*“EL GUETO INVISIBLE. UN RECORRIDO POR LOS ALBERGUES DE TRANSEÚNTES DE EUSKAL HERRIA”

gueto-portada

Es un libro-reportaje de investigación acerca de la relación entre los servicios sociales y los vagabundos y marginados sociales en los circuitos de la pobreza del País Vasco. Fue realizado entre 2003 y 2004 para la editorial Miatzen SARL (editora de la revista KALEGORRIA) y actualizado en 2010.
El autor vivió en los albergues de transeúntes y calles de Euskal Herria, compartiendo las experiencias de los vagabundos que pasan por tierra vasca sin dejar huella, pero quedando marcados por un sistema de protección social que protege a las autoridades, por una red de beneficencia que beneficia a los bolsillos privados.
El Gueto Invisible es el resultado de aquella experiencia periodística y personal. Su publicación, prevista para coincidir con la feria del libro de Durango en 2004, se vio abortada por la quiebra de la editorial Miatzen SARL ese mismo año.
El texto final, que aquí se publica, es una investigación amena que sigue ofreciendo interés porque revela los intereses ocultos tras el discurso oficial y el trabajo caritativo.

ISBN 978-1-4457-3679-2
Copyright: Licencia copyright estándar
Publicado: abril 1, 2010
Idioma: Español
Páginas 209

El Gueto Invisible se puede adquirir en papel en Lulu ediciones y en Amazon.

Existe una reseña crítica del libro, publicada en diciembre de 2011 por la revista de trabajo social “Portularia”.reseña-1

AQUÍ PUEDES DESCARGAR EL LIBRO:

gueto-invisible

fotodemusAndrés Garrido es un comunicador social que colabora en varios medios alternativos. En 2001 empezó a escribir para la revista vasca de investigación y denuncia social KALEGORRIA, como redactor y coordinador de las áreas de Cárceles, Marginación Social e Inmigración.

Cursó estudios de Filosofía en la Universidad de Oviedo y se graduó en periodismo por la London Metropolitan University.

Ha vivido y trabajado en Argentina, Reino Unido y diversas partes del Reino de España, ejerciendo los más variopintos oficios para sobrevivir, desde pintor de brocha gorda a conductor de autobuses, pasando por mecánico aprendiz, camarero, pegador de carteles publicitarios, acomodador de teatro y un largo y mal remunerado etcétera.

Entre Agosto de 2011 y Junio de 2012 recorrió la República Bolivariana de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Paraguay y Argentina, haciendo una investigación acerca de los medios de comunicación comunitarios. Participó en las jornadas internacionales “Medios, poder y ciudadanía en Sudamérica”, organizadas por FLACSO (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales) en Quito, aportando un ensayo titulado “Medios alternativos y comunitarios: ¿La transformación social imposible?

*ZEZENKETEN INGURUKO HERRI-GALDEKETAREN ALDEKO MANIFESTUA /MANIFIESTO POR LA CONSULTA CIUDADANA SOBRE LAS CORRIDAS DE TOROS EN DONOSTIA-SAN SEBASTIÁN

Logo-DAO-OK-300x300Animaliak Babesteko urriaren 29ko 6/1993 Legeak, arrazoien azalpenean aipatzen ditu, besteak beste, gizarte eta kulturaren garapen handiagoa, izaki bizidunekiko errespetua eta gizarte aurreratuetan berezkoak diren portaera humanitarioagoak. Legeak debekatzen du, nola ez, “animaliei tratu txarra ematea edo arrazoirik gabeko oinaze edo min eta larritasuna sor diezaiekeen edozer gauza egitea.”

Zezenak, ordea, lege honetatik salbuetsita daude, eta horrek zezenketetan animali hauen erabilpena nahiz tratu txarrak ematea ahalbidetzen du, ikuskizun publiko krudel eta basati hauetan  hil arte sufritzen dutelarik.

Zezenketak basakeria hutsa dira, donostiar gehienak lotsarazten gaituena. Are gehiago, hilabete batzuk barru, Donostia Europako Kultur Hiriburu izendatuko dutenean. Gure hiriaren eta gure hiritarron irudi ona ikuskizun anker hauekin zikintzea ezin dugu onartu. Errespetua sustatu eta animalien sufrimendua gaitzetsiko duen kultur eredua bultzatu nahi dugu.

Bestalde, hainbat tokitan zezenketen jarraipena eztabaidan den garai honetan (diru-laguntza publikoak kenduz, zezenketen aurkako adierazpenekin, plazak hustutzearekin, herri galdeketekin eta abar) etsigarria da gure hirian hauek berriz jartzea erabaki dela ikustea, gizartearen inolako eskaerarik egon ez denean.

Berez, zezenketak defizitarioak dira, eta ez dugu nahi ikuskizun lotsagarri hauek udalak diru publikoarekin finantzatzen jarraitzea. Zezen plaza kirol eta kultur ekitaldietarako erabiltzea nahi dugu.

Donostian herritarren parte hartzerako tresna garrantzitsua dugu: “hiritar kontsulten erreglamendua”. Araudi honen bidez donostiarrei galdetu nahi diegu, legezko berme guztiekin, udal instalazioetan zezenketak egitea nahi duten ala ez. Bestalde, udalak borondate demokratiko hori onar dezala ere nahi dugu. Kudeaketa publikoan libreki parte hartu ahal izango dugu herritarrok, herrialde aurreratuenetan ohikoa den demokrazia zuzena eginez.

Herri-galdeketa hau egin ahal izateko legeak 8.000 sinadura baino gehiago biltzea eskatzen digu. Horregatik, Donostian erroldatuta dauden 16 urtetik gorako bizilagun guztiei ekimen hau babestea eskatzen diegu.

Orain ez bada, noiz? Eta zuk ez bada, nork egingo du?

Eskerrik asko.

Logo-DAO-OK-300x300

La Ley 6/1993, de 29 de octubre, de Protección de los Animales, menciona en su exposición de motivos, el mayor grado de desarrollo social y cultural de la sociedad, el respeto hacia los seres vivos y los comportamientos más humanitarios y propios de una sociedad moderna y avanzada. Como no podía ser de otra manera, la ley prohíbe “maltratar a los animales o someterlos a cualquier práctica que les pueda producir sufrimientos o daños y angustia injustificados.”

Esta misma ley, sin embargo, excluye a los toros, permitiendo su uso y maltrato en espectáculos públicos brutales y crueles,  donde se produce sufrimiento y angustia hasta la muerte a estos animales.

Las corridas de toros son una barbaridad que nos avergüenza a la mayoría de los y las donostiarras. Más aún, si cabe, cuando nuestra ciudad se va a convertir en unos meses en la Capital Europea de la Cultura. No podemos permitir que espectáculos crueles empañen y ensucien la imagen de nuestro municipio y de sus habitantes. Queremos impulsar un modelo cultural que rechace el sufrimiento animal y fomente el respeto.

Asimismo, es decepcionante cómo en un contexto global de cuestionamiento de las corridas de toros, retirada de subvenciones públicas, declaraciones antitaurinas, plazas vacías, celebración de consultas etc, en nuestra ciudad se decida, sin ninguna demanda social, la restauración de las mismas.

Las corridas de toros por sí mismas son deficitarias, y no queremos, que el ayuntamiento siga financiando con dinero público estos espectáculos aberrantes. Queremos que se use dicha plaza para fines deportivos y culturales.

En Donostia-San Sebastián nos hemos dotado de una herramienta democrática muy importante de participación ciudadana: el reglamento municipal de consultas ciudadanas. A través de este reglamento queremos consultar, con plenas garantías legales, a la ciudadanía donostiarra si quiere o no que se celebren corridas de toros en instalaciones municipales y que el ayuntamiento asuma esa voluntad democrática. Será un ejercicio de libre participación ciudadana en la gestión pública y también un ejercicio de democracia directa propio de las sociedades más avanzadas.

Para la realización de dicha consulta ciudadana, la ley nos exige recoger más de 8.000 firmas. Por todo ello, invitamos a nuestros vecinos y vecinas mayores de 16 años con empadronamiento en Donostia- San Sebastián, a que apoyen esta iniciativa.

¿Si no es ahora, cuándo? y ¿si no eres tú, quién?

Mila esker!!!

PLATAFORMA DONOSTIA ANTITAURINA ORAIN

Batu Zaitez/Únete

http://donostiaantitaurinaorain.org/batuunete

donostiaantitaurinaorain@gmail.com

*BEHARREZKOA EZ DELAKO ¡METROARI EZ! 12.12.12

cartel

Metroaren gaia hirian eta auzoetan zabal eztabaidatzeko beharra ikusten du Metroa gelditzeko Donostiako bizilagun eta elkarteen batzarrak. Bada, horretarako, hainbat bilera informatibo egin dituzte azken hilabeteotan. Horren harira, abenduaren 12an manifestaziora joateko deia zabaldu dute, udaletxearen aurrean. ‘Beharrezkoa ez delako, Metroari ez!’ lelopean irtengo dira kalera, 12:00etan, Easo plazatik abiatuta.

 

MATERIALES PARA DESCARGAR:

https://satorralaia.wordpress.com/category/material-de-descarga/

 

1.-Este proyecto fue anteriormente paralizado y calificado como “faraónico” por la consejera del Gobierno Vasco Ana Oregi a comienzos de la legislatura en 2013; pero hoy en día vuelve a ser impulsado imponiendo una tramitación opaca que limita poderosamente la participación pública, lo cual despierta indignación por la forma de actuar de los políticos. Esta persona entiende en cambio que éste debe ser un tema ampliamente debatido en la ciudad y en los barrios, a la vez que defiende la existencia de alternativas de transporte público mucho más lógicas y con un menor coste económico. Por ello, también emplaza al Gobierno Vasco para que suprima el proyecto de la pasante del Metro del PTP y paralice la tramitación de dicho proyecto con el fin de promover el debate y la participación en las decisiones.

2. El sentir de la población es bien claro al respecto: es innecesario construir un Metro en Donostia. En lugar de actuar con sentido común, se ha optado por construir un Metro subterráneo que no está justificado frente a otras posibles alternativas de transporte público ni por la dimensión urbana, ni por el volumen de población, ni por la demanda socialmente necesaria en una ciudad que tiene un buen servicio de autobuses, permite excelentes movimientos peatonales o en bicileta, además de contar con una buena línea comarcal de trenes de cercanías como el Topo.

3. Todas las consultas realizadas llevan a una misma opinión: la pasante del Metro conllevaría una bajada generalizada, en mayor o menor medida, de líneas de autobús ahora consolidadas, lo que afectaría a su frecuencia y servicio. En particular, Dbus calcula en el informe titulado “Impacto del Metro de Donostialdea en Dbus” que de llevarse a cabo este proyecto perdería cerca de 6 millones de viajeros anuales (un 20% de los viajeros). Nos encontramos por tanto ante una apuesta equivocada porque la pasante del Metro no busca la complementariedad entre los diferentes sistemas de transporte público, sino que se plantea como una alternativa de sustitución que captaría viajeros principalmente a costa de los usuarios de los servicios de autobús (especialmente Dbus y Lurraldebus, que perdería otros 5’7 millones de viajeros), y muy poco a costa de usuarios del vehículo privado. Esto afectaría a todos los usuarios del transporte público, a lo cual hay que añadir que la pasante del Metro dejaría fuera los desplazamientos a zonas importantes (casos de Gros, Boulevard, Igara, Zuatsu…), a la vez que disminuiría la accesibilidad a muchos puntos intermedios servidos por las líneas de autobús afectadas.

4. Aunque el presupuesto oficialmente previsto de la pasante del Metro es de 173 millones de euros, se puede estimar que alcanzaría un coste real más cercano a los 250 millones debido a los elevados costes de construcción y a los sobrecostes e imprevistos que se producirían en una obra de semejante complejidad técnica. El coste de cada metro del tramo Lugaritz-La Concha-Easo (4’1 kilómetros) podría rondar los 60.000 euros. El Metro de Donostialdea tendría además en su conjunto una explotación comercial deficitaria y requeriría de una financiación pública permanente estimada en cerca de 30 millones de euros anuales durante su funcionamiento (según el citado informe de Dbus). Esto demuestra que nos encontramos ante un proyecto insensato que supone malgastar los recursos públicos en detrimento de actuaciones realmente necesarias y con un mayor beneficio para la sociedad. El único “progreso” que se observaría con claridad estaría en las cuentas de resultados de empresas como las del hormigón. “Falta un análisis riguroso de usuarios para la implantación de un Metro en Donostia; no solo informes de amigos”, manifiesta el exdirector de Dbus, Gerardo Lertxundi.

5. La construcción del Metro en Donostia conlleva riesgos considerables para las edificaciones cimentadas sobre los arenales y los suelos fluvio-mareales que se extienden desde el Centro hasta Amara. El “Estudio Informativo” del tramo Lugaritz-La Concha-Easo aporta un listado de hasta 311 edificios que podrían verse afectados por su proximidad al trazado y la obra llega incluso a afectar la costa, ya que el Metro se adentra en un tramo de 300 metros bajo la playa de La Concha. Parece demencial no tener presentes las condiciones físicas desfavorables que presenta la ciudad ante la disposición de una infraestructura tan exigente y la gran magnitud de la obra (con la excavación de cientos de miles de metros cúbicos de roca, a más de treinta metros de profundidad…). También serían importantes las múltiples afecciones (cierre de aceras y carriles de circulación, afecciones al tráfico y a la accesibilidad peatonal a viviendas, comercios, etc.) que durante las obras se producirían en el ámbito urbano.

6. Construir un Metro por el centro de Donostia no responde a una demanda real de transporte (el centro ya está muy bien conectado con transporte público), ni concuerda con una propuesta equilibrada de planificación urbana: antes bien, la pasante del Metro refuerza una concepción centralizadora de la ciudad que gravita en torno al Centro/La Concha, para servir según el Estudio Informativo de “soporte de los intensos desarrollos comerciales” del “corazón turístico” de la ciudad. En este sentido, con la estación de Metro planeada en Centro/La Concha se refuerza un modelo que incentiva la mercantilización total del espacio urbano y que acapara inversiones, equipamientos y servicios hacia el Centro, lo cual incrementa los problemas de congestión en esta zona además de favorecer procesos especulativos con graves perjuicios para la colectividad. Se observa igualmente que los promotores del Metro sostienen sin mucho fundamento que la estación central del Topo en Amara Zaharra debe ser eliminada porque es un “fondo de saco”, cuando según trabajadores de EuskoTren las instalaciones actuales de Easo no permiten considerar problemas de saturación, a lo que cabe añadir que esta estación constituye un acceso magnífico para llegar andando al centro urbano, ejerciendo precisamente un efecto descentralizador y saludable en el equilibrio espacial de la ciudad.

7. La modernización de EuskoTren ha quedado durante los últimos años fuertemente condicionada a raíz del lanzamiento del proyecto de la pasante del Metro en 2009, de manera que el tren de cercanías que la población siempre ha denominado el “Topo” fue incluso rebautizado con un claro objetivo propagandístico como “Metro de Donostialdea”. Es más, el impulso del proyecto de la pasante del Metro presentado en aquel año ha supuesto variar sustancialmente los planes de modernización de EuskoTren, concebida inicialmente como un razonable plan de desdoblamiento de la red ferroviaria existente, para introducir según el Gobierno Vasco “un nuevo diseño que modifica la concepción del transporte ferroviario en el área de Donostialdea, estableciendo un servicio tipo Metro entre Zumaia y Hendaia” (Resolución del 27 de diciembre de 2010 del Viceconsejero de Transportes relativa al Estudio Informativo del tramo Lugaritz-Anoeta del Metro de Donostialdea, publicada en el BOPV del 2-2-2011). De ahí que, bajo los condicionamientos que impone este nuevo concepto, que cabe igualmente cuestionar en la medida en que denota una brutal tendencia metropolizadora, los planes de modernización de la red de EuskoTren han adquirido a lo largo de los últimos años en Donostialdea un carácter cada vez más duro y alejado de criterios de minimización de costes e impactos, con la construcción de infraestructuras y nuevos trazados preferentemente subterráneos proyectados en todas las localidades afectadas desde Zarautz hasta Hondarribia. De manera que hoy en día, la mejora del Topo está supeditada al proyecto de la pasante del Metro de Donostialdea; al tiempo que, como contrapartida a las enormes inversiones que se concentran en Donostialdea, se ha abandonado la mejora contínua de la línea de EuskoTren con actuaciones más modestas y distributivas que debían realizarse en toda Gipuzkoa.

8. Existen estrategias alternativas más flexibles y de menor coste económico, basadas en primer lugar en el aprovechamiento y en la mejora de toda la red del transporte público existente. La propuesta que se presenta a continuación resume las bases de un proyecto planteado por el arquitecto Ander Gortazar en el estudio titulado “Estudio crítico de la pasante del Metro de Donostialdea y estrategia alternativa” (trabajo presentado públicamente en una conferencia celebrada el pasado 14 de septiembre en el centro Koldo Mitxelena) y supone buscar fundamentalmente la eficaz complementariedad entre el Topo y las principales líneas urbanas de autobús, creando puntos de transbordo entre ambos sistemas para mejorar la accesibilidad total de la red de transporte público. A grandes rasgos, el modelo alternativo se basaría en el establecimiento de una línea central de autobús de alta capacidad –con muy buena frecuencia, resultado de la unión de las líneas centro-oeste (5) y centro-este (13) de Dbus, dos de las líneas urbanas más utilizadas–, sumada a la línea actual del Topo y a la creación de puntos de transbordo entre ambas líneas de transporte público. Conviene señalar que el intercambio entre una línea y otra debe ser libre, rápido y no conllevar un coste extra para el usuario (integración tarifaria o billete único). De esta forma, sin necesidad de grandes inversiones en la construcción de infraestructuras, esta estrategia basada en facilitar el transbordo (tren-bus) conseguiría aumentar el uso de las líneas de autobús y de EuskoTren, incrementar el número total de trayectos realizables en transporte público y captar viajeros que actualmente utilizan el coche para sus desplazamientos. En cuanto a los puntos de transbordo, se situarían en la unión del Topo con la línea central de autobús este-oeste (en Herrera y Lugaritz) y también en la unión con la importante línea de autobús norte-sur (en Easo, Anoeta y en menor medida Riberas). De manera que para desplazarse, por ejemplo, desde la periferia este (la más poblada) a la zona oeste de la ciudad (donde actualmente se localiza una gran cantidad de empleo en Ibaeta, Universidades, Igara, Miramon y Zuatsu), el punto de transbordo entre Topo y bus de Lugaritz posibilitaría acceder a esas zonas del Antiguo y de Ibaeta en autobuses con buenas frecuencias; de la misma forma, el punto de transbordo de Herrera cubriría la zona que va de Altza hasta Gros; los de Anoeta y Riberas al valle del Urumea, y el punto de la estación de Easo al Centro y Parte Vieja. Resumidamente, esta es la estrategia alternativa planteada por el arquitecto Ander Gortazar, siendo una propuesta de transporte no agresiva, de mucho menor coste económico y a la vez mucho más lógica y efectiva que el proyecto de la pasante del Metro de Donostialdea.

9. Por estas y otras muchas razones, la persona abajo firmante solicita la supresión de la propuesta de la pasante del Metro en el PTP de Donostialdea-Bajo Bidasoa, al tiempo que reclama al Departamento de Medio Ambiente Planificación Territorial la paralización de dicho proyecto de infraestructura para abrir un proceso participativo de debate y decisión sobre el modelo de ciudad y la mejor solución de transporte público para Donostialdea.

 

 

CANDIDATURA VERDE (EQUO) EN LAS LISTAS DE PODEMOS EUSKADI

Lopez-Uralde-Martinez-Asamblesa-Equo_EDIIMA20141104_0743_13

UNA VISIÓN DESDE LA ECOLOGÍA POLÍTICA.

JUANTXO LÓPEZ DE URALDE(Candidato por Alava- PODEMOS Euskadi )Juan_López_de_Uralde

Meses antes del 15M ya estábamos pensando en la necesidad de cambio, en la necesidad de dar un volantazo que cambiara el rumbo y nos sacara de la profunda crisis política en la que había caído el sistema del 78. Cuando presentamos el proyecto EQUO aquel 24 de septiembre de 2010 no imaginábamos que meses más tarde nuestras sospechas se verían confirmadas.

Sin embargo, a pesar de aquella ola de cambio y esperanza que fue la movilización ciudadana del 15M, cuando llegaron las elecciones generales del 20N de 2011 nada cambió, el bipartidismo arrasó y el PP se impuso con una agobiante mayoría absoluta.

Cuatro años más tarde, las condiciones políticas han cambiado de forma abismal y la cuestión se plantea en un contexto radicalmente distinto, donde los aires de cambio son una realidad, y en la que los resultados de las elecciones municipales celebradas el mes de mayo nos muestran el camino.

Pero ¿hacia dónde lleva este camino? Desde mi punto de vista son necesarios tres ejes de cambio: político, económico y ecológico.

El cambio no puede ser solo un parche a las debilidades o las disfunciones del actual sistema político. Hay que reiniciar la democracia, hay que conseguir una democracia más participativa, más transparente, una democracia en la que, más allá de votar cada cuatro años, se permita a la ciudadanía ser un actor principal en la toma de decisiones.

Reiniciar la democracia significa, desde mi punto de vista, que la ciudadanía recupere la política y el trabajo en las instituciones como herramienta de transformación. Sin embargo el cambio no puede ser completo si no se cuestiona el modelo económico actual.

No es únicamente una cuestión de reparar el modelo que nos ha llevado a la crisis, sino de cambiar el modelo de crecimiento en el que estamos instalados; un modelo basado en el crecimiento continuado sobre una base física que es finita. Cierto es que es necesario una reactivación económica para crear empleo, pero siempre orientada hacia un nuevo modelo productivo ambientalmente sostenible.

No habrá empleo si no hay actividad que lo sustente. Sin nueva actividad y empleo no será posible hacer frente a la deuda, ni reducir el déficit y avanzar hacia la consolidación fiscal, sino que por el contrario aumentará el desempleo, el déficit y la deuda y crecerán las desigualdades y la exclusión social. El cambio pasa por la deconstrucción del capitalismo y la construcción de un modelo sostenible y socialmente justo.

Mucho se ha hablado de las alianzas, las confluencias, las coaliciones, la unidad popular… pero lo cierto es que a menos de un mes para las elecciones esa confluencia amplia que mucha gente reclamaba y por la que tanto hemos trabajado no ha podido ser completa.

Está claro que un sistema electoral injusto va a castigar que finalmente no saliera adelante, pero también es cierto que el momento del cambio ha llegado y los resultados electorales van a dibujar un Parlamento más abierto que nunca, en el que los partidos viejos van a ver mermado su poder.

En este nuevo escenario que imaginamos post 20D los pactos serán clave para que el cambio pueda llegar. La duda no es tanto si seremos capaces de entendernos los diferentes partidos políticos, como si habrá una mayoría de cambio.

Esas incógnitas las despejaremos a partir del 21 de diciembre. Sólo entonces sabremos si hay una voluntad de entendimiento para no volver a repetir las políticas del austericidio, de los recortes sociales y del desmantelamiento ambiental que hemos soportado hasta ahora de la mano de una mayoría absoluta, que pese a ser legal, dista mucho de ser democrática.

A pesar de eso, no podemos olvidar la otra mitad de la ecuación, igual que hablamos de los partidos políticos como actores de cambio, también tenemos a la ciudadanía. Sin duda cualquier cambio ha de contar con el consenso de la ciudadanía, con su participación. Es la hora de poner a las personas en el centro de la política, de la democracia. De otra manera cualquier cambio que no cuente con ese consenso, solo será un cambio efímero que desaparecerá con las próximas elecciones generales.

El cambio no es sólo necesario, sino que es posible. Ni la presión de los lobbies económicos, ni políticos podrán frenarlo si la ciudadanía es capaz de desbordar a la vieja política.

20151119_14060313_0008092380_002_001_______ENJAKE

http://www.eitb.eus/es/get/multimedia/screen/id/3638638/tipo/videos/

EL CAMBIO SERÁ FEMINISTA,O NO SERÁ.

No puedo estar más de acuerdo con los elementos que las ponencias anteriores han enumerado como parte imprescindible del cambio del sistema político y del sistema económico y social. Y sin embargo, si consiguiéramos construir un cambio con todos esos elementos, sin tener en cuenta el feminismo ciertas cosas no cambiarían nada para la mitad de la población.

Las mujeres seguiríamos estando infrarrepresentadas en política, siendo más pobres y cobrando menos que los hombres, sufriendo todo tipo de violencias por el hecho de ser mujeres y por supuesto, seguiríamos ocupándonos mayoritariamente de los trabajos de cuidados y reproductivos.

Y es que no hay más vieja política que la hecha exclusivamente por hombres. Podremos construir un sistema político más democrático, más abierto a la ciudadanía, más transparente y participativo; pero si las mujeres no participan en igualdad, ni tienen puestos de responsabilidad y liderazgo, no será tan democrático como nos gustaría ni asegurará la igualdad de oportunidades de la manera a la que aspiramos.

El cambio que llegó en las municipales lo hizo liderado por las mujeres (Ada Colau, Manuela Carmena, Mónica Oltra), y lo hizo además con unos principios y mecanismos de participación (entre otros la paridad y las listas cremallera) que favorecieron el protagonismo de las mujeres en este proceso de construcción de alternativas políticas y ciudadanas a nivel local.

Seis meses después no hay ni una sola mujer candidata a la presidencia del gobierno y las mujeres encabezan 1 de cada 3 listas. Esto supone que en un escenario de reparto de escaños entre más partidos, entrarán más números 1 (mayoritariamente hombres). Podría darse entonces la circunstancia de que tengamos un parlamento de los más masculinizados, a pesar de la ley de paridad (que obliga a un mínimo de 40% de mujeres en las listas en tramos de 5) .

Porcentaje de participación

Mientras el porcentaje de participación de la mujer no se aproxime a su peso porcentual en el total de la población (¡51%!) habrá que seguir hablando de barreras y desigualdad. Si realmente queremos un cambio en la cultura política, hay que poner los medios necesarios para eliminar obstáculos y facilitar la participación de las mujeres, promoviendo su visibilidad y liderazgo. La menor presencia en número y cargos de responsabilidad no es fruto del azar o de la menor preparación, sino otra manifestación de la desigualdad que las mujeres sufrimos por el mero hecho de serlo.

Y esta es la segunda dimensión del cambio: cómo eliminar las desigualdades estructurales que el patriarcado, gran aliado del capitalismo, ha conseguido institucionalizar en nuestra economía, nuestra sociedad y nuestras relaciones personales. A día de hoy existen dos cuestiones prioritarias: la violencia machista y la desigualdad económica. Ambas exigen una acción política específica, porque nos convierten a las mujeres en ciudadanas de segunda.

Y lo hacen hasta tal punto que muchos hombres ejercen la violencia física, sexual y psicológica hacia nosotras con total legitimidad moral e impunidad social, sin que ni las instituciones ni las administraciones públicas lo vean como una prioridad política. Igualmente, los mayores datos de pobreza feminina, desempleo, precariedad laboral y la brecha salarial ponen de manifiesto que la independencia económica es para muchas mujeres inalcanzable. Hecho que no se asume como una merma de nuestros derechos, sino como una “circunstancia del mercado”.

Reparto del trabajo productivo

Sin embargo, cualquier cambio en nuestro sistema quedará incompleto si no aborda el reparto de trabajo reproductivo. Ese trabajo que realizan mayoritariamente las mujeres en todo el mundo, ese que es imprescindible y que no aparece en ninguna estadística ni indicador de progreso o riqueza. Nuestro modelo de sociedad, producción y consumo está basado precisamente en esa fuerza de trabajo gratuita que somos las mujeres y que realizamos las tareas básicas para la vida. Si tuvieramos que pagar ese trabajo en la sombra el sistema se colapsaría

La conciliación no basta, acaba siendo una trampa para las mujeres (la doble jornada). Hay que trabajar por la corresponsabilidad, los hombres y las instituciones deben asumir su parte en este trabajo esencial para la sociedad. Porque no nos engañemos, la desigualdad social, económica y política de las mujeres tiene su origen y es consecuencia de asumir sin remuneración, sin visibilización y sin reconocimiento el trabajo más básico que necesitamos como sociedad: el de cuidar de la vida.

¿Cómo hacer que la igualdad formal se traduzca en igualdad real? He aquí el doble reto del cambio: asegurar una mayor participación política de las mujeres para conseguir eliminar el origen de las desigualdades. Si asumimos este reto como democrática, ética y políticamente ineludible, no queda otra que incorporar el feminismo al cambio.

rosa-martc3adnez

ROSA MARTINEZ Candidata por Bizkaia-PODEMOS Euskadi)

 

http://rosamartinez.org/candidata-a-diputada-verde/