*MANIFIESTO PARA EL ACUERDO ENTRE LA IZQUIERDA VASCA

iza[1] Quienes suscribimos este manifiesto nos reconocemos y nos reivindicamos en una izquierda plural, esencialmente crítica y autocrítica, encarnada en una cultura de deliberación sin restricciones y de debate permanente, como instrumento de transformación social. Nuestra propuesta no tiene nada que ver con la construcción de ninguna “casa común”. En lo que sí creemos es en la posibilidad de llegar a diagnósticos compartidos y encontrar espacios de acción común.

 
[2] Creemos que la izquierda ha sido más fuerte y más útil como instrumento de transformación social cuando, reconociendo su diversidad, ha sido capaz de llegar a acuerdos estratégicos más allá de las coyunturas electorales. Acuerdos abiertos a la participación de otras fuerzas políticas en el contexto del juego democrático, pero cuyo contenido esencial haya surgido desde posiciones netamente progresistas. Cuando esto ha sido así, las políticas públicas impulsadas por partidos y organizaciones sociales de izquierda han contribuido claramente al desarrollo del país y al bienestar de su ciudadanía.

 
[3] La izquierda es y debe ser plural. Pero a esta pluralidad le debe corresponder una cultura pluralista que sea capaz de compartir diagnósticos, identificar objetivos, alcanzar acuerdos, desarrollar políticas coordinadas y gestionar constructivamente las discrepancias. Lo contrario, limitarse a la competencia electoralista en el corto plazo, obsesionarse con los liderazgos y hegemonismos, convertir las discrepancias en cuanto al horizonte transformador en obstáculos que hagan fracasar las intervenciones en el corto y medio plazo, es una tragedia para la izquierda y, sobre todo, una traición a las necesidades y esperanzas de las clases populares. Especialmente hoy.

 
[4] En Euskadi se ha abierto, por primera vez, una ventana de oportunidad para la articulación de un espacio de izquierdas liberado de todos esos lastres identitarios que históricamente han impedido la construcción de una alternativa a los nacionalismos que, a la hora de la verdad, rompían a la izquierda en campos etnoculturales supuestamente irreconciliables. Hoy existe en Euskadi una nueva generación que, cómoda con su identidad pluralista, afronta la política desde claves distintas de las que han caracterizado la realidad vasca. Nunca antes como hoy habíamos vislumbrado la posibilidad de construir una alternativa de gobierno en clave progresista y cívica.

 
[5] No nos resignamos a observar cómo nuestro país, y el mundo en general, se encalla en unas políticas basadas en la desigualdad, en la exclusión, el racismo, la insolidaridad, la privatización, la desposesión y la destrucción de lo público. Y sobre todo, no nos resignamos a contemplar cómo la izquierda fracasa en el intento de enmendar esta deriva neoliberal precisamente ahora, en un momento en que el capitalismo muestra sus límites como nunca antes y las políticas de la derecha han renunciado a cualquier objetivo que tenga que ver con la cohesión social, la sostenibilidad ecológica, la justicia global, la redistribución de la riqueza, la igualdad plena entre mujeres y hombres o la democratización real de la administración e instituciones públicas.

 
[6] Hay momentos históricos en los que lo que toca discutir para prefigurar escenarios estratégicos y hay otros en los que lo urgente es acordar. No se trata de elegir entre pensamiento estratégico e intervención pragmática, sino de modular ambas dimensiones en favor de una acción política transformadora. Porque estamos ante la posibilidad de ser parte activa de una mayoría social y de gobierno que lidere las transformaciones que Euskadi necesita. Por todo ello hacemos un llamamiento a las diferentes fuerzas de la izquierda vasca para que se reconozcan y acuerden espacios de acción común, ya sea en la oposición o para conformar una alternativa de gobierno.

 

ADHESIÓN AL MANIFIESTO

Un comentario sobre “*MANIFIESTO PARA EL ACUERDO ENTRE LA IZQUIERDA VASCA

  1. Todo esto de debatir y de llamar a los espacios en común, de la transformación, de la pluralidad y diversidad de enfoques respetando las diferencias en beneficio de lo que une más que de lo que separa, está bien pues los nacionalismos son un tema más por debatir y hacer referéndums, aunque no es lo primordial, primero están las reformas sociales, para que mejore la situación de las más desfavorecidas y desfavorecidos y cuando se consiga esa victoria, luego ya se debatirán el resto de cuestiones que evidentemente dividirán, pero hoy no toca la división, hoy no toca la confrontación, hoy toca garantizar y cumplir un buen programa de medidas para hacer frente a la crisis desde el anti-capitalismo y desde otros movimientos sociales y para ello sería bonito que por lo menos en un panorama nacional más amplio Pablo Iglesias se presentara a una investidura, pues Pedro Sánchez ya se ha presentado dos veces y ahora está el problema de la gestora y Mariano Rajoy se ha presentado tres más la primera a la cual declinó y creo que sería saludable para la democracia que no fuese solamente un rey el que convocase las investiduras, sino que la gente decidiese cuando algún secretario general podría presentarse y debería intentar una investidura por decreto y/o por derecho. Y es que hoy teniendo posibilidades de gobernar, tanto en Euskadi como en España estar en la oposición es sinónimo de resignación y no hay que darse por vencidos. Hay que luchar hasta el final.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s