PODEMOS:ANATOMÍA DE UNA FRUSTRACIÓN

15m

“ El afán de respetabilidad es el
verdadero cáncer de la izquierda”
( Juan Francisco Martín Seco)

Hace ya mucho tiempo que a la gente lo le queda ni la ilusión de cambiar las cosas con su voto. Como se suele decir, si votar cambiase algo de verdad, estaría prohibido. Llevamos demasiado tiempo viviendo en una dictadura económica disfrazada de democracia, una democracia falseada y manipulada que está secuestrada en los parlamentos. En este contexto ya hace mucho que los partidos políticos dejaron de ofrecer respuestas al actual orden mundial, juegan a una democracia vacía de contenido real, una pseudodemocracia que nos ofrece los derecos formales, pero que niega los derechos reales. No obstante, los políticos, ciego a la realidad, persisten en seguir jugando sin pretender cambiar las reglas del juego..

En este marco, de vez en cuando aparece un partido que dice que va a ser antipartido, que pretende transformar todas las relaciones de poder, que habla de revolución. Un partido, en este caso PODEMOS, que dice que llevará las reivindicaciones populares a convertirse en realidades por medio del Parlamento,aunque éste que tenemos.

¿Cómo no ilusionarse con estos mensajes? ¿Cómo no recordar esa alegría espontánea de las primeras votaciones a Podemos?

Fue un sueño bonito, pero ya se acabó y en poco tiempo. Como dice uno de ellos -Joaquín Urías- : “Ya nadie se llama a engaño, Podemos es un partido centralista y vertical, dirigido con mano férrea por un grupo de amigos que han ido desactivando sistemáticamente cualquier intento de las bases para convertirlo en un movimiento político participativo y horizontal. Siempre fue así, pero ahora lo empieza a saber la opinión pública, y eso tiene un coste electoral.”

Lamentablemente, Podemos también ha acabado siendo una frustración, de la cual abordamos ahora su anatomía.
La dictadura de los jóvenes intelectuales

Como en los viejos tiempos, asistimos una vez más al fenómeno de las “vanguardias iluminadas”, nacidas al calor de las universidades y de los grupos de amiguetes. Son vanguardias iluminadas, pues los demás estamos a oscuras, sólo ellos saben lo que hay que hacer y lo que es bueno para las “masas”. Ellos y ellas, los sobradamente preparados dicen que han sabido interpretar las demandas del pueblo, y tienen las respuestas.

Podemos no nació del pueblo, nació de los hijos privilegiados del sistema, de la soberbia intelectual. Son descendientes del Despotismo Ilustrado, los del “todo por el pueblo, pero sin el pueblo”. Por ello, administran su ideología de una forma arrogante, desde la postura de nosotros y nosotras, los “elegidos” y “los demás”. Están encerrados en sus torres de marfil universitarias, en sus verborreas intelectuales.

Pero esa supuesta superioridad ideológica, los separa de la gente, los ponde contra ella. La gente que vota a Podemos, muchísima de ella, son lo que antes se llamaba el “pueblo llano”. No les gusta que se les insulte desde las superioridades intelectuales, y cuando reacciona haciendo oir su voz, esa voz que la “casta” de Podemos pretende usurpar, entonces se quejan. Dicen que son víctimas, con lo cultos e intelectuales que somos, y la cantidad de teoría política y económica que leemos y no nos hacen caso; con lo que sabemos nosotros y nosotras y lo inteligente que somos, y se nos rebelan.. Pues a ver si estas izquierdas se enteran de una vez que mucha gente no queremos ningún gobierno de “preparaos” universitarios. No queremos el dominio de los “expertos”, ni de los “intelectuales”, ni de las “vanguardias iluminadas” que siempre nos miran por encima del hombro. ¡Joder con la generación más preparada!, generación preparada fue la que en el 36 se levantó en masa contra el fascismo. Generación preparada fue la que conquistó duramente sociales que ahora os quitan a los “preparaos”. Vosotros sólo tenéis un diploma en la pared y un ego enorme.

La traición a las reclamaciones del 15-M

El 15 M fue, sin duda, un aldabonazo, un grito al poder, una manifestación del cansancio y de la rabia del pueblo. El poder se sintió acorralado… ¡y actúo en consecuencia! Comenzó una tarea de neutralización.

Todo comenzó al ir lanzando la idea de que el camino para hacer realidad las reclamaciones del 15 M, era llevarlas al Parlamento, la supuesta sede de la soberanía popular. Y eso, ¡faltaría más! Debería hacerse a través de la política, de un partido, es decir, entrando en el actual juego viciado.

Podemos, fue ese partido. Gran parte de la culpa de lo que luego resultó, se debe, sin duda, a los diversos grupos del 15 M. Grupos faltos de organización y empuje. La verdad, no es imaginable que, por ejemplo, los movimientos de protesta franceses frenaran un estallido popular porque nazca un partido que les diga que lo va a arreglar en las urnas.

Podemos nos vendió el espíritu del 15M cuando desde un principio lo que pretendió y consiguió fue desmovilizarlo, fagotizarlo y tergirversarlo… en suma, traicionarlo. Vendió que el camino era la política, ocultando el horror de toda clase media (y los dirigentes de Podemos lo son) al pueblo en la calle. Nos dijeron que lo suyo se trataba de políticas de sentido común, que no había que asustar, etc. Empezaron mintiendo con eso de que si salida de la OTAN, salida del Euro, el no a la Deuda, bla, bla, bla. Y a medida que fueron consiguiendo desmovilizar a la gente fueron modificando su discurso ,desvirtúandolo y rebajándolo para no asustar a los “pijos” de la clase media ( como ellos y ellas). Igual que lo que hizo el Felipe González en su día, engañar y desmovilizar al pueblo y anular las disidencias.

Así echaron a los indignados de Sol, porque los juzgaban una amenaza. Podemos hizo el trabajo sucio a la derecha, al IBEX 35, al poder, en suma. Y trás Sol desalojaron todas las plazas del país, algunos pasamos a los barrios, continuamos a ser una molestia incómoda, pero ya no alarmante para el poder. El poder popular fue efímero y robado por Podemos que demostró que les importa mucho más las opiniones de la ciudadanía que no estuvo en la calle, la que nunca estará en la calle.

Podemos casi ha desmontado la poca izquierda que queda, ha dinamtado cualquier protesta popular. Vendieron humo con sus promesas de democracia directa y asamblearia… y seguimos teniendo democracia representativa, lejos de cualquier control del pueblo, y en Podemos, hiperliderazgo, intelectuales soberbios, dirigismo y verticalidad. Además de una ausencia casi total de autocrítica y un cerril seguidismo a las órdenes de la cúpula.

La deriva a un partido tradicional socialdemócratafb_img_1474120415491
“ Me gusta la gente que llama pan al pan, vino al vino y enemigo al enemigo “
( Facundo Quiroga)
El miedo es uno de los grandes problemas de las izquierdas, ese “afán de respetabilidad”, de ser aceptado por la clase media, los ricos y el poder, lo que las lleva a traicionar una y otra vez todos sus ideales.

La agresividad de la derecha en el poder, la enorme degradación de una democracia ya falsa de por sí, influyen y mucho en ese “miedo” de la izquierda. Según Espinoza, las sociedades se rigen por dos emociones: la esperanza y el miedo. Lamentablemente, Podemos, ha entrado en el miedo, miedo a parecer revolucionarios, miedo a perder a la clase media, miedo al pueblo, en definitiva.

En este camino, Podemos abandonó sus palabras de transformar la sociedad de abajo arriba, la revolución (en la que nunca creyó), y se quedan en meros y tímidos reformadores. Primero empezaron por desprestigiar las luchas populares, que si el país no se cambia desde las calles, etc. Luego, traicionaron su supuesto antimilitarismo, coqueteando con generales. También algunos de ellos comienzan a descubrir insospechadas virtudes en la Banca. Otros hablan de la “rojigualda”, se evita apoyar a la República, se pierde el culo por saludar al Obama Dicen ser antcapitalistas, pero en sus programas siguen lavando la cara al capitalismo, insisten en las viejas fórmulas fracasadas de la economía neoliberal, no quieren saber nada de rupturas, como la economía feminista, la economía de cuidados, el decrecimiento. Y como insulto final se declara Podemos como un partido socialdemócrata, miles y miles de personas consideraron, en su día, una suprema traición, un insulto bestial esa definición. Es el como del cinismo, para eso, haberlo dicho antes y se vota al original, no a la copia. Como decía Marx, a las reivindicaciones sociales se les lima la punta revolucionaria, se entra en el juego de la democracia burguesa y se obtiene la socialdemocracia. Pero Podemos debería saber que no se puede traicionar así, sin consecuencias. Con sus discursitos socialdemócratas blanditos, ni han convencido a los pijos y los poderosos, y han irritado en grado sumo a muchas personas de izquierdas. ¡No somos socialdemócratas! ¡No somos clase media! Somos obreros, trabajadores, parados, colgados, parias, izquierdistas, anarquistas, comunistas.

Lo de querer captar votos de la clase media con discursos socialdemócrtas no funciona., y además ha provocado la pérdida de decenas de miles de votos de la izquierda.
Si la clase trabajadora, la humilde, la pobre, es mucho más numerosa que la clase media y alta, ¿ por qué carajo Podemos nos intenta convencer de que su discurso socialdemócrata cada vez más blando y timorato es necesario para que esas clases les voten? ¿No es eso un error, además de una traición? ¿No se están dirigiendo a la clase equivocada? No van a conseguir ni un voto de ellos, y pierden los que habían sido suyos. ¿ O es que a los de nuestra clase, los sobradamente preparados nos consideran lumpen que no sabemos un carajo?

Como triste colofón, en Podemos llevan tiempo instaurándose tics autoritarios y miedo al debate. En las cúpulas del partido existe miedo a la diversidad, alergia a todo lo que no se pueda controlar desde el aparato. Los Círculos son ninguneados cuando actúan desde su autonomía y sólo sirven cuando son controlados por los seguidistas de la cúpula en cada Círculo. Un elemento tan importante para el debate y la generación de ideas, se ha convertido desde arriba en algo inoperante. Eso es porque el poder del partido que está en las cúpulas no se comparte, ese poder no está en la gente de Podemos.

Reflexiones de cara al futurolema15m

¿ Qué hacer cuando los políticos burlan con manipulaciones y autoritarismo la voluntad popular de cambios profundos? La respuesta histórica siempre ha sido: dar el poder al pueblo. Pero para ello tiene que existir un pueblo empoderado, no un pueblo que delegue, no un pueblo sin voluntad de ejercer la democracia, no un pueblo acomodado que se queja pero no lucha, no un pueblo que quiere cambios pero huye de la confrontación.

En este marco, son ya muchas las voces que reclaman una vuelta al 15 M, con lo aprenido de la experiencia, con estrategias más definidas, pero con un claro empeño en no dejarse desmovilizar otra vez, como ocurrió con Podemos.
Es necesario volver a las asambleas preparatorias de otro 15 M, hay que retomar las calles que nunca se debieron dejar. Hay que radicalizar mucho más el discurso, volver a las acciones de calle, encadenando huelgas, presionando en todos los sectores, practicando una y otra vez la desobediencia civil. Y decir bien alto y sin miedo: NO a la OTAN; NO al Euro: NO a la UE; NO a la Monarquía; NO a la Iglesia, y así con todo.
Lo que está claro es que no se puede dejar la política sólo a los políticos.

Y si en este camino Podemos quiere acompañar, deberá radicalizarse también, ellos y su discurso. Podemos tiene que salir a la callle con la gente, sin substituirla ni hablar por ella. Tiene que radicalizar su discurso y su sentir. Podemos debería contemplar una refundación más como movimiento social que sólo como partido, y en ese camino no debería jugar a la socialdemocracia, ni coquetear con PSOE o PNV, no pactar con las élites. No puede cobijarse en el reformismo de esa izquierda que critica al sistema pero que participa en el reparto de las cuotas de poder.

Muchos creemos que volver a la radicalización y preferir a la gente del pueblo a las clases poderosas, sería mucho mejor para Podemos. No se puede caer en esa mentira de que se gobierna para todos, o se gobierna para los poderosos o se gobierna para los excluídos..

Los derechos se conquistan en las calles y ninguna revolución se hace desde dentro del sistema. El cambio llegará desde fuera o no llegará.

por Ipar Haizea Taldea

Un comentario sobre “PODEMOS:ANATOMÍA DE UNA FRUSTRACIÓN

  1. Me parece q hay trozos reales y oportunis en este articulo pero en conjunto es falso. Podemos es lo unico q tenemos q puede ayudar a denunciar a la casta. Tiene muchos errores como la falta de atestaon a las bases, espero q se vaya corrigiendo cuando mucha gente les hagamos saber q existe este descontento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s