Seguridad Social incurrieran en déficit estructural, la Autoridad Independiente de
Responsabilidad Fiscal podrá elaborar una Opinión, que se emitirá en el plazo de un mes desde que se constatase dicha circunstancia.”

Más allá de su obligación legal, la AIReF entiende que la situación de déficit estructural existente en la Seguridad Social genera incertidumbre con costes reales para la economía.

El continuo goteo de noticias referidas al déficit de la Seguridad Social implica:

• dudas sobre su sostenibilidad (“quiebra del sistema”)

• desvío del foco de atención de los problemas de largo plazo derivados del envejecimiento poblacional.

• distorsiones en la toma de decisiones de los agentes económicos Pensionistas: Niveles de ahorro y consumo no óptimos Cotizantes: Desafección que reduce los incentivos a cotizar y decisiones sobre el momento de la jubilación.

Es necesario reducir esta fuente de incertidumbre y centrarse en afrontar los riesgos de largo plazo

Las previsiones y propuestas de la AIReF deben entenderse como un input informado para la toma de decisiones en el marco del diálogo social y del Pacto de Toledo.

AQUÍ PUEDES VISUALIZAR EL DOCUMENTO DE:AUTORIDAD INDEPENDIENTE RESPONSABILIDAD FISCAL

Opinión sobre la sostenibilidad de la Seguridad Social

 

Las EPSV no son la solución. ¡Pensiones públicas suficientes!

Las reivindicaciones básicas del movimiento pensionista se pueden reducir en: ninguna pensión por debajo de los 1.080 €, la defensa de un sistema público de pensiones, actualización anual en base  al IPC de todas las pensiones y la retirada del factor de sostenibilidad.

El próximo 15 de enero se cumplirá un año desde que el movimiento pensionista ocupó por primera vez las calles. En aquel momento, pocos -por no decir nadie– sospechaban del recorrido de este movimiento y de su capacidad para poner sus reivindicaciones en la agenda política.

Estas reivindicaciones buscan acabar con la pobreza originada por los recortes que se han producido en la última década en el sistema de pensiones. A riesgo de ser tachados de simplista, las reivindicaciones básicas del movimiento pensionista se pueden reducir en: ninguna pensión por debajo de los 1.080 €; la defensa de un sistema público de pensiones; actualización anual en base  al IPC de todas las pensiones; y la retirada del factor de sostenibilidad.

Al gobierno Vasco siempre le han gustado las EPSV. Ante estas peticiones, el Gobierno Vasco, con el PNV a la cabeza, ha propuesto la universalización de los planes de pensiones privados como solución a la problemática de las pensiones. Otro dirigente del PNV, en este caso Unai Rementería, lanzó su posición favorable a extender las EPSV a través de que una parte de los salarios, concretamente un 6%, de las personas asalariadas se destine a complementar las pensiones públicas. Por último, el PNV ha llevado esta propuesta al Pacto de Toledo, ámbito donde ha tenido una buena acogida.

Sin embargo, esta actitud del PNV y del Gobierno Vasco no es nueva, ya que las EPSV fueron reguladas por primera vez en el año 1983. Desde entonces en la Comunidad Autónoma Vasca han acumulado 24.700 millones de euros (cifra que supone un 33,7% del PIB, al tiempo que en el Estado español esta cifra apenas llega a un 9,5% del PIB). A partir de entonces se ha implementado y extendido el modelo de las EPSV ligadas al empleo en grandes sectores como por ejemplo son Elkarkidetza (para el funcionariado municipal y foral), Itzarri (para el funcionariado del Gobierno Vasco) o Geroa (que comenzó para los y las trabajadoras a las que se les aplica el convenio del metal de Gipuzkoa y luego se extendió a muchos de los grandes convenios provinciales de Gipuzkoa).

A pesar de todos estos datos, 35 años después vemos que esta alternativa no ha resuelto el problema de la dignificación de las pensiones. A quienes exponen las EPSV como solución al problema se les olvida que este modelo favorece sobre todo a aquellas personas que tienen los salarios más altos. Basta observar el dato de que solo el 25% de las personas que declaran ingresos inferiores a 30.000€ abren una EPSV, frente al 63% entre quienes declaran ingresos superiores.

De igual manera, se les olvida que cerca del 60% de las EPSV corresponde al modelo individual, es decir, no vinculado al empleo. En la mayoría de los casos seducidos por las beneficiosas condiciones que ponen los bancos al realizar un préstamo hipotecario o por la ventajosa política fiscal con la que se incentivan. Con estos datos cabría preguntarse si esa cantidad sería igual sin la beneficiosa política fiscal que tienen las EPSV o si sería igual si los bancos y las cajas de ahorro no premiarán la constitución de EPSV al realizar una hipoteca.

No podemos olvidar que los bancos y las compañías aseguradoras son las máximas beneficiarias de estos productos financieros. Hay que señalar que sólo un 16% de este dinero se invierte en la CAV, el resto se destina al mercado financiero y especulativo sin ningún tipo  de control ético.

Hay otras alternativas. ESK siempre ha mantenido una posición contraria a la figura de las EPSV vinculadas al empleo. Nos opusimos en su día a Elkarkidetza, a Itzarri o a Geroa, ya entonces veíamos el lado perverso e insolidario de los planes de pensiones privados. Mientras algunos sindicatos corrían a estar en los consejos de administración, desde ESK se interpuso una demanda judicial reclamando las aportaciones a las EPSV como salario diferido, desgraciadamente los juzgados no nos dieron la razón. Hoy en día sería un buen momento para que el conjunto de las organizaciones sindicales hiciera una reflexión y saliera de esos consejos de administración, finalizando así una legitimación tacita de las EPSV.

Desde ESK pensamos que las pensiones complementarias privadas suponen un ataque al modelo de pensiones públicas ya que lo único que pretenden es crear una barrera de contención para seguir recortando el modelo público de pensiones. Igualmente, al no ser las EPSV universalizables, siempre van a primar a las capas más pudientes de la sociedad generando más desigualad y pobreza.

Es primordial el hecho de garantizar un sistema de pensiones público, universal y digno. Y ello está en manos de nuestros gobernantes. Es cuestión de voluntad política. De igual manera que en su momento realizaron políticas fiscales premiando la creación de EPSV (por tanto, a los sectores más favorecidos de la sociedad), pueden implementar políticas fiscales que permitan un mayor y mejor reparto de la riqueza, al tiempo que se pueden instaurar medidas presupuestarias que garanticen unas pensiones públicas dignas. Nunca ha habido tanta riqueza como ahora, el problema no viene de que no haya dinero, sino de su reparto.

De igual forma, hay que acabar con las medidas que favorecen unos menores ingresos en las cotizaciones a la Seguridad Social como son las bonificaciones empresariales o las tarifas planas, así como destopar las cotizaciones de los salarios más altos.

Otro ámbito donde es necesario actuar para garantizar un modelo público es el mundo laboral, ya que difícilmente se van a poder garantizar las pensiones futuras con las cotizaciones del actual modelo laboral. Es perentorio acabar con la actual precariedad y temporalidad que caracteriza las relaciones laborales y, robándoles la reivindicación al movimiento de   pensionistas, exigir un SMI de 1.200€ que conlleve unas cotizaciones suficientes para apuntalar el sistema público de pensiones.

Todo ello permitiría garantizar un sistema público y universal de pensiones dignas y no obligaría a recurrir a alternativas que priman a los sectores más favorecidos de la sociedad.

LA SOSTENIBILIDAD DE LA PENSIONES: ¿PROBLEMA DE MERCADO O PROBLEMA POLÍTICO?

En la actualidad la publicación de estadísticas, estudios y análisis sobre el envejecimiento de la población española y el imparable aumento efectivo, el previsible aumento de pensiones y los pocos ingresos que recibe el sistema, ayuda a que se genere una inquietud social imprecisa, donde se recomienda a las nuevas generaciones que deben complementar sus futuras pensiones con planes de pensiones privados para así poder generar una pensión digna.
Históricamente y hasta el 2011, las decisiones políticas siempre tuvieron el objetivo de consolidar el sistema a favor de los contribuyentes, la revalorización anual de las pensiones de acuerdo con el IPC previsto (1997), la creación de un fondo de reserva (2000) o el aumento de las pensiones mínimas (2004 – 2009). Pero a partir del 2011 las decisiones políticas se han orientado más al recorte de las pensiones como único elemento de ajuste financiero del sistema, debiendo ser cuestionable no solo por sus efectos sino también porque, independientemente de lo que hayamos cotizado, bajarán lo necesario para equilibrar el sistema sin reconocer ningún derecho adquirido por los años cotizados. Todas las reformas realizadas entre el 2011 y 2013 , supusieron y supondrán que trabajaremos más, cotizaremos más tiempo y cobraremos prestaciones por debajo de un mínimo de bienestar social.
Las reformas del sistema no pueden tener como objetivo el ir reduciendo paulatinamente las pensiones sin que la población apenas se dé cuenta.
Se sostenía hace tiempo que el modelo español de pensiones públicas incluye todas las características para continuar siendo sustentable, pero con la experiencia de todos estos años y los resultados obtenidos, no quita que pueda ser nuevamente reformulado para reforzar estas virtudes.
Reflexionemos sobre la necesidad de adaptar las prestaciones a la cambiante realidad social, realizar una distribución más justa y equitativa de los recursos públicos dedicados a la protección social.
En este trabajo nos basaremos más en las consecuencias que están sufriendo los contribuyentes del sistema que lo único que han hecho es contribuir mientras que las reformas llevadas a cabo solamente han sabido recortar de su lado y no buscar otras soluciones de financiación, soluciones que pueden pasar por las que iremos comentando.

 

INTRODUCCIÓN
El sistema de Seguridad Social es la esencia del Estado Social, según lo establecido en el artículo 1.1 de la Constitución “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico de libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”. Cuando además en su artículo 412 la Constitución establece, que los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social indica que es un «sistema técnicojurídico destinado a proteger a determinadas colectividades de personas frente a determinados riesgos o contingencias, que provocan en ellas situaciones de necesidad, sea por defectos de rentas o exceso de gastos». Clara intención por parte del legislador de continuara perviviendo el mecanismo de protección de Seguridad Social como tal, y recordando que «el origen de la Seguridad Social se encuentra en la voluntad del poder público de luchar contra las necesidades sociales».Dicho artículo consagra a la Seguridad social como una institución cuyo contenido, objeto, niveles y técnicas de financiación se dirigen a reconocer una protección universalista y asistencial.
Además, dicho artículo acompañado del art. 14 CE, dar gran relevancia al principio de igualdad, «los poderes públicos mantendrán un régimen público para todos los ciudadanos…, refleja una clara interpretación de cómo debe afectar ese principio fundamental en la Seguridad Social. Ya que después de enumerar una serie de causas discriminatorias termina extendiéndolas a cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Al igual que lo hacen con el principio de universalidad. Ya que no se trata tan sólo de que todas las personas sean igualmente aptas para disfrutar de los derechos, sino que se les garantice iguales posibilidades en el ejercicio de los mismos.
La Seguridad Social, tiene como objetivo proteger a los ciudadanos ante situaciones de necesidad, desarrolla una función «instrumental» del Estado Social, realizando la redistribución de las rentas entre las diversas capas de la sociedad. No trata de debilitación de las prestaciones suficientes, sino de atender y elevar aquellas que son insuficientes, y a veces incluso simbólicas.
Si a los artículos anteriores le sumamos el art.50 CE donde obliga a que…” los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica del ciudadano durante la tercera edad”
Queda muy claro la obligación de mantener un Sistema de Seguridad Social, gobierne quien gobierne”, para todos los ciudadanos y las ciudadanas, que garanticen la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante las situaciones sociales de necesidad”.
En definitiva, igualar, elevando la calidad y cantidad de las prestaciones, y no al contrario.

Mª Victoria Portas Mariño

Portavoz de la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones (CEDSPP), 

DOCUMENTO COMPLETO:

LA SOSTENIBILIDAD DE LA PENSIONES PROBLEMA DE MERCADO O PROBLEMA POLÍTICO

 

 

ONKOLOGIKOA PUBLIKOA-INFORME

Es una organización sanitaria que nace hace 80 años siguiendo el modelo francés de centros monográficos de diagnóstico y tratamiento de tumores sólidos, llegando incluso a tener su propia unidad de investigación básica. Este centro, en su anterior ubicación, dependió de la Asociación contra el Cáncer en sus inicios y atendió a pacientes provenientes del País Vasco, La Rioja, Castilla, León etc… A medida que estos territorios se van dotando de recursos oncológicos el centro pierde influencia y pacientes.

Cambio de Titularidad

En 1967 fue la Caja de Ahorros Provincial de Gipuzkoa quien se hizo cargo de su financiación y mantenimiento. El Instituto Oncológico tenía el mismo CIF y sus trabajadores eran empleados de la Caja primero y Kutxa después.

La crisis de 1984

En 1984 sufre otra crisis porque deja de ser el único y hegemónico centro de atención oncológica en Gipuzkoa, pues el hoy Hospital Donostia crea la unidad de oncología médica y potencia el funcionamiento del equipo de cobalto del que ya disponía pero que estaba infrautilizado. Se genera un conflicto en Gipuzkoa pues la población desea que siga funcionando este centro. Uno de los valores percibidos por la población es el buen trato que en él se daba a los pacientes oncológicos.
El Parlamento Vasco se posicionó en 1984 a favor del mantenimiento de este centro, con carácter complementario, como un Centro Concertado. Sin embargo, ni la Kutxa siguió invirtiendo, ni el Insalud primero y Osakidetza después garantizaban la remisión de enfermos. Así, en 1991, coincidiendo con que la franja de mayor riesgo (nacidos en la posguerra) en la pirámide de edad se estrecha de manera considerable, la situación de crisis es grave, la Kutxa no sabe qué hacer con el Centro, al nuevo director le plantea incluso la alternativa de gestión del cierre pues la ocupación del centro es baja y la afluencia de pacientes escasa. El valor de amortización era insignificante y de 1500 millones de presupuesto de gasto anual 500 millones eran déficit.
En estas fechas se implantó el primer Acelerador Lineal de Euskadi y comenzaron a afluir pacientes no solo del territorio vasco también de Burgos, territorio que decidió remitir toda la radioterapia al Instituto Oncológico. También en esta época se produce un hermanamiento con el centro de cáncer, la Fondation Bergonié, de Burdeos. Se modifica la organización funcional del Centro creándose siete unidades funcionales multidisciplinares (mama, próstata, digestivo etc..). El aumento de actividad, la minoración del déficit y la nueva organización funcional, generan la confianza de Kutxa, y vuelven las inversiones. Igualmente se logra que Osakidetza respete la libre elección de centro a todos los pacientes oncológicos gipuzkoanos, eliminando así las trabas de Inspección Médica.
Al inicio de este periodo se hace un Plan Estratégico en el que la Kutxa establece los límites de actuación del Instituto Oncológico, definiéndolo como un centro que atiende tumores, orientado a hacer aquello que por lo que fuera no pueda hacer la sanidad pública en el diagnóstico y tratamiento del cáncer, y que en ningún caso está para hacer la competencia a los otros centros privados de Gipuzkoa, pues estos son también clientes de la entidad financiera.

Las Unidades Funcionales permiten una orientación estratégica para el tratamiento de los distintos tumores. Así, la Unidad de Mama fortalece su posición con la participación en el Programa de Detección del Cáncer de Mama del Gobierno Vasco, realizando toda la detecciónvaloración de cribado y la zonificación para los tratamiento quirúrgico y quimio-radio. La Unidad de tumores de Próstata se convierte en el segundo centro del estado en el tratamiento de braquiterapia prostática con implantes de semillas. La Unidad de tumores cerebrales se convierte en referencia de Euskadi para el tratamiento de estos tumores con radiocirugía etc…
En resumen, como una crisis también puede ser una oportunidad si se sabe reaccionar, el centro así lo hizo, generó confianza a Kutxa, logró que esta entidad invirtiera, también logro acuerdos institucionales para sectorizar los flujos de pacientes y que se respetase la libre elección de centro a los pacientes con cáncer. Igualmente, a través de su participación en el Consejo Asesor del Cáncer de Euskadi se logró que se racionalizasen las inversiones y se respetasen las de elevado costo, no duplicando equipos.

INFORME ONKOLOGIKOA

EUZKADI S.A. El gen corrupto del PNV

 

 

Egoitz Askasibar entrevista al periodista investigador Ahoztar Zelaieta con motivo de la publicación de su nuevo libro “Euzkadi S.A. El gen corrupto del PNV”, en el que desentraña las tramas corruptas en las que está involucrado este partido.