DESMONTANDO A LOS IMBÉCILES (PARTE 4).Con mucho humor.

¿Qué le dice un moribundo a su familia mientras yace doliente en su casa? <<Por Dios, por Dios, por Dios, no llaméis a ningún médico. ¡Quiero morir de muerte natural!>>.

Hala. Ese chiste de médicos, escrito por Jardiel Poncela, se lo regalo a los vendedores de crecepelo. A ver si alguno es capaz de devolverme otro chiste sobre los Seres de Luz. Verás que no. Porque la falta de humor, junto a la falta de autocrítica y la falta de vergüenza, es otra característica de los seres acientíficos: jamás harán bromas de algo que tenga que ver con sus sagradas paranoias. Porque el humor y la risa, como bien decía el malvado fraile ciego de “El nombre de la rosa”, es el enemigo más acérrimo de la autoridad.

Un Ser de Luz me dijo ayer en un mensaje privado: <<ojalá se te muera lo que más te importa>>. Y luego, tras irradiar varios halos de energía positiva, ascendió a los cielos en carros de fuego. Como el profeta Elías. Palabrita del Niño Jesús.

Otro energúmeno me llamó <<genocida>>, y me amenazó <<con un juicio>>. Supongo que lo habrá programado en la ciudad alemana de Núremberg. En fin. Espero que la sesión judicial no caiga en martes ni en jueves, que doblo en el Centro de Salud.

Tengo otro seguidor de Facebook que propone rescatar una antigua tradición del pueblo maya: la de sacrificar a sus líderes en tiempos de pandemia. A ese le he dicho que sí.

Otro tipo dice que no se pone mascarilla porque a él no lo controla nadie. Qué cabezas. El mismo tipo que lleva un GPS en el móvil. El mismo que cuando se salta un radar le llegan las multas a casa. El mismo que le ha dado a <<aceptar>> a todas las normas de Twitter, de WassApp y Facebook. Incluso a las normas de la linterna del móvil. Por Dios, por Dios, por Dios. Qué daño está haciendo la ayahuasca.

En fin. Son cositas del querer. Y no poder. Pero ha merecido la pena: incluso Miguel Bosé, el muy bandido, dice ahora que <<el coronavirus existe y ha matado a mucha gente>>. Qué diablillo.

En otro orden de cosas, tengo un escéptico razonable que, sin ser médico ni sanitario, me dijo por privado lo siguiente:

<<Doctor, ¿no sería posible introducir el coronavirus a dosis bajas en el cuerpo de muchas personas para crear defensas contra la enfermedad?>>.

Brillante. Y lo digo absolutamente en serio, sin pizca alguna de maldad. Justo esa fue la idea del inglés Edward Jenner en el siglo XVIII cuando creó la primera vacuna del mundo: la de la viruela, la que acabó por erradicar la enfermedad. Así que felicité a mi contertulio por su idea. Una idea que él desconocía que funcionaba, y yo me pregunté la razón de su ignorancia: <<¿qué coño ha pasado aquí para que la gente no sepa quién fue Jenner?>>.

Para encontrar la respuesta realicé un experimento concreto, que es la base del método científico. Metí en Google las primeras 4 letras de mi querido científico: JENN… Y entonces, para mi asombro, el buscador me lanzó las siguientes propuestas, que se basan en las búsquedas más frecuentes en la red: Jennifer López, Jennifer López edad, Jennifer Aniston, Jennifer Aniston edad, Jennifer Aniston and Brad Pitt, Jennifer Aniston hijos, Jennifer Grey, Jennifer Garner, Jennifer Beals, Jennifer Lawrence… y así hasta el infinito y más allá. Luego me enteré de que todas ellas son famosas o famosillas. De cantar, de bailar, de follar o de actuar, dicho sea con todos mis respetos. Pero mi histórico científico, sin aparecer. Jenner, el hombre que tal vez haya salvado más vidas en la Historia Mundial, ha sido relegado a los últimos puestos de Internet. Horroroso, lector. Horroroso. Pa habernos matao. No digo más.

Y en esa empanada cultural en que vivimos tengo otro escéptico en mi muro que ya me está tocando los cojones. Afirma ser diseñador gráfico digital o cosa así, pero habla y pontifica sobre el coronavirus como un catedrático de virología. Es lo normal en estos tiempos que corren. Eso sí: ningún diseñador digital se metería en el despacho de un arquitecto a corregirle los planos. Ningún diseñador se metería en un bufete de abogados para explicar a los picapleitos cómo se redacta un recurso de casación ante el Tribunal Supremo. Ningún diseñador se metería en un taller de automóviles para explicar a un mecánico cómo arreglar un embrague. Pero eso sí: sobre los aminoácidos que componen las espículas del coronavirus no hay diseñador, abogado, arquitecto, criador de reses bravas, cantante, chamarilero, catador de vinos o sexador de pollos que no tenga algo que decir. Cagoentó.

Lo último de ese portento en ciencia infusa (el diseñador) es lo siguiente:

<<yo no conozco ningún caso de paciente asintomático que vaya contagiando el virus>>.

Pero vamos a ver, alma de cántaro. ¿Tú qué coño vas a conocer? ¿No eres diseñador gráfico digital o cosa así? ¿Tú tienes acceso a las historias clínicas de los pacientes? ¿Tú conoces personalmente a los 7000 millones de habitantes del planeta? ¿Tú te dedicas a rastrear los contactos de los casos? ¿Tú asistes a sesiones clínicas? ¿Tú has participado en metaanálisis de los mejores estudios publicados? Cagoentóloquesemenea con el diseñador. Es como si yo le dijese: <<yo no conozco ninguna impresora láser que funcione>>. ¿Qué coño sé yo de impresoras láseres? Horroroso, lector. Horroroso. Pa habernos matao. Este es el nivel, Maribel.

Y tengo otro negacionista que me exige (¡me exige!) haber realizado YO, PERSONALMENTE, experimentos con el coronavirus antes de hablar sobre el bicho. Y ahí me tocó la moral. Porque lleva toda la razón el susodicho tertuliano. Y mira que intenté experimentar. Lo que pasa es que el microscopio electrónico no me cabía en la cocina, y tuvimos que ocupar un trozo del dormitorio de matrimonio, y mi mujer se puso como una fiera al ver el primer recibo de la luz.

Y por último: me llegan reiteradas noticias acerca de un bulo muy extendido por los WassApp. Dicen que no soy médico, y que mi número de colegiado es falso. Claro. Les estoy zurrando de lo lindo y sólo tienen el recurso de lo fácil: engañar para engañarse. Pero os vais a morder las uñas de rabia cuando sepáis que soy hijo de padres campesinos, y que estudié con becas en la enseñanza pública. Hice Medicina en Málaga con matrícula de honor. Me colegié con el número 4787. Hice mi residencia en el Hospital Carlos Haya de Málaga tras superar el MIR. Obtuve mi plaza en propiedad tras unas Oposiciones Autonómicas en las que quedé en el puesto número 10 sobre más de siete mil opositores. He trabajado en las Urgencias de Pediatría del Hospital Materno Infantil de Málaga. He sido director del Centro de Salud Jesús Cautivo y del Centro de Salud Capuchinos, ambos de Málaga. Y he sido, durante 9 años, Director Médico del Distrito Sanitario Málaga. Y sigo cogiendo aceitunas cuando encarta, y escardando cebollinos si hace falta. Y sigo escribiendo novelas. Y desenmascarando imbéciles. Así que no cantéis victoria con mi vida: soy médico. Cazurro de pueblo, sí. Pero médico. Más de campo que una bellota, sí. Pero médico. Y diré que soy médico de la especialidad más completa y humanista que existe en la actualidad: la medicina general o de familia, que me permite, por ejemplo, realizar estos ejercicios de educación sanitaria sin apenas despeinarme.

¿Cómo dices, lector? ¿Que soy vanidoso, soberbio, egocéntrico y narcisista? Pues claro. Porque puedo. Y de todas formas, nada original me aportas que no me hayan diagnosticado ya las dos personas que mejor conocen lo que tengo en la cabeza: mi psiquiatra y mi peluquero.

Bueno. Y a todo esto acabo de recordar que prometí hablar hoy de la PCR. Pero mira tú por dónde me he enredado en otras cosas. Hala. Me voy a tomar mi dosis semanal de dióxido de cloro para irradiar más luz. Lo suelo mezclar con infusión de ayahuasca y veneno de sapo bufo.

En el próximo capitulo, si la ayahuasca me inspira y el sapo no se me muere, tendremos la traca final de la PCR. Si te la pierdes… no sabes lo que te pierdes.

Cagoentó.

Juan Manuel Jiménez Muñoz.
Médico y escritor malagueño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s