PENSIONISTAS, CORONAVIRUS Y FUTURO

Las personas pensionistas cumplimos con responsabilidad las medidas de confinamiento, higiene y distancia social adoptadas por las autoridades sanitarias. Observamos con preocupación y frustración los datos sobre el número de contagiados y fallecidos, y nos preocupa sobremanera el significativo y elevado porcentaje de pensionistas en ambos grupos.

Desde BAT ETORRI trasladamos nuestras condolencias a las familias y allegados de las víctimas del COVID-19.

Esta pandemia ha dejado al descubierto severas deficiencias en el sistema sanitario y asistencial que afectan directamente al cuidado y atención a las personas mayores. El sector público necesita fortalecerse:

  1. Dotándolo de recursos humanos y materiales suficientes para garantizar los objetivos previstos en el cuidado domiciliario y residencial (atención personalizada, cuidados sanitarios geriátricos, respecto a la dignidad, espacios libres de maltrato y sujeciones…)
  2. impulsando proyectos como ETXEAN BIZI – tan deseado por las personas mayores – que buscan la permanencia en el domicilio el máximo tiempo

Sentimos una gran inquietud por las consecuencias de la pandemia sobre la economía y el empleo con un efecto directo sobre las grandes empresas y pymes; sobre los asalariados y autónomos… Vamos a necesitar grandes dosis de responsabilidad y solidaridad para afrontar el futuro.

La salida a esta crisis urge de recetas imaginativas diseñadas con responsabilidad y solidaridad que sitúen en el centro los problemas y necesidades de la mayoría social, y que no ocasionen recortes ni pérdidas de derechos.

Desde BAT ETORRI nos ofrecemos para seguir trabajando por una sociedad más equitativa, justa y habitable en la que primen el respeto y la solidaridad.

PENSIONISTAK AURRERA

PENTSIODUNAK, KORONABIRUSA ETA ETORKIZUNA

Pentsiodunok erantzukizunez betetzen ditugu osasun agintariek hartutako isolamenduko, garbitasunezko eta distantzia neurrien aginduak. Kutsatutako eta hildakoen kopuruari buruzko datuak kezkaz eta frustrazioarekin ikusten ditugu, eta oso kezkatuta gaude bi talde hauetan pentsiodunen portzentaia garrantzitsua eta handiagatik.

BAT ETORRI-tik COVID-19-ren biktimen senideei eta ingurukoei doluminak helarazten dizkiegu.

Pandemia honek gabezia larriak agertu ditu osasunbidea eta sorospen sisteman eta adineko pertsonen zaintza eta arreta zuzenean eragiten dutenak gainera. Sektore publikoa indartu behar da:

  1. Giza eta material baliabide nahikoak hornitzea etxeko eta egoitzetako zainketan (arreta pertsonalizatua, osasun geriatrikoa, duintasunezko lana, tratu txarrik eta murrizketarik gabeko espazioak …)
  2. ETXEAN BIZI bezalako proiektuak sustatzea, adinekoek nahi duten bezala, etxean ahalik eta denbora gehien irautea bilatzen

Adinekoentzako arreta, Ongizate Estatuaren oinarrizko zutabekoa, ezin da erakunde pribatuen negozioaren menpe egon. Azken asteetako gertakari triste eta lotsagarriak ezin dira berriro gertatu. INOIZ ERE EZ.

Oso kezkatuta gaude pandemiak ekonomian eta enpleguan izan ditzakeen ondorioek eragin zuzena duten enpresa handietan eta ETEetan; soldatapekoen eta autonomoen artean… Ardura eta elkartasun dosi handiak beharko ditugu etorkizunari aurre egiteko.

Krisi honetatik ateratzeak gehiengo sozialaren arazoak eta beharrak erdigunean kokatzen dituzten erantzukizun eta elkartasunez diseinatutako neurri berriak eskatzen ditu, eta eskubideen mozketak edo galerak eragiten ez dituztenak.

BAT ETORRI-tik, errespetua eta elkartasuna nagusi diren gizarte bidezkoago, zuzenago eta biziago baten alde lanean jarraitzeko aukera eskaintzen dugu.

PENTSIONISTAK AURRERA

LA SOCIEDAD DEL CANSANCIO (Byung-Chul Han)

EL PROMETEO CANSADO.

El mito de Prometeo puede reinterpretarse considerándolo una escena del aparato psíquico del sujeto de rendimiento contemporáneo, que se violenta a sí mismo, que está en guerra consigo mismo. En realidad, el sujeto de rendimiento, que se cree en libertad, se halla tan encadenado como Prometeo. El águila que devora su hígado en constante crecimiento es su álter ego, con el cual está en guerra. Así visto, la relación de Prometeo y el águila es una relación consigo mismo, una relación de autoexplotación. El dolor del hígado, que en sí es indoloro, es el cansancio. De esta manera, Prometeo, como sujeto de autoexplotación, se vuelve presa de un cansancio infinito. Es la figura originaria de la sociedad del cansancio.

Kafka emprende una reinterpretación interesante del mito en su críptico relato «Prometeo»: «Los dioses se cansaron; se cansaron las águilas; la herida se cerró de cansancio». Kafka se imagina aquí un cansancio curativo, un cansancio que no abre heridas, sino que las cierra. La herida se cerró de cansancio. Asimismo, el presente ensayo desemboca en la reflexión de un cansancio curativo. Tal cansancio no resulta de un rearme desenfrenado, sino de un amable desarme del Yo.

 

 

AQUI LO PUEDES VISUALIZAR O DESCARGAR:

La sociedad del cansancio (Byung-Chul Han)

LA CONSTRUCCIÓN EUROPEA Y LA PANDEMIA DEL CORONA VIRUS

La angustiosa situación que se está viviendo en Italia y en España, y que probablemente se vivirá en un futuro inmediato en otros países europeos, nos obliga a hacer una reflexión sobre el porqué de la irrefrenable expansión del corona virus en Europa.

Evidentemente la gestión de la crisis de la pandemia en Italia, con un gobierno progresista, refleja que su gobierno no estuvo a la altura de las circunstancias, aunque podría decirse en su descargo que fue el primer país europeo donde el problema se planteó con virulencia.
Después está el caso de España donde nuestro gobierno, también progresista, hizo el “tancredo”, frente a los peligros de la pandemia, fiándolo todo a la fortaleza y las bondades de nuestro sistema sanitario, sin aprender de las eficaces respuestas adoptadas en China, ni de los errores cometidos en Italia, mostrando una manifiesta falta de previsión.

Igualmente en el caso de Francia, aunque la incidencia actual de la pandemia no llegue a los niveles de Italia y España, su gobierno, en este caso conservador, tampoco se ha destacado por tomar medidas preventivas y las que ha adoptado, lo ha hecho tarde y obligado por las circunstancias y la situación que se está viviendo en España e Italia.

En el caso británico, con un gobierno radical conservador, se ha pasado de mantener una actitud incrédula absolutamente irresponsable, curiosamente como en EEUU, a adoptar a regañadientes medidas insuficientes que están muy lejos de afrontar con realismo la expansión de la pandemia en su país.

También Alemania, paradigma de la defensa de la austeridad, está sometida a una creciente expansión de la pandemia y aunque su incidencia,sobre todo, en el número de fallecidos sea menor que en los países delsur, tampoco fue capaz de adoptar medidas preventivas eficaces,sin aprender nada de la experiencia de China.

La primera y más evidente de las conclusiones que pueden sacarse del análisis del proceso de expansión de la pandemia del corona virus en Europa, es que la cabeza del llamado primer mundo está siendo absolutamente vulnerable a un fenómeno epidemiológico, algo que podría parecer paradójico por cuanto se trata de la cuna de la civilización, donde se concentra una gran parte de la riqueza y el desarrollo tecnológico del mundo. Y la segunda de las conclusiones, es que, en mayor o menor medida, el problema está afectando a la mayor parte de los países europeos con independencia del signo político de sus gobiernos.

Pero en realidad la incidencia de la crisis sanitaria en Europa, no tiene nada de paradójico porque claramente responde a la lógica, o más bien es una consecuencia, del modelo político y económico de la Unión Europea. La constatación de la falta, negligente o intencionada, de adopción de medidas preventivas de contención de la pandemia, cuando a mediados de enero saltó las fronteras de China, pone de manifiesta la ineficacia social del modelo de construcción europea.

La inacción generalizada de todos los gobiernos europeos, incluido el español, cuando a mediados de enero se constató la magnitud del problema del corona virus en China, no responde a una involuntaria o negligente falta de previsión, responde a una consciente voluntad de mantener a toda costa el modelo productivo y el desarrollo económico, salvaguardando así los intereses de quien realmente gobierna Europa, los lobbys empresariales y financieros. Ha sido la defensa a ultranza de los intereses económicos, por encima de los intereses de la ciudadanía, lo que ha propiciado la situación actual de la pandemia en Europa. La Europa del austericidio, representada por una clase política más sensibilizada con mantener el statu quo económico y los criterios de déficit, que por salvaguardar la salud de sus ciudadanos, es la única y verdadera responsable de la tragedia sanitaria que estamos viviendo y de sus dramáticas consecuencias sociales.

Y ante esto se ha constatado el fracaso de la reunión de jefes de gobierno de la Unión Europea, que se celebró el pasado 26 de marzo por video conferencia, y que fue incapaz de adoptar unas medidas económicas contundentes, solidarias y sobre todo unitarias, siendo los máximos representantes de la austeridad, los gobiernos de Alemania y Holanda, insensibles a las peticiones de los gobiernos de  España, Francia, Italia y Portugal, respecto a Ia necesidad de afrontar la crisis de la pandemia, de forma conjunta, mediante la emisión bonos de deuda pública europea, negándose radical e insolidariamente a adoptar cualquier propuesta en este sentido.

 

th (1)

 

Desgraciadamente, hace mucho tiempo que Europa renunció a la construcción de la Nación Europea o de los Estados Unidos de Europa, y a día de hoy no representa más que un espacio de libre circulación de capitales, diseñado en exclusiva para garantizar el libre comercio, y losintereses de las entidades bancarias y los grupos financieros multinacionales. Y evidentemente todos los gobiernos de los países miembros, sean conservadores o progresistas, responden fielmente al mantenimiento de este modelo económico porque, sean del signo que sean, deben responder unívocamente al cumplimiento de unos principios retroliberales, que representan lo que en Europa se considera políticamente correcto, si no quieren sufrir el acoso y derribo que sufrió en su momento el gobierno griego de Sýriza hasta que se doblegó.

(Neoliberalismo es eltérmino acuñado positivamente por los defensores del modelo económico del llamado primer mundo, pero resulta más adecuado el termino Retroliberalismo por ser un término que refleja negativamente su carácter extremadamente reaccionario).

Si bien es cierto que no puede aventurarse en cuánto tiempo va a poder superarse la crisis de la pandemia en Europa, si puede aventurarse que la profunda huella que va a dejar en la ciudadanía va a provocar que cuando todo acabe nada volverá a ser igual.

La percepción de la necesidad prioritaria de invertir lo necesario para mantener unos servicios públicos potentes y de calidad, sobre todo la Sanidad, es algo que está calando de forma generalizada en los ciudadanos europeos, demasiado acostumbrados a contemplarsu liberalización y privatización. Probablemente, será difícil que después de la pandemia la ciudadanía renuncie a la sanidad pública, y no se rebele ante cualquier intento de recortar las inversiones.

Igualmente, crece la percepción de impotencia de los ciudadanos europeos ante las consecuencias sociales que está provocando la pandemia y el temor a que, cuando ésta se supere, sus gobiernos y la Unión Europea vayan a comprometerse a recuperar la economía con un criterio social, garantizando el empleo y unas condiciones de vida digna para todos. Probablemente la conflictividad social se generalice en toda Europa, obligando a sus domesticadas organizaciones sindicales a ser la vanguardia de la lucha contra la austeridad.

Y seguramente, también cambiará la percepción de los ciudadanos europeos respecto a la clase política, en general, y a los partidos de sus respectivos países, en particular. En este sentido, resulta evidente que la extrema derecha intentará capitalizar la situación postcrisis, exacerbando los sentimientos nacionalistas xenófobos y antieuropeos, pero radicalmente retroliberales; corresponde a la ciudadanía europea afrontar su futura participación política desde el aprendizaje de la mejor enseñanza del confinamiento, al que ya está siendo sometida o se verá sometida próximamente, la “solidaridad” entre la gente que lo está pasando mal, la solidaridad que hoy une al pueblo español y al pueblo italiano con el pueblo francés, el pueblo griego o el pueblo portugués.Si aprendemos la lección, la extrema derecha y la derecha, retroliberales, reaccionarias e insolidarias, poco futuro político deberían tener, cuando la situación se supere.

Incluso si, finalmente, los países ricos del norte de Europa, encabezados por Alemania y Holanda, asumieran la catastrófica situación a la que están abocados buena parte de los países europeos, incluidoslos que representan la segunda, la tercera y la cuarta economía de la zona euros, ‐ Francia, Italia y España ‐, y aceptaran la adopción de medidas keynesianas de guerra, aviniéndose a la emisión de deuda pública europea, tal y como recomienda el banco central europeo, y algo por cierto bastante improbable a día de hoy, la magnitud de la crisis socio económica que se avecina es de tal magnitud que, seguramente, no baste con la aplicación de las recetas keynesianas, y sea preciso afrontar la recuperación económica con criterios sociales, garantizando unos servicios públicos que den respuesta a los problemas de subsistencia que se ciernen sobre una buena parte de la población europea, afrontando la estatalización de determinados sectores estratégicos de la economía, como las empresas energéticas, las farmacéuticas, las biomédicas y las infraestructuras, de forma que en el futuro los gobiernos puedan contar con los medios adecuados para afrontar crisis de este tipo, sin depender de los intereses económicos de los lobbys empresariales.

Resulta evidente que el futuro no está escrito, pero la ciudadanía europea cuenta hoy y ampliará mañana, cuando se supere la crisis, con los datos suficientes para poder evaluar a sus políticos y al proyecto de construcción europea, constatando la insolidaridad del modelo y la ausencia de principios sociales, que garanticen un modelo fiscal único, un salario mínimo europeo, unos servicios públicos de cobertura para toda la Unión Europea y una carta única de derechos y prestaciones sociales.

Por eso hoy más que nunca todos los que creemos en la construcción de una Nación Europea de ciudadanos libres e iguales, alcemos nuestras voces para decir “BASTA”

Ha llegado la hora de luchar por un modelo que construya la Europa de los Ciudadanos, que garantice gobiernos que prioricen el bienestar de los pueblos, y de rebelarse contra el modelo imperante de la Europa de los Capitales Financieros, desplazando a gobiernos que vienen demostrando su insensibilidad social y su servilismo con los poderes económicos. Es hora de abordar, con la redacción de un texto constitucional, la construcción de una nueva Europa, una Europa de los Pueblos al servicio de sus ciudadanos y no al servicio de los bancos y los fondos buitres.

Ha llegado la hora de plantarse y de poner en su sitio a los responsables políticos de los recortes, del desmantelamiento y la privatización de los servicios públicos, sean alemanes holandeses o españoles, cuya responsabilidad en la falta de medios humanos y materiales para abordar la pandemia es muy grave e innegable.

Ha llegado la hora de superar el bloqueo insolidario y mezquino de Alemania y Holanda, y de que la ciudadanía de Grecia, Italia, Francia, España y Portugal, obligue y apoye a sus respectivos gobiernos a hacer frente a las amenazas de los “austericidas del norte”, estableciendo unilateralmente sus respectivos límites de déficit, en función de sus necesidades, y coordinando sus emisiones de deuda con un bono euromediterráneo.

Ha llegado la hora de abordar e impulsar una alianza estratégica de los gobiernos de los países europeos del Mediterráneo, que con más de 195 millones de habitantes y representando el 42,70% del PIB europeo, que le eche un pulso a los países ricos del norte para romper de una vez con la hegemonía económica impuesta por los gobiernos alemán y holandés, cuyos países representan algo menos de 90 millones de habitantes y el 30,80% del PIB europeo. Será mayoritariamente responsabilidad del gobierno alemán si el proyecto europeo corre el peligro de resquebrajarse, y haría bien en sopesar los riesgos que para su economía, altamente dependiente de las exportaciones industriales a la zona euro, podría suponer la ruptura con los países mediterráneos, después de lo que le va a suponer a su sector industrial la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea tras materializarse el Brexit. Incluso en el caso de que se impusieran sus tesis, sin resistencia por parte de los países del sur, debería sopesar las consecuencias para su economía en un escenario en el que unos países empobrecidos, abocados a una brutal caída de su capacidad de consumo, lastrarían igualmente su capacidad exportadora, y por ende, sus necesidades productivas.

Convirtamos el confinamiento en un instrumento para la reflexión y la rebeldía, aprovechémoslo para que en el futuro, después de que juntos superemos solidariamente la pandemia, afrontemos la nueva situación con la firme voluntad de que es posible otra Europa, más humana, más justa y más solidaria; depende de todas y todos nosotros.

José María Sánchez Ródenas (Anonimous Rebellis)
Arquitecto Urbanista

SANIDAD Y PERSONAS MAYORES ante el Día Mundial de la Salud

 

El día 7 de abril celebramos el DÍA MUNDIAL DE LA SALUD, dedicado este año al personal de la enfermería. Mostramos nuestro reconocimiento público a la inmensa labor que está desarrollando este colectivo en la atención y cuidados de los afectados por COVID-19.
Este día mundial de la salud queremos recordar a gestores y autoridades la importancia de invertir en un sistema de salud pública dotado de recursos humanos y materiales suficientes para dar respuesta de modo eficiente al derecho a la salud de la ciudadanía.
La inversión en sanidad en el Estado español ha decrecido los últimos años y hoy es inferior a la de los países de nuestro entorno; Alemania destina a gasto sanitario 5.986€/habitante, Francia 4.965€ /habitante y España únicamente 3.323€/habitante.
En el escenario de pandemia actual afloran con fuerza las consecuencias de los recortes y privatizaciones: menor número de camas, menos personal sanitario, carencia de materiales (mascarillas, respiradores, tests…).
En estas circunstancias el colectivo más afectado es el de las personas mayores. La situación es llamativamente alarmante en numerosas residencias de mayores, tanto en el Estado como en el País Vasco. Las imágenes que vemos a diario muestran lo lejos que están algunas residencias de los objetivos programados con relación a la atención, respeto a la dignidad y cuidado en el trato a los residentes (atención personalizada).
Queremos denunciar el falso dilema entre Sanidad y Economía, así como el debate sobre la conveniencia o no de atender a mayores en situación de emergencia. Es un atentado a los derechos humanos.
Es fundamental que una vez pasada la alarma sanitaria reivindiquemos con fuerza un Sistema Público de Salud, de dependencia y de atención a personas mayores que asegure una atención digna para todos y para todas. Nos jugamos la salud y la vida.

COLECTIVO BAT ETORRI-CONSENSO
Donostia, a 6 de abril de 2020

 

OSASUNGINTZA ETA PERTSONA NAGUSIAK

Apirilaren 7an, OSASUN MUNDUAREN EGUNA ospatzen dugu, aurten erizainei zuzendutako lana. COVID-19-ak eragindakoen zainketan eta arretan talde honek garatzen duen lan eskerga publikoari aitortzen diogu, era berezian gure eskerrona adieraziz.
Osasunaren munduko egun honetan, kudeatzaileei eta agintariei gogorarazi nahi diegu herritarren osasuna lortzeko eskubideari modu eraginkorrean erantzuteko eta giza baliabide eta material oparoa hornitzea osasun sistema publiko batean inbertitzearen garrantzia azpimarratuz.
Azken urteotan Espainiako Estatuan osasun inbertsioa gutxitu da eta gaur egun inguruko herrialdeetan baino txikiagoa da; Alemaniak 5.986 € / biztanle gastatzen ditu osasun gastuagatik, Frantziak 4.965 € / biztanle eta Espainiak 3.323 € / biztanlez.
Egungo egoera pandemikoan, mozketen eta pribatizazioen ondorioak nabarmen azaleratzen dira: ohe gutxiago, osasun langile gutxiago, material falta (maskarak, arnasgailuak, probak …).
Egoera horietan, gehien kaltetutako taldea adinekoa da. Egoera deigarria da zaharren-egoitza askotan, bai estatuan baita Euskadin. Egunero ikusten ditugun irudiek egoiliar batzuk programatutako helburuetatik zer urruti dauden erakusten dute, arreta egoiliarrekiko errespetuan, duintasunean eta zaintzan (arreta pertsonalizatua).
Osasunaren eta Ekonomiaren arteko dilema faltsua salatu nahi dugu, baita larrialdi egoeran dauden adineko pertsonei arreta ematearen komenigarritasuna edo ez ematearen buruzko eztabaida ere. Giza eskubideen aurkako erasoa da.
Ezinbestekoa da osasun alarma amaituta, biziki adinekoentzako Osasun Publikoa eskatzea, mendekotasuna eta arreta sistema guztiontzako beharrezkoa izatea. Horixe exijitzen dugu. Osasuna eta bizitza arriskuan baidaude.

BAT ETORRI-CONSENSO TALDEA
Donostia, 2020ko apirilaren 6a

OFENSIVA PLANETARIA CONTRA LA SEGURIDAD SOCIAL.

El capital financiero transnacional está funcionando como una bomba aspirante de las riquezas producidas por el trabajo a escala mundial, que de esta manera se concentran en pocas manos.

I. Según las épocas, las culturas, las civilizaciones y la situación económico-social, el “problema”  que significan los viejos, se “resuelve” de distintas maneras.  Algunos pueblos nómades dejaban  a los viejos al borde del camino y ciertos pueblos sedentarios   los  llevaban lejos del poblado y los abandonaban con un poco de comida y agua.  Pero también en todas las épocas, distintos pueblos, reconociendo las virtudes propias de la ancianidad, como la experiencia y la sabiduría, han cuidado y respetado a los viejos.

Las sociedades modernas inventaron las jubilaciones, con sistemas diversos que van desde asegurarles un mendrugo a los viejos cuando ya no pueden trabajar más y están a las puertas del cementerio (si no murieron antes en su puesto de trabajo) hasta proporcionarles una remuneración relativamente confortable cuando todavía pueden disfrutar un poco de la vida, descansando y/o ocupándose de las cosas que les interesan.

II. Pero desde hace unos cuantos años hay una ofensiva generalizada contra la seguridad social.

La explicación es que como  resultado de la concentración y acumulación del capital, tuvo lugar a la formación de grandes oligopolios y monopolios cuya base financiera se consolidó desde finales del siglo XIX y principios del siglo XX con la fusión del capital industrial y el capital bancario.

La hegemonía actual del capital financiero es el resultado de un cambio profundo de la economía mundial a partir del decenio de 1970, momento que marca el fin del Estado de bienestar, caracterizado por la producción en masa y el consumo de masas, impulsado este último por el aumento del salario real, y por la generalización de la seguridad social y de otros beneficios sociales. Es lo que los economistas llaman el modelo “fordista”, de inspiración keynesiana, caracterizado en la producción por el trabajo en cadena (taylorismo), iniciado en Estados Unidos y que se extendió a Europa sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial.

El agotamiento del modelo del Estado de bienestar obedeció a varios factores entre los que cabe destacar dos: la reconstrucción de la posguerra, que sirvió de motor a la expansión económica,  llegó a su término y  el consumo de masas tendió a estancarse o a disminuir lo mismo que los beneficios empresarios. También incidió el “shock” petrolero de comienzos de los años  70.  Para dar un nuevo impulso a la economía capitalista y revertir la tendencia decreciente de la tasa de beneficios, se hizo necesario incorporar la nueva tecnología (robótica, electrónica, informática) a la industria y a los servicios y eso requirió grandes inversiones de capital.

Alguien tenía que pagar la factura. Comienza entonces  la época de la austeridad y de los sacrificios (congelación de los salarios y de las jubilaciones, empeoramiento  de las condiciones de trabajo, aumento de la desocupación, deterioro de los servicios públicos, etc.) que acompañaron a la reconversión industrial. Al mismo tiempo, la revolución tecnológica en los países más desarrollados impulsó el crecimiento del sector servicios y se produjo el desplazamiento de una parte de la industria tradicional a los países periféricos, donde los salarios eran –y son- mucho más bajos.

III. Con la incorporación de las nuevas tecnologías la productividad aumentó enormemente, es decir que con el mismo trabajo humano la producción pasó a ser mucho mayor.

Se abrieron entonces dos posibilidades: o se incitaba el consumo de masas de los bienes tradicionales y de los nuevos bienes a escala planetaria con una política salarial expansiva, una política social al estilo del Estado de bienestar, se reducía la jornada de trabajo en función del aumento de la productividad para tender a una situación de pleno empleo y se reconocían precios internacionales equitativos a las materias primas y productos de los países pobres, o se tendía a mantener y a aumentar los márgenes de beneficio conservando bajos los salarios, el nivel de ocupación y los precios de los productos de los países del Tercer Mundo.

La primera opción hubiera sido factible en un sistema de economías nacionales, en las que la producción y el consumo se realiza fundamentalmente dentro del territorio y entonces  es posible el pacto social de hecho entre los capitalistas y los asalariados en tanto consumidores. Pero en el nuevo sistema “mundializado” la producción se destina a un mercado mundial de «clientes solventes» y ya no interesa el poder adquisitivo de la población del lugar de producción.

En las condiciones de la mundialización acelerada, los dueños del poder económico y político a escala mundial con su visión de «economía-mundo» y de «mercado global» apostaron a la segunda alternativa (bajos salarios, bajos niveles de ocupación, liquidación de la seguridad social, precios bajos para las materias primas, etc.) para elevar su tasa de beneficios.

Esta opción tuvo como consecuencia acentuar las desigualdades sociales en el interior de cada país y en el plano internacional. La idea de servicio público y de un derecho irrevocable a los bienes esenciales para vivir con un mínimo de dignidad, fue  reemplazada por la afirmación de que todo debe estar sometido a las leyes del mercado ([1]).

Predominaron  entonces  tasas de crecimiento económico bajas, a causa de que un mercado relativamente estrecho imponía límites a la producción y surgió el fenómeno de las grandes masas de capitales ociosos puesto que no podían ser invertidos productivamente.

IV. Pero para los dueños de dichos capitales (personas, Bancos,instituciones financieras) no era concebible dejarlos arrinconados sin hacerlos fructificar.

Es así como el papel de las finanzas al servicio de la economía, interviniendo en el proceso de producción y de consumo (con créditos, préstamos, etc.) quedó relegado por el nuevo papel del capital financiero: producir beneficios sin participar en el proceso

Este último aspecto se concreta básicamente de dos maneras.

Una consiste en que  los inversores institucionales gestores de fondos de pensiones,  las compañías de seguros, los organismos de inversión colectiva y los fondos de inversión compran acciones de  sociedades industriales, comerciales y de servicios ([2]).  Esos grupos financieros pasan a  intervenir así en las decisiones de política de las empresas con el objeto de que su inversión produzca la alta renta esperada, imponiéndoles estrategias a corto plazo. Y la otra manera en que crece el papel del capital financiero especulativo es que los grupos financieros (fondos de inversión, etc.) invierten en la especulación (por ejemplo con los llamados productos financieros derivados) y lo mismo hacen las  empresas industriales, comerciales y de servicios con  parte de sus beneficios, en lugar de hacerlo en la inversión productiva.

Así se generalizó la práctica de obtener  beneficios creando productos financieros o adquiriendo los ya existentes y haciendo con ellos  operaciones especulativas.

Además de los productos financieros tradicionales (acciones y obligaciones) se crearon  muchos otros. Entre ellos los   productos financieros  derivados, que  son papeles cuyo valor depende o «deriva» de un activo subyacente y  que se colocan con fines especulativos en los mercados financieros. Los activos subyacentes  pueden ser un bien (materias primas y alimentos: petróleo, cobre, maíz, soja, etc.), un activo financiero (una moneda) o incluso una canasta de activos financieros. Así los precios de  materias primas y de  alimentos esenciales ya no dependen sólo de la oferta y la demanda sino de la cotización de esos papeles especulativos  y de ese modo los alimentos pueden aumentar (y aumentan)  de manera inconsiderada en perjuicio de la población y en beneficio de los especuladores.

Por ejemplo cuando se anuncia que se fabricarán  biocarburantes  los especuladores “anticipan” que el precio de los productos agrícolas (tradicionalmente destinados a la alimentación)  aumentará y entonces el  papel financiero (producto derivado)  que los representa se cotiza más alto,   lo que repercute en el precio real que paga el consumidor por los alimentos.

Las inversiones en  productos financieros implican diversos niveles de riesgo. Con la esperanza de cubrir dichos riesgos se  han inventado una compleja serie de  productos financieros que inflan cada vez más la burbuja  y la alejan aun más de la economía real.

Chesnais escribe:

…”los inversores financieros, como así también los bancos centrales creyeron tener finalmente una técnica milagrosa que garantizaba al sistema bancario contra el riesgo: la titulización generalizada. ¿Qué es esta titulización (en francés “titrisation”, aunque la expresión original en inglés es “securitization”)? Pues consiste en “transformar las acreencias en manos de establecimientos de crédito, sociedades financieras, compañías de seguros o sociedades comerciales (las cuentas-cliente) en títulos negociables”. Estos títulos tienen nombres estrafalarios pero es obligado mencionarlos. Están en primer lugar los RMDS (Resiential Mortgage Backet Securities), adosados a los préstamos inmobiliarios. Se encuentran luego los CDS (Credit Default Swaps), derivados de crédito que conllevan la transferencia con intereses y elevadas comisiones del riesgo ligado a la posesión de obligaciones de empresas (estos CDS eran instrumentos de cobertura de riesgo, pero pasaron a ser instrumentos de colocación especulativa). Están finalmente los CDO (Collateralized Debt Obligations), que son “títulos derivados de títulos” que suponen dos operaciones sucesivas de titulización y una total opacidad sobre la composición del “producto sintético” ([3]).

Michel Drouin, por su parte, escribe:

«El desarrollo de los flujos de capitales internacionales, impulsado por la desregulación y la descompartimentación casi general de los mercados financieros, hizo de los años 80 el decenio de la mundialización financiera… Las operaciones financieras, cuyo volumen estaba ya desconectado del volumen de las transacciones en bienes y servicios, se hicieron autónomas, es decir movidas no por la lógica de las transacciones corrientes sino por la de los movimientos de capitales. La esfera financiera basó su desarrollo sobre ella misma a partir de la búsqueda de un beneficio surgido de la variación de los precios de sus propios instrumentos. El carácter especulativo de esta lógica de crecimiento permite hablar del surgimiento de una economía internacional de la especulación» ([4]).

Con esta «economía internacional de la especulación»,   se aceleró la acumulación de grandes capitales en pocas manos a expensas sobre todo de los trabajadores, de los jubilados y de los pequeños ahorristas.

En el caso de las participaciones del capital financiero (fondos de pensiones, compañías de seguros, fondos de inversión, bancos, etc.) en industrias y servicios, la elevada renta que exigen y obtienen dichos capitales está fundada en la degradación de las condiciones de trabajo en esas industrias y servicios. Es bien conocido el fenómeno de que cuando una empresa anuncia despidos sus acciones suben.

Estas fueron las formas en que el capital transnacional mantuvo y mantiene una alta tasa de beneficios y un acelerado ritmo de acumulación y concentración a pesar del crecimiento económico lento y de la existencia de un mercado restringido ([5]).

La base permanente de la economía capitalista es el capital productivo, sin el cual el capital financiero no podría existir.

Por esa razón el gran capital  transnacional no sólo  desempeña el  papel principal en el sistema financiero   sino que participa en  actividades productivas en las esferas más diversas: desde la extracción de materias primas hasta la prestación de toda clase de servicios (Bancos, seguros, salud, comunicaciones, información, fondos de pensiones, etc.) pasando por la producción de una gran variedad de mercancías: bienes de consumo inmediato como los alimentos, bienes durables como automóviles, etc. y también en la esfera de la investigación en todos los órdenes, especialmente en la tecnología avanzada: electrónica, ingeniería genética , etc.

La enorme acumulación de beneficios por parte del capital financiero parasitario se pretende justificar con teorizaciones acerca de que el dinero y otros  productos financieros son creadores de valor.

Pero el problema es que el dinero no es un valor sino que representa un valor. Y que el valor se crea sólo en la economía real  y el dinero por sí mismo no puede generar valor y producir beneficios.

De modo que a la tradicional expropiación del fruto del  trabajo que practica el capital en el proceso de la economía real (obtención de plusvalía), se  ha venido a sumar la que realiza el capital financiero especulativo sin participar en dicho proceso.

  1. V. Una de las formas  que permiten al capital financiero transnacional  apropiarse en forma parasitaria del fruto del trabajo ajeno, es decir sin intervenir en el proceso productivo, son la privatización de la seguridad social, de la que se han hecho cargo fondos privados de pensiones, la sustitución de parte del salario o de otras remuneraciones de que es acreedor el personal de las grandes empresas por acciones o por opciones sobre acciones de la misma empresa (stock-options), etc., que son distintas formas de robar o estafar, como escribieron  los economistas Labarde y Maris ([6]).

Los asalariados, ante la perspectiva de tener una jubilación insuficiente  en el sistema público – que ya es una realidad  dadas las actuales políticas gubernamentales en la materia – tienden a poner lo mucho o poco que pueden ahorrar en los fondos privados de pensiones. Así engrosan el capital financiero especulativo por un lado y por el otro se someten al riesgo de perder sus ahorros.

Por ejemplo en Estados Unidos, el gigante transnacional de la energía Enron se declaró en quiebra reconociendo una deuda de 40 mil millones de dólares y dejó en la calle a su personal (12000 personas), al que, por añadidura, despojó del capital previsional de su jubilación, invertido en acciones de la propia empresa. En otras quiebras de grandes bancos o grupos financieros transnacionales, miles de pequeños ahorristas han visto evaporarse el fruto de muchos años de esfuerzos e incluso de privaciones.

Después de Enron se sucedieron otros casos similares como el de WorldCom y resultaron implicados los dos más grandes bancos estadounidenses: Citygroup y JP Morgan Chase ([7]) .

En el caso de WorldCom, un pequeño ahorrista que en marzo de 2000 compró 10.000 dólares en acciones se encontraba en julio de 2002 con que sus acciones valían sólo 200 dólares (Despacho de AFP del 21/07/02 ).

Calpers, que administra el dinero de 1.300.000 funcionarios californianos , CalSTRS (687000 docentes del mismo Estado) y Lacera (132000 empleados de Los Angeles)  perdieron 318 millones de dólares a causa de la quiebra de WorldCom (más de 7 mil millones de dólares evaporados). El fondo de pensión de los funcionarios del Estado de Nueva York (112 mil millones de dólares de activos) perdió 300 millones de dólares en la quiebra de WoldCom.

Una situación similar se produjo también en algunas transnacionales basadas en otros países, como Vivendi y otras en Francia. La acción de Vivendi llegó a cotizarse a 141,60 el 10 de marzo de 2000 y valía sólo 9,30 el 16 de agosto de 2002.

En Grecia  se acumuló una enorme deuda por mala gestión, por pago de intereses muy elevados sobre las deudas y por compras desproporcionadas de armamentos. Grecia ocupó el quinto lugar en el mundo entre los  compradores  de armas convencionales en  el periodo 2005-2009. El 31% de esas armas las compró a Alemania, el 24% a Estados Unidos y otro 24% a Francia, sus principales acreedores. La “troika” (la Comisión Europea , el Banco Central Europeo  y el Fondo Monetario Internacional) le impusieron   a Grecia “condicionalidades” consistentes en privatizar  buena parte del patrimonio nacional para recaudar miles de  millones  de euros destinados a pagar a los acreedores, le exigieron  congelar y en muchos casos bajar  los salarios y las jubilaciones y en general reducir considerablemente  los gastos sociales. Esto ocurrió durante el Gobierno “progresista” sometido a una brutal presión y continúa ahora con un gobierno conservador.

Todas estas quiebras, operaciones fraudulentas, escándalos financieros, fugas de capitales, etc., que han tenido lugar a la vista y paciencia (y con la complicidad) de los gobiernos, que no utilizaron los mecanismos de control de que disponen, significan un fenomenal despojo de recursos a enormes masas de la población y la concentración de dichos recursos en los grandes centros del poder económico-financiero transnacional.

En síntesis, el capital financiero transnacional está funcionando como una bomba aspirante  de  las riquezas producidas por el trabajo a escala mundial, que de esta manera se concentran en pocas manos.  Una de cuyas manifestaciones es lo que hemos llamado la ofensiva planetaria contra la seguridad social.

Los Gobiernos pueden tratar de engañar a la gente  de una manera u otra pero la realidad es que  se han sometido incondicionalmente a las reglas impuestas por el gran capital.  Con el aval   de  políticos,  economistas,   burócratas sindicales, etc., que tienen amplio acceso a los grandes medios de comunicación.

Rige entonces una “lógica económica” propia del sistema capitalista en su estado actual,  que consiste  en despojar sistemáticamente  a las grandes mayorías:   trabajadores,  jubilados, desempleados, parados por enfermedad, etc. en beneficio exclusivo de una ínfima minoría  de grandes capitalistas y especuladores.

En lo que se refiere a los jubilados, su situación se asemeja a los tiempos en que dejaba a los viejos lejos de los poblados con un   poco de comida y agua.  Y  la gran mayoría de los  trabajadores  se encuentran  en condiciones similares a  la esclavitud,   pues se les paga  un salario que alcanza apenas  para sobrevivir  a cambio de estar prácticamente todo el tiempo a disposición del empleador, pues la jornada laboral se ha vuelto elástica y el tiempo realmente  libre ha pasado a la categoría de un sueño inalcanzable.

Esta ofensiva planetaria contra la seguridad social y los derechos de los trabajadores  no es coyuntural y temporaria, como pretenden o creen algunos,  sino que es inherente al sistema capitalista en su estado actual y es  – mientras el capitalismo perdure- irreversible, estructural y permanente .

Notas:

[1] En el informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (documento E/CN.4/Sub.2/2002/9 de 25 de junio de 2002) se dice, con referencia al comercio de servicios que una inversión privada extranjera puede producir como resultado el suministro de servicios de dos niveles, uno para sanos y ricos y otro para pobres y enfermos, la pérdida de personal especializado en los servicios públicos, una excesiva insistencia en los objetivos comerciales a expensas de los objetivos sociales y un sector privado cada vez más amplio y poderoso que puede amenazar la función del gobierno como principal responsable de los derechos humanos (pàgina 3 de la versión en español).

[2] Los fondos de inversión colectan fondos provenientes de los fondos de pensiones, de empresas,  compañías de seguros, particulares, etc, y los emplean  en la compra de empresas industriales, comerciales o de servicios, que conservan si son muy rentables o por razones estratégicas  o si son deficitarias o poco rentables, las “sanean”  despidiendo personal y luego las venden con un margen de ganancia considerable. Las compras las realizan utilizando el llamado Leverage Buy-out (LBO) que podría traducirse como “operaciones con efecto de palanca”, que consiste en financiar la compra con una parte de capital propio (generalmente el 30%)  y otra parte (el 70% restante)  con préstamos bancarios, garantizados con el patrimonio de la empresa adquirida. Se estima que los fondos de inversión disponen en el mundo de unos 350 mil millones de dólares para invertir y que sólo en Europa recogieron en 2005 setentidós mil millones de dólares de fondos de pensiones  y de grandes fortunas.

[3] François Chesnais, El fin de un ciclo. Alcance y rumbo de la crisis financiera. Publicado  en castellano en Herramienta Nº 39, Buenos Aires, octubre 2008 y en francés en Inprecor Nº 541-542, Paris, septiembre/octubre 2008.

[4] Michel Drouin, Le système financier international, Edit. Armand Colin, Paris, enero 2001

[5] En un artículo publicado en el diario   Le Monde  del 5-6/9/2004  ( Eric Le Boucher, Les multinationales sur leur tas d’or– Las multinacionales sobre su montón de oro)  se dice que ningún acontecimiento –guerras, atentados, etc.-  hace disminuir los beneficios  de las sociedades transnacionales sobre sus fondos propios: 15% en los Estados Unidos, 12 % en Francia. A ese fin, todos los medios son buenos para bajar los costos en caso de necesidad.  En total 374 empresas del índice Standard &Poors tienen en sus cofres 555 mil millones de dólares de reservas. Esas reservas aumentaron un 11% en 2004 con relación a 2003 y, a pesar de la recesión de 2001, se duplicó desde 1999, según la revista  Bussines Week. Bouygues, Exxon, Intel y British Telecom han recomprado masivamente sus acciones para hacer subir su cotización. Es un fenómeno mundial. El resultado es que los medios financieros de las empresas superan a sus necesidades y la tasa de su autofinanciación aumenta: 115% en Estados Unidos, 110% en Alemania y 130 % en Japón… Las empresas podrían aumentar los puestos de trabajo y los salarios, pero no es el caso…

[6] Philippe Labarde y Bernard Maris, La bourse ou la vie, la grand manipulation des petits actionnaires, edit. Albin Michel, Paris, mayo 2000. Véase también Michel Husson, Les fausses promesses de l’épargne salariale, en Le Monde Diplomatique, febrero 2000 y Whitney Tilson, Stock options, perverse incentives, en www.fool.com/news/foth/2002/foth020403.htm, 03/04/02.

Fuente: Diario Digital ElPaís Costa Rica

 

Por Alejandro Teitelbaum 

Las asociaciones vascas de familiares en Residencias ante la actual situación por el Coronavirus

AL GOBIERNO VASCO
Desde las asociaciones de familiares, Gipuzkoako Senideak, Babestu Bizkaia y Babestu Araba, a fecha de hoy y reiterando aquello que llevamos mucho tiempo reclamando, tanto por activa como por pasiva, a través de los medios de comunicación y directamente ante el departamentos de Política Social de las Diputaciones Forales, así como, pudiendo constatar que solo se realizan declaraciones tendentes a limpiar la imagen de estos entes públicos en lo que a repercusión mediática se refiere, y, cansados de tener que marcar el paso allí donde se debería de imponer el sentido común, y una adecuada gestión pública, mediante este escrito, queremos hacer llegar esta queja y exigencia al departamento del Gobierno Vasco que corresponda para ver si de esta manera cambia el modo de proceder de la administración, bien sea desde el Gobierno Vasco como organismo regulador de los Servicios Sociales o desde las Diputaciones Forales, principales titulares de los servicios.

Apelamos al Gobierno de la Comunidad Autónoma para intentar hacerle entender lo necesario que es aglutinar y homogenizar, protocolos de actuaciones eficaces en, justamente esos lugares tan vulnerables y críticos, las residencias de mayores y dependientes de carácter público.

Las Asociaciones de familiares, exigimos que la administración actúe en lo concerniente a las siguientes exigencias, actuación que demandamos con carácter inmediato, dada la repercusión que esta situación tiene en las residencias, de mayores y dependientes, de los tres territorios.

Exigimos la inmediata puesta en acción de las siguientes medidas:

• Test urgentes para personal y usuarias.
• Abastecimiento a todas las residencias del material necesario para la protección de trabajadoras. No admitiendo la individual actuación por parte de los centros.
• Adopción de medidas de desinfección de las instalaciones
• Formación adecuada a las trabajadoras sobre el seguimiento de los protocolos y activación inmediata de controles de inspección para velar por el cumplimiento de los mismos.
• Incrementar la atención sociosanitaria en todos los centros mediante la contratación de, médicos, enfermeras y auxiliares.
• Medicalizar las residencias para evitar los traslados y sobre todo la falta de atención técnica necesaria para llevar a buen fin el confinamiento de los residentes.
• Facilitar la comunicación mediante videoconferencia de acorde a las posibilidades de cada usuaria. No sirve de nada que se adquieran aparatos técnicos si luego no se les acompaña ni se les supervisa en su utilización.
• Actualizar los protocolos de actuación y e implantar medidas preventivas en materia de salud laboral eficaces, al objeto de evitar la propagación del virus y de proteger adecuadamente a las personas trabajadoras y usuarias.

Por último, reiteramos nuestra exigencia en protocolizar de manera homogénea y general los comportamientos y maneras de actuar de todas las residencias de la tercera edad en la CAV. Así mismo queremos recordar que, por mucho que se aísle a los mayores, si no se provee de material adecuado y de las pruebas necesarias, de acceso a las residencias, a las trabajadoras, el peligro de contagio estará siempre presente, de fuera hacia adentro.

ENTIDADES QUE NOS APOYAN:
Asociaciones Vecinales:
Zazpigarren Alaba, Judimendikoak, Erreka Txiki, Betiko Gasteiz, Errota Zaharra, Bost
Urki, Gasteiz Txiki, Uribe Nogales, Aranako, Ipar Arriaga, Gure Uuzune, Kaleartean,
Zabalgana Batuz, Hegoaldekoak, Adurtzakoak, San Martín.

Asociaciones de Pensionistas:

 

Otros Grupos Sociales:
Elkartzen, Bilgune Feminista, Ikasle Abertzaleak, Askapena, Eginaren Eginez, Arabako
SOS Arrazakeria, Asamblea de Parados,

Sindicatos:

 

 

 

Eusko Jaurlaritzari
Gaur egun, Gipuzkoako Senideak, Babestu Bizkaia eta Babestu Araba senitartekoen elkarteetatik, komunikabideen bidez eta zuzenean Foru Aldundietako Gizarte Politikako departamentuen aurrean, aktiboki nahiz pasiboki denbora luzez erreklamatzen ari garena errepikatzera gatoz, eta egiaztatzen ari gara erakunde publikoek beraien irudia garbitzeko adierazpenak baino ez direla egiten ari, oihartzun mediatiko dagokionez, eta
Zentzu komuna eta kudeaketa publiko egokia inposatu beharko liratekeen unean, urratsa markatzen. Idazki honen bidez, kexa eta eskakizun hori dagokion Eusko Jaurlaritzako sailari helarazi nahi diogu, horrela administrazioaren jokabidea aldatzen den ikusteko, bai Eusko Jaurlaritzatik, Gizarte Zerbitzuen erakunde arautzaile gisa, bai foru-aldundietatik, azken horien titular nagusiak baitira Autonomia Erkidegoko Gobernuari eskatzen diogu uler dezan zein beharrezkoa den jarduera-protokolo eraginkorrak biltzea eta homogeneizatzea, hain kalteberak eta kritikoak diren leku horietan, hau da, adinekoen eta mendekotasun dutenen egoitzetan. Senitartekoen elkarteok eskatzen dugu, egoera horrek hiru foru-lurraldeko adinekoen eta mendekoen egoitzetan duen eragina dela eta. Honako neurri hauek berehala abiarazteko eskatzen dugu:

• Langileentzako eta erabiltzaileentzako premiazko testa.

• Egoitza guztietara langileak babesteko beharrezko materialaz hornitzea. Ezin da onartu egoitza bakoitza bere kasa jardutea.

• Instalazioak desinfektatzeko neurriak hartzea.

• Langileei prestakuntza egokia ematea protokoloen jarraipenari buruz eta ikuskapen-kontrolak berehala aktibatzea, kontrol horiek betetzen direla ziurtatzeko.

• Zentro guztietan arreta soziosanitarioa areagotzea, medikuak, erizainak eta laguntzaileak kontratatuz.

• Egoitzak medikalizatzea, lekualdatzeak eta, batez ere, egoiliarren konfinamendua behar bezala bideratzeko behar den arreta teknikorik eza saihesteko.

• Erabiltzaile bakoitzaren gaitasun eta aukeren araberako bideokonferentzia bidezko komunikazioa erraztea. Ez du ezertarako balio aparatu teknikoak eskuratzeak, gero ez
badira erabiltzen eta ez bada erabiltzen direla, gainbegiratzen.

• Lan-osasunaren arloko jarduera-protokoloak eguneratzea eta prebentzio-neurri eraginkorrak ezartzea, birusaren hedapena saihesteko eta langileak eta erabiltzaileak behar bezala babesteko.

 

Azkenik, EAEko hirugarren adinekoen egoitza guztien portaerak eta jarduteko moduak modu homogeneoan eta orokorrean protokolizatzeko gure eskakizuna berresten dugu. Era berean, gogorarazi nahi dugu adinekoak isolatu arren, material egokiaz eta beharrezko probaz hornitzen ez badira, egoitzetarako langileen sarrera-irteeren ondorioz, kutsatzeko arriskua beti egongo dela presente, kanpotik barrurantz batez ere.

CORONAVIRUS. SIN PREVISIÓN LOS MALES DEVIENEN EN DESASTRES.

Nadie puede olvidarse hoy de Juan Ramón Rallo, economista tertuliano de la Sexta en multitud de ocasiones. Hombre inteligente, máster y doctor en economía por la Universidad Rey Juan Carlos, profesor y codirector en la Escuela Superior de Negocios ISEAD, premio de la Comunidad de Madrid al mejor investigador menor de 40 años.

Digo que nadie puede olvidarse de él puesto que aparece en todos los medios de comunicación y en las redes diariamente, dando lecciones sobre lo que se ha de hacer y no hacer en materia económica.

Su receta es un repetido mantra que dice “ cuanto menos actúe el Gobierno en economía mejor”, porque los mercados son muy inteligentes y siempre nos llevan por el camino correcto de la vida.

Es la misma idea del actor Presidente Ronald Reagan cuyo mantra era “el Gobierno no es la solución a nuestros problemas”, del que Trump y Bolsonaro son alumnos obedientes.

El virus Sars-Covid2 es un buen fenómeno para entender lo importante. Las pandemias y los huracanes requieren de soluciones globales y unos Estados prestos a actuar con firmeza para que estos fenómenos no se conviertan en verdaderos desastres.

Esta verdad ha sido demostrada una y otra vez por la ciencia, y expuesta por la comunidad científica. No estamos en la Edad Media, cuando en la peste negra se creía que las oraciones, los latigazos o incluso el exterminio de judíos, eran la solución al problema.

Pero tanto Aznar como sus gentes, Esperanza Aguirre, Ignacio González, o la Isabel Díaz Ayuso, nunca les han preocupado los servicios públicos salvo para desmantelarlos, y durante dos décadas se ha abandonado el Estado del bienestar por parte de políticos de derecha como de izquierda, externalizando empresas básicas, y dándole la espalda a las necesarias inversiones en ayudas y en investigación y desarrollo.

Mientras en Alemania se destinan 5.986€ por habitante a Sanidad y Francia 4.965€, este país solo invierte 3.323€/habitante en la salud de las personas.

Mientras España invierte 1,2% de su riqueza (PIB) a Investigación, la media de la Unión Europea está en el 2,07%, aunque paises como Alemania, Austria, Dinamarca…destinan más del 3% de su PIB.

Y un país como Corea del Sur invierte nada menos que el 4,22% del PIB, aunque no tanto en figuras futbolísticas como España.

Porqué Corea del Sur tiene tantos medios sanitarios, y test de control de los virus?.

Porque hace casi dos décadas que tomó la decisión de investigar e invertir en materia sanitaria, en vez de fiarse en el mantra de economistas del tipo de Juan Ramón Rallo, a quien los medios españoles le dan tanta audiencia y paginas de periódicos.

En este mundo no hay milagros. Hay previsión, hay inversión, cuando hay sentido común. El sentido común nace de la ciencia, del análisis de la realidad y los hechos.

En cambio, una visión religiosa puede iniciar una guerra, un interés egoísta puede provocar miles de muertes, una ceguera mental puede provocar el desastre global.

Vuelven a nosotros imágenes de Chernobil, las Torres Gemelas, el crack de 1929 sin que el Gobierno actuara hasta 1933, las dos grandes Guerras, el genocidio de Ruanda, el huracán Katrina del 2005, la crisis del 2008, y el SARS Co-V2.

Cuando se actúa en base a colores partidistas, religiones, nacionalismos…o cualesquiera ismos, incluido el esoterismo, los resultados solo pueden acabar siendo un desastre.

Vuelve a mí el recuerdo de Versalles. Un solo momento, una “justificada deuda de guerra”, un documento con firma. Allí estuvo, en gran medida, la causa de una masacre de 55 millones de personas fallecidas por una puñetera firma que nunca tuvo que haber existido.

Y ahora es el mantra de “los mercados”, que lo abarca todo, mucha religión, mucho interés egoísta y mucho partidismo. Todo ello para negar las verdades de la ciencia, o evitar que se conozcan ahogando la investigación sin presupuesto.

JON GORROTXATEGI

CRITERIOS DE APLICACIÓN DE ERTZAINTZA Y POLICIAS LOCALES SOBRE LA ALARMA SANITARIA Revisión 01 (25/03/2020)

Sobre la apertura de actividades comerciales o similares. ¿Pueden abrir?

Como premisa, la actividad laboral está permitida en todos los sectores, suspendiéndose la apertura al público de locales y establecimientos minoristas, excepto los recogidos en el Punto 1.

1.-¿Qué locales comerciales pueden abrir? Sólo los de alimentación, bebidas, farmacias, sanitarios, ópticas y productos ortopédicos, productos higiénicos, prensa y papelería, gasolineras, tabacos, equipos tecnológicos y de telecomunicaciones, alimentos de animales de compañía, comercio por internet, telefónico o correspondencia, tintorerías, lavanderías y clínicas veterinarias, empresas de alquiler de vehículos, entidades bancarias, notarias, asesorías y entidades aseguradoras.

2.-¿Los restaurantes y establecimientos de alimentación pueden cerrar al público y hacer comidas para llevar? Sólo está específicamente permitida la entrega a domicilio.

3.-¿Los establecimientos de alimentación pueden vender comida preparada? Sólo venta para llevar. En ningún caso consumición en el establecimiento.

4.-¿Las panaderías pueden vender bebidas, incluido café? Sólo venta para llevar, en ningún caso consumición en el establecimiento.

5.-¿Se puede abrir el restaurante o cafetería de un área de servicio o gasolinera? No, pero la tienda puede facilitar la venta de alimentos.

6.-¿Peluquerías? La apertura del local no está permitida. Sí está permitido el servicio profesional a domicilio.

7.-¿Locutorios? Solo podrán estar abiertos para transacciones económicas.

8.-¿Los mercados semanales? Sí, únicamente para la venta de productos autorizados y cumpliendo las normas sanitarias establecidas.

9.-¿Los talleres mecánicos de automoción? Sí, pero para reparaciones de carácter urgente.

10.-¿Las actividades comerciales que también fabrican, pueden trabajar a puerta cerrada?Sí, si cuentan con taller propio, puede trabajar si está cerrada al público.

 11.- Los establecimientos que no tienen permiso para estar abiertos al público, pueden desarrollar labores de mantenimiento y mejora en el interior del mismo. Si

12.-¿Una tienda que vende productos de nutrición, puede estar abierta al público? Sí, pero solo para la venta de productos de primera necesidad. Por ejemplo alimentos para celiacos.

13.- La asistencia a los lugares de culto, ceremonias civiles y religiosas. Si, condicionada a la adopción de las medidas que en cada momento vaya aplicando la autoridad sanitaria.

14.- Actividad en huertas, invernaderos y similares.En aquellos lugares donde se desarrolle una actividad profesional está autorizado.

15.-¿Cuándo se accede al interior de en un establecimiento qué tipo de precauciones se deben adoptar? La estancia dentro del establecimiento será la mínima e imprescindible para realizar la compra necesaria. Se recomienda mantener entre 1 y 2 metros de distancia entre personas.

16.- Apertura de hoteles, apartahoteles y casas rurales “Se han declarado servicio esencial de determinados alojamientos turísticos para la prestación del servicio de alojamiento a trabajadores”.

 

SOBRE DESPLAZAMIENTOS

 

1.-¿Existe algún certificado o documento que se tenga que llevar para poder circular a pie o en vehículo? No se solicitará ningún tipo de certificado a las personas que se identifique, si bien se valorará la información que aporte para justificar el desplazamiento. En caso que la información que aporte nos genere dudas, se podrá comprobar por otros medios. De momento, no existe ningún certificado oficial de movilidad.

2.-¿Puede transitar una persona por la vía pública? Las personas podrán circular por las vías o espacios de uso público para:

a) Adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad.

b) Asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios.

c) Desplazamiento al lugar de trabajo para efectuar su prestación laboral, profesional o empresarial.

d) Retorno al lugar de residencia habitual.

e) Asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables.

f) Desplazamiento a entidades financieras y de seguros.

g) Por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.

h) Cualquier otra actividad de análoga naturaleza. Estos desplazamientos a pie se deberán de realizar individualmente salvo que se acompañe a personas con discapacidad, menores, mayores o por otra causa justificada. No obstante, se solicita limitar al máximo los desplazamientos.

3.-¿Se puede visitar a familiares dependientes? Si, para su asistencia y cuidado

4.-Soy persona dependiente. ¿La persona que me asiste podrá venir? Sí, forma parte de los servicios esenciales que se permiten.

5.-¿Me puedo desplazar para cambiar la custodia de menores? Sí, entendiendo que se trata de atender a un menor.

6.-¿Puedo llevar a los niños al parque? No.

7.-¿Puedo dejar a mis hijos a cargo de la persona que los cuida habitualmente porque tengo que ir a trabajar? Sí, entendiendo que se trata de cuidar de un menor de edad o dependientes.

8.-¿Se puede bajar la basura a la calle? Sí, al lugar más próximo y por el tiempo mínimo imprescindible.

9.-¿Se puede estar en los espacios comunitarios del edificio donde vivimos (patio, jardín, escaleras…) No, dado que son espacios privados de uso comunitario.

10.-¿Se puede sacar a pasear a la mascota? Si, de forma individual, el tiempo imprescindible y en las proximidades del domicilio.

11.-¿Se puede ir al parque, a la playa o al monte? No, porque no está incluido en los casos en que se permite la movilidad en la vía pública.

12.-¿Qué limitación hay en el número de personas dentro de vehículos particulares? En un vehículo podrán desplazarse más de una persona siempre que se respete entre ellos la mayor distancia posible. Como ejemplo en un turismo máximo dos personas, el conductor y un ocupante, que viajará en la parte trasera y en diagonal con el conductor.

13.- Transporte en vehículos de hasta nueve plazas. «El transporte público, privado complementario y particular de personas en vehículos de hasta nueve plazas, incluido el conductor, en los que deba viajar más de una persona en el vehículo, respetará que vaya como máximo una persona por cada fila de asientos, manteniéndose la mayor distancia posible entre los ocupantes.»

14.-¿Está limitado el número de personas en vehículos profesionales o de empresa? Para los vehículos profesionales o de empresa (furgonetas, camiones) en actividad laboral, podrá ir conductor y copiloto siempre que se mantenga la mayor distancia posible entre ellos.

15.-¿Se puede circular en motocicletas y bicicletas? Sí, sólo por las causas de movilidad previstas y de forma individual.

16.-¿En un taxi? Individualmente, excepto para acompañar a persona discapacitada, menor, mayor o sin autonomía.

17.-¿Se puede ir a recoger a un familiar al aeropuerto, a la estación…? No. Sí está previsto para el acompañamiento a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables.

18.-¿Se puede salir para ir a firmar un contrato, documentación o similar? Sólo por causa justificada y si es inaplazable.

19.-¿Los repartidores de paquetería pueden circular libremente para hacer su trabajo?Sí, en el marco de su actividad laboral.

20.-¿Se puede ir a donar sangre? Sí, en caso de llamamientos de la autoridad sanitaria y con medidas de precaución.

21.-¿Se puede viajar a las segundas residencias? No.

22.-Transporte público de viajeros. En este tipo de transporte se respetarán las medidas establecidas por Sanidad, manteniendo obligatoriamente la distancia de al menos un metro entre los viajeros.

23.- Mudanzas. Si. Por parte de personal profesional, nunca un particular

24.- Se puede circular con un vehículo cuya ITV esta caducada.Teniendo en cuenta la Disposición Adicional tercera del Real Decreto, quedan suspendidos los plazos para la tramitación de los Procedimientos de las entidades del Sector Público, reanudándose ante la pérdida de vigencia del mismo. Se puede circular en dichas circunstancias

25.- ¿Se permite desplazamiento para dar de comer animales que se encuentran en caseríos o zonas rurales? Si

ANTE EL CORONAVIRUS, Comunicado de Bat Etorri a la ciudadanía guipuzcoana.

 

LAS  PERSONAS  MAYORES  ANTE  EL  CORONAVIRUS

BAT ETORRI como plataforma en defensa del Sistema Público de Pensiones en Gipuzkoa quiere expresar,  en estos momentos críticos que estamos viviendo a causa de la expansión del coronavirus, nuestra preocupación por la situación tan dramática que están viviendo algunos colectivos de personas mayores, sobre todo, quiénes están ingresadas en residencias de la tercera edad.

En primer lugar queremos dar las gracias a todas las personas del mundo socio-sanitario, cuidadoras y cuidadores sociales que trabajan tenazmente ante el riesgo de posibles contagios, algunas sin las medidas de seguridad suficientes; y cómo no, solidarizándonos con todas las víctimas.

Sabemos que muchas personas mayores están en los hospitales padeciendo las consecuencias de esta enfermedad o en sus casas; otras en residencias, sin poder salir ni recibir visitas para poder aminorar el riesgo de contagio, soportando una soledad no deseada.

Nos sobrecoge la situación que se da en algunas residencias, según noticias aparecidas recientemente en los medios de comunicación. Exigimos las máximas medidas de control y supervisión de dichos centros, y que se garantice una atención digna tanto a las personas mayores como condiciones de seguridad para el personal que las atienden.

La atención a personas mayores es uno de los pilares del estado del bienestar al que hay que dotar de los recursos necesarios, para garantizar una atención que dichas personas se merecen.

En resumen, queremos ser positivos para que el bienestar de nuestras personas mayores esté asegurado, defendiendo sus intereses y haciendo una política social justa. Apostamos para que dicha atención sea un servicio público esencial.

Esperamos que la enorme brecha social, agravada ahora con el coronavirus sea remontada con determinaciones y decisiones más valientes y más sociales.

Por lo que defendemos que como consecuencia de esta crisis sanitaria, ninguna persona ni ninguna familia quede desamparada. Por lo que solicitamos que se garantice una renta básica que asegure una vida digna a toda persona que esté en una situación de vulnerabilidad económica.

Donostia, a 27 de marzo de 2020

 

PERTSONA NAGUSIAK KORONABIRUSAREN AURREAN

BAT ETORI Gipuzkoako Pentsio Sistema Publikoaren defentsarako plataforma gisa,  koronobirusaren hedapena dela-ta bizi dugun une larri hauetan adierazi nahi du, adineko talde batzuek bizi duten egoera dramatikoaz dugun kezka; batez ere, hirugarren adinekoen egoitzetan aurkitzen diren egoliarrak.

Lehenik eta behin, eskerrak eman nahi dizkiogu mundu sozio-sanitarioko pertsona profesional guztiei, zaintzaileei eta infekzioaz kutsatzeko arriskuan lan egiten duten profesionaleei, batzuk beharrezko segurtasun neurririk gabe; eta nola ez orainarteko biktima guztiei gure elkartasuna adieraziz.

Badakigu adineko asko gaixotasun honen ondorioak bai ospitaleetan edo beren etxeetan pairatzen ari direla; beste batzuk egoitzetan, irteerarik edo bisitak jasotzeko gai izan gabe, kutsatzeko arriskua murrizteko, baina nahi gabeko bakardadea jasanez.

Egoitza batzuetan gertatzen den egoeraz kezkaturik gaude, hedabideetan berriki argitaratutako albisteen arabera. Zentro edo gune horiek kontrolatzeko eta gainbegiratzeko neurririk handienak hartzeko eskatzen dugu, eta arreta duina bermatzea adinekoei eta segurtasun baldintzak zerbitzatzen dituzten langileei.

Adineko pertsonei arreta ematea ongizate estatuaren zutabeetako bat da, persona horiei merezi duten arreta bermatzeko beharrezko baliabideak eman behar bai-zaizkie.

Laburbilduz, positiboak izan nahi dugu gure adinekoen ongizatea ziurtatzeko, haien interesak defendatzeko eta bidezko eta zuzentasunezko gizarte politika egiteko. Halako zaintza funtsezko zerbitzu publikoa izatearen aldeko apustua egiten dugu.

Espero dugu gizarte hutsune izugarri hau, gaur egun koronabirusak osatutakoa, deliberamendu eta erabaki sozial ausartagoekin eta sozialagoekin  lortuko dela.

Beraz, defendatzen dugu osasun krisi honen ondorioz, ez dela pertsona edo familiarik etxerik gabe eta baztertuta geratuko. Beraz, oinarrizko diru-sarrera duin baten ziurtasuna eskatzen dugu (gutxieneko errenta soziala), egoera ekonomiko larrian dauden guztiei bizitza duina bermatzeko.

Donostian, 2020ko martxoaren 27ª

 

 

Victorio Abalia (Presidente Asociación Donostialdea FEVAAS), Miguel Gortari (Portavoz Asociación Donostialdea FEVAAS), Jose Luis Elosua (Presidente de la Asociación NAGUSILAN), Maite Jauregui (NAGUSILAN), Juantxo Domínguez (Portavoz de la Asociación RED DE PENSIONISTAS), Alberto Martínez (RED DE PENSIONISTAS), José Agustín Arrieta (Presidente de la Asociación AGIJUPENS), Félix Elcoroibide (AGiJUPENS), Antton Ibargutxi (Presidente de la Asociación ASPALGI), Pilar Rojo (ASPALGI), Miguel Calvillo (Asociación HELDUAK ADI), José Manuel Susperregi (HELDUAK ADI), Juan Mari Tomasena (Presidente de la Asociación G.E.P.E.), Antton Carrera (G.E.P.E.), Jesús Oceja (Secretario de COESPE Gipuzkoa), Andrés Bergaz (COESPE Gipuzkoa), Vitaliano Rodríguez (Plataforma de Zumárraga), Nieves Uranga (Plataforma de Hondarribia), Ana Gallén (Portavoz Plataforma de Zarautz), Arrate Berasaluce (Plataforma de Eibar), Marisa Martin (Portavoz de la Coordinadora Lasarte-Oria), Marian Esnaola (Plataforma Alderdi Eder de Donostia/San Sebastián), Marcos Tolosa (Plataforma de Hernani), Floren Moro (Plataforma de Pasaia), Jokin Uranga (Plataforma de Irún), José Antonio Nafarrete ( Plataforma de Arrasate), Valeri Viguera ( Plataforma de Andoain)

DEL VIRUS AL CLIMA, EL MISMO MENSAJE

 

Bueno vamos a ser positivos. Desde la Cumbre de la Tierra y a pesar de todas las reuniones de la COP, de todos los protocolos, acuerdos y mecanismo de mercado, etc, las emisiones de CO2 no han hecho sino aumentar. Ahora mismo, gracias al Coronavirus, se ha demostrado que es posible poner en marcha su disminución radical en torno al 7% anual. Con una condición: reducir la producción y el transporte.

Evidentemente, el Coronavirus no es fruto de ninguna decisión, de ningún plan: reduce las emisiones a ciegas, lo que conlleva a exacerbar las desigualdades y de la precariedad social. En concreto, en los países más pobres y en detrimento de los sectores más débiles de la población. Esto puede conducir a la penuria de bienes de primera necesidad. Por tanto, solo la gente reaccionaria y/o cínica puede alegrarse del impacto climático de la epidemia.

Pero en cualquier caso, este caso permite abrir algunas interrogantes. Veamos:

  • ¿Por qué la reducción a ciegas de la producción y del transporte [provocada por el Covid.19] no podría abrir la puerta a una reducción consentida y planificada, comenzando por los productos inútiles y dañinos?
  • ¿Por qué los trabajadores y trabajadoras afectados por la supresión de esas producciones inútiles y dañinas (por ejemplo las armas) no podrían tener garantizado su salario y su reconversión colectiva en empleos social y ecológicamente útiles y gratificantes?
  • ¿Por qué la globalización dictada por la maximización del beneficio en las cadenas de valor de las multinacionales no debería ser sustituida por una cooperación decolonial basada en la justicia social y climática?
  • ¿Por qué el agronegocio destructor de la biodiversidad y de la salud, que favorece la propagación de virus, no debería ser sustituido por la agroecología que proteja a la vez la salud de los seres humanos y de los ecosistemas, a la vez que da sentido al trabajo?

Resulta evidente que estas alternativas –y otras que van en la misma dirección- no pueden materializarse más que a través de un cambio político radical. En efecto, bien sea en relación al Coronavirus o ante el cambio climático, la respuesta de los gobiernos, a grandes rasgos, viene siendo la misma: negar de facto las leyes de la naturaleza (la propagación del virus en un caso y el efecto acumulativo de CO2, en el otro), correr detrás de los hechos para no distorsionar la carrera por el beneficio y, después, extraer de su propia negligencia le pretexto para medidas socialmente regresivas acompañadas de un nuevo giro autoritario.

Gracias a este maldito Coronavirus hoy vemos claro que un cambio político radical tiene que contar con dos componentes:

  • Por una parte, medidas anticapitalistas. Medidas que son indispensables para poner fin a la dictadura que la ley del beneficio ejerce sobre la sociedad. No voy a desarrollarlas en detalle. Señalemos simplemente lo siguiente: frente a la epidemia del Coronavirus, el problema clave está claramente en la subordinación de la política sanitaria a los intereses capitalistas, así como a la libertad total con la que los capitalistas se pueden beneficiar de la epidemia (especulando o acaparando stocks de materiales y productos, por ejemplo). La socialización de la industria farmacéutica es un eje importante para una política alternativa. Del mismo modo, frente al cambio climático, un eje importante e insoslayable es la socialización del sector de la energía. En ambos casos, esta socialización debe ir acompañada de la socialización de las finanzas que son las tiran de los hilos.
  • Por otra parte, medidas de democracia radical. Una epidemia no se puede combatir sin la participación de la población; y la mayoría de la población no tomará parte en un política neoliberal-autoritaria que agrave las desigualdades. Ocurre lo mismo, y en una dimensión mayor, en relación al cambio climático: el enorme cambio de estructura y de comportamientos necesarios para limitar la catástrofe no se pueden llevar a cabo sin que participe la población, y la mayoría de la población no tomará parte en una política neoliberal-autoritaria que agrave las desigualdades. Al contrario, puede estar de acuerdo –¡e incluso entusiasmada!- con políticas restrictivas si las controla, cuya imperiosa necesidad entiende… si (y solo si) estas políticas mejoran radicalmente las condiciones de existencia y dan sentido a su existencia colectiva.

Este segundo punto es capital (¡no es un juego de palabras!), sobre si se lleva a cabo como es necesario –en su dimensión Norte-Sur-, es decir en una dimensión decolonial –y en su dimensión de género-, es decir, desde el punto de vista de la emancipación de las mujeres y de LGBTQ. Efectivamente, el discurso ecológico se construye a menudo en base a la afirmación de que los cambios drásticos precisan de un poder fuerte, dándose una muy peligrosa potencial convergencia objetiva con la derecha y la extrema-derecha (convergencia que se pone de manifiesto también en la izquierda populista). Ahora bien, lo que es cierto, tanto en relación a la epidemia como en relación al cambio climático, es justamente lo contrario: los cambios drásticos no se pueden plantear más que a través de procesos democráticos radicales (por consiguiente, también antirracistas, antisexistas, antihomófobos, etc.). Para que el desafío sea asimilado, para comprender sus causas profundas y discutir las medidas a adoptar y su ejecución colectiva, se precisa de la más amplia democracia.

Visto así, finalmente, el Coronavirus podría tener efectos ideológicos positivos, ecosocialistas, ecofeministas y decoloniales. Lástima que sea al precio de una fuerte epidemia.

Daniel Tanuro Bueno,

Traducción: viento sur