A CONTRACORRIENTE EN PODEMOS EUSKADI. Por Jon Gorrotxategi

13082641_276470506020403_1532669576530146895_nPodemos Euskadi vive un momento dulce. Muchos votos, y mucho entusiasmo. Un síntoma peligroso porque impide ver lo que se está cociendo.

Hay crisis en los partidos, pero las ideas engañosas de la casta nos tienen aturdidos.

PNV pacta con Rajoy, le culpa de la situación, y nos educa para entender que con la crisis poco más se puede hacer.                                                              

Nos hemos creído que no hay solución al paro a corto plazo, que hay pobreza y precariedad porque no hay dinero, que los sueldos son bajos para fortalecer la economía, que los recortes en sanidad y educación son lógicos, que no podemos vivir como en el pasado, es decir, por encima de nuestras posibilidades, que la ecología no es sostenible en crisis.

Esta derrota se aprecia en la propia gente, en los medios de comunicación, en algunos de los portavoces de Podemos y de sus cargos.

Uno de los factores que lo reflejan es que nos hemos olvidado de la casta. Ya no vamos contra nada ni nadie, y no paramos de afirmar que todas las personas son necesarias e imprescindibles.

Es decir una situación idílica donde nadie es responsable del paro, de la precariedad o de los recortes, solo una crisis que actúa como un fenómeno meteorológico, que es lo que dice la propia casta.

Por lo tanto, nadie crea conflictos. Todo el mundo es bueno. Como si el éxodo fuera fruto de la armonía entre los esclavos y el Faraón, donde las plagas eran una simple ficción.

El gran problema actual es que la casta no es una ficción, y sus políticas crean una brecha social de desigualdad que acrecienta.

Negarse a desalojar las políticas de los peneuvistas, y a sus impulsores, es una vía de claudicación en la que se sustenta el triunfo de los jeltzales.

Estas ideas, de conciliación mal entendida, generadas interesadamente por la casta, son las que van a permitirle iniciar una nueva ofensiva en recortes sociales y de libertades a corto plazo.

Lo más negativo es que, son estas ideas socio-liberales las que hoy dominan en todas las fuerzas de la oposición.

De ahí mi conclusión: estamos derrotados.

En consecuencia, mantenerse firme, a CONTRACORRIENTE, es lo que toca, porque llegará el momento en que solo la firmeza podrá contrarrestar la oleada de medidas anti-populares que se avecinan.

No hay soledad cuando se defiende la causa de un pueblo y soluciones reales a una crisis.

Un Proyecto de país inclusivo exige poner fin a los privilegios de unos pocos, a sus políticas neoliberales, a sus prebendas y clientelismos.

Lo que sucede no es un fenómeno casual, es la mano del hombre lo que lo provoca, y no puede haber pluralidad ni inclusión ni transversalidad, mientras esa mano siga manejando Euskadi como si fuera su propio feudo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s