A CONTRACORRIENTE EN PODEMOS EUSKADI. Por Jon Gorrotxategi

13082641_276470506020403_1532669576530146895_nPodemos Euskadi vive un momento dulce. Muchos votos, y mucho entusiasmo. Un síntoma peligroso porque impide ver lo que se está cociendo.

Hay crisis en los partidos, pero las ideas engañosas de la casta nos tienen aturdidos.

PNV pacta con Rajoy, le culpa de la situación, y nos educa para entender que con la crisis poco más se puede hacer.                                                              

Nos hemos creído que no hay solución al paro a corto plazo, que hay pobreza y precariedad porque no hay dinero, que los sueldos son bajos para fortalecer la economía, que los recortes en sanidad y educación son lógicos, que no podemos vivir como en el pasado, es decir, por encima de nuestras posibilidades, que la ecología no es sostenible en crisis.

Esta derrota se aprecia en la propia gente, en los medios de comunicación, en algunos de los portavoces de Podemos y de sus cargos.

Uno de los factores que lo reflejan es que nos hemos olvidado de la casta. Ya no vamos contra nada ni nadie, y no paramos de afirmar que todas las personas son necesarias e imprescindibles.

Es decir una situación idílica donde nadie es responsable del paro, de la precariedad o de los recortes, solo una crisis que actúa como un fenómeno meteorológico, que es lo que dice la propia casta.

Por lo tanto, nadie crea conflictos. Todo el mundo es bueno. Como si el éxodo fuera fruto de la armonía entre los esclavos y el Faraón, donde las plagas eran una simple ficción.

El gran problema actual es que la casta no es una ficción, y sus políticas crean una brecha social de desigualdad que acrecienta.

Negarse a desalojar las políticas de los peneuvistas, y a sus impulsores, es una vía de claudicación en la que se sustenta el triunfo de los jeltzales.

Estas ideas, de conciliación mal entendida, generadas interesadamente por la casta, son las que van a permitirle iniciar una nueva ofensiva en recortes sociales y de libertades a corto plazo.

Lo más negativo es que, son estas ideas socio-liberales las que hoy dominan en todas las fuerzas de la oposición.

De ahí mi conclusión: estamos derrotados.

En consecuencia, mantenerse firme, a CONTRACORRIENTE, es lo que toca, porque llegará el momento en que solo la firmeza podrá contrarrestar la oleada de medidas anti-populares que se avecinan.

No hay soledad cuando se defiende la causa de un pueblo y soluciones reales a una crisis.

Un Proyecto de país inclusivo exige poner fin a los privilegios de unos pocos, a sus políticas neoliberales, a sus prebendas y clientelismos.

Lo que sucede no es un fenómeno casual, es la mano del hombre lo que lo provoca, y no puede haber pluralidad ni inclusión ni transversalidad, mientras esa mano siga manejando Euskadi como si fuera su propio feudo.

 

LAS PRIMARIAS DE PODEMOS EUSKADI Y EL PROYECTO DE PAIS.

13082641_276470506020403_1532669576530146895_nPor Jon Gorrotxategi

 

Estamos a pocos días de las Primarias, y todo apunta a que habrá diferentes listas con su propuesta para la Lehendakaritza y sus candidatas y candidatos.

La formación de listas sigue siendo una lucha entre grupos y afinidades, que a veces se convierte en una guerra de inconcebibles desencuentros. Es lo que hay.

Pero las Primarias es algo más. Significa que en Podemos vamos a depositar nuestra confianza en unas personas para cambiar este país. Pero no sólo.

Vamos a votar un Proyecto que ha de responder a las expectativas de una sociedad que espera algo nuevo. Y esta es la cuestión central que aún no hemos resuelto.

Qué Proyecto de país deseamos, y por cuál lucharemos.

Hay un proyecto en la Agenda del PNV, al cual los jeltzales le denominan Agenda Vasca, como si fuera de todos y todas. Sus ejes son bien conocidos, mantener las Instituciones Vascas al margen de la evolución económica en la confianza de que el Banco Central Europeo nos solucionará todo.

Esta es la vía adoptada en los últimos ocho años. En consecuencia viene recortando las inversiones en Sanidad, Educación y Dependencia, así como las ayudas sociales, año tras año.

Se ha perdido en recaudación, desde el 2008, nada menos que 7.371 millones de euros.Además, en cinco años hemos incrementado la deuda de 4.000 millones a 8.500 millones, cuyo costo reduce nuestra capacidad de gasto en bienestar.

La Agenda del PNV, es una agenda sin solución para los males del país. Es incapaz de crear empleo digno, mantiene elevadas tasas de paro y menos coberturas, convirtiendo en crónica la precariedad que sigue creciendo.

La oposición vasca, si puede hablarse en estos términos, critica y pide más inversión en bienestar, más medidas sociales, más reparto, mientras llega a acuerdos con el PNV para aplicar las mismas y ya fracasadas medidas.

El éxito del PNV nace sólo de la derrota ideológica del resto de las fuerzas. Las formulas monetaristas de Milton Friedman dominan hoy por hoy, el panorama general e infectan a toda alternativa crítica.

Es evidente que no basta con criticar al PNV, no basta con pedir más reparto, menos recortes o más bienestar.

No basta, si después se pacta en trastienda, o no se defienden medidas concretas para abrir nuevas vías.

Es preciso, por lo tanto, construir una Agenda propia, democrática, social y alternativa. Medidas concretas.

Aquí entra en juego Podemos. Si no queremos ser engullidos por la misma ola neoliberal, nuestras candidaturas deben presentar una Agenda alternativa, siendo conscientes que no hay Proyecto de País si no propugnamos medidas que nos saquen de la precariedad, el desempleo y el deterioro de nuestros servicios sociales.

¿Qué medidas tomaremos de estar en el Gobierno?, o que exigiríamos al Gobierno, estando en la oposición? Esta es la gran pregunta, pendiente aún de una respuesta por las candidaturas, en estas Primarias.

Habrá listas diferentes aunque no se descubran diferencias, en el marco de debates sobre personas y escaso interés por la política. Las candidaturas se mueven por afinidades, pero la grandeza del cambio radica en poner lo colectivo por encima de nuestras adscripciones personales.

A eso se le llama Proyecto de País, y aún no lo tenemos.

 

 

 

TRES HIPÓTESIS SOBRE EL FUTURO DE PODEMOS -Por JUANJO GARCIA (activista sevillano)

Podemos, tal y como Iglesias reconocía el 16 de enero de 2014, era “tan sólo una hipótesis”, una teoría que, surgida prácticamente de un laboratorio, tenía que ser contrastada por la vía de los hechos. Y la realidad, que siempre es tozuda, ni la ha validado ni la ha descartado en su totalidad, aunque ha dejado al descubierto fallas muy profundas.

night_winter_sky_stars_river_ice_the_horizon_the_lights_man_mood_tilt_shift_tilt_shift

El pasado 4 de julio tenía lugar una interesante conferencia que se incluía en los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid. Ni diez después de las últimas elecciones generales, allí estaba presente buena parte de la plana mayor de Podemos: Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Irene Montero y Luis Alegre. Coincidían en una idea central: empieza una nueva etapa para Podemos.

Pablo Iglesias utilizaba, nuevamente, una metáfora bélica para explicar que el nuevo tiempo político se definirá por “una guerra de posiciones”, en la que “los partisanos” desaparecerán para dar paso a un “ejército regular”.

O, explicado de otra forma, a Podemos no le quedaría más opción que convertirse “en un partido normal”. Errejón lo definía tal que así: “el Podemos que puede gobernar es otro Podemos, más predecible, menos sexy”.

Lo cierto es que Podemos tiene ante sí tres escenarios distintos o, dicho de otra forma, tres alternativas diferentes respecto a cómo afrontar la etapa que se acaba de abrir:

1.- El pacto por arriba, que vendría a ser el acuerdo entre las distintas personalidades (y corrientes) con representación y liderazgo en los órganos internos, o incluso más allá de los órganos internos.

2.- La lucha fratricida, entendida como una batalla descarnada entre facciones que pretenden imponer su propia visión de la organización así como copar los espacios decisorios.

3.- Una apertura democrática que, permitida incluso por la propia cúpula podemita, signifique revertir el modelo vertical que se consagró en Vistalegre.

Estas tres hipótesis orgánicas no serían más que diferentes maneras de buscar una salida a una de las contradicciones más profundas con las que Podemos ha tenido que lidiar desde su nacimiento. En aquel acto del 16 de enero de 2014 celebrado en el Teatro del Barrio, en Lavapiés, cuando por primera vez se presentaba en sociedad la iniciativa recién nacida, ya estaba patente el problema.

En el turno de palabras que se abre tras las diferentes intervenciones, un periodista de Tele-K espeta a Iglesias que “a lo que nos estáis invitando es a una iniciativa que, desde el minuto cero, está encarnada por una persona, que en este caso eres tú, cuando se podría haber optado por otras soluciones (…), me gustaría que me explicaras por qué se ha escogido esta opción y no otras”.

La respuesta de Iglesias fue bastante clara: “Es una consecuencia de nuestra debilidad. Si las organizaciones de la sociedad civil y las organizaciones de militantes no fuéramos tan débiles, quizás se hubiera podido optar por otra cosa que no fuera que un tipo con coleta debatiera con Alfonso Rojo y con Marhuenda para emocionar a la gente en sus casas”.

Esa debilidad histórica, unida a una urgencia que los tiempos nos imponían y a la que se nos apelaba continuamente, justificaron de una u otra forma tanto un precipitado nacimiento como la necesidad de aglutinar fuerzas en torno a una figura reconocible, un outsider opuesto en apariencia a la imagen tradicional del político profesional.

Unos meses después, en Vistalegre, lo que se producirá es la consagración de ese modelo de representación vertical. Los historiadores del mundo árabe han acuñado el concepto de pacto autoritario para definir al acuerdo tácito que, durante los años 50 y 60, se produce entre los gobiernos de unos estados árabes recién paridos y una población que parece dispuesta a renunciar temporalmente a la idea de Democracia en aras de recibir otras contrapartidas: seguridad, estabilidad, bienestar y prosperidad.

Obviamente, la comparación no es plenamente aplicable al caso que nos ocupa, pero sí es cierto que esta idea nos sirve bastante bien para comprender cómo y por qué una mayoría de quienes integran Podemos en aquel momento están dispuestas a ceder grandes cuotas de democracia interna. Esta renuncia o esta cesión se produce, más o menos conscientemente, para propiciar la posibilidad de un cambio histórico o, dicho en otras palabras, para aprovechar “la ventana de oportunidad” que en teoría teníamos ante nosotros.

Ese acuerdo tácito tenía, no obstante, una fecha de caducidad: las Elecciones Generales. Si el 26-J hubiera arrojado unos resultados diferentes, con los que quizás Podemos hubiera llegado a formar parte de un gobierno progresista en coalición, ese pacto vertical podría haberse renovado (apelando de nuevo a la urgencia). Sin embargo, las circunstancias fueron otras.

Podemos, tal y como Iglesias reconocía el 16 de enero de 2014, era “tan sólo una hipótesis”, una teoría que, surgida prácticamente de un laboratorio, tenía que ser contrastada por la vía de los hechos. Y la realidad, que siempre es tozuda, ni la ha validado ni la ha descartado en su totalidad, aunque ha dejado al descubierto fallas muy profundas.

Durante su corta pero intensa historia, la cúpula dirigente de Podemos, sorteando todo tipo de dificultades y tensiones, tomó una serie de decisiones que hicieron posible emerger desde la nada a una formación que ya ha recibido más de cinco millones de votos.

Sin embargo, no es menos cierto que el discurso/relato épico de Podemos, que nos ubicaba en una suerte de epopeya generacional, presenta hoy grietas incuestionables.

El principio de infalibilidad que casi presuponíamos a los liderazgos recién creados colapsaba súbita e inesperadamente en la última noche electoral. Y eso es lo que nos conduce al escenario actual, un proceso de mutación inevitable que se definirá por la interacción de distintas fuerzas.

Pero, ¿qué es lo que está pasando y qué es lo que va a pasar en Podemos a partir del 26-J? Los primeros movimientos apuntan a que se va a producir un pacto por arriba, un acuerdo entre el primer núcleo dirigente de Podemos al que desde hace tiempo se han sumado las figuras más reconocibles del resto de facciones (IU incluida).

Estamos hablando básicamente de un grupo informal de no más de 30 personas que hasta este momento ha sido depositario y ha ejercido un poder interno casi absoluto, apoyado en una legitimidad sin fisuras. Este acuerdo no sólo no está aún ni definido ni enunciado, sino que surge como consecuencia de una situación sobrevenida: el miedo a una implosión interna.

Y aquí nos situamos en el segundo escenario del que hablábamos anteriormente: la lucha fratricida. Aun cuando termine por fraguarse un pacto por arriba, no es en absoluto descabellado que esta segunda hipótesis se ponga en marcha, fundamentalmente a nivel territorial. Los últimos movimientos que se han producido tanto en Valencia como en Madrid nos ubican en ese escenario. Lo que, sólo de momento, ha aplazado movimientos ya previstos han sido los decepcionantes resultados del 26-J.

Antes de las Generales, y con unas perspectivas electorales positivas, las diferentes facciones hacían sus cálculos a nivel territorial y trazaban ya cuáles iban a ser sus próximos movimientos. El fiasco, sin embargo, ha obligado a todas las corrientes a aplazar la batalla, a la espera de que una nueva lectura del escenario imprevisto pueda trazar una hoja de ruta nueva. Es por tanto plausible que el pacto por arriba a nivel estatal sea absolutamente compatible con la lucha fraccionaria en diferentes contextos territoriales: Madrid, Valencia, Andalucía, etcétera.

Lo más preocupante, no obstante, es la total ausencia de un discurso que, nacido lejos de los centros internos de poder, pueda aglutinar los descontentos existentes (que no son pocos) para superar democráticamente la terrible contradicción interna con la que Podemos nació en su día, dos años y medio atrás.

El pacto por arriba conduce irremediablemente a la bunkerización del núcleo dirigente y a la normalización de un Podemos que renuncie a su esencia original, deviniendo el proceso irresolublemente en una esclerotización de todo el proyecto.

Pero ése no es el escenario más terrorífico, puesto que la otra posibilidad que se atisba es que la organización se autodestruya en un conflicto interno presenta un paisaje aún peor.

Podemos no fue al principio más que una hipótesis, el producto de un laboratorio de ideas que, como un esqueje, fue implantado en la realidad española, que por otra parte era un perfecto campo de cultivo, abonado por la indignación y el descontento.

Podemos fue al nacer un endeble organismo vivo que dependía de la flexibilidad de su tallo y, sobre todo, del vigor de las hojas verdes que florecían en su copa.

Pero ahora que el proyecto ya ha generado raigambres, ahora que ha emergido una nueva identidad imaginada y compartida, es necesario concebirlo en sentido inverso, para corregir los errores que quizás la urgencia nos impuso. Son ahora las raíces y es el suelo los que deben insuflar savia nueva. Y es así simplemente porque las otras hipótesis conducen al fracaso.

El pacto por arriba conduce irremediablemente a la bunkerización del núcleo dirigente y a la normalización de un Podemos que renuncie a su esencia original, deviniendo el proceso irresolublemente en una esclerotización de todo el proyecto.

Pero ése no es el escenario más terrorífico, puesto que la otra posibilidad que se atisba es que la organización se autodestruya en un conflicto interno presenta un paisaje aún peor.

Podemos no fue al principio más que una hipótesis, el producto de un laboratorio de ideas que, como un esqueje, fue implantado en la realidad española, que por otra parte era un perfecto campo de cultivo, abonado por la indignación y el descontento.

Podemos fue al nacer un endeble organismo vivo que dependía de la flexibilidad de su tallo y, sobre todo, del vigor de las hojas verdes que florecían en su copa.

Pero ahora que el proyecto ya ha generado raigambres, ahora que ha emergido una nueva identidad imaginada y compartida, es necesario concebirlo en sentido inverso, para corregir los errores que quizás la urgencia nos impuso. Son ahora las raíces y es el suelo los que deben insuflar savia nueva. Y es así simplemente porque las otras hipótesis conducen al fracaso.

De lo que se trata ahora es de buscar un nuevo punto de equilibrio que reconcilie ideas como democracia y eficiencia, como centro y periferia. Y, siendo conscientes de que todas las soluciones serán siempre imperfectas, atrevernos a deconstruir lo construido, a reinventarnos a través de la invención de nuevos métodos, procesos y fórmulas organizativas que aún no han sido exploradas.

Ahora bien, ¿cómo se puede plasmar en lo concreto este corpus de ideas abstractas? Lo primero es asumir que el tiempo político será inevitablemente otro.

Durante los últimos dos años hemos abordado la cuestión de lo urgente, mientras que lo necesario pasaba a un segundo plano.

Ahora, una vez concluido el frenético ciclo electoral, lo necesario no es sólo un asunto central, sino el centro de todas las urgencias. Y el punto de partida implica asumir que la riqueza de un proyecto emancipador sólo puede radicar en una pluralidad y una diversidad que, a día de hoy, se hallan sepultadas bajo el férreo sistema organizativo de Vistalegre.

Una apertura democrática requiere necesariamente la apertura y ampliación de los espacios de representación, buscando las coordenadas para una nueva cultura política que se base, por primera vez, en la cooperación y no en la competición interna.

Y, de la misma manera, los únicos liderazgos que tendrán sentido en este nuevo contexto serán aquellos que, renunciando a la confrontación como práctica política cotidiana, aspiren a representar al colectivo en toda su diversidad.

El diálogo, la búsqueda de consensos y un debate enunciado siempre desde la voluntad colectiva de construir son las únicas recetas para recomponer la ilusión y, al mismo tiempo, desterrar el virulento sectarismo que hemos padecido.

Este proceso que ya se puede imaginar sólo es posible si somos capaces de invertir el sentido organizativo que ha definido hasta hoy la construcción de Podemos. Y es en la periferia, en los diferentes territorios, en las ciudades, en los barrios y en los municipios donde debe producirse esta transformación que nos permita vislumbrar una organización tan plural y democrática como el país que queremos construir.

El 26-J nuestro país prefirió lo malo conocido frente a lo bueno por conocer, y funcionó por tanto el miedo, pero otra clase de miedo.

No fueron los demonios y monstruos construidos por la maquinaria enemiga quien hizo huir a los nuestros y nuestras. Fue el presagio del precipicio, propio de quien contempla el devenir histórico con vértigo, lo que nos frenó.

Quizás con unas raíces hondas, porosas y permeables sí sea posible encontrar el antídoto al inmovilismo y al conservadurismo, al tiempo que construimos una imagen de país que encaje con los anhelos y esperanzas de una mayoría social que ya existe.

La Historia se aceleró en nuestro país hace ya más de cinco años, cuando se abrió por primera vez en cuatro décadas un espacio de posibilidades único.

Y ahí seguimos, recorriendo a trompicones un camino abrupto, inventando a cada paso el camino por recorrer, dejándonos el alma en cada derrota y en cada victoria. Cayendo y levantándonos.

Ahora que, quizás por primera vez, podemos contemplar el horizonte con una perspectiva clara del lugar en el que estamos, conviene sin ninguna duda pararse a pensar, detenernos un instante y recordar por qué empezó todo esto. Porque seguro que aún podemos hacerlo mucho mejor.

www.diagonalperiodico.net

 

¡Salvemos el parque de Viveros de Ulia! · Firma de la CARTA DE APOYO / BABES GUTUNA sinatzeko eskaera

Uliako-Mintegien-parkea
Uliako Mintegien parkea salbatu dezagun!
Zure laguntza behar dugu, tamalez, guztion beharrean aurkitzen gara Donostiako Uliako magalean aurkitzen den lorategi hau babestu ahal izateko.

Mezu honetan erantsirik duzue “Babes gutuna”; gure ekimena ulertzeko historia apur bat duzue, baita Donostiako Udalak parke honentzako aurreikusten duen eremuaren urbanizazioari buruzko informazioa. Eta azkenik, eskaera bat: Uliako Lore-Baratzak eta Ulia Auzo-Elkartetik zure/zuen babesa eskatzen dizugu/dizuegu eta bide batez babes gutuna sinatu dezazun/dezazuen, Donostiarentzat historia, paisaia eta gizarte aldetik hain baliotsu den parke hau bere osotasunean kontserbatu ahal izateko.

Uliako Mintegien parkeko lagunak ez dugu etsiko, baina udaleko autoritateek atzera egin dezaten beren proiektu urbanistikoan, babes sozial sendo bat behar dugula uste dugu.

Guztiagatik… bihotz-bihotzez, mila esker.

¡Salvemos el parque de Viveros de Ulia!
Necesitamos tu ayuda. Lamentablemente necesitamos la ayuda de tod@s para proteger este gran jardín de Donostia que se encuentra en la falda de Ulia.

A este mensaje le acompaña una “Carta de apoyo”: tenéis una serie de antecedentes para conocer nuestra trayectoria en pro de este parque, así como información sobre la proyección de urbanización de esta parcela por el Ayuntamiento de Donostia. Y por último, una petición: desde Uliako Lore-Baratzak y la Asociación de Vecinos de Ulia queremos pediros vuestro/tu apoyo a nuestro proyecto mediante la firma de la carta de apoyo.

L@s Amgi@s del parque de Viveros de Ulia no nos rendiremos, pero creemos que sólo mediante un fuerte apoyo social lograremos que las autoridades municipales rectifiquen y frenen su proyecto urbanístico conservando en su integridad este preciado parque, patrimonio histórico, paisajístico y de marcado valor social para Donostia.

De todo corazón, mila esker.

PD.: Berbidali mezu hau lagun eta ezagun guztiei / Enviad este mensaje a tod@s vuestros amig@s y conocid@s. Las cartas de apoyo se recogerán tanto en los correos electrónicos uliakolorebaratzak@gmail.com o uliakomintegiak@gmail.com, como en este mismo, en uliakomintegienlagunak@gmail.com. Gracias.
PARA VISUALIZAR DOCUMENTOS:

DE LA VÍA INSTITUCIONAL A LA REVOLUCIÓN INTEGRAL.

revolucionintegral
El contexto político actual a escala internacional, nos está permitiendo constatar con una claridad meridiana, los férreos límites del tan pretendido cambio social liderado por la via institucional.
 
Por un lado, las experiencias políticas de nuevas izquierdas en América latina, han demostrado tener un escaso impacto en las vida política real en diversos paises donde han tenido posibilidad de gobernar y sobretodo una gran dificultad para sostener procesos a largo plazo, dada su dependencia de los procesos electorales donde los lobbies y medios corporativos privados tienen consabidas estrategias con todo menos fairplay, para tumbar gobiernos, miremos sin ir más lejos lo que ha pasado en Brasil hace unas pocas semanas.
 
Por otro lado la trayectoria del gobierno de Grecia este último año, es una obra maestra para aprender cómo tomar el gobierno no es tomar el poder -caso comentado más en detalle en este artículo  https://www.diagonalperiodico.net/global/28173-ni-dentro-ni-fuera-hacia-comunidad-socioeconomica-pueblos-europa.html
 
Por su lado en el Estado Español, donde repetir elecciones no ha servido para ir un paso más allá del que demuestra  “como las mayorías claras en las calles y en las redes sociales, no sirven para crear mayorias parlamentarias”
 
Allí, el movimiento 15M consiguió en 30 dias, echar patas arriba el imaginario político de varias generaciones, pero su pretendida consequencia política no ha podido en más de dos años, ser decisivo ni tan solo a través de un programa para realizar políticas institucionales de tipo socialdemócrata.
 
En el mismo país, en el primer año de trayectoria de las llamadas ciudades del cambio hemos visto que si bien el discurso y el talante han podido mejorar de manera significativa, en las decisiones clave, la dependencia del sistema capitalista y de las jerarquías estatales no han hecho posible por ejemplo ni  tan solo asumir medidas humanitarias, con los desalojos o acoger a refugiados. Ya no hablemos de medidas estructurales.  
A cambio de esas reformas pírricas, una generación de activistas experimentados y reconocidos en las calles, se ha visto immersos en una dinámica institucional que inhabilita su capacidad de ruptura desobediente.  
Así, esa realidad, está muy lejos de aquella propuesta del municipalismo libertario de Bookchin, que cuando se llegaba al gobierno muncipal, proponía disolverlo y llamar a una asamblea popular.  En su lugar, los llamados herederos del 15M cuando llegan a los ayuntamientos, estan sacrificando su compromiso desobediente para encorsetarse en la burocracia y las jerarquias de las instituciones de gobierno, un sistema atado y bien atado.  
 
En cambio después de haber dejado el 15M atras, la capacidad de acción de un movimiento desobediente masivo no se ha profundizado lo suficiente, aunque el impacto de las ocupaciones de la PAH en el estado español por ejemplo, es una buena muestra de lo que se puede llegar a  llevar acabo.   
En este sentido hay dos preguntas estratégicas que dejo en el aire.
 
La primera: ‘¿Qué es más factible conseguir que más del 50% de la población vote partidos que cuestionen a través de su programa -no realizado- el orden establecido o que el 5% que es sabido que cuestiona radicalmente ese orden, se organize de forma autónoma y desobediente mostrando en la práctica como puede ser el otro mundo que llevamos dentro?
 
La segunda: ¿De que forma es más posible conseguir poder real para transformar las cosas, tratando de reformar la economía desde gobiernos que no tienen el poder bancario ni de emisión monetaria que el tratado de Lisboa regaló al BCE, o tratando de construir otra economía, con nuevas soberanias, bancarias y monetarias?
 
Añadiendo otras perspectivas, podemos analizar como en diversos lugares del mundo procesos de base, que estan basados en la construcción paulatina y desde abajo, de autonomia democrática, como los Zapatistas en Chiapas, o los Kurdos en Rojava y Bakur, siguen  desarrollandose con solidez y con fuerza, pese a tener a Estados usando fuerte violencia en su contra año tras año.
 
Resulta significativo que mientras los procesos de cambio radical más inspiradores de las últimas decadas, tienen en común que se hacen desde abajo al margen del Estado, en Europa, millones de anticapitalistas, prefieren darse cabezazos una y otra vez con el sistema parlamentario estatal sin conseguir lo que pretenden y renunciando a buena parte de su discurso y valores en el camino, en lugar de  priorizar contribuir a la extensión de las iniciativas autogestionarias que con fuerza real, aunque lejos de toda la que se podría si se contara con todos esos apoyos, siguen transicionando desde abajo hacia otra sociedad.
 
A nivel planetario, si este siglo empezó con movimientos de resistencia al sistema de globalización neoliberal, y continuó con foros sociales que constataban que otro mundo es posible, ahora en la segunda decena del siglo XXI, es la era de la construcción de esos otros mundos.
 
Incluso en Europa,  esas iniciativas autogestionarias que se oponen a los Estados existentes, no solo no se han venido abajo, con tanta hegemonia parlamentarista en los últimos años, sino que seguimos avanzando y enfocando nuevos retos.
 
Así por ejemplo la Cooperativa integral Catalana, es una realidad ya con un nivel de consolidación significativa tras 6 años más de 700 proyectos y diversos miles de participantes.  Otras cooperativas integrales y proyectos afines, se estan extendiendo especialmente a diversas regiones del sur de Europa. También se extienden movimientos como la agricultura apoyada por la comunidad, las empresas recuperadas por los trabajadores y las experiencia de economia comunal, que construyen prácticas en que la reciprocidad y el don,  predominan sobre el mercado.
Estas realidades prefigurativas, aunque incipientes, se hacen más fuertes a través del trabajo en red y transversalizando sus intercolaboraciones a nivel local.
 
Son miles las prácticas de monedas sociales, grupos de consumo, centros sociales autogestionarios, escuelas libres, y autónomas, grupos de solidaridad con refugiados con o sin papeles,  que desafian el modelo capitalista y el rol predominante de la legalidad estatal; siendo caldo de cultivo vivo para la extensión de un movimiento rupturista con lo establecido, desobediente con los Estados, para construir una nueva soberania colectiva en base a la autodeterminación y autoorganización de comunidades de seres humanos libres.
 
Para potenciar los espacios de colaboracion internacionales (o para ser más precisos, interautónomos y intercomunales) se creó FairCoop, un ecosistema global y multilocal que contribuye al proceso de construcción de otra economía para otra sociedad, compartiendo principios de revolución integral como son, la participación abierta y asamblearia, el no reconocimiento de los Estados como sujetos legítimos y por tanto la desobediencia integral para alimentar la construcción de otras formas de convivencia y autogobierno.
 
Faircoop recupera los principios de la revolución integral como proceso de transición radical al margen del sistema actual, en todos los ámbitos de la vida y construye en coherencia con los mismos un ecosistema de proyectos, recursos y herramientas que tiene como objetivo facilitar procesos de revolución integral en cualquier parte del mundo, es decir procesos de construcción de autogestión y autonomia democrática a todas las escalas, local, regional y global.
 
Entre ellos Faircoin, una moneda social p2p que busca financiar esos procesos autogestionarios,  e interconectar a cualquier escala, iniciativas de otra economía (desde la economía solidaria a la economía comunal), reforzando la labor que hacen ya los movimientos que habitualmente a escala local, utilizan y promueven las monedas sociales. Además Faircoin pretende actualizar las tecnologías que usan esos sistemas monetarios alternativos, haciéndolos así más fuertes y resistentes a hipotéticos ataques institucionales. (Si quieres leer más detalle sobre ello, leete el anexo sobre Faircoin 2)
 
Es momento de hacer realidad la conjetura de Galeano “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”
 
y aplicarla tambien a algunas cosas más grandes, como por ejemplo a generar herramientas para la articulación de todas esas cosas pequeñas y aplicar  metodologías que se han mostrado exitosas para respetar la diversidad de todos los participantes como el confederalismo democrático que siendo una forma de organización política antigua en lugares como la península ibérica, ahora los kurdos estan popularizando.
 
Despues de tantos esfuerzos dedicados a la via institucional, que tal si le damos un tirón bien grande a la via autogestionaria?
Sabes que? Responder que sí, es mucho más que un voto, es afirmar que quieres hacer de tu vida un ejemplo del mundo que llevas dentro, es decir conjurar teoría y práctica.  Responder que sí, es entrar en una dimensión en que ya no dependemos de si ellos son más que nosotros para tener éxito; tanto si somos miles como si llegamos a ser millones,  dependeremos de nosotros mismos y hasta donde estemos dispuestos a llevar para hacer realidad nuestros sueños.  Te atreves?
 
Anexo Faircoin 2
 
En esta postdata, queremos entrar con más detalle al nivel tecnológico sin generar una barrera de acceso a la parte principal del artículo. El invento del blockchain y sus consecuencias para iniciativas monetarias y sistemas contractuales, está llevando rápidamente a un escenario en que la centralización de Estados, Cortes judiciales  y Bancos centrales deja de ser necesaria, para generar un sistema económico, político y jurídico autónomo.
El blockchain o cadena de bloques, permite contabilizar operaciones económicas de una forma incorruptible y no manipulable gracias a la combinación de encriptación y decentralizacion en centenares de ordenadores que disponen de la misma información sobre todo el sistema.  
 
Aun así, el nuevo capitalismo tecnológico no escatima esfuerzos en invertir en todo lo relacionado con el blockchain, integrándolo ràpidamente en la estrategia para renovar los sistemas organizativos de bancos y empresas; convirtiéndose la mayor parte de iniciativas basadas en la cadena de bloques en una avanzadilla del nuevo capitalismo de red que tanto agrada a los anarcocapitalistas de silicon valley.
 
Para este capitalismo puntero no parece importante que en casos como bitcoin el consumo energético y la carrera industrial del minado se disparen, porque va en beneficio de los inversores (tanto les da al parecer que no vaya en beneficio del planeta) o que la distribución de las nuevas monedas beneficie a los que tienen más…
 
A nosotros en cambio si nos importa y mucho. Por ello, para que el blockchain y las tecnologías asociadas puedan ser realmente herramientas para el bién común, es para lo que FairCoop, está trabajando en Faircoin 2.  Un blockchain cooperativo y distribuido, que permitirá adaptar esta tecnología a los valores de los movimientos sociales, afines con los valores de los commons, de la economía solidaria, colaborativa y comunal….
 
Ya que Faircoin no cuenta con élites económicas que  inviertan porquè  prioriza el bien común en lugar del beneficio privado. Necesitamos que desde gente del lado de los 99% se comprenda la importancia de estos desarrollos para el cambio social y  participemos de forma colaborativa en hacerlas posibles.  Es por eso que hasta el jueves 7 de julio, está activa la campaña de crowdfunding de Faircoin 2.
Si quieres colaborar en que las innovaciones que Faircoin aporta al mundo como bien común puedan salir adelante al mismo tiempo que se mantienen en gente con valores cooperativos y solidarios, como los tuyos, ahora puedes hacerlo y al mismo tiempo conseguir tus primeros Faircoins.  
Consigue información más detallada en este enlace:  https://coopfunding.net/es/campaigns/inversion-colectiva-faircoin2/
 (Artículo de Enric Duran)

(TOD@S A ZARAUTZ) Debate sobre política de cara a Autonómicas

Logo-Podemos

Estimadas compañeras, estimados compañeros de los círculos de Gipuzkoa, tal como decidimos en el encuentro que se celebró en Ordizia el día 02 de julio, la mesa que dirigió el encuentro, nos hemos reunido para seguir dando pasos hacia la participación de todos y todas.

Con este objetivo, convocamos a toda persona que quiera asistir, a un nuevo encuentro que se celebrará el sábado día 9 de julio en el polideportivo de Zarautz.

Queremos explicar cómo y porqué se ha empezado a gestar este movimiento para evitar recelos, dudas, suspicacias… y para que quienes no estuvísteis en el km0, tengáis un conocimiento lo más real posible de lo que nos empujó a echar andar.

Durante la campaña 26J, muchos compañeros y compañeras hemos coincidido en la calle en los diferentes actos que los círculos de Gipuzkoa habéis impulsado a nivel provincial.

Alguno de nosotros, hemos sentido que personas que en las anteriores primarias, concurrieron o apoyamos diferentes listas, hemos sido capaces de trabajar unidas en esta campaña y hemos tenido la oportunidad de conocernos personalmente. Como ya sabréis, fruto de este roce, y para celebrar la gran campaña que los círculos habían realizado en Gipuzkoa, se celebró una quedada la jornada de reflexión para reflexionar juntos en torno a un café o una cerveza, algo informal. El ambiente de ese día fue muy bueno, de ilusión y unidad y ese sentir hemos querido trasladarlo al resto de compañeros y compañeras que no pudistéis asistir. Nos reunimos algunas personas de las que allí estuvimos para ver cómo hacerlo y se nos ocurrió que podríamos comenzar por compartir la Valoración Colectiva del 26J y porqué no, mirar al futuro de Ahal Dugu unidos y unidas. Por lo que pudimos percibir en Ordizia, algunos y algunas, sentimos la necesidad de poner en común con compañeros y compañeras de otro ámbito distinto al de nuestro propio círculo, nuestras vivencias, ideas, etc… muy en la línea de lo que Pablo Echenique pedía en su último comunicado. Así que, tal como se decidió en Ordizia, la mesa, junto con algún voluntario más, se ha vuelto a reunir y hemos creído que sería buena idea crear un foro de debate político para las personas que estén interesadas. Por supuesto, el debate político se centrará en torno al Programa General de Podemos, y si tenemos la suerte de conocer en qué se está trabajando a nivel de Euskadi también se podrá tratar, vosotros y vosotras lo decidiréis. Agradecemos a la secretaría de Programa, la nota que han enviado a todos los círculos al respecto y la adjuntamos a la convocatoria para que vayáis echándole un vistazo.

Insistimos que esta convocatoria es totalmente abierta a toda Gipuzkoa, la hacemos llegar a través de los círculos de Errenteria, Irun, Ametzagaña, Donostia, Antigua, Zarautz, Tolosa, Eibar, Arrasate, Hernani, Lasarte, Hondarribi,Goierri, Pasaia, Andoain, Bergara, Orio y Urretxu-Zumárraga, así como a las personas que en Ordizia dejaron su dirección particular.

Sería genial que contásemos con compañeras y compañeros que estéis participando en círculos sectoriales para que nos contéis en que estáis trabajando cada ámbito.

Así mismo os agradeceríamos que difundáis la convocatoria por redes y boca a boca para que asista la mayor cantidad de personas al encuentro, es la primera vez que en Gipuzkoa vamos a juntarnos para debatir de política.

Saludos a todos y todas

Jon Gorrotxategi, Nagore Basurto, Joanes Fiel y Kelly Alba Holmwood (la mesa que estuvo en Ordizia)

DOCUMENTOS PARA EL DEBATE:

Convocatoria 0907 

Nota a los círculos

Sobre las Primarias

(Borrador Reglamento Primarias PV)

http://www.eldiario.es/politica/Podemos-pone-listas-plancha-primarias_0_502550826.html

Informe Ordizia topaketa definitivo

_______________________________________________________________

 

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA:

 

Coordinadora de Círculos de Bizkaia.
Ahal du gu – Podemos
En BASAURI a 7 de JULIO 2016

 

4.- (Circulo Hegoalde) Convocatoria de asamblea en Euskadi para regular el proximo procedimiento de primarias mediante la confección de un reglamento ad hoc, posibilitando la confluencia en las siguientes elecciones de todas las candidaturas no agrupadas, sin listas. ¿Como confluir con otras organizaciones politicas cuando no somos capaces de hacerlo entre nosotros mismos? y que los círculos propongan quien pudiera ser lehendakari. El reglamento de primarias será redactado por una comisión que salga de los círculos y aprobado en asamblea presencial de Euskadi que contenga estas líneas maestras:
1. Se vota a personas, no a planchas.
2. Incompatibilidad de cargos ya sean internos o externos o mezclados.
3. Arraigo de los candidatos.
4. Circunscripción provincial.
5. Neutralidad de “personas mediáticas”.
6.- Modificación del modelo organizativo de Euskadi que potencie los círculos y la participación. Incompatibilidad de cargos.
7º De las generales a las autonómicas.
Uniendo puentes. Confluencias por la unidad y la fuerza.

5.-El círculo Uribe Kosta de Podemos Ahal dugu a SUSCRITO y APOYA
el comunicado surgido del informe del encuentro de Ordizia con gentes de Guipúzkoa. Y quiere dar traslado de este a todos los círculos de Bizkaia para posibilitar su debate.
En Euskadi, no hay margen para ninguna duda: la confluencia en Unidos Podemos ha sido un éxito.
Los integrantes de este encuentro- Asamblea, hemos acordado también lo siguiente:
1.- Ante el reto de las Autonómicas, estamos a favor de unas Primarias internas en Euskadi, cuya demarcación territorial sea cada uno de los Territorios Históricos, con carácter abierto y unitario.
2.- En esta línea, pedimos al Secretario de Organización Estatal, Pablo Echenique y a nuestra Secretaria General Nagua Alba que trabajen allá donde corresponda para que se apoye e impulse este proceso participativo territorial para que la candidatura al Parlamento Vasco nazca de la participación y de la voluntad de los inscritos activos de Podemos. Entendemos que es tan grande la ilusión que tenemos que habría que hacer un gran esfuerzo para que todos y cada uno de los inscritos en Podemos Euskadi se sientan protagonistas.
3.- En correspondencia con este proceso, nos comprometemos a trabajar unitariamente en todos los círculos, pueblo a pueblo, creando espacios abiertos a la participación de todos los inscritos, e impulsando la constitución de equipos para la organización de las tareas de impulso de la candidatura, haciendo valer el derecho a decidir de las personas de Podemos.
4.- Consideramos que hoy más que nunca trabajar con la idea que otra Euskadi es posible, precisa configurar una candidatura unitari, formada por personas que conozcan y vivan los problemas de la realidad vasca, elegidas mediante un método transparente y democrático.

LOS PUNTOS 4 y 5 se acuerda que se lleven a las CIRCULOS y su respuesta para la Coordinadora del 21 de JULIO.

MÁS BASE. MÁS VÍNCULOS. MÁS PUEBLO.

cerebro-otono-45033_493x316El 26J pasó y la segunda vuelta del 20D arroja unos resultados que dejan muy poco espacio para una prórroga. Más allá de la formación de gobierno y el inicio de la legislatura, en estos días toca pensar en el camino recorrido. Vimos la oportunidad y movimos ficha. Construimos una organización a marcha forzada y acabamos de parar la maquinaria electoral después de más de dos años frenéticos, 71 representantes en el Congreso y muchos más en parlamentos autonómicos y locales. Si definitivamente se logra investir a un presidente este verano, en otoño se abrirá un nuevo ciclo. También dentro de Podemos.

En La tarea que tenemos por delante, Jorge Moruno introduce este debate apuntando hacia ciertas claves que serán fundamentales. En particular, sostiene que el nuevo ciclo “requiere avanzar hacia una reforma integral del propio modelo organizativo reorientado a una democratización y federalización del ejercicio del poder, a una mayor pluralidad y tiene que ver con modificar las prioridades y prestar atención al trabajo más molecular y cotidiano, menos visible pero mucho más sólido.” Creo que muchos coincidimos en eso. El problema ahora es como lograrlo.

El actual “propio modelo organizativo” está fuertemente centralizado y una “reforma integral” requiere una modificación estatutaria, es decir, una Asamblea Ciudadana. La épica lucha que los Consejos y Círculos han llevado a cabo es tanto más honorable por la escasez de recursos en la que se ha desarrollado. No hay victoria ni derrota que impidan ver eso. Llegue o no un nuevo Vistalegre,  hay cuestiones que desgraciadamente ya se han convertido en letanías en los espacios “moleculares y cotidianos”. Así, si de federalizar se trata, debemos empezar por la financiación y la información y comunicación con la base social.

Los actuales mecanismos de financiación han cumplido su papel durante la fase electoral y de instauración territorial y han garantizado la total fiabilidad de nuestras cuentas. Sin embargo, el flujo financiero generado a través de las colaboraciones “de arriba a abajo”, los crowdfunding y las donaciones provenientes de las candidaturas ciudadanas serán claramente insuficientes para lograr el necesario despliegue territorial que debemos acometer. Existen diferentes vías por las cuales los municipios podrían disponer con carácter regular de mayor financiación -y mayor operatividad en la gestión- sin menoscabar la transparencia, ni la formalidad debida de nuestra contabilidad.

Los éxitos electorales estatales y autonómicos han generado recursos que ahora deben descender -modulados por la proporcionalidad y la solidaridad- hacia las estructuras locales. Debemos potenciar las colaboraciones regulares voluntarias (“cuotas”) y, dentro de éstas, establecer un porcentaje fijo para la organización local (hasta ahora ha sido opcional) que modifique a favor de los municipios los términos efectivos del reparto. Respecto a los crowdfunding, la experiencia demuestra que su eficacia para captar fondos disminuye proporcionalmente al tamaño de la localidad. Además, la gestión centralizada y la competencia con otras necesidades de financiación propias (crowdfunding estatales, microcréditos electorales, financiación del Instituto 25M, etc.) han imposibilitado en la práctica la financiación por esta vía. Finalmente, es necesario reformar profundamente el proyecto IMPULSA para descentralizarlo y convertirlo en una herramienta que genere mayor retorno social y vínculos entre los órganos locales y su territorio.

Por otro lado, la imposibilidad fáctica de acceder a la base de datos de inscritos es un impedimento real para el fomento de las redes locales mediante el contacto entre la organización municipal y sus simpatizantes. A pesar de haberse implementado soluciones parciales desde la organización estatal, la limitación en la comunicación –y también en la comunicación interna- no sólo genera dificultades añadidas, sino que es un factor desmoralizador de los cuadros locales, por la falta de confianza que pone de manifiesto. Hemos de encontrar de una vez por todas los medios que permitan la gestión descentralizada de los datos sin perjudicar la seguridad de los mismos.

Avanzando en este proceso de fortalecimiento orgánico, estamos dando, sin duda, un primer paso en la democratización. Sin embargo, hay asuntos más complejos. La inexistencia de estructuras provinciales formales es un inconveniente de primer orden para la federación democrática. Las estructuras provinciales actuales -surgidas ad hoc– están lejos de lograr la debida representatividad democrático-territorial y la eficacia orgánica exigible. Junto a ellas, las circunscripciones únicas -además de las listas- han demostrado ser focos constantes de descontento y abandono. Quizá sea momento de que la Secretaría de Organización elabore una nueva propuesta sobre la que empezar a construir desde la pluralidad. Orgánicamente le corresponde sentar una base. Pero hay más cuestiones elementales que deben resolverse: la elección de nuevos SGs y CCMs donde se ha obtenido el derecho,  la reelección de SGs y CCMs dimitidos o caídos, etc. Destaca especialmente la necesaria revisión del funcionamiento de los Comités de Garantías, insatisfactorio en gran medida.

Finalmente, no quiero terminar sin comentar la cuestión del “movimiento de la sociedad”, cuyo carácter necesariamente autónomo reclama Moruno. El “limbo legal” de los Círculos debe llegar a su fin, resolviendo su encaje orgánico y político definitivamente. Construidos como espacios abiertos e independientes, la lógica electoral y la batalla interna han terminado por desfigurarlos, imposibilitando su función estatutaria como dinamizadores de base. Hemos de propiciar que -de una vez por todas- dentro de ellos se traten las demandas políticamente vivas de su entorno y se generen al menos parte de los espacios de engarce entre las demandas autónomas y la política común.

En el nuevo ciclo, debemos retomar la senda de la multiplicación, impulsando decididamente el próximo desbordamiento. Y no podemos confiar en que sólo desde la política institucional podamos lograrlo. Necesitamos recursos para poder estimular desde lo cercano el proyecto democrático que está ahí fuera. Y necesitamos estimular el proyecto democrático aquí dentro para conectar con las personas que faltan y elaborar juntos el nuevo proyecto de país. Sin necesidad de adelantar la Asamblea Ciudadana, el Consejo de Coordinación estatal puede desarrollar medidas descentralizadoras en la financiación y la comunicación, y así alimentar el trabajo de dinamización de la organización de ámbito local. En otoño comenzará un nuevo partido. Otro terreno de juego que requiere su propio estilo: más vínculos y más equipo. Nuestra tarea ahora es prepararnos para ello. Adelante.

(Juanjo Santiago, miembro del Consejo Ciudadano Municipal de Podemos Sevilla)