Julio Verne 50 Libros [PDF]

 

Fue el mayor de los cinco hijos que tuvo el matrimonio formado por Pierre Verne, que procedía de una familia vinculada a la jurisprudencia (su abuelo fue consejero notario de Luis XV y presidente del Colegio de Abogados de Nantes), y de Sophie Allotte de la Fuÿe, perteneciente a una familia de militares.

En 1847 comenzó sus estudios de derecho en París y se recibió de abogado en 1849, razón por la cual su padre le permite permanecer en París. Mientras tanto seguiría escribiendo teatro. A pesar de los deseos de su padre que quiso que se dedicara a su carrera de abogacía y ante la amenaza de quitarle el financiamiento, Verne sigue sin estar interesado en seguir esa la labor. Y ya sin el financiamiento de su padre, gasta todos sus ahorros en libros y se pasa largas horas en las bibliotecas de París queriendo saberlo todo: estudiando geología, ingeniería y astronomía, conocimientos con los que más adelante documentaría sus fantásticas aventuras y predijera con asombrosa exactitud muchos de los logros científicos del siglo XX. Hablaría de cohetes espaciales, submarinos, helicópteros, aire acondicionado, misiles dirigidos e imágenes en movimiento, mucho antes de que aparecieran estos inventos.

Recién en 1869 publicaría su primera novela “Cinco semanas en Globo”, un éxito fulminante, gracias al cual firmó un espléndido contrato con el editor P. J. Hetzel, que le garantizaría la cantidad anual de 20.000 francos durante los siguientes veinte años, a cambio de lo cual, se obligaría a escribir dos novelas de un nuevo estilo cada año. Luego le siguieron otras novelas a la gran producción del autor: “Viaje al centro de la tierra”(1864), “De la tierra a la luna”(1865), y “20,000 Leguas de viaje submarino”(1870). La última novela antes de su muerte fue “La invasión del mar”.

Célebre por sus relatos de aventuras fantásticas, narradas siempre con un tono de verosimilitud científica, en las que describe, con una visión casi profética, multitud de logros científicos, inventos y descubrimientos posteriores a su época.

Fue considerado el precursor de un género literario nuevo, la ciencia ficción.

Falleció en 1905 en la ciudad de Amines.

 

1) Veinte mil leguas de viaje submarino

2) Viaje al centro de la Tierra

3) La vuelta al mundo en ochenta días

4) Dos años de vacaciones

5) De la Tierra a la Luna

6) El faro del fin del mundo

7) Miguel Strogoff

8) París en el siglo XX

9) Frritt Flacc

10) Cinco semanas en globo

11) Alrededor de la Luna

12) El rayo verde

13) Dueño del mundo

14) Los hijos del capitán Grant

15) Un capitán de quince años

16) La jangada

17) El castillo de los Cárpatos

18) Robur el conquistador

19) Las aventuras del capitán Hatteras

20) Héctor Servadac

21) El secreto de Maston

22) La esfinge de los hielos

23) Las Indias negras

24) El Chancellor

25) Ante la bandera

26) Los quinientos millones de la begún

27) Un billete de lotería

28) Claudio Bombarnac

29) Matías Sandorf

30) La casa de vapor

31) Escuela de Robinsones

33) El país de las pieles

34) La caza del meteoro

35) Las tribulaciones de un chino en China

36) La estrella del Sur

37) César Cascabel

38) Los forzadores del bloqueo

39) La invasión del mar

40) El archipiélago en llamas

41) El doctor Ox

42) El soberbio Orinoco

43) Norte contra sur

44) Kerabán el testarudo

45) La Jornada de un Periodista Americano en el año 2889

46) Un drama en Livonia

47) Aventuras de tres rusos y tres ingleses en el África austral

48) Una invernada entre los hielos

49) La isla misteriosa

50) El eterno Adán

 

Bertolt Brech [Narrativa Completa ] Relatos 1927-1949

Bertolt Brecht nació el 10 de febrero del año 1898 en Augsburgo (Alemania).
Era hijo del director de una fábrica de papel.
Amante de la música y la literatura, desde muy niño comenzó a escribir, principalmente poesía y canciones.

En el año 1917 inició la carrera de Medicina en la Universidad de Munich, que interrumpió en 1918 para acudir a combatir en la Primera Guerra Mundial.
Los estudios de Medicina los abandonó definitivamente en el año 1921.
En 1918 escribió su primera obra literaria titulada “Baal” (1918).

En Berlín comenzó en el mundo de las bambalinas ayudando a Max Reinhardt en el Teatro Alemán, en donde dió rienda suelta a su representación épica.
En el teatro trabajó con famosos nombres de la escena germana, posteriormente estrellas cinematográficas, como Peter Lorre u Oskar Homolka.
En el año 1922 se casó con la actriz Marianne Zoff y en 1928 con la también intérprete Helene Weigel.

De ideología marxista, tuvo que exiliarse ante el ascenso de los nazis, residiendo en Dinamarca, Finlandia y Rusia, hasta que cruzó el charco para instalarse en los Estados Unidos, concretamente en la localidad californiana de Santa Mónica.
Intentó trabajar como guionista en Hollywood, pero sus revolucionarias ideas no encontraron eco entre los dirigentes de los estudios cinematográficos.

Además de su frustración como artista, Brecht fue investigado por sus actividades “antiamericanas”, lo que determinó su abandono del país norteamericano para trasladar su residencia a Suiza.
En el año 1947 volvió a Alemania y dos años después creó su propia compañía teatral a la que llamó Berliner Ensemble.

Falleció el 14 de agosto de 1956 en la zona comunista de Berlín a causa de una trombosis.
Tenía 58 años de edad.
Está enterrado en el cementerio Dorotheenstadt de Berlín.

Parte de su obra se fundamenta en la técnica del distanciamiento, involucrando al espectador en la reflexión de lo contemplado más que en la identificación con los personajes y la trama, y recordándole constantemente con sus recursos narrativos que se encuentra en un teatro, alejándole de cualquier posible implicación emocional subjetiva con la historia.
Influenciado en sus inicios por el expresionismo, Brecht renovó profundamente el concepto de la obra teatral, convirtiéndose en uno de los principales dramaturgos del siglo XX.

Sus títulos más populares, en su mayoría con fuerte acento político y social, son “Tambores En La Noche” (1922), “La Ópera De Cuatro Cuartos” (1928), musicada por Kurt Weill, “Galileo” (1938-1939), “Madre Coraje” (1941), “La Buena Persona De Sezuan” (1940) o “La Inevitable Ascension De Arturo Ui” (1942).
Otras obras escritas por el autor alemán son “El Interrogatorio De Luculo”, “El Señor Puntila y Su Criado Matti”, “Los Horacios y “Los Curiacios”, “Terror y Miseria Del Tercer Reich”, “Los Fusiles De La Señora Carrar” o, entre otros títulos, “La Duquesa De Malfi”.

Bertolt Brech [Narrativa Completa ] Relatos 1927-1949

Benito Pérez Galdós ,más de 100 libros en epub.

(Las Palmas de Gran Canaria, 1843 – Madrid, 1920) Novelista, dramaturgo y articulista español, máximo representante (junto con Leopoldo Alas «Clarín») de las corrientes realista y naturalista en la narrativa española. Benito Pérez Galdós nació en el seno de una familia de la clase media de Las Palmas, hijo de un militar. Recibió una educación rígida y religiosa, que no le impidió entrar en contacto, ya desde muy joven, con el liberalismo, doctrina que guió los primeros pasos de su carrera política.

Cursó el bachillerato en su tierra natal, y en 1867 se trasladó a Madrid para estudiar derecho, carrera que abandonó para dedicarse a la labor literaria. En 1870 apareció su primera novela, La sombra, de factura romántica, a la que siguió ese mismo año La fontana de oro, que parece preludiar los Episodios Nacionales.

Dos años más tarde, poco después de la muerte de su padre y mientras trabajaba como articulista para La Nación, Benito Pérez Galdós emprendió la redacción de los Episodios Nacionales, probablemente inspirado en los relatos de guerra de su progenitor, que había participado en la guerra contra Napoleón. El éxito inmediato de la primera serie, que se inicia con la batalla de Trafalgar, lo empujó a continuar con la segunda, que acabó en 1879 con Un faccioso más y algunos frailes menos. En total, veinte novelas enlazadas por las aventuras folletinescas de su protagonista.

Durante este período también escribió novelas como Doña Perfecta (1876) o La familia de León Roch (1878), obra que cierra una etapa literaria señalada por el mismo autor, quien dividió su obra novelada entre «Novelas del primer período» y «Novelas contemporáneas». Este segundo grupo se inicia en 1881, con la publicación de La desheredada. Según confesión del propio escritor, con la lectura de La taberna, de Zola, descubrió el naturalismo, lo cual cambió la manière de sus novelas, que incorporarán a partir de entonces métodos propios del naturalismo, como es la observación científica de la realidad a través, sobre todo, del análisis psicológico, aunque matizado siempre por el sentido del humor.

Bajo esta nueva manière escribió alguna de sus obras más importantes, como Fortunata y Jacinta (1886-1887), Miau (1888) y Tristana (1892). Todas ellas forman un conjunto homogéneo en cuanto a identidad de personajes y recreación de un determinado ambiente: el Madrid de Isabel II y la Restauración, en el que Galdós era una personalidad importante, respetada tanto literaria como políticamente.

En 1886, a petición del presidente del partido liberal, Práxedes Mateo Sagasta, Benito Pérez Galdós fue nombrado diputado de Puerto Rico, cargo que desempeñó (a pesar de su poca predisposición para los actos públicos) hasta 1890, con el fin de la legislatura liberal y, al tiempo, de su colaboración con el partido. También fue éste el momento en que se rompió su relación secreta con Emilia Pardo Bazán e inició una vida en común con una joven de condición modesta, con la que tuvo una hija.

Un año después, coincidiendo con la publicación de una de sus obras más aplaudidas por la crítica, Ángel Guerra, ingresó (tras un primer intento fallido en 1883) en la Real Academia Española. Durante este período escribió algunas novelas más experimentales, en las que, en un intento extremo de realismo, utilizó íntegramente el diálogo, como Realidad (1892), La loca de la casa (1892) y El abuelo (1897), algunas de las cuales adaptó también para la escena. El éxito teatral más importante, sin embargo, lo obtuvo con la representación de Electra (1901), obra polémica que provocó numerosas manifestaciones y protestas por su contenido anticlerical.

Durante los últimos años de su vida se dedicó a la política; en la convocatoria electoral de 1907 fue elegido por la coalición republicano-socialista, cargo que le impidió, debido a la fuerte oposición de los sectores conservadores, obtener el Premio Nobel. Paralelamente a sus actividades políticas, problemas económicos le obligaron a partir de 1898 a continuar los Episodios Nacionales, de los que llegó a escribir tres series más.

 

Descarga totalmente gratis desde la web de la Casa-Museo Pérez Galdós 

PUSHKIN, DOSTOIEVSKI, TOLSTÓI Y CHÉJOV | TODAS SUS OBRAS DIGITALIZADAS

FEDOR DOSTOIEVSKI

Dostoievski nació en Moscú, como el segundo hijo de un ex médico del ejército. Fue educado en casa y en una escuela privada. Poco después de la muerte de su madre en 1837, fue enviado a San Petersburgo, donde ingresó en el Colegio de Ingeniería del Ejército. En 1839, el padre de Dostoievski murió probablemente de apoplejía, pero hubo fuertes rumores de que fue asesinado por sus propios siervos. Dostoievski se graduó de ingeniero militar, pero renunció en 1844 para dedicarse a la escritura. Su primera novela, Poor Folk, apareció en 1846. Le siguió The Double, que mostraba a un hombre que estaba atormentado por un parecido que finalmente usurpa su posición.

En 1846 se unió a un grupo de socialistas utópicos. Fue arrestado en 1849 y condenado a muerte. La sentencia fue conmutada por prisión en Siberia. Dostoievski pasó cuatro años en trabajos forzados y cuatro años como soldado en Semipalatinsk.

Dostoievski regresó a San Petersburgo en 1854 como escritor con una misión religiosa y publicó tres obras que se derivan de diferentes maneras de sus experiencias en Siberia: La Casa de los Muertos, (1860) un relato ficticio de la vida en la prisión, El insultado y herido, que refleja la refutación del autor del utopismo ingenuo frente al mal, y Winter Notes on Summer Impressions, su relato de un viaje a Europa occidental.

En 1857, Dostoievski se casó con Maria Isaev, una viuda de 29 años. Él renunció al ejército dos años después. Entre los años 1861 y 1863 se desempeñó como editor del periódico mensual Time, que luego fue suprimido debido a un artículo sobre el levantamiento polaco.

En 1864-65, su esposa y su hermano murieron y él estaba cargado de deudas, y su situación empeoró al apostar. De la agitación de la década de 1860 surgieron Notas desde el subsuelo, el estudio psicológico de un extraño, que marcó un hito en el desarrollo artístico de Dostoievski. La novela comienza con las confesiones de un narrador con enfermedades mentales y continúa con la promesa del renacimiento espiritual.

Fue seguido por Crimen y castigo, (1866), un relato de la caída y redención de un individuo, El idiota, (1868) que representa una figura parecida a la de Cristo, el Príncipe Myshkin, y El poseído, (1871) una exploración del nihilismo filosófico. En 1867, Dostoievski se casó con Anna Snitkin, su taquígrafa de 22 años, que parece haber entendido las manías y las rabias de su marido. Viajaron al extranjero y regresaron en 1871. En el momento de los hermanos Karamazov, que apareció en 1879-80, Dostoievski fue reconocido en su propio país como uno de sus grandes escritores.

Epiléptico toda su vida, Dostoievski murió en San Petersburgo el 9 de febrero de 1881. Fue enterrado en el monasterio de Aleksandr Nevsky, San Petersburgo.

Obras Completas de Dostoievski 

ALEKSANDR PUSHKIN

Aleksandr Pushkin está clasificado como uno de los mejores poetas de Rusia. No solo llevó la poesía rusa a su máxima excelencia, sino que también tuvo una gran influencia en toda la literatura rusa en los siglos XIX y XX.

Aleksandr Sergeevich Pushkin nació de Sergei y Nadezhda Pushkin el 26 de mayo de 1799. Por parte de su padre era descendiente de la nobleza rusa. Por el lado de su madre, estaba relacionado con un señor africano. Pero para el momento en que nació Aleksandr, la familia había perdido gradualmente la mayor parte de su riqueza e influencia, y fueron reducidos a la posición de nobleza menor. La vida familiar de Aleksandr estaba lejos de ser ideal. Su padre era dominante y se irritaba fácilmente, y su madre solía dejar sola a la pequeña en busca de sus ambiciones sociales.
Entre 1811 y 1817, Pushkin asistió a una escuela especial para niños privilegiados de la nobleza. Pushkin no era muy buen estudiante en la mayoría de las materias, pero tuvo un desempeño brillante en la literatura francesa y rusa.

Primeras obras, 1814-1820

Después de terminar la escuela, Pushkin llevó una vida salvaje e indisciplinada. Escribió alrededor de 130 poemas entre 1814 y 1817, mientras todavía estaba en la escuela. La mayoría de sus obras escritas entre 1817 y 1820 no se publicaron porque sus temas se consideraron inapropiados.
En 1820, Pushkin completó su primer poema narrativo, Russlan y Ludmilla. Es un romance compuesto de aventuras fantásticas pero contadas con el humor del siglo anterior. Sin embargo, incluso antes de que Russlan y Ludmilla fueran publicados en junio de 1820, Pushkin fue exiliado al sur de Rusia debido al humor político que había expresado en sus poemas anteriores. Pushkin salió de San Petersburgo el 6 de mayo y no volvería en más de seis años.Pushkin pasó los años de 1820 a 1823 en varios lugares del sur de Rusia, incluido el Cáucaso y Crimea. Al principio fue feliz allí, pero luego se sintió aburrido por la vida en los pueblos pequeños y retomó una vida de juego y bebida. Siempre le faltaba dinero. Trabajó como funcionario (trabajador del gobierno), pero no ganó mucho dinero y su familia se negó a apoyarlo.

Pushkin comenzó a ganar dinero con sus obras poéticas, pero no lo suficiente como para mantenerse al día.

 

Mikhailovskoye, 1824-1826

Cuando Pushkin llegó a Mikhailovskoye, sus relaciones con sus padres no eran buenas. Su padre estaba enojado con él. La familia dejó la finca a mediados de noviembre, y Pushkin se encontró solo con la enfermera de la familia. Vivió solo durante gran parte de los siguientes dos años, visitando ocasionalmente una ciudad vecina y con poca frecuencia entretenía a viejos amigos de Petersburgo. En este momento, la enfermera le contó a Pushkin muchos cuentos populares, y se cree que ella le dio un sentimiento de vida popular que se mostró en muchos de sus poemas.

Los dos años de Pushkin en Mikhailovskoye fueron extremadamente ricos en producción poética. Entre otras obras, escribió los primeros tres capítulos de Eugene Onegin y compuso la tragedia Boris Godunov. Además, compuso muchas letras importantes (dramas poéticos con música) y un cuento humorístico en verso titulado Count Nulin.

Pushkin fue eventualmente perdonado por el nuevo zar (gobernante ruso), Nicolás I (1796-1855). El zar prometió a Pushkin que todas sus obras serían censuradas (editadas para su aprobación) por el propio zar. Pushkin prometió no publicar nada que pudiera dañar al gobierno. Después de algún tiempo, este tipo de censura se convirtió en una carga para Pushkin.

Pushkin continuó viviendo una vida salvaje por un tiempo, pero quería establecerse. Le propuso matrimonio a Nathalie Goncharova en 1830. Le pidió dinero a sus futuros suegros y los convenció de que le proporcionaran tierras y una casa. Continuó trabajando en Eugene Onegin, escribió una serie de letras excelentes y siguió trabajando , pero no terminó una novela.

Eugene Onegin comenzó en 1824 y terminó en agosto de 1831. Esta es una novela en verso (poesía) y la mayoría lo considera la obra más famosa de Pushkin. Es una “novela” sobre la vida en ese momento, construida para permitir digresiones (alejándose del tema principal en las obras literarias) y una variedad de incidentes y tonos. El corazón del cuento se refiere a la vida de Eugene Onegin, un noble aburrido que rechaza los avances de una joven, Tatiana. La conoce más tarde, cuando ella ha cambiado mucho y ahora es sofisticada. Él se enamora de ella. A su vez, él lo rechaza porque, aunque ella lo ama, está casada.

Matrimonio, duelo y muerte

Después de 1830, Pushkin escribió cada vez menos poesía. Se casó con Nathalie Goncharova en 1831. Ella le dio tres hijos, pero la pareja no era feliz juntos. Su nueva esposa tenía muchos otros admiradores. Él desafió a uno de sus admiradores a un duelo que tuvo lugar el 26 de enero de 1837. Pushkin fue herido y murió el 29 de enero. Hubo un gran duelo por su muerte.

Muchas de las obras de Pushkin proporcionaron la base para óperas de compositores rusos. Incluyen a Ruslan y Ludmilla de Mikhail Glinka (1804-1857), Eugene Onegin y The Queen of Spades de Peter Ilyich Tchaikovsky (1840-1893), Boris Godunov de Modest Mussorgsky (1839-1881) y The Golden Cockerel de Nicolai Rimsky- Korsakov (1844-1908).

Obras completas de Pushkin

ANTÓN CHÉJOV

Chéjov es una de las muchas figuras literarias importantes de Rusia y uno de los más grandes dramaturgos de los tiempos modernos. Ganó el Premio Pushkin y es conocido por sus cuentos y obras de teatro, que a menudo combinan elementos de comedia y tragedia. Si bien sus obras reflejan los desarrollos frecuentemente turbulentos específicos de su tierra natal, su atractivo duradero reside en el talento de Chéjov para explorar situaciones universalmente humanas con gracia y destreza.

Anton Pavlovich Chekhov nació en Tanarog, Rusia, el 17 de enero de 1860. Su padre era un tendero y martinet con dificultades, y Chekhov encontró difícil su infancia, a pesar de la bondad de su madre.

La estructura misma de la sociedad rusa se modificó permanentemente cuando Chéjov tenía solo un año de edad: el 19 de febrero de 1861, los siervos de Rusia fueron liberados. El propio Chéjov era nieto de un siervo, y el derrocamiento de este antiguo orden social juega un papel central en muchos de sus escritos. Cuando el negocio del padre de Chéjov fracasó, la familia se mudó a Moscú. Allí, Chejov creció intelectualmente. Mientras estudiaba medicina, Chéjov también comenzó a escribir para ayudar a mantener a su familia. Trabajó como escritor independiente para periódicos y revistas, comenzando su carrera como escritor con anécdotas cómicas y bocetos cortos y cómicos.

En 1888, Chekhov publicó una larga historia, “Steppe”, en Severny Vestnik, una importante revisión literaria. En última instancia, publicó más de 50 historias durante los siguientes dieciséis años antes de su muerte. Aunque Chéjov era un hábil humorista, comenzó a escribir obras más oscuras y más sicológicas, como “A Dreary Story” (1889) y la obra Ivanov (1887-89), una obra que examina el suicidio.

En 1890, molesto por los críticos que consideraron que sus obras eran indiferentes y carecían de orientación, Chéjov se retiró a Sajalín, una isla remota y un notorio asentamiento penal imperial ruso. Estudió a los isleños y más tarde publicó sus conclusiones.

A principios de la década de 1890, Chekhov experimentó una especie de hechizo seco con respecto a su escritura. Desafortunadamente, Chéjov sufrió problemas de salud y pasó mucho tiempo con su familia o viajando a climas más suaves. Durante este tiempo de viaje, Chéjov pudo perseguir su interés por todas las cosas francesas, particularmente la farsa francesa, un estilo que marca su propia comedia teatral.

En 1896, Chéjov entró en el período de creatividad por el que es más conocido. A comienzos del siglo XX, fue autor de cuatro obras de teatro: comentarios sobre la sociedad rusa, que le han ganado una aclamación duradera. Estos incluyen The Seagull (1896) y The Cherry Orchard (1904).

Mientras visitaba Alemania, Chejov murió de tuberculosis pulmonar el 2 de julio de 1904.

Antón Chéjov. Relatos y cuentos

LEV TOLSTOY 

Lev Nikolayevich Tolstoy fue un autor ruso mejor conocido por sus novelas Guerra y paz y Anna Karenina, que se consideran las mejores novelas de ficción realista. Tolstoi es considerado por muchos como el mejor novelista del mundo. Además de escribir novelas, Tolstoy también escribió cuentos, ensayos y obras de teatro. También un pensador moral y un reformador social, Tolstoi sostuvo severas opiniones moralistas. En la vida posterior, se convirtió en un ferviente anarquista cristiano y anarcocififista. Su enfoque no violento de la resistencia hacia la vida se ha expresado en sus obras como El Reino de Dios está dentro de ti, que se sabe que tiene un efecto profundo en importantes figuras del siglo XX, en particular, Martin Luther King Jr. y Mohandas Gandhi.

Nacido en Yasnaya Polyana el 9 de septiembre de 1828, Leo Tolstoy pertenecía a una conocida familia noble de Rusia. Fue el cuarto de los cinco hijos del Conde Nikolai Ilyich Tolstoy y la Condesa Mariya Tolstaya, quienes murieron dejando que sus hijos fueran criados por familiares. Al querer ingresar a la facultad de idiomas orientales en la Universidad de Kazan, Tolstoi se preparó para el examen de ingreso al estudiar árabe, turco, latín, alemán, inglés y francés, también geografía, historia y religión.

En 1844, Tolstoi fue aceptado en la Universidad de Kazan. Incapaz de graduarse más allá del segundo año, Tolstoi regresó a Yasnava Polyana y luego pasó un tiempo viajando entre Moscú y San Petersburgo. Con algunos conocimientos prácticos de varios idiomas, se convirtió en un políglota. El joven recién descubierto atrajo a Tolstoy para beber, visitar burdeles y, sobre todo, apostar, lo cual lo dejó muy endeudado y agónico, pero Tolstoy pronto se dio cuenta de que estaba viviendo una vida brutal y una vez más intentó realizar exámenes universitarios con la esperanza de obtener un puesto en El gobierno, pero terminó pero en el Cáucaso sirviendo en el ejército siguiendo los pasos de su hermano mayor. Fue durante este tiempo que Tolstoi comenzó a escribir.

En 1862, Leo Tolstoy se casó con Sophia Andreevna Behrs, en su mayoría llamada Sonya, que era 16 años menor que él. La pareja tuvo trece hijos, de los cuales, cinco murieron a temprana edad. Sonya actuó como secretaria de Tolstoi, corrector de pruebas y gerente financiero, mientras que él compuso dos de sus mejores trabajos. Su vida matrimonial temprana estaba llena de alegría. Sin embargo, la relación de Tolstoi con su esposa se deterioró a medida que sus creencias se volvieron cada vez más radicales hasta el punto de desconocer su riqueza heredada y ganada.

Tolstoy comenzó a escribir su obra maestra, Guerra y paz en 1862. Los seis volúmenes de la obra se publicaron entre 1863 y 1869. Con 580 caracteres extraídos de la historia y otros creados por Tolstoi, esta gran novela explora la teoría de la historia y la insignificancia. De figuras destacadas como Alejandro y Napoleón. Anna Karenina, la próxima epopeya de Tolstoi, comenzó en 1873 y se publicó por completo en 1878. Entre sus publicaciones más tempranas se encuentran obras autobiográficas como Infancia, Infancia y Juventud (1852-1856). Aunque son obras de ficción, las novelas revelan aspectos de la propia vida y experiencias de Leo. Tolstoy fue un maestro en escribir sobre la sociedad rusa, evidencia de lo cual se muestra en Los cosacos (1863). Sus obras posteriores, como La muerte de Ivan Ilich (1886) y ¿Qué hacer? (1901) se centran en temas cristianos. En sus últimos años, Tolstoi se inclinó cada vez más hacia la moralidad ascética y creyó severamente en el Sermón del Monte y en la resistencia no violenta. El 20 de noviembre de 1910, Leo Tolstoy murió a la edad de 82 años debido a una neumonía.

  1. Guerra y paz año 1865
  2. Ana Karenina año 1877
  3. Resurrección año 1899
  4. La muerte de Iván Ilich año 1886
  5. La sonata a Kreutzer año 1889
  6. Hadyi Murad año 1912
  7. Las tres preguntas año 1885
  8. ¿Cuánta tierra necesita un hombre? año 1886
  9. El sitio de Sebastopol año 1855
  10. Felicidad conyugal año 1859
  11. El reino de Dios está en vosotros año 1894
  12. ¿Qué es el arte? año 1897
  13. El diablo año 1911

Euskadi, elecciones y lecciones de El Gatopardo

  “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie” (El Gatopardo)

Los sondeos electorales predicen el futuro con el sigilo y las reservas propias de una pitonisa, de tal modo que incluso si se equivocan parece que aciertan. Ha ocurrido en las elecciones del 12 de julio en el País Vasco. En las condiciones sanitarias actuales el índice de participación tenía que bajar, pero incluso con el precedente francés nadie pronosticó una caída cercana al 50% del censo electoral. La gente de los barrios marginales de Bilbao, que no ha votado, tenía motivos para sentirse más desprotegida que el resto. Antes de proclamarse los resultados definitivos, se declara la obligatoriedad de circular por la calle con mascarilla. Urgía anticipar las elecciones para mantener el statu quo político, sin que influyese un probable rebrote de la pandemia, ni la agudización de la crisis socioeconómica venidera. Como consecuencia de la precipitación, el Parlamento Vasco tendrá un alarmante déficit de legitimación democrática.

Es cierto que el PNV ha obtenido excelentes resultados, pero EH Bildu los supera sin que estuviese previsto un ascenso tan destacado. El PSE ha alcanzado la tercera posición, no por méritos propios, gracias al descenso de Elkarrekin Podemos-IU, que se convierte en la fuerza política más damnificada, con mayor descalabro que el vaticinado para el PP+Cs. Al renovarse la coalición PNV-PSE, el Gobierno Vasco tendrá una cómoda mayoría parlamentaria. Tras el recuento definitivo de votos, resulta que ni siquiera en teoría cabía la opción del tripartito proclamado por Elkarrekin Podemos-IU. Sin esperar a la extrema derecha en la cámara vasca, Vox logra su escaño de fogueo. El candidato de Equo supo que no tenía posibilidades de salir elegido cuando desde el Gobierno Vasco se recomendó acudir a las urnas con el sobre preparado. Ocurrió como con Podemos Euskadi en las elecciones generales del 2016, al no buzonear las papeletas del senado le regalaron tres escaños al PNV.

Para que unos partidos ganen, otros tienen que perder. Regocijo y decepción a partes iguales. Varía la correlación de fuerzas en el Parlamento y dentro de las propias organizaciones. Restablecido el equilibrio, la diferencia es cero. Lo realmente novedoso, lo esencial del nuevo acontecer político, vendrá determinado por el peso, o si se prefiere el rodillo, de la mayoría absoluta del tándem PNV-PSE. Por eso, a pesar de tantos cambios, como en El Gatopardo, todo seguirá igual. Nada alterará la agenda institucional, salvo que se dé una situación de emergencia todavía más aguda, le interese al PNV renegociar la reforma estatutaria o intervenga la presión ciudadana en la calle, que no funciona ni se contabiliza como los votos.

En pocos días se han hecho diversos balances cuantitativos sobre los resultados del 12-J, quedan pendientes los análisis cualitativos. La formación del gobierno de coalición es una cuestión de fechas, más que de contenido. El porvenir del PP es incierto y no afectará a la política vasca. Lo tiene difícil para recuperar el voto del conservadurismo vasquista refugiado en el PNV. Ciudadanos y Vox serán convidados de piedra. Lo que más interesa conocer es el devenir de la oposición de izquierdas. EH Bildu y Elkarrekin Podemos-IU, aunque se ubican en campos ideológicos distintos, comparten aspiraciones sociales y criterios económicos, siendo referentes electorales del sector más joven y progresista. Mientras unos buscarán rentabilizar su triunfo, los otros procurarán recuperarse de la derrota.

EH Bildu, segunda fuerza parlamentaria, ocupará mucho espacio en el hemiciclo, su voz sonará potente en la cámara vasca, pero no podrá bloquear los presupuestos ni vetar los proyectos del Gobierno. Ante la imposibilidad de influir en los asuntos ordinarios, puede que opte por hacer oposición impulsando su programa soberanista, con el fin de crearle contradicciones al PNV. La representación del nacionalismo vasco moderado y radical alcanza el 71%. Es muy superior a la del nacionalismo catalán. Ese dato puede despertar la tentación de iniciar un procés unilateral, pese a ser un valor estadístico, no una constante sociológica. No ha ido a votar casi la mitad de la población, el sector menos sensibilizado, sin motivos ni intereses para identificarse con aspiraciones identitarias, que con frecuencia reside en barrios depauperados. Además, el PNV no asumiría ese reto que recuerda demasiado al “Pacto de Lizarra”.

EH Bildu se ha podemizado, pero no es probable que se disponga a “asaltar los cielos”, seguirá con su actual transformación, evitando caer en los errores ajenos. Ha tenido ocasión de utilizar la consigna del tripartito de izquierdas y no lo ha hecho. Puede que no considere llegada su hora. Saben que todavía no se dan las condiciones para impulsar una iniciativa de ese calado. Antes tienen que aparecer indicios de que el poder del PNV se acerca al final. Hasta el PRI cayó en México. La imagen de una gestión eficiente se labra ocultando errores. En algún momento se desvanecerá ese espejismo en el idílico oasis vasco. Todo apunta a que EH Bildu proseguirá su metamorfosis hasta convertirse en mariposa.

Tras el adiós a las armas y el cambio de fisonomía, EH Bildu renueva hasta la terminología. El pueblo trabajador vasco es historia, ahora toca resolver los problemas de la gente. Entretanto cabe ampliar la coalición que apadrina Sortu. Personajes con marcada trayectoria política, como Gemma Zabaleta, Javier Madrazo o Daniel Arranz, están llamando a esa puerta desde la prensa: “es más necesaria que nunca una izquierda vasca, de frente amplio, liderada desde EH Bildu”. La Izquierda Abertzale siempre ha deslumbrado a la izquierda radical de ámbito estatal. Podemos Euskadi marcó distancias en sus orígenes, era una de sus señas de identidad, veremos si en las horas bajas sigue navegando con rumbo propio, evitando cantos de sirena.

Lo que no se logra en el Parlamento se puede intentar conseguir en la calle. EH Bildu jugará esa baza, movilizando a los colectivos de la Carta de los Derechos Sociales de Euskal Herria y contando con el respaldo de los sindicatos ELA y LAB. Puede que sus primeras iniciativas consistan en trasladar desde la tabla reivindicativa del movimiento de pensionistas la revisión de la titularidad y gestión de las residencias geriátricas, junto con la pensión mínima de 1.080 euros, que ya figuraba en su programa electoral. Todo ello encuadrado en el contexto del derecho a decidir, interpretado como aspiración soberanista.

 En Elkarrekin Podemos-IU, la diferencia numérica entre el anterior grupo parlamentario de 11 miembros y el actual de 6 puede quedar compensada con una actividad más eficiente. La clave está en la imagen de la portavocía, que con toda probabilidad ganará en carisma y elocuencia. Teniendo escasa posibilidad de influir en las votaciones, dado que el Parlamento estará regido por una mayoría absoluta, su opción es utilizar la tribuna para abrir un espacio político propio, marcando distancias respecto al resto de los grupos, en particular con EH Bildu y PSE-EE, los más afines y competidores próximos.

La acción parlamentaria no constituye la tarea prioritaria de Elkarrekin Podemos-IU. Lo más urgente y determinante es dotarse de una estructura organizativa operativa y con suficiente implantación territorial, equivalente a la de cualquier partido político. El problema que más apremia a Podemos, en Euskadi y en el conjunto del Estado, es la debilidad de los círculos. Sin una red organizativa sólida seguirá siendo un movimiento desestructurado. Aunque resulte una frase ingeniosa, no se puede “correr y atarse los cordones a la vez”.

Un partido necesita una estructura similar a la de cualquier otra organización, sea política, sindical, empresarial, cultural o religiosa. El partido de los círculos está en cuadro. Tras conocer los resultados de las elecciones gallegas y vascas, JC Monedero lo expresó así: “sigue sin dedicar el grueso de sus energías a lo que debe”, que es “construir partido”. El exdiputado de Podemos Manolo Monereo es contundente y explícito cuando advierte que el proyecto está en crisis e incluso percibe una tendencia a la decadencia del ideario político.

No se trata sólo de la cantidad, importa más la calidad de la militancia. En ese sentido hay una diferencia apreciable entre Podemos e Izquierda Unida. No basta con manejar argumentarios, son claves el arraigo social y la formación, la adquisición de ideario e ideología. Sin esas bases no puede haber debate sereno con crítica y autocrítica, los principios se tambalean, falla la estabilidad interna, estallan las crisis, se pierde credibilidad, la gente inscrita deja de participar en las consultas, disminuye el apoyo social. Al final de esa cadena está el fracaso en las urnas.

También ocurre que los poderes mediáticos que añoran la vuelta al bipartidismo, en concreto los grupos Prisa y Vocento (sin necesidad de citar prensa amarilla), se empeñan en magnificar la crisis interna de Podemos, dando voz a quienes contribuyeron a provocarla, abandonando sus compromisos en las circunstancias más desfavorables para el partido. Titular de El País: “Podemos se desangra en los territorios”. Titular de El Correo: “Iglesias elude cualquier responsabilidad por la debacle en Galicia y País Vasco”.

Zanjados los conflictos que bloqueaban el funcionamiento orgánico, poniendo en entredicho el proyecto político, ahora sin oposición interna se corre el riesgo de perder el sentido de la realidad, cayendo en la autocomplacencia. Elkarrekin Podemos-IU necesita una estructura orgánica sólida, cauces de participación efectivos, afianzar los liderazgos internos. También necesita participar en los movimientos sociales, no para controlarlos, como hace EH Bildu, sino para integrarse en la sociedad a través de ellos. De otra forma no habrá remontada electoral.

La formación práctica empieza por saber diferenciar la táctica a corto plazo de una estrategia de mayor alcance. La alternativa a la hegemonía peneuvista es un gobierno de izquierdas, pero convertir ese objetivo en consigna electoral, sin darse condiciones favorables para un cambio de ciclo inmediato, ni ser siquiera la fuerza más representativa de la oposición, además de desconcertar a la ciudadanía, supone perder protagonismo, ceder la iniciativa. Tampoco cabe pretender copiar el actual modelo del Gobierno central, fruto de la necesidad, más que de la voluntad de sus integrantes. Por ahí se han ido los votos a la abstención y a otros partidos.

Elkarrekin Podemos-IU tendrá que afrontar la travesía del desierto con humildad y tenacidad, ilusionando a la gente como los hizo en sus orígenes, con aquella utópica Euskal Hiria, fruto de la imaginación de Bernardo Atxaga, que significaba ofrecer a la ciudadanía una alternativa política basada en las necesidades reales de la sociedad vasca, partiendo de una visión de la realidad amable, dialogante y constructiva. Falta hará para afrontar los retos venideros.

Luis Alejos

LOS 100 MEJORES CUENTOS DE LA LITERATURA UNIVERSAL

Desde Kafka, hasta Yukio Mishima, pasando por Borges y Edgar Allan Poe, les dejamos una recopilación de 100 joyas de la literatura universal. Como toda recomendación, no es la última palabra, pero la idea es ante todo recomendar grandes obras del cuento. 

Haciendo click en el título de cada cuento pueden leerlo. La lista se ha organizado por orden alfabético.

Si les agrada la lista, no duden en compartir!

  1. A la deriva – Horacio Quiroga
  2. Aceite de perro – Ambrose Bierce
  3. Algunas peculiaridades de los ojos – Philip K. Dick
  4. Ante la ley – Franz Kafka
  5. Bartleby el escribiente – Herman Melville
  6. Bola de sebo – Guy de Mauppassant
  7. Casa tomada – Julio Cortázar
  8. Cómo se salvó Wang Fo – Marguerite Yourcenar
  9. Continuidad de los parques – Julio Cortázar
  10. Corazones solitarios – Rubem Fonseca
  11. Dejar a Matilde – Alberto Moravia
  12. Diles que no me maten – Juan Rulfo
  13. El ahogado más hermoso del mundo – Gabriel García Márquez
  14. El Aleph – Jorges Luis Borges
  15. El almohadón de plumas – Horacio Quiroga
  16. El artista del trapecio – Franz Kafka
  17. El banquete – Julio Ramón Ribeyro
  18. El barril amontillado – Edgar Allan Poe
  19. El capote – Nikolai Gogol
  20. El color que cayó del espacio – H.P. Lovecraft
  21. El corazón delator – Edgar Allan Poe
  22. El cuentista – Saki
  23. El cumpleaños de la infanta – Oscar Wilde
  24. El destino de un hombre – Mijail Sholojov
  25. El día no restituido – Giovanni Papini
  26. El diamante tan grande como el Ritz – Francis Scott Fitzgerald
  27. El episodio de Kugelmass – Woody Allen
  28. El escarabajo de oro – Edgar Allan Poe
  29. El extraño caso de Benjamin Button – Francis Scott Fitzgerald
  30. El fantasma de Canterville – Oscar Wilde
  31. El gato negro – Edgar Allan Poe
  32. El gigante egoísta – Oscar Wilde
  33. El golpe de gracia – Ambrose Bierce
  34. El guardagujas – Juan José Arreola
  35. El horla – Guy de Maupassannt
  36. El inmortal – Jorge Luis Borges
  37. El jorobadito – Roberto Arlt
  38. El nadador – John Cheever
  39. El perseguidor – Julio Cortázar
  40. El pirata de la costa – Francis Scott Fitzgerald
  41. El pozo y el péndulo – Edgar Allan Poe
  42. El príncipe feliz – Oscar Wilde
  43. El rastro de tu sangre en la nieve – Gabriel García Márquez
  44. El regalo de los reyes magos – O. Henry
  45. El ruido del trueno – Ray Bradbury
  46. El traje nuevo del emperador – Hans Christian Andersen
  47. En el bosque – Ryonuosuke Akutakawa
  48. En memoria de Paulina – Adolfo Bioy Casares
  49. Encender una hoguera – Jack London
  50. Enoch Soames – Max Beerbohm
  51. Esa mujer – Rodolfo Walsh
  52. Exilio – Edmond Hamilton
  53. Funes el memorioso – Jorge Luis Borges
  54. Harrison Bergeron – Kurt Vonnegut
  55. La caída de la casa de Usher – Edgar Allan Poe
  56. La capa – Dino Buzzati
  57. La casa inundada – Felisberto Hernández
  58. La colonia penitenciaria – Franz Kafka
  59. La condena – Franz Kafka
  60. La dama del perrito – Anton Chejov
  61. La gallina degollada – Horacio Quiroga
  62. La ley del talión – Yasutaka Tsutsui
  63. La llamada de Cthulhu – H.P. Lovecraft
  64. La lluvia de fuego – Leopoldo Lugones
  65. La lotería – Shirley Jackson
  66. La metamorfosis – Franz Kafka
  67. La noche boca arriba – Julio Cortázar
  68. La pata de mono – W.W. Jacobs
  69. La perla – Yukio Mishima
  70. La primera nevada – Julio Ramón Ribeyro
  71. La tempestad de nieve – Alexander Puchkin
  72. La tristeza – Anton Chejov
  73. La última pregunta – Isaac Asimov
  74. Las babas del diablo – Julio Cortázar
  75. Las nieves del Kilimajaro – Ernest Hemingway
  76. Las ruinas circulares – Jorge Luis Borges
  77. Los asesinatos de la Rue Morgue – Edgar Allan Poe
  78. Los asesinos – Ernest Hemigway
  79. Los muertos – James Joyce
  80. Los nueve billones de nombre de dios – Arthur C. Clarke
  81. Macario – Juan Rulfo
  82. Margarita o el poder de Farmacopea – Adolfo Bioy Casares
  83. Markheim – Robert Louis Stevenson
  84. Mecánica popular – Raymond Carver
  85. Misa de gallo – J.M. Machado de Assis
  86. Mr. Taylor – Augusto Monterroso
  87. No hay camino al paraiso – Charles Bukowski
  88. No oyes ladrar los perros – Juan Rulfo
  89. Parábola del trueque – Juan José Arreola
  90. Paseo nocturno – Rubem Fonseca
  91. Regreso a Babilonia – Francis Scott Fitzgerald
  92. Solo vine a hablar por teléfono – Gabriel García Márquez
  93. Sobre encontrarse a la chica 100% perfecta una bella mañana de abril – Haruki Murakami
  94. Tlön, Uqbar, Orbis Tertius – Jorge Luis Borges
  95. Tobermory – Saki
  96. Un día perfecto para el pez plátano – J.D. Salinger
  97. Un marido sin vocación – Enrique Jardiel Poncela
  98. Una rosa para Emilia – William Faulkner
  99. Vecinos – Raymond Carver
  100. Vendrán lluvias suaves – Ray Bradbury

ETA. Las claves de la paz: Confesiones del negociador.

Son muchos los acontecimientos que han  sucedido en el País Vasco.

El más importante: el fin de ETA. La forma en que se  puso punto final a la acción terrorista  sorprendió a la mayoría y  genero cierta desconfianza en los primeros años.

¿Cuáles fueron las verdaderas claves del final histórico de ETA? ¿Qué papel desempeñaron los intentos de negociación previos al cese de la lucha armada terrorista? 

El periodista Luis Rodríguez Aizpeolea reconstruye de forma íntegra en ETA. Las claves de la paz el proceso de paz que se abrió en Euskadi entre 2000 y 2006, y que fue
el precedente del cese definitivo del terrorismo por parte de ETA, de la
mano de su principal testigo, el presidente de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren en dicha época. Cómo se gestó la idea del diálogo con ETA, cómo se llevaron a cabo las reuniones, los horarios, las fechas, los asistentes, el modus operandi de cada uno de los encuentros y sus consecuencias tras la ruptura del proceso con el atentado de ETA en la T-4.

Una obra que secuencia de manera magistral el final del terrorismo en España, un problema endémico que se venía arrastrando desde la Transición y un caballo de batalla de los diferentes gobiernos democráticos. El testimonio de uno de los principales responsables del final del terror, un vasco de corazón que lo arriesgó todo en favor de un deseo —que era el anhelo de todos los españoles—: la paz en Euskadi. Un relato sorprendente y profundo que aún guarda el valor de la inmediatez y que cuenta con todo lujo de detalles, y por primera vez —ya que éste es un tema a menudo silenciado— los entresijos de una negociación con una organización terrorista. La explicación del final de ETA. Todo, sin censuras.

 

ETA, las claves de la paz – Luis Rodríguez Aizpeolea y Jesús Eguiguren

 

Manual de Primeros Auxilios Psicológicos Adaptado a contexto de pandemia COVID-19 y aplicación remota

Este manual fue diseñado para brindar apoyo asistencial a la crisis por la pandemia del virus SARS-COV-2 de forma remota. Forma parte del programa de Salud Mental de la Asociación de Voluntarios Unidos en Catástrofe (Volunca). Está basado en el Manual ABCDE para la Aplicación de Primeros Auxilios Psicológicos, con el consentimiento de los autores, y tiene en cuenta los lineamientos planteados por la Cruz Roja y la Organización Mundial de la Salud para la atención remota en tiempos de pandemia.
Su diseño tiene en consideración que, a diferencia de otros desastres, la crisis en la cual se está interviniendo continúa. Consecuentemente, la persona que llama seguirá siendo impactada por ella. Por lo que incorpora técnicas de resolución de problemas a los primeros auxilios psicológicos y hace un fuerte énfasis en derivación. También se considera que los voluntarios y personal de apoyo están siendo afectados personalmente por la misma crisis.
Autoras: Paola Cordón, Regina Fernández-Morales, Scarlette Muñoz Acevedo y Ana Lucía De León Bran

Descarga el manual en formato PDF.

 

Venezuela, vórtice de la guerra del siglo XXI (Libro en PDF descargable)

 

La riqueza de los textos hace de este libro una herramienta contra la desinformación global imperante para todos los que queremos acompañar a este pueblo.

Obra colectiva compilada por Giordana García Sojo y Taroa Zúñiga Silva, publicación digital gratuita, en una edición internacional solidaria con el digno y combativo pueblo venezolano, a la que se sumaron siete colectivos editoriales de seis países diferentes, en tiempos en que una pandemia ha dejado al descubierto la esencia antihumana del capitalismo y de la alianza imperialista mundial que encabeza EEUU, secuela, por cierto, de una crisis multifactorial de alcances y profundidades cercanas a un colapso que pone en peligro la existencia de la especie humana, e, incluso, de toda forma de vida en el planeta.

Nota del Equipo de redacción:

Un vórtice es un flujo turbulento en rotación espiral con trayectorias de corriente cerradas. Como vórtice puede considerarse cualquier tipo de flujo circular o rotatorio que posee vorticidad. La vorticidad es un concepto matemático usado en dinámica de fluidos que se puede relacionar con la cantidad de circulación o rotación de un fluido. La vorticidad se define como la circulación por unidad de área en un punto del flujo.

 

Venezuela Vórtice de la guerra el siglo XXI

Los sanitarios no son héroes…

Miércoles, 25 de Marzo. Vamos, creo, por el día 11 de confinamiento.

Sinceramente, no me da la gana de callarme ante la ola de autoritarismo militar y policial que nos están imponiendo, con muy poca protesta de la población, todo hay que decirlo.
Militares y policías, bajo el mando de Marlaska, el ministro del PSOE-GAL y encubridor de torturadores, pretenden ser los protagonistas de la gestión de la pandemia. Pretenden controlar a la ciudadanía como rebaño, y no como colectivo pensante y actuante. En realidad, las instituciones usan la fuerza a fin de fagocitar toda iniciativa popular que no obedezca sus órdenes.
En este contexto, la presencia cada vez más evidente del ejército en la vida cotidiana, es otra vuelta de tuerca más en una peligrosa deriva autoritaria.
Las ruedas de prensa cada vez se parecen más a un parte de guerra, con un uso abusivo y fuera de lugar de la jerga militar, contundente y agresiva. Ya está bien de tanto lenguaje cuartelero en relación con el coronavirus. Ya es hora de poner coto a la presencia militar en todas partes, por ejemplo, ¿ por qué tienen que aparecer tres generales y un sólo representante científico en las diarias comparecencias en televisión?
Los generales hablan de “espíritu de servicio”, “virtudes militares”, “sin novedad en el frente “y todas esas sandeces militares, concluyendo con un estúpido “todos somos soldados”.
Mire usted, general, no, no somos sus soldados, esto no es una guerra, no la tratemos como tal. Esto es una catástrofe, una gravísima crisis sanitaria que requiere de drásticas medidas pero que, ni necesita la retórica bélica, ni requiere de la participación de las fuerzas armadas que legitimen y blanqueen su preparación y formación, que no es otra que la guerra. Esto es una pandemia, no una guerra. Somos ciudadanos, no soldados.
Somos responsables, no se trata de ser obedientes. Somos solidarios, no es cuestión de patrias.
La militarización de esta crisis se produce no sólo en el estado español, también lo hace en Italia y en Francia, y en este sentido, creo que vale la pena leer estas líneas:

“NO ESTAMOS EN GUERRA ni tenemos que estarlo

Es interesante constatar hasta qué punto no sabemos enfrentar cada acontecimiento sino a través del prisma de la defensa y la dominación.
Las medidas decretadas ayer tarde por nuestro gobierno son, de acuerdo con mi sensibilidad de médico, totalmente adecuadas. Por el contrario, el efecto de anuncio que las han acompañado lo es mucho menos. No estamos en guerra ni tenemos que estarlo.
No necesitamos de una sistemática idea de lucha para ser competentes. La ambición firme de un servicio a la vida basta.
No hay enemigo.

Hay otro organismo viviente en pleno flujo migratorio y debemos detenernos para que nuestras corrientes respectivas no se choquen demasiado.
Estamos en el paso de peatones y el semáforo está en rojo para nosotros.
Sin duda habrá, a nuestra escala humana millonaria, recorridos fuera del paso de cebra y accidentes que serán dolorosos.
Siempre lo son.
Pero no hay guerra.
Las formas de vida que no sirven a nuestros intereses (¿y quién puede decirlo?) no son nuestros enemigos.
Se trata de una enésima ocasión de darnos cuenta de que el humano no es la única fuerza en este planeta y que debe a veces -¡cuántas! – hacer lugar a otros.
No tiene ningún interés vivirlo en un mundo conflictivo o competitivo.
Nuestro cuerpo y nuestra inmunidad aman la verdad y la PAZ.
No estamos en guerra ni tenemos que estarlo para ser eficaces. No estamos movilizados por las armas sino por la inteligencia de lo vivo que nos fuerza a la pausa.
De manera excepcional, hemos sido obligados a hacernos a un lado, a dejar sitio.
No es una guerra, es una enseñanza: la de la humildad, la interrelación y la solidaridad.
– Sophie Mainguy, médico especialista en urgencias (París)”.

 

Ya llevamos 12 días oficiales de confinamiento, hoy, jueves, 26 de Marzo.

… Y esta noche, una vez más, tampoco voy a salir a las ocho a mi terraza a aplaudir al  personal sanitario.
Y me explico…
En primer lugar, estoy más que harto de las coacciones de los medios y de tantos vecinos presionando para imponer lo que hay que hacer o dejar de hacer. Hay demasiada gente que cumple con el ritual de salir a aplaudir, pero que luego no mueve un dedo por nada ni por nadie, viviendo en sus mundos burbuja de mierda, desde donde se dedican a policiar las vidas ajenas. Vecinos delatando a otros vecinos por no asomarse a ventanas y balcones a aplaudir al personal sanitario. Pareciera que es obligatorio aplaudir cada tarde,  como antes lo fue ir a misa los domingos.
Creo que no todo es “buen rollo” de balcón, sino que hay mucha interesada manipulación de las emociones, convirtiendo un gesto de solidaridad en una celebración tribal.
No se me entienda mal, me parece estupendo aplaudir a los sanitarios, ejercer la solidaridad con estas personas que están dando todo por esta sociedad. Pero la repetición diaria de un mantra de aplausos, repitiendo consignas, frases y hasta canciones, desvirtúa el objetivo inicial de visibilizar la solidaridad. Creo que todos esos bonitos gestos, están tejiendo, de forma intencionada por parte del poder y de los medios, una espesa cortina detrás de la cual se elimina la posibilidad de reflexionar, cuestionar e indagar.
Los sanitarios no son héroes… o no sólo ellos y ellas. Hacen lo que tienen que hacer, lo que saben hacer, ponen en práctica lo que estudiaron para hacer, eso sí, con una entrega total digna de elogio. Quizá, saldría a aplaudir, cuando aplaudamos también a las trabajadoras del hogar, inmigrantes en su mayoría, que se han vuelto a quedar fuera de los derechos laborales mínimos, y que (como dice la formadora feminista Irantzu Varela), “sostienen la vida que el personal sanitario salva”. Quizá saldría, cuando se aplauda también a las cajeras de los supermercados, a las limpiadoras, a los transportistas, a los sin techo, a las personas expulsadas de los CIEs, a los manteros abandonados, a los viejos que mueren solos …
Además, en segundo lugar, me produce un rechazo visceral el hecho de que ahora, las derechas que hundieron la sanidad pública, aplaudan de forma tan entusiasta. Con el mantra del heroísmo sanitario se está romantizando una gravísima precariedad asistencial debida al colapso del sistema que obliga al personal sanitario a trabajar de forma muy peligrosa. Me parece una trampa que, cada vez que un colectivo es víctima de una injusticia, la sociedad sea manipulada para convertirlo en héroes, sin cuestionar lo que les obliga a esas heroicidades. Es el truco neoliberal, la ideología que ha arruinado la sanidad pública, para ocultar sus políticas de recortes y privatizaciones, apelando a los sentimientos para impedir razonar. Esta mística emocional del capitalismo, es capaz de convertir en emociones sus propios desmanes y abusos.

Y para esta gigantesca operación de ocultamiento, el sistema cuenta con muchos de esos entusiastas que aplauden, pero que votan a partidos que destrozaron la sanidad pública.
Porque el injusto sistema actual, no existiría sin su complicidad y participación en él.
Por último, quisiera aportar unas líneas publicadas al respecto en La voz del sur: “Entre aplauso y aplauso a los sanitarios, cajeras o limpiadoras, poco o nada se ha publicado de sus condiciones de vida, de los contratos de días que van emparedando o de los sueldos de mierda que cobran todos los trabajadores que, de precarios que son, no tienen derecho ni a hacer cuarentena porque son la base fundamental sobre la que se sostiene nuestra vida, aunque el sistema se lo paga con relegarlos a la cola de importancia social.
No he visto ni un solo cartel en redes sociales que pida la subida del sueldo de las enfermeras, médicos, limpiadoras o cajeras de supermercados; no he visto un solo cartel, ni una sola noticia, que explique cómo tiene la espalda y las manos una cajera de supermercado con 45 años después de toda una vida de movimientos repetitivos; nada se ha dicho de que muchas de las auxiliares de ayuda a domicilio, a las que les pagan 4 y 5 euros la hora por cuidar ancianos y personas dependientes, tienen salarios por debajo de los 600 euros al mes, contratos de 25 horas semanales y con jornadas partidas de mañana y tarde.
Con tanto aplauso hemos conseguido ensordecer cómo a base de recortes, de reducir el Estado a la mínima expresión y de expulsar a los márgenes a los trabajadores de cuidados han llevado al límite nuestro Estado del Bienestar… ”
Y finalmente quiero expresar mi total acuerdo con las reflexiones finales de Raúl Solís, el autor del que hablo….
“Por todo ello… hoy tampoco voy a salir a aplaudir a los sanitarios y a todos los trabajadores que están sacándonos a pulso de esta crisis brutal que nos ha hecho recordar que somos una sociedad vulnerable y que el individualísimo es igual a muerte.
No los voy aplaudir no porque no sienta que no se lo merecen, sino porque creo que en el fondo estamos haciéndole un mal favor al convertirlos en héroes o jaleándolos como si fueran atletas en un maratón, cuando son precarios, víctimas de un sistema que tendremos que cambiar en cuanto dejemos de aplaudir. Cuando nos pongamos a ellos veremos que los informativos que son programas de entretenimiento les dedicarán mucho menos espacio a las demandas de una vida digna de los sanitarios, cajeras, limpiadoras, auxiliares de ayuda a domicilio o transportistas. Ojalá salgan mucha gente a aplaudirles, pero yo no saldré. No soy capaz”.

 

Día 13 de la cuarentena oficial. Viernes, 27 de Marzo.

” Europa fue un bonito sueño pero ya se acabó ” (Costa Gavras.- cineasta griego)
La Unión Europea no defrauda… en todas las crisis siempre falla a la ciudadanía. En esta crisis de la pandemia del coronavirus, ¿por qué Europa, con su colosal aparato administrativo y técnico, no ha hecho nada para prevenir y coordinar su contención? ¿Por qué no se ha preocupado de poner en marcha de inmediato un plan de producción común de recursos sanitarios elementales?
Incluso en esta situación, una de las más dramáticas desde el nacimiento de la UE, ésta se muestra absolutamente distante de sus ciudadanos. Sólo es un club de mercaderes, una gigantesca e inoperante entidad burocrática incapaz de intervenciones solidarias.
Pero, cuando quiere y le interesa, la UE sí que es capaz de acciones concretas y coordinadas. Así lo hizo, por ejemplo, para imponer sus planes de austeridad y castigar a la desobediente Grecia. Así lo hace para alimentar guerras en sus zonas de interés.
Tampoco ha dudado en aplicar su política miserable contra refugiados e inmigrantes, donde ahora, por ejemplo, no existe ningún plan para combatir la pandemia en los campos de concentración de refugiados.
Hoy, una vez más, la UE está superada por los acontecimientos que la han sorprendido en franco proceso de descomposición. En efecto, cuando se recibe que el mensaje que envían los mandatarios europeos ante la pandemia es un “sálvese quien pueda”, queda claro que la UE, como sujeto político, hace tiempo dejó de existir.
Ante los pedidos de ayuda que ha emitido la Europa más pobre, la del Sur, específicamente, Bélgica, Francia, España, Italia, Portugal, Grecia, Irlanda y Eslovenia, la Europa rica del Norte, principalmente Países Bajos, Alemania, Austria y Finlandia, han respondido con un rotundo NO. Han rechazado los “coronabonos”. Ni coronabonos, ni fondo de rescates, nada de emitir deuda común, ni nada que se le parezca. Lo único que la UE ha tenido que aceptar, es que los países afectados incumplan el techo de gasto impuesto en su momento, lo que sólo es reconocer una realidad que ya se estaba
ejerciendo debido al colapso económico europeo.
Nos vendieron ya hace tiempo una Europa que nos iba a ofrecer progreso, modernidad, bienestar y el respeto a los derechos humanos. Muchas personas se ilusionaron de verdad con esta perspectiva de trascender a los países soberanos e integrarse en algo mayor, más grande. Nos vendieron una Europa preocupada por lo social, por el bienestar de todas y todos.
El despertar ha sido gradual, pero implacable. Se constata desde hace tiempo que sufrimos una UE babélica, inoperativa, autoritaria y profundamente insolidaria. Una “Europa de los Mercaderes” que nunca fue una “Europa de los Ciudadanos”, incapaz de despertar ningún orgullo de identidad o sentido de pertenencia. Una UE pusilánime, tibia e hipócrita.

La UE tiene un alma capitalista y neoliberal. La coalición de intereses de multinacionales, grandes empresarios, banqueros y políticos, son los pilares de la UE y forman la base de sus tratados fundacionales. Las políticas austericidas de 2008, 2011 y 2012 de las cuales seguimos pagando sus nefastas consecuencias, las privatizaciones, la supremacía de las finanzas y de las empresas sobre los Estados, la destrucción del estado social, el incremento imparable de la miseria y la desigualdad… todo ello sólo puede desembocar en la desaparición de la UE, que se degenera y se desintegra a pasos agigantados, sin ni siquiera disimularlo.
La insolidaridad de la UE ha llegado demasiado lejos, y poco a poco, los países miembros la abandonarán, siguiendo los pasos de Gran Bretaña. Los movimientos anti UE avanzan de forma inexorable en su lucha para acabar con la farsa de una Europa Unida que nunca existió. Su fracaso en la gestión de la actual pandemia, posiblemente sea un golpe mortal.
Sólo cabe esperar que esta Unión Europea, no sea substituida por una Europa de los Estados, sino por una Europa de los Pueblos, aunque aún suene a utopía

 

Hoy es día 15 de la cuarentena (ayer no escribí). Estamos a domingo, 29 de Marzo.

Los viejitos y viejitas que hoy están muriendo por el coronavirus, solos, en residencias y hospitales, sin poder despedirse de sus seres queridos, son los niños y las niñas que nacieron entre bombas, tanques y cartillas de racionamiento. Son los niños y niñas de la guerra y de la postguerra quienes nos están dejando hoy. Vinieron al mundo en medio de la guerra civil, y se van de él en medio de una pandemia.
Recuerdo una estrofa de un viejo tango argentino que más o menos decía: “… en la calle de la noche de mi vida, el cariño de mi viejita adorada fue como luz de farol…” ¡ No dejemos que esa luz se apague tan triste y calladamente !
Somos muchas las personas que estamos preocupadas por el protocolo que se está siguiendo con respecto a las personas mayores con respecto a su ingreso o no en las UCI (Unidad de Cuidados Intensivos). Este protocolo ha sido diseñado y está siendo implementado por el Grupo de Trabajo de Bioética de la SEMICYUC, la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias.
También están denunciando algunos aspectos de ese Protocolo ante el Defensor del Pueblo y la Fiscalía General del Estado , entidades como Help Age Internacional España, el CERMI, la Fundación Grandes Amigos y la Fundación Planes para la Autonomía Personal.
Estas entidades constatan que la escasez de recursos en los servicios de atención a las personas mayores, está causando que se estén incumpliendo los protocolos de actuación en residencias, ayuda a domicilio y en el acceso a las UCI. Pero esta falta de recursos no puede justificar determinadas actuaciones que atentan contra los derechos humanos de las personas y los principios fundamentales de la bioética.
Una de las críticas se refiere a que la discriminación por el factor de la edad resulta inhumano, y demuestra una insensibilidad e insolidaridad hacia un grupo de población muy vulnerable. No se pueden admitir estas actuaciones, en vez de regirse por criterios clínicos y otras circunstancias vitales de las personas, con independencia de la edad.
Otra de las denuncias, que particularmente me ha impactado más, es la adopción del criterio del “valor social “del paciente, y que, como tal, figura en el Protocolo en el punto 23: “Tener en cuenta el valor social de la persona enferma.” Pues bien, muchas personas y entidades exigimos saber en qué se basa el VALOR SOCIAL de la persona aplicado en las “Recomendaciones éticas para la toma de decisiones en situación excepcional de crisis por pandemia COVID19 en las unidades de cuidados intensivos.”
Me pregunto ¿ Qué VALOR SOCIAL se debe tener para el derecho a la UCI? ¿A quién vamos a considerar “desechable” y sin “valor social”? ¿Quién o quienes lo deciden, y en base a qué? ¿Qué población vamos a eliminar? ¿Qué humanidad es la nuestra que es capaz de dejar en manos de los médicos a quien se debe salvar y a quien no.? ¿Cómo pueden establecerse esos criterios? ¿Quiénes se creen que son esos médicos para jugar a ser Dios y decidir sobre la vida y la muerte? Después de los viejos y las personas con patologías, ¿a quienes más discriminarán? ¿a los discapacitados? ¿a los sin techo?
Juzgar el valor social de una persona, es juzgar el impacto que su vida ha tenido, tiene y tendrá en todos los que de alguna manera están tocados por su existencia… Conecta con la ternura, el sostén, el amor reflejado en el cuidado, el placer de las pequeñas cosas, de las cosas sin precio, los afectos, el mimo, el regalo de los sentidos… Duele demasiado ver que hoy, la valía de cada ser, su “valor social”, puede perderse con una decisión médica.
Duele demasiado la banalización de la crueldad y la deshumanización, bajo la capa exculpatoria del protocolo. Duele demasiado la urgencia de sentir que hay que justificar el “valor social “dé la persona para ser atendida en la UCI.
El “valor social” de una persona, no puede estar supeditado a la productividad, a sus cualidades técnicas, a su puesto en la sociedad, ni tampoco a una ambigua indefinición del propio término.
El valor social es intrínseco a cada persona y debe prevalecer sobre cualquier consideración técnica. Desde Hipócrates, por lo menos, los médicos se deben al milagro de la vida, sin excepciones. En caso de necesitarles, confío en que no traicionen su juramento hipocrático.

ALBERTO MARTINEZ LOPEZ

A %d blogueros les gusta esto: