Pensionistas de la Comunidad Autónoma Vasca entre 65 y 79 años exigen ser vacunados por Osakidetza,sin más dilaciones.

Bizkaiko Pentsiodunen Mugimendua/MPB

Nos dirigimos a Usted debido a la preocupación entre las personas de entre 65 y 79 años entre quienes nos encontramos la mayoría de pensionistas, que vivimos en la Comunidad Autónoma Vasca y que observamos que entre las prioridades de vacunación constituímos un sector marginado, que no sabemos aún cuándo vamos a empezar a ser vacunados de un modo significativo o generalizado. Por este motivo nos dirigimos a través de ésta carta a Usted para que sea reparada con urgencia esta situación.

La reacción de las instituciones europeas, del Estado español y del Gobierno vasco en el combate contra la pandemia de la Covid-19, ha estado acompañada de no pocos errores: tardanza en reconocer su llegada; abandono de una política eficaz de rastreos y utilización de las herramientas informáticas; enfoque preponderante en las restricciones individuales en relación con las actividades productivas y de transporte…

Esos errores dejan la vacunación masiva como elemento clave para poner freno a la pandemia y sus consecuencias de contagios, hospitalizaciones y fallecimientos.

El esfuerzo científico para diseñar vacunas eficaces realizadas con una fuerte inyección de dinero público, 8.900 millones de euros (según fuentes de la empresa de análisis de datos científicos Airfinity) no ha ido acompañado de una política adecuada de las instituciones. Se ha permitido a las multinacionales farmacéuticas que lo que debería ser un bien común universal se convierta en fuente de enormes beneficios, al comercializarla a precios abusivos y al mejor postor. La tardanza de la Comisión Europea en formalizar los contratos y los incumplimientos de las farmacéuticas hacen que la política de los gobiernos en la gestión de las vacunas existentes cobre aún más importancia.

El protocolo dejó claro el criterio de la vulnerabilidad como preferente para la prioridad en la vacunación, que se asociaba con la edad y las enfermedades graves, elemento este último precisado tardíamente.

Sin embargo, la escasez general de vacunas, consecuencia de unas prácticas empresariales de las grandes farmacéuticas con el objetivo de obtener un aumento desmedido de los beneficios y de unos gobiernos sometidos a los dictados de esas farmacéuticas y que se niegan a suspender las patentes que la ley permite cuándo media interés general, perdiéndose la posibilidad de poder producirlas con sus propios medios y en cantidad suficiente; así como la decisión del gobierno de administrar la vacuna AstraZeneca a los menores de 65 años ha dejado en tierra de nadie al colectivo comprendido entre 65 y 79 años, entre los que nos encontramos la mayoria de los pensionist. Y a fecha de hoy todavía no se sabe cuándo empezará su vacunación a pesar de ser uno de los colectivos más vulnerable.

Nos alegra que se inicie la vacunación a los menores de 65, pero esperamos que dicho proceso no sea tan lento como entre los mayores de 80, hay que recordar que, a día de hoy, un 40% de dichas personas no han recibido todavía su primera dosis.

A pesar de la falta de datos de pacientes ingresados en servicios críticos y fallecidos por franjas de edad, el número de personas comprendidas entre 65 y 79 años es muy importante. Por ejemplo, en el hospital de Basurto en los servicios críticos esta semana de un total de 19 pacientes había 14 pacientes de entre 65 y 79 años, 1 paciente de más de 80 años y 4 de menos de 65 años.

El ritmo de vacunación en la CAV es muy lento y no puede explicarse sólo por la escasez de entregas, sino también por un ritmo muy lento de vacunación que se basa en una política de reservas exageradas, mientras que, según el ex-dirigente de la OMS López Acuña, «hay que inyectar el mayor número de primeras dosis que se pueda y no pasa
nada si se tarda un poco más en poner la segunda» (Diario.es). Ello da lugar a que el porcentaje de vacunas administradas sea de los más bajos de las comunidades autónomas. También, detrás de ello, está la negativa sistemática de su departamento a aumentar una plantilla de Osakidetza muy insuficiente para hacer frente al reto de la pandemia y al conjunto de las necesidades de salud.

La experiencia internacional y los estudios acreditan la prioridad de vacunar a los grupos más vulnerables ante el virus: «La prioridad siguen siendo las personas mayores» (J. A. Forcada, presidente de la Asociación de Enfermería y Vacunas). Según López Acuña, «la lógica de la estrategia de la vacunación tenía que ver con la lógica de la enfermedad: la tasa de contagios y de letalidad aumenta a medida que se avanza en edad».
Señora Consejera, la administración de la vacunación entre 65 y 79 años es una necesidad, y es urgente. ¿Para cuándo? A la espera de una revisión adecuada de esta situación.

EAEko Osasun sailburu Gotzone Sagardui andreari 65 eta 79 urte bitarteko pertsonen artean, pentsiodun gehienok gaude, Euskal Autonomia Erkidegoan bizi gara, eta ikusi dugu txertaketa-lehentasunen artean baztertutako sektore bat garela, eta oraindik ez dakigula noiz hasiko garen txertatzen modu esanguratsuan edo orokorrean. Hori dela eta, gutun honen bidez zugana jotzen dugu arazo hau lehenbailehen konpon dezazun.

Europako erakundeek, Espainiako Estatuak eta Eusko Jaurlaritzak Covid-19ren pandemiaren aurkako borrokan izan duten erreakzioarekin batera, ez dute akats gutxi izan: berandu iritsi direla aitortu dute; miaketa-politika eraginkorra alde batera utzi dute eta tresna informatikoak erabili dituzte; ikuspegi nagusia banakako murrizketak izan dira, ekoizpen eta garraio-jarduerei dagokienez… Akats horien ondorioz, txertaketa masiboa funtsezkoa da pandemiari eta kutsatze, ospitaleratze eta heriotzen ondorioei aurre egiteko.

Diru publikoaren injekzio indartsuarekin egindako txerto eraginkorrak diseinatzeko ahalegin zientifikoak (8.900 milioi euro, Airfinity datu zientifikoak aztertzen dituen enpresaren arabera) ez du erakundeen politika egokirik ekarri. Multinazional farmazeutikoei ahalbidetu zaie ondasun komun unibertsal bat izan beharko lukeena etekin handien iturri bihurtzea, gehiegizko prezioetan eta eskaintzaile onenaren prezioan merkaturatzen baita, Europako Batzordeak kontratuak formalizatzeko duen atzerapenaren eta farmazialarien akordioak ez-betetzeen ondorioz, gobernuek txertoen kudeaketan duten politikak are garrantzi handiagoa du.

Protokoloak argi utzi zuen zaurgarritasunaren irizpidea lehentasunezkoa zela txertoaren lehentasunerako, adinarekin eta gaixotasun larriekin lotzen baitzen, eta azken hori berandu zehaztu zen.

Hala ere, txertoen eskasia orokorra, farmazialari handiek mozkinak neurriz kanpo handitzea helburu duten enpresa-praktika batzuen ondorioz eta farmazialari horien esanetara eta mende dauden gobernu batzuen ondorioz, legeak interes orokorra dagoenean baimentzen dituen patenteak eteteari uko egiten diotenak, beren baliabideekin eta kantitate nahikoan ekoitzi ahal izateko aukera galduz; baita gobernuak hartutako erabakia ere, 65 urte baino gutxiagoko txertoen artean, AstraZeneka 65 urte baino gutxiagoko txertoa emateko, eta tartean 65 urtetik 69urtera artekoak bazterrean bezala geratu dira, eta gu talde horretan. Eta gaur egun oraindik ez dakigu noiz hasiko den txertatzen, nahiz eta talderik ahulenetako bat izan.

Pozten gaitu 65 urtetik beherakoei txertoa jartzeak, baina espero dugu prozesu hori 80 urtetik gorakoen artean bezain motela ez izatea. Gogoratu behar da, gaur egun, pertsona horien%40k ez dutela oraindik lehen dosia jaso.

Zerbitzu kritikoetan ospitaleratutako eta hildako pazienteen datuak adin-tarteen arabera falta badira ere, 65 eta 79 urte bitarteko pertsonen kopurua oso garrantzitsua da. Adibidez, Basurtuko ospitalean, zerbitzu kritikoetan, aste honetan, 19 paziente zeuden, guztira, 65 eta 79 urte bitarteko 14 paziente, 80 urtetik gorako paziente 1 eta 65 urtetik beherako 4 paziente.

EAEko txertaketa-erritmoa oso motela da, eta ezin da azaldu entrega-eskasiagatik bakarrik, baita gehiegizko erreserben politikan oinarritzen den txertaketa-erritmo oso motel batengatik ere; aldiz, López Acuña MOEeko buruzagi ohiaren arabera, “Ahal den lehen dosi gehien injektatu behar dira, eta ez da ezer gertatzen bigarrena jartzeko denbora gehiago behar bada” (diario.es). Horren ondorioz, emandako txertoen ehunekoa autonomia-erkidegoetako baxuenetakoa da. Horren atzean, halaber, zure sailak sistematikoki uko egin dio pandemiaren erronkari eta osasun-premia guztiei aurre egiteko oso eskasa den Osakidetzako plantilla handitzeari.

Nazioarteko esperientziak eta ikerketek egiaztatzen dute lehentasuna ematen zaiela talde ahulenei birusaren aurkako txertoa jartzeari: “Lehentasuna adinekoek dute oraindik” (J. A. Forcada, Erizainen eta txertoen Elkarteko presidentea). Lopez Acuñaren arabera, “Txertoaren estrategiaren logikak gaixotasunaren logikarekin zuen zerikusia: kutsatze eta hilgarritasun tasak gora egiten du adinean aurrera egin ahala”.

Sailburu andrea, 65 eta 79 urte bitarteko txertoa ematea behar-beharrezkoa eta premiazkoa da. Noizko? Egoera hori ahal duzun arinen eta behar bezala berrikusiko duzulakoan. Adeitasunez.



Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: